Skip to main content

Full text of "Cine-Mundial (Jan-Dec 1935)"

Book , í^ ? 



Gcpiglitlí"- 



COPYRIGHT DEPOSIT. 



Scanned from the collections of 
The Library of Congress 



AUDIO-VISUAL CONSERV'ATION 
at The LIBRARY ^/"CÜNGRHSS 









Packard Campus 

for Audio Visual Conservation 

www, loc.gov/avconservation 

Motion Picture and Televisión Reading Room 
www.loc.gov/rr/mopic 

Recorded Sound Reference Center 
www.loc.gov/rr/record 



©ciB 24^rnh 




PMmmmíB 



1935 



■^^^^^^B 










NUMERO 

NiVERSARIO 



*4argaret 
) u I í a V a n 



> 



liitMTT^co^ 






¡Un Cambio 
Apetecible! 




¿Le cansan los menus de platos ca- 
lientes y pesados? ¿Anhela algo 
distinto — gustoso y saludable? Prue- 
be Kellogg's Corn Flakes. ¡Sutiles, 
crujientes y doradas hojuelas de maíz 
tostado, de irresistible sa- 
bor! Gustan a todos, jóve- 
nes y viejos — como de- 
sayuno, almuerzo o cena. 
Por su suavidad y ligereza, 
Kellogg's Corn Flakes es 
altamente digerible — y no 




CORN 
FLAKES 




menos cómodo y económico. No hay 
que cocerlo. Siempre tan fresco como 
salido del horno de tostar, dentro del 
bolso hermético, patentado "CERA- 
CERRADO". Sírvalo con leche fría 
y azúcar a su gusto, aña- 
diéndole fruta o miel para 
variar. Así es aún más 
exquisito. Pida Kellogg's 
Corn Flakes a su proveedor 
de comestibles — en el pa- 
quete verde y rojo. 



CORN FLAKES 




— -7. t-c? 



UN VERDADERO RADIO 



EN CUALQUIERA DIRECCIÓN, HACIA USTED, 
CON EL SENSACIONAL I^HILf ^O 

EL cuerpo de peritos ingenieros empleados por Philco ha hecho posible que usted ob- 
tenga insuperable recepción desde cualquier parte del mundo. 
África, Australia, el Polo Sur, Asia . . . con sólo conectar la corriente de su Philco — el 
más bello de los receptores de radio. 

Para estimar en todo su esplendor el refinamiento de su tono, es preciso escuchar el nuevo 
Philco. 

Es una sorpresa notar la fidelidad que sólo largos años de experimentos y vastos recursos 
pudieron producir en el dominio de la reproducción por radio. 
A través de los mares o a través de la calle, para Philco es lo mismo. 
Philco presenta 57 magníficos modelos nuevos. Los hay de cada tipo y de cada tamaño, de 
corriente alterna, directa y alterna-directa, con acumuladores y de 32 voltios. Tipos de 
chasis completos, en variados modelos de muebles y en toda clase de precios. 
El triunfo más dramático del Radio es el Philco para 1935. 
Busque usted en su Philco los programas de la estación EAQ de Madrid (9.87 en el cua- 
drante de su Philco). 

Philco Radio and Televisión Corp., Departmento de Exportación 

AMERICAN STEEL EXPORT COMPANY, Inc., 347 Madíson Ave.. Nueva York, E. U. A. 



Modelo 16 que 
se muestra arriba 

El Mejor de todos 
los "Baby Grands" 
13 á 555 metros 
(540 é 23,000 Kilo- 
ciclosl. 



^-■'Z- 



Dirección cablegráfica: AMSTA, New York 



Enero, 1935 



Página 3 




Fictor McLaglen y Edmund Lowe, principales 

actores del fotodrama neoyorquino "East River" , 

de la Fox. 



Antonio Moreno, Catalina Barcena y José 

Crespo en "Señora Casada Necesita Marido" 

hispanoparlante de Fox. 



''K¡d Millions'' 
(United Artists) 
p 

' ELICULA con música, bailes, 
chistes y canciones. De lo último le toca la 
mayor parte a Eddie Cantor, que hace de per- 
sonaje principal y que, en esta cinta más que 
en las anteriores, luce su talento histriónico. 

El argumento se basa en las peripecias que 
ocurren al hijo de un explorador cuando éste, 
al fallecer, lega un tesoro inmenso y que debe 
el deudo buscar en tierras africanas. Como 
el heredero ha sido siempre un infeliz y como 
no está muy al tanto de los enemigos que le 
cayeron al mismo tiempo que la herencia, 
Iluévenle peripecias • de carácter tragicómico 
... y sentimental. En el desenlace, no sólo 
se libra de la muerte, en lances sucesivos, sino 
que regresa a la patria con el fabuloso tesoro 
para casarse con la verdadera dueña de sus 
pensamientos. 

Entre los que conspiran contra su bienestar 
y fortuna se cuenta un matasiete, excelente- 
mente personificado por Warren Hymer, y una 
muchacha con buena voz y gran simpatía: 
Ethel Merman. Cantan, además de Eddie, Ann 
Sothern, George Murphy y Doris Davenport. 
Y complican ios chistes (casi todos intraducibies 
al español) dos ases del radio en este país: la 
diminuta Eve SuUy y su compañero de fatigas 
Jesse Block, que en la película figura como 
"Sheik." 



• LOS • 

ESTRENOS 



La producción es de las costosas y el cuadro 
final, a todo color, representa la fábrica de 
helados de varias clases que el protagonista 
ha establecido para consumo gratuito entre 
sus amigos menores de edad. Pocas veces se 
ha admirado una escena más originalmente 
hermosa. — Ariza. 



''Crimson Romance'' 
( M a s c o t ) 

V.OMO yo, muchos millones de 
cineastas han de opinar que "Crimson 
Romance" es, después de "All's Quiet on the 
Western Front," la más dramática de las 
películas de la gran guerra. 

Eric Ven Stroheim, Ben Lyon, Sari Maritza 
y James Bush encarnan a las mil mara- 
villas cuatro de los personajes mejor delineados 
que yo he visto en la pantalla. 

Se trata del fraternal cariño que se tienen 
Lyon y Bush desde chiquillos; sus proezas 
como pilotos de prueba de una fábrica de aero- 



planos de aquellos del tipo de "ataúdes alados" 
que se usaban durante la guerra; de las sos- 
pechas que los continuos accidentes infundían 
a los fabricantes porque Bush era un joven 
alemán, aunque fiel ciudadano naturalizado; 
de cómo éste se vio rechazado por todos los 
fabricantes y al fin decidió enlistarse en el 
ejército alemán y de cómo el fiel amigo (Lyon) 
se marchó con él y ambos fueion oficiales. Allí 
encuentran a la fraulein (Sari Maritza), y 
Bush la corteja. Pero Lyon, Don Juan empe- 
dernido, se gana el afecto de la muchacha. 
Los Estados Unidos declaran guerra a Ale- 
mania. Von Stroheim, que ya sospechaba a 
Lyon por su nacionalidad yanqui, lo llama y 
le da la noticia. Lyon le asegura que prefiere 
el fusilamiento a continuar fiel soldado alemán 
contra su patria. Stroheim hace que Bush, 
su amigo, lleve a Lyon a la prisión militar para 
ser juzgado y . . . fusilado . . . pero la amis- 
tad manda, Bush deja que Lyon se fugue 
en uno de los aviones del grupo. Lyon llega 
a las líneas inglesas, vuelve con un pelotón 
aereo inglés para volar el almacén de muni- 
ciones alemán; Von Stroheim va a atacar a 
Lyon y Bush lanza su aeroplano contra el de 
su jefe, salvando así a su amigo Lyon aunque 
sacrificando su vida y la de su superior. 

Llegada la paz, Lyon y Sari vuelven a 
Estados Unidos y llenan el vacío que la muerte 
de su hijo había dejado en el hogar de la 
madre de Bush. — Cordero. 



CINE-MUNDIAL SE TIRA, DESDE SU PRIMER NUMERO. EN LA IMPRENTA DE C. J. O'BRIEN, DE NUEVA YORK 

Esta revista circula en todo el mundo, a los siguientes precios: 

CINE-MUNDIAL .EI EiempUr: Suscripción: 

Centro y Sur América. República Domi- IR*» ^ año.... $1.50 

nicana, Cuba, Filipinas y Estados Unidos ' ^C 2 años. . .S2.50 

Revista Mensual lluS + rada Moneda de EE. UU. o su equivalente 

f., . tL r- t r\^ E" '" Kepública Mexicana Plata . . .$0.50 1 año . . .$5.00 

üirecfor: K fearcla Urtega E„ España y Colonias Pesetas . 1.50 1 año P 15.00 

, , j o j -í c • I A • E" Puerto Rico Dólar ...$0.10 1 año. .. $1.00 

Joto do Kodaccién: hrancisco J. Ama En el resto del mundo Dólar $0.20 laño $2.00 

Gerente de Anuncios: William J. Roilly = 

CINE-MUNDIAL, 516 FIfth Avenue, New York 

AGENTES EN TODAS PARTES. OFICINAS AUTORIZADAS EN 

Argentina Lima, 461, Buenos Aires 

,, , ^.., r i.1 r n /-\ iriTr kl' I Brasil Ottoni 113, lor. Rio de Janeiro 

Vol. XX ENERO, 1935 Num. I Cuba Zulueta 32, Haban. 

México Avenida Madero 29, México, D.F. 

Rfipaña ... . Apartado 366, Bilbao 

Kntercd a» Bccond-clan» m.itter Dcioljor 7th. 1920, .-it ihc Post Office at New York, N. Y., under tlic Act of Marcli .3rd, 1879.— January, 1W5, Vol. XX, No. i.— 
Á mrmthly puljliihcd by Chalmcrs Publishincr Con»pany at 516 Fifth Avcnuc, New York, N. Y.— F. García Ortega, Presirlcnt; Alfrcd J. Chalmers, Vice-Presijent; 

F.r in r,. Ifall, Sccrctary and Trcasurcr. — Subscription Pricc: $1.50 — Single Copy, 15 cents. 



Pagina 4 



Cine-Mundtal 



¡LA película que VERA 
USTED MÁS DE UNA VEZ! 







[ l| I >^ 1 L»"r; 11 1 fJlii tit CT^TiRI ' ' 



digna de ia paleta del |p 
Un ensueño delaitiia| 
mente por Don Alvarad 
diseñado por la exPÉ 
famoso del mundOf Rol 
iSe mantuvo Q *^*' -^ 

Dirigida por Moj?*** 



r^l 



TODA A COLOflES, 
mbso. 

retado magistral- 
Ir Paul Porcassi, y 
el escenógrafo mas 
Jones. 

l'Roxy'VdeNewYork! 
ijC^ian de Pioneer Pictures 



% /*.H 






t/f .„#^ 



'VwraH 



t^m..sm «Éái 







ÜNÁ película rko- Radio 




SpictürIsT 



La película que abre 
nuevos derroteros— 

Ahora es "La Cucaracha" 
mañana sera "Becky 
Sharp'M 




Xicolás Navarro, Luis Peña y Maruchi Fresno en 

"El Agua en el Suelo," cinta CEA, que distribuye 

Columbia Pictures. 



''La Viuda Alegre'' 
(M-G-M) 

Francamente, yo ya no me 

acuerdo del argumento de la opereta de Lehar 
de donde se supone que está sacada esta bri- 
llante película; así es que no sabré decir si 
se ajusta al original paso por paso. Pero no 
hace falta, porque ahí encontrará el espectador 
elementos esenciales: la viuda alegre, al conde 
Danilo ¡y el vals, por supuesto! También 
encontrará una serie de escenas picarescas y 
otra de episodios sentimentales que, sin datar 
precisamente del Año del Romanticismo, con- 
servan cierto saborcillo azucarado que no 
hallamos en los cinedramas de hoy en día. 

De Conde Danilo hace Maurice Chevalier; 
de viuda, Jeanette MacDonald y el vals, por 
de contado, es un alarde de pompa cinemato- 
gráfica. 

Como película con méritos propios o como 
calca de la opereta, esta Viuda Alegre resulta 
admirable por divertida y por bien hecha; 
posee humorismo, preciosa música, magnífico 
vestuario y lujosa presentación. De haberla 
visto con oportunidad, Cine-Mundial la ha- 
bría incluido entre las mejores del año que 
clasificamos en nuestra edición de diciembre. — 
Guaitsel. 

"El Agua en el Suelo" 
(Cea) 

^ INTA que distribuirá en la 
América hispana la Columbia Pictures y que 
es la primera que se basa en un argumento 
hecho especialmente para el cine por los 
hermanos Alvarez Quintero. Filmada en 
España, interpretada por Maruchi Fresno, Luis 
Peña, Nicolás Navarro y José Calle, es lo 
primero que vemos por aquí que haya hecho 
la Cinematografía Española Americana de 
Madrid. 

Que el cxilo lo tiene asegurado de antemano, 
en taquilla y entre los críticos ,; quién lo 
dudará? Las obras de los hermanos Alvarez 
Quintero se recomiendan por sí solas, asi se 
realicen en el teatro como en la pantalla; pero, 
además, todos estábamos esperando a que los 
maKos del diálogo y de la gracia castiza nos 

Pagina 6 



dieran una muestra de lo que podían hacer para 
la cámara. 

Como tenía que suceder, el tema resulta, ante 
el lente, demasiado teatral ; pero conste que, 
antes de que la cinta se lance a correr mundo 
por nuestra América, ya pasó por los talleres 
de la Columbia Pictures, donde el amigo 
Tamayo le hizo los cortes de rigor y la 
rejuveneció de modo que, sin que perdiera nada 
de su grato saborcillo original, resulte ver- 
daderamente cinematográfica. Como está ahora 
y con la interpretación de Maruchi Fresno y de 
los demás que en ella intervienen, va a hacer 
ruido y a cosechar aplausos. — Ariza. 

"Señora Casada Necesita 
Marido" (Fox) 

tsTAMOS ante la sexta película 
de Catalina Barcena, consagrada ya, por 
derecho propio, como alto prestigio del Cine 
Hispano. Su nueva producción se inspiró en 



una novela húngara de Eugenio Heltai, 
adaptada al castellano por López Rubio. Se 
trata, en escueto resumen, de un simpática 
matrimonio (Catalina Barcena y Antonio 
Moreno) que, por una supuesta incompatibilidad 
de caracteres, decide divorciarse. Pero ella, 
joven y bella, con muchas ilusiones aún, no 
consiente en tal divorcio mientras su propio 
esposo, que es el que aparenta tener más prisa 
en divorciarse, no le consiga un digno sustituto. 
. . . Naturalmente, en esas condiciones es muy 
difícil encontrarlo, y ella apela al último 
recurso: buscarlo por medio de un simple 
anuncio. Pero ni así obtiene el resultado 
apetecido. Decide entonces viajar, irse sola a 
cualquier parte, y en un tren que la lleva a 
Suiza se encuentra con un apasionado 
dramaturgo (José Crespo), enamorado a su 
vez de una actriz (Bárbara Leonard), y lo que 
ocurre pueden suponérselo los lectores. Nosotros 
no debemos descubrirlo. Basta con que 
consignemos que toda la obra es divertida y 
que el desenlace es graciosísimo. Catalina 
Barcena confirma una vez más en esta película 
sus condiciones de actriz cómica insuperable. 
No se puede hacer una labor más fina. 
Sencillamente deliciosa. Antonio Moreno com- 
parte el éxito con ella, mostrándose en todo 
momento como excelente actor. Y José Crespo 
se destaca en primer término con su maestría 
escénica, cada día más depurada. Bárbara 
Leonard, Romualdo Tirado y Tito Coral con- 
tribuyen a la excelencia del conjunto. En 
suma: una gran comedia que hace honor a 
Gregorio Martínez Sierra como director y 
supervisor. — Zárraga. 

''Desirable" 
(First National) 

LsTAMOS atestados de material 
y las reseñas deben ser breves este mes. Yo 
lo siento porque me agradaría comentar como 
se merece esta preciosa producción en que, otra 
vez, se luce George Brent — que en la película 
es marido de Verree Teasdale y enamorado de 
la supuesta hija de ésta, Jean Muir. Y lo 
siento más porque, a despecho de lo escabroso 
del tema, las cosas se arreglan conforme a las 
reglas elementales del decoro y las buenas 
costumbres. Recomiendo a "Desirable." — 
Guaitsel. 




En "Ángel del Arroyo" (Columbia) May Robson 
describe sus íntimos dolores a las niñas del coro. 



Cine-Mundial 




KAY FRANClS 

encantadora estrella de Warner 
Bros., en "British Agent", tiene 
fan^a por la belleza y blancura 
de sus dientes. 



BELLEZA RADIANTE 




DIENTES tan escrupulosamente limpios que centellean — de 
una blancura encantadora — una boca siempre fresca y sana — 
un aliento puro, que jamás ofende. 

No hay que extrañar, pues, que hombres y mujeres en el mundo 
entero que cuidan escrupulosamente de su persona, usen actual- 
mente la Crema Dentífrica Listerine, el dentífrico moderno, que 
substituyen por los dentífricos anticuados. 

Cómprese hoy mismo un tubo de la Crema Dentífrica Listerine — 
úsela durante los próximos 30 días y verá como sus dientes lucen 
más blancos y brillantes. Observe qué bien los limpia — como quita 
todo descoloramiento, aún las manchas de tabaco — como revela el 
precioso lustre natural del esmalte. 

Goce también de la deliciosa sensación de frescura y del buen 
sabor que deja en la boca la Crema Dentífrica Listerine. Una vez 
la haya ensayado no usará otra marca. 

Crema Dentífrica Listerine 



. . . PURIFICA EL ALIENTO 



(Enero, 1935 



P& gina 7 



"The White Parade" 
(Fox) 

tNTRE las buenas películas del 
año sobresale ésta, historia íntima de las 
enfermeras de los hospitales norteamericanos. 
Mejor aún: la apoteosis de la enfermera en 
el mundo. Sus largos años de duro aprendizaje, 
sus luchas hasta obtener el diploma, sus 
experiencias, sus sacrificios. . . . Loretta Young 
encarna a la protagonista con el más con- 
movedor verismo, admirablemente secundada 
por Dorothy Wilson, Muriel Kirland, Astrid 
Allwj-n, Jane Darwell y Joyce Compton. John 
Boles, en un personaje accidental, se hace 
acreedor al unánime aplauso. Buen asunto, 
original; magnífica fotografía y estupenda 
dirección. — Don Q. 

■'Comiéndose Vivos'' 
(Real Life Pictures) 

LoU SEILER, el excelente di- 
rector, nos ofrece una maravillosa película de 
la vida y la muerte en el Gran Desierto 
Americano, donde la lucha por la existencia 
entre los anímales que lo pueblan adquiere los 
caracteres de una incomparable tragedia. Es 
el drama de las serpientes, de los escorpiones, 
de los lagartos, de las ratas, de los buitres, de 
las arañas venenosas, ¡y del hombre!, bajo 
el fuego de un sol implacable. . . . Los animales 
matan para vivir, y hasta se comen vivos unos 
a otros, como no pudiéramos sospechar de no 
verlo. Son las páginas íntimas de la Naturaleza 
desnuda. Miguel de Zárraga escribió la 
narración, y José Crespo hizo su recitado. — 
Don Q. 

''Great E x p e c t a t i o n s " 
(Universal) 

La famosa novela de Dickens, 
adaptada a la pantalla por Gladys Unger, 
constituye un memorable triunfo cinemato- 
gráfico, revelador de cómo el gusto del público 
sabe apreciar las obras maestras, por muy 
clásicas que sean y por muy lejos que estén, 
por tanto, de la manera de vivir moderna. 
Todos los tipos de la novela de Dickens han 
sido reflejados con escrupulosidad insuperable, 
y muy especialmente los de Pip y Esíclla, 
encomendados a Phillips Holmes y Jane Wyatt. 
A Pip, de niño, lo encarna George Breakston 
con arte conmovedor. Aunque sólo fuera por 
admirarle valdría la pena de ver esfa película. 
— -Zárraga. 




Eddie Cantor, abrumado de joyas . . . 
y de tentaciones, en "Kid MiUions," 
de United Artists. La película acaba 
de entrenarse en el teatro "Rivoli" de 
Nueva York. 

■'The Gay Divorcee'' 
(RKO-Radio) 

Otra soberdia producción musical, tan lujosa, 
tan melódica y tan llena de novedades escé- 
nicas como "Volando Hacia Río Janeiro"; ¡pero 
con dos alicientes más! En primer término, 
debe encomiarse particularmente el humorismo 
que preside a toda la película y que (aun cuan- 
do sin duda rufrirá mucho con la adaptación al 
castellano) hace más ligero el cúmulo de atrac- 
tivos musicales y escénicos que en el argu- 
mento abundan. La gracia de Edward Everett 
Horton y de Alice Brady completan la oportu- 
nidad de las situaciones jocosas y cada uno de 
ellos, en plano aparte, se luce representando. 
Pero no es eso todo: los números coreográficos 
son por cuenta de Fred Astaire, el mejor baila- 
rín que haya ahora en este país, quien lleva 

Ben Lyon, James Bush, Sari Maritza 
y Erich von Stroheim en "Crimson 
Romance," de Mascot. Stroheim, sin 
disputa uno de los actores de persona- 
lidad mejor definida del cine norte- 
americano, se revela otra vez en esta 
cinta con una caracterización magistral. 




como compañera a Ginger Rogers, ahora baila- 
rina confirmada, como fue gran actriz y pre- 
ciosa comedianta. 

Para dar idea de la popularidad y la ex- 
celencia del programa de baile, bastará decir 
que la noche en que vi la película en el "Muslo 
Hall" neoyorquino ¡la concurrencia aplaudió 
cada uno de los números, como si no fueran 
parte de la película! No recuerdo otro caso así, 
por lo menos a la sombra de los rascacielos. 
Es que Astaire es único en su género. Sus pa- 
sos, sus saltos^ sus zapateados y su manera 
especial de interpretar la música al son de la 
cual danza resultan inimitables. Quien desee 
enterarse de la moda contemporánea en cuestión 
de bailes (tanto e neste país como en Europa) 
no tiene más que llevar la cuenta de lo que 
Astaire hace en "Gay Divorcee". ¡Y de lo que 
hace Ginger Rogers! 

Como complemento, la cinta posee una trama 
divertida, aunque enredada a la que con toda 
naturalidad se ajustan los perfiles sentimenta- 
les. De modo que tenemos en esta producción 
un cuadro completo en lo que toca a represen- 
tación, música, gran espectáculo y argumento. 
No se puede pedir más. — Ariza. 

"Chained" 
(M-G-M) 

V—'TRA vez juntos Joan Craw- 
ford y Clark Gable, para deleite de los ad- 
miradores innumerables de la atrayente pareja, 
que nunca suele defraudar la expectación des- 
pertada en torno de ellos. En esta ocasión el 
problema que nos plantean es sencillo. Diana 
(Joan Crawford) es la íntima amiga de Mr. 
Field (Otto Kruger), que no puede casarse con 
ella porque es marido de Marjorie Gateson, 
en la película, y la esposa, aunque enterada de 
todo, no quiere divorciarse. . . . Ante esto, Mr. 
Field le paga a Diana un buen viaje de recreo 
a la América del Sur, para dar tiempo a que 
las circunstancias cambien un poco, y en ese 
viaje se encuentra Diana con un simpático 
Mike (Clark Gable), enamorándose ambos 
romo dos tontos. . . . ¿Desenlace? Se puede 
imaginar: que Mr. Field logra divorciarse, que 
se dispone a casarse con Diana, y que, al ente- 
rarse de que ésta se va a sacrificar por él, pues 
no puede olvidar a Mike, ¡la deja en libertad 
(le casarse con éste! . . . ¿No es esto altruis- 
mo? ¡Pues así son los protagonistas de pelí- 
culas! El que no se consuela es porque no 
quiere. — Zárraga. 



PAgl 



Cine-Mundial 



y^MM 



Baby Le Roy, precoz artista de la Paramount 



QflcJreLI 



Consulten al médico, 
antes de dar a su 
hijitos un remedió, 
desconocido! 





A 



L recomendar para los niños el uso de la magnesia, los médicos 
nunca se olvidan de especificar claramente: "Leche de Magnesia de 
PHILLIPS ... el remedio seguro para sus hijitos". 

Y esto se debe, naturalmente, a que la legítima Leche de Magnesia 
de PHILLIPS es para la profesión médica uno de los productos más 
acreditados que el mundo científico conoce. 

Por eso, señora, es absolutamente indispensable que Ud. obtenga 
siempre el producto legítimo, es decir, el que lleva el nombre 
"PHILLIPS". Consulte a su médico antes de aceptar una imitación 
o un substituto de origen desconocido o dudoso. Hágalo por la salud 
de sus hijitos y por su propia tranquilidad. 



LECHE DE 
MAGNESIA DE 



PHILLIPS 



el antiácido-laxante ideal para niños y adultos 



Enero, 193 5 



Página 9 




p, 



aramount te saluda, 
CINE MUNDIAL, en el 
vigésimo aniversario* 
de tu aparición, y asi- 
mismo se complace 
en felicitar al público 
de habla española al 
anunciarle la firma 
del contrato con Carlos 
Gardel, el "Rey del 
Tango", para la reali- 
zación de otras dos 
películas para la 
Paramount. 







ecir que Carlos Gardel se superara a sí mismo 
en las dos próximas películas qu« la Paramount tiene en 
preparación sería apurar un tópico de publicidad demasiado 
repetido. Bastara con decir que el renombrado cantante de 
canciones criollas argentinas, a quien el público de veintitrés 
naciones acaba de consagrar en su reciente película "Cuesta 
abajo", está dispuesto a dar a conocer a su legión de admi- 
radores otros tangos ante los cuales palidecerán los que tan 
maravillosamente cantó en "Luces de Buenos Aires", "Espérame", 
"Cuesta abajo" y "El Tango en Broadvy^ay". 



Paramount ha celebrado también, recientemente^ el vigesimotercer aniversario de su fundación. 



P i g i n • 10 



Cin«-Mund¡al 




Theda Bata, la primera 
"vampiro" del Cine. 



Clara Kimball Young, 
la primera gran estrella. 



Lillian Gish, que nos hizo Valentino, en "Los Cuatro 
llorar en "Capullos rotos". Jinetes del Apocalipsis". 




ANOS DESPUÉS 



Por Ed 



u a r 



Chaplin dirigiendo una escena de su pa- 
rodia de "Carmen" de hdce veinte años. 



^**''«Sj 









Así empezó la cosa. Estas son las primeras 

bañistas del Cine que dieron fama a las 

comedias de Mack Sennett. 

Enero, 1935 



c 

^JI uno no se celebra personalmente los 
cumpleaños ¿quién diablos va a hacerle fies- 
tas y hasta regalitos? Por eso, de cuando 
en cuando, precisa escribir artículos-aniver- 
sarios, que en Cine-Mundial siempre me 
tocan a mí, el más viejo de la casa — lo cual, 
entre paréntesis, lo mismo puede tomarse 
a mucha honra que como ultraje. 

Esta revista lleva cuatro lustros de aso- 
marse a la Quinta Avenida y de recorrer 
los talleres de cine, metiéndose en las resi- 
dencias y en las vidas de las estrellas para 
relatar lo que valga la pena a quienes en 
tan peliagudos sucesos se interesan. Du- 
rante ese prolongado ¡ay! período de tiem- 
po, el susodicho cine ha descartado resuel- 
tamente los pañales que al principio le es- 
torbaban; ha cobrado bríos, tomado voz, 
puéstose a cantar y asumido fisonomía e in- 
tenciones bien distintas de las que caracte- 
rizaron a su nacimiento. 

También ha cambiado la Quinta Aveni- 
da, democratizada y remozada de arriba a 
abajo. Y, por no ser menos, Cine-Mun- 
dial es hoy muy diferente de lo que fue 
en sus comienzos. 

Una de las recetas que me han dado para 
no envejecer es la de mirar siempre hacia 
el mañana, rehusando volver la vista a lo 
que atrás quedó. Pero, por espíritu de con- 
tradicción, opino que nada rejuvenece tanto 
como un ataque de risa y ¿quien no lo 



G u a i t s e I 



sufre en presencia, por ejemplo, de esos 
álbums de familia donde el protagonista 
no se reconoce de puro gordito, sonrosado, 
con cara de tití y coronado de gorros ab- 
surdos? Así, cuando me invaden el mal 
humor y la neurastenia, hojeo un volumen 
de esta revista mensual ilustrada, de aque- 
llos que condimentábamos a raíz de la gue- 
rra europea, e inmediatamente siento cos- 
quillas en el diafragma, dilataciones en las 
costillas, estallidos en el pulmón, contrac- 
ciones en las quijadas y otros síntomas in- 
confundibles de hilaridad. 

Hay un detalle curioso en la historia de 
esta publicación que explica el hervor en 
que se mantiene el número 516 de la Quinta 
Avenida: Cine-Mundial se elabora entre 
fenomenales embrollos que nunca han tras- 
cendido a sus lectores pero que, probable- 
mente, contribuyen a su vitalidad, ya que 
el sosiego no se lleva con la iniciativa. 

P L primer lío sobrevino con la primera 
L- hoja del primer número : en la portada 
apareció la vera efigie de Anita Stewart, 
en vez de la de Mary Pickford, en aquel 
entonces símbolo supremo de la cinema- 
tografía. 

Otros enredos surgieron después, todos 
de carácter explosivo, como el de nuestro 
primer concurso ¡que dio origen a un libro! 
Este, redactado en impecable portutruéí, se 

Pagina II 



intituló "A Estafa do Cine Mundial". Lo 
menciono para dar una ligera idea de a 
dónde puede estrellarse la intención más 
honrada y generosa del mundo. Del susto 
que llevamos no salimos hasta doce años 
más tarde, cuando se decidió abrir — con las 
mayores precauciones, como si se tratara de 
una cajita llena de tarántulas— el segundo 
concurso de nuestros anales. 

Otras desastrosas aventuras se añaden a 
las anteriores (cada mes podían coleccio- 
narse, pero algunas merecen mención hono- 
rífica) como la del "expediente Blasco 
Ibáñez", que se complicó con la adquisición 
del cuento "La Vieja del Cinema" y que 
dio origen a acaloradas disputas, voluminosa 
correspondencia y atroces denuestos. O co- 
mo el "lance Mae Murray", en que in- 
tervine yo, o mejor dicho, que inicié yo y 
que estuvo a punto de costarme mi pre- 
ciosa existencia. . . . 



PERO volvamos al primer número. Es 
una delicia para los ojos y una fuente 
inagotable de entretenimiento. Había en él 
un "Saludo", un "Nuestro Programa" y un 
"A Guisa de Preámbulo"; tres salutacio- 
nes de mal agüero y que demostraban que 
no se estaba muy seguro de la aparición del 
segundo número. Entre las "secciones", la 
más notable era la "Sección de Engranajes", 
que, al cabo de veinte años de investigar, to- 
davía se ignora lo que era. Entre las foto- 
grafías, se notan barbas estupendas, bigotes 
complicadísimos y caras que recuerdan aquel 
álbum de familia a que aludí ya. La pri- 
mera reseña es de la cinta "Carmen", con 
la Parrar, y el primer anuncio advertía al 
público que "Pronto llegaría 'Alma Dia- 
bólica', película de Kalem"; advertencia 
hecha con un marco de demonios como los 
de las latas de jamón endiablado. En el 
"Saludo" editorial, lo más descollante era 
una errata garrafal; en "Nuestro Progra- 
ma" se declaraba que "venimos a llenar una 
necesidad que unirá en apretado haz a todos 
los miembros da la gran familia interesada 
en esa prolífica industria". ¿ Hay algo más 




Thomas Meighan y Lon Chaney 

en la cinta que los hizo célebres: 

"El taumaturgo". 

conmovedor? Y en el "Preámbulo" se dis- 
cutía el mérito relativo de ferias, circos, 
y demás espectáculos al aire libre ; todo con 
retratitos, incluso uno de cierta pava sil- 
vestre llamada "Charlotte Pavutus" y otro 
de un caballero muy feo, Monsieur Cata- 
clismo, que filmaba en producciones de 
marca Gaumont. 

Entre los "Éxitos del Mes" a que se 
aludía en la misma edición se encontraban 
"Isabel de Inglaterra", con Sarah Bern- 
hardt, "Hamlet", con Forbes-Robertson, 
"La Llamada", de la Universal, "¿Qué 
Dirá la Gente ?", de Madame Petrova, 
"Graustark", de Essanay, "Camille", con 
Clara Kimball Young, "Carmen", con 
Chaplin (parodia de la de Parrar) y "Co- 
caína", de marca Metro. 

Entre los anuncios, predominaban joyitas 
así: "Diamantes Eléctricos", "Cubre-almo- 
hadones con Autógrafos", "A los Exposi- 
tores de Arma-Nudos de Corbata" (¡y lue- 
go hablan de jeroglíficos!) y "Cien Películas 
de Mil Pies", que, como todo puede pasar, 
quizás resultaran mil cienpiés de películas. 
Y ya que de anuncios hablo, no estará mal 
añadir que de los que en aquellas empolva- 
das páginas aparecen sólo sobreviven el 
Proyector Simplex, la Universal que con- 
tinúa haciendo cintas de cine, y el amigo 
Donald Campbell, que signe distribuyén- 
dolas independientemente por el mundo. 




^ 


t 


ÉÉ^^^^L 










fl 


^^^^H 


w 


^^^G^^^^l 


K^ 




1. 



El favorito de otros tiempos, William 

Haines, en una escena que parece 

sentimental. 




Leatrice Joy y Ivan Lebedeff en un 

momento acaramelado de hace lo 

menos quince años. 



HI^^'H 


£»^H 


■^H 






Ü 


Jai J ■' 

■lláP. 




yjM 






s 



John Gilbert y Mae 
Murray en "La viuda 
alegre" del cine mudo. 

P i g i n a 12 



Ldiían Hall, estrella 
jugaz que se desvane- 
ció hace tiempo. 



Mary Miles Minter, 
cuya carrera prometedo- 
ra terminó en tragedia. 



IVallace Reid, el ídolo de las mujeres 
que precedió a Rodolfo Valentino. 



A PESAR de complicaciones y prólogos, 
CiNE-]\TuNDiAL ha continuado sa- 
liendo cada mes a partir de aquella memo- 
rable fecha en que, todo verde y con un 
mapita de las Américas, desafió las tempes- 
tades del Atlántico y los reglamentos de la 
administración de correos de este progre- 
sista país. De lo que ha pasado durante 
tanto tiempo — digo, de lo que ha pasado 
dentro de la redacción — se podrían escri- 
bir volúmenes tan interesantes como la 
revista misma, dicho sea sin modestia de 
ningún género. 

De nuestras columnas se han apropiado 
otros colegas no pocos artículos y comen- 
tarios (no ya ahora en que la circulación 
de la revista impide semejantes despojos) ; 
en sus páginas quedó la huella de cuanto en 
el cine ha tenido de interesante; pero, sin 
duda alguna, el reportazgo que más se 
ha reproducido de los muchos aquí orígina- 

Cine-Mundial 




El cómico bizco Ben Turpin, 
favorito del público de antaño. 




La actriz cómica Mabel Normand. 
En España la llamaban "la Mabel' . 




Tom Mix con su primera dama, Betty 
Jewel, y los inseparables caballos. 



dos fue el que relató la llegada de Max 
Linder a las playas norteamericanas, en el 
tiempo en que el gran mimo francés consti- 
tuía el mayor atractivo de taquilla en los 
cines del planeta. 

Para aquellos que creen que la produc- 
ción peliculera en nuestros paises es cosa de 
anteayer, aquí viene una noticia de las que 
pocos se acuerdan: en septiembre de 1916 
publicamos un suelto relativo a "Nobleza 
Gaucha", cinta de costumbres argentinas 
que acababa de llegar at Nueva York, "des- 
pués de haber producido arriba de quinien- 
tos mil pesos" en Buenos Aires y el interior 
de la república, y que interpretaron Celes- 
tino Petray y un señor Escarcela. Era en 
la época en que Gasnier (que dirigió la 
última producción de Gardel) era presi- 
dente de la empresa Astra, cuyo material 
distribuía Pathé; "El Peligro Amarillo" 
emocionaba a los aficionados, "El Misterio 

Enero, 1935 



Mabel Ballin y el actor dramá- 
tico japonés Sesue Hayakawa. 

de la Mancha Roja" ponía la muestra como 
serie en episodios y yo, personalmente, me 
había enamorado estúpidamente de Pauline 
Frederick. ¡ Era en la época en que "nues- 
tro redactor", a quien nadie en esta casa 
conoce ya, aparecía "rodeado de los intér- 
pretes del Descubrimiento de América". 
¡Ahí es nada! 

SI me pusiera a enumerar los aconteci- 
mientos increíbles que veinte años de 
trabajo han traído a esta casa, no acabaría 
nunca. Los hay de toda especie y me limi- 
taré a resumirlos en breves líneas, como 
las de los encabezamientos de los diarios 
de escándalo: 

Rapto de la Taquígrafa del Gerente 
de Anuncios por un Artista sin Trabajo. 
(Intervinieron, en Favor, el Encargado de 
las Reseñas y Argumentos, y, en Contra, 
el Padre de la Raptada, la Policía y los 
Bomberos.) 

Sensacional Llegada de Ricardo Cortez, 
Cuya Nacionalidad fue Problemática — se 
lo Disputaban los Colombianos, los Vene- 
zolanos y los Guatemaltecos — Hasta que 
Alma Rubens Dilucidó la Incógnita. 

Arribo Más Sensacional Todavía del 
Boxeador Firpo, Seguido de Curiosos, a 
la Redacción, para Escribir un Artículo 
Pugilístíco. 

Encuentro Inesperado Frente a mi Escri- 



torio de Ramón Novarro y Conchita Pi- 
quer, con los Suspiros, Miradas Arrobado- 
ras y Cuchicheo que son de Suponer. Sesión 
en la Azotea de la Casa, Donde se Dejan 
Ambos Fotografiar en Estrecho Abrazo. 

Huelga y Embargo de la Imprenta en 
que esta Popular Revista se Hacía. Inter- 
vención Judicial que Culmina en el His- 
tórico Viaje de Hermida en un Taxi Car- 
gado con Toneladas de Plomo en Forma 
de Letras. . . . Hasta que Encontró Otra 
Imprenta sm Embargar. 

Paliza que le Dan a Uno de Nuestros 
Más Activos Corresponsales, Quien Apa- 
rece en la Redacción con Ojo Abollado y 
Ropa Destrozada. Misterio Respecto a las 
Causas del Aporreamiento porque la Vícti- 
ma Ofrece Versiones Distintas. 

Lamentable Extravío de una Fotogra- 
fía Histórica y de Una Carta Importan- 
tísima con Consiguiente Descrédito para 
Este Periódico. Hallazgo de los Docu- 
mentos en el Cofre del Gerente. . . . Seis 
Años Después 

Llegada a Nueva York, en Pos del Res- 
pondedor — Sólo para Comprobar si Era tan 
Buen Mozo como Presumían sus Lectoras 
— de una Cubanita Preciosa, con el Desen- 
canto más Terrible de la Historia. 

Firma, en este Escritorio, del Primer 
Contrato Importante de Compraventa de 
una Película para la América Latina, con 
Fotógrafos, Estrellas, Altos Funcionarios y 
Hasta Su Poquitín de Música, para Pasmo 
de la Quinta Avenita. 

Desigual y Empeñado Encuentro Entre 
el Jefe de Redacción de esta Revista y Don 
Vicente Blasco Ibáñez, de Donde se Saca 
en Limpio que, a Juicio del Segundo, el 
Primero se Hacía Eco de "Opiniones de 
Barbería". 

Pavoroso Incendio de los Ascensores de 
este Edificio, con Gigantescas Llamaradas, 
Ensordecedoras Alarmas y Femeninos Des- 
mayos. Quijotesco Denuedo Induce a Quien 
Esto Escribe a Salvar a la Acongojada Te- 
lefonista y la Levanta en Vilo. La Niña 
Propina un Mojicón al Presunto Héroe. 









i- ■ 


^KKtí ^^^^B ' 


i 




Pauline Frederick 
en actitud caracte- 
rística. 



La actriz dramá- 
tica Barbara La 
Marr. 



La nadadora de 
"formas perfectas" , 
Anette Kellerman. 



Página 13 




La estrella francesa 
Susana Grandnise. 



Corinne Grijfith y Nor- 
man Kerry en "Mada- 
moiselle Modiste". 




Rodolfo Valentino 
cuando empezaba a 
trabajar en el Cine. 



Larry S emon , 
caricaturista, có- 
mico y suicida. 



y A en el terreno de las experiencias perso- 
nales, hubo varias mías sobresalientes. 
La más reprobable fue el escamoteo del bol- 
sito particular de Loretta Young y el regis- 
tro minucioso del interior de la prenda. Las 
revelaciones íntimas fueron tan sensaciona- 
les que nunca me atreví a hacerlas públicas. 
La experiencia más sabrosa fue el beso 
que, con testigos y sin remilgos, me dio 
Glenda Farrell a las 3.45 de la tarde del 
17 de octubre de 1933. Lo tengo apuntado 
en un papelito para que no se le olvide a 
mi biógrafo, y, a pesar del tiempo trans- 



currido, juraría que aun guardan mis labios 
un poco del gusto azucarado y una huella 
del colorete. 

La memoria más desgradable es la del 
día en que me echaron de los talleres de 
Astoria, cuando insistí en ver a Lew Cody 
— que estaba dos mil kilómetros distante del 
lugar de los sucesos — y me vi de patitas en 
la calle, envuelto en una nube de ignominia. 

El recuerdo más divertido es el del cas- 
tellano que se presume que habla Bebé 
Daniels, del que recibí la muestra cuando 
la visité en el instante en que la niña — con 
un libro de texto en la mano — estudiaba la 
gramática francesa. Bajo la influencia de 
este melodioso idioma, cuando le pregunté 
si su mamá era española, me respondió: 
"No; mi madre, no. Mi gran madre." 
El resto de la charla fue ¿ necesito decírtelo 
lector? en inglés y, para mí, con pecami- 
nosos impulsos de risa. 

El lance más escabroso fue el que, in- 
conscientemente, provocó Constance Ben- 
nett, guiándome a seguir a una dama que 
por la calle me sonrió ; lance que, cuando 
lo relaté a Constance, puso pimienta -en 
toda una tarde de conversación. 

El susto más grande que hemos llevado 
por estos contornos fue a raíz de haber 



El Gordito Arbuckle, 
as de los cómicos de 
la pasada generación. 



declarado los Estados Unidos la guerra a 
Alemania. La situación de los redactores 
de Cine-Mundial no era muy firme. El 
resto de los empleados de la casa nos mi- 
raba con recelo, porque, siendo nosotros ex- 
tranjeros, nos suponían enemigos. Quizá 
pretendían organizar una batalla supernu- 
meraria que les diese fácil triunfo para glo- 
ria de este país y a expensas de nuestro 
escaso pelotón : cinco o seis de los nuestros 
contra veinte yanquis. El caso es que, repi- 
to, nos veían con resuelta desconfianza. 

En eso, se presentó a arreglar la inserción 
de un anuncio el señor Malitz, que acababa 
de dejar la gerencia de la casa Pathé y que 
se ocupaba en distribuir "Mis Cuatro Años 
en Alemania", a base del libro del ex em- 
bajador Gerard. Mientras se discutía el 
asunto, en la redacción de Cine-Mundial, 
los redactores de nuestra edición en inglés 
se amontonaban a la puerta, sospechando 
que estábamos conspirando contra la paz 
pública, el supremo gobierno y la santidad 
del hogar norteamericano. . . . 

¡Y cuando salió Malitz de la oficina fue 
a caer en brazos de la policía que lo aguar- 
daba afuera ! No se ha vuelto a saber qué 
le pasó después. Se le acusaba entonces — y 
{Continúa en la página 66) 




lilanrhr Sweel, que 

bnlllaba rn prliru- 

las de ¡iirr. 



El malogrado 
cómico francés 
Max Linder. 



Ruth Roland, que 

sigue joven y esta 

riquísima. 



La inolvidable Pearl 

White, reina de las 

series. 



f h q\ r\ a 14 



Cine-Mundial 



¿CON QUIEN SE CASA KAY' 



r O r 
Miguel de Zárraga 

I I N O ! No se trata de un nuevo divor- 
cio, sino de todo lo contrario, lo que a fin 
de cuentas, en Hollywood, viene a ser casi 
lo mismo : un nuevo matrimonio. . . . Por- 
que SI apenas hay divorcio que no acabe en 
matrimonio, es aquí lo más corriente que 
todo matrimonio acabe en divorcio. Tan 
importante se ha hecho el divorciarse como 
el casarse. Aunque es más difícil casarse. 
(Sobre todo, antes de divorciarse.) 

En el caso de Kay Francis, que es a quien 
aludimos, el divorcio ya fué triple, con lo 
que, naturalmente, se triplica el interés. 
Conociéndola, más aún: ¡se millóntripUca! 
Nuestra amiga Kay, sin duda alguna admi- 
sible, es el prototipo de las más encantado- 
ras estrellas de Hollywood. Ante una mu- 
jer como ella, si no hubiera Cine, ¡ habría 
que inventarlo! 

Kay Francis, por un verdadero milagro 
artístico, ni siquiera necesita ser artista para 
hacerse admirar como artista. ... Es siem- 
pre una mujer que nos subyuga y nos tiene 
pendientes de su acción, de sus gestos, de 
sus ademanes, como si ella viviese en nues- 
tra propia vida, o nosotros en la suya. Cual- 
quiera que pueda ser el personaje interpre- 
tado, para nosotros en todo instante es ella 
misma. La ficción se hace realidad. El arte, 
tan naturalizado, nos brinda una artista 
que no lo parece. ¿ Se quiere más arte ? . . . 

Cuando por tercera vez se divorció, sus 
admiradores, los más íntimos, palidecieron. 
¿Quién sería el cuarto? Porque el cuarto 
se impone. . . . Los que presumen de bien 
informados nos dijeron que ese cuarto lo 
sería Maurice Chevalier. ¿ En qué se fun- 
daba esta suposición? Ante todo, en las 
múltiples atenciones que Chevalier tuvo en 
Hollywood con ella, ¡especialmente en 
cuanto ambos se vieron divorciados de sus 
últimos y respectivos cónyuges! Y después, 
la coincidencia de que ella y él, aunque por 
separado, se fuesen de viaje a Europa, se 
encontraran en París y se bañaran juntos 
en la Costa Azul. . . . ¡ Pero el caso es que 
a Hollywood no regresaron juntos! 

Todo eso es lo que la gente sabe y lo 
que los periódicos comentan. Sin embargo, 
hay algo más. . . . Un indiscreto ha descu- 
bierto que entre los adoradores de Kay 
Francis no es precisamente Chevalier el que 
pudiera resultar preferido. Eclipsando a 
Chevalier asoma Antonio Moreno, más 
joven, más decidido, ¡y más reservado!, que 
el voluble Maurice. . . . ¿ Será con Antonio 
Moreno con quien se case por cuarta vez 
la fascinadora Kay? . . . 

Ella nos lo dirá. Antonio, siempre dis- 
creto, lo niega. O, más exactamente dicho: 
no lo afirma. ¡Ni siquiera nos permite que 
le hablemos de ese asunto! Pero no puede 
negar que se han retratado juntos, vistiendo 
ambos muy castizos trajes andaluces. ... Y 



■ 


í ' i 


■i' ^ 


gjJra^M 


^^^ 'JB 


'^'^^Bilr ^^^^ 


^m "^ 


S^^^^ ^^^ 


fm 


mk^ 


m- 




^^^^mí '^^^^Hbk. 


^^Ih#^ 




lJI^^^^b 








S9 ^ 



Antonio Moreno y Kay Francis bailando 
en trajes típicos una danza espai'iola. 



que él la enseñó a bailar flamenco. ... Y 
que . . ¡bueno!, muchas cosas más. . . . 
Antonio Moreno, universalmente famoso 
en los tiempos del cine silencioso, refulge 
ahora como astro de la pantalla hispana. 
Sus éxitos iniciales con "Primavera en Oto- 
ño" y "La Ciudad de Cartón" los ha reva- 
lidado en estos días al filmar "Señora casada 
necesita marido", con Catalina Barcena y 
José Crespo, y "Asegure a su mujer", con 
Conchita Montenegro, Mona Maris, Bár- 
bara Leonard, Raúl Roulién y Luis Alberni. 
En el apogeo de su arte, Antonio Moreno 



afianza sus triunfos y se dispone a seguir 
cautivando admiradoras, aunque, a juzgar 
por la correspondencia que recibe, cuenta 
con millares. . . . ¡ No menos de 500 cartas 
semanales recibe actualmente ! 

Y no le llegan más porque a muy pocas 
contesta. Es el prototipo de la caballerosi- 
dad y, a pesar de que las mujeres le asedia- 
ron siempre, durante los largos años de su 
matrimonio único (que sólo la muerte pudo 
disolver) nadie pudo contar de él ni la más 
inocente aventurilla amorosa, fuera de 
{Continúa en la página 62) 



Enero, 1935 



Pá g 




o-^ 



(fj^ ^et<i:fZi^ 





EL MUNDO DEL CINE FELICITA A CINE-MUNDIAL 



Me place infinitamente felicitarles con mo- 
tivo de su vigésimo aniversario. Siempre he 
admirado su excelente revista y seguiré leyén- 
dola con gran interés. 

Su sincero amigo, 

Charlie Chaplin. 

La inteligencia es ya en sí una alta recom- 
pensa; mas aunque así sea, me alegra ver que 
han disfrutado un magnífico éxito financiero. 
¡Los felicito de todo corazón! 

Siempre su amigo, 

Eddie Cantor. 

Dear Mr. Ortega: 

To those of US who have been in the motion 
picture business for a great many years, the 
Twentieth Anniversary of the birth of "Cine- 
Mundial" carries a special appeal. May the 
last success of "CINE-MUNDIAL" be repeated 
manifold in the future, which is the best wish 
that \ve. here in RKO, extend to you. 
Sincerely yours, 

Phil Reisman, 
(Gerente de Exportación 
de RKO-Radio Pictures) 

"Cine-Mundial" lleva veinte años de éxito en 
América y yo estoy empezando. Lo felicito por 
su ejemplo. 

Minnie Bárnes. 

Muchas felicidades en el vigésimo aniversario 
de su interesante publicación. Me siento par- 
ticularmente feliz en esta ocasión porque me 
proporciona la oportunidad de enviar personal- 
mente por medio de "Cine-Mundal" muchos 
saludos a mis fervientes amigos de la América 
Latina. 

Kay Francis. 

El vigésimo aniversario de "Cine-Mundial" 
me proporciona la agradable oportunidad de 
felicitar a los directores de esta sobresaliente y 
estimable publicación cinematográfitca. Muy 
sinceramente, 

Bette Davis. 

No puedo dejar pasar esta ocasión tan desta- 
cada sin felicitarles en su vigésimo aniversario 
y desearles muchos más años de éxito. Sincera- 
mente, 

Bárbara Stanwyck. 

Felicitaciones. Trataré de seguir haciendo 
obras como "Una Noche do Amor," para mere- 



Al\-AiiíL¿.^M 



cer los aplausos de periódico tan imparcial y 
justo como "Cine-Mundial." 

V^ictor Schertzinger. 

Permítanme congratularles en su vigésimo 
aniversario. Tienen bien ganado el éxito que 
ha coronado su obra y sé que seguirá en aumen- 
to en los años a venir. Atento amigo, 

Douglas Fairbanks. 

Mi más sincera felicitación para "Cine-Mun- 
dial" y que el futuro les sea tan glorioso como 
los últimos veinte años. 

Anna Sten. 

Deseo a "Cine-Mundial" muchos años de vida 
como portavoz precioso del progreso cinemato- 
gráfico en tierras hispanas. 

Chester Morris. 

I believe "Cine-Mundial" is entitled to a 
great deal of credit for having blazed the trail 
for twenty years and for still continuing to do 
so. I am pleased to extend my very best wishes 
for your cotninued success. 

Yours very truly, 

Sam E. Morris, 
Vice-President, 
Warner Brothers. 

Veinte años de brillar al frente del periodismo 
hispanoamericano es una proeza envidiable. 
Reciban mis mejores deseos por un éxito sempi- 
terno. 

Muy sinceramente, 

Mary Pickford. 

Me complace mucho en esta ocasión añadir 
mis felicitaciones a las múltiples que sin duda 
han recibido con motivo del vigésimo aniver- 
sario de su magnífica revista "Cine-Mundial." 
Sinceramente, 

Paul Muni. 

Me encanta la distinción que caracteriza a 
"Cine-Mundial," por lo que le deseo vida in- 
extinguible. 

Paul Lucas. 

¡Mi felicitación en su vigésimo aniversario! 

Gary Cooper. 

Mis mejores deseos para éste y muchos ani- 
versarios. 

Sylvia Sidney. 



I want you to know that I look over every 
issue of "Cine-Mundial" with as much interest 
or perhaps more so than the average reader, 
and that I have been keenly aware of the en- 
viable progresss it has made since its inception. 
On the Tvyentieth Anniversary of your maga- 
zine, I extend to you and your staíí my sincerest 
congratulations, as vrell as a cordial greeting 
to readers of your magazine throughout the 
world. 

Sincerely yours, 

Ned. E. Depinet, 

President, 
RKO-Radio. 

Mis felicitaciones en el vigésimo aniversario 
de "Cine-Mundial." Siempre he sacado muy 
buenas risas de su importante revista. Veinte 
años atrás era yo un simple payaso ... así es 
que ya ven ustedes: los dos hemos obtenido un 
puesto sobresaliente en el mundo cinematográ- 
fico. 

Muy sinceramente, 

Joe E. Brovyn. 

Mis congratulaciones en su vigésimo aniver- 
sario. El éxito alcanzado por "Cine-Mundial" 
ha sido altamente merecido y sinceramente 
espero que continúe en el futuro. Afectuosa- 
mente, 

Joan Blondell. 

Siempre he admirado un espíritu luchador, lo 
que demuestran haber tenido ustedes para ob- 
tener éxito tan fenomenal durante los últimos 
veinte años. Felicidadades y buena suerte para 
el futuro. 

Cordialmente, 

James Cagney. 

Al cumplir "Cine-Mundial" sus veinte años 
de vida, mucho me complazco en enviar mi 
sincera felicitación a su director y redactores. 

Joan Torena. 

Felicidades a "Cine-Mundial." 

Marlene Dietrich. 

OFFICE OF THE POSTMASTER GENERAL 
WASHINGTON, D. C. 

November 16, 1934. 
Mr. F. G. Ortega, Editor, 
Cine-Mundial, 
516 Fifth Avenue, 
New York City. \ 

My dear Mr. Ortega: 

I note that "Cine-Mundial" will celébrate its 




^tíU^A^vT 








P 4 q i n a 16 



C ! n e -Mundial 






CU^^t-t^^ A/í, 






e)//^^. 



j(¿,j¿.A yh^.j-.,-,..^jLj.^ 





•>^o, 



'fe 



V"^^ 



twentíeth anniversary by the publication of an 
extraordinary edition and I wish to congratúlate 
j'Ou and the members of your staff upon the 
good work which your publication has done in 
bringing about a better and a more sympathetic 
understanding between the people of the United 
States, Latin America, Spain, Portugal and the 
Philippines. 

Misunderstanding and misinformation are 
largely responsible for the differences and the 
friction which develop between the peoples of 
different countries. While we in the United 
States earnestly desire to merit and receive the 
friendship of all people everywhere, we are 
particularly interested in bringing about more 
friendly relations with our near neighbors in 
Latin America and we welcome any means 
looking toward this end. 

Permit me to express the hope that Cine- 
Mundial will continué its efforts towards this 
better understanding and to express the confi- 
dent hope that a better and more happy day is 
dawning for the people in all countries. 
Sincerely yours, 

James A. Farley, 
Postmaster General. 

Créame que siento verdadero placer en ex- 
presar a Ud. y a los demás miembros de la 
redacción de "CINE-MUNDIAL" los sinceros 
votos de Columbia — y los míos propios — por el 
continuo progreso de la veterana revista que 
con tan sostenido éxito ha llegado a su vigésimo 
aniversario. 

Cordialmente, 

J. H. Seidelman, 
Gerente para el Extranjero 

Columbia Pictures Dist. Co. Inc. 

Al enviar mi felicitación a "Cine-Mundial" 
al cumplirse los veinte años de su aparición, 
lamento únicamente que no podré hacer otro 
tanto cuando se cumpla el centenario. 

Elena de la Torre. 

Deseo que "Cine-Mundial" siga triunfando 
como hasta ahora. Sinceramente, 

Rosita Díaz. 

CINE-MUNDIAL: ¡Que continúen los éxitos 
para tan bella publicación! 

Carole Lombard. 

¡Per Baco! . . . "Cine-Mundial" es como yo, 
i inmortalísimo! 

Henry Armetta. 

"Cine-Mundial" es periódico viejo; cuenta 
veinte años de vida . . . poquito más que yo. 
Ambos somos viejos en las lides del cine. Vaya, 
pues, la felicitación de un viejo a otro viejo. 
Cari Laemmle, Jr. 



"Cine-Mundial" es como un puente por el 
que transita el intercambio comercial y cultural 
entre las Américas, y un puente que ha resistido 
los embates de viente años ... es un buen 
puente! Mi enhorabuena. 

B. Manheim, 
(Gerente de Exportación de la Universal). 

Las instituciones que saben cumplir con su 
misión no mueren nunca. "Cine-Mundial" ha 
demostrado ser una de éstas. 

Gloria Stuart. 

En el XX Aniversario de su publicación deseo 
felicitarles con mis mejores deseos para su 
éxito futuro. "Cine-Mundial" ha sido siempre 
una publicación que sobresale en el campo de 
la cinematogrfía, y llena un requisito indispen- 
sable en la industria. Con saludos cariñosos, 
soy de Uds., muy sinceramente, 

Karl G. Macdonald, 
(Subgerente de Exportación de 
Warner Bros. -First National) 

Muy estimado amigo: Permítame que, unida 
a los miles de lectores de vuestra revista, les 
felicite en su veintavo aniversario de éxito con- 
tinuo en el mundo de las revistas. \ Que tengan 
aún mayores triunfos!, y que los veinte años 
venideros sean aún mejores y más satisfactorios, 
no solamente para Uds., sino también para todos 
sus lectores. Con los mejores deseos quedo de 
Uds., 

Muy sinceramente, 

Janet Gaynor. 

Espero que asi como el XX Aniversario de 
"Cine-Mundial" marca una época transcenden- 
tal en la carrera de tan pretigiosa revista, mi 
interpretación de la película "The Little Minis- 
ter" tenga un signiñcado de igual importancia 
para mi propia carrera cinematográfica que 
acaba de comenzar, — y ofrezco por conducto de 
Ud. mis respectos a los elementos de habla his- 
pana. 

Cordialmente suyo y s.s., 

John Beal. 

Mis buenos amigos: 

"Adelante!" es MI divisa. Me alegro de 
que también sea la de Uds.; Mis más calurosos 
parabienes por haber llegado a la meta de su 
segunda década con la bandera en alto. 
Su ferviente camarada, 

Mickey Mouse. 

Acepten nuestras más sinceras felicitaciones 
con motivo de su vigésimo aniversario. El 
éxito de que su publicación disfruta está basado 
en la gran experiencia que tienen de la indus- 
tria cinematográfica y en su integridad editorial. 




<^j^n 






pocas veces igualada por ninguna revista de la 
misma índole. Estimo en mucho las cordiales 
relaciones que siempre han existido entre 
Cine-Mundial y la Fox, relaciones que con- 
tinuarán y se estrecharán más aún durante los 
muchos años de progreso que merecidamente les 
auguro y sinceramente les deseo. 
Atto. S.S., 

Clayton P. Sheehan, 
Gerente General Foráneo Fox Films. 

A "Cine-Mundial" en su vigésimo aniversario, 
el sincero saludo de su admirador, 

Raúl Roulieii. 

A "Cine-Mundial" en sus veinte años de 
vida, augurándole otros tantos de continuados 
triunfos. 

Rosita Moreno. 

Mi mamá siempre me lee todo lo bueno que 
su revista dice acerca de mí y me gusta mucho 
ver las fotografías. Espero que se diviertan 
Uds. en la celebración de su aniversario y de- 
searía poder estar allí para tomar parte en ella. 
Love, 

Shirley Temple. 

Mis mejores deseos de un continuo éxito y 
gran prosperidad para CINE-MUNDIAL. En 
este su vigésimo aniversario, me uno a sus 
muchos amigos en todo el mundo para exten- 
derles mis más sinceras felicitaciones. Que dis- 
fruten siempre de su éxito. 

Sinceramente, 

James Dunn. 

Deseándole interminable y merecida prosperi- 
dad. 

Rene Borgia 
y Moe Sackin Productions. 



Felicidades y prosperidad. 



Villarías. 



Estimado Sr. Ortega: Para probarle que he 
seguido estudiando español como prometí a Ud. 
en Nueva York antes de venir a Hollywood a 
interpretar "Hombre de dos Mundos," envío a 
Ud. hoy en ese idioma mis felicitaciones más 
cordiales en el vigésimo aniversario de su re- 
vista "Cine-Mundial", junto con un recuerdo 
personal. 

Cordialmente suyo y s.s., 

Francis Lederer. 

Si la existencia es signo de longevidad, "Cine- 
Mundial" vivirá cien años. Yo, por lo menos, 
así lo deseo. 

Frank Capra. 
{Continúa en ¡a página 77) 





?-<. 



'^•^"'^^-«s^ -icLo-^-^^ &&a2^ 



Enero. 193 5 



Página 17 



LA SUPERSTICIÓN 

EN HOLLYWOOD 



Por Riverón 

Kj O sólo los artistas del teatro 3' el circo son supersticiosos. Tam- 
bién reina la superchería entre los actores de cine, y unos creen 
en amuletos y mascotas, otros en cosas que les pueden traer mala 
suerte, y muchos se pasan las horas de ocio tratando de rasgar el 
velo del porvenir por medio de palmistas, quirománticas, faquires, 
echadores de cartas, etc. 

Aquí van unos cuantos ejemplos, tomados al azar. 





JEAN HARLOJV cree mucho en las palmis- 
tas y asegura que una le dijo todo lo que le 
ocurrió más tarde con Paul Bern, antes de que 
Jean siquiera lo hubiera conocido. ¿Le diría 
algo también sobre estos últimos líos que pare- 
ce que culminarán en divorcio? 




GARY COOPER cree en el 
magnetismo personal. Una vez 
cuando su director le pidió su 
número de teléfono, Gary le 
dijo que no tenía teléfono; pero 
que cuando lo necesitara en el 
taller no tenía más que pensar 
en él y . . . ¡al punto vendría! 



LUPE VELEZ, la inquieta mejicanita, 
tiene un elefante de marfil blanco y una 
pequeña estatua india que le sirven como 
fetiches para la buena suerte. Si tropieza 
con el pie derecho — señal de mal agüero — , 
da inmediatamente tres pasos atrás, toca la 
estatuilla con la mano izquierda y le sonríe 
al elefante blanco. . . . 




CLARK GABLE está conven- 
cido, por lo que le dijo una clarivi- 
dente, de que tiene el éxito en el 
cine asegurado aún por dos años 
más. La misma dama hace algún 
tiempo le predijo una enfermedad 
en la garganta, y a las pocas sema- 
nas Gable se tenía que operar las 
amígdalas. 




EDfVARD G. ROBINSON usa, 
como amuleto para la buena suerte, 
un anillo indio con un signo igual 
al de la suástica y que según él 
no tiene nada que ver con el sím- 
bolo nazi. Robinson viene usando 
esa sortija desde hace doce años y 
no se olvida nunca de ponérsela 
antes de comenzar a filmar. 



P i g i n a 18 



Cine-Mundial 



La más reciente -fotograíía 
de Greta Garbo, que inter- 
preta "The Painted Veil" 
para M-G-M. 




La Sección más nutrida 
que se publica en el 
mundo al margen de la 
actividad cinematográfica 
de Los Angeles . . . . 
Por Don Q. 



c 



.UANDO filma Marlene Die- 
trich no es fácil verla. La entrada en el 
sía^e— que no es un simple escenario, sino 
una inmensa nave donde a la vez pueden 
trabajar tres o cuatro compañías distintas 
— se prohibe en absoluto para toda persona 
ajena a la producción. Por fortuna, para 
nuestro Cine-Mundial no hay puerta que 
no se abra. Ya estamos dentro. Ya esta- 
mos asistiendo a la filmación de unas esce- 
nas de "Carnaval en España", que tal es el 
título puesto a la obra que Joan Dos Passos 
escribió para la Dietrich. 

Pero Marlene por sí sola no interesaría 
a nadie. Es una mujer de edad indefinida, 
pues lo mismo puede aparentar veinticinco 
uue treinta y ocho, y como actriz nunca fué 

Enero, 1935 




June Lang, la última 

rubia adquisición 

de la Fox. 



Bárbara Stanwyck, de 
Warner Brothers, luce un 
sombrero "dernier cri". 



Shirley Temple, lucero 
de la Fox, vuela en 
trineo por 



gran cosa. Sin las preciosas pantor rulas que Como luego en "El Expreso de Sanghay" 
lució por vez primera en "El Ángel Azul", y lUtimamente en "La Emperatriz Es- 
no hubiera llegado a hacer "Marruecos". . . . carlata". 

Y si triunfó entonces tan rotundamente, se- Decir, pues, Marlene Dietrich es decir 

ría injusto no reconocer que a Josef von Josef von Sternberg. Y si, artísticamente. 

Sternberg se lo debió más que a ella misma. ]os dos no son más que uno, , qué importa? 

Página 19 




Jeanette MacDonald, 
a quien Chevalier y 
M-G-M convirtieron 
en irresistible Viuda 
Alegre para la cinta 
de este nonnbre. 




P 4 q i n « 2 



Cine-Mundial 




Una Merkel encabeza el grupo de bailarinas que, 
en una escena de ópera, dan ¡ucimienfo a la 
producción "The Niqht Is Young", de M-G-M. 



Lo que importa es que sus obras nos des- 
lumbren y nos cautiven. 

"Carnaval en España" se tituló original- 
mente "Capricho Español", y así debiera 
llamarse, ya que, después de todo, es eso: 
un formidable capricho que nos recuerda a 
Goya. . . . Una especie de Carmen a la 
alemana, de mucho color y mucha luz, como 
si en la paleta se hubieran mezclado todas 
las variaciones del iris. 

Junto a Josef von Sternberg actúa como 
subdirector el culto peruano Richard Har- 
ían, que recientemente realizó en España 
varias películas y de allá vino bien docu- 
mentado. Y en calidad de subdirector ho- 
norario se encuentra nada menos que Ru- 
dolph Sieber, el simpático esposo de la 
Dietrich, a quien Sternberg estima y pro- 
tege con singular afecto. 

Sieber es hombre de interesantes y opor- 
tunas iniciativas. Para llamar la atención 
de Sternberg, cuando entre las extras de la 
UFA de Berlín quiso elegir la protagonista 
de "El Ángel Azul", Sieber fué quien re- 
comendó a Marlene, su encantadora mu- 
jercita, que se pusiera un monóculo. , . . 
¡ El monóculo no pudo menos de atraer la 
mirada de Ste-nberg! Que la bajó luego 
hasta las pantorrillas. . . . 

Todo esto nos lo cuenta riendo el propio 
Sieber, un rubio muy simpático y muy 
amable, que ahora, más que de Marlene, 
se preocupa de su hijita María, a la que 
quiere hacer estrella en cuanto cumpla los 
quince abriles. 

Nos acercamos al set, que no puede tra- 
ducirse como decoración, ya que en reali- 
dad más pudiera considerarse un escenario, 
a ras del suelo. Es el interior de una fábri- 
ca de tabacos sevillana. (Cerca vemos un 
típico mercado y, más lejos, un tren español 
de hace cuarenta años.) La escena es pin- 
toresca y llena de vida. ¿ Rigurosamente 
auténtica? Si no lo es, lo parece. Y si no 
lo parece a todos, téngase en cuenta que 



En< 



935 



no se trata más que de un capricho. ¡ Como 
la "Carmen" de Merimée! Pero sin olvi- 
dar que esa "Carmen" dio la vuelta al 
mundo haciendo amigos y adoradores de 
España. . . . 

Los tipos que rodean a la Dietrich nos 
soprenden. No son los habituales extras de 
las películas norteamericanas. ¡ Estos sí que 
son españoles auténticos ! Y poco importa 
que muchos de ellos no nacieran en la pro- 
pia España : son hispanos. 

De la busca y captura de tales tipos se 
encargó un viejo amigo nuestro, John Mari, 
mallorquín de nacimiento, fabricante de 
tabacos en Puerto Rico, empresario de tea- 
tros en Nueva York, y ahora encargado del 
Spanish Casting en Paramount. . . . Mari, 
además, es cuñado de Pilar Arcos y tío de 
Luana Alcañiz. . . . ¡ Casi nadie ! 

John Mari es, según nos asegura Stern- 
berg, un verdadero mago. Porque no sólo 
encuentra los tipos que se le encargan, sino 
también las cosas que se necesiten. Cuando 
Sternberg, que ha viajado detenidamente 
por toda España, quiere un tipo, tal como 
él lo recuerda, ¡se lo dibuja! Y Mari, por 
el dibujo, recorre todos los rincones de Los 
Angeles hasta encontrarlo. ¡Ni una vez 
dejó de conseguir la persona ideal ! Y claro 
es que así tuvo que darse el insólito caso 
de que en esta película apenas si se ven 
extras profesionales: todos los que trabajan 
lo hacen por primera vez, con espontanei- 
dad y naturalidad .que sorprenden. 

Estando nosotros con Sternberg se le 
ocurrió a éste pedir un loro que hablarse 
español. ... Y Mari salió corriendo para 
Main Street, donde recordaba haber visto 
uno. ... A las dos horas volvió con el loro. 

— ¿ Usted está seguro de que este loro 
habla español ? — se apresuró a preguntarle 
Sternberg. - 

— Segurísimo — le contestó Mari. Y en 
castizo madrileño empezó a decirle al loro: 

— Lorito Real, dame la patita. . . . Lorito 



Reginald Denny y Fay Wray, a medio 

ahogar en "The Richest Girl In the 

World" de RKO-Radio. 



Cari Brisson, W. C. Fields, Queenie Smith y Cary 
Grant esperando en amor y compañía a que 
les den de comer en el faller de Paramount. 




"El Hombre que Reclamó su Cabeza": Claude Raines 
'que la había perdido en "El Hombre Invisible") 

para Universal. 



fil 



ma una cinta con ese nombre 




Frank Morqan y Genevieve Tobin cola- 
boran en una movida película: "By Your 
Leave", para RKO-Radio. 




'«••ft 



<?"-* 



V 



'^1 



Con su marido, el director Cedric 
Gibbonj, Dolores del Río, estrella de 
"La Du Barry" de Warner Brothers, 
a punto de emprender un vuelo. 



■<«v 



^ 



que hacerse de la Unión de Cameranien, 
pagando su cuota correspondiente y some- 
tiéndose a sus reglas. . . . Sólo así puede 
fotografiar la obra a su gusto y sin tener 
que depender de nadie. 

"Carnaval en España" es la última pelí- 
cula que la Dietrich y Sternberg tienen 
contratada en Paramount. Una vez filma- 
da, quedarán a la disposición de las empre- 
sas. Aunque lo casi seguro es que acepten 
un nuevo contrato con la misma Para- 
mount. 

Al despedirnos de Sternberg nos entera- 
mos de un simpático incidente. 

De la música de "Carnaval en España" 
se encargaron, ¡a falta de otro Bizet!, 
Ralph Rainger y Leo Robín. Cuando com- 
pusieron su partitura se la hicieron oír a 
Sternberg, y éste, con su franqueza habi- 
tual, declaró: 

— No me gusta. Yo no soy músico, pero 
esa no me parece música española. Pura- 



Claire Dodd, una 
de las nuevas y 
más lindas actri- 
ces del elenco de 
Warner Brothers. 



<S^ '^ 



Real, para España y no para Portugal. . . . 

¡Y el loro le contestó cantando La Cu- 
caracha! Era mejicano. ¿Y cómo quitarle 
el acento ? . . . 

Mari palideció, pero tuvo una idea salva- 
dora: 

— i Que no hable ! Y se le pagan sola- 
mente $7.50. . . . 

Joscf von Sternberg le felicitó. ¡ No ha- 
brá quien discuta el acento del loro! 

Fijándonos en los sets notamos que pre- 
dominan los tonos grises, y Sternberg nos 
explica que huye del blanco y del negro 
como colores íotografiabler^, y que trata de 
suavizar la tonalidad general de la pro- 
ducción. ¡Y usar mucha menos luz! 

Otra nota interesante: en esta película, 
Joscf von Sternberg figura, además de como 
Director, ¡como fotógrafo! Para ello tuvo 



¿xsr 



Irene Dunne, de 
RKO-Radio, maqui- 
llándose en su toca- 
dor. Acaba de triun- 
far en "The Age of 
Innocence", con 
John Boles. 



> 



r*- ,A 



Maria Alba (la nuestra) caracterizada 
como bailarina en la película de 
Monogrom " Flirting with Dangor". 



Pág 



2 2 



.JM^^ , 



r^ 



\% ♦ 



■jtL". 



mente española, como yo la deseo. . . . 

Rainger y Robín acudieron entonces al 
gran maestro español José Iturbi, de tem- 
porada en Los Angeles, y, sin decirle por 
qué ni para qué, le hicieron oir la partitura 
de "Carnaval en España". 

Iturbi les aplaudió y felicitó efusiva- 
mente : 

— i Esta es la más bella música española 
que he oído de compositores que no nacie- 
ran en España! 

Lo cual ya es un buen elogio. Aunque 
Iturln se olvidara de Bizet y de su "Car- 
men". 

Que ya es demasiado olvidar. . . . 



V 



r 






¿^/ 



Mientras no actúa, es espec- 
tadora Sylvia Sidney, que filma 
por cuenta de Paramount, y 
como piel-roja, "Behold 
My Wife". 



O. 



^ 






-#; 



^ 



^^ .-é 



'*.*%-• 



\ 



¡Buen Viaje! Pero mala cara, ponen 
Clark Sable y Joan C,-awford. Será 
que el buque no anda, porque ancla 
en el taller de M-G-M para la cinta 
"Forsakinq Others". 



-tar 



Las encantadas, Gloria Stuart y June 
Clayworth. El pesimista, Henry Hull. 
Los tres, artistas de la Universal. 



Helen Moler, uno de los luceros más 
brillantes de la producción de Mono- 
gram "King Kelly ot the U. S. A." 



Los niños 
en el cine 

La ya mundialmente famosa 
Shirley Temple ha \uelto locos a millones 
de padres que ahora sólo sueñan con que sus 
hijitos sean también artistas. Y a propósito 
de esto, una lectora nos pregunta si no es 
un crimen el consentir que los niños tra- 
bajen para la pantalla. ¡No lo es! 

De acuerdo con los reglamentos de la 
Junta de Educación del Estado de Califor- 
nia, cada estudio cinematográhco mantiene 
una escuela elemental y un maestro perma- 
nente, aparte de contar con otros maestros 
temporales, según las exigencias de los pe- 
queños actores. Por cada diez niños ha de 
haber una clase. Y si, por ejemplo, en una 
película trabajan veinticinco niños, se for- 
man tres clases, con dos maestros más. 

Los niños cuyas edades estén compren- 
didas entre los 6 y los 18 años no pueden 
permanecer en el estudio más de ocho horas 

Página 23 




Las que van al mar en bicicle+a: chiqui- 
llas de los talleres de Warner Brothers 
que salen del agua en dos ruedas, 
por variar. 

al día, y sólo durante cuatro pueden traba- 
jar. De las otras cuatro, tres son para lec- 
ciones o lectura, y la restante para recreo. 

Entre los 2 y los 6 años sólo pueden es- 
tar seis horas en el estudio, no trabajando 
más de tres. Y los niños que aún se están 
criando no pueden ser utilizados más que 
durante un par de horas al día, bajo la 
vigilancia siempre de una nurse y de un 
inspector del Gobierno. Más aún: ante las 
luces de los grandes reflectores no se per- 
mite que se les tenga más de veinte minutos 
en todo el día, y ese tjempo dividido er 
periodos de treinta segundos, cada vez que 
haya de fotografiárseles, para que no se per- 
judique a su vista. 

De todo esto nos informa Mary West 
(que nada tiene que ver con May West) 
donde están filmando "La Buena Hada", 
con Margaret Sullavan y Herbert Mar- 
shall ... y treinta chiquillos. . . . 

Mary West es la maestra permanente 
de Universal City. 



El calvario 

de los escritores 

A MK.XUDO se habla de los 
fraca!=os económicos de los grandes artistas 
V de la tragedia infinita de los pobres extras. 
De lo que luchan y sufren los escritores, que 
sfjn aquéllos a quienes, a fin de cuentas, se 
deben los éxitos, nadie se acuerda. ... Y 
con.stc que no aludimos a los escritores his- 
panos, pues los que se dedican al Cinc son 
muy pocos y la competencia, entre los que 
realmente valen, no es nunca grande . . . 
ni demasiado encarnizada. 

Nos referimos a los norteamericanos. 
; Son muchos lc»s í|uc viven bien, los (jue 
triunfan, los que pueden deslumhrar por 
sus riquezas ? 

Pagina 24 



Jinnmy Savo, as de las comedias 
teatrales, que debuta con Para- 
mount en el cine al lado de Margo. 



Hace pocas semanas tuvo que ser 
internado en la Cárcel de Los Angele^ 
H. H. Van Loan, el bien conocido 
argumentista, por no poder atender a la 
subsistencia de su única hija, muchacha de 
] 7 años, que hubo de ser llevada a un 
asilo. . . . Van Loan llevaba más de un 
año sin lograr vender ni un asunto. Tres 
días después, en su celda, firmó un contrato 
para escribir sus experiencias en forma de 
película, bajo el título de "Failure tu 
Provide", que había de filmarle la Emory 
Johnson Productions Company. Dos 
semanas después, Van Loan recibió e! 
dinero suficiente para pagar sus deudas y 
sostener a su hija. 

Pero no todas estas aventuras tienen ese 
desenlace feliz. Casi al mismo tiempo se 
suicidaban, juntos, Sidney Lazarus y su 





Patty King (la blanca) so trajo a 

loi talleres do Paramount a Sadio 

Coleman a Hollywood para 

no enrodar los rizos. 



La beldad June Lang que, después 

de tres años de estudio, es lanzada 

por la Fox como luminar de la cinta 

"Music in the Air". 

esposa, también escritores ambos, por no 
poder resistir más la pobreza que les 
impuso la falta de trabajo. 

Se calcula que en Hollywood y sus 
alrededores hay unos 5.000 escritores, de 
los cuales 1.000 se pueden considerar con 
méritos suficientes para tener trabajo 
constante. ¡ Pero sólo viven de su pluma 
unos 150! 

De los 149 (para ser exactos) que 
trabajaron cobrando durante el año último, 
sólo 2 consiguieron vender tres películas 
cada uno. 19 vendieron dos cada uno. 
Y los 128 restantes, una cada uno. . . . 
¿ Y cuánto cobran ? Dejando a un lado 
las novelas ya publicadas con éxito mundial 
y los dramas o comedias escénicas que ya se 
estrenaran con éxito verdaderamente 
extraordinario (por lo que se puede pagar 
$100.000 dólares y hasta más), por los 
argumentos expresamente escritos para el 
Cine se pagan precios que varían entre los 
$1.000 V los $10.000. 

Cine-Mundial 



Y muy frecuentemente ocurre que cuando 
una película se acaba no aparece con el 
nombre de un solo autor, sino de varios 
más. . . . Veamos, por ejemplo, "Now 
and Forever", uno de los últimos éxitos: 
el asunto original es de Jack Kirkland y 
Melville Baker ; la adaptación cinemato- 
gráfica, de Vincent Lawrence y Sylvia 
Thalberg; escenas sueltas, de Walter de 
León, Ralph Ceder, Gilbert Pratt y 
Charles Barton ; diálogo, de Austin 
Parke;;. . . . 

Naturalmente, los colaboradores del 
autor o autores del asunto original suelen 
estar ^ sueldo en los respectivos estudios. 
Los colaboradores de primera categoría, 
cobran de $1.000 a $3.000 por semana; 
los de segunda categoría, $500; y los más 
modestos, de $100 a $200. 

Y, por supuesto, estos escritores que 
trabajan por contrato en los estudios, 
aunque la labor de muchos es anónima, 
como cobran todas las semanas son los que 
mejor pagados están. Los simples autores 
que sólo se preocupan de vender, desde su 
casa, lo que escriben independientemente, 




Exótica fotografía de la nueva, deslum- 
brante estrella hispana Margo, que de- 
butó con tanto éxito en "Crimen sin 
Pasión", de Paramount. 

salvo excepcionales excepciones, ¡esos nF 
siquiera ganan para mal vivir! 

Los contratados son : 70 en Paramount, 
70 en Metro, 43 en First National, 27 
en Radio, 23 en Fox, 20 en Columbia, 18 
en Universal y 6 en Twentieth Century. 



Losque se 
casan por a m o r 

/A no es solamente Valentín 
Parera el afortunado que se casó con una 
millonaria. Ahora le toca el turno a Ralph 
Navarro, que en su vida privada se llama 
Rafael López Oñate. . . . 

López Oñate nació en Manila, de 
padres españoles, ye es actor en Hollywood. 
Aquí se enamoró nada menos que de EUen 
McAdoo, la nieta del inolvidable Presidente 

Siete tentaciones en forma humana, de 
las muchas que figuran en la presun- 
tuosa producción de United Artists 
"Kid Millions", con Eddie Cantor. 



Steffi Duna en papel de 

"Kara" (y noten Uds. el 

cuerpo) para la película 

de ese ntombre de 

RKO-Radio. 



correspondió con el 
. Después de varias 
dificultades que el noviazgo trajo consigo 
(pues, por haber nacido en Filipinas, López 
fue tomado por "malayo" y, así, imposibi- 
litado para unirse legalmente con una blan- 
ca) los jóvenes se casaron. 



Centelleos 

t N Hollywood se publicó la 
noticia de la muerte de Ernesto Vilches 
en Bogotá, y .el sentimiento fué unánime : 
{Continúa en la página 56) 




,ii*Wíi. 



#- 




^1, 



Francés Drake, luminar de Paramouni 

Ahí la tienen ustedes. Todo connen- 

tario sale sobrando. 



El Ayer Tropieza con el Mañana: May 

Robson y Carole Lombard en "Ángel 

del Arroyo", de Columbia. 





(CURTORIflNfl 

.oa LUIS ANTONIO DEVfGA 

ILUSTRACIÓN DE C.SANCHEZ 



Cine-Mundia 




civilizadora de Francia no emplean mucha- 
chas de América del Sur en sus servicios? 
— ¿Y por qué las habían de emplear? 
— Por todo. Porque si a una española o 
a una americana la visten de mora, no hay 
apenas probabilidades de que la superchería 
se descubra, mientras que a una inglesa o 
a una alemana la van delatando su manera 
de andar y sus ojos claros. Si la ibérica 
aprende el árab'í no hay un solo sonido difí- 
cil para su garganta. Las jotas, las enes, 
las erres dobles, todas figuran' en el alfabeto 
español con sonido 
tomado del beréber ; 
luego, si pertenecen 
a naciones jóvenes, 
es más fácil que les 

tiente la aventura 

— Es todo un por- 
^ *'■" á '"'^ venir el que ofrecen 



'ü creo que 
ninguna. 
Esta res- 
puesta se la hice a 
uno de los jefes de los 
Gabinetes Negros de 
África, que me había 
preguntado el número de muchachas ame- 
ricanas que, a mi juicio, ejercían el espio- 
naje en el Norte Africano, en esa inmensa 
mancha neurálgica que se extiende desde 
la desembocadura del Mar Rojo hasta las 
arenas, desflecadas en oasis, tristes, al sur 
de Port Etienne. 

— Usted — me argüyó — peca por lo con- 
trario que todos los demás europeos de 
África. Nuestros compatriotas no ven más 
que espías por todas partes, manejos de po- 
tencias extranjeras en los asuntos de expli- 
cación sencilla, sin intervenciones alemanas 
ni italianas ni turcas ni rusas; pero usted, 
hasta en los casos en que es poco menos 
que visible esta intervención, se empeña en 
no ver otra cosa que causas naturales. ¿ Por 
«bé cree usted que los enemigos de la obra 
Enero, 1935 



astees a las mucha- 
chas de América. . . . 
El único para termi- 
nar de rodillas en el 
patio de un fuerte del Atlas 
o del Desierto ante media do- 
cena de fusiles relucientes. 
A pesar de sus razonamientos, creo 
que no hay espías sudamericanas que 
pisen con pequeños pies el mapa de Áfri- 
ca. .. . Siguieron ustedes a las dos argen- 
tinas que vendían desinfectantes de una 
casa de Sevilla, a la caraqueña que bailaba 
en el Bon Riche de Casablanca y aquella 
mejicanita que, según ustedes, intentaba 
apoderarse de los planos del nuevo sexqui 
de bombardeo y que acabó casándose ro- 
mánticamente con el caíd de no sé qué oasis, 
que tenía ya tres esposas y no sé cuántas 
esclavas y concubinas. . . . <i Qué descubrie- 
ron de todo ello? 

— ¿Y del caso de Tánger? 
— Tánger, ciudad en mala hora interna- 
cionalizada, ha sido siempre un vivero de 
espías ; pero lo que ha ocurrido aquí no 
tiene, a mi modo de ver, nada que se pa- 
rezca a un asunto de complicidad-es inter- 
nacionales y la muchacha desaparecida pue- 
de no haber jugado ningún papel en él. En 
lo que muchas veces nos parece espionaje no 
hay más que brujería. . . . Acuérdese de la 
hija del comandante X . . . que bruscamente 
cambió de manera de ser y a los diez y 
ocho años afirmaba estar poseída del demo- 
nio. Y, en efecto, el diablo — o al menos así 
lo creía ella- — habitaba en su cuerpo. De 
Rabat la tuvieron que llevar a una casa de 
locos de Francia. La policía, guiada por 
las frases dichas por la joven en momentos 
de crisis erótica, descubrió las causas de 
aquella transformación fisiológica y psico- 
lógica. La pequeña había sido llevada a 
una extraña reunión en la que se in\ocalia 



al diablo y donde se aplacaba la ira de Su 
Majestad de los Infiernos con ceremonias 
que tomaban aspecto de orgías grandiosas. 
Los oficiantes eran árabes, pero entre las 
oficiadoras no se contaba una sola maho- 
metana. Y es que los hombres y las muje- 
res, cualquiera que sea el progreso aparente 
de la civilización, experimentan, en un mo- 
mento inquietante de sus vidas, la necesidad 
de someterse a la fatalidad sin que su razón 
pueda dominar el instinto. 

— Así será, pero nos gustaría echar mano 
a la ecuatoriana desaparecida. 

NOCHE de Tánger. 
La terraza del Casino Español, ata- 
lava el Zoco Chico, el agora donde con- 
viven todas las razas y todas las religiones 
de la tierra, el breve espacio donde se aprie- 
tan las fachadas de dos cafés españoles, uno 
francés, uno inglés, uno italiano, uno judío, 
uno norteamericano y otro árabe, la Babel 
del África norteña. 

Acababa de asomarme a la balconada 
acompañado del pintor boliviano Genaro 
Ibáñez que exponía sus obras en los salones 
del centro hispánico. Salíamos de la expo- 
sición hablando de Tánger, de sus costum- 
bres, de su manera absurda de manifestarse 
aún en estos días en que la influencia de la 
tesis española tiene en un ocio forzado las 
bolas de las ruletas. 

Nuestro diálogo no fué largo. 

Un groom me anunció que un muchacho 
árabe preguntaba por mí, negándose a dejar 
ningún recado, insistiendo en que tenía que 
verme personalmente. Salí. Era uno de 
esos golfos, fauna especial del Zoco Chico 
tangerino, que hablan siete idiomas y están 
siempre dispuestos a toda clase de comisio- 
nes por arriesgadas o equívocas que sean. 

Me conocía de haberme visto sentado en 
la terraza del café francés, que es donde 
preferentemente me asomo a la vida inter- 
nacional de Tánger en los días en que ven- 
go a buscar un reposo en esta entrada del 
Estrecho, verdadera puerta mediterránea y 
punto constantemente peligroso para la paz 
de África y para la paz de Europa. 

Me habló en árabe. No \enia a ofre- 
cerme estupefacientes ni a indicarme la 
dirección de paraísos tarifados. Simple- 
mente me rogaba que le siguiese. Una mu- 
chacha española quería hablarme. Procu- 
raba expresarse de forma que la proposición 
no fuera tomada en un sentido pecaminoso. 

— ¿ Lejos ? 

— Tú juzgarás. 

IjABÍAMOS dejado atrás la- calle de 
' ' Cristianos y el Zoco de las Sederías. 
Las calles medio urbanizadas se desdibuja- 
ban por la parte de la Marina; ya no oía- 
mos la música de los cafetines morunos )• 
hasta las luces de la ciudad dejaban de 
alumbrar por las callejas, empedradas a 
la marroquiana, que conducían a la plazo- 
leta de la antigua tesorería imperial. Pero 
ni aún allí nos detuvimos. Continuamos 
subiendo cuestas, camino de la Kasbah : v 
luego, por un sendero alto y estrecho que 
bordea la bahía, el joven árabe avanzo 
hacia el campo. 

((Ái ni I mía rn I ti página 54) 

Pi g i nd 29 




Lucille La Verne y Noah Beery en una escena de "Kentucky KerneU," cinta de RKO-Radio, con Wheeler y Woolsey 




Cine-Mundial 



P i q ; n a 3 C 



LA ULTIMA MODA 
DE OTROS AÑOS 




Edith Bueman, que fue actrii de la 
empresa "Greaf Northern Players", 
ufanísima de esa descomunal cam- 
pana que, con pretexto de ser som- 
brero, llevaba en la cabeza. 






Patricia Avery, que trabajó con M-G-M, 
atreviéndose con un veatidito de van- 
guardista brevedad en que los dobladillos 
de la falda eran el principal adorno. 



Muriel Worth, partiquina de aquel entonces, 
en lo que se suponía constituir el chic 
supremo en cuestión de prendas de baile. 




Jean Sothern, que 
filmó "Los Mis- 
terios de Myra", 
envuelta en blan- 
cas gasas, símbolo 
de expuesta y per- 
seguida inocencia. 






F- 




t^- 






^ 










Í- 








^ 




Pear 


i White — 




jíi 




nada 


menos — |u- 




yf 




gand 


al tennis y 




l^r 




con 


o ropa que 




r 




se su 
más 
para 
de e 


jonio ser lo 
adecuado 
el ejercicio 

ste deporte. 















Norma Shearer, con una 
de las creaciones en que 
nos deslumbre cuando 
hizo "The Demi-Bride." 



Helen Starr — no artista, 
sino escritora — embutida 
en un traje que se pre- 
sumía ser elegantísimo. 



Mary Astor, en la época 
en que comenzó a traba- 
jar para la cámara de 
cine con Paramount. 



LO QUE VA DE AYER A HOY 



Enero, 1935 



Página 3 



LO QUE 



VISTEN LAS 



Sharon Lynn, de Paramount, con 
un ensennble en que lana verde 
obscuro se empleó para la falda 
y la chaqueta. El cuelli'l'o es a 
la marinera, de piel, lo mismo 
que los puños. La blusa, de tela 
metálica, verde y oro. La boina, 
de terciopelo verde. 




Loi pliegues en cuchilla caracterizan 
a esta túnica para recepción que luce 
Jeanette MacDonald, estrella de 
M-G-M. Crespón de rosa boige es la 
tela: los fruncidos en torno del escote 
son todo el adorno. Pjra revolar la 
historiada elegancia do la falda bajo 
la túnica, ésta va audazmente abierta 
por delanto. 

Página 32 



Gloria Swanson, actriz de M-G-M, ofrece 
aqui un novedoso tra¡e deportivo, de lana 
dorada y de dos piezas: falda y blusa. 
Las mongas son amplias, aunque ex- 
tremadamente ajustadas en los puños 
para abombarse por la muñeca. Las 
aplicaciones son de rojo vivo. 



Cine-Mundial 



ESTRELLAS 
EN 1935 




Esto se llama "cocktail ensemble" y 
nos lo brinda Ann Dvorak, estrella 
de Warner. La blusa es de hilos de 
plata y oro, entretejidos. La falda, 
de terciopelo de Lyons, negro. La 
corbatita, también de terciopelo, es 
roja. El sombrero, de terciopelo 
igualmente, va coronado de un ave 
iridiscente. 




Las esclavinas están de moda. Esta 
lujosísima de Mary Brian, lucero de 
Paramount, es de armiño y presenta 
la novedad de la forma en que el 
cuello va plegado y en las grandes 
alforzas paralelas con que la piel se 
frunce horiiontalmente. El forro es de 
terciopelo blanco. 



Enero, 1935 




La misma artista con una creación de encaje 
negro, en que el atrevido cuello, sostenido por 
alambres, da la idea de alas. |EI angelitol 



Gloria Swanson, de M-G-M, con un vestido 
de "terciopelo metálico". La túnica es 
más larga por detrás que por delante; el 
estilo. Imperio. La espalda ... no hay. 





■i0A' 



mUí I WMii-iH'.'ii 'mío » 




Aliñe MacMahon, una 
de las ac+rices nnás 
simpáticas y brillantes 
del elenco de Warner 
Brothers 



MUNDIALES 



Gráficas para 
esta revista, de 
nuestros corres- 
ponsales 




Jerome P. Sussman, 

al frenfe de los negocios de l« 

Paramount en la América Central. 

I 935 



El renombrado jurisconsulto neo- 
yorquino Guerra Everett, que 
publicó un libro sobre la trami- 
fación de exhortos en los E. U. 



nt, director de 
las actividades de la Para- 
mount en la República ¿r 



PanamA. 



P i 9 i n a 3 5 



EN TIEMPOS DE TEX RICKARD 





Tex Rickard, el empresario de las entra- 
das fabulosas, con el puro que siempre 
llevaba en la mano o en la boca y que 
nunca encendía. 




Tunney, el vencedor, ai final de su última 

pelea con Dempsey en Chicago. La entrada, 

la más grande que se conoce, casi llega 

a $3,000,000. 



Instante en que Tunney cae a la lona bajo los 

golpes de Dempsey en el séptimo asalto del 

encuentro en Chicago. 







■X 


« » 


1 




í 


5VLv?'' t *' 


1 V 

■ .Til 


'á. 


1 
k 


&!■ 


'JHMAÜ^I 


ijHI^KflK^^li 



Un momento de la pelea entre Firpo y Willard, 

en Jersey City, que ganó el primero por 

knock-out en el sexto asalto. 



Dempsey le arrebata a WÜlard el campeonato 

n-.undial en la ciudad de Toledo, Estado de 

Ohio. 



Fin del encuentro entre 
Dempsey y Carpentier en Jer- 
sey City, que duró cuatro 
"rounds." Este fue el primer 
espectáculo pugilístico que 
dejó más de un millón de 
dólares. 





El filipino Pancho Villa pone fuera do combate 
a Jimmy Wilde, inglés, en Nueva York. 

Página 36 



En Nueva York, Firpo saca a Dempsey 
disparado del "ring" al final del primor 
asalto. Ganó Dempsey minutos después. 



Dempsey rodilla en tierra . Final de la segunda 

polca con Tunney en Chicago, que ganó este 

l)lfimo por puntos. 



Cine-Mundial 




Enero, 193 5 



Página 37 






Mr 



\N 




No pidiendo, sino 
comunicando se- 
cretos a la antigua 
Venus, Marda Leer- 
ing que personifica 
a la diosa en "Night 
Life of the Gods", 
de Universal. 



Página 38 



Cine-Mundial 




•«^■4 



LA AMENAZA 

Novelización de ia película "The Menace" que, 
con brillante reparto, acaba de filmar Paramount 



Por Augustín Rivadeneyra 

( Conclusión ) 



¡q; 



UE casos tan curiosos 
fpresenta el miedo! — dice 
el coronel Crecy en 
tanto que rellena calmosamente la bien 
curada pipa — . Veamos, si no, este caso 
nuestro : hace tres años nos encontramos en 
África ; ahora volvemos a encontrarnos en 
California. Usted, Bellamy, ha tenido que 
venir desde Shanghai; yo, desde la India. 
A uno y a otro nos ha sido preciso recorrer 
mucha tierra y navegar mucho mar para 
reunimos. ¡Y lo que nos ha hecho reunir- 
nos es el miedo ! 

— ^^Entendía yo que el miedo y los mili- 
tares no andan juntos . . . — rezonga 
Bellamy. 

— Sí, sí, eso es lo que dicen en las novelas 
— contesta el coronel Crecy, que agrega, 
mereciendo por esto una mirada de agra- 
decida ternura a Elena Chalmers, en cuya 
casa, una hermosa quinta, única que se alza 
en varias leguas a la redonda en este -ameno 
paraje de la risueña campiña californiana, 
se hallan los tres amigos — . Pero, no 
siempre es verdad. Además, puede que uno, 
al sentir miedo, no tema precisamente por 
uno mismo. Lo cual, claro es, no quitará 
que sea miedo y no otra cosa lo que sienta. 

— Bueno, — continúa Bellamy — sea como 
sea, el caso es que ese Timoteo Bastión 
cuyas constantes amenazas hemos estado 
recibiendo durante estos tres años nos 
anuncia ahora, a usted, señorita ; a usted, 
coronel, y a mí también, que mañana ha de 
matarnos a todos . . . ¿ Qué precauciones 
creen ustedes que debemos tomar ? 

— ¿Cuáles se han tomado, Elena? — pre- 
gunta el coronel. 

La interrogada responde que ha puesto lo 
que ocurre en conocimiento de las autori- 
dades, las cuales le han prometido enviar un 
detective, que aun no llega. A la nueva 
pregunta de Bellamy tocante a si el servicio 
es de completa confianza, contesta diciendo 
que el cocinero es el que tenían los ante- 
riores ocupantes de la quinta, la doncella la 
misma que le sirve desde hace años. En 
cuanto al mayordomo, al cual espera de un 
momento a otro, es sujeto de quien la 
agencia de colocaciones de Los Angeles ha 
dado las mejores recomendaciones. Tuerce 
aquí el gesto Bellamy, porque se le antoja, 
V no se excusa de manifestarlo, íjue es 
Enero, 1935 



. . . nos anuncia, 
ahora, a usf ed, 
señorita; a usted, 
coronel, y a mí 
también, que ma- 
ñana ha de matar- 
nos a todos . . . " 




^ 




. . . quien llega es 
Skinner, el mayor- 
domo enviado por 
la agencia de colo- 
caciones . . . 



, . . con el cuchillo 
hay un papel en 
que se lee: "Estoy 
aquí — Bastión" . . . 




P A q i n a 3 9 




... el coronel Crecy 
escapa de la explora- 
ción sin más que una 
herida, que no será 
tan grave como se 
temió en el primer 
momento . . . 



insigne imprudencia traer a la casa un 
mayordomo que uno no sabe a ciencia cierta 
qué clase de hombre sea. El coronel Crecy, 
después de observar irónicamente que "del 
mal el menos," pues, "algo ha de hacerse 
para conseguir un mayordomo cuando hace 
falta," se dirige a Elena, diciéndole: 

— De modo que somos seis en la casa: 
nosotros tres, el cocinero, la doncella y mi 
chofer. 

— ¡Y el recomendadísimo y recomenda- 
bilísimo señor mayordomo! — apunta 
Bellamy. 

— Hay que contar, además, a mi her- 
mana Gloria y a Andrés Forsythe, un amigo 
que la invitó al juego de polo, después del 
cual vendrán los dos aquí. 

— Forsythe . . . ¿quién es Forsythe? — 
gruñe más que dice Bellamy al oír a Elena. 
— Ya he dicho que es un amigo nuestro 
— contesta ella con cierto dejo de im- 
paciencia en la clara voz. 

En este punto empieza a oírse ruido de 
pasos. Alguien, que aun no pueden ver los 
tres interlocutores, se acerca a la casa. Para 
quienes, como ellos, han recibido después de 
años de constantes amenazas la que les 
advierte que al otro día han de pagar con 
la vida el trágico fin de Federico Bastión, 
estos pasos suenan ominosamente. La 
alarma, empero, es infundada: quien llega 
es Skinner, el mayordomo enviado por la 
agencia de colocaciones de Los Angeles. 



f\ UNQL'E la primera impre- 
sión que causa no predispone en favor suyo 
íes hombre de mirada recelosa, rostro de 

Página 40 




las preguntas que el coronel le hace acerca 
de las casas en las cuales estuvo colocado en 
Inglaterra; muestra, además, tan certera 
puntería cuando, tras de haberlo enterado 
en dos palabras de la amenaza que se cierne 
sobre los moradores de la quinta, le invitan 
a que ponga a prueba lo que aprendió 
durante los años que fué soldado de las 
Guardias de Berkshire, que queda desde 
luego admitido, no sin gran disgusto del 
desconfiado Bellamy, para quien es aún 
dudoso que el antipático personaje sea lo 
que aparenta y no lo que él se teme que 
resulte: un cómplice de Timoteo Bastión, y 
hasta el mismísimo Timoteo Bastión, si a 
mano viene. 

tL día ha transcurrido sin 
mayor novedad, por lo menos sin ninguna 
novedad de las que, dadas las circunstan- 
cias, temen quienes se hallan en la quinta, a 
los cuales hay que agregar dos personas 
hasta ahora no mencionadas: doña Sibila de 
Thornton y Renaldo Cavendish. 

Como a las alturas que alcanzamos en 
este relato es presumible que todo personaje 
que en él se introduzca suscite incontinenti 
las sospechas del lector, nada tan oportuno 
como desvanecerlas, o por ventura aumen- 
tarlas, comunicándole cuanto hasta ahora 
se sabe acerca de la anciana señora y del 
caballero que la acompaña. Para 
lo cual bastará con transcribir 
puntualmente el diálogo que sigue 
a la intempestiva llegada de am- 
bos a la sala en donde se hallan 
Elena, Bellamy y el coronel, y a 
a cual entran doña Sibila y 
Cavendish sin que aquélla haya 
dado tiempo a Skinner para que 
los anuncie. 

— ¡ Quédese quietecita ! No hay 
que molestarse por mí — dice la 



. . . sorprendida por 
el mayordomo en mo- 
mentos en que hacía 
tal descubrimiento . . . 




el revólver que él acababa de empuñar, 
y con el cual amaga a todos ... 



expresión impenetrable, muy medido en lo anciana a Elena (lue ha hecho ademán de 
(lue dice, como si temiera que la menor levantarse para irle al encuentro — . Soy 
palabra pudiese comprometerlo), Skinner Sibila de 'l'hornton, su vecina, si tal puede 
presenta tan buenas cartas de recomenda- llamarse quien vive a seis kilómetros y 
•ción, contesta en forma tan satisfactoria a {Continúa en la página 48) 

Cine-Mundial 




Mis$ Anne Johns+on de Jack- 
fbn Heighfs, una barriada 
neoyorquina, que entre 
quinientas mil muchachas se 
ganó el primer premio en el 
concurso Monogram-Uía, y 
que aparecerá en la cinta de 
esta marca "Women Must 
Dress". Acaba de cumplir 
diez y seis años. Esta no es 
una fotografía retocada de 
Hollywood, sino la misma 
idéntica instantánea con que 
Miss Johnston se presentó 
al concurso. 



CONCURSOS Y... RECURSOS 



Por A. Suárez del River 



^^UANDO en cualquier país normal del 
Universo no se tiene nada que hacer, se 
cruza uno de brazos, y no se hace nada. 
Claro que, si alguno tiene verdadera ambi- 
ción y no se conforma con adoptar esta acti- 
tud de indiferencia, se pone a cazar moscas 
o, simplemente, organiza una expedición 
para cazar leones y ya tiene un pasatiempo 
agradable. 

En Norteamérica, donde se tiene el ver- 
dadero sentido práctico de la organización, 
cuando no hay nada que hacer, se organiza 
un concurso, y asunto terminado. Porque 
Norteamérica, que es el país de los recur- 
sos, es también el país de los concursos. 
Concursos de todas clases. Certámenes que 
tienen múltiples y variadas aplicaciones. 

En primer lugar, un concurso sirve para 
dar trabajo a los parados. . . . ¿Que una 
fábrica nacional de calzado dispone de 
500,000 pares de zapatos para los que no 
encuentra mercado? Pues, nada: Se abre 
un concurso de baile de resistencia. A las 
pocas horas unos cientos de miles de ciuda- 
danos y ciudadanas se lanzan furiosamente 
a la pista de baile y se disponen a castigar 
las suelas ... y los suelos. Unos días más 
tarde no queda un solo par para contarlo. 
Y mientras éstos descansan, los zapateros 
se ponen a trabajar, con el, mismo furor, 



Este señor obeso es el alcalde de Los Angele3, 
rodeado de las cinco jóvenes que fueron a Holly- 
wood para tomar parte en la película "Women 
h^ust Dress" de Monogram-Ufa. Miss Johnston, 
ganadora du primer premio, es la tercera contando 
por la derecha. 



en otros 500,000 pares. Hay que ser pre- 
visores, por si a alguien se le metiera en el 
copete organizar otro concurso. 

¿ Que por un motivo u otro se han puesto 
las calles intransitables y hay que organizar 
una batida contra los papeles? Abrimos un 
concurso de barrenderos, y estamos al cabo 
de la calle. A las pocas horas de haber sa- 
lido la noticia en los diarios, se presenta un 
verdadero ejército de ciudadanos. Y para 
que no nos arrebaten siquiera un solo 
"record", ponemos especial cuidado en la 
dificilísima elección : Escogemos a los que 



mueven la escoba con más greta; z. los que 
manejan la pala con más garbo ; a los que 
con más rabia les clavan el ganchito a los 
papeles. No sé si sabrán ustedes que, en 
Estados Unidos, a los barrenderos se les 
tiene prohibido agacharse. Ante todo, la 
dignidad. 

Una compañía peliculera necesita una es- 
trella que se haga popular antes de hacerse 
estrella, j Ya está arreglado ! ¡ Concurso 
tenemos! Los diarios publican columnas 
enteras anunciando el certamen, y al día 
{Continúa en la página 56 i 




Enero, 193 5 



Página 4 1 



Escenas de la 



NEW YORK MILITARY ACADEMY 



Pocos deportes más a propósifo 
para completar la educación de 
un ¡oven que el de montar « 
caballo. En la New York Mllitary 
Academy, este e¡erc¡c¡o se cul- 
tiva a las órdenes de profesores 
peritos y con excelentes 
cabalgaduras. 




Grupo de alumnos que 
recibjeron su diploma 
al finalizar los cursos de 
1933 en la New York 
Military Academy donde, 
por igual, se atiende al 
desarrollo físico y a la 
instrucción preparatoria 
de los educandos. 



La Academia vista desde 
•I aire: ediflcioi destina- 
dos a catedral, deportes, 
estudios, habitación y 
recreo. Las familias de 
los alumnos estin invita- 
das a visitar el plante 
cuando lo deseen. 



Página 42 



Cine-Mundial 




MUÑECAS NO MAS 



A, 



XFREDO VARGAS no podrá olvi- 
dar, por mucho que viva, la primera vez 
que puso los ojos en Ella. Fué en Nueva 
York, y en el otoño de 1912, cierta tarde 
de sábado en la cual barzoneaba junto con 
tres o cuatro amigos por la Calle Catorce, 
a la hora poética en que la claridad de las 
luces del alumbrado y la de los anuncios 
eléctricos se funden en una sola con las últi- 
mas claridades que el día, ya moribundo, 
deja flotar allá arriba, en las cornisas de los 
rascacielos. Vargas y sus acompañantes ha- 
bían bebido más de un vaso de cerveza, fu- 
mando entre ronda y ronda las pipas llenas 
de acre tabaco de Virginia. Estando en 
esto, dióles por recordar lugares y relatar 
casos de la tierra nativa, cosa que los llevó, 
como de la mano, a recitar poemas de Gui- 
llermo Valencia y tararear canciones de 
Julio Flórez. Los versos, el alcohol, la ni- 
cotina parecieron ir sacándolos poco a poco 



Por Dmitri Ivanovitch 



de la realidad ; ahora llegaba a ellos todo, 
no de la misma manera que de ordinario, 
sino como por entre niebla luminosa, al pa- 
sar por la cual sufrían las sensaciones y las 
ideas modificaciones increíbles. 

Cuando tropezaron los ojos de Alfredo 
Vargas con la muñeca, experimentó aquella 
ansiedad unida al gozo por los cuales, en 
llenándole así, a un tiempo mismo, se supo 
desde luego enamorado. Sin prestar oído a 
las instancias ni hacer caso de las burlas de 
los amigos, que acabaron a la postre por 
dejarlo, atribuyendo a borrachera su terque- 
dad, empecinóse en quedarse plantado fren- 
te al escaparate donde sonreía el maniquí 
de la cara de cera. 

¡ Cómo recuerda, hasta en sus pormenores 
más nimios, aquella tarde! Al otro lado de 
la calle, un italiano que ha detenido su or- 
ganillo da al aire las notas de canción po- 
pular que sólo a trechos llegan hasta Alfre- 



do, por sobre el ruido de los automóviles, 
de los tranvías, de la misma gente, desperso- 
nalizada a poder del número y de la de- 
sesperante continuidad con que, más que 
pasar, va resbalando, hecha gentío, por la 
acera ! 

There is a girl in the heart of Maryland 

fVith a heart that belongs to me. . . . 

¡ Qué recóndita, qué inexplicable, pero 
cuan cierta y cuan entrañable relación liga 
a la muchacha por la cual suspiran estos 
versos; al maniquí en el cual ha empezado 
Alfredo Vargas a vislumbrar un alma ; a 
su propia alma fervorosa de Don Juan sin 
víctimas, porque antes lo ha sido él mismo, 
en manos de más de una Doña Inés neo- 
yorquina ! 

A la noche, en el tristón cuartito de un 
sexto piso, Alfredo sueña con la muñeca de 
la tienda. La presiente, la adivina, la ve 
{Continúa en la página 61) 



Enero, 193 5 



Pi g i n é 4 3 




Marión Davies, la actriz de los 
hoyuelos, que acaba de firmar 
contrato con Warner Brothers. 



MARIÓN RETRATADA 



Por Lorenzo Saita 



I XISTE un detalle que coloca a Marión 

Davies completamente aparte de las demás 
estrellas de cine: Marión limita su actua- 
ción a la pantalla. Profesionalmente, es 
una cosa; personalmente, otra muy distinta; 
y esta otra mitad revela una joven seria, 
discreta y sincera, en el pleno goce de sus 
facultades, sin pizca de afectación, y ni 
presumida ni pósense. 

Aunque nunca reconciliado, tiene uno 
que resignarse a ver a los astros de cine 
representando dentro y fuera de la pantalla 
y, así, la sombra llega a confundirse con la 
substancia, la fantasía con la realidad y el 
actor con la persona. Por eso, cuando fui 
a ver a Marión Davies creí encontrarme 
a una actriz en carácter. 



— Quizá — pensé mientras Harry Crocker 
me conducía a la Augusta Presencia de 
Marión — la dama se presentará en un cen- 
telleo de lentejuelas, como "Polly la del 
Circo", o de un salto, como si persistiera 
en el papel de la inquieta irlandesita de 
"Peg o' My Heart". Me dispuse a aco- 
gerla con mi mejor bienvenida gaélica, o por 
lo menos con el acento típico del Sur que 
ella asumió en "Operator 13". 

Pero lo que menos esperaba fue acjuella 
pcrsonita que vino a mi encuentro, rebo- 
sando gracia y urbanidad, para ofrecerme 
una mano fresca y firme que salía de lo que, 
o mucho me equivoco o se llama un en- 
scmble negro. Como tampoco estaba listo 
para la acogida calurosa que me dieron 



sus ojos azules por debajo de una toca rusa. 
Lo del ensemble negro puede ser un 
error, pero insisto en lo de la toca rusa. 
En las columnas de anuncios de un diario 
había yo tropezado con el dibujo de un pe- 
queño cubo de agua invertido, cuyo epígrafe 
lo identificaba: "Toca Rusa". Si se tratara 
de alguna estrella acabadita de llegar de 
Europa y vestida con prendas que Nueva 
York no conocía, tal vez hubiera yo cometi- 
do una equivocación, pero Marión afirma 
([ue no compra más que lo que en este país 
se elabora y la "toca rusa" del periódico 
bien claro se anunciaba como "artículo na- 
cional". Precisamente de trapos hablamos 
la actriz v yo al principio de la charla. 
(Continúa en la página 69) 



Pá 9 i 



44 



Cine-Mundial 







<i-% 



BELLEZA EN CONSERVA 



Y„ 



O ME saco muchas cosas del magín, 
pero el pensamiento que encierra el título 
de esta crónica no es mío. Tranquiliza mi 
conciencia al haberlo usurpado que desco- 
nozco quien haya sido el autor, y así mi de- 
linquencia se limita a la de ese tímido se- 
ñor que espera a que todos recojan sus pa- 
raguas y cuando ya no falta nadie y ve 
uno en el paragüero; ahoga sus remordi- 
mientos de conciencia y se lo lleva, no sin 
que se sonrojen sus mejillas. 

Alguien ha dicho primero que yo que 
Hollywood era la fábrica de bellezas en 
conserva. Lamento que no se me haya ocu- 
rrido a mí antes y con permiso del lector 
derramaré una lágrima furtiva. Enjugada 
la lágrima me permitiré, en compensación, 
escribir este pequeño ensayo en torno al 
elocuente pensamiento proferido antes de 
que a mí se me ocurriese. 

Pero supongamos que el lector se me 
anticipa y corta mis buenas intenciones con 
estas o parecidas palabras : 

— Ya viene este tío a hablarnos de que 
las artistas en Hollyv^'ood se maquillan 
tanto que parecen estar siempre jóvenes y 
de ahí que se diga que aquello es una fábri- 
ca de belleza en conserva. Pues puedes aho- 
rrarte las divagaciones, porque ya lo sa- 
bemos. 

Yo lo siento, pero tengo que derramar 
otra lágrima furtiva. Escribir esta cró- 



Por Aurelio Pego 



nica va a ser para mi peor que asistir a 
un velatorio. ¿ Perp cómo no llorar al ver 
que el lector que yo he supuesto tiene tan 
pobre concepto de mí? He dicho que había 
usurpado el pensamiento que encierra el 
título de este trabajo, pero ello no indica 
que haya igualmente usurpado todos los 
pensamientos que se deriven de aquel. No, 
lector, yo no soy como el del cuento que 
se robó la soga, fué a confesarse e instado 
por el sacertode declaró que detrás de la 
soga venía una vaca y detrás de la vaca 
un ternero y detrás del ternero un buey 
y a continuación otra vaca. ... Y entonces 
el cura, entre asombrado y pesaroso, ex- 
clamó: 

— Esa es la más negra, pecador de mí. 

— No, padre, la más negra venía detrás. 

Yo robé la soga y de ahí no paso. Las 
bellezas de la pantalla — y ya no me limito 
solamente a Hollywood — tienen un gran 
parecido a los pimientos en lata y las sar- 
dinas en escabeche no sólo porque se con- 
servan en buen estado y mejor parecer por 
tiempo indefinido sino porque se envían 
dentro de una lata a todos los países del 
mundo. ¿ Cómo cree usted que Norma 
Shearer llega a Manila? Pues encerrada 
en varias cajas cilindricas de lata que son 
las que conservan la película. Las cintas 
se trasladan de una ciudad a otra en cajas 
de metal, y del mismo modo que uno entra 



en cualquier restauran del mundo, pide 
caviar y le abren una latita donde vienen 
las sabrosas huevas rusas, uno penetra en 
un cine, el operador saca de la lata la pelí- 
cula y la exhibe ante nuestros ojos. A mí 
me encanta el atún que suelo tomar siempre 
en lata, y me encanta Loretta Young, a 
quien, en un cine donde se exhiban sus pelí- 
culas, me sacan igualmente de la lata en 
que venía encerrada desde HoUyAvood. 

Y si las sardinas al aceite, en lata, están 
tan ricas, ¿por qué no han de estarlo las 
"estrellas" de la pantalla que también nos 
sirven en la misma clase de envase? 

Otra lágrima furtiva, lector. Esta vez 
la lágrima es por esas pobres "estrellas" del 
mundo cinematográfico, tan bellas, tan ri- 
cas, tan apetitosas, condenadas a ser un 
producto en conserva. ¿ No es para entris- 
tecerse tener que comparar a ALarlene Die- 
trich con los pimientos morrones? 

Anímeles a las infelices luminarias del 
cine la idea de que el mundo en su mecanis- 
mo tiende a dárnoslo todo en lata. No son 
meramente los calamares los que no sirven 
en lata ; en lata nos sirven la Séptima Sin- 
fonía de Bethoven, ya que un disco fono- 
gráfico viene a ser música en conserva; en 
lata nos sirven el teatro, puesto que una 
obra dramática dialogada ofrecida en un 
volumen es teatro en conserva; en lata nos 
{Coniinúa en la página li) 



Enero, 193 5 



Página 45 



.v>'..>. ,«>., 



'l>yi'' 




Mi 




üiPfi 



r OR lo visto, estamos entrando 
en el vigésimo año de la vida de CINE- 
AIUNDIAL, y es necesario ponerse en 
carácter y en funciones. 

Hay que hacer memoria y reseñar algo 
de lo que pasó por Broadway durante ese 
tiempo — sin olvidar las avenidas paralelas y 
las calles laterales, que es donde en realidad 
ocurren las cosas, ya que el Broadway 
propiamente dicho no es más que un tramo 
de esa vía central que se extiende desde la 
42 a la 53. 

Recuerdo mi primera visita a la redacción 
del semanario "Moving Picture World," 
que fue el padre de esta revista y que en 
aquella época era la autoridad máxima en 
cuestiones de cine. Casi todo el personal se 
había congregado en una de las salas para 
ver y hablar con John Bunny, entonces el 
actor de la escena muda mejor pagado del 
mundo. Ganaba ciento cincuenta pesos a 
la semana, cuando trabajaba. También me 
enteré de que la rubia sentada sobre una 
mesa, en la que un joven leía pruebas en 
mangas de camisa, era Pearl White, la reina 
de las series. Y en un cuartucho del fondo, 
entre papeles, grabados viejos y polvo, un 
escocés, un yanqui que había estado varios 
meses en Puerto Rico, y un cubano dis- 
cutían el título que se le iba a dar a la 
nueva publicación. Por un poco sale el 
primer número con el nombre de "Pan- 
América Cinematográfica" dibujado sobre 
un globo terráqueo. 



Vino Max Linder, el cómico francés. 
La primera película que hizo fue un fra- 
caso, y la segunda otro. Ya no volvió a 
levantar cabeza y terminó suicidándose. 

Guazzoni, el director de "Quo Vadis," 
trajo a "Messalina" y, después de seis meses 
de altas y bajas, regresó a Italia fracasado 
y desengañado. Guazzoni era un gran 
admirador de la muchacha neoyorquina y a 
cada rato se detenía en Broadway y excla- 
maba: ¡Qué presiosidade! 

Casi al mismo tiempo cruzaron Charlie 
Chaplin, Mary Pickford, el director de 
películas Gríffith y Douglas Fairbanics; 
Blasco Ibáñez con su monóculo; y la Prohi- 
bición con su reguero de sangre y el enrique- 
cimiento de la gente maleante. 



A 



Taft con su barriga, VVilson con sus dis- 
cursos huecos, Harding con sus juegos de 



poker, Coolidge con sus lugares comunes, 
Hoover con sus estadísticas, Roosevelt con 
sus proyectos de mejorar el porvenir sin 
asustar a los mangoneadores del presente. 



A 



Todavía establa la tinta fresca en el 
primer número de Cine-Mundial cuando 
se presentaron dos españoles en la redacción : 
uno de ellos quería llevar al lienzo "El pobre 
Valbuena" y el otro estaba empeñado en 
dar una corrida de toros en Nueva York. 
Recuerdo tres pobres valbuenas filmados 
por estos alrededores, pero hasta la fecha 
no ha sido posible el asunto de los toros. 

Parece increíble, pero uno de estos 
señores llegó a interesar a Tex Rickard en 
el lío de las corridas. 



A A 



Di 



'E momento recuerdo tres 
industrias nuevas. Paco Elias puso en 
Nueva York el primer taller para imprimir 
títulos de películas en español, y desde 
entonces muchos hispanos se han ganado la 
vida en ese negocio ; más tarde empezaron a 
fabricarse y venderse aparatos de radio por 
los Estados Unidos, y al poco Monsieur 



a^z^^í3í^p£í3ñ?5^i:T;Ésesa£» 



Müii 



Usía 



|m _^mi®Ia ©Bu, ífeíTlIK)® (PoSTOBeMsiISUs) 

> DE LA INDUSTRIA CINErlATOGRAFICA 




Orteig, amo de los hoteles "Lafayette" y 
"Brevoort," ofreció un premio de $25,000 
al que cruzara el Atlántico en aeroplano, 
con los resultados que todos conocemos. 
Lindberg se hizo famoso, renació la cons- 
trucción de aeronaves, y múltiples avia- 
dores perecieron ahogados en el océano. 

La publicidad, o mejor dicho: la propa- 
ganda, negocito de tres al cuarto cuando 
esta revista andaba a gatas, asumió propor- 
ciones de gran industria casi al mismo 
tiempo que Coolidge escalaba el poder. No 
me refiero a la publicidad ligada con el 
teatro, el cine y otros espectáculos, sino a 
la propaganda más o menos solapada al 
servicio de la industria y el comercio. Los 
bancos, los ferrocarriles, las compañías de 
vapores, los políticos (hay quien afirma que 
la leyenda que llevó a Hoover a Washing- 
ton fue hechura de su nutrido equipo de 
publicidad particular), y, en fin, todas las 
empresas y particulares con fuertes intereses 
que proteger sostuvieron oficinas de propa- 
ganda con personal bien escogido y bien 
remunerado hasta que el edificio de naipes 
empezó a derrumbarse hace cuatro años. 



Murió la industria de la fabricación de 
pianos — víctima del radio, según unos; y, 
según otros, del automóvil, donde los yan- 
quis han venido a trasaladar el hogar y se 
pasan la mayor parte del tiempo que tienen 
libre. 



A A 



Vi 



Facsímile de la portada del 
primer número de esta revista. 



INO y se fue la Ley Seca. 
Vino casi sin que nos diéramos cuenta, por 
sorpresa. Fue una imposición de las aldeas 
y los pueblos, que en este país están en 
pugna abierta o latente con las grandes 
ciudades, y que mandan mucha fuerza 
numérica. Esos millares de millares de 
pueblos, aldeas, caseríos y haciendas viven 
bajo el dominio de los pastores protestantes, 
las viejas entrometidas y las cámaras de 
comercio, elementos que en los Estados 
Unidos persisten en salvar a la humanidad 
a la trágala y siempre andan descubriendo 
proyectos nuevos que ya se sabían de memo- 
ria los griegos y los romanos, y hasta los 
persas y los medos. 

Hubo un tiempo — doce años justos — en 
que aquí no se movía una paja sin consultar 
a múltiples clérigos metodistas y presbi- 
terianos que campeaban por sus respetos en 
Washington, y cuyos exorcismos y brujerías 



P á 9 i n « 4 6 



Cin«-Mund¡a 




Los símbolos de los dos movimientos más trascendentales, y ambos extremistas, habidos en el mundo durante los 
últimos veinte años: el fascismo y el comunismo. En las fotografías se ve a Mussolini momentos antes de iniciar 
la marcha sobre Roma que lo llevó al poder; y a Lenin en el apogeo de sus facultades, al establecer las bases del 

nuevo régimen en Rusia. 



supieron explotar los vivos que dominan la 
vida mercantil de la nación. 

La Prohibición trajo, entre otras cosas, 
aquella serie inacabable de crímenes entre 
los distintos grupos del hampa, que se dis- 
putaban a muerte las ganancias del contra- 
bando y la venta clandestina de bebidas. 

Época curiosa. 

La introducción de una marca de cerveza 
o vino se hacía revólver en mano; la de 
whiskey o cognac, con ametralladoras. El 
buen ojo y el buen pulso eran atributos 
indispensables del vendedor de licores. 



Di 



A A 



'ESDE que empecé estas 
líneas me estoy acordando del tema inelu- 
dible de la guerra, aunque todavía hoy 
cuesta trabajo aludir con calma a ese espec- 
táculo de salvajismo e imbecilidad colectiva. 

El conflicto mundial fue pretexto en 
Norte América para atropellar a las per- 
sonas de sentido común. 

El que razonaba iba a la cárcel sin con- 
templaciones — es decir: si tenía la suerte 
de que no lo mataran a palos. 

Fue el encumbramiento, la canonización, 
la deificación de la estupidez. 

Los curas eran los que daban la nota 
más discordante, y, lejos de oponerse a la 
matanza, no hacían mas que sugerir bar- 
baridades desde el pulpito. 

Por supuesto, navegando con bandera de 
patriotas y fanáticos, muchos canallas 
lograron enriquecerse. 

Casi al mismo tiempo se extendió como 
ras de mar el odio a los extranjeros. Aquí 
en los Estados Unidos, donde ¿quién no lo 
es? Los mejicanos andaban muy de malas 
entonces, y más de un amigo mío se declaró 
cubano o guatemalteco ipso facto. 

A 

Fort Lee, al lado de Nueva York, y Chi- 
cago pasaron a la historia como centros pro- 



ductores de películas; y nació, creció y se 
impuso Hollyvv^ood, allá en un rincón al 
otro lado del mundo. 



A 



El cine mudo se murió de una manera 
rara — para nosotros, al menos. Nos vini- 
mos a enterar de la defunción hablando con 
uno de los hermanos Warner al oírle decir 
que "para el próximo año todas nuestras 
cintas serán sonoras o habladas." 

Parece que ya se habían celebrado los 
funerales y el cadáver estaba bajo tierra. 



A 



Hace veinte años se destacaban en Nueva 
York muchos personajes cuyos nombres y 
excentricidades aparecían con frecuencia en 
la prensa. Hoy no existe uno solo de esos 
bichos raros. Mejor dicho : sí los hay, pero 
no llaman la atención desde que Nueva 
York se convirtió en gran ciudad. 

Hace veinte años no había en Broadway 



Entre las felicitaciones publicadas en 
esta edición, aparece una firmada por 
James A. Farley. ¿Quién es este se- 
ñor?, se preguntará el lector; ¿qué 
hace mezclado entre las luminarias 
del cine? Mr. Farley, cuyo título 
oficial es el de Director General de 
Comunicaciones de los Estados Uni- 
dos, es el político responsable de que 
la convención de Chicago aceptara la 
candidatura de Roosevelt; el que or- 
ganizó la campaña que lo encumbró 
hasta la presidencia; y el que hizo 
posible la victoria sin precedente de 
los demócratas en los pasados comi- 
cios. ¿He dicho algo? 



un solo gran teatro cinematográfico. Ni 
pequeño tampoco. 

A 

En todo ese tiempo, cinco fueron las figu- 
ras que más han intrigado a Broadway y, 
en general, al público de Norte América: 
Valentino, Rickard, Firpo, Lindbergh y 
Capone. 

Desfilaron, como es natural, célebres mi- 
litares, políticos, artistas, prelados y hom- 
bres de ciencia; pero, sea por lo que fuere, 
el hecho es que el actor de cine, el empre- 
sario, el pugilista, el aviador y el gángster 
son los que más hondas huellas dejaran en 
el espíritu yanqui. 

Dos de ellos murieron ; el boxeador es 
hoy un comerciante en Buenos Aires ; el 
cuarto ha perdido popularidad a pesar de 
que fue víctima de una desgracia horrible; 
y el último está en presidio. 

A A 

La mejor noticia que me die- 
ron durante ese tiempo no la recibí ni en 
Broadway ni en ninguna otra calle de 
Nueva York, sino en la Habana. A la hora 
de desembarcar me fui a un restauran em- 
plazado en la azotea de un hotel, y al poco 
rato el ramalazo de un ciclón barrió con 
los toldos, los manteles y la mitad de un 
parguito frito que me estaba comiendo. 
Bajé en el ascensor y me fui a refugiar en 
la cantina. Caía una lluvia torrencial que 
azotaba las paredes y las puertas. Allí fren- 
te al mostrador fue donde un americano, 
que acababa de entrar empapado en agua, 
me enseñó un cahlecrama que anunciaba la 
derrota aplastante de Hoover. 

A A 

L/ESPUÉS de años de cscara- 
(Contimía en la página 72) 



Enero , 1935 



Pá g 



47 




Por todo el mundo, los cono- 
cedores concuerdan en que no 
existe ginger ale comparable a 

CANADÁ DRY 

El Champagne de las Ginger Ales 
En los principales hoteles, restaurants y bares 




^auKC^ 



¡EL OXIGENO 
BLANQUEA 
LOS DIENTES! 

el polvo dentífrico CALOX proporciona 
el purificador más poderoso de lo 
naturaleza: iOXIGENO! Millares de 
burbujitas de oxígeno forman una ola 
purificadora de espuma que pronto 
devuelve a los dientes su nivea y natu- 
ral blancura. Desaloja los residuos 
alimenticios, vigoriza las encías y puri- 
fica el aliento. CALOX forma asimismo 
una agua calcárea que neutraliza los 
ácidos y protege el esmalte contra la 
corrosión. Los niños adoran el CALOX 
por las burbujitas y el gusto. . . jY es 
tan económicol CALOX dura el DOBLE 
que cualquier posta. 



POLVO 
DENTÍFRICO 

MÁS EFECTIVO, MÁS ECONÓMICO 

McKesson « ROBBINS, INC, Nueva York, E. U. de A. 
I ahriítintri de l>rotíuctfji quimictí\ durante lOI t/iio^ 





La Amenaza 

(Viene de la página 40) 

medio de aquí. Desde hace una semana he es- 
tado por venir a saludarla; pero, un día por 
fas y el otro por nefas, he ¡do dejando hasta el 
de hoy el cumplir con el deber de darle la bien- 
venida y ponerme a su disposición. 

— Muy amable, señora . . . — contesta Elena. 

— ¡ Qué va ! Me interesaba muchísimo cono- 
cerla a usted. . . . Había oído decir que era 
muy guapa ... ¡y vaya si lo es i 

— Gracias, señora, mil gracias. . . . ¿Me per- 
mite que le presente a mis amigos? ... El coro- 
nel Crecy. ... El señor Bellamy. . . . 

— Les presentaré yo ahora a este perillán — 
dice doña Sibila después de haber correspondido 
al saludo de los dos hombres — . Renaldo Caven- 
dísh, un buen muchacho, a pesar de que es actor 
de teatro. — Y una vez que el presentado saluda 
a Elena, a Bellamy y al coronel: — Ese atolon- 
drado de mi hijo, al saber que Cavendish salía 
de Nueva York para California, tuvo la ocu- 
rrencia de darle una carta de presentación para 
mí. i Pobre muchacho ! Vino a divertirse, y 
hace dos días que se aburre de lo lindo en mi 
compañía. . . . 

— Sí llama usted aburrirse andar de la ma- 
ñana a la noche en automóvil, y a razón de 
ciento treinta y tantos kilómetros por hora — 
objeta sonriendo el aludido — . Al contrario, se- 
ñora, me he divertido muchísimo. 

Elena Chalmers invita aquí a sus visitantes 
a tomar asiento, llama a Skinner para que sirva 
licor con hielo y agua, presenta a Gloria y a 
Forsythe, que entran poco después en la sala. 
En seguida la conversación se generaliza, hasta 
que Elena, a invitación de Skinner que se le ha 
acercado con aire de gran misterio, sale al co- 
rredor. 

Lo que ella y quienes la han seguido ven allí 
es para asustar a cualquiera: clavado en una 
mesa está el disforme cuchillo de monte que vi- 
mos en Londres en manos de Timoteo Bastión, 
y con el cuchillo hay un papel en que se lee: 
Estoy aquí — Bastión. 

I OS acontecimientos han ido atropellándose 
*— con trágica rapidez. Primero, al apagarse 
súbitamente todas las luces de la sala, desapa- 
rece, sin que nadie acierte a saber cómo ni por 
dónde, el cuchillo de monte. En seguida, al tra- 
tar el coronel Crecy de telefonear a la policía, 
para preguntar por qué no ha aparecido todavía 
el detective, advierte que alguien ha cortado los 
hilos del teléfono ; descubrimiento éste que au- 
menta el sobresalto de todos. El cual sube de 
punto cuando, en queriendo despachar en auto- 
móvil a uno de los que hay en la quinta, a fin 
de que pueda regresar a ella cuanto antes tra- 
yendo auxilio, échase de ver que ha habido 
oculta mano (la misma a no dudarlo que apagó 
las luces y escamoteó el cuchillo de monte) que 
se ha cuidado de inutilizar los motores de cuan- 
tos automóviles hay allí, incluso el que trajo a 
doña Sibila y a Cavendish. Tal contratiempo, 
en lo que más directamente le atañe, saca de 
sus casillas a la anciana, haciéndole perder la 
serenidad y hasta el buen humor que, en con- 
traste con los temores y la inquietud de ánimo 
de los demás, había mostrado hasta ahora. 

No paran en esto los misteriosos lances que 
tan a las claras denotan que el invisible Timo- 
teo Bastión se halla en la quinta, resuelto a 
cumplir la amenaza de muerte hecha a tres de 
sus ocupantes: Elena Chalmers, Norman Bella- 
my y el coronel Leonardo Crecy. Wilcox, el 
chofer de este último, sale por orden suya a fin 
de dirigirse al lugar más cercano de donde pue- 
da telefonear a las autoridades e informarlas 
de lo que está aconteciendo. Pero, no ha alcan- 



Página 4 i 



Cine-Mundial 



SV PATRIA I.E EKIGIA aUE ARRAATCARA I.A VIDA 
A VN HOMBRE, MIENTRAS OUE SU CORAZÓN 
IiE ORDENABA AMAR A ESE MISMO HOMBRE 



/^^? 



'*.. 



KAY 



LESLIE líTi 























ACTUANDO JUNTOS POR LA PRIMERA VEZ, EN 

itish Acieiit 

(ESPIONAJE) 

• Argumento inspirado en el libro 
"Briiish Agení", de ü H. Bruce-Lockhari. 
Dirección de Michael Curtiz • 



¡DOS GRANDES ÉXITOS DE WARNER BRÜTHERS-flRST NATIONAL! 







^' 







f ^ 'f i'. JT 

LOS ENAMORADOS MAS POPULARES 
DEL LIENZO EN UN NUEVO, CADENTE, 
MARCIAL, TIPO DE PELÍCULA MUSICAL 

Dirigida por Frank Borzage 

DICK POWELL* 
• RUBY KEELER 
PAT O'BRIEN^ 



CADETE 
ROMÁNTICOS 



JuRT&TloñmLK 



Enero, 1935 



Página 49 



• W 



Desfile de Estrellas"! 




(Foto Paramount) 



¿Dónde vas, Shírley Temple, tan linda? 
¿Dónde vas tan de prisa, Le Roy? 

"Voy al puesto que queda en la esquina, 
pues de venta se ha puesto allí hoy 
el gran álbum "DESFILE DE ESTRELLAS'!" 
"Yo también voy por él pues jamás 
hemos visto una cosa tan bella 
como el Álbum de Cine-Mundial!" 



Bien hacen Shirley y Le Roy en irse en coche y corriendo, porque 
"DESFILE DE ESTRELLAS" se venderá como pan bendito. 

Todos sus favoritos de la pantalla, los máí destacados 
entre los astros del cine contemporáneo, aparecen en 
este volumen que está de venta ... y 

A PRECIO POPULAR 

pues se vende al mismo precio de la edición corriente 
de Cine-Mundial. 

Un álbum completo, con retratos e interesantes biografías 
cortas de cuarenta y ocho estrellas, y cubierta a todo color 

AL PRECIO DE UN MACAZINE 

De venta en los puestos, cinemas, librerías y 
almacenes de todas partes. 



\\ 



DESFILE DE ESTRELLAS" 

EL ÁLBUM DE CINE-MUNDIAL 



zado a llegar a la verja del jardín cuando vuel- 
ve más que de prisa, erizados los cabellos y 
tartamudeando, según lo hace siempre que una 
emoción violenta lo sobrecoge: dos balas, una 
de las cuales le echó abajo el sombrero, advir- 
tieron a nuestro hombre que mejor le estaría 
desandar lo poco que había andado, en vez de 
exponerse a que su desconocido atacante le 
cortara para siempre el paso y la vida. Cir- 
cunstancia gravísima es que quien disparaba lo 
hiciera desde la misma quinta, por una de las 
ventanas del piso alto. 

QITIADOS como se sienten por enemigo que 
'-' eludiéndolos de continuo da de continuo ine- 
quívocas pruebas de que su vigilancia alcanza 
a seguirles hasta los menores movimientos; sin 
posibilidad de comunicar con nadie de fuera, el 
coronel Crecy y sus compañeros determinan re- 
gistrar la casa hasta dar con ese enemigo. 

Pocos minutos llevan de haber empezado a 
poner por obra su plan, para lo cual se ha seña- 
lado a cada hombre la parte del ediñcio que 
debe recorrer, cuando Bellamy lo paga con la 
vida: ¡la mano fatal lo ha herido por la es- 
palda, y es ya cadáver cuando los otros lo 
encuentran ! 

Menos desafortunado que su compañero, el 
coronel Crecy escapa de la exploración sin más 
que una herida, que no será tan grave como se 
temió en el primer momento. En cuanto a Re- 
naldo Cavendish, la diabólica mano que asesinó 
a un hombre y trató de asesinar a otro se ha 
conformado con atontarlo de un golpe en la 
cabeza, arrastrarlo hasta el cuarto de baño y 
dejarlo encerrado allí. 

CON resolución que más que de valiente la 
acredita de temeraria, la joven Gloria ha 
aprovechado el momento en que nadie repara 
en ella para desaparecer sin que lo adviertan 
su hermana Elena ni persona alguna de las que 
se encuentran en la sala, entre las cuales apa- 
rece Cavendish, libre ya del encierro de donde 
lo sacaron echando abajo la puerta del cuarto 
que le servía de cárcel. Lo que se propone 
Gloria es nada menos que ir en busca del rifle 
con que dispararon contra Wilcox desde una 
de las ventanas del piso alto. Dejémosla allí, 
dirigiéndose a la habitación de Skinner, el ma- 
yordomo que como recordará el lector dio tan 
mala espina al desventurado Bellamy, y vol- 
vamos a la sala donde, advertida que ha sido 
ya su ausencia, acaba de empeñarse, precisa- 
mente a causa de ella, viva y por momentos 
más acalorada discusión entre el coronel Crecy 
y Andrés Forsythe; pues mientras éste quiere 
salir en busca de Gloria, aquél, sordo a las 
súplicas de Elena y a las indignadas protestas 
del otro, intima a ellos y a todos los presen- 
tes que nadie, absolutamente nadie, pondrá los 
pies fuera de la habitación en que se hallan y 
donde cada cual sospecha (jue alguno de los 
demás pueda ser. . . . ¡Timoteo Bastión! Con 
la agravante, para Forsythe, de que por habér- 
sele encontrado encima la llave del cuarto don- 
de estuvo encerrado Cavendish, y por no haber 
querido o no haber podido presentar explicación 
alguna del porqué de esto, sea de él de quien 
pueda sospecharse con mayor fundamento. 

Serio se presenta el caso entre los dos alter- 
cantes, y quién sabe cómo acabara de no ser 
porque doña Sibila, llegándose a Wilcox que 
por orden del coronel monta guardia en la 
puerta revólver en mano, se las ingenia para 
desamarlo, empuña el revólver, da paso franco 
a Forsythe y advierte después a los demás que 
es ella quien queda mandando ahora y así dis- 
pone que nadie se atreva a seguir al que de 
allí ha salido, si no quiere verse atajado por 
una bala. 



P i q i n « 



50 



Cin«-Mundia 



iCOLUMBIA EN SU ANO CUMBRE 1935 FELICITA 
A CINE-MUNDIAL EN SU XX' ANIVERSARIO! 




MARUCHI FRESNO 1 

bella, dulce, sensitiva, el 
hallazgo más importante 

del Cine Español 

en un drama original de 

LOS HERMANOS 

QUINTERO 



Hista hoy la mejor 

hispanoparlante 

producida en 

Madrid por 

C. E. A. 



películas columbia 



¡Un triunfo 

tras otro 

en lo marcho 

de Columbia! 



Enero, 1935 



Página 51 




Jelicit aciones 

a 

Cine-Mundial 

en su 

Vigésimo 
Onomástico 



Yo puedo decir que fui uno de los padrinos de Cine-Mundial. Por 
eso le felicito con gran regocijo ahora que inicia el vigésimo año 
de su vida robusta y útil. 

Como exportador de películas que he sido durante veinte y cuatro 
años, soy testigo de la gran labor que ha desarrollado esa revista y del 
galardón que merecen su director y su gerencia que han estado al frente 
de ese heraldo al través de toda crisis como de toda bonanza. Allí les 
vemos hoy que redondea Cine-Mvmdial los cuatro lustros de su 
existencia. 

Porque la experiencia de tantos años dedicados al comercio cine- 
matográfico me da autoridad para ello, me atrevo a predecir que el año 
que ahora iniciamos será uno de grandes adelantos y prosperidad en el 
arte y la industria cinematográficos. 

He servido a muchos de los más destacados elementos del ramo en 
Estados Unidos, América Latina, Europa y Asia, y así como la sim- 
pática institución editora de Cine-Mundial, me es grato dedicarme 
nuevamente, y dedicar a mi organización, al servicio de los importa- 
dores reputados y los cineastas del mundo. 

(Firmado) AKmVK ZIEHM 

PELÍCULAS: La mejor Producción Independiente Americana: 
Majestic Pictures, New York — Tower Productions, New York 

Las mejores Películas Europeas: 
Cine-Allianz-Films, Berlín — Tobis-Cinema-Fílms, Berlín 

General Foreign Sales Corporation 

ARTHUR ZIEHM, Gte. Gral. 
729 Seventh Avenue, New York, E. U. A. 

Cables: Wotex, New York 



de un cuchillo que, pasando por encima de la 
cabeza de Elena, va a clavarse en la pared. 
Casi simultáneamente, vese a Cavendish san- 
grar copiosamente de la muñeca derecha. 



AL PRESENTARSE Forsythe con Gloria, a 
la cual devuelve sana y salva a los brazos 
de Elena, parece que empezaran a desenredarse 
los hilos de la tenebrosa trama en que todos se 
sienten envueltos. Pues, según cuenta Gloria, 
no solamente halló escondido bajo la cama -ie 
Skinner, el rifle que buscaba, sino que, sorpren- 
dida por el mayordomo en momentos en que 
hacía tal descubrimiento, vióse amordazada y 
sujeta en seguida con recias ligaduras. 

Skinner, al oír todo esto, se declara culpado; 
pero, al mismo tiempo que arrastrando a Elena 
a la cual ha asido de un brazo avanza hacia 
una ventana, advierte a Cavendish, en cuyas 
manos se halla ahora el revólver que doña Si- 
bila había quitado a Wilcox, que el arma con 
que le apunta intimándole rendición no habrá 
de lervirle: es el mismo revólver con que él, 
Skioner, probó esa mañana su buena puntería 



a invitación del coronel, y no le queda un solo 
cartucho. En cambio, el revólver que él acaba 
de empuñar, y con el cual amaga a todos, sí 
tiene balas. . . . ¡Más les valdrá a Cavendish 
y a cuantos allí se hallan no tratar de averi- 
guar si es cierto! 

— No tardarán en llegar sus agentes — dice 
después Skinner dirigiéndose a Cavendish, en 
quien todos ven ahora, por declaración propia, 
al detective al cual había estado esperando en 
la quinta desde esa mañana — . Pero, no será 
a mi a quien encuentren cuando lleguen. . . . 
Ni a usted tampoco — agrega hablándole a 
Elena. 

De repente, en medio de la angustiosa ten- 
sión general, el hombre que ya nadie duda sea 
Timoteo Bastión suelta a Elena, a la cual echa 
por tierra de un empellón. A esto acompaña 
el foganazo fie un disparo y el relampaguear 



B 



UENA puntería, amigo! — dice Skinner a 
Forsythe, que fué quien disparó y, cerca de 
Gloria, empuña aún el rifle con que lo hizo. 

— Sí ... no fué del todo mala — contesta For- 
sythe — . Hallé este juguete a mano — agrega 
dando una palmadita en el cañón del arma — ^y 
me pareció que las cosas son para usarlas cuan- 
do hace falta. 

— Pero . . . ¿sabía usted que ése era Timoteo 
Bastión? — le pregunta Skinner a Forsythe al 
mismo tiempo que señala a Cavendish, a quien 
no cesa de apuntar con el revólver. 

— ^¡ No había de saberlo ! ... Él mismo se 
delató cuando, al encerrarse en el cuarto de 
baño, echó llave por dentro y no tuvo la pre- 
caución de quitarla de la cerradura, donde yo 
la encontré cuando echamos abajo la puerta. 

— i De modo que él es Timoteo Bastión, y 
usted, señor . . . Skinner? — interroga Elena. 

— Yo, señorita, soy el teniente Kerrigan, Ins- 
pector de Detectives y, aunque nunca me haya 
llamado Skinner ni haya sido mayordomo, un 
servidor de usted. 

En este momento se oye afuera ruido de mo- 
tocicletas: son los agentes de policía que llegan a 
ponerse a órdenes del Inspector. 

Timoteo Bastión, en tanto que le ponen las 
esposas y lo sacan de allí, grita, en voz cada 
vez más aguda: 

— ¡Fué un descuido imperdonable ése de la 
llave! . . . Pero, no importa . . . volveré . . . 
i sí, volveré a vengar a mi hermano! . . . 

— No, Bastión, — le dice el teniente Kerrigan 
— no volverá usted: los ajusticiados no vuelven. 

— Y por lo pronto — agrega doña Sibila — más 
que en venganzas, tendrá usted que pensar en 
el pleito que yo le meteré por haberme echado 
a perder mi coche ... ¡ un automóvil nueve- 
cito . . . ! Mañana mismo he de mandarle mi 
abogado. ¡No faltaba más! 

>-Eso del pleito, señora, — dice el teniente 
Kerrigan cuando dos de sus subalternos se han 
llevado ya a Timoteo Bastión — habrá que 
arreglarlo, sin pleitear. Yo fui el de la hazaña 
. . . Tuve que inutilizar ése y todos los demás 
automóviles a fin de que nadie pudiera esca- 
parse. — En seguida, dirigiéndose a Wilcox: — 
También fui yo quien disparó contra usted, 
amigo. Espero que me perdonará el susto. . . . 

— Sí, señor, sí . . . por supuesto — contesta el 
chofer — . Es decir ... no hubo tal susto. . . . 

— Bueno, y se puede saber por qué me amor- 
dazó usted, además de amarrarme? — pregunta 
Gloria. 

— Porque era el único modo de no entrar en 
explicaciones que hubieran podido echarlo a 
perder todo, al hacerlas antes de tiempo — con- 
testa sonriendo el teniente Kerrigan — . Y habrá 
oído decir usted, señorita, que en boca cerrada 
no entran moscas. 

— ¡Pues señor — epiloga doña Sibila dejándose 
caer en una pojtrona — esto ha sido lo que se 
llama un éxito! . . . Tengo que idear algo 
parecido para que mis reuniones no resulten tan 
desanimadas. . . . 



D. 



'URANTE los tres últimos meses 
se filmaron en Hollywood 91 producciones, que, 
sometidas a la Censura, dieron el siguiente 
resultado: 

Recomendables para la familia, 43. 

Sólo para adultos, 36. 

No recomendables, 10. 

Reprobables, 2. 



Pégl 



52 



Cine-MundtAl 



¿Sabe Ud. canto deben tomarse las 
tabletas de Caf ¡aspirina ? 



Para obtener el mejor resultado, Ud. 
debe tomar las tabletas en cualquiera 
de las dos formas ilustradas a conti- 



nuación: 



* Disuelva bien las ta- 
bletas en medio vaso 
de agua (endulzada 
si Ud. así lo desea), 
bebiéndose inmedia- 
tamente el contenido. 

2 O bien, si Ud. prefie- 
re, puede tragarse las 
tabletas enteras con 
unos sorbos de agua. 





En ambos casos 
conviene que usted 
heba bastante agua 
inmediatamente 
después de tomar 
las tabletas, pues 
esto facilita mucho 
su acción» 



dFI/ISPIRIM 

el producto de confianza 
contra los dolores y malestares 



BAYER 



Enero, 193 5 



Pá g ; n d 5 3 



"¡Que Gustará 
En Todas Partes!'' 

Con estas palabras cierra Cine-Mundial su crítica 
entusiasta de "YOUNG AND BEAUTIFUL" la 
película musical de la MASCOT. 

La Crítica, el gremio cinematográfico, y el público 
de todas partes, confirman con igual entusiasmo la auto- 
rizada opinión de Cine-Mundial respecto a este suntuoso 



La Ecuatori 



ana 




IVilUam Haincs \ Jcj;: Caniieit, una de las lindas 
H'a'npas, a; "i'ouiig and Beautifiil." 

cinedrama que entre un derroche de belleza, música y 
romance aice la intrigante historia del drama y la 
comedia de la vida de los estudios de Hollywood. 

/ Un elenco perfecto! WILLIAM HAINES— JUDITH 
ALLEN, JOHN MILJAN— TED FIORITO y su fa- 
mosa orquesta, MAS ¡TODAS LAS WAMPAS!— las 
bellas y talentosas jóvenes candidatas al estrellato. 
Dirigida por JOSEPH SANTLEY, "YOUNG AND 
BEAUTIFUL" es la producción que inicia el selecto 
programa de la MASCOT para la temporada de 1934- 
I93S ... y ... ¡qué programa está desarrollando la 
MASCOT! . . . 

Ahora viene "CRIMSON ROMANCE," con SARI 
MARITZA, BEN LYON, ERIC VON STROHEIM, 
JAMES BUSH, dirigida por DAVID HOWARD, y 
Ud., como la critica metropolitana, ha de aclamarla 
como una de las más realistas y emocionantes de las 
películas que se han hecho a base de los dramas 
humanísimos de la Gran Guerra. 

Pero ... si quiere ver la glorificación del dí'ama del 
oeste en la pantalla, no deje de ver "SANTA FE," 




Eric Von Stroheim, Ben Lyon y Sari Maritza en 
"Crimson Romance." 

con KEN MAYNAKD ... y si quiere ver algo que 
nunca olvidará, acuda al primer teatro en donde exhiban 
"LITTLE MEN," film de la novela de Louisa May 
Alcott, y secquela de "LITTLE WOMEN." 

Otras 10 Producciones Especiales Mascot completan 
este programa excepcional. 



ExhibidoresI 



iDisfribuidoresl 



I 

La cxliil^icion o la distribución de las pro- 
ducciones Mascot le asegurarán la buena volun- 
Ud del público y fuertes entradas. 

14 cinedramas especíales y 4 series de 12 
epino'líos cada una. Cablegrafíe o escriba pi 
diendo ir f',rm'--, ri!-i.':rto .-i l,-i dj^lribuclón rn sn 
tcrrit';- 



MASCOT PICTURES CORP. 

1776 Broddway Nueva York, E. U. A. 

CobUi; LEVPIC— Ncwyoric 



{Viene de la página 29) 

Ni él ni yo habíamos despegado los labios 
desde que salimos del Casino Español. 

Los grandes lienzos de pared y las casas sin 
ventanas de la parte más hostil de Tánger nos 
vieron pasar en silencio. La luna redonda del 
Islam se asomaba desorientada en el cielo tan- 
gerino, la luna que ya no sabe si es española o 
francesa o mora a judia, confusa en su na- 
cionalidad como las aguas de la bahía que 
ignoran en qué idioma deben romper sus olas 
contra los diques internacionalizados. 

Tras una empalizada se asomaban los brotes 
lustrosos de algunos naranjos. 
— Aquí es. 

El morito me indicó una abertura entre los 

juncos amarillos. Un naranjal sin casas, sin 

habitación de ninguna especie, y al entrar en 

él, una voz femenina saludándome en español: 

— Buenas noches. 

Una cara morena, casi mate, unos ojos negros 
con la córnea un poco amarilla, una muchacha 
vestida de mora me mostraba su mano que no 
dudé en besar. 

— Supe por el periódico español que estaba 
usted en Tánger. Yo no le conocía personal- 
mente, pero en América había leído trabajos 
de usted publicados en Cine-Mundial, Sabía 
que vivía en Marruecos. . . . 

Se detuvo. Hasta entonces hablaba de prisa, 
atropelladamente. Su manera de pronunciar el 
español me dio la clave de su personalidad. 
Le dije su nombre. 

— Sí — me contestó — .Estoy despavorida. A es- 
tas horas toda la policía de Tánger debe estar 
sobre mis huellas. 

— Algo peor que la policía. Su asunto ¿qué 
fué? ¿Espionaje? 

— ¡No! ¿Ha oído usted hablar del "juego 
del diablo"? 

— Sí. Es un juego tripolitano, mejor dicho 
una costumbre bárbara y sanguinaria de los 
oasis del sur de Trípoli. Sé perfectamente lo 
que es el "juego del diablo". 

— Pues bien. Yo he jugado. . . . Yo no creí 
que ese juego pudiera existir, ni que habría 
hombres lo bastante locos para jugarlo y, sin 
embargo, yo, una mujer. . . . Eramos seis. 
¿Cómo llegamos a conocernos? ¡Bah! En los 
Kursaales de Tánger no son necesarias muchas 
fórmulas de sociedad para trabar relación con 
las gentes. . . . Eramos seis. Cinco hombres y 
yo. Todos bastante desesperados de la vida. 
Yo soy guayaquileña. No sé qué hago en Ma- 
rruecos, ni qué puedo hacer en Europa. Tam- 
poco sé qué podré hacer en Ecuador, pero lo 
cierto es que quería volver allí. . . . Ahora lo 
deseo con más ansias, pero. . . . Volveré a "raí 
caso". . . . Quedamos en que éramos seis con 
escaso dinero en el bolsillo y de nacionalidades 
distintas. Dos españoles, un italiano de Trípoli, 
un francés, un árabe de no sé donde, y yo. . . . 
Una noche de hastío en el parque de Villa 
Harris, el árabe nos dijo: 

"¿Cuánto dinero reuniremos entre todos? . . . 
¿Unas nueve mil pesetas? ¡Vamos a jugárnoslas 
al Diablo! . . . Habíamos bebido bastante. . . . 
El árabe nos explicó la manera de jugar. Todos 
aceptamos. Yo tengo la sospecha de que el afri- 
cano que nos metió en aquel juego era el demo- 
nio en persona. . . . Necesitábamos una especie 
de granja. Mientras la buscábamos, el italiano 
fué a comprar los cartuchos. Cerca del Arroyo 
del Judío encontramos una casa deshabitada con 
una cuadra amplia y oscura en la que nos 
metimos. 

"Cuando estuvimos allí, el árabe sacó una 
baraja francesa. 



" — El primero que saque el as de pique — nos 
dijo — va a esconderse en el otro extremo del 
local. . . . Los otros apagan sus lámparas eléctri- 
cas y le conceden un minuto para que elija el 
lugar que quiera. Cuando pase el minuto, los 
demás disparan contra él sus revólveres. Si 
muere, se pasa al siguiente hasta que no quede 
más que uno. Para ese es el dinero. Si algún 
sobreviviente es cogido por la policía, aunque 
le martiricen no dirá lo que aquí ha pasado. . . . 
Ahora, la plegaria. Se arrodilló a la manera 
musulmana, pero volviendo la espalda a Oriente, 
es decir: al sepulcro de Mahoma. Yo creo que 
cada uno de nosotros, en su idioma, invocaba 
a Satanás y no a Dios. Echamos a suertes y 
el italiano fué el primero en sacar el as de 
pique. 

"Caminó en todos los sentidos para desorien- 
tarnos. . . . ¡ Inútil ! Al pasar el minuto cayó 
acribillado a balazos. ... El segundo cadáver 
fué el del mismo tripolitano. 

"Yo fui la tercera en sacar el as de pique 

Durante los fogonazos me había fijado en una 
viga bastante alta. Soy buena acróbata y apro- 
veché los sesenta segundos de oscuridad para 
encaramarme allí. . . . En seguida sonaron tres 
dispares. Una de las balas me hizo una roza- 
dura en la pierna. . . . Como estaba convenido, 
esto ponía fin a la matanza y el dinero me 
era entregado. 

"Dejamos allí los muertos. Cada uno se es- 
capó por donde pudo. Yo me encontré con ese 
moro que ha ido a buscarle. El fué quien me 
proporcionó un traje de musulmana y un refu- 
gio en este naranjal!" 



—¿y 



Página 54 



AHORA? 
— Ahora no sé. ¡A veces me entran 
ganas de entregarme yo misma a la policía!... 
Cuando leí su nombre en el periódico no pensé 
sino en mandarlo a buscar. Para mí, salir de 
Tánger es imposible. No lo puedo hacer ves- 
tida de mora porque no conozco el árabe y se 
descubriría la superchería al llegar a la fronte- 
ra de la zona española; no puedo salir tampoco 
vestida de cristiana, porque se necesita un pasa- 
porte y en cuanto exhibiera el mío. . . . 

— Mande al moro a buscar su traje de cris- 
tiana. Espere unos momentos nada más, o por 
mejor decir, no. . . . Espéreme en un descam- 
pado del Boulevard Francés. ... £1 tiempo que 
tardo en bajar al Zoco Chico y ponerme al 
volante de un automóvil. 

pL pasaporte de una hermana del pintor boli- 
^ viano nos sirvió para la fuga. Genaro Ibá- 
ñez nos acompañó. En la noche, apenas si nos 
detuvieron en la frontera de el Bordj. Llegamos 
a Tetuán, pero no juzgamos conveniente dete- 
nernos en la capital del Marruecos de España. 
Continuamos a Ceuta. Amanecía cuando llegá- 
bamos al muelle ceutí. Allí embarcó la guaya- 
quileña rumbo a Cádiz, camino, para ella, de 
América. 

— ¡Buen bochinche el que se metió la ecua- 
toriana ! — comentaba el pintor Ibáñez, cuando 
de regreso a Tetuán le referí, con toda clase 
de detalles, cómo la muchacha había "jugado 
al diablo". — Y si no es por usted la trincan los 
internacionales y a lo mejor la fusilan. . . . 
¡Lástima de chica! . . . ¡Qué oportunamente 
intervino ! 

— Y lo más interesante es que era yo quien 
estaba encargado de descubrirla y entregarla ! 

— ¿Cómo dicen los árabes que una cosa estaba 
escrita ? 

— ¡Mektubl 

— Eso podrá decir la ecuatoriana cuando se 
vea en Guayaquil, ¡ Mektub ! jY escrito con 
sangre ! 

Cin«-Mundial 




Si queréis 

entretenimiento cabal en vuestra misma 

elegid entre todos el radiofonógrafo M-69, de la General Electric. Este es un receptor de toda onda, de 
6 bombillas, que puede decirse sintoniza el mundo con increíble sensibilidad, a la vez que es gramó- 
fono que puede reproducir de manera impecable vuestros discos favoritos. La General Electric os invita 
a ver y oír este hermosísimo instrumento antes de comprar un radiofonógrafo. ■ Los interesados úni- 
camente en receptor moderno de toda onda, deben hacer que su revendedor les muestre los popida- 
rísimos modelos de mesa, M-8I y M-61, de la nueva serie de radios "General Electric", para todos los 
gustos y bolsillos. «««««««.««««««««««««« 

CM-1-35S 




GENERAL B ELECTRIC 



Enero, 1935 



Página 55 



Concurso y... 

{J'ienc de la página 41) 

siguiente se ha movilizado todo un ejército de 
chicas guapas. En todos los hogares, desde 
Alaska a California, se observa un movimiento 
inusitado, una actividad febril. . . . Los con- 
cursos, además de disgustos, dan muchas cosas 
que hacer. Las muchachas se afanan en prepa- 
rar sus vestidos. Los aficionados a la fotografía 
salen, máquina en ristre, a enfocar el encanta- 
dor semidesnudo. En las fábricas de tinta se 
multiplica la producción. Los fabricantes de pa- 
pel se vuelven locos: la demanda ha crecido 
enormemente. Los manufactureros de material 
fotográfico no tienen un momento de reposo. 
Tampoco lo tienen los salones de belleza. En 
las oficinas de correos se trabaja a destajo. . . . 
¡Ah, se me olvidaba! Los talleres del gobierno 
no descansan: hay que centuplicar la tirada de 
sellos de correo. 

Todos trabajan, todos. Y todos ganan. To- 
dos salen beneficiados. Todos, menos las que 
en el certamen participan. Parece extraño, pero 
es así. Hagamos estadística: 

De las 250,000 muchachas que han escrito a 
los Estudios 250,000 cartas; que han usado 
250,000 pliegos de papel con sus correspondien- 
tes sobres; que han enviado, por lo menos, un 
total de 1,000,000 de instantáneas; que han con- 
sumido unas cuantas gruesas de artículos de 
tocador; que han comprado otros tantos vesti- 
dos y pares de zapatos, han salido victoriosas 
. . . ¡cinco! 

Ahora les toca ganar a los ferrocarriles, a las 
empresas de transportes aéreos, a las floristas, 
a los restauranes donde se las obsequia con ban- 
quetes. 

Estos cinco triunfos — que no son, precisamen- 
te, oros — han costado, además de dinero, 249,995 
decepciones; la misma cantidad de promesas 
mentales (y provisionales, desde luego) de abs- 
tención en futuros certámenes, y unos dos millo- 
nes y pico de disgustos, incluyendo los de los 
familiares de las decepcionadas. 

Bueno, dejemos, por un momento, la estadís- 
tica. 

Ya tenemos a esas cinco bellezas en capilla. 
Ya han empezado a pasar y repasar sus formas 
los cinco o seis ciudadanos que forman el ju- 
rado. Son todos hombres peritos en la materia, 
inteligentes, despejados. (Estas cosas suelen 
abrir los ojos mil veces mejor que un desperta- 
dor de repetición). Volvamos a las chicas. 
Primero pasan ante sus jueces en traje de no- 
che. Luego lo hacen en traje de día. Unas se 
visten con traje de baño. Otras no se visten 
de nada. 

Unos jueces se rascan el mentón. Otros se 
mesan los cabellos. La elección es difícil. To- 
das ellas son guapas. Todas tienen la misma 
perfección de formas. Todas poseen idénticas 
virtudes fotogénicas. Pero, no hay que apu- 
rarse por eso. Tiene que ganar una, y esa gana. 
Las otras van a engrosar las filas de la desilu- 
sión. Es decir, no. Todavía les queda una es- 
peranza: harán en la película en que debutará 
la nueva estrella el papel de damas de honor. 
No, de damas, nada más, puesto que el honor 
se lo lleva la otra. 

Pero, a pesar de haber salido victoriosa entre 
250,000 compañeras, no es la futura estrella la 
que más sale ganando, no. Existe cierta clase 
de personas que, sin haberle molestado en pre- 
sentarse a concurso, sin haberse gastado un solo 
cuarto, sale ganando más aún. Esas personas 
•on las que saben rodearse de un ambiente 
feliz; las que saben colocarse sobre un fondo 
que las destaque, en un punto estratégico que las 
ayude a resaltar, como una rosa encarnada ro- 



deada de lirios. Esta clase de personas per- 
tecene, afortunadamente, a nuestro sexo. Y digo 
afortunadamente, porque los hombres siempre 
hemos llevado la peor parte en estas cosas. En 
primer lugar, no está bien que el hombre en- 
señe las pantorrillas. En el segundo, no se ve 
bien que se adorne con pantalones de encaje. 
En el tercero, tampoco me parece bien que se 
presente en traje de baño. 

Hay, sin embargo, algunos que saben aprove- 
charse de las circunstancias sin apelar a esos 
recursos. Suelen ser éstos, hombres de Estado, 
funcionarios públicos que tienen exagerada- 
mente desarrollado el sentido de la utilidad. 
Pueden ser gobernadores, diputados, alcaldes. . . . 

Y, a propósito de alcaldes, ¿ven ustedes qué 
bien supo colocarse el señor alcalde de Los 
Angeles? . . . ¿Verdad que ha salido estupenda- 
mente? . . . ¡Hombre, a mí me parece que ha 
salido como los propios ángeles! 

Venga, pues, un concurso de alcaldes. Y, 
ahora, digan todos conmigo: ¡Que baile el 
alcalde ! 



Hollywood 

[Viene de la página 25) 

¡ hasta sus más encarnizados enemigos — los que 
le envidiaban en vida o algo tenían que 
agradecerle — se apresuraron a proclamar, 
entonces, su admiración y su dolor! . . . Real- 
mente, para que a alguien se le haga justicia, 
lo mejor es morirse. 

Pero, gracias a Dios, Ernesto no se ha muerto. 
Ya en otras dos o tres ocasiones dio la vuelta 
al mundo la misma noticia, y Ernesto sigue 
sin enterrar. ¡Bromas macabras de su vida 
pintoresca, siempre desconcertante! 

Y, sin, embargo, esta vez a poco más nos dá 
de veras el gran disgusto. Ernesto Vilches 
actuaba con su compañía dramática en Bogotá 
y anunció el estreno de "El Divino Impaciente", 
obra que él quería presentar como acostumbra 
cuando se trata de producciones excepcionales. 
Desde un par de semanas antes del estreno 
estuvo ensayando a diario hasta las cinco de 
la madrugada, y el día de la función se sentía 
enfermo. Pidió una medicina que le aliviara 
un poco, y su criado, equivocadamente, le dio 
un vaso con un remedio fueste para hacer 
gárgaras. . . . Vilches, que había de salir a 
escena en aquel momento, ¡ se bebió el con- 
tenido! . . . Ya en escena estuvo a punto de 
desfallecer, pero nadie lo advirtió porque pre- 
cisamente su personaje simulaba llegar agotado 
por una larga caminata. ... Y, poco después, 
cuando el personaja había de morirse, ¡creyó 
morirse de verdad! Fué un rata horroroso, y 
un triunfo estupendo, por el verismo de la 
escena. Finalizada la representación tuvo un 
vómito de sangre: se le había abierto una 
úlcera que padecía en el estómago. Durante 
diez días hubo de permanecer en cama, 
inmóvil, con bolsas de hielo sobre el vientre. 
¡Y al fin le operaron! Los médicos se 
asombraron de su resistencia, pues ni un 
segundo le falló el corazón ni se le debilitó 
el pulso en las dos horas que duró la difícil y 
arriesgada operación. 

Ya en plena convalecencia, se encuentra 
mejor que nunca y hasta su carácter, irritable 
e hiriente, se suavizó y dulcificó. Sin la mal- 
dita úlcera, que tan espantosos dolores le 
I)ro(lucía antes, Vilches es otro hombre. ¡Es 
un resucitado, que aún ha de dar mucha 
guerra! Está en el apogeo de su vida y de 
su arte. Sus triunfos serán ahora rotundos 
,y definitivos. 

Con Ernesto los compartirá su encantadora 
primera actriz Virginia Zuri, la estrellita 



mejicana que en Hollywood empezaba a 
deslumhrar, cuando él se la llevó al Teatro. 
. . . Casi tres años han transcurrido desde 
entonces, y en ese tiempo Virginia maduró 
hasta consagrarse como una artista muy 
moderna y muy original, ¡que no ha de tardar 
en volver a la Pantalla! . . . 

De Paramount y de la Universal ya se la 
han hecho tentadoras proposiciones. Pero ella 
quiere ir antes a España y a la Argentina. No 
tiene prisa para consagrarse al Cine. 

Sabe que en el Teatro, y con un maestro 
como Vilches, está la mejor escuela. . . . 



LEONTINE SAGAN, la famosa 
directora alemana de "Muchachas en uniforme", 
llegó a Hollywood contratada por Metro. 
Tomó una casa, para ella sólita, en uno de los 
más bellos rincones de Beverly Hills, y se 
dispuso a no asustarse de los gangsters que la 
amenazaban con una sorpresa. A los pocos 
días tuvo que salir de noche a una fiesta que 
en su honor daba Basil Rathbone, y al volver 
a la casa, ya de madrugada, se encontró 
conque alguien había entrado por una de las 
ventanas de su alcoba. ... El cristal de la 
ventana estaba roto, y los pedazos cuidado- 
samente recogidos y depositados sobre la mesita 
de noche. Y el ladrón no se ll^vó dinero ni 
joya alguna; solamente el manuscrito, sin 
título aún, de la próxima película de Leontine. 
. . . Sin duda el picaro es un intelectual. 



M- 



\ICHAEL, el simpático terrier 
de Dolores del Rio, es un valiente. Mientras 
la adorable estrella mejicana tomaba un baño 
de 'sol sobre el césped del jardín de su 
residencia en Santa Monica Canyon, sorprendió 
a una pequeña serpiente que acechaba a Lolita, 
y la atacó con toda rapidez, sosteniéndola bajo 
sus pezuñas hasta que, por sus ladridos, acu- 
dieron los criados y la mataron. . . . Cuando 
Dolores se dio cuenta de lo ocurrido besó a 
Michael agradecida. 



VJJRETA GARBO ha decidido 
convencerse de que la conviene filmar "Anna 
Karenina" en los estudios de Metro. La 
famosa obra de Tolstoy ha sido adaptada al 
cine por Clemence Dañe y Sulga Viertel. Y la 
dirigirá Rouben Mamoulian, el mismo 
apasionada director con el que Greta estuvo 
a punto de casarse no hace muchos meses. . . . 



R. 



.OSITA DÍAZ GIMENO, la 
diminuta actriz española, ya está sufriendo en 
Hollywood las primeras torturas de los tests 
inevitables. La cambiarán el peinado, la 
suavizarán el cutis, y hasta la retocarán las 
pantorrillas. ... ¡ La dejarán como nueva! Y 
no porque la deliciosa muñeca necesita arreglos, 
sino, sencillamente, porque las estrellas de 
Hollywood han de ser y parecer como Holly- 
wood las quiere.' i De fabricación californiana ! 



7 A propósito de Rosita: se quiere 
presentarla en la adaptación cinematográfica 
de "Angelina o el honor de un Brigadier", 
graciosísima comedia de Enrique Jardiel 
Poncela. ¡Y en verso! Para más risa. . . . 



TRANK MAYO, el que no hace 
mucho tiempo era astro de primera magnitud 
en las películas silenciosas, i está trabajando 
como simple extra en una producción que tiene 
a Rudy Vallee como estrella! . . . 



P4 ql 



56 



Cine-Mundial 



ALREDEDOR DEL MUNDO 



con 




PROYECTOR SONORO 
SIMPLEX-ACME 





PROYECTOR SONORO 
SIMPLEX PORTÁTIL 



TRAOE MARK REG'O. 



EL 
PROYECTOR INTERNACIONAL 

DURANTE más de un cuarto de siglo, los aparatos de esta empresa han soste- 
nido su indiscutible superioridad dondequiera que se exhiben películas ante 
públicos exigentes. En Nueva York, Chicago, Los Angeles, Londres, París, Ma- 
drid, Habana, Méjico, Bogotá, Barranquilla, Cali, Lima, Antofogasta, Santiago de 
Chile, Buenos Aires, Montevideo, Rio de Janeiro ... en cualquiera de las grandes 
ciudades del mundo, los Proyectores Simplex son los que se instalan siempre en las 
mejores salas de exhibición. Los Proyectores Simplex se usan en la América La- 
tina lo mismo que en Asia, África, Australia y la América del Norte, así como en 
el continente europeo. En las porciones aisladas de la tierra, donde es indispensa- 
ble que la proyección no falle, se encontrarán los proyectores Simplex. Los gobier- 
nos de la tierra, las escuadras, los ejércitos, las grandes organizaciones comer- 
ciales, las universidades, las iglesias y los planteles de enseñanza han venido 
empleando el Simplex exclusivamente, por años de años. Y, a últimas fechas, los 
más lujosos buques transatlánticos y transpacíficos han instalado proyectores 
Simplex para diversión de sus pasajeros. 

HAY UN PROYECTOR SIMPLEX 
PARA CADA EXIGENCIA 

El surtido completo de proyectores de 35 mm. que fabricamos nos permite 
ofrecer imparcial consejo en lo relativo a la selección del equipo que más con- 
venga para cada tipo de instalación cinematográfica. 

PROYECTORES SIMPLEX 

para Teatros de Lujo y Cines de Gran Capacidad 

PROYECTOR SONORO SIMPLEX-ACME 

para cines de cabida moderada y para salas de reunión 

PROYECTOR SONORO SIMPLEX PORTÁTIL 

para teatros pequeños, espectáculos ambulantes, universidades, colegios, escuelas, 
iglesias, barcos, instituciones públicas, organizaciones comerciales, etc. 

DISTRIBUIDORES: Argentina y Uruguay — Casa Max Glucksman; Chile y 
Perú — International Machinery Co.; Cuba — National Theatre Supply Co. of Cuba; 
Méjico — F. Mier & Hno. 



INTERNATIONAL PROJECTOR CORPORATION 



88-96 Gold Street 



Nueva York, E. U. A. 



Enero, 1935 



Página 57 



PLUMA MÁGICA 

Escribe de dos modos 

REVELA CUANDO LLENARLA 




SU escritura es la mejor expresión de su 
personalidad. Talento, alegría, juventud, 
carácter — y tantos otros atributos propios 
de cada persona son revelados por la escritura. 
¡No se exponga! Use la pluma que hará justi- 
cia a su verdadero carácter — la pluma que se 
desliza sobre el papel con soltura y suavidad 
insospechadas! Use la revolucionaria Parker 
Vacumatjc. 

No confunda a esta pluma maravillosa con 
otras de las llamadas plumas sin saco de caucho. 
La Parker es la verdadera vacumatic — contiene 
102% más de tinta sin aumento en su tamaño 
y es garantizada mecánicamente perfecta. Ade- 
más, le revela cuando llenarla — ya que a través 
de sus rutilantes "ventanitas misteriosas" Ud. 
puede ver en todo momento la columna de tinta. 
¡Es la única pluma que es transparente sin 
parecerlo! 

Su punta reversible, de platino, oro e iridio, 
escribe de dos modos. En posición normal — sus 
trazos habituales. De reverso, produce rasgos 
más 6nos y perfilados — sin necesidad de ajuste 
alguno. Cual una finísima joya, su punta es 
formada con la maestría de un artífice. 

Si está descontento con su escritura, pruebe 
una nueva pluma-fuente. Deténgase en una 
buena casa del ramo y vea como la Parker 
Vacumatic transforma la escritura de una pesa- 
dilla en un placer. La Vacumatic es fabricada 
por la Parker Pen Company, de Janesville, 
Wisconsin, E. U. A. 

Escribe de dos modos, sin ajuste alguno 




o4 /C<¡l/IM<) dt^ jk U^i'txhxJi/i. 



er 

:^^-#^ cvMA Ti c ir:> 



Tulmo, Chile. — Va usted por mal camino. Nunca ha 
sido el engaño la llave del triunfo. Usted se cree un 
picaro capaz de sacar ventaja de los tontos. Y se 
encontrará con la horma de su zapato algún día. Una 
falta absoluta de sinceridad preside todos sus actos y 
quiere usted encubrirla con una capa de hipocresía. 
Usted mismo confiesa que muchas veces se descubre 
su juego y como consecuencia se crea enemistades. 
Nadie le tiene la culpa, sino usted mismo. Si pudiera 
usted cambiar de procedimientos, veria lo agradable 
que resulta el hacer precisamente lo contrario de lo 
que hace. 

Srta. Nadie, Habana, Cuba. — Gustos modestos y sen- 
cillos y corazón generoso. Jamás se hace la sorda a 
una necesidad y es compasiva con todo el que sufre. 
En la profesión de maestra no tendría rival y sería 
adorada por todos sus discípulos. 

Ur agente de Cine-Mundial, Guatemsila. — Extraordi- 
naria capacidad mental y habilidad suficiente para 
poder llevar a cabo los asuntos que planea. En el 
terreno de la agricultura está su fuerte. Su carácter 
afable le hace complacerse en la compañía de sus 
amigos, pero jamás se siente solo, aunque aquélla le 
falte, porque sus aficiones al estudio y a la literatura 
le hacen pasar el tiempo entretenido. 

Alguien, San Marcos, Guatemala. — Espíritu analítico. 
Demasiado tal vez. Le encanta pesar el pro y el 
contra de las cosas y cuando lo ha pesado y medido, se 
atiene casi siempre al "contra" y no las realiza. Esa 
es su cualidad diminante y perjudicial: la indecisión. 
Tenga como norma el aventurarse un poco más a lo 
desconocido, sin tantos recelos, y no dudo que en el 
campo del comercio tenga un buen porvenir. 

Un brasileiro. Rio de Janeiro, Brasil. — Carácter con- 
fiado, bonachón, de sentimientos nobles y rectos. Muy 
afectuoso. Detesta la rutina y nunca se siente más 
feliz que cuando se halla metido en el torbellino de las 
actividades sociales. Tiene un estricto espíritu de 
justicia y se complace siempre en la defensa de toda 
causa de razón. 

Dante, Luarca, El Salvador. — Su extraña caligrafía, 
de letra gruesa, con vulgar sombreado y trazos de- 
siguales, demuestra un temperamento vicioso y disi- 
pado. No deja de ser inteligente, pero tiene un 
egoísmo refinado, es moralmente cobarde y le creo 
capaz de cualquier acción punible. Es usted una de 
esas personas que se complacen en emplear su inteli- 
gencia para el mal. Vive en el error y es lástima. 
[Le sería tan fácil seguir el camino contrario con un 
pequeño esfuerzo de voluntad! Valdría la pena de 
que intentara la prueba, porque el caso de usted no 
es desesperado. 

Desconfiada, San José, Costa Rica. — Agradezco los 
elogios que usted hace a la revista, como cosa propia. 
Paso después al análisis de su letra. Es usted persona 
práctica, institintivamente cuidadosa y muy prudente. 
No resuelve jamás a la ligera, y medita mucho los 
asuntos de importancia antes de tomar resoluciones. 
Buena razonadora, no se conforma nunca con el 
aspecto superficial de las cosas e insiste siempre el 
conocer el "por qué'.' y el "cómo" de todo. La gusta 
discutir y es generalmente un poco terca para dejarse 
convencer. 

Sandokan, Ensenada, Méjico. — Es usted la persona 
exacta para el puesto que desempeña y no debe variar 
su ruta. Es usted persona de vida tranquila, de gustos 
moderados y de carácter fácilmente adaptable a las 
circunstancias. Hombre de orden, ante todo, sabe 
dominar sus impulsos y no se impone nunca por la 
violencia, a no ser que determinadas circunstancias 
r\si lo exijan. De carácter afable, su compañía es 
grata siempre y es buscada por todos. 

Ojos de ffato, lea, Perú.— Usted ha aprendido la 
ciencia de depender de sí misma para todo; es dili- 
gente, determinada y tiene una voluntad segura y 
firme que la llevará siempre donde quiera. No hay 
'Icfectos que corregir en usted, y, si los hubiera, sil 
liiien juicio se los haría ver enseguida y bastaría su 
propio deseo para vencerlos. Es usted una madre 
capacitada por sí misma para educar a sus hijos a 
maravilla. No se desmienten en usted las admirables 
características de su origen teutón, que yo admiro 
tanto. 

Celia, Dighton, Estados Unidos.— Cumplo, como 
usted ve, aimquc sea tarde. Y celebro que haya 
Dodido comprobar por si misma la seriedad conque 
me ocupo de todos y cada uno de mis consultantes. 
Gobiernan en usted las emociones y sentimientos y 
siempre se guía por su propios impulsos. Imaginación 
viva y un poco exaltada, cerebro firme e ideas origí- 
nale». Muy despierta para toda cuestión de negocios, 
en los que su consejo no debe dejar de tomarse en 
cuenta. 

Lector asiduo, Maracoibo, Venezuela.— Es usted per- 
sona que no se conforma con poco. No puede sopor- 
lar la mediocridad y aun en las cosas más nimias se 



esfuerza siempre porque todo aquello en que usted 
interviene directamente consiga el mayor grado de 
perfección. Esta característica le hace ser en ocasiones 
un poco exigente y hasta duro con las personas que 
se hallan a sus órdenes. Debería modificar está 
modalidad que se toma siempre por altanería y que 
le resta simpatías innecesariamente. 

Reginaldo, Las Palmas, Canarias. — Persona intuitiva 
y poco práctica. Es un idealista que se deja llevar 
siempre por los caprichos de su fantasía. Es domi- 
nante, absorbente, y no puedo menos de compadecer 
a las personas que tengan que estar bajo su dominio 
porque anulará usted todo intento de independencia 
en ellas y las hará sufrir innecesariamente y sin usted 
mismo desearlo. Es usted afectuoso, pero poco 
demostrativo; y sincero, pero inclinado a la crítica, 
aunque siempre justo. 

Magalí, Sin ciudad. — Ama usted el lujo y tas bellas 
cosas de la vida. Una vida de éxitos sociales seria 
para usted la verdadera felicidad. Es apasionada, 
pero no hasta el punto del sacrificio de sus gustos en 
aras del amor. Tiene la cabeza firme cuando se trata 
de renunciamientos que afecten a su plácido vivir. Un 
poquito egoísta, en suma. Si lo fuera menos, ganaría 
más, y seria verdaderamente deliciosa, porque es muy 
atrayente y simpática. 

Lil, De un pueblo venezolano. — Expléndida personali- 
dad, que puede ejercer gran influencia en cuantos la 
rodean. Acierto extraño en la selección de libros y 
música, a cuyas dos cosas tiene decidida afición, con 
indudables disposiciones para la última. Su carácter 
es un poco reservado y rara vez se entrega por com- 
pleto a una amistad expansiva. Tiene que estar muy 
segura de que vale la pena conceder un poco de su 
afecto y confianza, para prodigarla a la persona que 
a usted se acerca. 

J. R. J., Manila, Isleis Filipinas. — Como el poder 
recordar en que número se publicó la contestación a 
su consulta sería más difícil para mí que buscar una 
aguja en un pajar, le agradeceré que repita su consulta 
que, de venir su carta escrita a mano, le hubiera 
hecho otro análisis en este níimero, y tendré sumo 
gusto en complacerle. 

Electra B., Habema, Cuba. — Persona metódica, que 
nunca tiene nada por seguro y no se deja alucinar por 
ningún señuelo. Cerebro priviligiado que sin esfuerzo 
aparente adquiere cada día nuevos conocimientos. 
Memoria magnífica y condiciones naturales para el 
ejercicio de la abogacía. Es ambiciosa y no le seria 
difícil, dadas sus condiciones, llegar a donde quisiera. 

Josefina, Habanet, Cuba. — Cansancio mental, que la 
ocasiona una falta de interés en lo que la rodea. 
Sentimiento constante de disgusto y de tedio. Poca 
memoria. Se debe todo posiblemente a un desencanto 
que domina su sistema nervioso en los momentos en 
que escribe. 

Talofa Li. — Carácter vivo, vehemente y muy intere- 
sado en el movimiento literario y artístico de la 
actualidad. Le falta fijeza en sus gustos y no sabe 
exactamente lo que desea. Simpatías y antipatías muy 
marcadas e incontrolables. Cuando no la gusta una 
cosa a una persona, no hay razonamiento humano que 
le haga transigir con ella. La otra letra que manda 
para el análisis es la de una persona un poco frivola y 
superficial en la que no se puede confiar mucho, no 
en las cosas graves de la vida, sino en su palabra 
sena para una cita, un secreto, etc. Es agradable de 
trato, pero falta de seriedad. 

Cacique Tipitapa.— Managua, Nicaragua.— Carácter 
mdeciso, falto de arranque. Es usted de esas personas 
que "se ahogan en poca agua," como vulgarmente se 
dice, y que ve barreras infranqueables donde no hay 
sino diminutas vallas que saltar. Se amarga la vida 
sin motivo serio y, aunque le parezca raro esto que 
voy a decirle, la razón de todos sus sinsabores es 
precisamente su afán de no hacer resistencia al sufri- 
miento y de no querer luchar, lo que a fin de cuentas 
viene a hacerle sufrir más. Es decir: que usted sufre 
por pereza para sacudirse de encima lo que le hace 
sufrir. Cuando encuentre algún obstáculo en su 
camino, déle la cara francamente y quíteselo de 
delante de un zarpazo seguro y certero; pues de 
seguir como hasta ahora, no le faltarán nunca calami- 
dades de que lamentarse. 



¡YA ESTA A LA VENTA! 

el más elegante y atractivo álbum de 
estrellas del cine que se ha publicado. 
Con los retratos y biografías de todos sus 
favoritos, y. . . . 

¡AL MISMO PRECIO DE ESTA 
REVISTA! 

"DESFILE de ESTRELLAS" 
el Álbum de Cine-Mundial 



P 4 g i n a 5 1 



Cin«-Mundla! 



SOLAMCNTt íl 



^IDWttT 



PUtDt OÍRKÍR A LISTÍD Ll NltVO 
Y tXCLUSIVO CLADRANTt 
D£ fUNCIÓN MÜLTIPLt 



gflS^^ 



^XP~~'7l' 



-> 



^¿¿^4^^ 



j^* 



^^ 



.ts, W 



mtMs, 



iS^l 



•í-LJjlXJ 



ÍM. 



4-i- 



iOBl 



natcL 







/ 



h. 



a" 



CINCO BANDA) PARA TODA ONDA 



$OLAM£NT{ £L MIDW»T CUBR£ GAMAS 
^^^--^ ^ D£ 9 A 2,400 

^ METROS 



^ 



n 



lE» 



:r^ 



■^r* 



Características del Nuevo Tipo de 
Cuadrante Midwest 



TUBOS 



ESTE cuadrante ha sido diseñado para respon- 
der a la demanda de los tiempos presentes, 
I y no es precisamente un cuadrante de aero- 
plano, como generalmente se entiende. Es un cuadrante que ejerce 
muchas funciones. La Midwest garantiza ahora que personas sin 
experiencia pueden conseguir buena recepción de estaciones 
extranjeras. Pídanos una miniatura del cuadrante giratorio que 
muestra claramente las ventajas de estas notables características: 

1. Cuadran-fe calibrado en kilociclos, megaciclos y mefros 

2. Está provisto de un espacio en blanco para poder anotar las letras de las 
estaciones recibidas, para uso futuro 

3. Sintonización de Acción Lenta-Rápida Suave 

4. Indicador de Estaciones en Grupo 

5. Luces Guías para facilitar la sintonización 

6. indicator Automático Select-O-Band 

7. Marcador Iluminado del Indicador 

8. Sintonización Silenciosa — Un adelanto sobre la sintonización en metros 

9. Sintonización Centralizada. 

¿Por qué la Midwest está vendiendo cada día más radios de Toda Onda para 
eí extranjero? ¿Por qué muchos agentes y distribuidores después de hacer 
comparaciones se deciden por el Midwest? Porque el Midwest ofrece más 
ventajas para hacer ventas, y como consecuencia mayores oportunidades para 
ganar dinero. ¿Quién más podría ofrecer a usted a los bajos precios de 
fábrica de la Midwest estas ventajas de 50 características avanzadas, muchas 
de las cuales (como el cuadrante de Función Múltiple) son exclusivas del Mid- 
west, diseño avanzado, construcción de precisión, garantía por un año y de 
recepción de estaciones extranjeras? Considere y después decida. 



MIDWEST RADIO CORP. 

DEPT. Íga-CINCINNATI. OHIO, U. S. A. 

Establlshed 1920 Cable Address Miraco All Cedes 



fí{C£PaON D&fíTACIONf EXTRANJERAS GARANTIZADA 



50 S£NSACIONAL« ADtLANTOÍ 
ASOMBRAN AL MUNDO ! 

Recepción de Alta Fidelidad 

Este radio mejor, mayor, más poderoso, 
de sonido más claro y superselectivo, ase- 
gura al que lo usa un realismo perfecto 
y un tono o sonido claro como el cristal. 
Con este radio podrá V. percibir notas e 
inflexiones de la voz que no puede V. 
percibir con otros radios. 

Un Radio para Cada Rosillo . . . 

Para Cada Largo de Onda y 

Para Cada País 

El chasis que arriba se muestra, se usa en 
los cinco siguientes modelos populares da 
16 tubos, de alta fidelidad para toda 
onda, fabricados especialmente para la 
exportación: J-16, L-16, M-16, S-16, y 
EP-16. Además, la línea Midwest com- 
prende: un radio de 10 tubos estilo con- 
sola y de mesa, para toda onda — un radio 
de 5 tubos modelo de mesa Dual Wave 
para corriente CONTINUA Y ALTERNA 
y un Radio Todo Eléctrico para Automóvil, 

Tal vez <• «ncuentre vacante I 
agencia en tu territorio. Escriba- 
nos o eablegraf laño* con toda 
confianza. Camblanas las refo 
rendas eomertlales de costum- 
bre. A solicitud, enviaremos a 
V. un ejemplar de nuestro 
catálogo 1935 de 40 pAglnas 
en cuatro colores para la 
exportación, que acaba de 
salir de la prensa. 




Enero, 19 35 



P é t; i r. a 5 9 



PARA COMBATIR 
PERMANENTEMENTE 
EL ESTREÑIMIENTO 



He aquí un laxativo que usted puede tomar 
toda la vida — todas las noches si necesario — 
sin temor de malos resultados. La fórmula es 
del médico inglés el Dr. Brandreth. Seis in- 
gredientes i'cgctalfs provenientes de seis dife- 
rentes países, contribuyen a la perfección de 
este remedio. 

Las pildoras de Brandreth están hechas para 
aquellos que desean continuar sus ocupaciones 
normalmente — y bien — sin arriesgar malos efec- 
tos; — no para quienes buscan una acción rápi- 
da y violenta. Como las pildoras de Brandreth 
obran solamente sobre el intestino grueso, no 
interrumpen ni descomponen la digestión. Su 
acción es lenta y no irrita: pero es completa. 
Tan favorablemente han sido acogidas que hoy 
son las preferidas en 26 países. Millones las 
usan a entera satisfacción. 

Líbrese de la esclavitud de catárticos y pur 
gantas. Ponga las Pildoras de Brandreth a la 
prueba por dos semanas y vea los resultados. 
Las Pildoras de Brandreth pueden obtenerse 
en casi todas las farmacias del mundo. No 
acepte substitutos. Gen-3'í 




¡¡MUCHO 
CU¡DADO!i 

V^ ue esa mojada no le traiga 
un catarro. Para evitarlo de 
manera radical tome dos table- 
tas de Laxativo Bromo Quinina 
Grove al acostarse y dos al le- 
vantarse. Obra de la noche a la 
mañana. 



Íromo qíüínina 



^^' RADIO 

televisión- 
películas PARLANTES 



Vl«p¿m-EN SU mOPlA CA&A— pm ux- 
húft 6mmm m bcnpo f¿re a ocupuiáo ut^o 



4t 12)40 a llOOOO DIv pot umitu. V? 
r Mniiw* hitn ptefrti- 
* 10 E4^pm (k lUiw CILATI5 
fta m \Atitmtr^t piiuxa cxpauncnuL Exf 




GRATIS 

Sin Coito Adicional 



INSTITUTO DE RADIO Dcpt. 31Z 

'lüjl io. iküKlwajT, Un Angelo, Olifornu. B. U. de A. 

Apukutú me envmi tu folleto GRATIS, "Suj OpotPinidaJe» 
en Rjdjo" 



.CIUDAD. 
.PMi 



FETA 




Inconforme, Polo Norte, Centro América. — Su carta 
me interesa muchísimo. Me halaga y me enorgullece 
un poco su contenido. A pesar de su fecha lejana, 
acaba de llegar a mis manos. Es éste un pequeño 
inconveniente para la respuesta desde mi sección. El 
que me consulta debe poseer ante todo la virtud de 
la paciencia. Pienso que a veces mis consejos y adver- 
tencias no tendrán razón de ser porque habrá pasado 
la oportunidad de emplearlos. No importa, de todos 
modos, ya que, si no el propio interesado, otros se 
beneficiaran si hay algo de acertado en mis respuestas 
como me dicen muchos, y uno de ellos usted. Com- 
prendo perfectamente el estado de su espíritu hasta 
tal punto que haciendo una escepción — tal vez única 
en la norma de conducta que forzosamente debo adop- 
tar con mis lectores — voy a pedirle que me envíe su 
dirección particular para contestarle con la extensión 
que merece, y que no podría emplear en la revista. 
Él curso de Literatura Castellana que desea lo puede 
tomar de la Columbia University, de Nueva York. 
Escriba al Secretario pidiéndole detalles. Le aprove- 
chará mucho y le servirá de válvula de escape. Lo 
de la colaboración no es posible. Pero si le gusta 
escribir, como creo sinceramente que tiene condiciones, 
puede escribir una novela diario, sirviendo usted mismo 
de protagonista. Sería muy interesante y tal vez en 
esta forma podría usted mismo hallar la solución 
acertada de su problema. 



A. M. Dolmaui, Haití. — No se descorazone. El retraso 
mental de la niña se debe a sus constantes enferme- 
dades y a la falta de asociación con otras niñas de su 
edad por causa de su salud. Pero desde el momento 
en que su cerebro funciona perfectamente y no es 
idiota, ni sordo-muda, no tiene usted razón para 
desesperarse. Póngala una maestra especial por algún 
tiempo y estoy seguro de que en unos cuantos meses 
podrá asistir a la escuela y ponerse en sus estudios a 
la par de las demás niñas de su edad. Con respecto 
a la mayor, el caso es distinto; pero tampoco debe 
preocuparse. Seguramente la han tenido ustedes 
acostumbrada desde pequeña a consentirla todos sus 
caprichos en cuanto derramaba unas cuantas lagrimi- 
tas. De ahí que ahora que 'ya es grande siga con la 
misma costumbre. Déjela que llore. No hay mejor 
lavado para los ojos que el de las lágrimas. Eso irá 
ganando. Por lo que me dice es una chiquilla injusta, 
neurótica y ecroista. A los 16 años debe saber bien 
cuál es la situación actual de su familia y no exigir 
desembolsos que no pueden hacerse, aunque se ponga 
corno pretexto el desearlos para perfeccionar la edu- 
cación. Son muchas más las mujeres que no tienen 
carrera que las que la tienen, así es que el caso de 
ella no será una marcada escepción. Máxime cuando 
nunca ha demostrado un gran amor al estudio. Usted 
y su esposo tienen toda la razón y deben mantenerse 
en ella. 



Ju2tna de Arco, Vígo, España. — j Dónde habrá 
estado su carta metida que hasta ahora no rae llega 
su felicitación del 33? De todos modos muy agra- 
decida siempre al recuerdo de una amiga tan cons- 
tante. ¿Qué hubo de su matrimonio? A mi vez yo 
deseo que sea siempre muy dichosa. 

Pagliacco, Buenos Aires, Argentina. — Una cosa es 
lo que ustedhaya podido leer con referencia a la per- 
sona por quien se interesa en su carta, y otra que 
yo le aconseje que se ponga al habla con ella para el 
asunto que desea y menos aún que haga un larguísimo 
viaje para quedar bajo su tutela artística. iSi que 
estaría usted lucido, amigazol Olvídese de esto 
porque, bajo mi palabra de honor, le aseguro que no 
hay nada que hacer en ello. En Buenos Aires tiene 
que haber personas capacitadas para enseñarle; pero 
si usted no lo cree así, lo mejor que puede hacer es 
ir a Italia si quiere adelantar algo. 

Cacique Tipitapa, Managua, Nicaragua. — Su imagi- 
nación le hace ver una tempestad en un vaso de agua. 
No hay problema alguno en su caso. Ignoro los 
prejuicios que puedan existir en Nicaragua sobre el 
caso, pero en Castilla la Vieja, cuando yo era niño — 
y I ya hace tiempo de estol — he conocido nada menos 
que tres casos como el suyo, sin escándalo para nadie. 
Fijese que le hablo no sólo de España, la católica y 
vetusta, sino de Castilla la Vieja, es decir de la región 
donde imperan la severidad de los principios y la 
inflexibili'lad de la religión. Y los matrimonios de que 
le hablo eran todos felices, respetabilísimos y con- 
siderados en la alta sociedad a que pertenecían. Deje 
escrúpulos a un lado, hable con su hcrm.Tna. hable 
con la muchacha, cásese y sea dichoso, sin remordi- 



miento de conciencia alguno. No sea usted más pa- 
pista que el papa, amigo mío. Doy su carta al 
grafólogo, como desea. 

NRA, Habeina, Cuba. — No conozco ninguna casa que 
se dedique al comercio que le interesa, como no sean 
las fábricas de juguetes. Siento no poder complacerle. 

Celina, Ceunagüey, Cuba. — He recibido su carta con 
bastante retraso. De todos modos, mandé la que 
usted enviaba a su destinatario, que hace ya tiempo 
que está en Méjico, y espero que la habrá recibido. 
Muy gustoso de complacerla en su petición. 

Carióse, Barranquilla, Colombia. — El remo y la na- 
tación pueden ayudarle para conseguir lo que desea. 
Le quedan todavía cuatro o cincos años para crecer, 
por lo que creo que no debe desesperarse, pues a lo 
mejor durante ellos crece usted más de lo que quisiera. 
La cuestión del baile es cosa que no puede enseñarse 
por correspondencia y si en esa ciudad no hay aca- 
demias de baile, tendrá usted que aprender bailando 
con sus amigas, lo que no me parece imposible ni 
difícil, ya que así es como aprende la mayoría de la 
gente. 

Lawyer, Colombia. — Llega un momento en la vida de 
los hombres en que no deben mirar atrás, sino ade- 
lante. Esto, en el orden sentimental, es tal vez más 
importante que en ningún otro, puesto que de la 
favorable solución del problema depende la felicidad 
personal y la tranquilidad para poder buscar en el 
trabajo o en el estudio la solución de otros problemas, 
económicos, políticos o sociales que hagan un triunfo 
o un fracaso de la vida. Nadie tiene, pues, derecho 
a estorbarnos ni a ponernos obstáculos en el camino. 
Ni siquiera nuestros padres. Lo más que pueden 
hacer éstos es dar un consejo a tiempo, pero nunca 
imponer su voluntad en estos tiempos que corren. Si 
la muchacha a quien usted quiere fuera de dudosa 
moralidad, todavía estaría justificada, hasta cierto 
punto, la oposición de su madre a sus amores. Siendo 
como usted dice buenísima y con el único defecto de 
ser pobre, las lágrimas de su madre no me parecen de 
amor, sino de egoísmo. Por doloroso que parezca, el 
amor maternal está compuesto muchas veces de una 
gran dosis de egoísmo, por el que se cometen toda 
clase de injusticias. Mi consejo en su caso es el de 
que hable claro con su madre y la exponga sus 
razones para tratar de compaginar los mutuos senti- 
mientos e intereses, obteniendo así la realización de 
las tres cosas que anhela, todas perfectamente justas 
y compatibles. Pero si no logra convencerla, lo que 
sería ya un caso de terquedad manifiesta, debe seguir 
su camino sin remordimientos ni preocupaciones. No 
solamente no se ha de morir su madre por esto, sino 
que al verle feliz con la mujer que le quiere y a 
quien quiere, es seguro que cambiará de modo de 
pensar y le acogerá de nuevo a su lado. Queda una 
tercera solución. La de esperar a que el tiempo 
suavice las asperezas, continuando mientras tanto sus 
estudios. 



Vera, San José, Costa Rica. — No crea usted que es 
el suyo un caso aislado. Recibo muchas cartas por el 
estilo y si usted lee esta seccin se habrá dado cuenta 
de ello por mis respuestas. Es usted demasiado cons- 
ciente de sí misma y por eso padece de esa timidez 
que es efectivamente una remora en su trabajo. 
Olvídese de su propij personalidad y no se preocupe 
más que de lo que hace, sin tomar a mal las adver- 
tencias de sus jefes. Procure hacer vida de sociedad, 
manteniendo relaciones amistosas con sus compañeros 
de oficina, y verá como sin darse cuenta va venciendo 
su carácter y haciéndose un buen puesto en el mundo 
de los negocios, para lo que usted misma reconoce que 
se halla capacitada y preparada. 



G. M. México, D. F. El hecho de que usted no 
haya sido aceptada para la pantalla por sus dientes 
amarillentos y deslustrados no debe desalentarla. 
Ahor.-i puede limpiar, blanquear y lustrar su dentadura 
— casi al instante. En la página 67 encontrará descrito 
este método moderno y eficaz. (Anuncio) 



PAg¡ 



60 



Cin«-Munclial 



Muñecas No Más 

[Viene de la página 43) 
cobrar poco a poco forma en la claridad de la 
luna que entra por la ventana. Ahora se ade- 
lanta hacia él, ahora le sonríe, ahora le tiende 
los brazos. Y ya empieza a desvanecerse, y ya 
no es más que huyente visión, aérea criatura en 
la cual son apenas discernibles los ojos. ¡Estos 
ojos tan límpidos, tan llenos de promesas, tan 
velados de ternura, tan lucientes de amor! 

Desde entonces no ha vuelto él por entero 
a la realidad-. Va a sus quehaceres como de 
costumbre, lleva en apariencia la misma vida 
de antes;» pero, sigue viviendo en el hechizo, 
tiene la mente suspensa en la región extraordi- 
naria adonde lo llevaron la poesía, la nicotina y 
el alcohol;aqueIla tarde de un sábado de otoño. 
Durante los días siguientes a ella sólo se de- 
tiene a contemplar la muñeca por unos minutos, 
cada anochecer, cuando, de regreso de la ofici- 
na, va hacia su casa. Más adelante sacrifica 
parte de la hora de que dispone para almorzar, 
veces hay en las cuales se queda sin almorzar, 
por ir a verla. Ahora, a más de la visita del 
mediodía, madruga para visitarla también cada 
mañana; y pasa cada tarde largo rato, como en 
éxtasis, frente al escaparate donde la muñeca, 
siempre la misma, se le ofrece con seducción 
siempre nueva. 

Nadie está al tanto de su insensato amor ni 
tan siquiera lo barrunta. A nadie, sin que lo 
tomara por loco de atar, podría él confiarle este 
secreto venturoso. Pues sus amigos, los mismos 
que, como le sucedía antes a Alfredo, pierden 
el seso con las muñecas de los coreográficos o 
de los cafés cantantes, serían incapaces de en- 
tender que haya quien pueda enamorarse de un 
maniquí, de una muñeca de cara de cera. 

¿Maniquí? ¿Muñeca? Hace ya algún tiempo 
que no lo es, que no puede serlo para Alfredo 
Vargas. Sabe él, aunque no acertaría a expli- 
carle a nadie el porqué; aunque ni aun a sí 
propio pueda explicárselo razonadamente; sí, 
sabe él, con certeza más segura que las del 
conocimiento lógico, a qué sea a lo que deba 
atenerse en cuanto a esto: lo que a todos les 
parece muñeca no es tal cosa: es criatura vi- 
viente, encantada criatura que tan sólo a él se 
ha revelado en el íntimo sentido de su existen- 
cia. Y, ¿no es en penetrar de tal manera en el 
recóndito misterio de otra vida ; en ver, en en- 
tender, en sentir, en gozar y en poseer en esa 
vida lo que ningún otro sino el amante alcanza 
a percibir en ella en lo que consisten la fuerza 
y el deleite del verdadero amor? 

Por obra de este amor, quien como Alfredo 
no fué nunca muy comunicativo ha acabado por 
volverse más reservado, por pasar a huraño, 
por caer en misántropo. El entontecedor, pero 
necesario, trabajo cotidiano le ocupa la mayor 
parte del tiempo; el creciente afecto que lo une 
a Ella le llena, le hinche la vida: ¿a qué fre- 
cuentar amigas que no le interesan; amigos con 
quienes fuera casi profanación hablar de lo 
único que le importa a él ? 

Una tarde, cuando ya la primavera ha em- 
pezado a sonreír en la tierra, y también dentro 
de su alma, brota en ésta la idea: si Ella es su 
único anhelo, el centro a que tiende irresistible- 
mente toda su vida: ¿por qué no hacerla suya? 
No aparece demasiadamente difícil la reali- 
zación de lo que a! principio se le antoja un 
sueño. Lo moderado de sus gastos desde que 
empezaron los extraños amores que tan apar- 
tado del mundo lo mantienen ha ¡do dejándole 
varios dólares sobrantes todas las semanas. 
Además, buscará algún trabajillo fuera de ho- 
ras, se mudará a un cuarto más barato, cerce- 
nará algo en las comidas, en suma, hará cuanto 
sea menester para reunir en el plazo más breve 
posible el dinero que calcula necesitar. 




Haga Recobrar 
a su Esposo su Buen Humor 



La vida es hoy bastante dura para amargarla más con 
dejarnos perder las energías; pero el peor de los males 
modernos es el estreñimiento común. Cuando un hombre 
se halla libre de sus efectos deprimentes sus problemas 
no le abruman tanto. 

El medio más simple y agradable de devolver al cuerpo 
su regularidad natural es tomar dos cucharadas diarias 
de un alimento cereal verdaderamente delicioso. Kel- 
logg's All-Bran ejercita los intestinos, los tonifica, y 
purifica la sangre. Su eficacia llega a curar la mayoría 
de los casos de estreñimiento. 

Sírvase el All-Bran con leche fría, solo o con otros 
cereales. De venta en todas las tiendas de comestibles. 




ALL-BRAN 

(Todo-Salvado) 

El remedio benigno y natural contra 
el ESTREÑIMIENTO 



ÁLlrBRÁN I 




Enero, 1935 



Página 61 




¡NO! 



—Si hay algo que envejece el rostro— que 
hace aparentar más edad, son los labios 
pálidos, descoloridos, como marchitos . . . 
¡Pero sería peor "pintarlos" usando lápi- 
ces comunes ! Lo ideal es intensificar el 
color natural de los labios, prestarles nue- 
vo aspecto de juvenil lozanía ... y para 
ésto fué creado el Tangee. No es pintura. 

PARECE ANARANJADO— SE VE ENCARNADO 

Tangee es anaranjado en la barrita. Pero 
en sus labios, cambia a encarnado. No a 
un rojo chillón— sino al preciso matiz rosa 
que mejor armoniza con su rostro. . . . 
Por eso los labios se ven de apariencia tan 
encantadoramente natural. Tangee tiene 
además la ventaja de ser a base de cold 
cream que protege y suaviza. En lugar de 
dejar una capa grasienta, como forman los 
lápices ordinarios, Tangee intensifica el 
color natural de sus labios. Es también 
más durable. Si desea un tono más subido, 
pida el Tangee "Theatrical" — especial 
para uso profesional y nocturno. 

SIN TOCAR-Los labios sin 
jetoque casi siempre parecen 
marchitos y avejentan el rostro. 

PINTADOS — ¡ No arriesgue us- 
ted parecer pintada ! A los hom- 
brc-s desagrada ese aspecto. 

CON TANGEE-Se aviva el 
colornatural, realza la bellezay 
evita la apariencia pintorreada. 







La tez tampoco ha de 
verse pálida ... ni 
"pintada". Use el 
colorete Compacto 
Tangee que cambia 

de matiz Viene en 

estuchecitos de metal, 
rellenables. Es econó- 
mico. También en el 
tono Theatrical. SE 






fl Lápi* de Mé$ Fama 

£¥ITA ASPECTO PINTORREADO 



Envíe Por Este Estuche Prueba 

Thn Oíwoí W. Luft Co,. Ine. r.M 1 :i5 

417 Filth AȒnue. New York. U. 8. A. 
Por 20c en m(>neda ■merleana o tu equiv;ilrnte «n 
mMiflda d« mi pal« o tellM de correo, que Incluyo. 
timnM enviarme un Juego miniatura con mue«tra« 
de la« »rennel«ne« Tin0<* y (otietot. 

Nombra 

DlrM«l«ii 

Cluéaá Pali 



Pasa la primavera, pasa el verano, y los co- 
mienzos del otoño encuentran al amante con 
ahorros que juzga suficientes para poner por 
obra su deseo. La primera persona con quien 
tropieza cuando, con el corazón saltándole de 
alborozo en el pecho, entra a la tienda es con 
el dueño: un israelita amojamado, de nariz 
ganchuda y ojos recelosos y crueles de ave de 
rapiña. Cinco minutos bastan a que se entien- 
dan el mercader al cual se le ha colado por las 
puertas la ocasión de colocar una mercancía 
por el triple de su valor y el soñador que ve 
acercarse el momento de tender los brazos hacia 
su sueño. Cerrado que queda el trato, dirígense 
los dos al escaparate. Ya allí, pesaroso de ha- 
ber pedido menos de lo que a buen seguro hu- 
bieran consentido en pagarle, el ladino israelita 
quiere enmendar su imperdonable yerro subien- 
do el precio. Para justificar tal proceder, finge 
equivocarse de muñeca, y cuando el otro le ad- 
vierte que no es la que él se dispone a entre- 
garle la que desea comprar, representa a mara- 
villa la comedia de la sorpresa. ¡ Ah ! ¿conque 
se trataba de ésta, del orgullo de la tienda, del 
maniquí importado de Alemania, para hallar 
algo que tan siquiera se le compare de lejos 
correría en vano su cliente toda Nueva York, 
hasta todos los Estados Unidos? Pues, franca- 
mente, no ha entrado nunca en sus cálculos 
desprenderse de tan precioso objeto. Empero, 
por no dejar a su cliente que salga de allí con 
las manos vacías. . . . Por supuesto, el precio 
no podrá de ninguna manera ser el que han 
ajustado: se trata ahora de una verdadera obra 
de arte, de una muñeca que parece una mujer, 
de un maniquí desarmable, enteramente articu- 
lado, al cual puede uno colocar en cualquiera 
postura. . . . 

Habla, habla, habla el hijo de Abraham, y 
no para mientes en que está echándolo todo a 
perder con su viveza. Porque, en tanto que él, 
uniendo la acción a la ponderación, levanta 
con mano atrevida las ropas del ídolo, el ena- 
morado va rindiéndose a la realidad de que 
el cuerpo adorado es sólo grotesco conjunto de 




Liborio Justo, distinguido escritor argen- 
tino, de paso en Nueva York, cuya obra 
"Tierra Maldita" le ha conquistado el 
aplauso unánime de la crítica de su país. 
El Sr. Justo, que escribe con el seudónimo 
de "Lobodón Garra" , ha recibido manifes- 
taciones de aprobación de diversos periódi- 
cos y escritores europeos, y se le ha ofrecido 
traducir la obra a varios idiomas. 



palitroques y resortes; de que el regazo donde 
tanto ha soñado con reclinar la cabeza lo for- 
man dos trozos de madera; de que Ella, en 
suma, es un maniquí, una muñeca, un trasto. 

Ante el asombro, el pasmo, la consternación 
del hijo de Abraham (que lo persigue hasta 
media calle rebajando dos dólares a cada cinco 
pasos), Alfredo Vargas huye de allí. Muñecas 
de carne y hueso, con cara de ángel ; muñecas 
de palo y resortes, con cara de mujer: todas son 
lo mismo, todas son eso . . . ¡muñecas, muñecas 
no más! 



¿Con quién...? 

{Viene de la página 15) 
casa. . . . Era muy rico — jganó más de un 
millón de dólares! — y toda su fortuna la puso 
a la disposición de la que entonces era su es- 
posa, una norteamericana también muy rica, que 
le arruinó o poco menos, obligándole a rehacer 
su posición económica, lo que muy difícilmente 
pudo lograr. . . . Cuando la esposa murió (trá- 
gicamente, en un accidente de automóvil) lodo 
el dinero de Antonio estaba a nombre de ella, 
y a estas fechas, por ineludibles trabas judicia- 
les, aún no pudo recoger la herencia que legí- 
timamente le pertenece y que todavía asciende 
a muy cerca de medio millón. . . . Pero a Mo- 
reno no le preocupa eso. Con su trabajo per- 
sonal gana más de lo suficiente pai-a darse vida 
de príncipe. Y ahora que le sonríe Kay Fran- 
cis, es feliz. . . . 

Antonio vivía en Crestmont: en un verda- 
dero palacio a la moderna, que a él siempre 
le pareció demasiado fastuoso para un hombre 
tan sencillo como él. ¡Y se lo regaló a los 
pobres! Hoy es un asilo de ancianos. Y él vive, 
modestamente, en el Club Atlético de Hollywood 
y precisamente en las mismas habitaciones que 
algún tiempo ocupó nuestro querido camarada 
Fernandez Cué, ahora en España y de vuelta, 
espiritualmente, en este mismo Cine-Mundial 
que él honraba y honra con sus colaboraciones. 

Cuando le preguntamos a Antonio por Kay 
Francis se limita a decirnos: 

— Es una dama y merece todos nuestros res- 
petos. ¿Qué más puedo decir? Estuve a punto 
de hacer una película con ella, en los estudios 
de la First National, pero Michael Curtiz, el 
director, tuvo la culpa de que se supendiera la 
filmación. . . . ¿Por qué motivo? ¡Que lo diga 
él ! Yo estaba encantado con mí papel, y fran- 
camente confieso que me deleitaba actuar con 
la divina Kay. . . . ¡No pudo ser entonces! . . . 
Pero otra vez será. ... Y esto es todo. . . . 

Fué entonces cuando Antonio intimó con la 
Francis, cuando la dio lecciones de baile anda- 
luz, y cuando se retrataron juntos. ... Y, se- 
gún Antonio, eso fué todo. . . . 

— Pertj — le interrumpimos nosotros — ¿no es 
cierto que se les ha visto juntos en muchas 
partes? . . . 

— Eso dicen, y no es cosa de que yo lo repita. 
¡Allá cada uno con lo que dice! Del dicho al 
hecho, hay gran trecho. . . . 

Ante tan hermética discreción no debemos 
insistir. Demos tiempo al tiempo, y el tiempo 
dirá. Nosotros ya hemos dicho bastante. 
Hollywood, 1935. 



\N0 BUSQUE UD. MAS\ 

Ya está vendiéndose el Álbum de Estrellas 
del Cine que Ud. quería para su biblioteca. 
Acuda a cualquier librería, puesto de publi- 
caciones, cinema o almacén y pida un 
ejemplar de 

"DESFILE de ESTRELLAS" 

el Álbum de Cine-Mundial, que se vende al 
mismo precio de la edición corriente de esta 
revista. 



Péql 



62 



Cine-Mjndial 




Enero, 1935 



Página 63 



Ambas, 
MADRE E HIJA, 

prefieren 




lo mismo 
que diez millones 
de otras mujeres . . . 
porque saben que: 

es absolutamente inofensivo . . . 
está a prueba de llanto . . . y no 
irrita en lo más mínimo . . . 
Y es la forma más sencilla y rápida de dar a 
las pestañas apariencia de abundantes, espesas 
y obscuras, con lo cual los ojos resultan más 
grandes, más brillantes y más expresivos. 
Así tenga quince años o cincuenta, toda mujer 
sabe que Maybelline es el cosmético perfecto 
para transformar instantáneamente las pestañas 
en espléndido, negro fleco. Las damas exigentes 
no ignoran tampoco que — sea cual fuere su edad — 
disponen, en Maybelline, de un afeite cuya 
pureza y eficacia están garantizadas por la 
aprobación de las más prominentes autoridades 
en cuestión de belleza. 

Envasado en un precioso estuche rojo y oro, el 
cosmético Maybelline se vende dondequiera que 
hay artículos de tocador. Lo hay negro, castaño 
y azul — que es nuevo. Para estar segura de la 
mejor calidad y de lo inofensivo de la aplicación, 
exija usted siempre Maybelline genuino. Cóm- 
prelo hoy mismo. 




MAYBELLINE CO. 

5900 Ridge Ave., Chicago, III., E. U. A. 

BI .VO OI'.TIE.NK Vi). M AYIii;i,I,INK EN LA BO- 
TICA. I'IDM.A A NUKSTRO AOfTNTE EN SU PAÍS 
Bollvla — Carloj Vlañ» B.. La Pa?,. 
Brull — A. Kuoch, Háo Paulo. 

Canary lilandt — Juan J. Kcmanrlez Marton. Las Palmas. 
Chilí Viru,r Panayotll .M., Santiago. 
Colombia- -liberto Yppíí B.. Arnimla. Caldan. 
Cotia Rita— E. de McTírrlIlc, San Joif. 
Cuba- -I.ibra'lo Lalc. Habana. 

Bep. DoBiInleana^Kre'liljr 71. Eiplnal, Sanio IJomlniiO. 
Ecuador — fíulllíTmo I>opí*7, N., Quito. 
Cualfmal» Prciilkc P.ro«. k >''>., Guatemala. 
Hondura»—- íif'Korlo K. Itlicrn *c lo. Han Pedro Sula. 
Milito -HanhoTTi í!roih<-r<. S\'%\rn, D. F. 
Nicaragua — Julio C. Lacayo, .Ir.. I^ín. 
Panamá — líereuldo ft f'o.. Panam4, 
Prrú II Nndal ác Cn.. Lima. 

Phllippina Idandt— John C. Hollín te Co., Manila. 
Pufrlo Rico ,\. Manuarh, Han Juan. 
Salvador -ríhcT. * Co . Han Salvador, 
Spaln V'VT)rr, Vtmft. Madrid. 
Uruguay '' -' ' Vjiiarlr'.. .MmiiTld". 
Vfn«7uiila ViMVi.'ii K <\t. Catara- 



^tt EL ^ím 

1^ foe- ELENA 6t LA TO^?^ A 





El cuidado 
del cabello 

P N mi primera visita a Hollywood, rae 
*— sorpendió un anuncio de los que invariable- 
mente se ven ahora en los salones de belleza: 
"Dry finger wave". "Wet finger wave''. 
("Ondulado a mano, seco; Ondulado a mano, 
húmedo.") 

Atendiendo de preferencia a la comodidad 
que para mi representaba el no tener que 
permanecer un par de horas bajo la máquina 
de secar y deseando además conocer el 
procedimiento, que yo ignoraba, de este rizado 
en seco, entré en uno de los más conocidos 
salones de belleza del Hollywood Boulevard, 
pidiendo que me hicieran un "dry finger wave". 

Para mi completo asombro, la muchacha que 
me atendía comenzó por empaparme la cabeza 
con la loción gomosa de costumbre. Y al interro- 
garla yo qué es lo que significaba entonces el 
famoso "ondulado seco", que por todas partes 
se anunciaba, soltó la carcajada burlándose 
graciosamente de mi soberana ingenuidad. El 
ondulado seco era el que, después de hechas 
las ondas, se sometía al aire caliente de la 
máquina; y el ondulado húmedo el que se 
hacía por el mismo procedimiento, mar- 
chándose la cliente apenas hechas las ondas a 
secarse el pelo en su casa, o a no secárselo, 
si tal era su gusto. 

Confieso sinceramente que me quedé espan- 
tada ante la idea de salir por la calle con la 
cabeza empapada en la loción gomosa, 
exponiéndome a coger una neuralgia, "una 
tortícolis, o algo peor por causa de la humedad; 
pues una de las cosas que los especialistas del 
cabello recomiendan insistentemente es la de 
que no se permita a las clientes que salgan 
a la calle hasta que el cabello se halle com- 
pletamente seco; sobre todo si el tiempo está 
in'imedo o frío, para no exponerse después a 
serias reclamaciones, en caso de negligencia 
por su parte. 

A MIS consideraciones sobre este punto, me 
replicó la muchacha que no era economía 
de dinero, sino de tiempo, lo que las clientes 
buscaban. Y como por entonces no encontré 
la respuesta falta de lógica, tuve que callarme. 
Hoy las cosas han camliiado no poco en los 
procedimientos. Y aunque en los salones de 
lieileza de Hollywood sigue anunciándose el 
ondulado en la misma forma, el anuncio no 
tiene ya razón de ser. Entre las máquinas 
de secar modernas hay una en el mercado que 
seca rápidamente y que elimina así la forzosa 
necesidad en que se veían muchas señoras de 
salir a la calle con el pelo mojado por falta 
de tiempo para secarlo, al mismo tiempo (|uc 
<|uita la pereza para hacerse el ondulado más 
a menudo. 



Esta segunda razón es tal vez la de mayor 
peso para que toda mujer acoja con entusiasmo 
este nuevo adelanto de la inventiva mecánica. 
Se puede hacer así semanalmente el ondulado 
a mano, ahora tan en boga, contribuyendo con 
ello a una mejoría positiva en la apariencia 
personal. El peinado es el adorno por excelencia 
de la mujer y lo que más realza su belleza. 
No se trata ya de una mayor o menor 
comodidad, sino de un mayor o menor encanto. 
¿Y cuál es la mujer que no desea aparecer 
siempre lo mejor posible ante las gentes? 

Por razones de belleza personal hemos de 
felicitarnos del adelanto. Y por razones de 
belleza del cabello especialmente mucho más. 
Es sabido que el intenso calor de las máquinas 
seca demasiado el cabello y lo quiebra, siendo, 
por lo tanto, de la mayor importancia para la 
salud y belleza del cabello el entregarlo a los 
cuidados de acreditados salones de belleza, 
donde lo mismo el servicio que los aparatos que 
se emplean sean siempre de lo mejor. 

NADA hay más importante para la mujer 
que el cuidado del cabello, pues hasta el 
rostro más feo y avejentado resultará agradable 
si le sirve de marco un pelo hermoso, bien 
cuidado y bien peinado. No puede haber rostro 
feo en una cabeza artística. Y esta es una de 
las cosas en que la mujer americana es maestra. 
Tal vez en el arreglo del cabello estriba no 
poco la supremacía de la mujer de Norte- 
américa sobre la de otros países. Tal vez estas 
cabezas, rnaravillosamente peinadas y cuidadas 




Elissa Landi, de Pnramnunt, ofrece el nue- 
vo peinado que ella originó y con el que 
sale en la película "linter Madame". 



Pi g 



64 



O i n « - M u n d i a I 




CAROLE LOMBARD, estrella de Paramount 



^ 



ue Su Salón de "belleza 
Qlorifique su Qahello 



/3AS estrellas de Hollywood con- 
°^^^fían en sus peinadoras para 
que éstas protejan y hagan resaltar la 
hermosura natural del cabello. Del 
mismo modo, la sala de belleza a que 
usted acuda debe mantener su pelo 
¡oven, lleno de vida y atractivo. 

Para eso sirven los procedimientos 
modernos. En miliares de estableci- 
mientos, por todo el mundo, los Seca- 
dores del Cabello Turbinator -facilitan la tarea de 
secar el pelo rápida y cómodamente, gracias a 
un método novísimo. 

En vez de lanzar fuertes corrientes de aire sobre 




THE MARTIN BROTHERS ELECTRIC COMPANY 



1858-1890 EAST FORTIETH STREET 



Dirección Cablegráflca: TURBO 




^ la cabeza y los hombros, el Turbinator 
hace que el aire circule suavemente por 
toda la mata cabelluda, sin descomponer 
las ondas, a la vez que añadiendo lustre 
al pelo. Esta corriente se limita casi ex- 
clusivamente al interior del secador. 

Puede usted tener entera confianza 

en el Salón de Belleza que utilice un 

Turbinator para secar. Cada visita a 

ese Salón resultará más grata merced 

al rápido, fresco, cómodo Secador Turbinator. 

Se enviarán gratis folletos e informes relativos 
al método moderno para secar el cabello a los 
peinadores profesionales que en él se interesen. 



CLEVELAND, OHIO. E. U. A 



Enero, 1935 



P & g i n a 6 5 




Xo Exponga M^a Saiudlte SuslViños 



¡Persista en el uso del cereal que 
ha demostrado siempre crear 
carnes firmes, huesos fuertes! Con 
el uso de las Hojuelas de Avena 
3 -Minutos, tiene usted el mayor 
grado de seguridad posible. Siem- 
pre deliciosas, suaves, de fácil 
digestión, debido al procedi- 
miento exclusivo de preparación : 
"Cocidas 'sin fuego' — en la fá- 
brica — diurante 12 horas." 

Lo Mejor Para Los Niños 



INSISTA EN EL GRAN 3 ROJO 





^^ 



Para su CABELLO 




todo el dia. Da flexibilidad 
y brillo al cabello. Stacomb no es 
grasoso ni pegajoso. Úselo crema, o liquido. ^^— — twA 




GRATIS 



Retratos de todas las 
Estrellas do cine, 
y otros obsaquios 

Por ra/]a cien «fllo« d« rr/rrco uiadoi, de lu paU, 1c daremoi 
ttDi (•nalDt fotoicrtflt lutoEriflad* (tamaño 5 por 7 pulzadan) 
«le )a <!«tr«lla d« cln* que df;«««, 25 nfiUot de correo aéreo 
IfftaUn, en rator. a 100 letloi ordinarios. I^oi domAi obie- 
oaJoa ion: 



1. Alhum con espacio para clon fotografías, OBATIS por 
1000 sellos. 

2. Cáo).ir:i. GRATIS, por 1200 sellos. 

3. Collar de perlas Indcstrurllblos, GItATIH por 300 boIIob. 
■1. Perfume del usado en Hollywood, OIIATIH por 400 sello» 

Y otros rcüalos mis. Se mandan circularos gratis. 

Ponga lid. nl'rnpro en agua sus sellos para desprenderlos del 

papel de carta y fiultarlos la goma. 

Glendale Tradlng Co., Dcpt. 35, Glendaie. CalK., E. U. A. 



siempre, fueron las que asombraron, por su 
rara unanimidad, al gran dramaturgo español 
Jacinto Benavente, cuando al preguntarle la 
que estas líneas escribe qué era lo que más le 
había llamado la atención en los Estados 
Unidos, contestó sin vacilar: — "El imperio de la 
mujer de cabellos blancos". 

Y tenía razón el gran escritor. A todo el 
que llega a Nueva York le admira esta cantidad 
de cabezas grises, que parecen de plata, y de 
cabezas blancas que parecen de nieve, que 
suavizan las facciones y dan juventud al rostro 
de esas majestuosas mujeres de cincuenta años, 
que parecerían tener veinte años más con el 
cabello teñido. 

La mujer americana, tanto en su budoir como 
en los salones de belleza, no escatima nada en 
el arreglo y conservación de su pelo. 

Y por esto cada día surgen inventos nuevos 
que facilitan y perfeccionan estos cuidados, 
como ha surgido ahora el de las nuevas 
máquinas de secar, adelanto provechoso del 
que sacarán ventaja las mujeres de todos los 
países. 



Veinte Años 

{Viene de la página 14) 
rarnos — uno de los espías germánicos más peli- 
grosos y el más desaforado y fanático partida- 
rio del jingoísmo de su país. 

LOS tiempos cambian. 
Cuando me lancé por la arriesgada carre- 
ra de entrevistador, mis labores eran sencillí- 
simas. A esta redacción acudían, por su propia 
voluntad y cuando menos se esperaba, los as- 
tros de cine. Con sólo aguardar sentado, las 
estrellas venían a mí. 

En aquellos remotos tiempos no se había en- 
redado el asunto de "bombo y reclamo" que es 
el que directamente interviene ahora en mis 
contactos con los artistas. Entonces, la publici- 
dad se la buscaban los interesados mismos, sin 
ajena intervención; y los que escribíamos res- 
pecto a las andanzas de actores y actrices era- 
mos pocos y sólo uno que otro colega redactaba 
en castellano. 

Algunos astros se presentaban por esta casa 
con regularidad. Entre los fieles, recuerdo a 
Harold Lloyd, Ramón Novarro, Lillyan Tash- 
man, Pearl White, Ruth Roland, Douglas Fair- 
banks, Hope Hampton y Dorothy Gish. Los 
demás venían de improviso: Eddie Polo, Charles 
Hutchison, Maurice Costello. . . . 

Cuando más ocupado estaba uno ¡zas! en- 
traba un as de la pantalla y había que interro- 
garle y que escucharle. Pero, como asenté al 
principio, los tiempos cambian (que es una ma- 
nera de decir que estamos peor de lo que está- 
bamos). El cine se popularizó universalmente 
y las naciones más apartadas remitieron a estas 
playas a representantes encargados de desen- 
trañar detalles relativos al firmamento pelicu- 
lero. Y mientras más competidores aparecie- 
ron, más rápidamente se esfumaron los artistas. 
Hasta el grado de que, cuando actualmente 
viene a buscarme una estrella por aquí, causa 
sensación ¡entre los que manejan los ascenso- 
res! Que es el colmo porque, antes, subían y 
bajaban estrellas como si fueran cestas vacías. 

Al aumento del número de entrevistadores 
respondió noblemente la industria cinematográ- 
fica. Quiero decir que las "charlas íntimas" se 
convirtieron en ataques en masa. En los dora- 
dos principales de mi carrera, si una actriz me 
invitaba a comer a mí, o viceversa, siempre 
éramos dos y resultaba posible lanzar preguntas 
tendenciosas. Ahora, es menester recurrir a la 
estrategia para arrinconar a una estrella y di- 
rigirle interrogatorios que no escuche medía 
humanidad. 



P & 9 ¡ n a 6 6 



C¡n«-Mund¡al 



Además, con la cantidad, sobrevinieron lo 
que pudiéramos llamar los parásitos: cazadores 
de autógrafos, amigos de los corresponsales, 
primos de ídem, aficionados a fotógrafos que 
se empeñan en "sacar" a la estrella con sus 
camaritas de juguete, representantes de publi- 
caciones que nadie conoce o que fallecieron 
tiempo há y, como sorpresa, novias de éste o 
de otro que insisten en conocer a determinado 
ídolo y que se meten de rondón en calidad de 
"secretarias". A mí me tocó una vez una secre- 
taria, guapísima por cierto, que me endosó un 
colega temeroso de que llegara a la tertulia su 
legítima consorte. 

A FUERZA de años, en estas entrevistas 
siempre somos los mismos y ya nos llama- 
mos por nuestros nombres de pila. Hasta sos- 
pecho que el constante vernos las caras unos a 
otros ha dado lugar a ciertos ribetes de senti- 
mentalismo. Los "ellos" se interesan en las 
"ellas" y no me sorprendería que tal o cual co- 
rresponsal varón contrajese nupcias con alguna 
atractiva corresponsal hembra. ¡ Es tan fácil 
quererse, cuando es fácil encontrarse! 

Pero hay un dato curioso. Cada empresa de 
cine tiene lo que se podía designar como "co- 
rresponsales predilectos". Los únicos de ca- 
rácter permanente somos mi colega Roberto 
Socas, de "La Nación" de Buenos Aires, Mary 
Spaulding, de "Carteles" de la Habana, y yo. 
El resto del grupo varía, según la casa de que 
se trate. United Artists llama a determinada 
entrevista a escritores que no se ven en las 
citas hechas por Paramount. La RKO-Radio 
trae a la presencia de sus astros a personas 
que nunca figuran en las reuniones de Colom- 
bia o de M-G-M, y así sucesivamente. . . . 

Hace veinte años, las charlas eran casi siem- 
pre a secas. Había derroche de palabras, pero 
nada más. Ahora, casi siempre trae la entre- 
vista acompañamiento: desde canapés o empa- 
redados, con aperitivos y copitas de Jerez, hasta 
banquetes, bailes con dos orquestas, brindis, 
himnos y desorden general. Más de una es- 
trella he visto llegar retardada a una comilona 
organizada para presentárnosla que se encon- 
traba a la mayoría de los periodistas entre dos 
luces y haciéndose confidencias profesionales o 
a contándose historietas de subido color. Y una 
tertulia recuerdo que hasta la fecha ignoro en 
honor de quién fue, aunque estábamos presen- 
tes lo menos quinientos comensales. 

De todo ello tuvo la culpa el prohibicionismo, 
al hacer tentadora toda reunión en que corriera 
licor. Ha quedado la costumbre y cualquiera 
la echa abajo ahora que ya se hizo tradicional. 

PERO algún término deben tener estas remi- 
' niscencias, y ya es hora de ponerles puntos 
suspensivos. O mejor dicho, una interrogación. 

¿Cuándo va a durar esta revista mensual 
ilustrada? 

Según unos — los que recibieron con sorpresa, 
y hasta con silbas, los primeros números — es 
cuestión de unas semanas solamente. 

Según otros . . . 

Bueno, según otros, ahi tenemos al señor 
Agustín Rivero Chaves, de Puerto Rico, quien 
en diciembre de 1920 compró una subscripción a 
Cine-Mundial por la friolera de cien aííos. 



El Mundo del Cine 

(Viene de la página 16) 

Ortega, Ariza, Reilly: — 

Teniendo como yo tengo tantas pruebas de 
la sincera y valiosa cooperación de los redac- 
tores de CINE-MUNDIAL, no quiero quedarme 



Ahora hay un modo rápido de 

Blanquear y Embellecer los 

Dientes Manchados 





Pero ésto es increíble. 
KOLYNOS me ha blan- 
queado los dientes, de la 
noche a la mañana. 



¡Lupe, tienes la sonrisa más 

seductiva y los dientes más 

blancos que he visto! Estás 

encantadora. 



Kolynos quita las manchas amari- 
llentas, e inmediatamente blanquea 
y embellece los dientes de modo increíble. ¡Cerciórese usted! 




Ahora todo el mundo puede tener 
dientes blancos y una sonrisa seduc- 
tiva. Todo lo que usted necesita es 
usar Kolynos al levantarse y al 
acostarse. Y pronto se convencerá de 
que blanquea y pule la dentadura 
como ningún dentífrico ordinario. 

La eficacia de Kolynos se debe a 
que contiene ciertos ingredientes im- 
portantes que no se encuentran en 
las pastas dentales ordinarias. Al 
limpiar y pulir los dientes destruye 
los millones de gérmenes que se 



reúnen en la dentadura, manchándola 
y robándole su atractivo. 

Por eso Kolynos posee una rápida 
acción embellecedora, que millones 
de personas aseguran ofrece el medio 
más sencillo y más seguro de blan- 
quear y pulir los dientes, al instante. 

CREMA DENTAL 

KOLYNOS 



sin desearle prosperidad en su 20° Aniversario, 
y que llegue a ser centenaria! 
Afmo., 

Tamayo, 
(Columbia), 

Mis parabienes en el veintavo aniversario de 
la fundación de su excelente revista que está 
tan bien editada y tan artísticamente presentada. 
Siempre me gusta su lectura; la leo tanto para 
practicar el español como para mantenerme al 
tanto de las actividades de la colonia local his- 
pana. Que Cine-Mundial prospere siempre, son 
los sinceros deseos de 

John Boles. 

A mi predilecta revista "Cine-Mundial," con 
mis sinceras felicitaciones en su vigésimo ani- 
versario, y un atento, saludo a sus simpáticos 
lectores. 

Luana Alcañiz. 

Queridos amigos: Enterado muy pronto cele- 
bran aniversario su (espléndida revista, no 
quiero les falte mi más sincera felicitación, 
aunque modesta, y que continúen con el mismo 



éxito. Seguramente voy a Cuba con mi película 
para Universal y espero verles en Nueva York. 
Saludos a todos y saben es siempre leal amigo, 

José Crespo. 

¿Qué menos puedo hacer yo que felicitar a 
"Cine-Mundial" por su vigésimo cumpleaños 
cuando me dedica la portada de este nú- 
mero? . . . 

Muchas gracias y adelante, 

Margaret Sullavan. 

Felicito a "Cine-Mundial" por su lozanía cada 
vez mayor durante veinte años de su eficacísima 
existencia. 

Cari Laemmle. 

Cien años más de éxito. Cordialmente, 

Paul Ellís. 

Como español y como decano de actores cine- 
matográficos hispanos felicito cordialmente a 
"Cine-Mundial" por sus veinte años de loable 
ejemplar obra de propaganda artística y racial. 
Andrés de Seguróla. 
{Continúa en la página 77 ) 



Enero, 1935 



P i 9 ¡ n a & 7 




Para -^«^r 
embellecer 
La Casa 



• • 



puede usarse con provecho 
en todas las habitaciones de 
la casa. 

EL ACEITE 
3-EN-UNO 

es especialmente útil para lim- 
piar y conservar lustrosas las 
superficies acabadas en ma- 
dera o metal. Quita el polvo, 
manchas o empañado de las 
piezas y les devuelve el brillo 
original. Su utilidad y aplica- 
ción general hace 
que 3-en-Uno sea 
indispensable en 
toda casa. 




THREE-IN-ONE 
OIL COMPANY 




* POP ' ELENA* D 



" LA * TOR^E^V^ 



Economía 

y despilfarro 

j/^UAL es la línea divisoria que separa estos 
C^ dos vocablos? Y, ¿cuál es el verdadero 
significado de cada uno de ellos? ¿Se entiende 
por economía el ahorro sistemático de cada 
centavo, sin consentir jamás en la satisfacción 
del más pequeño capricho y con afán de un 
aumento constante, rayano en la avaricia? ¿Se 
entiende por despilfarro el no pensar en otra 
cosa más que en gastar todo cuanto se gana 
adquiriendo a veces cosas no sólo innecesarias 
y supérfluas, sino hasta perjudiciales? 

Economía, según el diccionario, es "virtud 
que consiste en evitar los gastos inútiles." 
Despilfarro es, "gusto supérfluo, derroche." 
Cada uno de los dos calificativos puede aplicarse 
a muchas cosas, además del dinero. A la 
energía, a la felicidad, a la salud, por ejemplo. 

Pero dejando a un lado las definiciones 
exactas del diccionario, lo que pretendemos 
demostrar en estas líneas es que a veces el 
derroche se convierte en economía bajo ciertas 
circunstancias. 

Abogamos desde luego por el ahorro prudente 
que asegure una vejez tranquila y una ayuda 
en un caso de emergencia; pero por otra parte 
pensamos que el desembolso de unos pesos, que 
podrían haber sido metidos en el banco, 
proporciona en ocasiones servicios tales que 
vale la pena el gastarlos. He aquí sino algunos 
ejemplos: 

Cierta señora que conozco y a la que casual- 
mente encontré guarecida en el quicio de un 
portal en un día de lluvia, me reprochó mi 
extravagancia al invitarla a subir al taxímetro 
en que yo iba, haciéndome ver que yo "no 
tenía remedio" y- que algún día me acordaría 
de mi falta de espíritu económico en la vejez. 
"A quien se le ocurría andar en taxi, con lo 
caro que cuesta." Cuando iba a replicarla que 
mi salud es ante todo y que antes que coger una 
mojadura como la que ella estaba cogiendo 
cuando la encontré; prefería gastar hasta el 
último centavo que tuviera en mi bolsa, tuve 
que callarme por lástima. Observé que su 
sombrero era una ruina y que su abrigo de 
entretiempo, de moirée negro y gris — lo 
recuerdo perfectamente — había encogido con la 
lluvia, de forma que las mangas le llegaban al 
codo, en estado inservible, y el borde era un 
rodillo como el que los auténticos kimonos 
japoneses arrastran por el suelo. Estornudaba, 
además, y le lloraban los ojos que era un 
contento. No tengo duda alguna de que, 
dejando a un lado la ruina de su indumentaria, 
en jarabes y pastillas para el catarro que 
atrapó tuvo ella que gastar mucho más de lo 
que a mi me costó el taxi, con la satisfacción 
por añadidura de salir del chaparrón con mi 
vestido flamante. 



D 



E otro individuo sé que, por no tomar a 
tiempo una vacación, aconsejada por el 



médico y de absoluta necesidad para su salud, 
se vio obligado más tarde a pasar dos años en 
Suiza, enfundado en un saco a la intemperie en 
un sanatorio, en el que dejó todos sus ahorros, 
dando por bien empleado todo el proceso ya 
que recobró la salud. El no descansar oportuna- 
mente por no perder unas semanas de- sueldo 
y por no sacar unos pesos del banco, le salió 
bastante caro, según él mismo confiesa. 

Todos sabemos de personas que por la compra 
de una casa o por tomar grandes seguros que 
garanticen un futuro bienestar a los suyos, se 
sacrifican toda la vida, llevando una existencia 
miserable sin permitirse el lujo de una satis- 
facción y muriendo a veces prematuramente por 
exceso de trabajo y falta de atenciones a su 
salud. En este caso, aunque el tener un seguro 
y una casa son cosas dignas de encomio a qui 
todo padre y marido debe aspirar en beneficio 
de su familia, creemos también que es preferible 
un padre y marido vivo, que siga ganando 
dinero, a un padre y marido muerto que deje 
sin sombra el hogar. 

Aparte de estos casos extremos, que cabría 
discutir puesto que es fundamental lo que en 
ellos se dilucida, hay después otros ejemplos 
al parecer sin importancia, pero que en el fondo 
la tienen y grande en la vida doméstica, y en 
los que es preferible el derroche a la economía. 

Dígalo si no el caso de unos vecinos míos. 
Se trata de un matrimonio con varios hijos. 
Son dueños de la casa en que viven, que es 
una linda quinta en las afueras de la ciudad. 
Por fuera es de lo más mona, y sería casi lujosa 
si el jardín estuviera mejor cuidado. Por 
dentro es una catástrofe. Muebles viejos, 
deslucidos y sucios son el único ornato de las 
habitaciones, con unos cuantos cromos colgados 
de las paredes. El matrimonio está esperando 
a que los hijos crezcan para renovar el ajuar. 
Porque como "los muchachos todo lo destrozan," 
no vale la pena de comprar muebles nuevos ni 
de plantar en el jardín una hilera de rosales. 
Cuando los niños sean hombres y las niñas sean 
mujeres habrá llegado la ocasión de ponerlo 
todo de nuevo para que ellos puedan recibir a 
sus amigos y dar pequeñas fiestas. Entretanto 
los padres habrán llegado a viejos, o se habrán 
muerto tal vez, sin disfrutar de las delicias de 
un hogar decente y cómodo. En el fondo lo 
que inspira la decisión del matrimonio es una 
economía mal e'ntendida, para la que buscan 
paliativos que les disculpen ante las gentes. 

EN el caso contrario sé de una señora que 
pasa de los cuarenta y que trabaja en las 
oficinas de una importante casa de publicidad. 
Gasta una buena parte de lo que gana en 
vestir y otra muy considerable en los salones de 
belleza. Y, según me confiesa, cada vez que 
pretende un aumento dp «ueldo no se limita a 
pedirlo aleganda méritos de trabajo, sino que 
se compra dos o tres vestidos de buen precio, 
con sus correspondientes zapatos, sombreros y 
accesorios, y el truco de la elegancia hace su 
efecto a las pocas semanas. Cuando plantea la 



Página 68 



Cine-Mundial 



cuestión parece que sus jefes no tienen el valor 
de negar a esta dama de positiva distinción 
lo que consideran que indudablemente necesita 
como imprescindible para vivir. Ella ríe la 
picardía y guarda el dinero. 

De mi sé decir, con todo lo pobre que soy, 
que si el comprarme un vestido o un sombrero 
nuevo, — que puedo pagar, por supuesto, pero 
sin el cual podría muy bien pasarme — me ha 
de hacer ver las cosas más alegres y por su 
lado optimista, me lo compraré sin vacilar; si 
el cambiar de vestido todos los días me ha de 
dar más interés en mi trabajo cuotidiano, 
cambiaré de vestido no una, sino tres veces 
cada v^nticuatro horas; y si el pasar un par de 
horas todas las semanas en el salón de belleza 
me ha de dar más entusiasmo por cuanto haga, 
alargaré el tiempo y pasaré cuatro horas en 
lugar de dos entregada al cuidado de mi 
cabello. 

¿Qué todo esto es derroche de dinero, des- 
pilfarro, locura de persona que no está bien 
de la cabeza, ni es formal? Es posible que no 
falte quien tal piense. Para mí, por el con- 
trario, esto es economía y ciencia doméstica, 
elevadas hasta la quinta esencia. 

¿Habéis probado, lectoras, cuando os sentís 
muy cansadas y os aguarda un trabajo 
ineludible y vulgar de la casa o de la oficina, 
a vestiros y calzaros con el atavío mejor de 
vuestro guardarropa, a peinaros escrupulosa- 
mente y a maquillaros como si fuerais a un 
baile, sintiéndoos inmeditamente poseídas de un 
espíritu nuevo para el que todo trabajo es fácil, 
grato y alegre? 

Si no lo habéis probado, probadlo. Yo estoy 
segura de que si lo hacéis así no dejaréis de 
acordaros de mí. 



Marión Retratada 

{Viene de la página 44) 

— Es curioso que, comparando las tiendas 
europeas — me comunicó — con las de los Esta- 
dos Unidos, se nota que las modas norteameri- 
canas ofrecen modelos en la Quinta Avenida 
y en el Bulevar de Hollyvyood tan buenos cómo 
en la Rué de la Paix. . . . 

El tema no era de los de mi cuerda: hace 
tiempo que, como otros proceres de la indus- 
tria cinematográfica, dejé las prendas de vestir 
por el papel y la pluma. De modo que hice 
girar la conversación hacia otros rumbos más 
a propósito para generalizar. Y entonces recibo 
la segunda sorpresa: a pesar de sus famosos 
hoyuelos y su cara de beldad profesional. 
Marión Davies discurre — y con ideas propias — 
respecto a cuanto vale la pena comentar. 

Habló de viajes: 

— Adoro a Italia, y particularmente a Vene- 
cia. ; Es tan pintoresca, tan romántica, tan 
repleta de tradiciones históricas ... y tan cer- 
cana al Lido! Si se cansa uno de las góndolas, 
de las serenatas y de los canales, siempre pue- 
de hacerse el viaje rápido a Lido. Para mí, 
Venecia es el símbolo de la variedad. Y, en 
cuanto a España, que me encanta, estoy segura 
de que resulta un verdadero descubrimiento 
para los norteamericanos . . . que, una vez que 
la conozcan, la convertirán en predilecto punto 
de cita. Es una nación fascinadora en todos 
su detalles. ¡Y esa clásica hospitalidad de sus 
habitantes ! Lo único que tengo que criticar a 
España son las comidas: es decir, cantidad; 
porque la calidad es óptima. 

Y, como al hablarme, estuviera mirándose al 
espejo, sorprendí en su semblante una expresión 
de horror, como si repentinamente notase insos- 
pechadas curvas que venían a redondear la 
pureza de las líneas de su cuerpo . . . curvas 
{Continúa en la página 75) 




/I 



- T^*"^ 



• 1 Tí^rhe fresca iQ"^ 
; Imagine i—l^cne ¡.^ 

' o idnal aue azúcar I 

se conserva xguai qu 



DEJE que el sol nos aplane con su 
excesivo fulgor . . . deje que esté 
helando. En la estación húmeda o en 
la lluviosa, y a millas de distancia del 
aprovisionamiento más cercano — Ud. 
puede tener leche fresca durante las 24 
horas del día. ¿Como? . . . 
Obtenga la Leche Klim, en polvo, con 
toda la crema. Klim no es sino leche — 
leche cremosa y rica, de la que sólo 
se ha removido el agua. Y quitándole 



es igual de buena — tan deliciosa y nu- 
tritiva — como otra de ellas. Se fabrica 
bajo las más estrictas normas científi- 
cas que se conocen en la industria 
lechera. Y está empacada en latas 
a prueba de aire, que protegen su 
bondad. 

Se puede confiar infaliblemente en 
Klim — y es conveniente. Pues Ud. 
puede usarla en su forma desecada 
igual que el azúcar — en las bebidas y 



el agua se hace que Klim se conserve al cocinar. Los doctores dicen que es 



. . . perfectamente . . . 
sin refrigeración. 
Añada agua a Klim y 
tendrá una leche fluida, 
rica y saludable, tan de- 
liciosa y nutritiva como 
la mejor que se puede 
obtener con dinero. 
Esto no sólo a veces 
I sino siempre! 
Pues cada lata de Klim 




excelente para los niños 
pequeños y para los ya 
mayorcitos. 

Pruebe Klim hoy mis- 
mo. Si su expendedor no 
puede procurársela, en- 
víenos el nombre y di- 
rección de él. The Bor- 
den Company, 350 Madi- 
son Avenue, New York, 
N. Y., U. S. A. 



La Leche que se Conserva 



Enero, 1935 



Página 69 



/ 1 




I Se desarrollara 

r 

SU bebe 
debidamente ? 

INCLUYE Ud. en su 
* dieta los vitales ele- 
mentos nutritivos que el 
debe necesita para 
formar dientes firmes, 
músculos fuertes y 
huesos derechos? Sería 
bueno que comenzara 
hoy a darle Maizena 
Duryea en abundancia. 
Los médicos la reco- 
miendan. Los bebés 
mayores de 4 meses la 
digieren fácilmente y la 
asimilan en 2 o 3 minutos. 
Pruébela comenzando 
hoy. Solicite un e¡emplar 
gratis de nuestro último 
libro de cocina. 




"1^ 



DURYEA 
Corn Products Refíning Co. 

17 Bat+ery Place 
Nueva York, E. U, A. 

Eicriba jollcitando el libro d« recetas 
de cocina. Ei GRATIS. 

CM 1-35 



Nombre 



Dirección 
Ciudad _ 
P.ri 







c_^ 



Discrepancias 

de opinión cuando 

llegan a grandes 



— M 



S3432 



AMA es una mujer chapada a la anti- 
gua, incapaz de comprender las exi- 
gencias y costumbres de la vida moderna. 

Así me dice irritada la gentilísima Blanquita, 
avispada venezolana, radicada y criada en 
Nueva York, hija de doña Consuelo, una 
española de Valencia llegada a Venezuela 
cuando contaba diez años y casada con hijo 
del país, escritor y publicista. 

— Mi hija es una muchacha demasiado 
moderna, sin respeto por nada ni por nadie y 
deseosa únicamente de copiar no las buenas, 
sino las malas costumbres de las detestables 
flappers americanas. Y me veré obligada, si 
no cambia, a llevarla a Venezuela, donde la 
encerraré bajo siete llaves. 

Así añade después doña Consuelo, la madre 
de Blanquita, cuando yo hago mi entrada 
inoportuna en la salita de la casa de Asteria, 
donde viven y donde se ve que acaban de tener 
una acalorada discusión. 

Las discrepancias surgen bien a las claras 
por los treinta y dos años que separan las 
fechas de nacimiento de ambas mujeres, igual- 
mente magníficas en el fondo pero igualmente 
intransigentes en la forma. 

Por mi mala fortuna al caer entre las dos 
en tal momento, me veo convertida en arbitro 
de la cuestión. Y a mi vez pongo de arbitro a 
todas mis lectoras, a las que a la ligera infor- 
maré de lo que se trata. 

Veamos primero las quejas de la madre, 
dando a ésta la preferencia como respeto a ser 
mayor en edad, dignidad y gobierno, como dice 
el catecismo. 

— Es desesperante, amiga mía, — se lamenta 
doña Consuelo, poco menos que con lágrimas 
en los ojos. — Estoy chapada a la antigua, 
según acabas de oír decir a esta señorita, 
porque me parece inadmisible que una mu- 
chacha de diecisiete años se vaya sola con un 
hombre, aunque sea en un grupo de otros ocho 
o diez muchachos, a pasar el fin de semana en 
una playa al otro lado de New Jersey, en la 
tiene que estar dos noches por lo menos fuera 
de casa. Soy un ave agorera, porque no puedo 
comprender qué es lo que tiene que hacer esta 
hija mía en uno de esas llamados cocktail 
parties, donde se pasan las horas bebiendo 
toda clase de venenos, fumando como carre- 
teros y haciendo gala de un lenguaje lo más 
ordinario y chavacano posible. No sé lo que 
me digo, cuando censuro el antifaz que lleva 
siempre puesto sobre su rostro que no tiene 
nada de feo: los párpados pintados de color de 
violeta ; los labios de morado oscuro, a fuerza 
de rojo; pestañas postizas, como flecos de cor- 
tina; lunares de terciopelo; las uñas de las 
manos tintas en sangre; las uñas de los pies 



como pequeños pedazos de caoba, y su pelo, 
su precioso pelo negro, convertido en paja 
incolora, en el afán de imitar a esa Jean Har- 
low, que a mí me parece horrenda. 

Doña Consuelo se detiene para tomar aliento 
y sin dejarme interumpir prosigue 
— ¿Y a dónde vamos con la cuestión de su 
salud? Trabajo me ha costado cuando niña 
criarla sana y fuerte. Cuidados y preocupa- 
ciones constantes para alimentarla, pasearla, 
procurarla el descanso y la higiene necesarios 
para su desarrollo. ¡Tiempo perdido! Toda 
esta labor de años enteros parece ella empe- 
ñarse en desbaratarla poco a poco. Come 
cuando quiere y lo que quiere; a las comidas 
de la casa prefiere un sandwich de la farmacia 
de la esquina, porque con eso no engorda; pasa 
días enteros a jugo de naranja, y menos mal 
si tomara bastante para sostenerse, y duerme 
cinco o seis horas porque siempre tiene fiestas 
y zarandajas a que atender. Así está con los 
nervios de punta a todas horas y cuando la 
reprendo, como ahora, pierde los estribos y 
no la falta mucho para insultarme, como has 
visto. Siento que a veces me detesta, a mí, ¡ a 
su propia madre!, y me declaro impotente y 
vencida para luchar contra la marea de la 
época. ¡ Tú me dirás si esto tiene arreglo 
posible ! 

Calla al llegar a este punto mi pobre amiga 
extenuada y siento lástima de ella de tal modo 
que me considero dichosa al no tener sino un 
solo hijo varón que, para fortuna mía, no me 
trae problemas a casa. 

DLANQUITA, entre tanto, enroscada en un 

sofá, como una gatita arisca, se ha pulido 

las uñas y se las ha pintado tan rojas que casi 




P 4 g i n a 7 



Los hijos de Jack Holt, Betty y David, 
músicos consumados, que cantan y repre- 
sentan para la Paramouni. 

Cin«-Mund¡al 



parecen negras. Ha buscado después una piti- 
llera y una larga boquilla de medio metro. Y 
paciente ha fumado cigarrillo tras cigarrillo, 
oyendo con ñngida indiferencia la larga pero- 
rata de su madre. 

— ¿Has terminando ya, Mamá — pregunta 
mirando con cierto rencor a la afligida autora 
de sus días cuando esta calla. — ¡Pues ahora 
me toca a mí ! 

Y recobrando poco a poco su aplomo mien- 
tras habla, va diciendo: 

— Mamá cree tener razón en cuanto dice y 
es posible que la tenga desde su punto de vista, 
que no discuto. Pero su punto de vista no es 
el mío. Sencillamente no comprende ni cuanto 
digo ni cuanto hago. Si salgo con un grupo 
de amigas ... y de amigos, no puede preten- 
der acom^jañarme, porque sería ridículo para 
las dos. Ni puede pretender que me quede 
en casa, encerrada como una ostra, porque 
tendría que acabar suicidándome por abu- 
rrimiento. Mamá no se da cuenta de que 
los años pasan, y con los años las costumbres 
en todas partes y más que en todas partes 
en Norteamérica. Si me pinto la uñas y el 
pelo y los ojos, no es por el afán de parecer 
una "chirusa" ni por llevarla la contraria como 
supone. £s porque esa es la moda, menos 
perjudicial a mi entender que la de las cin- 
turas de avispa que se llevaban en su época. 

Y estoy segura de que ella no dejaría de tirar 
con todas sus fuerzas de los cordones del corsé, 
amarrándolos a la bola de la cama, para 
ponerse el talle lo más pequeño posible, aunque 
no pudiera respirar. ¡ Y no pensaría entonces 
que esto podía ser malo para la salud, ni que 
esto además era horrible! Pensaría única- 
mente que estaba de moda ; como yo con el 
rojo de los labios y con las pestañas postizas. 
En la cuestión de la dieta tampoco tiene razón. 
Eso estará bien para las locas que no saben lo 
que hacen. Con mis 17 años yo peso 116 libras 
y no pienso bajar ni una onza. Pero no pienso 
tampoco aumentar ni un adarme a ser posible. 
De eso es de lo que cuido. De los bailes y 
parties de que se queja es porque ella es tan 
candida que no sabe que para una muchacha 
moderna hay menos peligro de enredarse en 
problemas amorosos de difícil solución mien- 
tras se baila un foxtrot o se rema en una canoa 
— donde el riesgo mayor es el de un chapuzón, 
— del que había en el romanticismo de unos 
versos recitados a la luz de la luna, o en una 
cartita entregada a escondidas de la mamá a 
la salida de misa. Los versos y la cartita se 
han convertido, a veces, en arma suicida o en 
toca de monja para más de una muchacha 
ingenua y sentimental. Por lo menos eso dicen 
las crónicas de los tiempos de Mari Castaña. 

Conforme habla Blanquita, se ha ido ponien- 
do seria y se dulcifica su expresión al 
suplicarme 

— ¡Por favor se lo pido, señora! Dígale 
usted a mi madre que lo que yo necesito, y 
como yo todas las locas de mi tiempo, es no 
sentirme huérfana siempre que trato de 
buscarla. Yo quiero que mi madre hable mi 
idioma en lugar de pretender que yo hable el 
suyo. Que me vea por dentro y no por fuera. 

Y que cuando vengo a darla cuenta de algún 
plan me escuche y me atienda sin recelos ni 
suspicacias, en lugar de mandarme a que me 
lave la cara para quitarme la pintura o a que 
me ponga un refajo para que no se transparente 
mi vestido. ¡ Uf , que lata! ... ¿ No cree usted 
que soy yo la que tiene la razón? 

Y la tiene, sin duda, menos en lo de la lata, 
"Chirusa," las pestañas de flecos y la boquilla 
de fumar de medio metro. Y no porque esto 



El postre indicado para 
cualquier aniversario 

¡Con ROY AL.... Es Inmejorable! 





^émmf 




GERTRUDE MICHAEL 

Artista de la "Paramount Pictures' 



«TvrorHO DE NATALICIOS 

BlZCOCtiU L,»^ 1./, tazas 

I/, taza de mantequilla (U5 6'^« ^ cucharad.ta 

d^l azúcar (287 Éí^^'^a taza de harina fina de 

de extracto de vainilla , ¿^ ^juas de Polvo 
pastelería (230 gramos); 2 /icucu^^^^^.^^ ^^ ^,1. 

Boyal (10 Éramos), /» 

2/3 de taza de lecbe. . í.„ese el azúcar lenta- 

Ablándese la mantequilla. a|reg"cs^ e^^ ^ 

men^.e, batiendo bien. Ana'*^°tiendo bien después 

Tberlos batido uno por uno baue^^^^^ ^^ ^^ 

de echar cada huevo, ^naoa» aÉréguense alter- 

Ciérnanse los inéredientes «eos y s^ preparación. 

nando con la leche a la P ^ j„ y enérasa- 

Libro de Recetas Royal). 



iT OR más de 60 años — en santos 
y natalicios — las amas de casa 
conocedoras se han valido del 
Polvo Royal para hornear, en su 
propia cocina, deliciosos bizcochos 
como el que nos muestra Ger- 
trude Michael, popular artista de 
Paramount. 

Con Royal no hay temor de 

fracasar. Todo cuanto usted 

hornee quedará más liviano, 

más digerible. Sus bizcochos 

i tendrán un sabor delicioso y se 

I mantendrán frescos por mucho 

I más tiempo. 

1 Para preparar una gran varie- 

dad de ricos postres en casa no 
hay nada mejor que valerse del 
Polvo Royal ... y del Libro 
de Recetas Royal. 

Allí encontrará usted ins- 
trucciones sencillas y comple- 
tas para hacer bizcochos, paneci- 
tos y deliciosos pasteles. 

Usted podrá gozar del placer 
de ofrecer a sus amigos y fami- 
liares postres exquisitos prepa- 
rados por sus propias manos, ya 
sea para celebrar aniversarios o 
para dar variedad a sus comidas. 

Una Receta Royal 

para Cada Ocasión 

El interesante librito, titu- 
lado : "Cuando las Estrellas 
del Cine Festejan" contiene 
las recetas favoritas de las 
estrellas de Hollywood. . . . 
i No lo ha visto Vd. aún ? Hay 
un ejemplar para Vd. Pídalo 
hoy, utilizando el cupón al 
pie. 



GRATIS 



Pan American Standard Brands, Inc., Depto. 135 
595 Madison Avenue, Nueva York, E.U.A. 

D Sírvanse enviarme un ejemplar gratis de "Cuando las Estrellas 
del Cine Festejan." 

Q Sírvanse enviarme un ejemplar gratis del Libro de Recetas Royal. 



Nombre - 



Dirección 
Ciudad 



Pnís 




Enero, 1935 



Página 7 1 



Pecas 




¿Desea Ud. Quitarlas? 

LA "Crema Bella Aurora" de Stillman 
para las Pecas blanquea su cutis 
mientras que Ud. duerme, deja la piel 
suave y blanca, la tez fresca y trans- 
parente, y la cara rejuvenecida con la 
belleza del color natural. El primer 
pote demuestra su poder mágico. 

BELLA AURORA 



Quita 
las Pecas 



? 



Blanquea 
el cutis 



De venta en toda buena farmacia. 
Stillman Co. Fabricantes, Aurora, (Ill-,)E.U. A. 




CURSO "NYCI" DE 
FONOGRAMAS MICROFÓNICOS 

'Desearía Ud. aprender inglés correc- 
tamente, en breves mese»? — Positiva- 
mente garantizamos enseñarle. Precio 
económico. Solicite informes, lección de 
prueba y un fonograma y se sorprenderá 
de uir la viva voz del profesor en su 
casa. Todo absolutamente gratis. In- 
vestigue y convénzase. 

NEW YORK COMMERCIAL INSTITUTE 

GI5 North Miami. Fia., E. U. de A. 



Aprenda Ondulado 
Permanente y otros 
trabajos de peluquería 
Gane de $25 a $75 Semanales. 

HOMBRES - MUJERES 

Remitimos material e instrumentos 

gratis. 
Paooi Fáciles. Precios muy redu- 

cidos. 
Lo preparamos en su casa, durante 
sui horai libres, para el desempeño 
de esta lucrativa profesión. Nues- 
tro afamado método por medio de 
lecciones, grabados y muestras, te 
garantiza bu (^xito. I'lda folleto 
eralla "Arte Mwlíírno de la Pelu- 
O'jfrria y Co^m'-tica." 




Maquina Eléctrica 
para 

Rizado Permanente 



latín AMERICAN INSTITUTEofBEAUTY CULTURE 

P. o. Box 39, High Bridge, New York, E. U. A. 




CINES SONOROS DeVry ¡ 

Tlc»o» tiortütllrn r V\\'.\ T'^r» T^fitros pcíjucñon, i, 

fn^41inoi 7 írmníloi. Vfirytr^UiTi-% Hímoros do lOmm. ' 4 

pira ptrtlnjlir»;». CAmara Honorft fiara filmar. 
f,« intleiu 7 afamada linea TiéVrj Incluye 
Eqiilpoi. rin'matosrSnrfrt para twloi re'iuliltoi. Hay catálogo 
r» Mpa/vil 

Cn RAPTI<^TA Dlttrlbuldor para «I Extranjero 
. \t. DMrilOI/\ Klmball Hall. Chlcaoo. E. U. d» A. 



DF.Si II.K I)F: I-STRELLAS" 
el álbum del cinc a precio popular 



y otras fortnas del lenguaje etnpleadas por 
Blanquita de puro caló americano sean malas, 
sino porque son de mal gusto. 

Pero en lo fundamental, hay que rendirse. 
Pasan los años como ella dice bien y cambian 
las costumbres. Es inútil aferrarse al pasado 
con intransigencia que no sirve más que para 
hacer de los hijos y los padres seres extraños 
unos a otros. Todo le está permitido a la 
juventud. i Divino privilegio, que los viejos 
con inconsciente egoísmo se empeñan en 
restringir 1 

MI consejo leal a doña Consuelo y a tantas 
otras madres de las que ella es símbolo, es 
el de que no alejen a sus hijas del regazo 
materno con una mal entendida disciplina de 
oposición, sino que las atraigan más hacia sí, 
cuanto mayor sea el peligro de descarriarse en 
que las vean. De este modo es como únicamente 
podrán velar por ellas con verdadera eficacia. 
Ganando su confianza y su cariño por entero. 

Porque estas criaturas del momento actual no 
están perdidas ni alejadas del hogar, cuales- 
quiera que sean sus pretendidas extravagancias. 
Están sencillamente "viviendo su hora y 
tratando de encontrar el verdadero ambiente 
en que cada una de ellas quiere moverse." 

Pero infaliblemente vuelven a la madre. 
Vuelven más sumisas y amorosas que nunca 
cuando trayendo en sus brazos un travieso 
angelote, carne de su carne y alma de su alma, 
se acercan a la abuela para preguntarla: — 
¡Mamá!, ¿cómo haré yo para que este chiquillo 
sea bueno y me obedezca? . . . ¡Mira que 
chichón! Le tengo prohibido que se suba a las 
sillas y eso es precisamente lo que le gusta, 
para curiosear todo lo que no puede alcanzar a 
ver desde el suelo. 

i El afán de ver y de aprender por nosotros 
mismos! . . . Eso es también lo que impulsa a 
nuestras hijas a vivir una vida que no es la de 
sus madres. El enigmático fantasma que se 
agranda ante la imaginación de éstas, no es 
en realidad, tan temible como parece. 

¿No lo creen así mis lectoras? 



En Broadway 

{Viene de la página 47) 

muzas y de guerrítas indecisivas que ya co- 
menzaban en los albores de Cine-Mun- 
dial, los puertorriqueños lograron arrebar- 
tarles a los judíos, a pedradas y garrotazos, 
un buen trozo del barrio de Harlem, situa- 
do en la parte alta de esta metrópoli. La 
última batalla campal tuvo lugar en la es- 
quina de la calle 116 y la Avenida de 
Lenox, donde los puertorriqueños y sus alia- 
dos — venezolanos, colombianos, cubanos y 
filipinos — escabecharon a las huestes hebrai- 
cas, que también traían refuerzos de alema- 
nes, irlandeses y alguno que otro moreno 
americano. 

A A 

Triunfó el jazz, y luego el 
tango argentino, y en seguida la rumba; 
y en la actualidad y desde hace tiempo la 
música híspana ha tomado carta de ciuda- 
danía en Broadway. 

Se oye a toda hora por el radio, en los 
teatros, en las películas, en los cafés can- 
tantes hispanos que se multiplican por la 
ciudad. 



Como secuela, también se puso de moda 
el tequila, el mate, el bacardí, el arroz con 
pollo y el chile con carne, plato "mejicano" 
que inventaron los yanquis en California, 
y que, según pude cerciorarme hace poco, 
ya han logrado introducir en Méjico. 



A 



Pasaré de largo por los cinco años de la 
Depresión. Eso está demasiado cerca y equi- 
valdría a mencionar la soga en casa del 
ahorcado. 

A 

Al lado de Broadway, en una de esas ca- 
llejuelas laterales que mencioné al principio, 
sostenían abierto de milagro un hotelito dos 
hermanos mallorquines hasta que atracó en 
bahía un barco brasileño, poco antes del 
Armisticio, y la tripulación en masa se fue 
a hospedar en la casa, donde estuvo varios 
meses. Como consecuencia, los mallorqui- 
nes se retiraron a vivir de sus rentas a su 
tierra casi al mismo que el buque brasileño 
salía pitando por la boca del puerto. 



Se me olvidaba citar la desaparición poco 
menos que completa de los números de va- 
riedades y de los millares de teatros que ex- 
plotaban ese género, que fue absorbido, casi 
de repente, por el Cine y el Radio. 

A 

Los años comprendidos entre 1926 y 
1929 fueron la Edad de Oro de las compa- 
ñías navieras. Cada americano se había 
transformado en un turista. Taquígrafas, 
maestras, enfermeras daban la vuelta al 
mundo; y por los bulevares de París a me- 
nudo se tropezaba uno con carpinteros y 
albañiles de Filadelfia o Boston. 



Voló sobre Nueva York la primera idea 
genial que ha dado el mundo desde hace 
tiempo: el autogiro de La Cierva. 



A A 



B] 



¡ROADWAY se ha modifica- 
do mucho, tanto en su aspecto como en su 
mentalidad — hoy más burda, más infantil, 
más inmoral y bastante más vulgar que hace 
veinte años. A los restauranes alemanes de 
antes de la guerra les han sucedido inmen- 
sos restauranes chinos y americanos, que 
parecen fábricas de diversiones y comidas. 
Hay enormidad de todo — de automóviles, 
de teatros y cines, de gente — y todo lo que 
allí se ve en el momento actual sólo se 
distingue por el tamaño. 

Jorge Hermida. 



\POR FIN\ .... 

"Desfile de Estrellas", 

el Álbum de Cine-Mundial, que 
Ud. ha estado esperando, está en 
venta por todo el país ! 



Pi g¡ n a 7 2 



C¡n«-Mundial 



Bell 



ez a en 



{Viene de la página 4S) 

sirven en Estados Unidos los cigarrillos; en lata 
nos entrega el boticario la aspirina; se vende 
pollo en lata y sopas en lata y pinturas en lata 
y gasolina en latas y aceite en latas. . . . 

Con la refrigeración, todos los alimentos es- 
tán ya un poco en conserva. Con las cremas, los 
polvos y los coloretes, los rostros femeninos han 
perdido toda su frescura y permanecen también 
verdaderamente en conserva. La radiotelefonía 
nos ofrece la voz y la música también en con- 
serva, aunque esta conserva es un tanto rápida, 
y hay que consumirla en seguida como las frutas 
en lata. Estamos en una época en que parece 
haberse entablado una lucha a muerte contra 
lo fresco y natural para reemplazarlo por algo 
semejante en forma de conserva. 

Vea usted, sin ir más lejos, ese antagonismo 
entre el teatro y el cine. El teatro es el histrio- 
nismo fresco, natural, primitivo. El cine es una 
combinación del teatro y la vida puestos en con- 
serva. El cine va ganando terreno al teatro 
y acabará por desterrarlo como ha desterrado 
el queso a la nata de la leche, la leche conden- 
sada a la leche fresca, la pianola a las lecciones 
de piano, el paseo en automóvil a las caminatas 
a pie, los arenques a la sardina fresca. 

De modo que las "estrellas" cinematográficas 
no deben sentirse muy apesadumbradas porque 
se las designe con el remoquete de bellezas en 
conserva, puesto que a través de la vida hemos 
observado todos que las cosas en conserva sue- 
len ser muy aceptables y en algunos casos deli- 
ciosamente exquisitas, como, por ejemplo, la 
mortadella y Claudet Colbert para no citar más 
que dos ejemplos. 

En puridad yo dudo de que nuestras primeras 
figuras del cine sean o hayan sido alguna vez ver- 
daderamente frescas. Yo he visto en unas notas 
biográficas unos retratos de cuando Greta Garbo 
llegó a Hollywood por primera vez. Entonces 
Greta Gustaffson venía en su estado natural, 
oliendo a sales marinas de su país nórdico. 
¿Cree usted que entonces al verla sentía uno 
ese espaldarazo sensual que luego nos produjo 
en las películas? Parecía una chica de pueblo 
que venía a la ciudad por primera vez a pedir 
trabajo; su rostro no ofrecía el menos interés 
y su actitud era la de la provinciana que han 
llevado a la capital. Para que Greta Garbo 
llegara a la gran actriz que el mundo ha admi- 
rado fue preciso adobarla, acicalarla, preparar- 
la, ponerla, en una palabra, en conserva. Y es 
desde entonces que la genial actriz, no en per- 
sona, no fresca, sino desde la pantalla, conver- 
tida en celuloide, en embutido, que ha conquis- 
tado por el mundo corazones como Atila con- 
quistaba pueblos. 

Belleza en conserva es belleza refinada, es 
belleza adobada por la civilización. Es, en 
suma, como el "cocktail". En lugar de tomarse 
un "cocktail" supóngase usted que le ofrecieran 
en unas, copas diminutas todos sus componentes: 
aquí el Bacardí, allí el whiskey, al lado unas 
gotas de amargo, un poco más allá ajenjo, luego 
ginebra . . . hasta granadina. ¿Sería usted 
capaz de irse tomando una a una todas esas 
copas? ¿No tendrían que llevarlo a casa, agi- 
tado por fuertes vómitos? Ah, pero en cambio 
combina usted todas esas bebidas, les agrega 
un poco de hielo — la frialdad es símbolo de la 
conserva — las bate y tiene usted una bebida de- 
liciosa, una bebida de nuestro tiempo, la bebida 
resumen con el gusto resumen. Igual, igual que 
las primeras figuras de la pantalla que poco se 
diferencian entre sí, porque son el resumen de 
la belleza, el común denominador de la mujer 
idealmente guapa. 



¡Qué lindo bebé! 

- dicen todos'' 



^^" que /^ ^^"osa- 
^onjf^.f g"e mis 

P^^o encina T ^'^ 
viveea es 'r^t^ de 

'^^^«taao'n "'"^ 



tenia tres , ^de de ui 
critico cuando »* ¿=¿ me.co^e,o^^,'í,on. 
aimentaaon;^» 0"^,-,í'leus huesos y 



mus' 



culos y q^^ 





D-J7 



"Y ASI ha sido. Desde el princi- 
pio le gustó. Ya empieza a caminar 
?Lé fuerzas tienen sus pierne- 
li i'. Ahora le doy Quaker Oat 

preparado como para nosotros^ 
Lsmos, y nunca se cansa de el. .., 

Tienes razón, es un lindo bebe, 

pero ante todo es .^««.gracias a ^^ 

Quaker Oats." ^^=^ 



Quaker Oats es el alimento ideal para la humanidad, desde 
la infancia hasta la más avanzada edad. Su exquisito sabor encanta 
a todos y sus propiedades nutritivas siempre benefician. Es 
económico y fácil de preparar, cociéndose en 2' _> minutos. 

LA IMAGEN DEL CUÁQUERO SOLO EN EL LEGITIMO 

Quaker Oats 



Enero, 1935 



Páq 



73 



SOLICITAMOS AGENTES 

En todas Ub partes 
del Mundo pan Tender 
directamente de Fá- 
brica la linea mas 
variada y estensa de 
Foto-Medallones. . 
Foto-Joyería, Marcos. 
Ampliaciones y Foto- 
Novedades. Una mag- 
nifica oportunidad 
para establecer su 
negocio propio y ob- 
tener buenas ganan- 
cias. Escribanos hoy 
mismo pidiendo nues- 
tros Catálogos o 
Mensaje en Español 
gratis. 

Establecidos hace 35 
años en el mismo 
giro. La satisf»'-- 
clón de nuestro 
gran número de 

Agentes es su garantía de servicio rápido y buena fé 

eo lof negocios. 

Oarantliamos absolutamente todos nuestros productos y 

REEMBOLSAMOS su valor si no satisfacen. 

THE GIBSON PHOTO JEWELRY CO., INC. 

833 McDwiaId Avenue, Brookiyn, N. Y., E. U. de A. 

I-a Casa de Foto-Medallones y Foto-Novedades 
mas grande del mundo 




EQUIPOS SONOROS 
S. O. S. 

para el Teatro Moderno 

EMPRESARIOS: SI 
quieren tener llenos com- 
pletos en su teatro Instalen 
sin demora alguna el 
equipo sonoro S. O. S. 
WIDE FIDELITY. 
PUBLICO: Si desean 
proyección clara y sonido 
perfecto Insistan en que 
su empresario instale el 
equipo sonoro S. O. S. 
WIDE FIDELITY en su 
teatro. 

Los equipos sonoros S.O.S. 
WIDE FIDELITY se 
están usando en el mundo 
entero con magniflcos re- 
sultados. 

Para obtener catálogos, 
presupuestos y otros de- 
talles diríjanse a 

SALES ON SOUND CORP. 

Dept CM. 1600 Breadway, New York City. U. S. A. 
Diretción eablegráflca: "SOSOUND" NEW YORK 




HllL-^i:-ll:<llllIlh^í,iJ 




NUEVO SURTIDO 1935 

La marca Postal nuevamente va a 
la cabeza con veinte modelos para 
1935. con radios de nuevas válvulas, 
novedoso diseño y precios modera- 
dos. Hay modelos para 110 voltios, 
para 120, 170 y 220 voltios, corriente 
alterna o directa, alcance de 13 a 
2000 metros y 24 a 60 ciclos. 
Cablegrafíe o escriba para obtener 
detalles de nuestros aparatos recep- 
tores 1935. Hay distritos disponi- 
bles para distribuidores. 
Dirección cablepráñca: POSTALRAD 



*^eST>kl.(e)RAOie 

I LIBERTY ST.VÁ^ NEW YORK.N.Y. 



INGLES 

OIGA LA VIVA VOZ DEL PROFESOR EN SU 
LA ENSEÑANZA ESTA GARANTIZADA 



O UD. APRENDE 
O NO LE COSTARA NI UN CENTAVO 

¡'ida f.ección de Prueba Gratis 

INSTITUTO UNIVERSAL (80) 

■^■1365 Lexington Avenue, New York\ 



CON DISCOS I 
FONOGRÁFICOS I 

ESOR EN SU CASA. I 
«RANTIZADA I 

IDE I 

UN CENTAVO I 

ba Gratis I 

RSAL (80) I 

. New Yorkf^^g^g^ 



ASISTA UD. AL 

magno "Desfile de Estrellas" . . . 

Compre el Álbum de Cine-Mundial 

que está en venta en todo el país. 




lon¿ar 



Un Poder Decisivo 

f>>n la ayuda del Magnetismo 
usted podrá realizar los BÍ¿uien- 
tcs propóftitOA: 

Kadiar *>u pensamiento a volun- 
tad -Conocer el sentir de lo» dc- 
má» -Inspirar panione» — Curar en- 
(ermedadet- Adquirir riquezaa y pro- 
la vidn. Pida informen a: 



P. UTILIDAD, Box 15 Sla. D, NEW YORK, E.U.A. 



Acaso el único defecto que podría encontrár- 
sele a las bellezas en conserva es el que se le 
encuentra a los melocotones en lata: que todos 
saben lo mismo. Una uniformidad un tanto 
enojosa. Una artista tendrá la nariz un po- 
quitín más remangada que otra y el mentón de 
ésta resultará un si es o no es más acusado 
que el de aquélla, pero el primer efecto que 
producen es idéntico. Hay en la belleza de 
todas ellas un cierto parecido, un aire de fami- 
lia. Claro, como que todas están conservadas 
con los mismos elementos químicos, y si todas 
las peras en dulce lo son siguiendo una fór- 
mula, todos los maquillajes, todas las cremas, 
todos los afeites de las "estrellas" son seme- 
jantes. Es una gran belleza, pero es siempre 
la misma belleza. Es el ideal de lo que debe 
ser una cara femenina perennemente estereo- 
tipado. 

En esa belleza ideal que encarnan las artistas 
de cine está todo el misterio de sus grandes 
éxitos. Al dejar de ser humanas, al no pare- 
cerse a las mujeres que vemos todos los días 
en la calle, el público se enamora de ellas como 
nos hemos enamorado y buscamos constante- 
mente esa belleza ideal que abrigan nuestros 
sueños y que jamás topamos en la realidad. Las 
actrices de cine, en virtud de su típica belleza 
en conserva, no tienen verosimilitud alguna; 
son personajes de fábula que uno no espera 
encontrar nunca y por lo tanto les rendimos 
nuestra máxima admiración. 

Ellas lo saben y por eso se ocultan y se en- 
castillan dentro de sus residencias, y cuando 
viajan lo hacen de incógnito. Dicen que para 
no verse agobiadas por las multitudes. La ver- 
dadera razón es que en cuanto las multitudes 
las contemplaran a unos palmos de distancia 
la desilusión sería espantosa y verían pronto en 
peligro sus contratos con las empresas cinema- 
tográficas. De cerca las "estrellas" son figuras 
humanas como cualquiera de nosotros, y su be- 
lleza, si la tienen, está muy lejos de ser esa 
belleza que aparece — producto del maquillaje — 



en la pantalla. De cerca la artista de cine es 
como el salmón fresco, un pescado de buen ver 
nada más. Ya en película, el salmón está en 
escabeche y deliciosísimo. 

No conozco a nadie que habiéndose visto a 
pocos pasos o habiendo tenido ocasión de ha- 
blar con una "estrella" no se haya lamentado 
de que "es muy diferente a como se la ve en el 
cine", y la diferencia siempre es desfavorable. 
En la pantalla es la belleza ideal, la belleza 
en conserva. De cerca es la belleza natural, la 
belleza sin idealizar. Aquélla es la belleza ima- 
ginativa, ésta es la belleza vulgar. La una es el 
sueño, la otra es el amargo despertar. 

Spengler, ese filósofo alemán que escribió un 
grueso volumen sobre la decadencia de la civi- 
lización de occidente, tiene razón. El cine lo 
prueba. A qué extremos de relajación habrán 
llegado nuestros gustos que a la belleza real, 
a las- caras sanas y alegres como manzanas, a 
los rostros llenos de vida aunque los labios 
estén cuarteados por el sol y el aire fresco, a 
las expresiones de sincera ingenuidad, a la vida 
sin artificios, preferimos esas bellezas de más- 
cara, muy bonitas, muy ideales, de las "estre- 
llas" del cine, pero decadentes, sin vigor, todas 
iguales, todas guardadas cuidadosamente en 
conserva. Bellísimas momias de nuestra de- 
cantada civilización. 



/\NNA STEN (la sugestiva 
intérprete de "Nana" y de "Vivimos otra vez") 
va a ser ahora la protagonista de "Su noche de 
Bodas". Con Ralph Bellamy. Asi lo ha 
decidido Samuel Goldwyn. Por cierto que 
éste, después de haberla tenido en una casi 
absoluta reclusión durante un par de años, ya 
la permite que se presente en público y vaya 
a algunas fiestas, con tal de que lo haga siempre 
con su legítimo esposo, el Doctor Frenke, que 
para eso vino a Hollywood. 




De izquierda a derecha, F. C Ortega y ¡Villiam J. Reilly, respectivamente 
Director y Gerente de anuncios de Cink-Mundial; Mary Spaulding, de "Car- 
teles" ; J. Gleason de Amalgamaled Press, Harold Lloyd, Helen Isaacs, de "Le 
Jour" , de París; los Sres. Santos y Delgado, de "El Tiempo", de Bogotá, y J. 
Houbolt, de las revistas indo-holandesas. 



PA ql 



74 



Cin«-Mund¡al 



Marión Retratada 

(Viene de la página 69) 

provinentes sin duda de tal o cual exceso en 
paellas, o en sardinas fritas. . . . Pero un exa- 
men más atento ante la luna disipó la nube: 
Marión volvió a mostrar sus hoyuelos, prendi- 
dos en el ángulo de su sonrisa. 

— En cuanto a Londres — continuó abando- 
nando con un suspiro las tierras latinas — me pa- 
reció alegre, naturalmente alegre ... y no 
como aquí donde parece que la diversión es el 
resultado de un esfuerzo. La gente viste bien ; 
los teatros estaban llenos y yo procuré ver cuan- 
tas obras^había en cartel, aunque sin hallar ma- 
terial a propósito para la filmación de películas. 
Por cierto que no sé cuál será la próxima que 
interprete en Hollywood. Quisiera que fuese 
algo de más importancia que lo que he hecho 
hasta ahora. Desearía apartarme de papeles 
ligeros, que son los que más pronto se borran de 
la memoria del público. Últimamente, he es- 
tado leyendo varios argumentos de los que 
quizá me convengan. ¡Y con la gana que tengo 
de trabajar después de mis vacaciones ! 

Precisamente en lo que atañe a la siguiente 
producción de Marión Davies, quizás yo esta- 
ba, el día de la charla, más enterado que 
ella. Corren rumores persistentes de que se le 
va a encomendar uno de esos asuntos de per- 
files épicos: un tema a la vez grandioso, román- 
tico, alegre y . . . humedecido por el llanto de 
la tragedia; lo cual dará ocasión para que la 
artista luzca sedas, y empolvadas pelucas mien- 
tras sus pies dibujan los pasos del minué y su 
boca deja escapar suspiros amorosos mientras 
un galán la corteja en un jardín . . . hasta el 
cual no llegan los truenos de la borrasca que 
se aproxima. 

Marión Davies no se llama así, naturalmente. 
En las aguas bautismales recibió el nombre de 
Marión Douras, al que, ya grandecita, ella aña- 
dió una V inicial de "violeta", con tendencias 
a lo bueno, lo bello y lo sincero. Su hermana 
fue quien cambió el "Douras" por "Davies", 
aduciendo que este último se veía mucho mejor 
que el otro en las iluminadas marquesinas de 
un teatro. Reina — la hermana en cuestión — no 
tardó en convencer a las otras rubias: Ethel, 
Rose y Marión. Y así fue como el juez Douras 
se vio, de repente, padre de cuatro chicas ape- 
llidadas Davies. 

Marión no es muy alta, a pesar de su pre- 
eminencia. Hay que recordar que, aparte de 
su jerarquía cinematográfica, ha sido electa, tá- 
citamente, reina de Hollywood y que no pasa 
por la Capital del Celuloide ningún personaje 
prominente a quien, en nombre de la colonia, 
no haga honor Marión Davies. 

Pero por otros conceptos tiene Marión sitio 
aparte en Hollywood: es, entre otras cosas, em- 
bajadora de paz. Detesta las disputas y las 
riñas y constantemente se ofrece como media- 
dora entre gentes que han tenido alguna dife- 
rencia grave. Hace poco se publicó una foto- 
grafía en que estaban Gloria Swanson, Cons- 
tance Bennett y, en el centro, Marión. Antes 
de la fecha en que se obtuvo ese retrato, Cons- 
tance y Gloria no se dirigían siquiera la pa- 
labra. Pero Marión efectuó la reconciliación 
y la celebró sacando la foto de que se trata. 

Cuando Marión era niña, estaba empeñada 
en convertirse en escritora, con preferencias 
novelistas, pero la tentación teatral fue mayor. 
Y más aún la cinematográfica: no son muchas 
las actrices que debutan como estrellas ante 
la cámara. Su primera película fue "Runaway 
Romany" y abandonó las tablas para filmarla. 
Eso fue hace dieciocho años y Marión se hizo 
estrella desde entonces. 

El trabajo de Marión, a pesar de lo intenso 
que es, resulta para ella trabajo de amor. Un 



Para Hogares sin Electricidad 

REFRIGERADORES 

TRU-KOLD 

FUNCIONAN CON KEROSINA 

ENCIENDA USTED EL QUEMADOR UNA VEZ AL DÍA. i ESO ES TODO ! 

Este refrigerador posee todas las ventajas de la refrigeración mecánica, aunque 
la casa no tenga conexiones eléctricas o de gas. Mantiene su temperatura al 
^ado que requiere la conservación de los alimentos susceptibles de descom- 
ponerse. / 1 toJo a un coste de unos cuantos centavos por día! 



Fíjese usted en 

estos Grandes 

Refinamientos 




Construcción Rígida, de una 
Pieza, de Acero Soldado. 



Acabado Exterior de Laca, de 
"Pyroxylin", Blanco como la 
Nieve. 



Interior de Acero sin Rchordes, 
con Esquinas Redondeadas. 



Liso Acabado de Esmalte de 
Porcelana Blanca, en el Interior. 



Brillantes Entrepaños de Metal, 
de Tipo de Cinta, que no se 
Vierten. 



Ferretería con Capa de Cromo. 



Aisladores extraordinariamente 

Gruesos. 



Funciona sin Ruido. Nada ec 
Mueve! Nada se Desgasta, 



Mantiene la Comida Fresca y 
Pura. Ahorra Dinero. 



Cuesta su Funcionamiento Sólo 
t'nos Centavos por Día. 



OFERTA ESPECIAL DE MODELOS PARA DEMOSTRAR 

Tenemos un número limitado de Refrigeradores Tru-Kold que funcionan con 
kerosina y que ofrecemos a precios en extremo reducidos. No son refrigera- 
dores "de barata", sino modelos para demostrar su propia excelencia; todos 
en perfecto estado y garantizados. Aprovéchese usted de esta ocasión única. 
Se envían precios e informes adicionales a quien los solicite. 



MONTGOMERY WARD 



Departmento de Exportación 



Chicago, E. U. A. 



Enero , 193 5 



Página 75 







Haga del 

Park Plaza 

su Residencia 
en New York 

LA agradable ubicación de este 
hotel frente al Museo Annericano 
de Historia Natural, cerca de una 
estación del ferrocarril elevado y dos 
estaciones subterráneas; a corta dis- 
tancia de paradas de los ómnibus del 
famoso Paseo de Riverside, y apenas 
a media cuadra del hermoso Parque 
Central, ofrece a los hispanoamerica- 
nos una residencia sin igual durante 
su visita a New York. 

Los centros mercantiles, las más 
famosas tiendas, y el distrito teatral 
de la ciudad están a la mano. Y 
por las múltiples facilidades que 
ofrece, el Park Plaza tiene el honor 
de albergar las oficinas principales 
del Club Automovilístico de New 
York y su Bureau del Viajero,' que 
ofrecen ayuda Inapreciable a cuan- 
tos viajan por los Estados Unidos. 

Habitaciones de todos los tipos: 
desde elegantes cuartos sencillos 
hasta bonitos apartamentos de dos, 
tres, cuatro y seis habitaciones, con 
refrigeración y facilidades de cocina 
privada si se requieren. 

El Park Plaza presta atenciones 
especiales a sus huéspedes hispano- 
americanos. Todos los miembros de 
la familia se sienten aquí en su casa, 
y hacemos todo lo posible para que 
su visita a New York resulte comple- 
tamente agradable. 

TARIFAS Y DETALLES 
completos obtenibles con los siguentes 
repres«ntantes: 

HABANA: García-Ortega Hnos., Zuiueta 32 
MÉXICO: A. Robles, Jr., Av. Madero 29, D.F. 
VERACRUZ: H. Pulido, Diaz Mirón 129 
SAN JUAN, P.R.: Hotel Comercio, Brau 53 
RIO JANEIRO: A. Herrera, Silva II, ler. 
BUENOS AIRES: A. Manzanera, Lima 46! 

o directamente del 

Hotel Park Plaza 

50-66 West Seventy-seventh Street 

NEW YORK 

A LAS PUERTAS DEL PARQUE CENTRAL 



triunfo más significa poco en una carrera que 
ha tenido tantos. El dinero tampoco influye 
gran cosa en su existencia. ¡ Pero está enamo- 
rada de las películas! La fascina esta manifes- 
tación del arte y desea dejar en el lienzo su 
propia huella. Pocos, por otra parte, están tan 
familiarizados con las ramificaciones diversas 
del cinematógrafo y los problemas de produc- 
ción, finanzas y distribución que entran entre su 
equipo y experiencia. Podría producir y dirigir 
si quisiera. Lo que no quiere hacer nunca es 
supervisar: detesta la idea de criticar lo que 
otros ejecuten. 

Por lo demás, le encantan las bromas y sabe 
hacerlas. 

Detalles personales: tiene un perro, que se 
llama "Ghandi", guía su propio auto, es ama- 
ble con sus colegas, hace imitaciones de perso- 
nas en el seno de la intimidad pero nunca para 
el público, no hace objecciones a lo que un di- 
rector exija, aunque a ella le parezca mal; es 
franca, popularísima en Hollywood, valerosa y 
sin pizca de vanidad. Además, es leal en la 
amistad y en la profesión. Eso es raro entre 
gente de cine. De ahí que Marión resulte 
única. Si mayores glorias le reserva el destino, 
bien merecidas las tiene. 



Arthur Arce elegido 
vice- presidente de S.O.S. 

EL señor Arthur Arce ha sido electo vice- 
presidente y gerente de ventas en el ex- 
tranjero de la Sales on Sound Corporation y 
sus afiliadas. 

Los primeros diez meses del año pasado vie- 
ron tal incremento en el comercio de exporta- 
ción de la S. O. S. que el señor Arce asegura 
un año de halagadoras actividades en el co- 
mercio de equipos para cinemas SOS-Wide- 
Fidelity durante el 1935, y su firma añadirá 
sus radioreceptores SOS a la extensa lista de 
especialidades que venden en el exterior. 



Roto-Neon, Novisimo 

Artefacto Comercial 

jOSEPH A. HOPFENBERG, presidente de la 
-' Pennant Trading Corporation, de New 
York, ha lanzando al mercado mundial un no- 
vísimo artefacto anunciador, llamado Roto- 
Neon, en dos modelos: uno de forma esférica 
y otro en forma de disco; ambos funcionan 
eléctricamente, son giratorios y lanzan un mar 
de luz con todos los colores del arco iris, consti- 
tuyendo ya en Nueva York el más novel arti- 
ficio que atrae multitudes a los establecimientos 
que los tienen en uso. 

Hopfenberg es veterano en los campos de la 
cinematografía y el radio y asegura que el Roto- 
Neon será en breve, por todo el mundo, una 
de las más populares atracciones que las tien- 
das y los cinemas tendrán para el fomento de 
su popularidad y su negocio. 

La firma del señor Hopfenberg vende tam- 
bién los radios Pennant, construidos bajo los 
mismos principios que prestan a los proyectores 
cinematográficos sonoros esa alta fidelidad en 
la reproducción. 



FILATÉLICAS 



PARA delectación de todo buen filatelista, he 
aquí nuevas respecto a últimas emisiones 
para las cuales hay que hacer lugar en el álbum 
y el catálogo: 

Honduras anuncia que pone en circulación un 
nuevo sello de correo ordinario y una emisión 
de franqueo aéreo. La primera consiste de las 
siguientes denominaciones: 2c, 5c, y 6c. La se- 



SELLOS DE CORREO AEREO 

El grupo más fascinador en la Filatélica 

Ofrecemos a los coleccionistas interesados el 
mejor surtido en el mundo a precios sin competencia. 

Atendemos mancc-Ustas. Nuestra lista de precios 
la enviamos gratis a quien la solicite. 

No hacemos canjes. 

NICOLÁS SANABRIA, INC. 
17 E. 42nd St., New York, N. Y., U. S. A. 



SELLOS DE SUD AMERICA 

Nuestro surtido de sellos sudamericanos es uno de 
los más grandes y más completos en existencia; y ofrece 
la oportunidad de exquisitas selecciones a los precios 
más moderados. Estamos seguros de poder suministrarle 
emisiones que Ud. no ha podido conseguir liasta hoy. 
Su pedido será objeto de esmerada, exacta y pronta 
atención. Díganos qué sellos necesita y enseguida le 
cotizaremos precios. 

HOMAN, KRASSA CO.,'I]NC. 

116 NASSAU ST.. NEW YORK. U. S. A. 



ESPECIALISTAS EN SELLOS 
DE CORREO AEREO 

Compramos, vendemos; catalogamos y montamos co- 
lecciones de sellos de correo aéreo — Emisiones viejas 
V de las más recientes siempre disponibles. Pida lista 
de precios a: 

EMIL BRUECHIG 
522 FIFTH AVENUE, NEW YORK. U. S. A. 

gunda, aéreos, son de: 8c, 10c, 15c, 20c, 40c, 50c 
y 1 Lempira. 

Guatemala también prepara nuevas emisiones 
de correo ordinario y aéreo y esperamos poder 
mencionar las denominaciones en el próximo 
nómero de esta revista. 

Cosía Rica y El Salvador harán sellos con- 
memorativos de las Olimpiadas Centro Ameri- 
canas y El Caribe. El Salvador se propone ha- 
cer sellos de correo ordinario y aéreo. 

* * * 

El dirigible quedará conmemorado en una 
serie de sellos aéreos rusos que acaban de po- 
nerse en circulación. Son grandes y presentan 
dirigibles en vuelo en variada vistas pintores- 
cas. Los hay de 5, 10, 15, 20 y 30 kronens. 

* * * 

Los coleccionistas interesados en sellos gran- 
des pictóricos hallarán admirables ejemplares 
en las nuevas emisiones de Cyreniaca y Tripo- 
litania en conmemoración de la Exposición de 
Arte Colonial, de Ñapóles, pues son sellos enor- 
mes como afiches, muy atractivos, baratos, y 
vienen en emisiones para franqueos ordinario 
y aéreo. 

* * * 

La Guayana Inglesa acaba de lanzar una serie 
de nuevos sellos muy atractivos en doce deno- 
minaciones. 

Curasao ha sobreimpreso la emisión de sello 
rojo de 20c imponiéndole la de 10c en tipo 
negro. 



INTERNATI0NAL/saUND\EOUIPMENT Co| 

36*1 CANAL ST«CCT 



PUEDE LLENAR LAS NECESIDADES DE SU TEATRO 
EN TODA LINEA SEA CUAL FUERE EL VOLUMEN DE 
SU PEDIDO. PIDA CATALOGO. Escriba por correo 
AEREO V le contestaremos por esa vía. 

IQC^^A Aditamentos Parlantes. — Am- ICC^^A 
lOuO/A pllflcadores y Alto Parlantes IOCV.^A\ 

TAMBIÉN MAQUINAS DE OTRAS MARCAS, NUEVAS 
Y RECONSTRUIDAS 



TESOROS Y MINAS 

Oro, minas, yacimientos y toda clase de 
riqueza oculta en la tierra, agua o muros, 
puede ser localizada con aparatos modernos 
de radio. Pida informes a: Publicaciones 
Utilidad, Apartado 159, Vigo, España. 



Pág 



76 



Cine-Mundial 



El Mundo del Cine 

(Viene de la página 67) 
Dear Mr. Ortega: 

On the Twentieth Anniversary of "Cine- 
Mundial," I extend to you my heartiest con- 
gratulations and best wishes. 
Sincerely yours, 

Katharine Hepburn. 
Dear Mr. Ortega: 

On the Anniversary of the Twentieth birth- 
day of "Cine-Mundial," I hasten to offer you 
my congratulations for the success you have 
had in the past and my best wishes for still 
greater success in the future. 
Cordially yours, 

Irene Dunne. 
David Copperfield cast join us in sincere good 
wishes on your anniversary stop may you en- 
joy all po^sible success. 

Madge Evans, 
Elizabeth Alian, 
Maureen O'Sullivan, 
Lionel Barrymore, 
Lewis Stone. 

Greetings on your birthday. Stop. May you 
have a long life. 

Wallace Beery. 

Sincerest good wishes for a happy birthday 
may you have many of them. 

Myrna Loy, 
William Powell. 

Congratulations on Cine-Mundial's Twen- 
tieth year of success and best wishes for the 
future. 

Jean Harlow. 

Greetings on your anniversary stop our 
friends at Metro-Goldwyn-Mayer join us 
heartiest congratulations and good wishes. 
Joan Crawford, 
Clark Gable, 
Robert Montgomery. 

Yo soy hombre de pocas palabras: reciban 
mi parabién. 

Karloff. 

It is always a great pleasure to commemorate 
a really worthwhile event, and I feel sure that 
the Twentieth Anniversary of "Cine Mundial" 
may be considered just that by the entire motion 
picture industry. 

Accept my sincere congratulations and best 
wishes for your further success. 
Sincerely yours, 

N. U. Warner, 
President, 
Warner Brothers. 

Mis más sinceras felicitaciones por vuestros 
veinte años de labor. 

Fay Wray. 

Saludos y felicitaciones en el vigésimo ani- 
versario de su fundación. El gran éxito que han 
alcanzado es meritorio y me enorgullezco en 
unir mis felicitaciones a las muchas otras que 
sin duda habrán recibido Uds. ¡Prosperidad y 
larga vida para Cine-Mundial ! 

■ Antonio Moreno. 

Mascot, la más discutida editora en la cine- 
matografía norteamericana contemporánea, sa- 
luda a Cine-Mundial, líder entre las revistas 
cinematográficas editadas en español, y le desea 
continuados triunfos en el vigésimo año de su 
útil carrera. 

Nat Levine 
Presidente, 
Mascot Productions Inc. 



Cjon una piel áspera toÁo 

maquillaje resulta vano 





Repine y suavice su cutis si desea que 
el maquillaje luzca en todo su esplen- 
dor. Para una piel áspera Elizabeth 
Arden recomienda, todas las noches, 
esta Crema Tres en Una, que Ud. 
misma puede preparar, mezclando en 
partes iguales Crema para los Poros, 
para refinar y contraer los poros; 
Aceite para los Músculos, para res- 
taurar los tejidos laxos y los músculos 
flaccidos; y Crema contra las Arrugas, 
para afirmar y suavizar el cutis. 

Una aplicación semanal de la Más- 
cara Venetian Ardena le ayudará aun 
más a corregir una piel áspera. Estimulante y detersiva, esta mara- 
villosa preparación afirma y modela el contorno, da firmeza a los 
músculos y libra a la piel de los venenos que la ponen áspera. 

Pero ya posea Ud. un cutis áspero o delicado, seco u oleoso, el primer 
cuidado de la piel consiste en limpiarla, entonarla y suavizarla a 
diario. Estos tres pasos son esenciales para lograr un cutis radiante, 
■k -k ir 

Los artículos de tocador de Eli^ahetJt Arden se venden en las 

ciudades principales de los siguientes países: 
ANTILLAS CHILE ECUADOR MÉXICO PUERTO RICO 

ARcéN^mT' COLOMBIA EL SALVADOR NICARAGUA ^^o'mInFcANA 
SOLIVIA COSTA RICA GUATEMALA PANAMÁ URUGUAY 

BRASIL CUBA HONDURAS PERÚ VENEZUELA 

Elizabeth Arden • 691 Fifth Ave., Nueva York, E. U. A. 
LONDRES • parís • BERLÍN ' ROMA 



No hay nada mejor que el MEN- 
THOLATUM para aliviar el dolor 
de quemaduras y evitar ampollas 
e Inflamación. 

Apli'queselo abundantemente y 
^/,encontrará pronto alivio. 
Calma, desinfecta y 
ayuda a sanar la he- 
rida. Cuídese de las 
imitaciones. 



ROTO-NEON Pone el Arco Iris a su Servicio 



m 



ROTO-NEON 

Modelo Globe 



Coloque el ROTO-NEON en su vidriera, o en cualquiera otro lugar de su tienda, conéctelo 
con la corriente eléctrica, v. ¡oresto!. el arco iris estará a sus servicios! ¡Color, noción 
y belleza en todo s'j establecimiento! ¡ROTO-NEON es el más espectacular sistema de anuncio 
eléctrico que se ha inventado. Exhibición rotativa de luz neón que produce brillantes combina- 
ciones de colores en sorprendente variedad. 

Los ROTO-NEON atraerán al público a su establecimiento v lo harán el más popular 
de la ciudad. Son sencillos, a prueba de accidente y duraderos. Pueden montarse en paredes, 
plafones, mostradores, vidrieras y escaparates. Cuestan poco y funcionan con sorprendente economía. 

RADIO: Linea completa de RADIOS PKXNANT y de nntenns. vainillas, y especiali- 
dades radio telefónicas. Tenemos varias agencias disponibles. Escriba o telegrafíe pidiendo 

detalles. 



PENNANT TRAD 

729 SEVENTH AVENUE, NEW YORK. 



NG CORPORATION 

CABLES: "PENTRADER-NEWYORK" 



Enero, 1935 



Pá g 



77 




♦ El dolor del lumbago sólo lo quita una reacción vigorosa 
de la sangre. Y esta reacción la produce una ligera aplicación 
del Linimento de Sloan. Primero siente un calor muy agra- 
dable y luego nota con sorpresa que el dolor ha desaparecido. 
La sangre ha reaccionado. 

♦ Ya sea el dolor producido por reumatismo, ciática, con- 
tusiones, golpes, enfriamientos, torceduras, cansancio mus- 
cular, el Linimento de Sloan se lo quita. — Adquiera un frasco 
y tenga el alivio a mano. 

Linimento de SLOAN 

MATA DOLORES 



Quien vive veinte años, tiene derecho a un 
siglo. 

Jack Holt. 

Desde la era de las silentes hasta la época ac- 
tual de las sonoras, se ha distinguido "Cine- 
Mundial" por su imparcialidad de criterio, y 
ahora, con motivo de su vigésimo aniversario, 
me es grato felicitarlo cordialmente y desearle 
muchos años más de éxito. 

Su afmo. amigo y S.S., 

Richard Dix. 

Estimado señor Ortega: En la ocasión del XX 
Aniversario de la revista "Cine-Mundial," hago 
a Ud. presente mis sinceras felicitaciones, por 
tan fausto acontecimiento, suplicándole al mis- 
mo tiempo extienda a todos sus lectores mis ex- 
presiones de mayor cordialidad. 

Su afma. amiga y S.S., 

Ann Harding. 



Mis más sinceras felicitaciones por los veinte 
años de éxito de Cine-Mundial. 
Cordialmente, 

Harry Cohn. 
Presidente de Columbia Pictures. 

Sinceras felicitaciones para "Cine-Mundial" 
en su veintavo aniversario. Creo que tienen 
Uds. una revista espléndida, que está a la ca- 
beza de las de su clase y que merece la ayuda 
y el patrocinio de todos. 

Sinceremante les deseo éxito y prosperidad, 
Warner Baxter 

With dancing in my heart, I wish you all the 
success in the worid on your Twentieth Anni- 
versary. I am a new star in motion pictures 
but I have known about "Cine-Mundial's" good 
reputation for a long time. 

Yours very truly, 

Fred Astaire. 



Para el redactor de CINE-MUNDIAL. 
Con toda simpatía deseo infinitas felicidades 
a "Cine-Mundial" en su vigésimo aniversario. 

Mona Maris. 

Reciban ustedes mi más sincera felicitación 
en el vigésimo aniversario de "Cine-Mundial," 
completísima revista cinematograñca que, para 
honra y solaz de artistas y amantes del cine 
hispano, se publica en nuestro idioma. 
Muy sinceramente, 

Dolores del Río. 

Permitidme unir mis congratulaciones a las 
muchas que estoy segura han recibido en esta 
ocasión con motivo de la celebración de su 
veintavo anibersario. Aun cuando yo no puedo 
leer "Cine-Mundial," con frecuencia lo veo y 
me divierte hojearlo. No hay duda que es un 
trabajo artístico y mis amigos hispanos del 
estudio Fox Film son todos fervientes patro- 
cinadores del magazine. Les deseo éxito con- 
tinuo y mayor prosperidad, lo que estoy segura 
que es bien merecido. 

Alice Faye. 




ENTRE los grandes editoras cinematográñcas, 
RKO es tal vez la de más reciente funda- 
ción y sin duda una de las que más ha avan- 
zado en los últimos cinco años, tanto en lo que 
se refiere a la calidad y cantidad de sus pelí- 
culas, como a sus métodos de distribución. La 
marca RKO es en la actualidad una de las 
favoritas dondequiera que se conoce la cinema- 
tografía en el mundo, y no existe un solo país 
donde no cuente con oficinas propias o repre- 
sentantes autorizados. 

Al segundo año, ganó los honores máximos de 
la cinematografía, la estatuita de oro de la 
Academia de Ciencia y Arte Cinematográficas, 
con el fotodrama "Cimarrón", y volvió a reci- 
bir este honor el año pasado con "Las Cuatro 
Hermanitas", que dio fama firme a Katharine 
Hepburn. 

Esta compañía se distingue por sus experi- 
mentos en películas a colores, que culminaron 
en "La Cucaracha", verdadera joya del cine, 
tanto por el colorido como por la interpreta- 
ción. Este éxito ha hecho predecir a los jefes 
de la RKO que dentro de cinco años todas las 
películas que se produzcan en Norte América 
serán a colores. 

Responsables en gran parte de este avance 
y organización moderna son los funcionarios 
cuyos retratos publicamos en esta página. 









NeJ E. Depinet, Presidente de la RKO ; Phil Reisman, y ice-presidente; R. K. Hawkinson, Encargado de la división latinoamericana; 
Roberto Trillo, Gerente de la sucursal de España; Generoso Ronce Filho, Presidente de la casa Irmaos Portee, de Río de Janeiro, 
distribuidora de RKO-Radio en Brasil; Jacobo Glucksmann, de Radiolux, S. A., distribuidora de RKO en Argentina, Uruguay, 
Paraguay y Chile; I'red A. Gulhransen, Gerente de la sucursal RKO en Centro América; y Michael Hoffay, Director de Publi- 
cidad Extranjera de la RKO-Radio. 
PAgin«78 Cino-Mundial 



La Sorpresa Regia 

" Regalos ' 

* Kodak 



j 



/ 




^/ /.' ^' 



Kodak Vollenda — Diminuta, com- 
pleta y precisa, la Vollenda es 
una joya para "fotos" superiores. 



La Brownie Júnior — Económica, 
fuerte, segura. La prefieren los 
Reyes para "el rey de la casa." 






Kodak Six-20 — Elegante, práctica, 
segura : una verdadera Kodak mo- 
derna, para ELLA ... o para uno 
mismo. I Por qué no ? 



Cine Kodak Eight (8) — ¿ Una 
Kodak para filmar? — Si: ¿qué 
mejor regalo para toda la familia? 



Kodak Tris-Tras (Jiffy) — Tris, se 
abre; tras, ya está la "foto. " Se- 
gura y rápida, ha de gustar en un 
tris-tras. 




/ 



Véase la selección de 

REGALOS DONDE SE VEA 
EL LETRERO KODAK... 




VuK sorpresa "regia," el rey de los regalos 
para Reyes, lo constituye una Kodak. Como 
magos que son, los Reyes saben que una 
cámara es el mejor regalo para los pequeños. 



Y el hombre precavido se regala algo de 
vez en cuando, ¿por qué no.' Una Kodak 
o un Cine-Kodak es fuente de placer para 
todo el año ... y años venideros. 



EASTMAN KODAK COMPANY, Rochester, N. Y., E. U. A. 

Kodak Argentina, Ltda., 434 Paso 4,?8, Buenos Aires; Kodak Brasileira, Ltd., <:ai\a Postal S4'», Rio di- Janeiro; Kodak C^olonibiana, Ltd., 
Apartado S.54, Barranquilla ; Kodak Cubana, Ltd., Zenea 2.56, Habana; Kodak Chilena, Ltd., Casilla 2797, SanIia)<o; kodak 
Mexicana, Ltd., San Jerónimo 24, México, I>. F.; Kodak Panamá, Ltd., P. O. Box .S(I27, Ancón, Zona del Canal; Kodak Peruana, Ltd., 
Divorciadas 650, Lima; Kodak Philippines, Ltd., Dasmariñas 4.Í4, Manila; Koduk l'rufiuaya, Ltd., (\ilonia 1222, Montevideo. 



A 



el h 



^ Esmalte 

CUTEX 






EN las playas; — donde el uso de 
sandalias es lo "chic" — en los bailes 
y paseos; — donde el zapato modernista y 
las medias caladas imperan - se nota una 
nueva y atrayente moda, que ha seguido 
a la de pintarse las uñas de las manos. 
Ahora también se esmaltan las uñas de 
los pies, en diversos tonos ... Se ven pu- 
lidas y brillantes. Constituyen un detalle 
muy vistoso — que revela buen gusto y 
pulcritud . . . ¡cuando se usa Cutex! 

El mismo esmalte Cutex que da aristo- 
crático aspecto a sus manos es ideal para 
esta nueva moda . . . porque Cutex viene 
en varios tonos hermosísimos — no pierde 
el brillo, no se agrieta ni desprende . . . 
y es durable. 

Hay Esmalte Líquido Cutex en seis 
tonos: Natural, Rosa, Coral, Cardenal, 
Rubí y Bermellón. . . . Use, para manos 
y pies, el que mejor entone con su vestido 
o con su traje de playa o deporte. 

Puede adquirirlos en envases sueltos o 
en estuches conteniendo varios de ellos. 

Para la manicura y pedicura use el Quita- 

(,u:icula y Limpia-uñas Cutex, Quita-Esmalte 
Oleoso, Esmalte Líquido, Lápiz Blanco para uñas 
V Aceite o crema de Cutícula. Fíjese en el nombre 
Cutex como garantía de productos de confianza. 

Xortham Warren, Nueva York, Londres, París 



StylcJ by Jay-Thorpc 



^ Pídalo dondequiera se venden artículos de tocador. 




rene 
D u n n e 



U^ M .Hk^C.-^^? t^ r 




ALUD 




t 



h'irnthy Jordnn y Joel 
MrCrea, estrellas de 
la KKO — Kadio en 
prodiirrinnes de Uran 
éxito, rowo "El Hoi¡ar 
Perdido" y "Madre y 
fíivaír 



■«v«,»,>,>44lti^^H 



¿i' 



LA IMAGEN DEL 
CUÁQUERO SOLO 
EN EL LEGITIMO 




HOLLYWOOD RECONOCE TALENTO— EXIJE SALUD 



Para ser estrella de cine se necesita, 
no sólo talento, sino una perfecta salud. 
Por eso las estrellas de la pantalla vigi- 
lan escrupulosamnte su alimentación, 
dándole tanta importancia como al ejerci- 
cio y demás medidas higiénicas. 

Una alimentación sana y nutritiva es 
de suma importancia para todo el mundo 
— para usted y toda su familia, sobre 
todo los niños. El Quaker Oats, un 
alimento maravillosamente equilibrado, 
debe siempre formar parte dé su régi- 
men alimenticio. Nutre los huesos, la 
dentadura, los músculos, la sangre y los 



nervios; da energías en abundancia; 
contiene la vitamina B — indispensable 
para la salud y el crecimiento — y ade- 
más, materias fibrosas que facilitan la 
digestión. Los médicos y especialistas 
en materia de nutrición en el mundo 
entero recomiendan el Quaker Oats 
como el alimento ideal para todos. 

El Quaker Oats, un alimento natural, 
bien equilibrado, tiene un sabor deli- 
cioso. Tiene también la ventaja de que 
se prepara fácilmente, cociéndose ahora 
en 2-112 minutos una vez que el agua 
empieza a hervir. 





ti 



TAN LEJANO Y SIN EMBARGO TAN 



CERCA, CON UN 



I^HILCO 



Norte, Sur, el Este ú Oeste, la frialdad del Ártico, el calor de los Trópicos . . . 
dondequiera que haya perifoneación el regulador de su pequeño y mágico "Philco" 
lo traerá todo directamente a usted. El espacio no tiene límites para un "Philco." 
/ / p La belleza en el sonido, que no lo supera ni siquiera la voz original, combinada 

con el diseño artístico, están a su alcance con el "Philco" de 1935. La conquista 
máxima en materia de Radios. 

"Philco" presenta 57 magníficos modelos nuevos. Cada uno un instrumento 
musical de calidad. Los hay de cada tipo y de cada tamaño, de corriente alterna, 
directa y alterna-directa, con acumuladores y de 32 voltios. Tipos de chasis com- 
pletos, en variados modelos de muebles y en toda clase de precios. 

Busque usted en su "Philco" los programas de la estación EAQ de Madrid (9.87 
en e! cuadrante de su "Philco"). 

I6B— Alcance de 13 á 555 metros; (de 540 á 23,000 kilociclos). 

4SC— Alcance de 25 á 71 y de 174 á 555 metros; (de 540 á 1,720 kilociclos — 4.2 á 12 mega- 
ciclos). Corriente alterna únicamente. 

I I8B— Alcance de 19 á 54 y de 174 á 555 metros; (de 540 á 1,720 kilociclos y 4.2 á 12 
megaciclos; también el 49B es de corriente directa). 

668 — Alcance de 19 á 54 y de 174 á 555 metros; (de 540 á 1,720 kilociclos y 5.5 á 15.5 
megaciclos). 

PHILCO RADIO and TELEVISIÓN CORP., Departamento de Exportación 

AMERICAN STEEL EXPORT COMPANY, 347 Madison Avenue, New York. N. Y. 



Dirección Cablegráfica: "AMSTA," New York 



fF obrero, 1935 



Pég 



83 



©CIB 249007 



LOS ESTRENOS 




"Bride of the La 
(Inglesa) 



k 



r ELICULA británica en que se 
destacan las canciones irlandesas, muy bien 
interpretadas tanto en coros como en solos de 
tenor y soprano, pero que, por lo demás, no 
tiene otro atractivo para nuestros países que el 
de los exóticos y pintorescos paisajes y escenas 
que presenta. De protagonista principal hace 
Gina Malo. En cuanto al argumento, es tan 
infantil como los de aquellas historietas azuca- 
radas del primitivo cine silencioso y no merece 
análisis ninguno. — Ariza. 



''Judge Priest'' 
(Fox) 

La mejor película de Will 
Rogers, en un simpático tipo de Irvin S.~Cobb, 
aunque a nuestro público le ha de parecer 
abrumadoramente lenta y pesada, ya que es 
imposible reflejar en unos prosaicos rótulos toda 
la poesía de la obra original. Probablemente, 
ni siquiera se enterarán de lo que ocurre, que 
es muy poco. Y se limitarán a admirar, sin 
entenderles, la labor de Aníta Louise, Tom 
Brown, Rochelle Hudson, Henry B. Walthall y 
el siempre adormecido Stepin Fetchit. — Don Q. 



A la derecha, Astrid Allwynn, 

la rubia escandinava que acaba 

de contratar la Fox para sus 

obras fotodramáticas. 

"Mrs. Wiggs of the 
Cabbage Patch" 
(Paramount) 

Cr ARA qué vamos a meternos 
con la historia y a comentar si el argumento es 
de aquellos sentimentales que traían pucheros 
al semblante de nuestras abuelas y nudos a la 
garganta de nuestros abuelos? ¿Para qué 
preocuparse de si la película se basa en esto o 
en lo de más allá? Vayamos directamente al 
grano: esta producción es en extremo entre- 
tenida por los siguientes, elocuentísimos motivos: 
Zasu Pitts, Pauline Lord (que, por si ustedes 
no lo sabían, es una de las mejores actrices 
de este país y de otros muchos) y el insubsti- 
tuible W. C. Fields, que es una lástima que no 
comience a trabajar desde el principio de la 
cinta. Quien más exija de una película es un 
goloso. — Guaitsel. 

''Chi Chun Chow'' 
(Inglesa) 

vJuE no les vengan a ustedes 
con cuentos. £1 cine está cada día mejor, lo 
mismo por estas tierras que en el extranjero. 
Esta cinta fabricada en el Imperio Británico 
merece el aplauso general y el mío particular. 
Se basa en una opereta del mismo nombre y 
que tiene que ver, entre otras cosas, con Alí 
Baba y los Cuarenta Ladrones. La actuación es 
soberbia, la fotografía impecable, las voces 
superiorísimas (hay coros, bailes, dúos y solos) 
y la presentación lujosa. ¿Precisa más para 
que el éxito resulte completo? — Guaitsel. 



T O y I a n d " 



" B a b e s ¡ n 
(M-G-M) 

Hal Roach ha realizado una magnífica adap- 
tación cinematográfica de la popular opereta de 
Víctor Herbert, que, aunque parezca mentira, 
encajó perfectamente en las condiciones y ho- 
rizontes artísticos de Stan Laurel y Oliver 
Hardy: el Gordo y el Flaco. ... La heroína 
ha sido encarnada por Charlotte Henry, que 
está sencillamente deliciosa. Y durante ochenta 
minutos nos deleitamos con una serie de diver- 
tidas aventuras infantiles, de las que hacen 
reír a los mayores de edad. ¿Cómo no aplau- 
dirla y cómo no recomendarla? No habrá quien 
se arrepienta de verla y hasta serán muchos 
los que reincidan. — Zárraga. 



Esta revista circula en todo el mundo, a los siguientes precios: 

CINE-MUNDIAL EI Ejemplar: Subscripción: 

Centro y ur América. República Domi- ■ (- 1 año.... $1.50 

Ri i / III j I nicana, Cuba, Filipinas y Estados Unidos ' *''' 2 años... $2.50 

eviSta Mensual Ilustrada Moneda de EE. UU. o su equivalente 

Director: p. García Orfeqa ^" '" República Mexicana Plata ....$0.50 1 año. .. .$5.00 

En España y Colonias Pesetas . .$1.50 1 año P $15.00 

Joft- de Redacción: Francisco J. Ariía En Puerto Rico .^ Dólar .. .$0.10 1 año. .. .$1.00 

En el resto del mundo Dólar . . .$0.20 1 año $2.00 

Gorente de Anuncios: Williann J. Reilly ^ 

CINE-MUNDIAL, 516 Rfth Avenue. New York 

AGENTES EN . TODAS PARTES. OFICINAS AUTORIZADAS EN 

Arjícntioa Lima, 461, Buenos Aires 

\Jr^ Y Y PPRPCPO lOIC Kl.'.~ O Brasil Ottoni 113, lor. Rio de Janeiro 

^°'- -^^ l-tbKbKU, IVib Num. 2 Cuba Zulueta 32, Habana 

México Avenida Madero 29, México, D.F. 

^ España Apartado 366, Bilbao 

Enterc'l as B«cond-cIa»s matttr Octobcr 7th. 1920, at the Poat Office at New York. N. Y., under thc Act of March 3rd, 1879.— Fcbruary, 1935, Vol. XX No 2 — 
A moctbly published by Chaliners Publlshing Comirany at 516 Fifth Avcntic, New York, N. Y.— F. G.ircia Orteifa, President; Alfred J. Chalmers, Vice-President; 

Ervin L. Hall, Srcrctnry and Trcasiircr.— Subscription Príce: $1.50 — Single Copy, IS cents. 



P í g ; n • 6 4 



Cine-Mundial 




Dulce 
Encant 



Seducti 



DIENTE 



Una dentadura perfecta es atributo esencial de la belleza. Dientes descolori- 
dos o manchados anulan el encanto del rostro más hermoso. 

Innumerables mujeres — y hombres también — que en el mundo entero se 
han dado cuenta de ello, usan ahora la Crema Dentífrica Listerine. 

Esta maravillosa crema dentífrica contiene ingredientes modernos para 
limpiar y pulir los dientes tan bien que el esmalte se revela en todo su re- 
luciente esplendor. Basta con unas cuantas cepilladas para quitar el sarro y 
hacer desaparecer las manchas de tabaco y todo descoloramiento. Pronto 
a dquieren los dientes un nuevo lustre y una blancura perlina que dan encanto 
a la sonrisa. Verá también como sus encías se ponen más firmes y sanas; 
su boca entera tendrá esa deliciosa sensación de limpieza que produce el 
Antiséptico Listerine. En fin, habrá dado usted con una crema dentífrica 
que realmente confiere grandes beneficios. 

Cómprese hoy mismo un tubo de Crema Dentífrica Listerine. Úsela mañana 
y noche durante los próximos 30 días y no volverá a usar otra. 



Dientes perfectos— blancos y brillantes — 
acentúan los encantos seductivos de la 
bellísima Margaret Sullavan, populari- 
sima estrella de la Universal, en una de 
las producciones de más éxito actual, 
"The Good Fairy" 

CREMA dentífrica 

Listerine 



. . .Y QUE BIEN PURIFICA EL ALIENTO 



Febrero, 1935 



Página 85 




Elena D'Orgaz, Mercedes Prendes 

y Isabel Mata en una escena de "Tu 

Hijo," película de José Bohr. 



Warner Baxter pretende dejar calva 

a Conchita Montenegro en "Hell 

¡n the Heavens," de la Fox. 



"College Rhythm" 
(Paramount) 

Mucha música, buenos bailes, lindas mozas, 
la excelente voz de Lanny Ross ... y para los 
de nuestros terrenos, nada más. Porque el ar- 
gumento es, aparte de localista, futbolesco, y 
porque las gracejadas, a cargo de Joe Penner 
(un as del radio cuya fama como cómico es 
insuperable en estos momentos) resultan intra- 
ducibies. Jack Oakie hace el papel de jugador 
de pelota pagado de sí mismo y que, al termi- 
nar sus estudios universitarios — durante los 
cuales ha adquirido más fama con los pies que 
con la cabeza — va a pedir empleo a un su 
compañero de colegio. Este, que pertenecía 
a la banda de música estudiantil, es el hijo del 
dueño de una gran casa de novedades. La lle- 
gada de su camarada complica la vida de! 
joven en cuestión, pone pimienta en la venta 
de novedades y echa a perder dos o tres palpi- 
tantes y enamorados corazones. Todo ello, 
según expliqué, con música, bailes y mucha- 
chas bonitas. A algunos les va a gustar la 
película. — Guaitsel. 

"The Firebird" 
(Warner Brothers) 

Un dramón teatral sobre la base de un ena- 
moradizo actor, al que acaban por asesinar 
misteriosamente, sospechándose como autores 
del crimen, con más o menos lógica, de la mujer 
de quien aquél se divorció y, luego, de toda 
su familia, incluso de los criados, para que 
al final resulte culpable quien menos esperá- 
bamos. El asesinado lo fué, y lo merecía, 
Ricardo Cortez. — Don Q. 

''The Lemon Drop 
Kid'' . . (Paramount) 

Los niños están de moda en el cine y, natural- 
mente, Baby LeRoy, que ya ha cumplido sus 
dos añitos, tenía que afianzar su reputación 
artística, mostrándonos sus adelantos. . . . Pa- 
ra ello se eligió una obra de Damon Runyon, 
a base de Lee Tracy, que interpreta el 
papel de un simpático picaro capaz de regene- 
rarse, de casarse, de quedarse viudo, y de irse 



a la cárcel, lleno de odio para la humanidad 
entera. . . . Pero su hijito acaba por atraerle 
y endulzarle la vida, dejándolo como nuevo. En 
el desarrollo de la obra, a ratos excesivamente 
melodramática, abunda la emoción y los espíri- 
tus sensibles pueden llorar a gusto. — Zárraga. 

''Wagón Wheeis'' 
(Parannount) 

Una nueva edición de "The Covered 
Wagón," que sigue siendo la mejor película 
de esa clase y que, por lo tanto, no ha po- 
dido ser eclipsada ahora. El asunto es el 
mismo: el histórico éxodo de los norteameri- 
canos del Este al Oeste, al que se oponian los 
indios. . . . Gail Patrick, Randolph Scott y 
Monte Blue encarnan a los protagonistas. Y 




ya saben ustedes lo que pasa: ni siquiera falta 
el peligroso cruce de las carretas a travét de 
los grandes ríos. — Don Q. 

"Marie Galante" 
(Fox) 

Ketti Gallian, la encantadora estrella fran- 
cesa, ha hecho su debut cinematográfico bajo 
la dirección de Henry King, que nos brindó 
una atrayente película sobre un asunto de es- 
pionaje internacional y un supuesto complot 
para volar el Canal de Panamá. . . . Ketti 
Gallian, que habla casi toda la obra en fran- 
cés, tiene gracia, simpatía y, sobre todo, per- 
sonalidad. Pero, francamente, no valía la pena 
de su importación. Como ella hay muchas en 
el cine americano. Y muy superior a ella es 
Helen Morgan, que en esta misma película hace 
un papel secundario. Tito Coral canta una 
canción en la que luce su voz. Esto es todo. 
—Don Q. 

"Hell ín the Heavens" 

(Fox) 

Conchita Montenegro ha tenido una nueva 
oportunidad para triunfar en la pantalla ame- 
ricana, y justo es reconocer que la aprovechó 
muy brillantemente, aunque su papel, no obs- 
tante ser el de la única actriz de la película, 
carecía de excepcional importancia. Pero lo 
cierto es que supo ser una muy digna compa- 
ñera de Warner Baxter, y esto ya es un elogio. 
El asunto de la película se desarrolla en torno 
a las aventuras de un aviador americano en 
una escuadrilla frente a un famoso adversa- 
rio alemán, y en ella se exalta el valor de unos 
y de otros, que, sin odios personales, ¡hasta 
con mutua admiración!, han de perseguirse y 
de matarse por las patrias respectivas. Rus- 
sell Hardie, Herbert Mundin, Vince Barnett, 
Andy Devine y Ralph Morgan comparten con 
la Montenegro y con Baxter los laureles ar- 
tísticos. — Zárraga. 



Fulia Cíámpoli y A. García 
Buhr en "Bajo la Santa Fede- 
ración," cinta hispanoparlante 
argentina de "PAF." 



''Broadway 
( C o I u m b i a ) 



Bill" 



Otro exitazo de la Columbia. Y van . . . 
¿cuántos? Esta película pertenece al grupo 
de las de argumento corriente, pero excep- 



Página 86 



Cine-Mundial 




ZcV^y'UAXxi, 




c 

. , , • • ^*® "'"ds °' acostarse, después 

de lovorse e rosfro por lo moñono, al empolvarse y 

ontes de sol.r. . . Para la cara, el escote, brazos y 

manos: Hinds además de embellecer, protege 

Recuerde que es la única crema con 

la fórmula Hinds original. No 

admita sustitutos o 

imitaciones. 







• JOAN CRAWFORD agrega a la romántica belleza 




de esta escena, el encanto de su delicado rostro 




y de sus manos suavísimas. Con Franchot Tone, 


• No olvide que la única 


en "La Bailarina," de Metro - Goldwyn - Mayer. 


crema de miel y almendras 




con la fórmula genuina origi- 
nal de Hinds, es la Crema 




Hinds. Exija la legítima. 





cional interpretación. Ya sabemos lo que debe 
ocurrir, ya suponemos en qué van a parar las 
idas y venidas ... y, no obstante, nos sor- 
prende aquello mismo que dábamos por cierto, 
nos emocionan las mismas escenas que, por 
vistas, debían dejarnos impávidos. Es la 
magia de la dirección de Frank Capra; es el 
deleite de ver trabajar — con gana de quedar 
bien, y lográndolo — a Warner Baxter, Myrna 
Loy (mejor que nunca) y sus colaboradores. 

¡La de cosas que pueden ocurrir mezclando 
a un fanático de los hipódromos con dos 
mujeres, un caballo, tres vividores con vistas 
a la picardía y un gallito de un palmo! ¡La 
de incidentes que se nos muestran de la vida 
de los aficionados a las carreras, de los que 
manejan las apuestas, de los que entrenan 
animales corredores y de los que despluman 
al público! Y el buen humor, mezclado de 
sacrificio, que agita su sonaja por encima de 
todos los personajes, aun en los instantes mis- 
mos de la tragedia. Porque también se nos 
sirven pildoritas dramáticas, y en extremo 
amargas, y por lo mismo, eficaces. 

La flema de Warner Baxter se va por un 
voladero, derretida en la sonrisa de Myrna 
Loy y en el entusiasmo que, a ojos vistos, le 
produjo el delicioso ambiente de la película. 
No hay un solo actor de los que en ella par- 
ticipan que no encarne a maravilla el personaje 
respectivo. El desenlace es de sorpresa (y es 
lo único que comentaremos del argumento para 
reservar al espectador el mismo egoísta júbilo 
que en nosotros produjo). — Ariza. 

"Chucho el Roto" 
(Cinematográfica 
Mejicana, S.A.) 

Incidentes de la trágica vida de un bandido 
majicano que robaba a los ricos para dar a 
los pobres. La trama está bien ideada y se 
desarrolla con firmeza y realismo desde las 
primeras escenas, un tanto lentas, hasta el fina! 
en el castillo de San Juan de Ulúa, célebre 
mazmorra construida por los españoles en 
tiempos de la colonia en la había de Vera- 
cruz. Tanto Fernando Soler, que lleva el peso 
de la obra, como Adriana Lemar, Aurora 
Cortes, Alfredo del Diestro, Leopoldo Ortin 
y Domingo Soler, se identificaron con sus 
respectivos papeles y produjeron una película 
llena de vitalidad. 

El drama, que se perfila al principio y tiene 
un desenlace emocionante, está salpicado de 
lances cómicos de buena ley que hicieron las 
delicias del público hispano durante la presen- 
tación en Nueva York. 

Gustará en los países de habla española. 





Carlos Gardel y Conchita Vila, la cono- 
cida artista argentina que puso los bai- 
lables en "El Tango en Broadway," 
producción Paramount. 



Misclia Auer, Gilbert Roland y 

Mona fíarrie en un incidente 

del folodrama de la Fox 

"Mystery W ornan " • 



Hay algo que merece mención aparte: el 
acompañamiento musical de Max Urban, un 
americano que entiende mucho de estas cosas 
y que es una verdadera adquisición para la 
naciente industria cinematográfica de Méjico. 

La música de Max Urban es factor muy 
importante en "Chucho el Roto" y otras cintas 
mejicanas que se han exhibido aqui. 

"The Painted Veil" 
(M-G-M) 

La más reciente interpretación de la Garbo 
es siempre un acontecimiento cinematográfico. 
En este "Velo Pintado," sus coloboradores son 



Herbert Marshall — disimulando su cojera — ^y 
George Brent — disimulando su enfermiza 
vista. Lo del "Velo Pintado" es un misterio 
que sólo desentrañaría la lectura de la novela 
inglesa de donde se adaptó el tema. Se trata 
de una jovencita que se casa por no tener 
mejor cosa que hacer y se va con su marido 
¡ a China ! Ahí, claro, topa con otro señor 
más romántico y le entrega su corazón en los 
precisos instantes en que se desarrolla una 
epidemia de cólera. Como el marido es 
médico, debe ir a cumplir su misión entre las 
víctimas de la plaga. En eso, le propinan 
una cuchillada. No necesita más su mujer 
(Continúa en la página 142) 



P i q i n a 8 i 



Cine-Mundial 



Jóvenes (Goldwyn) que 
•parecen con Eddie Cantor 
en "E«cindalos Romanos," 
d« la United Artista. 




Intensifica el color natural 
. . . . imparte la belleza 
que los hombres admiran 

Ahora es posible dar a los labios — sin que aparezcan 
pintados— €se atrayente color que los hombres 
admiran: el tono lozano, radiante, saludable de la 
juventud. Se consigue usando Tangce. Al con- 
trario de lápices comunes, Tangee, al ser aplicado a 
los labios, cambia de matiz. Se transforma al tono 
grana que mejor armoniza con su rostro — y sus 
labios no aparecen "pintados," sino más hermosos. 
Da una belleza que atrae más, porque se ve natural. 

Otra ventaja que ofrece Tangee es que se con- 
fecciona a base de Cold Cream, que suaviza y 
protege. Impide que los labios se resequen o 
agrieten. ¿Desea Ud. Tangee en tono más obscuro? 
Pídalo "Theatrical", — que es especial para uso 
nocturno y profesional. 

El Lápiz de Más Fama 

EVITA ASPECTO PINTORREADO 







Otros famosos productos Tangee 

El Colorete Compacto Tangee — que también cambia de matiz, 
armoniza perfectamente con el Lápiz Tangee; asimismo en tono 
Theatrical. Crema Colorete Tangee — que resiste el agua — y 
protege el cutis. Polvo Facial Tangee que armoniza a perfección 
porque se asimila al color de su cutis. Cosmético Tangee (en 
nuevo envase metálico) no irrita ni tizna. 




PIDA ESTE JUEGO DE 4 MUESTRAS 

The George W. Luft Co.. 417 Fiffh Ave.. New York, U. S. A. CM-2-3J 

Por 10c en moneda americana, su equivalente en moneda de mi país o sellos de 
correo, que incluyo, sírvanse enviarme un juego miniatura con muestras de •♦ 
preparaciones Tangee. 

Nombre 

Dirección 

Ciudad P.i 1 * 



F e b r« r o , 



935 



Página 89 



El actor cubano Cesar 
Romero, que acaba de 
firmar contrato con la 
Universal para trabajar en 
inglés como primer galán. 




EL DINERO EN EL CINE 



¿H 



I A visto usted en alguna película 
americana un "primer término" de una 
moneda o un billete del país? Recuerde. 
Mire al techo y recuerde. Si tiene un lápiz 
a mano, empiece a devorar la parte poste- 
rior del lápiz y piense. Pero si se quiere 
usted ahorrar un rato de meditación, per- 
mítame que yo le conteste. No, no y no. 
Y no lo habrá visto usted, por la razón 
sencillísima de que no se permite fotogra- 
fiar monedas o billetes de los Estados Uni- 
dos. Es un secreto. Un secreto a voces, 
porque todo el mundo que vive en Norte- 
américa, a menos que esté en la más terri- 
ble miseria, tiene en su bolsillo una moneda 
de plata y un billete de un dólar, más o 
menos grasicnto. Todo el mundo sabe có- 
mo es el dinero y puede contemplarlo en la 
realidad si así le place, ¡pero, por Dios, 
que no se vea en el lienzo de un cinema- 
tógrafo ! 



Por Aurelio Pego 

De esta anomalía se deduce que Holly- 
wood es uno de los lugares del mundo don- 
de existe más dinero y al mismo tiempo 
donde menos se ve. 

Las estrellas y los astros de la cinema- 
tografía cobran sueldos fabulosos, el mon- 
taje de una película supone una fortuna, 
toda la técnica necesaria para rodar un film 
requiere miles de dólares, la industria del 
cine es probablemente la industria que pre- 
cisa para elaborar sus productos cantidades 
mayores de dinero; sin embargo, si juzga- 
mos por las películas mismas, en Holly- 
wood parece que están todavía en las eda- 
des primitivas, antes de haberse inventado 
el dinero, cuando se cambiaban conchas de 
colores por pieles de oso. Ni una simple 
moneda de cinco centavos se ve reprodu- 
cida en las películas. 

Cuando la baja del dólar yo pregunté a 
un productor que regresaba de California: 



— ¿ Cómo se van ustedes a arreglar aho- 
ra con dólares que sólo valen cincuenta 
centavos ? 

— Es que en Hollywood el dólar sigue 
valiendo lo mismo. 

— ¿Cómo? — y abrí los ojos asombrado. 

— En Hollywood el dinero no tiene nin- 
gún valor. Todo' es falso. 

— ¡Caray! ¿Y la policía no los ha co- 
gido? 

— No solamente no nos ha cogido sino 
que lo sabe y está satisfachísima de no- 
sotros. 

Yo le miré con malsana curiosidad, por 
si descubría alguna huella de enajenación 
mental. Luega sonreí forzadamente, por- 
que sospeché que se estaba burlando de mí. 
Y entonces, para tranquilidad mía y de él, 
ya que a mí me parecía un poco loco, ex- 
plicó que no está permitido reproducir 
{Continúa en la página — ) 



Pé gl 



90 



Cine-Mundial 



-.Ul"' 




, GrACE MOORE ha puesto 
en evidencia a más de una favorita del 
Cine, y desde que se estrenó "Una noche 
de amor" cuesta trabajo oir con paciencia 
las voces de pito, los "gallos" y demás aten- 
tados vocales a que nos tenían acostumbra- 
dos los productores de Hollywood. 

Grace Moore es actriz y cantante de 
ópera, y los aplausos que el público le tri- 
butaba al terminar un aria o una canción 
en los teatros neoyorquinos del centro y de 
los barrios, una de las muy raras veces que 
aquí se ve algo semejante con una película, 
fueron prueba convincente de que lo bueno 
se impone. 

Lo malo es lo que dije antes. Ahora re- 
sulta muy difícil escuchar los chillidos y 
gorgoritos de nuestras queridas amigas de 
Hollywood, y a veces se pone uno nervioso 
y hasta se ruboriza mientras canta, o hace 
que canta, alguna de las celebridades de la 
Pantalla. 

A A 

GV_ÓMO se colarán los chi- 
nos eñ este país, que parece que se multi- 
plican de año en año? 

Esto ha sido siempre un misterio para 
mí. 

Las leyes en vigor les cortan el paso en 
territorio de los Estados Unidos, al menos 
que vengan a estudiar con permisos es- 
peciales; pero lo cierto es que, en Nueva 
York, han acaparado la pequeña industria 
de lavar ropa y cada día se ven más fondas 
chinas. 

Debe ser algo curioso la odisea de esos 
trabajadores sufridos e incansables desde 
que salen de su pueblo, en el interior de 
China, hasta que por fin llegan a radicarse 
en esta metrópoli. 

¿Qué clase de sueldos pagarán allá y 
cómo vivirá la gente? 

¿Qué es lo que vendrán a buscar aquí, 
donde sus propios paisanos los explotan y 
maltratan hasta lo increíble? 

El otro día un fregaplatos se fue ante un 
tribunal de Nueva York y protestó de que 
el cocinero, otro asiático que lo hacía tra- 
bajar diez y seis horas diarias por cuatro 
dolares a la semana, le había dado una 
trompada en las narices porque le dijo que 
necesitaba un poco más de tiempo para 
dormir. 

Esto no es cuento. Diez y seis horas de 
trabajo, como trabajan los chinos, que no 
paran un motnento ni para fumar, ni para 



hablar, ni para nada, por cuatro dólares a 
la semana. 

El juez le impuso al cocinero una multa 
de diez dólares. 

Tan pronto como el pinche, que no ha- 
blaba jota de inglés, vio el billete sobre la 
mesa, quiso echarle mano en la creencia de 
que era su recompensa por haber recibido el 
puñetazo, y entonces hubo que explicarle 
por medio de un intérprete el fondo y el 
alcance de las leyes de Occidente. 

A A 

tN Brooklyn hay un niño pro- 
digio cuyo nombre no ha divulgado la 
prensa porque sus padres se oponen a esa 
clase de publicidad. Acaba de cumplir 
siete años. Se expresa y razona como un 
adulto instruido, y en los experimentos de 
que fue víctima hace poco da una asom- 
brosa capacidad mental, muy superior, rela- 
tivamente, a la del sabio Einstein. 

Dicen que a los tres años ya no podía 
jugar con los niños de diez y doce porque 
los juegos le parecían demasiado infan- 
tiles, y en seguida les cambiaba las reglas 
para hacerlos más difíciles. 

Durante las pruebas citadas, se entre- 
tuvo en explicar a los profesores cómo 
funcionaba el sistema a que lo estaban 
sometiendo, que jamás había oído ni si- 
quiera mencionar. 

Hablaba correctamente a los diez y 
ocho meses. 

No hay duda de que si sigue avanzando 
como hasta ahora, y no se para en seco 
como les sucede a la mayoría de los fenó- 
menos, cuando llegue a los veinte años su 
situación será análoga a la de un amigo mío 
que trabaja en una empresa cinematográ- 
fica, y el cual, al preguntarle cómo le iba en 
el empleo, exclamó: 

— ¡ Estoy rodeado de acémilas ! 

A A 

CN la calle 14 hay un círculo 
vanguardista con las paredes llenas de pin- 
turas alegóricas de Diego de Rivera, entre 
ellas una de Morgan que es un insulto per- 
sonal. Está en el último piso de una casa 
vieja y es necesario subir por una escalera 
empinada y angosta. En la puerta había 
un cartel el domingo pasado que anunciaba 
una conferencia sobre "el estado de los ju- 
díos bajo el Soviet," a quince centavos la 



entrada, y subí a escucharla para ver si me 
enteraba de algo. 

Al pagar mi boleto, una señora canosa 
me llamó "camarada." 

El saloncito estaba atestado y a las pri- 
meras de cambio me sentí fuera de mi ele- 
mento. Este no era mi público. A juzgar 
por las conversaciones, tan distintas de las 
que se oyen en los sitios que suelo frecuen- 
tar — cines, teatros, estadios de boxeo, jue- 
gos de pelota, cafés — a esta gente le daba 
por discutir libros, teorías de gobierno, 
problemas filosóficos y otros temas por el 
estilo. 

El contingente femenino era nutrido y 
grato a la vista. 

Según el conferencista, radical agresivo 
aunque es hijo de un rabino famoso y bas- 
tante conservador, el Soviet era el paraíso 
terrenal de los hebreos y de todo el mundo ; 
pero, como se estuvo dando datos más de 
una hora, salta a la vista que no tengo ni 
espacio ni paciencia para reseñar aquí los 
argumentos que se le ocurrieron para pro- 
bar ese aserto. 

Sólo repetiré un cuento que hizo, con- 
testando una pregunta sobre si aún se 
notaban corrientes antisemitas en Rusia. 

— En tiempos del zar, — dijo — yo era 
uno de los cinco judíos que había en mi 
aldea, y si al lanzarme a la calle de ma- 
ñana me encontraba con algún vecino cris- 
tiano, lo natural era que éste soltase una 
serie de horribles interjecciones que culmi- 
naban en unos cuantos oprobios finales se- 
guidos de las palabras "perro judío." 

— Y yo, al oirlo, temblaba. 

— Hoy, cuando salgo de mi casa y me 
tropiezo con Pedro o Ivan, a veces me mira 
de soslayo y refunfuña algo entre dientes : 
pero si yo lo oigo, entonces él es el que 
tiembla. 

A A 

jON varios los que me han 
hecho el honor de preguntarme cuál es la 
diferencia que se nota entre las cantinas 
de hoy y las de antaño; y, en vista de esa 
confianza que se reposa en mí, ahora mismo 
voy a complacer a esos señores, aunque estoy 
lejos de ser perito en la materia. 

Comencemos pasando por alto ios lu- 
gares de gran postín, que siempre se pare- 
cieron mucho en todas las épocas. 

Antes de la Prohibición, en cada boca- 
calle había un café. Cuando no, eran dos, 
o tres, v muchas veces cuatro: uno en cada 



Febrero, 1935 



P A g i n a 9 1 



dlO^^^^ 




Recobró la salud George 
Bernard Shaw, el inglés 
dijo'. "Para qué ir a 
América si todo lo que vale 
en América viene a mí." 



Aseguran en Hollywood que la estrella 

Joan Blondell se ha hecho construir 

pard su bebé un cuarto lleno de alarmas 

y a prueba de secuestradores. 



APUNTES 

D E 

R I V E R O N 






Un divorcio real que es un real divorcio. 
Dice Dos Alfonso que la boda de la 
cubana y su hijo fue "cosa de chicos." 



Comenzó la tempo- 
rada de fútbol y co- 
menzaron las roturas 
de costillas y los to- 
ques de sirena de las 
ambulancias. 




El político más discutido de Norte 
América, Huey P. Long, senador 
por el Estado de Louisiana, que 
ahoga por que se reparta la riqueza. 



Pi a i n 4 9 2 



Gana el Premio Nobel el creador 
de "Cuatro personajes en busca 
de un autor", Luigi Pirandello. 

Cln«*Mundial 




esquina. Tenían un bar, o mostrador, 
bastante largo, y allí se congregaban los 
clientes, que bebían y charlaban y, sobre 
todo, se miraban en el espejo que nunca fal- 
taba al fondo, detrás del cantinero y de las 
botellas. 

Es un hecho, comprobado por los obser- 
vadores, que los concurrentes le hablaban 
siempre al espejo y no a los compañeros. 

En el bar propiamente dicho les estaba 
prohibida la entrada a mujeres. En el 
cuarto de atrás, ya bien entrada la noche, 
había sillas y mesas y se encontraba alguna 
que otra dama, aunque no eran de las que 
acostumbra uno a presentar en el seno de la 
familia. 

En fin, que la cantina neoyorquina de 
antes de la Ley Seca era una institución 
para hombres solos. Allí se reunían los 
vecinos más connotados del barrio, se de- 
cían chistes, se contaban cuentos, se con- 
certaban negocios y se hacía política. 

Los amos, los mozos y los cantineros 
eran por lo regular irlandeses y alemanes. 

Con la Prohibición llegaron los italianos, 
los griegos y otros grupos más listos y de 
mayor agresividad. La cantina clandes- 
tina de los diez años de Ley Seca se dis- 
tinguió por el ambiente, más refinado que 
el de otros tiempos, y por la presencia con- 
tinua de la mujer. En el café de la era 
prohibicionista, donde era necesario entrar 
con las mismas precauciones que en una 



casa de juego vigilada por las autoridades, 
se comía bien, se bebía bien y se rozaba uno 
con personas finas. Las muchachas que los 
frecuentaban, casi siempre acompañadas 
de hombres, no pertenecían a clase deter- 
minada. Había de todo: desde la princesa 
altiva a la que pesca en ruin barca. 

Ahora, desde que reina la legalidad, se 
bebe en los sitios más raros. Han salido 
por los barrios una serie de cafetines que 
nunca se habían visto en Nueva York, tan 
extraños son en su aspecto y en el modo en 
que funcionan. Por lo regular ocupan un 
local reducido, donde se amontonan los 
hombres y las mujeras, y tienen un par de 
individuos que cantan y tocan algún ins- 
trumento, y un pequeño espacio para 
bailar. Y la gente bebe y se intoxica con 
una rapidez inusitada aun en este país de 
las precipitaciones. 

A A 

LN los Estados Unidos le 
han cogido ojeriza a Barbara Hutton, mu- 
chacha de veintidós años que ha heredado 
los millones que rindieron y rinden las 
tiendas de cinco y diez centavos. Es la 
esposa de uno de los Mdivanis, jóvenes 
que dicen que son príncipes en Georgia, 
allá en Rusia, y que han tenido suerte ex- 
traordinaria en sus matrimonios. Uno de 
ellos se casó con Mae Murray, otro con 
Constance Bennett, otro ... no recuerdo 



La Sra. Julia da Fonseca 
Guimaraes, de Río Janeiro, 
Brasil, autora del argumento 
"Em Plena Loucurd" que 
ganó el premio único en el 
reciente Concurso C i n e - 
Mundial-Fox. 



con quien, pero también con una artista 
rica y de renombre en el Cine. 

Esta Barbara Hutton se lamentaba a los 
periodistas al desembarcar en Nueva York. 

— Porqué será eso, — dijo. — Después de 
todo, no es ningún crimen tener un poco 
de dinero. Además, la gente siempre exa- 
gera. Ahora dicen que me gasté un tesoro 
en la fiesta que di en París la noche de mi 
cumpleaños, cuando en realidad todo 
aquéllo costó unos cinco mil dólares mal 
cantados. 

Nada, ¡ una bicoca ! ¿ Qué son cinco mil 
dólares para los millares de muchachas que 
trabajan hora tras hora de pie y sin des- 
canso, bajo la vista de un mayoral inflexible, 
en las tiendas de cinco y diez centavos? 

A 

El caso de Barbara Hutton es notable. 

Cada vez que se compra un nuevo abrigo 
de pieles, o se casa, o alquila un yate, los 
yanquis experimentan un ataque de bilis 
colectivo y fulminante, y muchos de ellos 
se convierten, ipso facto, al anarquismo, al 
comunismo, al fascisco o cualquier otro 
ismo de rompe y rasga. 



U] 



A A 



IN compañero mío, que lleva- 
ba años en condiciones económicas asaz de- 
plorables, pescó hace una semana un em- 
{Continúa en la página 131) 



Febrero, 193 5 



Página 93 




Rosita Díaz, I a 
artista madrileña 
contratada por la 
Fox para papeles 
hispan o parlantes, 
en una escena que 
hizo con Maurice 
Chevalier para la 
Paramount. 

La misma simpati- 
quísima actriz en la 
película española 
"Se ha fugado un 
preso" 



ROSITA EN FLOR 

V 



EINTE días después de "Veinte años 
después," me encuentro con una suma 
variada de entrevistas en estado de 
vaporización. Es decir, amado lector, que 
las tengo celebradas, pero no escritas. A 
no ser por mi portentosa memoria, se 
esparcirían por el espacio como un perfume 
... y nunca ¡nunca, ay ! saldrían en letras 
de molde. Eso no se permite, de modo que, 
atraídos por la hipérbole del perfume, 
daremos principio a la primera de la serie, 
con una Rosita. . . . 

Esta rosita con mayúscula es encantadora, 
linda ¡e inteligente, alabado sea Dios! Se 
apellida Díaz, la contrató la Fox y la trajo 
de España a Hollywood, para que realizara 
ante la cámara el mismo milagro de 
atraerse simpatías a fuerza de belleza y de 
talento que hizo, antes, en el teatro. 

Adelantándonos, como de costumbre, a 
los acontecimientos, publicamos la efigie 
de la niña anlrs de (¡uc la importasen (salió 



Po r 
Eduardo Guaitsel 

en las "Mundiales" del mes de diciembre, 
a bordo de un barquito precioso) ; pero 
garantizo que es mucho más linda en lo 
personal que agitada por las tormentas del 
proceloso piélago. Se ve más maciza, más 
redondita, más. . . . Bueno, creo que me 
explico. 

A la fragancia juvenil que de ella se 
desprendía, se añadió la del vino de Málaga 
con que celebramos el paso de Rosita por 
Nueva York. 

En derredor de la mesa éramos nones 
y pasábamos de nueve, con lo que, en vez 
de bolitas de miga, menudeaban por el aire 
las preguntas. Que si la niña tenía novio, 
que si hablaba inglés, que cuantos años 
contaba, que qué opinión se había formado 
de Nueva York (a donde había llegado 



escasamente horas antes) y que si prefería 
para los labios el colorete carmín o el 
fresa. . . . 

Rosita contestaba sonriente y sin alar- 
marse a cuantos la asediaban. Lo del 
colorete y el novio no vale la pena 
mencionar. Lo de los años, no conviene 
. . . porque en asuntos de minoría de edad 
yo no me meto. En cambio se aclaró — y 
eso sí es importantísimo — que Rosita no 
es ninguna advenediza en los dominios del 
arte, que comenzó a trabajar como meri- 
toria en la compañía dramática de 
Martínez Sierra, a las órdenes de Catalina 
Barcena, y que, a fuerza de talento, 
conquistó pronto ascensos, popularidad y 
experiencia. . . . 

También aclaré, en lo particular, que 

la niña es madrileña de nacimiento, igual 

que toda su familia — familia que consiste 

de sus papas y de un hermano y una 

{Continúa en la página 123) 



Pá g 



94 



Cine-Mundial 



LA VENGANZA DE UN 
INSECTO NOCHARNIECO 



Í.P or A. Suárez 
del R i V e r o 

I I ASTA hace poco tiempo se conside- 
raba a la cucaracha como odioso insecto 
ortóptero nocharniego que sólo servía para 
darle que hacer al ama de casa; especie de 
conejito de indias de la cocina en el que 
se ensayaban poderosos venenos. Hoy, sin 
embargo, el cine la ha elevado a un nivel 
mucho más alto, aun en su calidad de co- 
nejito de indias. Pero, la cucaracha, como 
resintiendo esta intromisión despiadada en 
sus dominios, se venga. Ha venido a com- 
plicar la tarea de la industria cinematográ- 
fica, de los decoradores, de los cameramen, 
y se estremece de placer al ver que ha lo- 
grado perturbar la tranquilidad del artista. 
Y eso, sin apelar a su nocturnidad tradi- 
cional. 

Porque debido al éxito rotundo alcanza- 
do por "La Cucaracha", la cinta corta en 
colores inspirada en el himno del célebre 
Pancho Villa, los estudios se han puesto a 
trabajar febrilmente en cintas de largo 
metraje en colores. 

Y aquí entra la venganza de la cucara- 
cha. En primer lugar, las películas en co- 
lores son cuatro veces más costosas que las 
de tonos grises. Se dice que "La Cucara- 
cha" costó $65,000.00. Una de tonos gri- 
ses, de idéntico metraje, hubiera costado 
de doce a quince mil. 

Las películas en colores requieren la 
asistencia de tres cámaras que ruedan si- 
multáneamente las escenas, quedando, por 
lo tanto, triplicado el metraje de film. 
Cada una de las cámaras recoge uno de los 
tres colores primarios — rojo, azul, ama- 
rillo. Es decir, no impresionan el color ; 
pero sí retratan el grado de intensidad de 
la luz de cada objeto. Pongamos por ejem- 
plo una escena en la que entran el rojo, el 
verde, y el azul. El rayo de luz reflejado 
por los distintos cuerpos, lleva a la cámara 
las tres "intensidades" de color que, al 
traspasar las lentes, atraviesan un prisma 
que las separa y las dirige a un filtro de 
gelatina verde, otro azul y otro rojo. Cada 
uno de ellos deja pasar al color que le 
corresponde. 

La escena así tomada se traspasa a una 
positiva de gelatina que registra los grados 
de intensidad de color. Luego se somete 
esta positiva a un nuevo procedimiento 
técnico de laboratorio que endurece la ge- 
latina en relación directa con la intensidad 
de luz que haya recibido. Como el rojo es 
(Continúa en la página 139) 




Una escena de "La Cucaracha" , producción en colores de la 
RKO que lleva trazas de revolucionar la técnica del Cine. 
Hay tanta diferencia entre esta película y sus similares de 
otros tiempos, corno entre el cine hablado de la actualidad 
y el mudo de hace una década. 



Febí 



935 



Página 95 



J^ 




Rosita Moreno, una de 
nuestras predilectas, es- 
tá con la Fox. 





#^ >M ' 


^m Wm "^^ 




r^ 1 



Clark Gable, de los 

pocos que descuellan a 

últimas fechas. 



Mae West, acerca de 
cuya popularidad hay 

opiniones opuestas. 



Janeí Gaynor, que per- 
siste en atraer gente a 
las taquillas. 



El Sube y Baja Del Cine 



Por Francisco J. Ariza 



L_ L cine es la Industria de los Dolores 
de Cabeza. Nada en él parece sólido ni 
permanente. Y las estrellas, menos. Con 
lo efímero de sus existencias profesionales, 
cada año se renuevan la relativa populari- 
dad, el consiguiente prestigio ¡y las cifras 
que su actuación representa para las em- 
presas que las contratan! 

A Cine-Mundial ni le va ni le viene 
en estos tiquismiquis, pero de su obliga- 
ción es enterarse quiénes suben, quiénes ba- 
jan o quiénes permanecen estacionarios . . . 
no para que se entere el público — que es el 
que mueve los hilitos — sino para ver si las 
tendencias que muestran nuestros aficiona- 
dos concuerdan con las de otros países en 
el resto del mundo. 

El interés que este análisis tiene se re- 
fleja en el cuidado con que lo realizan los 
expertos de este país y los del extranjero. 
En Inglaterra tienen hasta una listita de 
"los actores y actrices de cine más impo- 
pulares", listita a la cual vamos a echar 



una ojeada más adelante. Pero, por lo de- 
más, los gustos de los norteamericanos co- 
inciden, a grandes rasgos y salvo honrosí- 
simas excepciones, con los de nuestra Amé- 
rica. No vendrá mal, a este propósito, se- 
ñalar una o dos de tales excepciones: Kay 
Francis no goza, aquí, de la misma in- 
mensa simpatía de que la rodean los aficio- 
nados hispanoparlantes. Es, para sus com- 
patriotas, una de tantas actrices. Para los 
nuestros encarna — quizá por su señorío, su 
elegancia y su aire misterioso — mucho del 
ideal femenino. La otra excepción, Mojica, 
se explica porque el cantante mejicano apa- 
renta, en su tipo, en sus interpretaciones 
musicales y en su aire, lo que la gran ma- 
yoría considera como genuino, en contraste 
con los "hispanos postizos" que se estaban 
haciendo tradicionales en la pantalla." 

Vamos ahora con la enumeración. Nues- 
tro propio índice (el del número relativo 
de fotografías de cada astro que los lecto- 
res de Cine-Mundial solicitan durante 



los doce meses del año más reciente) indi- 
ca que los favoritos son, en el orden en que 
se nombran, los siguientes. Entre las mu- 
jeres: Greta Garbo, Norma Shearer, Joan 
Crawford, Jeanette MacDonald, Dolores 
del Río, Lupe Vélez, Janet Gaynor, Jean 
Harlow, Clara Bovv^, Anita Page, Marlene 
Dietrich, Kay Francis, Carole Lombard, 
Rosita Moreno, Sylvia Sidney, Elissa 
Landi, Mae West y Lupita Tovar. Entre 
los hombres: Ramón Novarro, Clark 
Gable, Fredric March, José Mojica, 
Maurice Chevalier, Nils Asther, Ramón 
Pereda, Charles Farrell, John Boles y 
Cary Grant. 

La lista anterior abarca lo que pudiéra- 
mos llamar el termómetro de 1934, es de- 
cir, del año pasado. Comparémosla con la 
afición de 1932, trasparentada por las foto- 
grafías que en dicho año pidieron nuestros 
lectores. Entonces, hallamos que Novarro, 
Mojica, Chevalier y Clark Gable estaban 
en primer lugar, con la Garbo, Lupe Vélez 





Clara Bow, quien, aun 
retirada del cine, con- 
serva su auge. 

P é g ¡ n « 9 6 



José Mojica, cuyos ad- 
miradores aumentan con 
rada nueva película. 



Lupe Vélez, que conti- 
núa en boga por nuestros 
países y por acá. 



FS 


i 


2 


1^^ 


^^^^B "^ 


J^^l 


^^H 




Hl^ 


f\ 


H 


ISL^ 


ib 


U 


1 


H,^ 


Carole 


Lombard, 


casi 


anónima 


ayer. 


es ah 


ora 


de las favoritas. 






Cine 


- M u r 


dial 




l)i 



Dolores del Río, aplau- 
dida entre los consanguí- 
neos por doquier. 



Marlene Dietrich, que 
se mantiene entre las fa- 
voritas del cine. 



Maurice Chevalier, víc- 
tima de los sube y bajas 
entre el público. 



Kay Francis, sin disputa 

la actriz cuyos bonos han 

subido más. 



y Joan Crawford. Llevando más lejos la 
comparación, se ve que Montgomery, Clive 
Brook, Moreno, Chaplin, Gílbert y Tom 
Mix ya no dicen tanto como antes a los 
añcionados latinoamericanos, y que lo mis- 
mo ocurre con Evelyn Brent, Madge 
Evans, Clara Bow, Pola Negri y Dolores 
Costello, que antes fulguraban extraordi- 
nariamente. 

Prosigamos ahora con un análisis más 
práctico, tomando por base las cifras: las 
cifras, en numerario, que produjo cada ar- 
tista en las taquillas de los Estados Unidos. 

Durante la temporada cinematográfica de 
1934, los astros que más dinero produjeron 
en este país fueron: Will Rogers (que no 
figura entre los predilectos de nuestras na- 
ciones — ^y se explica, por multitud de mo- 
tivos que no es del caso mencionar), Clark 
Gable, Janet Gaynor, Wallace Beery (que 
tampoco parece santo de nuestra devoción), 
Joan Crawford, Mae West, Bing Crosby, 
Shirley Temple (ninguno de los cuales 
obtuvo mención honorífica en la enumera- 
ción de Cine-Mundial), Marie Dress- 
1er, que en paz descanse, y Norma Shearer. 

La comparación de esta lista con las de 
Cine-Mundial correspondientes al mis- 
mo período y al de 1932 indica la diversi- 
dad de los gustos respectivos. 

Pero hay más: el público norteamericano 



se deja llevar por inexplicables sentimenta- 
lismos que dan la medida de la preeminen- 
cia de algunas estrellas, como la Dressler, 
Will Rogers, Beery y la chiquilla Shirley 
Temple, sin tener en cuenta ni la fisonomía 
ni el talento de las personas. Pero lo mis- 
mo exactamente puede decirse de nuestros 
aficionados . . . aunque no vayamos ahora 
a cometer la necedad de dar nombres. . . 

Hace dos años, por otra parte, en los 
Estados Unidos Wallace Beery tenía el 
mismo cuarto lugar que este año ocupa, 
pero nadie parecía interesarse ni en Bing 
Crosby (ahora más popular que Norma 
Shearer) ni en la Dressler. 

Adentrándonos un poco más, es curioso 
notar quiénes son los que en la lista de 
popularidad siguen. Después de Norma 
Shearer, Katharine Hepburn (ni un voto 
entre los nuestros), Joe E. Brovra (idem) 
Claudette Colbert (otro tanto), Jean Har- 
low, Eddie Cantor, Dick Powell, George 
Arliss, Warner Baxter, Wheeler y Wool- 
sey. James Cagney, Lionel Barrymore, 
Marión Davies, Buck Jones, Fredrick 
March, Kay Francis, Robert Montgomery, 
William Poví^ell, Lee Tracy, Greta Garbo 
(conste que viene después de todos los an- 
teriores), Ann Harding, George O'Brien, 
W. C. Fields, Joan Blondell, Ginger 
{Continúa en la página 136) 




^/7f Asther, quien des- 
pués de andar por el 
cénit, se desvanece. 

Febrero, 1935 



Ramón Novarro, que no 
pierde los amigos con- 
quistados en el lienzo. 




Jean Harlow, cuya 
simpatía en el extran- 
jero corre parejas con 
la que tiene en su 
propio país. 



Greta Garbo, de la 
que puede decirse que 
domina el firmamento 
de la cinematografío 
mundial. 



Pág 



97 



EL DIVORCIO Y LA LECTURA 




Por Dmitri Ivanovitch 



E> 



¿Se despereza, al levantarse, 
Jean Harlow, o se prepara 
para "meterse entre las ho- 
landas", como dice el autor 
de esta crónica? 



Esta "pose" es aún más in- 
trigante que la anterior, I. a 
clave de ambas se halla en 
la última cinta que hizo Jean 
Harlow para Columhia, 
"Abismos de Pasión". 



.NTRE las noticias de Hollywood, hay 
una que, si en efecto es tal noticia y no 
mero arbitrio de publicidad, resulta filón 
dramático de mucha mayor riqueza que 
cuantos afloran en los terrenos, harto más 
recorridos que laboreados, del dilatadísimo 
cinematógrafo saxoamericano. Trátase de 
que Jean Harlow, al pedir que la divor- 
cien del más reciente de sus maridos, alega 
entre las causales para la completa separa- 
ción de cuerpos y de almas la de que el su- 
jeto que en los últimos tiempos le ha tocado 
en suerte haya dado en la enojosa mania 
de leer en la cama. No dicen los periódi- 
cos, o si lo dicen no ha llegado a noticia 
de quien esto escribe, qué sea lo que lee el 
esposo de la Harlow. Pero, en todo caso, 
tampoco importa mucho averiguarlo: pues 
no ha sido porque el demandado lea esto 
o aquello, sino simplemente porque lee, y 
no así como quiera, sino entre las holandas 
y hasta bien entrada la noche, por lo que la 
demandante acude a los tribunales. 

En tiempos como los que corren, en los 
cuales cobra el anuncio cinematográfico 
desarrollo nunca visto, ni tan siquiera ima- 
ginado antes, a cuyo impulso traspasa lími- 
tes que hace algunos años no más hubieran 
parecido infranqueables, ocurrencias como 
ésta de la esposa que no se aviene a seguir 
conviviendo con el esposo que lee en la 
cama a deshoras suscitan, casi casi sin que 
uno pueda remediarlo, pensamientos tan 
temerarios como poco caritativos. 

Es el primero de ellos que en lo de las 
nocturnas lecturas del cónyuge supino, o 
en cualquiera otra postura yacente, corra 
oculto algún recóndito propósito, que acaso 
guarde mayor relación con las camas con- 
sideradas como muebles que con el tálamo, 
hoy comúnmente representado por las ca- 
mas gemelas con que subrogan en casi todos 
los hogares la ya anticuada cama de matri- 
monio. Pues, ¿quién nos responde de que 
no sea esto del marido trasnochador y le- 
yente y de la mujer desvelada y descon- 
forme un puro cuento, una invención idea- 
da por algún emprendedor fabricante de 
muebles? Tretas mayores se han visto; con- 
que, bien pudiera ser la presente una de 
ellas; bien pudiera resultar, asimismo, que, 
dentro de unos tres o cuatro meses, cuando 
ya lo del divorcio por lectura haya quedado 
siendo comidilla de las tres Américas, de 
las Antillas y de las Filipinas, salgan los 
mueblistas de los Estados Unidos ofrecién- 
donos, como novísima y recomendabilísima 
alhaja para las alcobas, camas gemelas que, 
merced a ingenioso mecanismo, además de 
permitir a uno de sus ocupantes dejar la 
luz encendida sin que al otro le llegue ni 
un rayo, transformen la tal luz en arrullo 
irresistible, o en cualquiera otra cosa cuyos 
efectos sean, si no adormecedores, cuando 
{Continúa en la página 138) 



? #£ 




Kafharine Hepburn haciendo de gitanilla 
para su próxima interpretación por cuenta 
de RKO-Radio, que la tiene contratada. 



Rudy Vallee, as de los cantantes de 
radio en este país, lleva al cine su 
voz en una cinta musical de Warner. 



Ginger Rogers, que triunfó en "Volando 
Hacia Río Janeiro", saldrá en "Ro- 
mance in Manhattan", de RKO-Radio. 



HOLLYWOOD 



c 



UANDO en todos los círculos 
inematográficos se aseguraba que Maurice 
^^hevalier ya estaba comprometido para 
asarse con Kay Francis, nosotros nos 
lermitimos dudarlo y hasta insinuamos 
ierta aventura espiritual de ella con 
Antonio Moreno. . . . 

Acaba de regresar Chevalier a HoUy- 
t'ood, después de haberse pasado una breve 
emporada en Europa, y en cuanto le 
aludamos se apresura a decirnos: 

— ¡No me pregunten nada! Yo lo 
xplicaré todo, sin necesidad de que me 
iregunten. Ya sé que estoy condenado a 
ufrir las consecuencias de mi libertad de 
livorciado, ¡como un soltero cualquiera! 

. . Aquí, mientras uno está felizmente 
asado, a nadie le interesa. El interés sólo 
:s, para los felices, antes o después. Si 
ino está soltero, las gentes sólo se empeñan 
n que ha de casarse. Y cuando ya está 
asado, lo que quieren entonces es que se 
livorcie. . . . Pero no se contentan con 
sto. Si se divorcia, ¡ tiene que casarse otra 
ez! Y vuelta a empezar. . . . 

-¿ . . . ? 

Febrero. 1935 



La Sección más 
que se publica 



nutrida 

en el 

mundo al margen de la 

actividad cinematográfica 

de Los Angeles .... 

Por Don Q. 

— El reporterismo americano ha con- 
tagiado a Europa. Antes, ningún periodista 
europeo se permitiría la audacia de hacer a 
nadie pregunta alguna sobre su vida 
privada. Ahora, ya se atreven a todo. . . . 
¡ Como aquí ! Pero conste que yo no me 
quejo, pues a todo se acostumbra uno. 
Comprendo que al público le encantan esas 
cosas. . . . 

¿ . . . ? 

— Sin mencionar nombres. Ustedes 
quieren saber si yo pienso en casarme con 
ella. . . . Y verán ustedes lo que ocurre. 
Supongamos que a mí me gustaba ella y 
que a ella no le era yo indiferente. . . . 
Nos veíamos a menudo, íbamos juntos a 
paseos y teatros, nos divertíamos como dos 
buenos amigos, sin compromiso alguno y 
sin la menor sospecha de que pudiéramos 



hacer daño a nadie. . . . Un repórter se 
fija en nuestra amistad, la comenta a su 
modo, y hasta se permite la libertad de 
anunciar una boda en la que nosotros no 
habíamos pensado. . . . ¿ Y qué sucede 
entonces? . . . Pues que ella se asusta, que 
él se avergüenza un poco, y que, para evitar 
nuevas murmuraciones, se separan. . . . 
i Y el idilio muere, así, antes de nacer ! 

-¿ . . . ,? 

— Mi próxima película será "Foiies 
Bergere," en los Tiventy Century Studios, 
con Merle Oberón, que ya no se casa con 
Schenck, ¡pero tampoco conmigo! Conste. 



La tragedia de 
Edwina Booth 

C UANDO tenía 19 años de 
edad, hace apenas cinco, fué elegida, entre 
centenares de muchachas, para interpretar 
a la Diosa Blanca, la protagonista de 
"Trader Horn". . . . Fué al África, don- 
de había de filmarse aquella película. \ 

Ptgina 99 




estrellas de ayer pasan hoy hambre. Y los 
que ayer les rendían homenaje, incluso sus 
compañeros de trabajo, se olvidan de la 
que cayó en la lucha. . . . 



Las películas 
en color 

lL rotundo éxito de "La 
Cucaracha," cinematografiada a todo color 
en los estudios de la RKO, va a revolu- 
cionar la industria. Más de doce grandes 
producciones van a filmarse en este año 
por ese procedimiento. 

Todos los estudios están interesados en 
esta innovación y en todos se han hecho ya 
pruebas más o menos afortunadas. Las de 
"La Cucaracha" han sido definitivas. 

La película en color se impone, como se 
impuso la parlante hace apenas seis años. 
Ya se está preparando la filmación de 
"Becky Sharp," "The Last Days of 



allí tuvo que pasarse unos meses, casi 
desnuda, y expuesta siempre al implacable 
sol. Se enfermó, y no pudo dejar de 
trabajar, porque la producción costaba más 
de un millón de dólares y no podía sus- 
penderse, ni había tampoco con quien 
sustituir a la estrella. Ella era la única 
mujer que figuraba entre los artistas 
enviados de Hollywood, y en aquellos 
remotos rincones africanos ni siquiera se 
encontraba alguna otra mujer blanca. . . . 
Edwina Booth se sacrificó heroicamente por 
el arte y por la empresa, y la película se 
hizo. ¿ Qué importaba lo demás ? 

"Trader Horn" tuvo un gran éxito en 
todo el mundo y produjo millones. Pero, 
¿y Edwina? . . . Edwina regresó a Holly- 
wood envenenada por el sol de África, y 
desde entonces no ha podido abandonar el 
lecho. . . . Tiene ahora 24 años, y es una 
muerta en vida. Su sistema nervioso se 
descompu.so por completo y se pasa los días, 
las semanas y los meses en una alcoba, a 
oscuras. Los médicos no aciertan a curarla 



Refrescando ios pies después de bailar a gusto, 
cuatro beldades de "Sweet Adeline", la más 
reciente película musical de Warner Brothers. 



y unos a otros se la muestran como un 
extraño fenómeno. Todo esto, en la 
miseria y amparada sólo por la caridad de 
algunos pobres amigos, ajenos al Cine. . . . 
Con ella viven su madre, Josephine 
Booth Woodruf, y su padre el doctor James 
Lloyd Woodruff, que está enfermo y hace 





Myrna Loy y Warner Baxter en una 
escena de "Broadway Bill", último 
triunfo cinematográfico de Columbia. 



tiempo que no trabaja. El alquiler de la 
casa en que residen, en una barriada del 
Sur de Los Angeles, lo paga el Moíio/i 
Picture Relief Fund. Y los tres comen, 
¡cuando alguien quiere acordarse de e'.los! 
La historia es triste y, desgraciadamente, 
a diario se está repitiendo. Muchas 

Merle Obaron, primera dama de Fair- 
bankj en "Los Amores de Don Juan", 
presuntuoso fotodrama de United Artists. 




Con dos legítimos Kalcones de caza, Gary 
Cooper y tu director de escena Henry 
Hathaway, que filman para la Paramount. 



Pompeii" y "She." 

Y, lo que es más interesante: John Hay 
Whitney y William Vanderbilt Whitney 
se disponen a invertir en este negocio siete f 
millones de dólares. . . . 



La 
ha 



c o r t e s í 
muerto 



rEGGY FEARS— actriz, 
escritora, dibujante y empresaria — ha 
llegado de Nueva York y se ha sorprendido 
ante la falta de cortesía de los hombres de 
Hollywood. Peggy dice que ella estaba 
acostumbrada, en Nueva York, a recibir 
constantement flores y otros obsequios de 
sus admiradores. Y si salía con alguno de 
ellos, nunca la faltaban un ramillete, un 
buen automóvil, y el mejor restaurant o el 
mejor teatro. ... Al día siguiente, ¡más 
flores, con una tarjetita dándola las gracias 
por la compañía de la noche anterior! . . . 



Tales eran las mínimas atenciones a que 
ella estaba acostumbrada. 

Catorce baúles llenos de vestidos se trajo 
Peggy a Hollywood. ¡Y solamente llegó 
a abrir uno! Aquí nadie siente la necesidad 
de vestirse. Ni de ajustarse a una estricta 
etiqueta. . • . 

Nos dice Peggy: 

— Desde que he llegado estoy recibiendo 
invitaciones a montones, pero todas de una 
absoluta informalidad, hasta el punto de no 
saber muchas veces dónde es la fiesta, a 
qué hora, hi quién me traerá a casa. . . . 
Mi compañero se suele presentar sin previo 
aviso, e, indistintamente, por puro capricho, 
de zamarréta o de frac. . . .No se quita 
el sombrero al entrar en mLliabitación, se 
sienta- aunque yo esté en p>e, no me ayuda 
a ponerme el abrigo, y a menudo se 
emborracha y se le olvida traerme a casa, 
viéndome obligada a tomar un taxi. . . . 
Y, por supuesto, ¡nada de flores! . . . 

Rochelle Hudson, que está con nosostros, 
interviene : 




película, se despidió de los estudios de Fox, 
donde no quiso aceptar un nuevo contrato ; 
alquiló por un año su lujosa residencia de 
Santa Monica Canyon, salió para Méjico 
acompañando a su madre, y se instaló con 
ella en la capital mejicana, sin que tuviera, 
por el momento, planes definitivos para el 
futuro. . . . 

Inesperadamente, recibió un telegrama 
de Paramount, donde (ante el grandioso 
éxito que la Columbia obtuvo con su 



Dfe "Behold My Wife" (Paramouni) e* 
esta escena de tema indígena, en que 
tiene el papel principal Sylvia Sidney. 



— Exacto. En Hollywood, los hombres 
no sólo se visten mal e inapropiadamente, 
con falta de respeto para la dama a que 
acompañen, sino que tampoco son finos en 
su lenguaje. Y claro es que en sus con- 
versaciones jamás aluden a la literatura, a 
la música, a cualquier arte. . . . Parece 
que sólo se proponen demostrarnos su 
vulgaridad y su ignorancia. ... 

June Knight la interrumpe: 

— ^Yo, en más de una ocasión, me vestí 
lo más elegantemente que pude, j y me 
encontré al compañero en traje de trabajo ! 
.^ . . En cuanto a galantería, prefieren un 
vaso de whiskey a una mujer. ... Y si 
una acepta sus atenciones, o algo que se le 
parezca, ¡ya se creen con derecho a todo! 



Mojica vuelve 

/\L terminar la filmación de 
"Las fronteras del Amor," su última 



Clásica postura de Joan Cravrford, que 
figura al lado de Clark Gable en "For- 
saking Al! Others", producció. M-G-M. 





Winilred Shaw y Mervyn LeRoy, iniérprat* y 

director respectivamente de "Sweet Adeiine", 

bella cinta musical de Warner. 



Mojica tuvo que volver a Hollywood, en 
aeroplano, para hacer las correspondientes 
pruebas — en ' inglés, en italiano y en 
español — , que resultaron niagnificas, y 
regresó a Méjico, para esperar allá la 
llamada de Paramount. 

"Cavallería Rusticana," cuyo libro ha 
de rehacerse en absoluto y de acuerdo con 
las exigencias cinematográficas, no podrá 
empezar a filmarse antes de abril. 
Joel McCrea y Miriam Hopkins, contra- 
tados por RKO-Radio y ambos, evidente- 
mente, víctimas de inexplicable tristaia. # 

"Noche de Amor") se proponen filmar 
"Cavallería Rusticana" en inglés. ... A C h 3 D I I n 
Mojica se le ofrecían quince mil dólares i 

por interpretar y cantar la parte de/ ^ ^ nueYa O a 

Turiddu. Y Mojica, por sacudirse del m U u á 

compromiso, contestó pidiendo treinta mil ^ - /^ a ti 

dólares, como mínimun. LHARLES CHAPLIN, el 

Paramount se apresuró a aceptar, inmenso e inimitable Carlitos, parece ahora 






Grace Moore, U cantante de ópera cuya voz, 

revelada en "Una Noche de Amor" para 

Columbia, ha emocionado a cuantos admiraron 

eia cinta por todo el mundo. 



Otro hombre. Se ha decidido a trabajar otra 
vez, y \o está haciendo persistentemente, 
como nunca, y con el mayor entusiasmo. 
Contra sus costumbre de tantos años, se 
empeña en ajustarse a un estricto horario y 
muchos días prolonga su labor hasta his 
altas horas de la noche. 

E.stá filmando "The Waif" ( /•/ ahfin 
fíotn/flo), con Paulettc Goddard, (jue es su 
actual amor. Una película muda, como 
todas las anteriores, aun<)uc en ésta nos 
Pi g i n a 102 



Severamente juzgados por el director Moeller, 
Irene Dunne y John Boles hacen música 
para "The Age of Innocence" (RKO-Radio). 



oírece la novedad de que, en vez de rótulos 
explicativos, tendrá explicaciones habladas. 
Pero esa voz no será la de Chaplin, que 
sigue decidido a que no se le oiga en la 
pantalla. 

¿ Qué cambio se ha operado en Chaplin 
para parecemos otro hombre? Un cambio 
sorprendente : el rey de la pantomima se 
ha convertido en el rey de los padres. 
¿ Quién se hubiera podido imaginar esto 
hace apenas un par de años? 

Para Chaplin, lo más interesante hoy en 
el mundo se concentra en sus dos hijos: 
Charles Spencer y Sidney Earl. Ambos 
estudian en una gran escuela militar de 
Los Angeles, y Chaplin les visita casi a 
diario, y semanalmcnte le acompañan en 
las excursiones que por la costa del Pacifico 
hace con su yate. Y ambos muchachos se 
muestran encantados con la compañía de 
Paulette, ¡que no se separa de Chaplin ni 
para respirar ! 

La segunda esposa de Charles, Lita 
Grey, en más de una ocasión se lamentó 
del poco interés que en el padre despertaban 
los niños. Pero eso fué hace ya varios años, 
cuando él ni siquiera les veía. Poco des- 
pués, cuando Lita quiso dedicar los niños 
al Cine, Chaplin se opuso y logró que el 
Juez le diera la razón. Y fué precisa- 
mente desde aquel momento cuando ya no 
pensó más que en sus hijos ... y en 
Paulette. 

Aparte de Paulette, los mejores amigos 
de Chaplin lo son hoy sus hijos, a los que 
consagra cuantas horas puede. Y, fuera de 
los negocios, no hay conversación con 
Chaplin en la que no se hable de sus hijos. 

Los dos han heredado el talento musical 
de su padre, y forman parte de la banda 
de la Escuela Militar. Charles Spencer, 
zurdo como el padre, toca el violín, 
instrumento favorito de éste. Y tiene 
espíritu de actor, imitando graciosamente 
a Harold Lloyd, a Bert Wheeler, y a su 
propio padre. Pero, como Chaplin, en el 
fondo es un hombrecito muy serio: un 

Ro.amond Pinchot, sobrina del gober- ^ ^^- ^^^^^ de'complir los 

nador de Pennsilvania, debutara pronto ' ■' i j j o u c-j 

en el cine bajo los auspicios de nucve anos de edad. Su hermano bidney, 

M-G-M. Lo de sobrina, por lo que (]ue tiene ocho, es más alegre. 

le ve, no quita lo de buena moza. ¡^[^^ Grey, la madre, vive en Nueva 

Cine-Mundial 





Diana, Hebé y 
Geneva Mitchell 
"Night Life of 



Venus, diosas: Irene Ware, 
y Marda Deering. Salen en 
the &od$", de Universal. 



York, escribiéndoles a menudo y viniendo a 
visitarles un par de veces al año. Y sus 
vacaciones las reparten los muchachos entre 
su padre y su abuela, Mrs. Elizabeth Curry, 
que reside en Los Angeles y adora a los 
muchachos. 

¿ Serán artistas los hijos de Chaplin ? 
Nada puede predecirse. Son muy jóvenes 
aún y su padre no quiere que se les explote 
en forma alguna. Cuando sean hombres, 
tiempo tendrán para decidirse. 

Por lo pronto, ya saben que, gracias a 
su padre, cuentan con una fortuna que 
asciende a más de diez millones de dólares. 
. . . ¿Para qué quieren más? 



Las que 
triunfan hoy 

AnN STEN, la estrella rusa, 
que acaba de conquistar un rotundo éxito 
reencarnado a la Katusha de "Resurrección" 
(que ahora se titula "Vivimos otra vez"), 
nos confiesa que el más doloroso año de 
su vida fué el primero que pasó en Holly- 
wood. Ella, que vivió entre los mayores 
horrores de la revolución rusa, dice que 
nada es comparable con las amarguras 
pasadas aquí, cuando nadie creía en ella y 
todos la pronosticaban el más abrumador 
fracaso. No tenía amigos, no sabía inglés, 
y ni siquiera la consideraban fotogénica. 
. . . Pero Samuel Goldwyn, que la trajo 
contratada de Europa, no se arredró: la 
hizo estudiar, la preparó concienzudamente, 
y la presentó en "Nana," cautivando a 
todos. Ahora, en "Vivimos otra vez," 
ha sido confírmada como una actriz 
excepcional. . . . 

Lilian Harvey no pasó menos amarguras. 
La trajeron aquí, después de su sensacional 
triunfo en "El Congreso se divierte," y no 
tuvo suerte en las películas que se eligieron 
para ella: "Mis labios traicionan," "Mi 
debilidad" y "Yo soy Susana." Después 
la dieron un papel insignificante en los 
"Greorge White's Scandals," que ella 
rechazó, y la costó el gran disgusto. . . . 
Pasado éste, trató de que la dejasen filmar 
Febrero, 1935 





Tala Birrell exótica actrii húngara, que 
interpreta con John Gilbert la cinta de 
Columbia "The Captain Hatet the Sea". 



Kingsford, el que voló sobre el Pacifico 
desde Australia a California, con Cary Grant 
y Myrna Loy en el taller de Paramount. 

"Serenade" {La vida de Franz Schubert) 
y ella misma hizo la adaptación cinemato- 
gráfica, designándose como director a Paul 
Martin. . . . Pero el primitivo presupuesto 
de $280.000 dólares se redujo a $125.000. 
y, naturalmente, hubo que modificar la 
obra, encargándose el arreglo a otros 
escritores. ... A poco más dejan la 
película sin música. (Lilian, que, además 
de bailarina, es una excelente violinista, se 
había aprendido magistralmente dos aires de 
Schubert, para tocarlos en la pantalla. . . .) 

Y se perdió el tiempo lastimosamente. 
Entonces pidió la rescisión de su contrato, 
la obtuvo, y se quedó en Hollywood, a 
esperar otra más favorable oportunidad de 
triunfo. La que durante tres años fué la 
más popular artista en toda Europa, nau- 
fragó en Hollywood. . . . Pero ella no 
perecerá en el naufragio. Aguardará 
tranquilamente, en su suntuosa residencia 
de Beverly Hills, a que la llamen de 
Londres, donde ha de hacer tres películas. 

Y aprovechará el viaje para abrazar a su 
adorado Willy Fritsch, con el que acaso 
ahora se decida a casarse. . . . 



Boda inesperada 

MaRGARET SULLA van. 
la estrella de "Parece que fue ayer," se ha 

Página 103 




Jack Oakie, intérprete de "College Rhythm" para Para- 

mounf, en brazos de algunas de las 150 coristas que 

con él trabajan. 



George Ra-ft, galán de origen italiano y merecida 

fama como actor y hombre bien vestido, que sigue 

filmando para Paramount. 



casado repentinamente con William Wyler, 
el director. . . . Ella estaba divorciada de 
Henry Fonday, desde hace dos años. Y 
todos creiamos que se casaría con John 
McCormick, el ex-esposo de CoUeen 
Moore, con el que se la veía en todas partes. 
. . . En cuanto a William Wyler, hasta 
hace seis meses era el prometido de Sheila 
Manners, ¡que ahora se casa con Ernst 
.^ubitsch ! Así es Hollywood. . . . 



¿Y Greta... 

La última sensacional noticia 
es la de que Greta Garbo se casa ccn 
George Brent. Pero, ¿se casarán? Porque 
el romance existe, pero . . . j también lo 
hubo con John Gilbert y con Rouben 
Mamculian! . . . Para algunas mujeres 
(y para muchos hombres) casarse es lo 
más difícil. 



Centelleos . . . 

DíJüGLAS KAIR BANKS, 
que acaba de encarnar a un nuevo Don 
Juan, quiere hacer ahora de Hernán Cortés, 
con Charles Lau^hton de Moctezuma. 
. En Méjico, por supuesto. Pero, por 



si aca.so, jque no queme las naves! 



en "Carnaval en España," se ha visto 
obligado a retirarse, por no gustarle a Joset 
von Sternberg. ¿Quién será el sustituto? 
Sternberg no lo sabe aún. Por el momento 
se entretiene en filmar escenas de conjunto, 
como las del mercado, fábrica de cigarros, 
cabaret, procesiones, máscaras y demás que 
requieren atmósfera; esto es, centenares de 
extras, más o menos españoles, a siete 
dólares v medio cada uno. . . . 




lN Paramount necesitan un 
f/alán español. Joel McCrea, que era el 
eleuido para alternar con Marlene Dietrich 

P i g i n s 104 



G. Farrcll MacDonald, veterano del 
lienzo, en carácter como guardia 
para la película "Romance in Man- 
hattan", de RKO-Radio. 



Warner olan ha sido 

contratado para hacer seis películas más de 
la serie de "Charlie Chan." La primera 
se titulará "Charlie Chan en Buenos 
Aires," tomando parte en ella Conchita 
Montenegro y Raúl Roulién. 

GrEI^A GARBO, que va a 
filmar "Anna Karenina" en los estudios de 
Metro, quiere híicer después "Juana de 
Arco." . . . Pero el caso es que Katharinc 
Hepburn va a encarnar a la heroína 
francesa en la RKO. ■ Tendremos dos 
Juanas en competencia ? 

La filmación de "María An- 
tonieta" ha sido aplazada. ¿ Por qué? Pues, 
sencillamente, porque Norma Shearer se 
dispone a ser madre por segunda vez. . . . 

A PROPÓSITO de "María 
Antonieta" : Marión Davies va a filmar una 
obra del mismo título y del mismo asunto, 
para Warner Brothers. 

RoSl'f'A MORENO ha reci- 
bido como regalo de un admirador brasileño 
un loro que habla correctamente portugués, 
cípañol, italiano y hebreo. Todo ello con 
acento inglés. • 

Mae WEST ha elegido a 
Tito Coral, el brillante barítono venezo-l 
laño, para que le haga un (j'iyoln en "Yol 
soy una Señpra," y la cante un par de 
canciones. 

Cine-Mundial 



Si 



HIRLEY TEMPLE, la 
liminuta estrella de Fox, va a filmar 
ihora, consecutivamente, "Bright Eyes," 
Heaven's Gate" y "The Farm." Después 
lará una tournée de presentaciones per- 
enales por los principales teatros de los 
instados Unidos. ¡A $1.000 dólares por 
loche! . . . 

Manuel reachi, ei 

reductor mejicano, acaba de anunciar que 
ispone de un millón de dólares para una 
ueva serie de películas en español. ¡ No 
: van a dejar vivir hasta que empiece I 
Hasta que empiece a repartir contrato.) 

CN "Follies Bergere," Maurice 
^hevalier va a presentase con Louvigny, 
I graciosísimo comediante del Palais Royal 
e París, y con André Ledous y André 
lerley, ambos de la Comedia Francesa, 
"ambién trabajará con ellos la deliciosa 
edette Sim Viva, i el último descubrimiento 

e Joseph M. Schenckl, y Natahlie Palay, 
¡ja más o menos natural de un Gran 
)uque ruso. . . . De la que ahora no se 
ice nada es de Merle Oberon, que renun- 
ió a Schenck por consagrarse al Cine. . . . 



¿V 



UELVE Grace Moore a 
)s estudios de Metro? Allí inició su 
arrera cinematográfica, sin gran éxito 
ntonces. Pero, después de su triunfo en 
3s de Columbia, ¿quién se acuerda de 
quéllo? La victoria de hoy hace olvidar 
I fracaso de ayer. 



D] 



ICK POWELL ya puede 
asarse. . . . Hasta la fecha se lo impedía 
na cláusula de su contrato con la First 



Eddie Canfor en una 
de las sifuaciones 
más complicadas de 
su película más re- 
ciente para Unifed 
Artist;: "Kid Mil- 
lions". 



National; pero éste se cumplió y, ai 
prorrogarse, ya no figura aquélla. . . ' . 

RoSKOE KARNS, traba- 
jando en "Rumba," se sorprendió de encon- 
trar a Doris Stone, su primera dama en 
1917, ocupando un lugar entre las extras. 

GlNGER ROGERS y Lew 

Ayres se casaron en la capilla del Hotel 
Ambassador y se fueron a pasar la luna de 
miel a las montañas vecinas. ¡Como si no 
estuviesen casados! 

Chucho montalban 

está doblando los bailes de George Raft en 
"Rumba." Pero, ¿no decían que Raft era 
un maestro en bailes ? . . . . Aunque claro 
es que una rumba es una cosa muy seria y 
no todos la bailan como Chucho, que es 




de Soria. 



B 



I ARRY NORTON va a fil- 
mar, en inglés y en español, el papel del 
protagonista de "El Camino Real," pelí- 
cula histórica sobre las Misiones fundadas 
en California por Fray Junípero Serra< 

//r 

U L Sueño de una Noche de 

Verano", de Shakespeare, va a ser filmado 
a todo color en los estudios de Warner. 
Lo dirigirá Max Reinhardt. 

íVlARGO, la sugestiva meji- 
cana, está encantada de Hollywood, donde 
filma "Rumba", con Carole Lombard y 
George Raft. ¡ Pero prefiere la vida de 
Nueva York! Dice que Hollywood es de- 
masiado pueblerino y que no se adapta a 
sus costumbres ni a sus gustos. 

{Continúa en la página 123) 






Henry Armet+a que, aunque 
aparezca ef\ papeles secun- 
darios, saca aplausos. Figura 
en "Imi+ation of Life", de 
' Universal. 



Elinor Troy. famosa por sus 
impecables formas y una de 
las beldades que contribuyen 
¡y tanto! al éxito de las 
cintas de Warner Brothers. 




Richard Dii, en una escena del foto- 
drama "West of the Pecos", que, a 
base de tema del Oeste, está pro- 
duciendo RKO-Radio. 

Página IOS 



Bing Crosby estorba el paso 

en los talleres de Paramount 

a la morena Kitty CarÜsle, 

que con él colabora. 












& 








1 .^ 



Pebí 



Patricia Ellis, de Warner 
Brothers, iniciando un 
paso de baile, en ' traje 
que si no es para baño 
de mar, marea. 

■o, 1935 




Pi 9 ¡ n « 107 



>» / 



/, .^ 



í^rv- 



W'5 f 



*-% r 






-»^ 



^Si, 



^T, 



/JS 





/ 




;^^S^ 







\m 







'¥' 



¡¿¿ 




■ t 



■ t Ji». 



Idílica escena a cargo 
del cantante-actor Dick 
PoweII y de la rubia 
Gloria Stuart para 
"Gold Diggers of 
1935". de Warner. 




íf 



Febí 



Paulette Goddard, escultural 
beldad que los estudios de 
United Artists lanzan a la 
pantalla fotodrannática. 

I 935 




^A 



Pi9¡na 109 




fi 



Dos camaradas inseparables de los 

talleres de Paramounf: Evelyn Venable 

y Francés Drake, descansando 

entre escenas. 

P i q i n a 110 



Cine-Mundial < 



Rochelle Hudson, la de ojos profundos 

y amable sonrisa — y no hablemos de 

las formas, ausentes aquí — 

que filma para Fox. 




Febrero, 1935 



Página III 



Bobbie Sheehan, una de las múl+i- 

ples bailarinas que prestan lujo y 

atractivo a la cinta "The Gay 

Divorcee", de RKO-Radio. 




P i q i n a 112 



Cine-Mundial 



El inmortal personaje de Diclcens, 
"Micawber", magisfralnnente 
interpretado por W. C. Fields 
en la nueva cinta de M-G-M. 






P í q i n a 114 



Francis Lederer, as de RKO-Radio, 
con Vicfor Sabuni, que es su substi- 
tuto en la disposición prelinninar de 
las escenas por filmar. 

Cine-Mundial 




Una ds las pocas fotografías de Anna Sten 
con su marido, el doctor Eugene Franke. 



ANNA LA TRABAJADORA 



L«L mejor amigo de una mujer es . . . 
su marido. 

Bueno, tratándose de Anna Sten, su me- 
jor amigo es Eugene Frenlce. 

Y no tiene otro. 

Lo cual es bastante triste, porque Anna 
es muy amiguera. 

Pero es un hecho. Me lo dijo con su 
propia boca . . . tan suave, tan cálida, tan 
sonriente ... y cuyos labios se encorvaron 
a la vez que sus ojos se ponían de acuerdo 



Por Lorenzo Saita 



con los hombros para encogerse en un ade- 
mán más expresivo que sus palabras. 

— No tengo más amigos que el doctor 
Frenke. Con él basta. La vida y el tra- 
bajo son suficientemente difíciles para en- 
redarse, además, en exigencias sociales. No 
hay tiempo. Lo único que le pido a Holly- 
wood es el derecho a trabajar. Una vez 
que se me concede, nada más solicito. 

— Para mí, Hollywood es un taller de 
trabajo ... el mejor que hay. Y me ufano 




de laborar en una viña así. Poseemos un 
plácido hogar entre las montañas y el mar. 
i Y qué bien se descansa ahí, cuando ter- 
mina la jornada! ¿Por qué abandonarlo, 
pues, para ir a otras partes? 

— Esa casa la amueblamos y adornamos 
nosotros . . y ganó un premio. Sus jar- 
dines son preciosos. Expresan nuestras 
ideas. Y a mí me encanta la vida en el 
campo, aunque me agrade visitar las ciu- 
dades . . . por lo que de diferente ofrece 
cada una. Por ejemplo, Hollywood es un 
lugar para el trabajo; París para recreo; 
Nueva York, para adquirir cultura en el 
dominio del teatro, la ópera, la música, el 
arte. ¿ Me explico ? Pero a la mayoría de 
las gentes les sucede que concentran su in- 
terés en un solo punto \ permanecen ahí 
demasiado. Viajera empedernida, no me 
conformo con estar en un solo lugar. No, 
no siento nostalgia, pero resulta muy difícil 
ver partir los trasatlánticos que zarpan de 
Nueva York y resistir al impulso de ir a 
{Continúa en la pái^na 115) 



Dos poseí de la Sten en la preciosa película 
de United Artists "We Live Again", uno de 
los éxitos más justificados de la temporada. 



Página 115 




Dibujos 
de Sánchez 



. . He 

Sé que 
. O el 



V 



MATO A 
LA MUERTE 

Por Luis Antonio de Vega 



AHRÍ la puerta de la única celda de 
castigo que tenía el fortín perdido 
en el extremo sur argelino. Dos 
OJOS oscuros se fijaron en mi, no sólo sin 
temor sino sin curiosidad apenas. 

Sobre la colchoneta dura había un ze- 
rual — pantalón moruno — de color naranja 
y un pañuelo de los que las mujeres árabes 
ijvan para adornar sus cabezas. 

VA caftán abierto no dejaba ver un cami- 
són moro, sino una carne un poco tostada 
por el síjI emergiendo sobre el borde de una 
camisita axul. I>os pies pequeños pintados 
con arjcña. Figura extraña en los límites 
casi areno<-írs de las tierras de los tuaregs. 

Si la indumentaria de la muchacha era 
un pfico desconcertante, la mía tampoco 
resultaba muy apropiada para una reccp- 

Pigina 116 



ción diplomática. Unas babuchas claras, un 
calzón moro hasta las rodillas y una camisa 
sin mangas, con cierre de cremallera. 

Como ella continuara mirándome, sin 
hablar, dije en francés: 

— Aquí es el único sitio del 
Sahara donde no hace calor. 

Me preguntó ella: 

— ¿Cuándo me fusilan? 

— Creo qua nunca. 

— ¿ Me toman por loca, doc- 
tor? 

— No soy doctor. 

— ¿Quién es Vd. entonces? 

— Pongamos un coiñpañero. 
. . . Kn este puesto, yo lo debe 
Vd. saber, no hay médico, ni 
aviones para traerlos, ni teléfo- 




no para mandarlos llamar. . . . Aquí 
no hay más que arena, un fortín, 
cuatro árabes adictos, el jefe del pues- 
to, usted y yo, agua pú'nda y dátiles. 
. . . Para que no nos falte nada, hay 
también un misterio que me han man- 
dado aclarar. . . . Facilíteme usted 
la tarea. . . . ¿Qué ha hecho? 
La joven se retorció las manos. 
— i Es inútil ! . . . ¡ Es inútil ! 
pensado toda la noche en ello. . . 
no hay más que dos soluciones. . 
manicomio o el pelotón de fusilamiento. . . . 
Dos soluciones injustas ; la primera, porque 
no estoy loca ; la segunda porque no se debe 
fusilar a quien "ha matado a un muerto". 
. . . ¡No estoy loca! . . . Antes me ha dicho 
qtie era un compañero. . . . ¿ Habla usted 
el árabe ? 
—Sí. 

— ¿Y el beréber? 
— También. 

— ¿ Dónde ha trabajado ? 
— Un poco por todas partes. En Ma- 
rruecos, Argelia, Túnez, el Sahara, los 
oasis. . . . 

— ¿ Conoce a los tuaregs ? 
— Perfectamente. 
— ¿ Qué piensa de ellos ? 
Etnográficamente, que son bereberes pu- 
ros y al revés que los árabes, que forman 
un pueblo selenita. Los tuaregs constituyen 
una raza solar. Esa cruz que a tantos 
teólogos ha desorientado es, simplemente, 
el signo del Sol. . . . Los creo inteligentes, 
sagaces y próximos a desaparecer. . . . Cal- 
culo que habrá unos seis mil en toda Áfri- 
ca, roídos por la tuberculosis. . . . 

— ¿De qué parte de Francia es Vd.? 

— De ninguna. Soy español. 
— ¿ De qué región ? 
— De Vasconia. 
— ¡ Yo también soy vasca ! . . . 
De Bayona. . . . No va usted a 
entenderme. . . . Usted español 
y yo francesa pertenecemos a 
un mismo país de gentes que 
hace muchos siglos no practican 
la brujería. . ^ . ¡ Si hubiera us- 
^ ted sido gallego o andaluz ! . . . 

\ Las raas celtas y las influen- 

ciadas por la dominación de 
{Continúa en la páf/ina 130) 

Cine-Mundial 




Jugando a los bolos en la Florida, 

después de sus agitaciones políficas, 

el Dr. Grau San Martín, ex-presidente 

de Cuba, 



Ni incendio ni motín: simple eferves- 
cencia estudiantil (que de alguna 
manera ha de manifestarse) entre 
alumnos de un colegio de Brooklyn. 



MUNDIALES 




Gráficas de nuestros co- 
rresponsales y del Servi- 
cio Wide World 




Donde se ve cómo se visten — cuando 
así lo requiere la etiqueta — los limpiabo- 
tas neoyorquinos. La foto es del natural. 



En Méjico, el presidente Rodriquez, sa- 
liente, abraza a su sucesor, el general 
Lázaro Cárdenas, al tomar éste posesión. 





Feb 



Dolce far niente interpretado por 

Huey Long, senador por el Estado 

de Luisiana y explosivo político de este 

privilegiado país. 

1935 



José Bohr, el conocido artista, que acaba de filmar la cinta Tu H¡|o, 

retratado el día del estreno con el embajador de Chile — Manuel Bianchi — 

y la Sra. del embajador brasileño, de Ro<;as, el pianista chileno Claudio Arrau 

y el periodista peruano Fernando Rondón. 

Página 117 




Pég 



Miiter Gulley, de California, 
colecciona laleroi como otroi 
acumulan cajai de fósforo». 
Aquí etti eniimiimado anfe 
gunat de sut maravillóla! pieíai, 
compradas por todo el mundo. 



I I 8 



Mme. Pignet, reelecta 

presidente) del Colegio 

de Abogados de 

Francia I 



Julio Alberto Rubio, di- 
rector de la Revista de 
Turismo de Guatemala, 
notable publicación. 



La modelo de artistas 


Sofonfas Salvatierra, 


mis famosa y bien 
pagada de Nueva York: 
se llama Grace Moore. 


nicaragüense, autor de 

un libro sobre 

Sandino. 




Cine-Mundial 



EL MANICOMIO 
DEL MUNDO 



Por Miguel de Zá 



/ 



V 

y EINTE años en los Estados Unidos: 
quince en el Teatro norteamericano, don- 
de supo destacarse como graciosísimo actor 
cómico en tipos siempre exóticos, y cinco 
en Hollywood, ¡ donde filmó 63 personajes, 
a cual más divertido! Tal es, en ínfimo 
compendio, la historia artística del popular 
Luis Alberni, español, catalán, de la Bar- 
celoneta, para quien Hollywood es algo 
más que la Meca del Cine, el Paraíso de 
las Estrellas, la Ciudad de Cartón y demás 
pomposos títulos con que se le bautiza. Es 
... ¡el Manicomio del Mundo! Una sim- 
ple casa de locos, en la que Alberni fué un 
loco más, según él mismo nos confiesa 
cuando le pedimos sus impresiones íntimas 
para Cine-Mundial. Tienen la gracia 
característica del que tanto hizo reír de 
mundo a mundo, y procuraremos reprodu- 
cirlas fielmente. Oigámosle: 

— Soy catalán por nacimiento y por mi 
padre, que nació en Tarragona. Y mi ma- 
dre es aragonesa, de Zaragoza. ¡ Pero vean 
ustedes lo que es Hollywood ! Aquí sigo 
siendo catalán, porque el acento no me deja 
mentir ; pero los americanos me tienen por 
¡madrileño!, hijo de italiano y de france- 
sa. ... ¿ De dónde han sacado todo esto ? 
No lo sé. Algún agente de publicidad lo 
inventó, y todos lo creyeron como artículo 
de fé. . . . Con lo cual resulta que así 
puedo trabajar (¡y cobrar!), indistinta- 
mente, en español, en italiano y en fran- 
cés. . . . En lo que no he podido trabajar 
aún es en catalán, porque allí todavía no 
se hacen películas catalanas, que yo sepa. . . . 
Pero las haré, las haré. . . . 

: ? 

c • • • • 

— Yo era actor del teatro americano, en 
mglés, cuando empezó la locura de las pe- 
lículas en español. Un gran escritor, amigo 
mío, pensó entonces que, si yo podía tra- 
bajar en inglés, ¡ mejor podría trabajar en 
español ! Y se apresuró a recomendar mi 
contrato en los Estudios de la Metro-Gold- 
wyn-Mayer. . . . Estaba yo en Chicago, 
donde el invierno es el más frío del mundo, 
cuando recibí un telegrama ordenándome 
que me pusiera sin pérdida de tiempo en 
camino de Hollywood. . . . Era el mes de 
abril, helaba en Chicago horrorosamente, \ 
respiré con gusto cuando supe que tenía que 
salir para Hollywood, la tierra del clima 
ideal, donde no nieva, ni llueve, ni . . . 
i nada ! Sin miedo ya a una pulmonía, 
porque en mi casa de Chicago había una 

(Continúa en la página 124) 
Febrero, 1935 




Alberni, con Tulio Carminatti y 
Grace Moore, en la estupenda 
cinta que loj tres filmaron para 
Columbia Pictures — "Una Noche 
de Amor" — y que tan enorme 
éxito ha tenido por doquier. 



Pi g 



I 1 9 







LO QUE VISTEN 
LAS ESTRELLAS 



J?vi^ 




Claudette Coiberf 'de 
Blanco. La actriz, que sale 
en "Imi+a+ion oi Life", para 
Universal, luce un albo 
vestido de recepción, de 
elegante severidad, al que 
sólo adornan la fina piel 
al cuello y el broche del 
escote. Las mangas, abullo- 
nadas, son de última moda. 



La misma «ctrii, con un trajo inspirado en lo» que se puto para 
caracteriiar a "Cleopatra" por cuenta de Paramount. Es de 
raso azul y con diseño a la egipcia. Ajustado hasta llegar a 
las rodillas — desde donde se amplia en numerosos pliegues — 
lleva larga cola. 




Befte Davis, la diminuta 
estrella de Warner Broth- 
ers, ofrece aquí un traje 
de calle de audaz matiz. 
Es de tela escocesa y a 
cuadros cafés y amarillos. 
Los lazos que atan la cha- 
queta son de cuero ama- 
rillo. La piel es de zorro. 



La misma artista vistiendo 
un modernísimo modelo de 
crespón de seda negro en 
, que fulguran pintas de oro. 
La cintura, cuello y las ex- 
tremidades de las mangas 
cortas llevan por adorno 
tela de encaje alforzada y 
blanca. Los guantes, el 
sombrero "dernier cri" y 
el calzado, negros. 

Febrero, 1935 



Sylvia Sidney, prominente 
actriz de Paramount, viste 
sencillísimo modelo de re- 
cepción, cuya novedad re- 
side en la forma en que 
el cuello se anuda por el 
escote. Las mangas son 
sastre y no llegan al codo; 
el cinturón lleva broches 
metálicos. La falda, ajus- 
tada por la cadera, es 
amplia de las rodillas para 
abajo. 



Margaret Lindsay, del 
elenco de Warner Broth- 
ers, viste, sobre la falda 
abierta lateralmente y 
hecha de pesado crespón 
blanco, una chaqueta de 
tafetán de lana del llama 
do "pussywillow". a rayas, 
por encima de cuyas bre- 
vísimas y amplias mangas 
se alza un doble cuello del 
mismo material. 




Dolores del Río, luminar de Warner, con un 
traje "beige" cuya chaqueta tiene las mangas 
tan largas que llegan a la punta de los dedos. 
La piel es de zorro azul. El sombrero y el 
bolsito, pardos. 




rtgina 12 1 



Use Ud. también 



la pasta dentífrica favorita de Hollywood 




Católe Lombard 

y Baby LeRoy, 

que figuran en 

películas Para- 

mount. 



N la Capital del Cine está 
de moda la moc.^rna Pasta Dentí- 
frica Phillips. La usa la mayor 
parte de las estrellas y expertos 
en belleza, porque es la única que 
combina en uno solo todos los tra- 
tamientos indispensables para la 
higiene de la boca: 

Blanquea, limpia y pule los dientes; 
Estimula y mantiene sanas las encías; 
Neutraliza los ácidos bucales; 
Purifica el aliento y refresca la boca. 



Pasta Dentífrica PHILLIPS 



P i q i n « 122 



Cinc-Mundial 



Hollywood 



(Viene de la página 104) 
. . . Margo es deliciosa: tiene 17 años, repre- 
senta 25 y piensa como si ya tuviese 50. . . . 

JeAN HARLOW va a filmar dos 
nuevas producciones: "China Seas" y "Spoiled". 
Y ambas constituirán una doble sorpresa para 
los admiradores de la belleza de platino. ¡Ni 
media palabra más! 

* CoNSTANCE BENNETT y 
Clark Gable van a volver a presentarse juntos 
en la pantalla. Su próxima película se titulará 
"Town l'alic", y será dirigida por Robert Z. 
Leonard. 



La sensacional novela americana 
"La Esposa frente a la Secretaria" va a ser 
filmada por Myrna Loy, Jean Harlov? y William 
Powell. ¡Un sugestivo triángulo! 



Rosita en Flor 

[Viene de la página 94) 

hermana — y que ella es la única de la casa a 
quien le dio por el arte. El resto del hogar 
se dedica a actividades completamente ajenas 
al teatro y a la pantella ... y todos se opusie- 
ron, y hasta se escandalizaron, cuandro Rosita 
decidió venir a este país a filmar en Holly- 
wood por cuentra de la Fox. En otras palabras, 
que sospecho que, aunque le dieran la bendición 
al desearle buen viaje, se quedaron moviendo 
la cabeza con aire de duda. Permítanme los 
que los tranquilice completamente. A Rosita 
le irá bien dondequiera que esté. 

Mientras comentábamos estas cosas. Rosita 
daba pruebas de un apetito desusado. ¡Qué 
manera de engullir substancias alimenticias! 

—¿Pero usted no está a régimen para no 
engordar? 

— ¿Régimen yo. . . ? ¡Quiá! 

Y se soltó a reír con tanta gana que por poco 
se le atraganta un respetable trozo de salchicha 

Rosita como de todo, y en cantidad. Y nunca 
está ni más flaca ni más gorda que antes. 
Siempre bien. Dónde resida el secreto, que no 
me lo pregunten. Y que tampoco se lo pre- 
gunten a ella. Esos son misterios de la física y 
de la economía animal de los que nadie entiende 
una palabra ... y los "expertos" menos. 

Mirándome en los ojos con los propios suyos, 
que están de rechupete y que prueban que la 
niña es de raza andaluza (el que quiera saber 
donde está la prueba, que busque los ojos), 
me comunicó algo que me avergüenzo de no 
haber sabido: ha hecho varias cintas en 
España y todas resultaron del agrado del 
público. La más popular — y tú lector la habrás 
visto, mientras yo, aquí, estúpidamente, pensaba 
en las musarañas — se llama "Se ha Fugado un 
Preso." En Argentina, esa fuga causó sensación, 
a juzgar por los comentarios que un colega de 
ese país, que participaba del almuerzo, me 
hizo el favor de comunicarme. 

Xvljentras más interesante se ponía la charla, 
más se me iba subiendo a mí el vino de 
Málaga, a! que por ningún concepto estoy 
acostumbrada ... de modo que ignoro en lo 
absoluto cómi acabó la tertulia. 

De ella no me queda más que un recuerdo, 

pero ese sí durará: una voz de cascabeles en 

miel, que yo sólo sé a qué saben, y unos ojos 

de diamaple sobre terciopelo negro, que yo sólo 

-»*- cÓHio deslumhran. 



Para los niños, sobre 

todo, no hay refresco 

más puro y bueno que... 





CANADÁ DRY 

E/ Champagne de las G'inger Aíes 
En los principales hoteles/ restaurants y bares 




NEW YORK 
MILITARY ACADEMY 



ESTA famosa y antigua escuela ofrece una 
educación de mérito excepcional, preparan- 
do a sus alumnos para matricularse en las prin- 
cipales universidades. 

También se da a los alumnos de la New York 
Military Academy competente instrucción en 
actividades ajenas a las aulas propiamente 
dichas, tales como 



TIRO AL BLANCO 
EQUITACIÓN * 



> NATACIÓN • BOXEO 
ESGRIMA • BAILE 



Entre los alumnos 
de esta Academia se 
cuentan jóvenes de 
las principales fami- 
lias de la América. 




Para informes detallados, escríbase al 



General de 
Brigada 



.S.M.. B.A. 



NEW YORK MILITARY ACADEMY 



Cornwall-on-Hudson 



Nueva York, E. U. A. 



Febrero, 19 3 5 



Página 123 




''DA MUCHO GUSTC 

. . . dicen los pequeñuelos 



No es necesario forzar o los niños a que se lim- 
pien la boca, si usan CALOX. Les gusta el 
cosquilleo de sus burbujitas de oxígeno y el 
delicioso sabor de la espuma. Esta llega a las 
más recónditas hendiduras, despojándolas de 
impurezas, eliminando las manchas y purifi- 
cando la boca y el aliento. El oxígeno es el 
purificador de la NATURALEZA por excelencia. 
No hay PELIGRO de que lastime las más deli- 
cadas membranas. El agua calcárea que forma 
el CALOX impide la corrosión acida del es- 
malte. Y CALOX es extraordinariamente econó- 
mico — dura el DOBLE que las pastas. Un bote 
proporciona 143 limpiezas. ¡Basto paro diez 
semanasl 



POLVO 
DENTÍFRICO 





MAS EFECTIVO, MAS ECONÓMICO 



McKesson a ROBBINS, INC, Nueva York, E. U. de A. 

Fabricantes de productos químicos durante 101 años 



39 




Sal de Fruta' ENO 



¡ . . . . "DESFILE DE ESTRELLAS" . . . . ! 

con portada a cuatro colores ... y los más recientes retratos de todos sus 
favoritos . . . más interesantísimas biografías cortas. . . . Estará en venta este 
mes. ... El más atractivo Álbum del Cine . . . 

BUSQUELO EN PUESTOS, LIBRERÍAS Y CINEMAS DEL PAÍS . . . 
ESTARA EN VENTA EL MES PRÓXIMO. 



El Manicomio 

{Viene de la página 119) 

buena calefacción y el taxi que me esperaba 
también la tenia en abundancia, regalé todos 
mis trajes de invierno, mis abrigos, ¡hasta mi 
ropa interior!, y me fui a la estación del fe- 
rrocarril con los baúles vacíos, y sin tener que 
pagar, por tanto, exceso de equipaje. ... ¡El 
viaje fué delicioso ! Llegué al país de las na- 
ranjas, y lo encontré nublado. . . . "Esto es 
excepcional", me dijeron precipitadamente. 
Pero el caso es que en todo el día no vi el sol. 
Y cuando salió la luna, ¡ no quieran ustedes 
saber!: rocío, niebla, frío ... ¡y sin cale- 
facción ! Todo "excepcional". Porque así es 
el clima de California: "Excepcional". • . . 
"Excepcional". . . . 

-¿ . . . ? 

— ¡ Pues aún no he dicho nada de los terre- 
motos! . . . Apenas empecé a disfrutar de la 
tranquilidad paradisiaca de la bendita tierra, 
¡ empezó a temblar ésta como una condenada, 
y no paró hasta que se derrumbaron unas cuan- 
tas calles! . . . Total nada: 500 muertos, 2000 
heridos, y un millón de asustados. . . . ¡Pero 
no se hundió ni un estudio! AI contrario: apro- 
vecharon la catástrofe para hacer, sobre ella 
unas cuantas películas. ... Y aún hubo pro- 
ductor que exclamó: "¡Yo hago mejores ca- 
tástrofes que esa !" . . . Ante ese mismo pro- 
ductor, que era el que me había contratado, 
me presenté muy humilde, en espera de sus 
órdenes. ... El productor leyó mi tarjeta, se 
rascó la cabeza durante largo rato, y acabó 
preguntándome: "¿Me quiere hacer el favor de 
decirme para qué le hemos contratado?" . . . 
¡ El hombre no lo sabia, ni recordaba el nom- 
bre del que me recomendó, ni se explicaba por 
qué él mismo me había ñrmado un contrato 
por seis meses, a razón de $500 dólares sema- 
nales. ... El encargado del Departamento 
Español, que era catalán, ¡ ni siquiera se ente- 
ró de que yo era también catalán !, y en los 
seis meses no encontró oportunidad alguna de 
utilizar mis servicios. . . . Yo cobré puntual- 
mente mis veintiséis semanas y, sin despedir- 
me, pues nadie me conocía, me fui en busca 
de otro productor que quisiera pagarme otras 
veintiséis por el mismo trabajo. . . . 

-i . . . ? 

— Mi segundo productor era de los descon- 
fiados. Llego, le digo quién soy, lo que hago, 
lo que quiero, y me pregunta, un poco irónico: 
"¿Tiene usted experiencia?" . . . "Hoy más 
que ayer, y menos que mañana", le contesté 
muy serio. "¿Y cómo puedo convencerme de 
que ustedes un gran actor dramático" , me re- 
plicó. "Pues de un modo bien sencillo", le dije. 
"Verá usted. . . . Supóngase que yo estoy de- 
sesperado porque no me dan trabajo, y decido 
matarle a usted ... ¡o suicidarme!" . . . "Sí, 
mejor será que se suicide". "Bueno, pues me 
suicido. ¡Tan dramático es un suicidio como 
un asesinato! . . . Imagínese que esta botella 
de agua es de veneno, y que yo he decidido sui- 
cidarme. . . . Tomo la botella. . . . Lleno el va- 
so. .. . Me lo bebo. . . . Palidezco. . . . Me 
tiemblan las manos. . . . Me arde la garganta. 
... Se me revuelven las tripas mejor que a 
Borras (¡que también es catalán!) ... Se me 
nublan los ojos. ... ¡Y caigo en la silla ago- 
nizante!" . . . Hice todo lo que decía, y el 
buen productor, hombre experto, no me dejó 
terminar la escena. "¡Bravo!", exclamo entu- 
siasmado. "En mi próxima película le voy a 
dar un papelazo cómico, para que se mueran 
de risa". . . . Así entré yo en el Cine americano. 
Desde entonces, en menos de cinco años, tomé 
parte en 63 películas. ... La primera, con John 
{Continúa en la página 126) 



Piglna 124 



Cine-Mundial 



C^maiifácid^jStmÉcÉca^ 



Ice-berg, Habema, Cuba. — Seguramente no está usted 
hecha de hielo porque ya se habría derretido con el 
calor del ft-ópico. Su pasta es excelente y lo único 
que la pasa es que es una chiquilla malcriada y de- 
masiado consentida. Es usted un poquito chiflada, 
muy impaciente y muy inconforme. La ^sta dis- 
cutir, pero quiere tener siempre la razón. Fosee 
una gran agilidad física, es muy activa y tiene pa- 
sión por todo lo que sea vida al aire libre. Baila 
muy bien y le agradan todos los deportes. Tiene 
también gustos artísticos, que se derivan principal- 
mente hacia la poesía y hacia la música. Como usted 
ve, su carácter no es tan difícil de entender para 
el grafólogo y lo único que tiene que procurar, para 
modificarlo en beneficio propio y para que todos la 
comprendan, es dominar sus nervios y no tratar de 
hacer siempre su santísima voluntad. 

Pitusa, Guayaquil, Ecuador. — Tiene usted una gran 
voluntad y una firme determinación. No se deja 
vencer jamás por las circunstancias, sino que en 
todo momento es usted la que domina. Todo su ser 
está dominado por una intensa ambición de realizar 
cosas grandes y podrá llevar a cabo cuanto quiera 
siempre que no gaste demasiadas energías y se agote 
su salud por tal extremo. Es usted una de las pocas 
personas privilegiadas que poseen un gran magne- 
tismo y que atraen amistades y simpatías en todas 
partes. 

Coral, Valencia, España. — Temperamento artístico e 
idealista. Dotada especialmente para la música. Es 
intuitiva y jamás la engaña su buen instinto. La 
primera impresión es para usted la decisiva y muy 
rara vez tiene que modificar el juicio que la merecen 
personas y cosas. No tendrá por esto grandes desen- 
gaños, pues su exacto conocimiento de las personas 
la pone pronto en guardia contra aquellas en las que 
no se puede confiar. Es de carácter nervioso y fácil- 
mente irritable. 

Italiano, Cárdenas, Cuba. — Valor moral y físico. 
No se arredra por nada y a todo le hace frente. 
Temperamento sensual, perfectamente controlado sin 
embargo por la característica dominante en usted, 
que es la prudencia. Es persona que tiene confianza 
en sí mismo y que sabe a ciencia^ cierta donde quiere 
encaminar sus pasos. Es difícil un fracaso para 
usted porque sabe medir el pro y el contra de las 
cosas, antes de aventurarse. 

Juan Tenorio, Metapán, El Salvador. — Persona de 
talento; un poco engreído con el propio valer. Es en 
cierto modo egoísta y difícil de convencer. El arte no 
le llama la atención y todo su interés se halla concen- 
trado en las cosas prácticas de la vida. Aunque cues- 
ta trabajo inclinarle a que haga algo contra su vo- 
luntad, si se trata de alguna persona por la que 
usted sienta verdadero afecto no vacilaría en hacer 
por ella toda clase de concesiones y sacrificios. 

Consentida, Precisa, Colombia. — Muchas gracias por 
su carta y por su apreciación de mi labor. No ha 
cambiado usted mucho, y si ha cambiado algo lo ha 
hecho sin duda para mejorar. Se ha idealizado aún 
más y se ha cultivado. Sabe apreciar mejor las cosas 
ahora y tiene una sensibilidad mucho más aguzada 
que la da doble interés. La letra que me envía con 
tanto afán es la de una persona sincera, enamorada, 
vehemente y llena de razón, con la que usted juega 
caprichosamente, como juega el gato con el ratón, 
porque se sabe querida muy de veras. Es usted in- 
justa con él por capricho y me extraña que sea así. 
Las condiciones de carácter de la persona citada no 
pueden ser mejores y hará usted mal dando ocasión 
a que se canse de sus caprichos y la deje plantada. 
Lo lamentaría usted muy de veras después. Olvídese 
de su pseudónimo, ya que el ser demasiado consentida 
es lo que tiene probablemente la culpa de su proceder. 

A. p. _ P. G., Lima, Perú. — Espíritu ordenado, de 
minuciosidad exagerada tal vez, pero siempre práctica. 
No se apresura nunca y a todo le da el tiempo de- 
bido. Esi>ecialmente dotado para ocuparse en trabajos 
de investigación científica, debería inclinar por este 
lado sus actividades. Nada se escapa a su percepción 
y se le pueden confiar los asuntos más delicados por 
la exactitud y seguridad que tiene para todo. 

"22-7-33", Madrid, España. — Es terca_ y obstinada 
sobre todo. Y además, es cierto que tiene todos los 
defectos que por si misma me expone: susceptible, 
presumida e impulsiva. Maquiavelo no la aconseja 
mal cuando la dice que debe tratar de corregirse, 
sobre_ todo en este último punto. Y antes de seguir, 
permítame que la diga_ que se puede ser Maquiavelo 
y a pesar de ello ser simpatiquísimo y excelente per- 
sona y digno de ser querido por una muchacha excep- 
cional como lo es usted. Como es usted mujer de 
mucho talento y muy preparada intelectualmente, 
no le ha de ser difícil modificar su carácter en todo 
aquello que pueda tener de desagradable. Le sobra 
para ello voluntad y conocimiento de sí misma. 



Criolla exigente, Riosescio, Colombisu — Persona ob- 
servadora, muy sensitiva y que se resiente con faci- 
Hdad ante cualquier observación o censura que reciba. 
Vive del afecto y nada hay que la importe más que 
las muestras de cariño de las personas que la rodean. 
Sin afectos no querría vivir. Es activa y muy labo- 
riosa. Todo lo hace con perfección y sin darle im- 
portancia, porque es, además, muy modesta. No 
deberla ser tan generosa, porque las gentes abusan 
de su extrema amabilidad y de su gran complacencia. 

Louisit, San Juan, Puerto Rico. — Tiene usted, en 
efecto, un extremado sentido de inferioridad, comple- 
tamente injustificado. Es muy inteligente y está 
muy bien preparada intelectual y físicamente. Ama 
el estudio y ama los deportes. Van a lapar el desa- 
rrollo de su cuerpo y el de su inteligencia. Usted no 
es naturalmente alegre, sino reflexiva; aunque por 
esto no es preciso que su carácter sea sombrío y 
serio. Es, sencillamente, natural. Y se ríe usted 
siempre por un afán instintivo de hacerse simpática. 
No necesita este truco porque lo es usted sin nece- 
sidad de él. Es preciso que luche usted denodada- 
mente contra un instintivo pesimismo que a su pesar 
la domina, influenciando cuanto hace. No hay tam- 
poco razón para ello. Tiene usted condiciones para 
triunfar en la vida y lo único que necesita para 
lograrlo es tener un poco más de confianza en sí 
misma y más altas ambiciones de las que ahora no 
se atreve a concebir por temor a verse defraudada. 

Eleade, Supe, Perú.— -Temperamento sensual en el 
que domina el materialismo. Tiene ciertas ambiciones 
para el logro de las cuales debe trabajar incesante- 
mente. Sabe manejar bien a los hombres y es cui- 
dadoso y metódico para todo lo que hace, adminis- 
trando bien sus ganancias. Inconstante en el amor 
y en los afectos, cambia con frecuencia de modo 
de pensar. 

No pienso en nada, Seui José, Costa Rica. — Versa- 
tilidad en el pensamiento. Vuela constantemente su 
imaginación de uno en otro tema, falto en absoluto 
de capacidad para concentrar en un punto determi- 
nado. Es también difícil para usted permanecer mu- 
cho tiempo fijo en una clase de trabajo. Gasta sus 
energías en tonto, es franco en exceso y de una ge- 
nerosidad casi perjudicial en cuestión de dinero. Es 
muy difícil de contentar con nada porque todo le 
parece deficiente; y, aunque es muy concienzudo, 
comete a veces errores porque no sabe juzgar acer- 
tadamente a las personas con quienes trata. 

A. Balbo, Jerez de la Frontera, España. — Alta per- 
cepción de la belleza y de la forma. No le falta 
talento, pero es vanidoso y egoísta en su fuero in- 
terno. Es también jactancioso y le gusta el elogio 
y el aplauso de los demás. Aunque exteriormente 
demuestra ser culto y preparado, ¡e falta solidez in- 
telectual, lo que es tal vez la causa de que no con- 
siga aquello que ambiciona con mayor afán. Cuide 
un poco menos la apariencia exterior de las cosas 
y un poco más el fondo, y cultive su talento natural 
y la preparación elemental que ya tiene adquirida. 
La otra muestra que me envía es la de una persona 
razonadora, de gran refinamiento mental, y con un 
extremado poder de concentración. Es un hombre de 
gran habilidad para los negocios o para la diplomacia. 
Es tenaz y de gran firmeza en sus propósitos y lle- 
gará siempre a donde se proponga. 

E. F., Vigo, España. — Persona activa, nerviosa, 
enérgica. Gran capacidad mental y cierta inquietud 
física qtie no la permite estar quieta en un sitio 
mucho tiempo. Tiene altos ideales y aspiraciones y 
sus ambiciones son poco prácticas por demasiado 
fantásticas. Es un poco vanidosa y ceremoniosa, y 
da mucha importancia a los pequeños detalles de la 
vida, mortificándose a veces por esto. 

Mahfu-ajah de Kapurtala, Ceisa Blanca, Cuba. — La 

característica predominante en usted es la rapidez 
de pensamiento y la facilidad de palabra. Tiene un 
genio muy vivo y es intolerante e irritable, enoján- 
dose fácilmente y llegando por la cosa más fútil 
a la violencia. Los sentidos especialmente desarro- 
llados €n usted son los del gusto, el olfato y el tacto, 
y tiene una gran fuerza muscular, de acuerdo con 
su carácter violento y dominador. Debe usted vigilar 
esta característica que puede ocasionarle más de un 
serio disgusto en la vida. 

Miraflores, Departamento de Hulla, Colombia.— Es- 
píritu filósofo y observador. Tiene una tendencia 
natural a dominar las circunstancias, y, aunque al 
exterior no parece agresivo ni acometedor, sabe lle- 
var a cabo sus planes con una silenciosa pero tenaz 
persistencia. Le gusta la vida tranquila y no le 
llama la atención el bullicio social. Es sincero y 
leal para sus amigos y severo juez para los que 
delinquen. 



i > > » » T T -r ■ 



W » V w 




Haga del 

Park Plaza 

su Residencia 
en New York 

LA agradable ubicación de este 
hotel frente al Museo Americano 
de Historia Natural, cerca de una 
estación del ferrocarril elevado y dos 
estaciones subterráneas; a corta dis- 
tancia de paradas de los ómnibus del 
famoso Paseo de Riverside, y apenas 
a media cuadra del hermoso Parque 
Central, ofrece a los hispanoamerica- 
nos una residencia sin igual durante 
su visita a New York 

Los centros mercantiles, las mas 
famosas tiendas, y el distrito teatral 
de la ciudad están a la mano. Y 
por las múltiples facilidades que 
ofrece, el Park Plaza tiene el honor 
de albergar las oficinas principales 
del Club Automovilístico de New 
York y su Bureau del Viajero, que 
ofrecen ayuda inapreciable a cuan- 
tos viajan por los Estados Unidos. 

Habitaciones de todos los tipos: 
desde elegantes cuartos sencillos 
hasta bonitos apartamentos de dos, 
tres, cuatro y seis habitaciones, con 
refrigeración y facilidades de cocina 
privada si se requieren. 

El Park Plaza presta atenciones 
especiales a sus huéspedes hispano- 
americanos. Todos los miembros de 
la familia se sienten aquí en su casa, 
y hacemos todo lo posible para que 
su visita a New York resulte comple- 
tamente agradable. 

TARIFAS Y DETALLES 
completos obtenibles con los síguentes 
representantes: 

HABANA: García-Ortega Hnos., Zulueta 32 
MÉXICO: A. Robles, Jr., Av. Madero 29, D.F 
VERACRUZ: H. Pulido, Diai Mirón 129 
SAN JUAN, P.R.: Hotel Comercio, Brau 53 
RIO JANEIRO: A. Herrera, Silva II, ler. 
BUENOS AIRES: A. Manianora, Lima 461 

o directamente del 

Hotel Park Plaza 

50-66 West Seventy-seventh Street 

NEW YORK 

A LAS PUERTAS DEL PARQUE CENTRAL 



Febí 



935 



Página 125 



UNA NOCHE BASTA 

Para probar la eficacia 
de este famoso laxante. 



A un afamado médico inglés le cabe la gloria 
de haber combinado una excelente fórmula para 
un purgante suave pero notablemente eficaz. 
No requiere más que diez horas para producir 
su efecto: literalmente, de la noche a la mañana. 

Las Pildoras de Brandreth están compuestas 
de seis preciosos ingredientes vegetales, cada 
uno de los cuales procede de un lugar distinto. 
¡Seis naciones, seis climas, seis suelos diferentes 
contribuyen a hacerlas el laxante perfecto! 

No irritan. Obran de una manera suave. Y 
como ejercen su acción únicamente sobre el in- 
testino grueso, pueden tomarse todo el tiempo 
necesario sin temor de que afecten la diges- 
iión. Además, no envician ni pierden su efi- 
cacia, y por lo tanto no hay que aumentar la 
dosis. 

¡No en vano son aclamadas por millones de 
personas, que las han popularizado en más de 
26 países! 

Su acción es lenta, pero completa. Pruébelas. 
Déles diez horas para producir su efecto, y 
no volverá a usar ningún otro laxante. Las 
venden todas las buenas farmacias. 

Gen-36 



SOLICITAMOS AGENTES 

PARA LA VENTA DE 
CINEMATÓGRAFOS PARLANTES 

Línea ideal para hombres preparados. 

Beneficios rápidos y segruros. 

SOLICITE CATALOGO GRATIS 

S. O. S, CORPORATION 

Oept. CM. 1600 Broadway. New York, E. U. A. 
Difccclftn eablegráflca: "SOSOUND." New York. Todas los claves 



CON DISCOS 
FONOGRÁFICOS 



INGLES 

OIGA LA VIVA VOZ DEL PROFESOR EN SU CASA. 
LA ENSEÑANZA ESTA GARANTIZADA 

O UD. APRENDE 
O NO LE COSTARA NI UN CENTAVO 

Pida Lección de Prueba Gratis 

INSTITUTO UNIVERSAL (80) 

^^^^H 1265 I.exin^lon A veinte, New York^g^^m 



GRATIS 



FOTOS de sus 
ESTRELLAS predilectas 



Por rada 75 sellos cancelados de correo, o 20 si son de correo 
aéreo, le enviaremos GRATIS una fotografía grande y genuln» 
de cualquiera de las estrellas de cine <iue usted elll». Hay 
otros regalos cuya lista aparece en nuestra Circular, que tam- 
bién se remite gratis a quien la pida. Moje en agua los 
sellos, antes de mandarlos, para desprender su goma. No se 
aceptan «ellos norteamericanos, ni europeos, ni cutíanos de dos 
centavos. 

HOLLYWOOD STAMP EXCHANGE 
Bo« 1020, Main Office Los Angeles. E. U. A. 



televisión- 
películas PARLANTES 



-EN SU ncm/i CA&A— pt» »*• 

biptf dwiM* M OOBpO lixe u ocupando lodo 
«I noepo im p oaiM. Ha evuduMa gimn 
4« |2)0D ■ SlOOOO Dli. por ttmtai. U 
t undniáitfA hitn prcpu- 
3 to tijñfKH Ak IUd«> CRATIS 
pM) M bborMwio yitaka rtpaimtnul. E/f 
rm d c«p^ taoKÓiMtatrnu, por mi Folleto 




GRATIS 

Sin Cotlo Adicional 



.INSTITUTO DE RADIO Orvt. 32Z 

']0M So. Bfoidway, Ua Angela, Cilifornia, E. U. de A. 

Agiiductii me enviara su Folleto GRATIS, "Sus Oporr;cidadcs 
en Radio." 



iLtj o rtav. 



.CIUDAD. 
_M1S 



El Manicomio . . . 

{Viene de la página 124) 

Barrymore, que a mí me parecía antipatiquí- 
simo y luego resultó mi mejor amigo. . . . Yo 
trabajaba con él en "Svengali", y mi papel 
me lo sabía perfectamente. Pero a él se le ocu- 
rrió corregirme, y yo, como buen catalán, no 
me pude contener: "Oiga, amigo," le dije, 
"si usted es muy Barrymore, yo soy muy Al- 
berní, y, en lo mío, no acepto lecciones ni de 
Alcalá Zamora". ... Al día siguiente me 
llamó el productor. Yo creí que era para 
echarme a la calle por mi insolencia, ¡y me 
encontré con un nuevo contrato ! El propio 
Barrymore, a quien todo el mundo adula, agra- 
deció mi franqueza y me brindó su personal 
amistad. . . . Para celebrarla decidimos comer- 
nos unos spaghetíi, que él haría, encargándome 
yo de rociarlos con el mejor alcohol que en- 
contrásemos en California. . . . Aprovechamos 
la ausencia de su esposa, Dolores Costello; 
despedimos a los criados, y nos encerramos los 
dos en la cocina de la casa. ... A las diez 
de la mañana empezamos a preparar los 
spaghetti y, para no cansarnos mucho, nos be- 
bimos unos cuantos cocktails. . . . ¡ A las seis 
de la tarde, aiin no habíamos empezado a co- 
merlos, pero nos rebosaba la alegría por to- 
das partes! . . . Nos quedamos dormidos en 
la cocina, ¡y a las diez de la noche nos des- 
pertamos entre llamas! Se habían quemado 
los spaghetti y se había incendiado la cocina. 
. . . Tuvimos que llamar a los bomberos, ¡y 
a poco más no hacemos más películas! . . . 

— Por lo que me ha pasado a mí, se puede 
suponer lo que les habrá pasado a los de- 
más. ... La única diferencia está en que yo 
no hablo de grandezas, bellezas y demás pam- 
plinas, ¡como si en Hollywood no hubiese más 
que estrellas, palacios y millones! Cuando lo 
que en Hollywood predomina es la farsa, la 
miseria, la envidia, el hambre ... ¡y el clima 
"excepcional" ! 

— Claro que son muchos los que ganan di- 
nero. Aunque tal vez son más los que lo co- 
bran . . . sin ganarlo. Porque yo no fui una 
excepción. Recuerdo a un brillante compositor 
semanales por un año. Mi amigo llevaba ya seis 
meses en el estudio, sin que nadie se ocupara 
de él, ni le encargaran nada, cuando recibió 
un cable de París invitándole al estreno de una 
obra suya en la Opera Cómica. . . . Aburrido 
de Hollywood, sin decir nada a nadie tomó un 
tren para Nueva York, se embarcó allí para 
Francia, asistió al estreno de su obra, y re- 
gresó a Hollywood para recoger su equipaje 
y volverse definitivamente a Europa. ... Al 
llegar de nuevo al estudio, se le acercó una 
secretaria y le dijo, sencillamente: "Pero, Mr. 
Fulano, ¿dónde se mete usted? ¡Tiene usted 
aquí, sin recoger siquiera, los cheques de su 
sueldo de las doce líltimas semanas! ... Se 
conoce que es usted demasiado rico. . . . ¡Olvi- 
darse de cobrar 9.000 dólares! ..." Natu- 
ralmente, mi amigo cobró todo lo atrasado, y, 
cuando le venció el año de contrato, ¡se lo 
prorrogaron por un año más, con $1.000 se- 
manales! ... , 

— Otro amigo mío, ayudante de director, sólo 
ganaba $250 semanales. Se enfermó el direc- 
tor, le utilizaron a él como director, hizo una 
buena película, y se fué a ver al productor 
para pedirle que en lo sucesivo le pagaran 
$500. ... El productor, que supuso a lo que 
mi amigo ¡ha, temiendo que le pidiera dema- 
siado, I ni siquiera le dejó hablar! "Ya se lo 
que quiere usted, y es muy justo, i Cuente des- 
de esta semana con $1.000!" . . . 
-¿ _. . . ? 

— Mis cuentos no son, como los; de tantos 
otros, fantasías más o menos tropicales. No. 



Yo no hablé más que del verdadero Holly- 
wood: de este Hollywood absurdo donde todas 
las estrellas son fugaces. ¿Qué importa si son 
miles y miles? . . . Vistas de lejos, todas ellas 
sólo forman una inmensa Vía Láctea, en la 
que unas y otras se confunden y parecen la 
misma. ... La que hoy nos parece deslum- 
brante, ¡mañana desaparece en un fracaso! 
. . . Por esto lo mejor es no llegar a ser nunca 
demasiado grandes, demasiado gloriosos. . . . 
Cuanto más se sube, ¡más se cae después! El 
ideal es trabajar mucho, cobrar mucho, y se- 
guir siendo por los siglos de los siglos ¡ EL 
ASTRO DESCONOCIDO! . . . 

Así nos habló Luis Alberni, el multiforme 
artista, siempre alegre y divertido siempre, 
que bien puede enorgullecerse de ser, entre 
todos los nuestros, el que más trabaja para los 
americanos y, por lo tanto, para el mundo 
entero. . . . 



Anna la Trabajadora 

{Viene de la página 115) 

bordo de uno de ellos. Quizás el año en- 
trante. ... 

Anna no ha cambiado. 

Fui el primero en verla, cuando llegó, hace 
treinta meses, para lanzarse por la nueva ca- 
rrera que Samuel Goldwyn le abrió por re- 
comendación de Regina Crewe, la escritora que 
la "descubrió". Bien me acuerdo de la des- 
cripción que, entonces, hice de ella para mi 
archivo mental: cabello castaño tirando a gris; 
pequeñísimas perlas por dientes, aunque no 
parejas; túrgido seno, caderas de ánfora, ma- 
nes frías y firmes, y blancas; personalidad de 
acuerdo con su cuerpo: una Eva fuerte y 
vigorosa. 

Entonces, me sentí triste por su cuenta, pen- 
sando en el daño que iba a hacerle Holly- 
wood. "La van a cambiar" me dije "Harlowi- 
zándole el pelo, Crawfordizándole las formas, 
volviendo sintética su belleza natural, distinta 
e individual, para hacerla otro modelo stan- 
dard, de los que se supone que caracterizan a 
la estrella de cine". 

Pero no sucedió. El vigor de su redondeado 
cuerpo, tan apto para el abrazo, queda aún. 
Las suaves trenzas, que tan bien van con su 
piel, siguen dando marco a su semblante. Sus 
uñas no son de intenso carmín sino rosadas. 
No hay uniformidad de odontología plástica 
en su dentadura. Sus cejas y sus pestañas son 
las propias. No ha habido cambio. 

— Sí, — me explica — trataron de cambiarme. 
Hubo dietas y dentistas. Pero me defendía. 
Mi personalidad, mala o buena, es mía. ¿Por 
qué descartarla? ¿Por qué substituir lo verda- 
dero con lo postizo? Lo que soy, seré siempre. 

Es que Anna Sten es, en realidad, una es- 
trella y no un satélite creado a propósito. Su 
hermosura y su talento fueron reflejados en 
pantallas extranjeras y, si quiere, los talleres 
de Europa entera están dispuestos a abrirle 
nuevamente las puertas. Puede decir, y ha 
dicho, y dirá: "No". 

Para aquellos para quienes los verbos irregu- 
lares han sido un obstáculo infranqueable en 
el aprendizaje de otro idioma, es un portento 
ver cómo Anna Sten ha llegado a dominar el 
inglés. Cuando vino aquí, no sabía una pala- 
bra. Ahora, su vocabulario es extenso y elo- 
cuente. Y ese leve, indescriptible acento que 
se adhiere a algunas de sus sílabas hace el 
lenguaje más melodioso que el patois nasal del 
neoyorquino. 

— No me fue difícil — me explica — porque me 
gusta el inglés. El ruso es también una len- 



P é g i n a 12 6 



Cino-Mundlal 



I 

I! 




después del excesivo trabajo mental, la 
Cafiaspirina es un remedio de excelencia 
comprobada. Una dosis de este noble pro- 
ducto quita pronto y bien el dolor de cabeza 
y demás molestias. Al mismo tiempo reani- 
ma las fuerzas y levanta el espíritu. Y, lo que 
es muy importante, nunca perjudica el 
organismo. 



; Tenga Ud, siempre Cafiaspirina a mano ! 



(gFI/ISPIRIM 

el producto de confianza 
contra los dolores y malestares 



BAYER 



Febrero, I9J5 



Pá q i n a 12 7 



Pecas 




¿Desea Ud. Quitarlas? 

LA "Crema Bella Aurora" de Still- 
man para las Pecas blanquea su 
cutis mientras que Ud. duerme, deja 
la piel suave y blanca, la tez fresca y 
transparente, y la cara rejuvenecida 
con la belleza del color natural. El 
primer pote demuestra su poder 
mágico. 

CREMA 

BELLA AURORA 



Quita 
las Pecas 



J^ 



Blanquea 
el cutis 



De venta en toda buena farmacia. 

Stillman Co. Fabricantes, Aurora, Ill.,E. V.A. 



Aprenda Ondulado Per- Q^ 
manente y otros trabajo» -^y, 
de peluquería ^ 

Gane de $25 a $7S Semanales 
HOMBRES . MUJERES 

RemltlmM material e instrumentos 
gratli. 

Pagos Fáciles. Precios muy redu- 
cidos. 

Didique tus boros detocupadas al 
oprendlzije del Arte de La Felu- 
Querlo 7 Conaétlc* 7 capacítese en 
pocsi leminii para el desempeño de 
esta lucrativa profeiión. Muchos de 
nuestros estudiantes establecen sus 
Balonec de Belleza, con las ganan- 
cias obtenidas durante su periodo da 
príctlea. Solicite folleto llnstndo 
rratli. 




Máquina Eléotrloa 
par* 

Rizado Permanente 



LATINAMERlCANJNSTITÜTEyBEAUTYCULTÜRE 

P. o. Box 39, High Brídge, New York, E. U. A. 



TESOROS Y MINAS 

Oro, minas, yacimientos y toda clase de 
riqueza oculta en la tierra, agua o muros, 
puede ser localizada con aparatos modernos 
de radio. Pida informes a: Publicaciones 
Utilidad, Apartado 159, Vigo, España. 




CINE SONOROS DeVry 

Tipos port&tlIcB y Filos para Teatros pequefios. 

medianos y Kranics. Proyectores Sonoros de 16mm. 

para particulares. C-lmara Sonora para filmar. 

La antlKua y afamada linea DeVry Incluye 

Equipos. Cinematofcrállcos para todos requisitos. Hay cat&logo 

en espafiol. 

Cn DAPTICTA Distribuidor para el Extranjero 
. U. DArilOI/i KImball Hall, Chicado, E. U. de A. 

G^^ ¡L ^p I ^^ Retratos de todas las 
r< M\ I I ^) Estrellas de cine, 
■ ■ ■ ■ ^^ y otros obsequios 

Vm cada elen sellos de correo usados, de su pala, le daremos 
una cenutna fotografía autoírañada (tamaflo Q por 7 pulgadas) 
de la estrelia de cine que desee. 25 sellos de correo aéreo 
iKualan. en Talar, o 100 sellos ordinarios. Los demía obse- 
quios «on: 
1. Álbum cor espacio para cien fotoeraflas, OHATIS por 1000 

sellos. 
S. Clniara, ORATIH. por 1200 «ellos. 

S. Collar do prrlas Indestnjrtlhlcs, ORAns por 300 sellos. 
4. Perfume ^•i\ usado en Iloilywood, OIIATIH por 400 sellos. 
Y otros refalos mia. Be mandan circulares gratis. 
Ponra T'd. iliTopr» en agua sus «ellos para desprenderlos del 
psp^l de rarta y quitarles la (r'/ma. 
OIsndale Trading Co., Depl. 35, Glendale, Callf., E. U. A. 



gua que me agrada hablar. Lástima que no 
se popularice, sin duda porque lo ruso sabe 
a asiático a la gente ... y Asia parece tan 
remota, tan exótica. Aunque no lo sea en 
realidad. 

Pregunté a Anna cómo la había tratado 
Hollywood. 

— No fueron excesivamente buenos conmigo. 
Quizá sea que tengo la epidermis demasiado 
tierna. Se me echaron en cara multitud de 
cosas y corrieron innumerables rumores. Se 
dijo por ahí que, una mañana, cuando al lle- 
gar al taller me saludó dándome los buenos 
días uno de los obreros, respondí diciéndole 
que no lo conocía y que no deseaba que me 
dirigiera la palabra. El incidente no ocurrió 
nunca. 

— La verdad es que me llevo muy bien con 
cuantos en el trabajo del taller intervienen. 
Nos entendemos todos. Me envaneció, una tar- 
de, recibir la invitación del personal para to- 
mar parte en una de sus tertulias íntimas. Al 
principio creí que sólo pretendían halagarme, 
pero cuando rae di cuenta de que de veras 
insistían en que fuera de la partida, acepté 
gozosa ¡ y cuánto me divertí I 

— Después, vinieron las diñcultades de mi 
primera cinta — Nana — que pareció traer una 
cola de malas fortunas. Todo el mundo se 
sentía infeliz y hasta las escenas más jubilo- 
sas se trasparentaban tristes en el lienzo. ¡Po- 
bre Nana! Al terminar la interpretación me 
sentía yo hacia ella como una madre con un 
bebé lisiado. Triste, pero abrumada de amor 
hacia él. . . . 

— La primera versión, la que el señor Gold- 
wyn destruyó con tanta valentía, no era mala. 
Era mejor que las cintas corrientes; pero no 
lo dejó satisfecho ... ni a mi tampoco. No 
hubiéramos sabido decir en qué consistían sus 
defectos. Pero los había. Y, cuando se hizo 
la segunda versión, vine de incógnito a Nueva 
York, al estreno. En la sala del "Music Hall", 
donde nadie sabía que estaba yo, pensé: "Aquí 
hay seis mil personas que necesito hacer ami- 
gas mías a fuerza de agradarles como intér- 
prete". Y ahora estoy empeñada en la misma 
empresa; pero ya no son seis mil, sino seis 
millones. . . . ¡Vaya tarea! 

— La segunda película, por ser de Tolstoy 
a quien rindo culto, satisfizo mi ambición de 
representar a "Katusha"; pero si con ese papel 
hubiera debutado en los Estados Unidos, 
"Katusha" me habría quedado para toda la 
vida cinematográfica. Estoy contenta, no obs- 
tante, de mi trabajo ahí . . . porque satisfice al 
público. Y ahora, a cada nueva interpretación 
que hago preside el deseo de trabajar mejor 
que en la anterior. Así debe ser. Si no ¿para 
qué la experiencia? 

— ¿Cómo se llama la próxima? — inquirí. 
— No me gusta el título: "La Noche de Bo- 
das". Es tema ruso, y el nombre ruso es peor 
aún. Cuando mi madre me escribió haciéndome 
la misma pregunta que usted acaba de ha- 
cerme, le contesté que no sabía aún el título 
de la película. Sin duda se lo cambiarán al 
fin. 

— En la cinta, seré norteamericana por pri- 
mera vez ... y es preciso que aprenda más 
respecto a este país de lo que me enseñan 
Hollywood, Chicago o Nueva York. Por eso 
he estado visitando los campos tabaqueros de 
Connecticut ... y otras regiones del país. Lo 
que más me ha impresionado hasta la fecha 
es la simbólica represa de Boulder. Pero, en 
confianza, lo más norteamericano que he visto 
en mi vida es la represa del Dniéper en Rusia. 
— Rusia y los Estados Unidos tiene mucho 
en común. Ambos pueblos son creadores, cons- 
tructores. Y los constructores son quienes valen. 
A veces, no obstante, me desespero por no 



comprender a este país. 

— ¿Y el argumento de la siguiente produc- 
ción . . . ? — pregunto. 

— Muy poco puedo decirle. Mientras se 
está preparando un tema, hay que adoptar dos 
sistemas: o estar muy al tanto de todos los 
detalles o apartarse completamente de la obra 
hasta que quede lista. Como lo primero era 
imposible para mí, opté por lo segundo. Pero 
el señor Goldwyn sabe lo que hace. 

Luego, me relató cómo, al filmarse "Re- 
surrección", el director Mamoulian, que es de 
Tiñis, pudo dirigir a los rusos que en la cinta 
intervinieron hablándoles en su propio idioma. 
¡Y cuánto rieron todos de Fredríc March que, 
rodeado de ellos, no entendía una palabra ! 
i Un extraño en su propia casa, en Hollywood ! 
Cuando fue por primera vez a una obra 
teatral en Nueva York, al comprar los billetes, 
se los dieron en un sobre en que el empresario 
anuncia otra de las que tiene en cartel ... ¡y 
Anna, guiándose por el letrerito se metió en 
un teatro distinto del que ofrecía la pieza que 
ella intentaba ver! Salió corriendo y fue a 
rectificar su error . . . pero no encontraba 
butacas; hasta que tropezó con el empresario 
en persona, que la llevó entre bastidores. 

Anna es afectísima a la cocina francesa 
legítima y, en Nueva York, siempre come en 
"Voisin", pero una vez que yo estaba ahí noté 
que la artista pedía almejas, langosta fría y 
compota de frutas. Eso se come en cualquier 
parte. Pero por algo es mujer ella. Nueva 
York le encanta. Halla sombreritos parisien- 
ses en Saks y vestidos de última moda en 
Bergdoíf's. Las tiendas pequeñitas, de las que 
Hollywood está lleno, no le interesan. 

Me dijo que no puede filmar más de dos 
películas por año y que su colaborador en la 
próxima será Gary Cooper. 

— No puedo hacer más de dos producciones — 
comenta — porque pongo mis cinco sentidos en 
cada obra y eso tiene limitaciones. . . . 

Me aseguró que las últimas dos semanas de 
trabajo en una película son de insomnio para 
ella. La tensión nerviosa le impide dormir. 
La tarea es ruda, por otra parte. "Resurrec- 
ción" se filmó en ocho semanas, pero, además, 
requirió dos meses de ensayos y preparativos 
que exigían su presencia en el taller a las siete 
de cada mañana ... lo cual significaba levan- 
tarse a las cinco y media de la madrugada. 
Y no dejaba de trabajar hasta las seis y 
media de la tarde. Varias veces, lo mismo 
que el resto de la compañía, tuvo que laborar 
durante cuarenta horas consecutivas, día y 
noche. Además, parte de las escenas de la 
cinta se filmó durante los días más tórridos 
de la estación en Hollywood ¡y los vestidos 
eran de lana y abrigadores, porque esas esce- 
nas se suponían en la estepa moscovita ! Los 
obreros del taller trabajaban por cuadrillas, 
pero los actores no. 
Anna sueña con crear nuevos personajes. 
— Uno nuevo cada vez, — afirma. — No pre- 
tendo parecer siempre hermosa delante de la 
cámara. Quiero ser distinta. Ser un "tipo", 
siempre el mismo, me repugna. Intento pro- 
gresar, desarrollarme. . . . 

Así contempla, a través de sus bellos ojos, 
la vida. Veinticuatro años de ilusiones a mitad 
realizadas. Pero no olvida las batallas del pa- 
sado, cuando era solamente Anjuschka Stenski, 
o algo así, que luchaba por el pan y contra 
el hambre en las calles de Kiev, tratando de 
abrirse paso y encontrando, al fin, el porvenir 
abierto en la academia cinematográfica de 
Moscou. Desde entonces, hasta la fecha, parte 
de lo que de sueldo recibe va a servir de ayuda 
a los camaradas que aun trabajan en el viñedo 
del arte, a los que recorren el camino que, para 
ella, conducía a la fortuna y a la fama. 



Píql 



I 28 



Mi 



I 



FETA 




Una eterna agradecida, Montevideo, Uruguay. — No 

conozco con exactitud el trabajo a que usted se re- 
fiere, perOj desde el momento en que se lo recomienda 
una persona que se lo ha hecho, es porque debe 
de ser tal como ella le dice. Desde luego que la den- 
tisteria moderna está más adelantada en los Estados 
Unidos que en parte alguna y lo mismo el trabajo 
de dentistería mecánica que la ciencia odontológica 
son admirables en este país. Cuando usted venga a 
Nueva York podrá visitar a cualquiera de los buenos 
dentistas de la metrópoli y no tengo la menor duda 
de que quedará ampliamente satisfecha del trabajo 
que le hagan. No he recibido la primera carta a que 
alude y es seguro que se ha extraviado. Tengo siem- 
pre mucho gusto en contestar a las preguntas de mis 
comunicantes. 

Un Azteca, Irapuato, México. — Escriba pidiendo los 
Albums de fotografías de Nueva York, a cualquiera de 
las siguientes librerías españolas de la ciudad que le 
cito a continuación: Librería Lago, 100 Lenox Ave- 
nue; Librería Cervantes, Sth Avenue and IHth Street; 
Librería Gómez, 47 Seventh Avenue. No le puedo 
dar direcciones de los demás países porque las ignoro. 
Tampoco puedo hablarle de las ventajas de radicarse 
en este país porque no existen. De las desventajas 
podría decirle mucho, pero no lo creo preciso. Bastará 
conque le diga que jamás aconsejo a nadie que venga 
a probar fortuna, sino que por el contrario trato de 
hacer desistir de semejante idea a todos los ilusos 
que me piden mi opinión. Quédese en su país, a 
donde después de todo dice que quiere volver, y 
trate de labrarse un porvenir dentro de su propio 
medio, lo que será para usted más provechoso. 

Delia, Arequipa, Perú. — He trasladado su petición 
al secretario del artista que tanto la interesa, y no 
dudo que pronto recibirá la sorpresa de ver satis- 
fecho su deseo. Por mi parte le agradezco sus fra- 
ses de elogio y de simpatía. El luto riguroso de 
una abuela debe ser de medio año en nuestros países. 
Por mi parte encuentro todo luto excesivo y con- 
sidero que es ésta una costumbre que debía des- 
terrarse, toda vez que el verdadero luto va en el 
corazón y no en la ropa y que es un disparate en- 
cerrarse en la casa y renunciar a toda distracción pre- 
cisamente cuando más se necesita apartar el ánimo 
de la idea del dolor que lo embarga. No sé si será 
necesario para usted atenerse extrictamente a las 
costumbres de su país o si podrá seguir libre- 
mente raí punto de vista, que creo es el acertado. 

Hija devota. Las Palmas, Canarias. — Siento mu- 
cho no estar de acuerdo con usted. Todo cuanto usted 
dice resulta muy romántico, muy dulce y muy senti- 
mental, pero falto de razón, aún tratándose de una 
cosa tan sagrada como la madre. Para una mujer 
casada lo primero en este mundo es su marido, su 
hogar y sus hijos. Y no debe abandonar nada de 
esto, ni ponerlo en seguno término, por la considera- 
ción de lo que su madre se haya sacrificado por 
ella en su niñez. Estos sacrificios de las madres, que 
merecen eterna gratitud y amor infinito por parte 
de los hijos, no pueden ni deben pagarse con el 
sacrificio del hogar propio y de la propia familia. 
Y hasta cierto punto no puede considerarse como 
sacrificio lo que una madre hace por su hijos, sino 
como deber, ya que los han traído al mundo sin 
contar con ellos, y ya que les debe el apoyo que 
todo ser desvalido necesita. Si usted quiere vivir 
sin separarse ni un momento de su madre, no debe- 
ría haberse casado. Nadie sino usted tiene la culpa 
del fracaso de su matrimonio y no puede hacer res- 
ponsable a nadie de su desgracia. 

Myself, Santo Domingo. — Le envío la dirección que 
me pide en su carta. Es la siguiente: "Bauer Ther- 
mometre Co., Inc., 332 West 21st Street, New York 
City. Y otra más, por si quiere ponerse en contacto 
con más de una casa: "American Thermo Ware Co., 
16 Warren Street, New York City. La dirección de 
la Librería D. Appleton es la siguiente: 35 West 32nd 
Street, New York City. Seguramente tienen lo que 
usted desea. Ellos le podrán dar precios del directo- 
rio comercial. Las postales en cambio no creo que 
las consiga en Nueva York. Las hallará más fácil- 
mente en cualquier país de Hispanoamérica. 

Jormez, Calí, Colombia. — Apliqúese la crema de 
miel y almendras de Hinds, al acostarse por las 
noches, y verá como nota una enorme mejoría desde 
el primer momento. Tome algún laxante y evite 
las grasas y féculas en su alimentación. Como no 
termina usted el segundo párrafo de su carta, no sé 
exactamente a lo que quiere referirse. Supongo, por 
lo que dice, que es a un posible proyecto de viaje a 
loi Estados Unidos. Si es asi, vea lo que digo en 



esta misma sección a "Un Azteca, de Irapuato, 
México". Punto por punto le repito a usted lo mismo 
que a él. 

Lalo, Tuluá, Colombia. — Vea la recomendación que 
hago a Jorméz, de Cali, para el cuidado del cutís. 
No le preocupe lo de ser delgadíta, porque ya engor- 
dará cuando vaya envejeciendo y posiblemente más 
de lo que usted quisiera. 

Una pobre mujer, El Salvador. — Yo no conozco las 
leyes de su país, pero no creo que su caso, a pesar 
de ser muy triste, tenga la solución que usted de- 
searía. Lo mejor que puede hacer es consultar con. 
un abogado. La compadezco mucho, pero no está 
a mi alcance el poder ayudarla. Lo extraño es que 
no se haya dado usted cuenta antes de ahora del 
egoísmo y crueldad de su marido, cuando era usted 
más joven y_ tenía más energías para luchar contra 
él con ventaja. 

"Partenón", Lima, Perú. — Hay muchas sociedades 
nudistas en todo el país, pero no se les presta una 
determinada atención por parte del público, que toma 
generalmente este asunto como cosa de cuento o de 
película. Tal vez el clima frío de los Estados Unidos 
tenga la culpa. No se que exista una revista espe- 
cial dedicada _ al asunto, aunque sobre él se escribe 
con frecuencia en _ todas las revistas y periódicos. 
Le mando la dirección de una a la que puede escribir 
para adquirir una información más exacta de la que 
yo pudiera darle: "Nature Magazine", 11 West, 42nd 
Street, New York City. Siento no poder contestarle 
con una mayor certeza a sus preguntas. 

A. M. L., Antofageiste^ Chile. — El papel de la ma- 
drastra es muy difícil. Comprendo su problema y 
creo que es en parte culpa suya por no haber sabido 
proceder con tacto. Toda mujer que se casa con un 
viudo con hijos echa sobre sus hombros una cruz 
pesada, que acaba por aplastarla sino la sabe llevar. 
Eso le ha ocurrido a usted. Como los muchachos 
ya eran grandes cuando el padre se casó con usted, 
es hasta cierto punto natural que la acogieran con 
recelo. Un poco de tolerancia y de comprensión por 
parte suya hubiera allanado asperezas. Ahora es 
tarde. Y aunque no sea más que por caridad, no 
debe usted poner las cosas peor de lo que están para 
su propio marido y padre de los muchachos. Es na- 
tural que él visite a sus hijos, a los que no puede 
dejar de querer por mucho que la quiera a usted. 
No le amargue la vida. No solamente no debe usted 
enojarse cuando sepa que la deja para ir a verlos, 
sino que debe usted animarle a que lo haga así con 
frecuencia. No se si aún será tiempo de rectificacio- 
nes. Pero por lo menos él se sentirá más tranquilo y 
no tendrá que buscar excusas ni escondrijos para una 
cosa natural y lógica que no tiene porque ocasionar 
disgustos entre ustedes dos. 

Un maniático, Cestona, España. — Yo creo que está 
usted en lo cierto. En mi casa ha habido siempre 
gatos que han llamado la atención por su hermosura 
y se les ha dado siempre de comer dos veces al día, 
con regularidad perfecta y no mucho de una vez: 
a las nueve de la mañana y a las siete de la tarde. 
La comida consistente en carne cruda o muy poco 
cocida, hígado crudo, o ración preparada de la que 
se vende en latas especiales. De vez en cuando un 
poco de pescado cocido, pero esto de tarde en tarde. 
Un platito de leche por la mañana y otro por la 
noche. Y agua siempre limpia y fresca a discreción, 
para cuanto han querido beber. Una o dos veces por 
semana un huevo crudo batido en la leche de la 
mañana. Esto les hace tener una piel lustrosa y 
magnífica. No se les debe dar nunca harinas ni 
féculas, pan ni pasteles. Los órganos internos del 
gato no están hechos para digerir estas cosas. Para 
los cuadros al oleo le recomiendo que los lave con 
leche templada, más bien caliente, usando para ello 
un paño suave o un poco de algodón absorbente, 
dejándolos sin secar de manera que quede sobre la 
pintura una ligera capa de leche, lo que no solo evita 
que se resquebraje la pintura, sino que restaura y 
abrillanta el colorido. Si los cuadros están extrema- 
damente sucios y opacos, lávelos sencillamente con 
agua y jabón, barnizándolos después. 

R. T., Buenos Aires, Argentina. — Mi colega, en 
cuya sección no hay departamento de respuestas, me 
dice con respecto a la consulta de ustedes, que les 
haga la "gauchada" que piden, aconsejándoles que 
escriban, para el asimto que les interesa, a la si- 
guiente dirección: "Nusheen", Inc., 130 West 30th 
Street, New York City. Entrego su carta al grafó- 
logo para el examen. 



EL PRECIO 
DEL PUDOR 




Enfermedades 
de las que no 
se habla ^^^ 




N 



O Co m- 
pronneta 
su Salud y su 
felicidad por 
dejarse domi- 
nar de una 
modestia mal 
entendida y 
carecer de 
ciertos infor- 
mes. El Dr. J. 
F. Montague, 
bien conocido 
especialista 
de Nueva York, 
ha escrito una obra 
sobre esas enfermedades 
cuyo verdadero carácter hay una 
infinidad de personas que tienen 
imperiosa necesidad de conocer en 
todos sus detalles. Los que sufren 
en silencio y se desesperan por su 
infortunio pueden hallar el medio de 
mejorar su salud y prolongar su 
existencia, en las páginas de este 
gran libro. El Dr. Montague divulga 
la verdad escueta. Señala, entre 
otras cosas, el peligro de ciertos 
remedios que a la larga causan más 
daño que beneficio. He aquí un 
libro que ha de resultar una ver- 
dadera revelación para millares de 
individuos. 

ÚNICA OBRA EN SU GENERO 

QUE SE HA PUBLICADO 

EN ESPAÑOL 



OFERTA ESPECIAL: 

Este libro, que antes $« vendía a $2.00, 
ahora puede obtenerse, hasta que se agota 
la edición, a $1.00, libre de franqueo. 



ESTE CUPÓN LE TRAERÁ EL LIBRO: 

CHALMERS PUBLISHINS CO. 

516 — 5th Avenue, 

New York, N, Y., E. U. A. 

Sírvanse remitirme un eiemplar del libro 
"Enfermedades de las que no se habla," 
por el Dr. J. F. Montaque, el famoso espe- 
cialista de Nueva York, para lo cual les 
incluyo un giro postal internacional por un 
dólar moneda americana. 



Nombre . 
Ciudad. 



Dirección . 
País 



Feb. 35 



Febrero, 1935 



Página 129 




CURSO "NYCI" DE 
FONOGRAMAS MICROFÓNICOS 

¿Desearía Ud. aprender Inglés correc- 
tamente, en breves meses? — Positiva- 
mente garantizamos ensenarle. Precio 
económico. Solicite Informes, lección de 
prueba y un fonograma y ae sorprenderá 
de oir la viva voz del profesor en su 
casa. Todo absolutamente gratis. In- 
vestigue y conénzase. 

NEW YORK COMMERCIAL INSTITUTE 

GI5 North Mlaml, Fia.. E. U. de A. 



Un Poder Decisivo 

Con la ayuda del Magnetismo 
usted podrá realizar los siguien- 
tes propósitos; 

Radiar su pensamiento a volun- 
tad — Conocer el sentir de los de- 
más — Inspirar pasiones — Curar en- 
fermedades — Adquirir riquezas y pro- 
longar la vida. Pida informes a: 

P. UTILIDAD, Box 15 Sta. D, NEW YORK, E. U.A. 

ICQ/^A Aditamento» Parlantes.— Am- |CPOA 

IOC^/\ pllflcadores y Alto Parlantes l«ít^^/~V 

TAMBIÉN MAQUINAS DE 0TRA5 MARCAS. NUEVAS 

Y RECONSTRUIDAS 





364 CANAL ST 



NUEVA YORK 



PUEDE LLENAR LAS NECESIDADES DE SU TEATRO 
EN TODA LINEA SEA CUAL FUERE EL VOLUMEN DE 
SU PEDIDO. PIDA CATALOGO. Escriba por corree 
AEREO y le contestaremos por esa via. 



PARA SU 

BIBLIOTECA 

LA más interesante colección 
de artículos especiales, en- 
trevistas con estrellas del cine, 
gráficas selectas mundiales; 
modas, nutrida información 
gráfica de la vida de las estre- 
llas de Hollywood; lectura para 
todos los miembros de la fa- 
milia. ¡Una verdadera enciclo- 
pedia! Tal es cada uno de los 
volúmenes de Cine-Mundial de 
los años 1922, 1926, 1927, 
1928, 1929, 1931 y 1934, de los 
cuales hay pocos ejemplares 
disponibles. Valen sólo $3.00 
(tres dólares) cada uno. Pida 
los que interese antes de que 
se agoten. Remita su pedido 
en este cupón. 

CHALMERS PUBLISHING COMPANY 

516 Fifth Ave. Nev^ York, E. U. A. 

Acompaño $ para que se sirvan 

enviarme los siguientes volúmenes empas- 
tados de Cine-Mundial: 
Cantidad Años 

Nombre 

Domicilio 



Ciudad 



País 



La Que Mató 

{Viene de la página 116) 

Oriente tienen siempre abiertos los ojos para el 
milagro. . . . Nosotros, los vascos, no. . . . 
¿Ha trabajado alguna vez en algún asunto de 
brujería ? 

— En muchos. 

— ¿Se ha dado el caso de no hallar explicación 
lógica al suceso? 

— Casi siempre. 

— ¡Casi siempre! . . . Pues esta falta de 
explicación lógica es la que me pondrá frente 
a los cuatro tiradores árabes de este fortín, en 
el caso de que no me lleven a un manicomio, 
porque nadie querrá creer que he matado a 
un muerto. 

— Intente explicarse. . . . Aquí donde no hay 
médico, donde no hay nada, tiene usted un 
amigo que soy yo, un amigo que aunque dé usted 
las mayores pruebas de sensatez y de cordura, 
afirmará que, a su juicio, está usted loca de 
remate, loca de atar. Lo probable es que me 
hagan caso por dos razones; porque el jefe de 
este puesto prefiere no cargar su conciencia con 
el fusilamiento de una mujer y porque tengo 
un título de estudios de psicoanálisis hechos en 
el Instituto de Psiquiatría de Madrid ¿Quiere 
explicarme como mató al muerto? 



y 



A le he dicho que nací en 
Bayona. Pasaré por alto todas las incidencias 
que me pusieron en camino de tener mi ficha 
registrada en el Servicio. La letra y el número 
con que el Mando Negro me designa tampoco 
tiene interés. Trabajé en Argelia, aprendí 
el dialecto de los tuaregs y me destinaron al 
Hoggar. Mi papel, el de mujer mora que 
finge desconocer los dialectos del desierto. Mi 
misión, descubrir quiénes son los que alientan 
las rebeldías de los oasis y qué caídes mani- 
fiestan simpatías por los piratas de la arena. 

— Ocupación difícil que no se confía a cual- 
quiera. 

— Gracias. No es muy lisonjero ser una 
buena espía si no se tiene un gran amor al 
oficio. Por fortuna, yo sí lo tenía. No sé 
dónde he leído esta frase: "Sacad a un árabe 
de su tierra polvorienta y sucia, llevadle a un 
vergel. El árabe volverá al Sur." A nosotros 
nos sucede lo contrario. Nos han sacado, o nos 
hemos salido, de tierras verdes y húmedas. 
Vinimos a la arena y ya no sabemos salir de 
aquí. 

— Exacto. 

—¿Ha estado usted en In-Adrer? 

— No, pero sé donde se encuentra. 

— Bien. Pues de In-Adrer salí una mañana 
con un grupo de maharistas (policía montada 
en camello) que tenía que hacer un reconoci- 
miento en el Sur. Mandaba la pequeña tropa 
Si Gamba-Ber-D'rir, príncipe tuareg adicto 
a Francia. Llegamos a los oasis de piedra, 
descubriendo una ruta comercial, camino de 
árabes, que bajan desde Libia al Sudam en 
busca de goma, piedras preciosas y plumas de 
avestruz. La conveniencia colonizadora acon- 
sejaba dejar una guarnición en el oasis. 
Convinimos en que quedaran allí los meharistas, 
al mando de un sargento negro. El príncipe 
y yo volveríamos a In-Adrer a comunicar al 
mando nuestro descubrimiento. 

— Caminar por el Sahara no es fácil. 
N'Gamba-ber-D'rir equivocó la posición de los 
astros, y como en el firmamento teníamos puesta 
nuestra orientación, nos perdimos. Cuatro, 
cinco días caminando por el desierto. Por 
fortuna, no nos faltaba el agua. Llevábamos 
un odre lleno. También teníamos harina, pero 
en todo el horizonte no había más que arena 
y nos era imposible encender fuego para cocerla. 



Hasta que en una noche saharina plagada de 
estrellas, hice el descubrimiento de seis tarugos 
de madera formando el signo solar de los 
tuaregs, que tantos viajeros han confundido con 
la Cruz Cristiana. 

— ¡Combustible! — dije. 

El principe miró y dijo: 

— ¡Es igual! No te lo querrá dar. 

— ¿Quién? 

— El muerto. 

— Lo cogeré sin pedírselo. 

"N'Gamba se encogió de hombros y guiando 
los camellos se dirigió hacia unas dunas 
cercanas. Yo empecé a separar arena con 
objeto de llevarme uno de los palos. Entonces 
una voz que salía de la tumba — no, no se 
sonría usted — me dijo en dialecto targi": 

— Déjame dormir. 

— Déjame tú que encienda el fuego — le 
contesté. 

//Q 

OEPARE de la hoguera el 
puchero conteniendo la harina cocida y la 
dividí en dos partes." 

— Bien repartido — dijo una voz a mi espalda 
— La mitad para tí y la mitad para mí, ya que 
era mía la madera. 

"Me volví. Un tuareg, con el rostro cubierto, 
me miraba." 

— Entonces habrá que hacer tres particiones. 
Una para N'Gamba. 

— 'Gamba está muerto. 

— Te equivocas. Está dormido. 

— Está muerto. Yo también estoy muerto. 
¡Mira! 

"Cogió la harina cocida y la guardó bajo un 
pliegue de su chilaba. Echó a correr. Yo tras 
él, gritando": 

— Dame los panes. 

"Bajo las estrellas árabes, el tuareg corría 
por la arena, saltaba por encima de las dunas. 
Saqué el revólver; hice un disparo, luego otro, 
otro, hasta seis. 

"El tuareg se me perdió en la noche, se me 
perdió en el Sahara. . . ." 



— l_OS meharistas de este fortín 
me encontraron junto a los camellos, junto a 
N'Gamba, sin poder explicarme como el 
príncipe estaba muerto, con seis balas en la 
espalda, seis impactos que formaban el Signo 
.Solar, como los seis tarugos colocados en la 
tumba del targi. 



ti éxito de "Tres amores", la 
interesante producción de Moe Sackin, ha 
decidido a la Universal a encargarle una serie 
de tres películas más. Y si éstas resultant tan 
satisfactorias como se espera, la producción en 
español se continuará indefinidamente en Uni- 
versal City. 

Pola NEGRI es la candídata de 
Max Reinhardt para la adaptación cinemato- 
gráfica de "El sueño de una noche de verano". 
. . . Pero lo más probable es que la polaca 
Condesa Domski interprete el papel de Georgc 
Sand en "La Vida de Chopin". Y en culaquier 
caso, la reaparición de la última amada de 
Rodolfo Valentino en la pantella siempre será 
un acontecimiento. 



M. 



1 ATILDE BERENICE MASÓN 
y Miguel de Zárraga son los autores de 
"Condenados a Vivir" que, en inglés, han de 
filmar las hivinñhle Pictnres. 



PA q 



I 30 



Cine-Mundial 



En Broadway 

{Viene de la página 93) 

pleo de esos que envuelven al agraciado en 
una aureola de sentimientos puros hacia la 
humanidad en masa y de conformidad con 
todos los regímenes habidos y por haber, 
nacionales y extranjeros. 

En pocas palabras: un sueldo lo que se 
llama noble; ciento cincuenta dólares por 
semana. 

Con ese motivo, mi amigo decidió com- 
ponerse el reloj, que andaba parado desde 
los albores de la crisis en 1929 ; y, en vista 
del cambio en su posición social, no era 
justo tapipoco encomendar la obra al pri- 
mer relojero que se presentara. 

Se fue a una casa de la calle 42, recono- 
cida como el establecimiento máximo en 
Nueva York en todo lo relacionado con 
esa clase de trabajos. 

Un lacayo le abrió la puerta, otro lo llevó 
a un salón de espera, y, al poco, un señor 
de levita cruzada vino en busca del reloj 
y apuntó su dirección en un cuaderno. 

Al cuarto de hora exacto reapareció el 
hombre de la levita y le dijo: 

— Dentro de tres días le mandaremos un 
presupuesto. 

Para acabar pronto: la compostura costó 
quince dólares. 

A A 

t N la central de la policía de 
Nueva York interrogaban a un matón 
acusado de homicidio — hombre joven y 
pulcro en el vestir. El jefe, al verlo, se 
indignó. 

— ¿Cómo han traído ustedes aquí a ese 
individuo en ese estado? — exclamó diri- 
giéndose a los doscientos detectives que 
había en la sala. — ¿Cómo lo han traído 
ustedes así, que parece que acaba de salir 
de la barbería? Los antecedentes crimi- 
nales de este sujeto son notorios. ¿Porqué 
está aquí sin una mancha en la ropa, sin 
una marca en la cara, sin un golpe en las 
espaldas. . . . 

Repito, el autor de esta arenga fue el 
jefe de la policía de Nueva York, una 
ciudad de cerca de siete millones de habí 
tantes y, según dicen, una de las más cultas 
de la tierra. 

¿Qué idea tendrá este funcionario de las 
leyes y de la misión de los agentes de orden 
público? 

Ahora se explicará el lector de ultramar 
porqué en los fotodramas americanos cada 
vez que un guardia se acerca a un bandido, 
éste, invariablemente, lo recibe a tiros. 

Jorge Hermida. 



[POR FIN\ .... 

"DESFILE de ESTRELLAS," 
el Álbum de Cine-Mundial, que 
Ud. ha estado esperando, está en 
venta por todo el país ! 




MUJ 



ideales para casadas 



No son las que siempre están indispuestas o nervio- 
sas — o se fatigan por nada. Por lo general tienen ese 
encanto que da la buena salud. Y la mejor manera 
de mantener una salud a toda prueba es evitar los 
efectos del estreñimiento. 

Hay muchas maneras naturales de conservar la 
regularidad intestinal. Todas ellas mejores que por 
medio de purgantes. Pero la más simple y agradable 
es tomar dos cucharadas diarias de All-Bran, un 
alimento cereal delicioso. Sírvase con leche fría. 

Kellogg's All-Bran ejercita el sistema digestivo, lo 
tonifica y purifica la sangre. EJs tan eficaz que por 
lo general cura todos los casos de estreñimiento. De 
venta en todas las tiendas de comestibles. 




ALL-BRAN 

(Todo-salvado) 

El remedio benigno y natural contra 
el ESTREÑIMIENTO 




ÁLL-BRÁN 







Febrero, 1935 



Página 131 




U bicicleta correrá 
como nueva si la aceita 
con 3-en-Uno. Aumenta 
su velocidad. Suaviza 
el pedal. La conserva 
libre de moho y herrum- 
bre. El 3-en-Uno limpia 
y protege a la vez que 
aceita. 

Úselo también en sus 
herramientas, máquinas 
de coser, cortadora 
de césped, 
etc. Tenga 
siempre una 
lata a la ma- 
no. De ven- 
ta en todos 
los édmace- 
nes. 

Use ACEITE 
3-EN-UNO 

THREE-IN-ONE OIL CO. 





dQM^. 



■^h 



ic\ 



-Q- 



^ FO^ > ELENA^ D£^LA «TO^Rt^^ 



Cocina 
internacional 

^ADA país tiene en la cocina su especialidad, 
^ y algunos paises, como Francia y como Ita- 
lia, por ejemplo, tienen no una, sino muchas 
especialidades, que se han hecho famosas en 
el mundo. 

Es nuestro plan dar hoy a las lectoras la 
receta de un plato especial de Francia, de Ita- 
lia, de Alemania, de Norteamérica, y de algún 
otro país que iremos recordando al llenar las 
cuartillas. 

De la cocina francesa, famosa entre todas por 
la delicadeza de sus platos, elegimos el Poulet 
saute a la marengo, (Pollo a la marengo) : Se 
deshuesa el pollo y se fríe la carne, cortada en 
pedazos no muy grandes, en dos cucharadas de 
manteca y dos de aceite de oliva. Se tapa la 
cacerola cuando está sofrito y se pone en el 
horno a fuego moderado durante cuarenta mi- 
nutos. Se saca entonces del horno y se añade 
a la manteca una cucharada de harina y me- 
dio litro de buen caldo, haciéndolo hervir hasta 
que espesa la salsa. A esta salsa se le ponen 
media libra de setas, dejándolas hervir hasta 
que estén tiernas y añadiendo una cucharada 
de perejil bien picado y un puñado de pasas. 
Se sazona con sal y pimienta y se deja la salsa 
un poco picante. 

Una de las cosas más celebradas de la co- 
cina italiana, además de los macarrones y del 
arroz a la milanesa, que todo el mundo conoce, 
es el Minestrone, sopa deliciosa de gusto ex- 
quisito. Para el minestrone se necesita lo si- 
guiente: Ocho zanahorias, ocho papas, un ma- 
nojo de apio con sus hojas correspondientes, la 
cuarta parte de una col blanca, dos cebollas, 
un manojo de perejil, dos cucharadas de aceite, 
sal, y un par de cucharadas de queso parme- 
sano. Se pelan las papas, se raspa la piel de 
las zanahorias, se pica la col y todo bien lavado 
se pone en la cacerola. Se pica el apio en pe- 
dazos pequeños y el perejil y el ajo muy finos 
y se pone también en la cacerola, todo con cua- 
tro litros de agua caliente, dejándolo hervir 
unas tres horas a fuego lento. Cuando lleva 
hirviendo una hora se le añade el aceite. Media 
hora antes de servirlo se le puede añadir, si 
se desea, cualquier pasta de sopa, como maca- 
rrones, cortados en pedazos muy pequeños, o 
cualquiera otra de las pastas, como estrellas, 
letras, etc., desmenuzando los vegetales con una 
cuchara antes de servirlo y añadiéndole ya en 
la mesa el queso Parmesano. 

EN Alemania, donde hay una afición decidida 
por el dulce, uno de los postres preferidos 
es el Imperial Schmarn (Bizcocho imperial). Se 
baten las yemas de cinco huevos con medio litro 
de crema hasta que quedan bien duras. Se le 
añaden entonces cuatro onzas de harina, una 
cucharada grande de azúcar, una onza de pa- 
sas y otra de almendras molidas. Se baten las 
claras y cuando están a punto de nieve se mez- 



clan con las yemas. Cuando está todo bien 
mezclado se fríe la mezcla en tres partes, en 
dos onzas de manteca, dejando dorar bien el 
bizcocho, que se sirve espolvorado con azúcar, 
o con salsa de vino y vainilla. Una de las cosas 
más populares de Norteamérica es el Clam 
Chotjuder (Sopa de almejas), que se sirve in- 
variablemente los viernes en todos los restau- 
ranes y en la mayor parte de las casas de los 
Estados Unidos. Se usan para ella almejas en 
lata, por lo general. Para cada lata de almejas 
de diez onzas, se emplea una libra de cebollas 
blancas cortadas en rodajas. Se pone el jugo 
de las propias almejas en una cacerola, se aña- 
den las cebollas y se deja hervir con un poco 
de agua, además del jugo, hasta que las cebo- 
llas están tiernas, añadiendo las almejas pica- 
das, que se cocinan con las cebollas durante 
diez minutos. En otra cacerola se pone un 
cuarto de litro de leche y otro cuarto de litro de 
crema, calentándolo hasta que esté a punto de 
hervir. Se vierte entonces la leche sobre la sopa 
de almejas y se sazona todo ello con sal y 
pimienta, añadiéndole al servirlo un poco de 
perejil muy picado. Aunque éste es el verda- 
dero Clam Chowder, el más popular se hace 
sin leche, añadiéndole a las almejas y a las 
cebollas papas picadas en cuadraditos menudos ¡ 
y salsa de tomate, frito en un poco de aceite. 

Plato sencillo y delicioso de la cocina inglesa 
son las English Lamb Chops (Chuletas de cor- 
dero a la inglesa). Las chuletas deben cortarse 
gruesas, del centro y se asan a la parrilla du- 
rante veinticinco o treinta minutos, volvién- 
dolas de un lado y de otro. Cuando están asa- 
das se colocan en platos de barro separados que 
aguanten el calor del horno. Se rodean de coles 
de Bruselas, previamente cocidas, con un adorno 
alrededor del plato de puré de papas. El puré 
de papas se barniza con un mezcla de yema 
de huevo y leche y el plato se vuelve a meter 
en el horno hasta que se doré el puré, sirviendo 
las chuletas inmediatamente después. 



DE la cocina china elegimos el Choiu Mein. 
Libra y media de carne de puerco magra 
se deshilacha y se fríe en media taza de aceite. 
A esto se añade cebolla y media picada, y un 
par de minutos después una taza de apio picado 
y otra de setas, también picadas. Se deja sofreir 
todo por diez minutos y se sazona con una cu- 
charada de melaza, yerbas y salsa china y una 
taza de caldo. Aparte, en agua con sal, se coci- 
nan los fideos planos llamados noodles, durante 
cinco minutos, escurriéndoles bien el agua des- 
pués y friéndolos en pequeñas porciones, en 
aceite, hasta que se doran. Se sirve después todo 
ello junto, con arroz blanco. 

La cocina mejicana tiene como especialidad 
los Frijoles fritos. Se lavan los frijoles encar- 
nados y se ponen en un puchero grande cu- 
biertos con agua hasta que Comienzan a hervir. 
Se tira esta primer agua, se les cubre de nuevo 
con agua fría y se dejan hervir despacio hasta 
que están tiernos. Se calienta entonces un poco 



Página 132 



Cine-Mundial 



de aceite en la sartén y se sazona con sal. Se 
escurre bien el agua de los frijoles y se ponen 
éstos en el aceite, friéndolos a fuego vivo sin 
dejar de moverlos durante un cuarto de hora. 
Cuando están fritos, se hace de ellos un puré 
y se les deja en la misma sartén, moviéndolos 
sin cesar durante otro cuarto de hora. Se sirven 
después solos o con queso derretido. 

Para final, un rico postre de la cocina cubana 
llamado Bien me sabe. Para su confección se 
necesita un coco grande fresco, una taza de 
leche, cuatro huevos, cuatro cucharadas de azú- 
car, y vainilla a gusto del que lo haga. Se ralla 
el coco y se le añade la taza de leche. Se ca- 
lienta la mezcla a fuego muy lento y cuando 
está caliente se cuela todo ello por un paño. 
La crema que resulta después de colado se pone 
a calentar al baño de María, añadiéndole cua- 
tro yemaí de huevo bien batidas y cuatro cu- 
charadas de azúcar. Se mueve constantemente 
esta mezcla hasta que se espesa, y se vierte en- 
tonces sobre pequeños cuadrados de bizcocho 
colocados en un plato o fuente de vidrio. Se 
baten bien las claras de los huevos a punto 
de nieve, con azúcar y vainilla, y se ponen en- 
cima, espolvoreándolo todo con coco rallado y 
adornándolo, si se quiere, con cerezas en dulce. 

UN fabricante de jabones y polvos para 
limpiar me dice que ya no se interesa en 
alabar los méritos de sus artículos al ama de 
casa latinoamericana, lino que lo que le con- 
viene — a su juicio — es dirigirse a los sirvientes 
de la misma casa. 

Nadie negará que un buen sirviente es una 
verdadera bendición y que su papel en la casa 
es ayudar al ama en todo. Pero, a la vez, 
se me figura que la "cabeza" de un hogar se 
interesa principalmente en la salud y bienestar 
de quienes con ella lo comparten, salud y 
bienestar que tanto dependen de la calidad de 
los instrumentos de aseo. 

Desearía que mis lectoras me comunicaran su 
opinión a este respecto. ¿Intervienen directa- 
mente en la selección de jabones y otros agentes 
de aseo o dejan que la servidumbre atienda a 
ese detalle? Les ruego que se dirijan a mí, 
a la sección de Ciencia Doméstica. Muchísi- 
mas gracias. 



CHISPAZOS 

ClAUDETTE COLBERT es 
una sentimental. Cuando vivía en Nueva 
York, y no ganaba la fortuna que en Holly- 
wood, acostumbrana a pasear con su perro por 
el Central Parle, donde, luego, siempre se 
sentaba en el mismo banco, para leer o ver 
pasar a la gente. . . . Dias pasados, filaraando 
"The Gilded Lily", supo que una de las 
escenas transcurría en el Central Parle neoyor- 
quino y precisamente en un banco. . . . Habló 
entonces con Wesley Ruggless, el director, y, 
dibujándole de memoria el correspondiente 
plano, le pidió que le consiguiese el mismo 
banco de otros tiempos. . . . Ruggless se lo 
prometió. Paramount compró al Departamento 
de Parques de la Ciudad de Nueva York el 
deseado banco ... ¡y ya está en Hollywood! 
Después de la filmación, se le regalará a 
a Claudette para que ésta lo conserve en el 
jardín de su casa en Holmby Hills. . . . 



A\LG0 insólito en Hollywood: 
"Cali to Arms" had sido escrito por Williard 
Mack, adaptado a la pantalla por Williard 
Mack, dirigido por Williard Mack, interpretado 
por Williard Mack. . . . 



Para Hogares sin Electricidad 

REFRIGERADORES 

TRU-KOLD 

FUNCIONAN CON KEROSINA 

ENCIENDA USTED EL QUEMADOR UNA VEZ AL DÍA. i ESO ES TODO ! 

Este refrigerador posee todas las ventajas de la refrigeración mecánica, 
aunque la casa no tenga conexiones eléctricas o de gas. Mantiene su 
temperatura al grado que requiere la conservación de los alimentos 
susceptibles de descomponerse. ¡Y todo a un costo de unos cuantos centa- 

roí por dia! 

Fíjese usted en 

estos Grandes 

Refinamientos 



Construcción Rígida, de una 
Pieza, de Acero Soldado. 



Acabado Exterior de Laca, de 
"Pyroxylin", Blanco como la 
Nieve. 



Interior de Acero sin Reborde!, 
con Esquinas Redondeadas. 

• 

Liso Acabado de Esmalte de 

Porcelana Blanca, en el Interior. 



Brillantes Anaqueles de Metal, 
de Tipo de Cinta, que no se 
Voltean. 



Ferretería con Capa de Cromo. 



Aisladores extraordinariamente 
Gruesos. 



Funciona sin Ruido. Nada se 
Mueve. Nada se Desgesta. 



Mantiene la Comida Fresca y 
Pura. Ahorra Dinero. 



Cuesta sn Funcionamiento Sólo 
Unos Centavos por Dia. 



OFERTA ESPECIAL DE MODELOS EN DEMOSTRACIÓN 

Tenemos una cantidad limitada de Refrigeradores Tru-Kold que 
funcionan con kerosina y que ofrecemos a precios en extremo redu- 
cidos. No son refrigeradores "de barata", sino modelos que han estado 
en demostración; todos en perfecto estado y apariencia. Aprovéchese 
usted de esta ocasión única. Se envían precios e informes adicionales 
a quien los solicite. 

MONTGOMERY WARD 

618 W. Chicago Avenue 

División Fabril de Exportación Chicago, E. U. A. 




Febrero, 1935 



Pí g 



I 33 




¿Crecen 

sus niños 

eorreetamente? 

SI quiere Ud. estar se- 
gura de que sus ni- 
ños se desarrollen co- 
rrectamente, que sus 
huesos crezcan derechos, 
que sus dientes sean 
fuertes y blancos y su 
cuerpo robusto y bien 
formado . . . déles Mai- 
zena Duryea en abun- 
dancia. Cualquier médi- 
co le dirá que Maizena 
Duryea contiene los ele- 
mentos vitales que ayu- 
dan a los niños a crecer 
hasta llegar a hombres 
o mujeres viriles. A los 
niños les encanta la 
Maizena Duryea. ¿Por 
qué privarles? 




mEMA 
DURYEA 



CORN PRODUCTS REFINING CO. 

17 Batttry Place, Nueva York. E. U. A. 

Envíenme un ejemplar GRATIS de su ilus- 
trado e interesante libro de recetas de cocina 
para preparar la Maizena Duryea. 

CM-2-35 
Nombre 

Calle 

Ciudad , . 

Paí» S-,-!4,?l 







ro^ 



ELENA* D&^LA^TO^P 



Agua por dentro 
yporfuera 

QUE los niños necesitan beber agua desde el 
momento en que nacen, es algo que las 
madres no comprenden, por lo general, y la 
ignorancia de lo cual causa no pocos contra- 
tiempos en la salud del recién nacido, ocasio- 
nando a veces serios trastornos. Si al orga- 
nismo del niño le falta la cantidad de líquido 
necesaria, su temperatura sube y aparece la 
fiebre que sorprende muchas veces por des- 
conocerse su causa. El niño necesita como can- 
tidad mínima de fluido en su organismo, por 
lo menos dos onzas por cada libra de su peso. 
Parte de este líquido lo recibe en forma de 
leche, pero el resto debe dársele en agua, en 
las horas intermedias de su alimentación. 

Cuando un recién nacido tiene un aumento 
de temperatura sin causa aparente; cuando su 
piel se pone seca y caliente; cuando sus labios 
se agrietan y llora y está molesto sin que se 
sepa por qué, no cabe la menor duda de que 
le hace falta agua. El remedio está al alcance 
de la mano y es muy fácil de aplicar, obte- 
niéndose con él un resultado inmediato. 

Agua hervida, administrada por medio del 
biberón, o por un gotero o tubo de goma direc- 
tamente hasta el estómago, si el niño se halla 
muy débil para mamar, rebajará inmediata- 
mente la fiebre haciéndole recobrar la salud 
y el reposo, en la misma forma en que una 
planta marchita recobra su lozanía con el 
riego. En algunos casos graves, el agua es 
administrada en inyecciones hipodérmicas, sal- 
vándose así la vida de no pocas criaturas, 
aunque el tratamiento en esta forma tiene que 
ser aplicado por -el médico o la enfermera y 
nunca por la madre o por alguna persona de 
la casa. 

^ OMO todo cuanto sea prevenir es mejor que 
^ remediar, la madre debe cuidar desde el 
comienzo de la vida del niño de que éste tome 
agua pura, hervida, varias veces al día, entre 
las horas de la lactancia, pero nunca antes de 
darle el pecho o el biberón para que no le 
quite el apetito. El agua se le dará sin azu- 
carar, en la proporción de una a dos onzas, 
dos o tres veces al día, durante el primer mes, 
aumentando la cantidad progresivamente con- 
forme el niño va creciendo. 

El agua que haya de dársele durante el día 
puede hervirse por la mañana, conservándola 
en una botella tapada y templándola ligera- 
mente antes de dársela. El agua debe hervirse 
hasta que el niño haya cumplido dos años, a 
menos que sea muy pura, en cuyo caso puede 
dejar de hervirse cuando el niño cumple un 
año. 

Un niño de dos a tres años debe beber dia- 
riamente no menos de medio litro de agua, 
y no más de un litro; siempre entre las comi- 
das y nunca durante éstas. Cuando el niño 



está enfermo con fiebre o diarrea, y también 
en los casos de estreñimiento, el agua es aún 
más necesaria. Aun cuando sea menester po- 
nerle a dieta, deberá dársele agua frecuente- 
mente. En el caso de vómitos no se le dará 
durante algunas horas, dándosela después a 
cucharadas con unas gotas de jugo de na- 
ranja o de tomate, que le ayuden a retenerla 
mejor en el estómago. 

Esto por lo que se refiere al agua adminis- 
trada interiormente. Exteriormente el agua es 
del mismo modo indispensable para el bienes- 
tar y la salud del niño. 

P L baño diario es uno de los grandes pla- 
*" ocres de los niños, al que debe acostum- 
brárseles apenas nacen. Durante las primeras 
semanas el agua del baño se mantendrá a una 
temperatura de 38 grados centígrados, reba- 
jándola gradualmente hasta 33, y más tarde, 
cuando el niño tiene ya dos años, hasta 30, 
si la soporta bien. Cuando el niño se halle en- 
fermo o padezca de algún trastorno de la piel, 
el médico decidirá cuando ha de interrumpirse 
o reanudarse el baño diario. 

Los baños de esponja de agua tibia son muy 
beneficiosos para calmar a los niños cuando se 
hallan inquietos o molestos por cualquier causa. 
Una cucharada de bicarbonato en estos baños 
de esponja es el mejor remedio para el picor 
del sarpullido y para las irritaciones de la pie!. 
Para reducir la fiebre de un niño se pone en el 
agua un poco de alcohol, en la cantidad de 
cuatro onzas de alcohol en medio litro de agua, 
a una temperatura de 36 o 37 grados centígra- 
dos, dándole el baño al niño con una esponja 
o con un paño durante 10 o 15 minutos de 
cada vez. 

Más adelante es una cuestión de importan- 
cia la de enseñar al niño a nadar, ejercicio 
provechoso y de suma utilidad durante toda 
la vida. 

Si el niño tiene miedo al agua, la culpa pro- 
bablemente es de los padres, que le han ense- 
ñado a temerla; y si el niño desea estar metido 
en el agua como un pato, los padres deben 
alentarle y regocijarse de esta disposición. 

El niño, por el contrario de lo que ocurre 
con la generalidad de los animales irraciona- 
les, no nada instintivamente. Es necesario en- 
señarle y debe comenzarse la enseñanza casi 
en el mismo momento en que aprende a cami- 
nar. Para estas primeras lecciones nada mejor 
que la banadera de la casa, para acostum- 
brarle a ver el agua en pequeñas dosis, ha- 
ciéndole perder el miedo. Es un error grave 
meter a un niño en el mar, que necesariamente 
le asusta con el ruido de las olas y con la 
frialdad del agua, además de producirle una 
sensación desagradable el agua salada que 
traga. A menos que la criatura entre en el 
mar por su gusto, le tomará horror al baño 
para toda la vida. De ahí que no deba obli- 
gársele ni siquiera a que se moje los pies en 
la playa si él no lo desea. 



P ó q i n a 13 4 



Cine-Mundial 



Parecerá un contrasentido esta recomenda- 
ción cuando se trata de que el niño aprenda a 
nadar. Pero es que lo verdaderamente esen- 
cial en el aprendizaje es que el niño se llegue 
a meter en el agua de su cuenta. De este modo, 
aunque se sienta un poco asustado al prin- 
cipio, pronto se dará cuenta de que jugar en 
el agua es divertidísimo. Y he aquí la opor- 
tunidad para las primeras lecciones. 

LOS niños son verdaderos monitos de imita- 
ción de cuanto hacen los grandes. Si el 
niño ve que el padre y la madre nadan, las 
probabilidades están todas a favor de que 
aprenderá a nadar tratando de imitarlos. Si 
no nadan, deben procurar que el niño aprenda 
con alguna otra persona. 

Al principio, lo mejor que se puede hacer 
es no tratar de enseñarle nada, limitándose a 
dejarle que juegue cerca del agua metiendo 
en ella los pie o sentándose en ella, dándole 
juguetes que floten para que se divierta, pero 
sin ponerle aros de goma ni vejigas para que 
aprenda a nadar, porque de este modo le to- 
cará aprender dos veces: una con las vejigas 
y otra sin ellas. Lo mejor es un caballo, un 
pato o un pez grande de goma, sobre los que 
puede montarse agarrándose bien a ellos y 
adquiriendo así una cierta sensación de segu- 
ridad en el agua. Mientras está montado de 
esta suerte, se le enseña a sostenerse al juguete 
agarrado con las manos, empujándolo en el 
agua con los pies. En estas primeras lecciones 
se divertirá muchísimo al observar que pro- 
gresa y que puede avanzar sobre el agua. 
Téngase presente, sin embargo, que aún en el 
día más caluroso del año un niño pequeño no 
debe estar en el agua por más de veinte minu- 
tos, o menos aún si siente frío. 

Cuando el niño tiene ya tres o cuatro años 
y ha perdido por completo el miedo al agua, 
se le comienza a enseñar la respiración, aspi- 
rando por la boca y respirando por la nariz. 
Como el único modo de interesar a los niños 
es convirtiendo todo en juego, se le enseñará 
que al respirar por la nariz, con la cabeza 
sobre el agua, se forman burbujas. Esto cons- 
tituye una gran diversión y merced a ella el 
niño aprende a respirar de la manera debida 
sin esfuerzo. 

Es una buena idea la de hacerle que aprenda 
los movimientos rítmicos de la natación ten- 
dido en tierra, sobre la arena de la playa, 
por ejemplo, para practicarlos después en el 
agua con mayor facilidad, inventando cada día 
un juego distinto en el que sea necesario mover 
brazos y piernas, imitando las hélices de un 
barco o la aspas de un molino de viento, para 
despertar cada día con algo nuevo el interés 
y el entusiasmo del niño. 

De este modo se sorprenderá un día nadando 
como un pez sin darse cuenta y encontrándose 
en el agua como en su propio elemento. 

Lo que será de positivo beneficio físico para 
la criatura que con agua por fuera y por den- 
tro tendrá asegurada la base de una salud 
perfecta. 



\N0 BUSQUE UD. MAS\ 

Ya está vendiéndose el Álbum de Estrellas 
del Cine que Ud. quería para su biblioteca. 
Acuda a cualquier librería, puesto de publi- 
caciones, cinema o almacén y pida un 
ejemplar de 

"DESFILE de ESTRELLAS" 

el Álbum de Cine-Mundial, que se vende al 
mismo precio de la edición corriente de esta 
revista. 




le hace falta Klim en su despensa! 



SI usted tiene dificultad en obtener 
lecha pura y fresca ... o si se le 
agria antes de usarla toda — Klim 
pondrá fin a sus dificultades. 

Porque Klim es leche pulverizada — la 
mejor leche de vaca, rica en crema, de la 
que sólo se ha extraído el agua . . . sin 
agregarle nada. Y la extracción del agua 
permite a Klim conservarse siempre fresca 
. . , dondequiera . . . sin necesidad de re- 
frigerarla, aún después de destapar el 
envase. 

Nada más conveniente 

Tenga Klim siempre a la mano, y obtendrá leche 
fresca — exactamente en el momento que la necesite. 
Simplemente mezcle Klim con agua, y obtendrá un 
producto que combina todo el valor nutritivo . . . 
y el exquisito sabor natural de la mejor leche de 
vaca. 

Ideal para los niños 

Klim es leche ordeñada de vacas sanas y bien 
alimentadas. Se deseca poco después de ordeñarla. 



en fábricas sanitarias, por medio de un procedi- 
miento científico patentado, que le elimina todo 
el agua, pero sin afectar en nada su sabor exquisito 
ni su valor nutritivo. Y en vista de que el agua 
comprende cerca del 8 8% del volumen de la leche, 
será fácil comprender que Klim concentra toda la 
riqueza natural de la leche. 

El procedimiento de pulverización ofrece aún 
más ventajas. Produce ciertos cambios en la grasa 
y la caseína . . . cambios que explican porqué 
Klim es más digerible — y más adecuada al delicado 
estómago de los nenes — que la leche ordinaria. 

Por todo lo anterior, y además porque Klim se 
elabora, deseca y envasa bajo las condiciones sani- 
tarias más estrictas ... es la leche más recomendada 
por los médicos para los niños y aún para los 
nenes más delicados. 

Compre usted Klim hoy mismo. Beba esta leche 
sublime, y úsela para cocinar y para todo cuanto 
se le ofrezca en la casa. Si no puede obtenerla de 
su abastecedor, sírvase darnos su nombre y direc- 
ción. The Borden Sales Co., Inc., 3 50 Madison 
Avenuc, Nueva York, E. U. A. 



La Leche Que 

Se Conserva 

Siempre Fresca 




Febrero, 1935 



Pá g 



I 3 5 



^^«w 



lí^ 



ct acNA »t lA T03^ 





El encanto 

de la personalidad 

CUALIDAD por excelencia, suprema aspi- 
ración de toda mujer, la "personalidad" es 
lo más fácil y es al mismo tiempo lo más di- 
fícil de adquirir. 

Personalidad, según unos, es el poder irre- 
sistible de atracción que tiene la mujer para 
fascinar y esclavizar al hombre. Según otros, 
es belleza. Según otros, naturalidad. Según 
otros, distinción. Según otros, bondad. Y así, 
de opinión en opinión, llega a deducirse que 
personalidad es todo: distinción, belleza, en- 
canto, naturalidad, bondad, gracia . . . etc., 
eta, etc. Y nos hallamos conformes con aque- 
llos que afirman que la personalidad es la 
belleza, porque por fea que sea una mujer con 
personalidad, resulta más hermosa que las be- 
llezas consagradas que carecen de ella. 

Tan poderosa es la fuerza magnética de la 
personalidad que se apodera del espíritu aun 
a la distancia, sin que sea necesario tener ante 
la vista a la persona afortunada capaz de 
sugestionarnos. Una fotografía que nos hace 
admirar en el acto a una persona desconocida 
en la que instintivamente adivinamos cualida- 
des excepcionales; una voz que se escucha por 
el radío, cuyas inflexiones encuentran eco ins- 
tantáneo en nuestro corazón; la carta de una 
persona a la que no conocemos y a la que 
no hemos de ver nunca, que nos llena de in- 
terés y que nos hace desear el penetrar en los 
secretos de la persona que la escribe. ¿Qué 
fuerza extraordinaria de atracción es la que 
produce estos fenómenos? A simple vista pa- 
rece ser algo misterioso, imposible de compren- 
der. Analizado el encanto, con un poco de 
observación, revela ciertos í>r¡ncipios que toda 
mujer puede y debe estudiar y poner en prác- 
tica para llegar a ser poseedora del "divino 
don". 

TODA mujer posee algún encanto especial 
' que la distingue de las demás; encanto a 
veces oculto y que hasta ella misma desconoce. 
El secreto consiste en descubrirlo, y, una vez 
descubierto, en saber emplearlo como base para 
fundar sobre él el resto de la obra. 

La belleza física no es en modo alguno la 
manifestación más importante de la personali- 
dad, como ya hemos dicho; pero, como es la 
cualidad más visible, la mujer debe tener im- 
parcialidad suficiente para sentarse ante el 
espejo y, actuando de propio juez, descubrir 
cuál es 8u punto principal de atracción. Lo 
primero que ha de hacer, ante todo, es no 
tratar de imitar a nadie, sino de realzar el 
diferente efecto a que puedan prestarse sus 
facciones. Tal vez sea necesario para ello el 
oscurecer un poco las pestañas, el acentuar las 
lineas de los labios, o el peinarse hacia atrás 



para dejar completamente descubierta una 
frente no muy ancha. Ciertamente que no se 
puede cambiar el contorno general de los ojos, 
por ejemplo, pero sí se pueden embellecer las 
pupilas siguiendo sencillamente las reglas de 
la higiene, durmiendo lo necesario, evitando 
el enojo, la tristeza y las preocupaciones, que 
se revelan en los ojos más que en parte alguna, 
y sombreando el párpado y las pestañas muy 
ligeramente, ya que nada envejece a la mujer 
tanto como el sombreado excesivo de los ojos. 
La voz tiene una parte importante en el 
secreto de la personalidad. Una voz aguda o 
nasal excita los nervios de cuantos la escuchan. 
La persona que habla a gritos, que gesticula o 
que hace muecas, jamás podrá ser considerada 
como una persona interesante, sino perfecta- 
mente vulgar. Todo el mundo puede y debe 
cultivar su voz, ya que de niños todos la tene- 
mos grata y dulce, y es muy fácil volver a 
recuperarla, cuando, por unas u otras causas, 
se ha perdido o estropeado. Las mujeres de 
hoy en día se excitan ante la más pequeña con- 
trariedad, y cuanto más se excitan más gritan 
y se alborotan hasta que su voz corta como un 
cuchillo o raspa como un serrucho en los ner- 
vios de quienes escuchan. El remedio contra 
esto es aprender a tener calma, considerando 
que estas escenas de gritos no son otra cosa 
que manifestaciones de un refinado egoísmo, 
puesto que la mujer, durante ellas, no piensa 
en otra cosa que en sí misma y en dar satis- 
facción a su enojo, aunque sea en perjuicio 
propio. 




UN poco de reserva es otra de las cosas que 
dan mayor encanto a la mujer. En estos 
tiempos en que nada se ignora y en que hasta 
las muchachas viven mejor sabiendo que igno- 
rando, no es necesario hacer gala de todo 
cuanto se sabe para tratar de parecer mo- 
derna o para llamar la atención. La reserva 
femenina es una de las pocas cosas que debie- 
ran volver del pasado. 

La naturalidad es parte importante. Y parte 
importante también el vivir los años que se 
tienen sin tratar de ser graciosa o ingenua a 
los cincuenta, y mostrándose en todo momento 
perfectamente igual, amable y gentil con hom- 
bres y mujeres, con viejos y jóvenes, sin poner, 
como hacen muchas mujeres, una cara abu- 
rrida e indiferente cuando se hallan entre ami- 
gas o entre personas ancianas, para desplegar 
una vivacidad y un entusiasmo extemporáneo 
en cuanto llega un hombre, y mucho más si 
éste es joven y buen mozo. 

La figura también cuenta, y no poco. A con- 
servarla perfecta contribuyen los ejercicios de 
cultura física, la dieta y la postura correcta. 
Ninguna de estas cosas debe descuidarse, y muy 
especialmente esta última, sin la cual no sirven 
de nada los ejercicios ni la dieta. 

Y como accesorio, el vestido. El arte de 
vestirse para cada ocasión es importantísimo. 
Tan fuera de lugar está un vestido de noche 
para ir de compras, como un traje sastre para 
un baile o una comida. Y si es cierto que la 
moda es, a veces, ridicula en sus exageraciones, 
mucho más ridículo resulta lo que está pasado 
de moda, aunque haya sido elegantísimo en 
sus tiempos. 

Todo es cuestión, pues, de una continua vigi- 
lancia sobre nuestro yo. Cuidar el rostro, la 
figura, el vestido, los ademanes, la postura, la 
voz. Cultivar el espíritu. Alimentar la inteli- 
gencia. Abrir nuestro corazón a todo noble 
sentimiento. Y estar siempre en acecho para 
que no se cuelen intrusos en nuestro recinto 
mental o espiritual, que, como animales dañinos 
a su libre albedrío en un hermoso jardin, des- 
trocen la bella flor de la personalidad, una vez 
adquirida. 



Shirley Temple, encanto de la 

Fox, comiendo sus Corn-Flakes 

de Kellogg. 



El Sube y Baja 

[Viene de la página 96) 

Rogers, Ken Maynard, Edward Robinson, 
Myrna Loy (cuyos bonos debían subir), Spen- 
cer Tracy, Ruby Keeler, Laurel y Hardy (noten 
ustedes que están por debajo de Wheeler y 
Woolsey), James Dunn, Al Jolson, Richard 
Dix, George Raft, Irene Dunne, Zasu Pitts, 
Gary Cooper, Randolph Scott, Johnny Weiss- 
muller, John Boles (¡ah!), Jackie Cooper, 
Sylvia Sidney, Jack Holt, Dolores del Río, 
Marlene Dietrich, Charlie Ruggles, John Bar- 
rymore. Charles Farrell, John Wayne, Jack 
Oakie, Constance Bennett, Slim Summerville, 
Clara Bow (todavía), Richard Barthelmess, 
Paul Muni y ¡entre los últimos I — algún térmi- 
no debe tener esta lista — Maurice Chevalier, 
Harold Lloyd, Cary Grant, Douglas Fairbanks, 
júnior, Douglas Fairbanks, padre, Francia 
Lederer, Jeannette MacDonald, Ramón Nova- 
rro y Dorothea Wieck. 

Repetimos que estos nombres no están toma- 
dos al azar ni representan gustos individuales, 
sino que son la comparación entre lo que cada 
artista deja en taquilla y lo que sus colegas 
de la misma profesión producen, proporcional- 
mente, en la misma taquilla. 

Lo anterior, se entiende exclusivamente a 
los Estados Unidos. Echemos ahora un vistazo 
por la Gran Bretaña. 



Pigi 



I 3 6 



Cine-Mundial 



En el año que acaba de terminar (1934) los 
favoritos del público inglés fueron George 
Arliss, Clark Gable, Wallace Beery, Clive 
Brook, Robert Mongomery, Ronald Colman, 
Lionel Barrymore y Charles Laughton entre 
los hombres; y Norma Shearer, Marie Dress- 
1er, Greta Garbo, Kay Francis (¡AHÍ), Mar- 
lene Dietrich, Katherine Hepburn y Janet 
Gaynor entre las mujeres. Por larga — y quizá 
inútil — no reproducimos aquí la lista completa, 
pero sí es curioso asentar que Carole Lom- 
bard, Ginger Rogers y Zasu Pitts están muy 
por debajo de Joan Blondell y Loretta Young 
y Jean Harlow entre las damas, y Cortez, Dix, 
los Barrymore y los Fairbanks en plano infe- 
rior respecto a Fredric March y Jack Holt. 

Los caprichos del público, según la diferente 
latitud, no siempre son fáciles de explicar. 
Naturalmente que los subditos del rey Jorge 
tienen preferencia por los actores compatriotas, 
como Laughton, o por los anglómanos — que no 
se nombrarán aquí, pero que sobran en la fa- 
rándula norteamericana — pero ¿quién acertará 
a explicar el favor de Wheeler y Woolsey con- 
tra Hardy y Laurel ... el último de los cua- 
les es inglés ... o el aparente olvido en que 
tienen al londinense Chaplin? 

Por lo demás, el examen de las predileccio- 
nes inglesas nos lleva lejos. Zasu Pitts, verbi- 
gracia, ocupa el lugar 41 ; Ginger Rogers, el 
45 — casi a nivel de Bebe Daniels — y, por con- 
traste. Barbara Stanwyck ocupa el vigésimo 
tercer lugar. ¿Será cuestión de tipos y no de 
méritos? 

El sitio que ocupa Arliss se explica, en la 
Gran Bretaña, por su nacionalidad y por su 
talento, pero Maurice Chevalier, que tenía el 
quinto lugar en Inglaterra hace cuatro años, 
ha bajado hasta el 19, mientras que han subido, 
proporcionalmente, los ingleses Warner Baxter 
y Herbert Marshall y el yanqui Fredric March. 
También descendieron en estimación Constance 
Bennett y Ruth Chatterton, ¡ pero Kay Francis 
pasó del duodécimo grado al cuarto 1 

Los investigadores británicos han hecho un 
cuadro comparativo de los "astros impopula- 
res" que, por su novedad, merece comentarse 
aquí. El más detestado de todos en 1928 era 
Ivor Novello, y uno de los menos gustados 
¡ Charles Laughton, que ahora figura entre las 
notabilísimas preferencias ! En 1934, los cuatro 
actores más antipáticos en las Islas Británicas 
son, en el orden que aquí se da. James Cagney, 
Lee Tracy, Adolphe Menjou y George Raft; 
y, entre las mujeres ¡Mae West! 

Para no armar líos, es justo declarar que el 
cuestionario que sirvió de base para los datos 
precedentes se repartió entre los aficionados de 
Inglaterra que asistieran al cine por lo manos 
tres veces a la semana y no tiene nada que ver 
con el dinero que actores y actrices hicieran 
entrar en taquilla. 

(No es fácil resistir a la tentación de copiar 
una listita que no se refiere a la popularidad 
de los astros, pero que es muy elocuente por- 
que da la medida de los gustos de las personas 
en Inglaterra: las películas que agradaron más 
y menos en ese país. Como óptimas, el público 
mencionó de 1 a 6: "Cavalcade", "La Vida de 
Enrique VIII", "I Was a Spy", "Tugboat 
Annie", "The Kid from Spain" y "Voltaire". 
Como las más desagradables "I Am No Ángel", 
"Dinner at Eight" (¡imagínense ustedes!) y 
"King Kong".) 

Por algo tachan de raros a los ingleses. 
Aunque, en honor de la verdad, haya motivo 
fundado para algunas de sus antipatías cine- 
matográficas. El caso de James Cagney me- 
recía una pequeña investigación por parte de 
CiNE-MuNDiAL, porque este actor es de los 
que figuran por los Estados Unidos aunque no 




KAY frangís, estrella de Warner Brothers Pic+ures 



Que su peinador mantenga 
hermoso el pelo de usted 



CONSERVE usted su pelo juvenil, lleno de vida y 
hermoso. Pernni+a que su peinador o peinadora 
le dé la misnna atención que las estrellas de 
Hollywood exigen para proteger y dar realce a su 
belleza natural. 

En millares de salones de peinado, por todo el 

mundo, los secadores del cabello TURBINATOR hacen 

mejor los servicios de peinado. En vez de lanzar 

El Secador fuertes corrientes de aire sobre el rostro, hacen que 

del Cabello pase por el pelo de la cabeza una suave, constante 

TURBINATOR corriente de aire que lo seca tan rápida como 

cómodamente. 

_^ Se enviarán gratis datos y explicaciones relativas 

al secado del cabello a cuantos peinadores se inte- 
resen en este nuevo sistema para secar el pelo. 



THE MARTIN BROTHERS ELECTRIC COMPANY 

1858-1890 East Forfieth Street Cleveland, Ohio, E. U. A. 

Dirección cablegréfica: TURBO 



esté precisamente en primera fila. Y resultó 
que su impopularidad en la Gran Bretaña en 
nada afecta a su persona, sino que viene de 
la rapidez con que habla en películas. Esa 
velocidad, combinada con su acento norteame- 
ricano, trueca en ininteligibles para los ingle- 
ses las escenas en que participa. ¿Ya quién 
le va a caer en gracia una cinta que, aunque 
esté en el idioma nacional, no comprende nin- 
gún espectador? 

Casi lo mismo puede decirse de Mae West, 
aunque en su caso particular, deba tomarse en 
cuenta la clase de papeles que asume y que, 
aparentemente, no son de la devoción de las 
Islas Británicas. Es de notar que la actriz en 
cuestión cuenta con sólida falanje de admira- 
dores entre nuestros consanguíneos. 

Otra interrogación pendiente es la que afecta 
a Katharine Hepburn. Esta artista salió de la 



anonimía para alcanzar el cénit en menos de 
seis meses, pero todavía no viene hasta las 
costas de su país, la reacción de la América 
Hispana. ¿Les gusta? ¿Les parece tan buena 
actriz como a sus compatriotas? ¿Resulta una 
de tantas? Aclararlo es de interés — lo mismo 
que lo referente a Shirley Temple — porque 
ambas datan de ayer y están, por acá, en boga 
y abrumadas de publicidad ... y de oro. 

Las encontradas corrientes de simpatía y an- 
tipatía que cada personalidad cinematográfica 
produce por el mundo nacen en motivos tan 
diversos que sólo comparando nombre por nom- 
bre se llega a medir el valor artístico de los 
nombres respectivos. Pero, como se dijo al prin- 
cipio, no siempre corresponde la voz de la ta- 
quilla con la "vox populi". No obstante, ahí 
queda el análisis — basado en informes fide- 
dignos — por lo que valga. . . . 



Febrero, 1935 



Página 137 



¡Me Encantan tus Dientes 
tan Lindos y tan Blancos! 

V 





^^^:^'^ 



Convénzase usted por tí misma de la 
rapidez y perfección con que Kolynos 
blanquea y lustra los dientes. Cuando 
usted vea los resultados, no le queda- 
rán ganas de volver a usar dentífricos 
inferiores. 

La ciencia no conoce nada que lim- 
pie ni lustre la dentadura con tanta 
rapidez como Kolynos. 

CREMA DENTAL 

KOLYNOS 



El Divorcio y la... 

{Tiene de la página 98) 

menos calmantes para la persona que en la otra 
cama, a pesar de hallarse sumergida en oscu- 
ridad completa, acaso encontrara impropio, de 
permanecer así, insomne, sola, entregada a me- 
lancólicas imaginaciones, que el del libro se 
estuviese tan embebido en la lectura. 

Colocados en la resbaladiza pendiente de las 
cavilaciones, cobra también viso de probabili- 
dad la de que el divorcio de Jean Harlow, 
hecho que, en rigor, no es noticia en el sentido 
más periodístico de la palabra, haya resultado, 
en cambio, coyuntura aprovechable para des- 
pertar en el público cineísta (digamos en el 
público cineasta, para gusto de los afrancesa- 
dos; digamos, además, en los fanáticos del 
cine, para que no haya disgusto entre los mis- 
teres Fans de agua dulce) ; para despertar, 
en suma, entre los que llenan, previo paso por 
boletería, los salones del espectáculo parlante, 
cantante y moliente, inusitada espectativa, por 
obra de la cual una película titulada A las 
rubias no les gustan los libros o Un libro en la 
cama o Mi marido lee a deshoras o Un tomo 
cada noche, con Jean Harlow, a más de atraer 
la gente necesaria para repetidos llenos com- 
pletos, dejaría en cada uno de ellos gente so- 
brante para sendas colas fotografiables y cuyas 
fotografías, aparte de su interés histórico, re- 
sultarían muy adecuadas para ilustrar los anun- 
cios que de la expresada obra maestra se hagan 
en aquellas poblaciones que, por ser de se- 
gundo orden, no están en lista para estrenos 
de carácter no sólo municipal, sino nacional y 
hasta ecuménico. 

^ABE asimismo suponer que. . . . Pero, no; 
lo único que cabe, por no decir que urge, es 
dejarse de estas conjeturas digresivas que 
apartan al lector del principal, delicado, sabroso 
y aperitivo tema que para su pasatiempo o edi- 
fícaciÓD, y aun puede que sea para entrambas 
cosas conjuntamente, hay deseo de brindarle 
con este escrito, el cual, lo mismo que Medi- 
tación, pudiera haberse titulado Crónica In- 
sulsa de las Noches en Blanco, Reflexiones de 
un Idilio Trunco, Lecturas Horizontales, ¿Por 
qué leerán los maridos?, o, finalmente y por 
ventura con mayor propiedad. La Ultima Pá- 
gina. Porque como decíamos (no ayer, según 
dicen que dijo, aunque en verdad nunca lo 
dijera, fray Luis de León, sino cuatro párrafos 
má» atrás) lo que se comenta aquí es que Jean 
Harlow haya entablado juicio de divorcio y 
que alegue, entre otras razones, la poderosa 
razón de que su marido se haya empecinado 
en leer en la cama a deshoras. 

Como quiera que, entre otros beneficios 



acarreados por la difusión de las Ciencias y de 
las Letras, gocemos hoy el de ser todos, cuando 
menos para los efectos de la conversación y 
el periodismo, algo filósofos, un tanto psicólogos 
y desigual, pero constantemente inclinados a 
citar a Segismundo Freud, a Ubaldo Spengler 
y a Alberto Einstein (todo lo cual no comporta 
nada que no sea salimos por peteneras, si bien 
de modo menos notorio y harto más moderna- 
mente empingorotado), ningún atrevimiento, ni 
mucho menos pedantería, ha de argüir que con 
el pie dado por la Harlow se tome mano para 
lanzar la pluma, o la maquinilla de escribir, 
que tanto monta, hacia las hoy visitadisimas 
regiones de la psicoanálisis, la morfología de 
la historia y la relatividad. De modo que, 
aunque prescindiendo de emplear términos 
"raros y magníficos," a pesar de que a prodigar- 
los debiera decidirlo la presunción, ciertamente 
fundada, de que no hayan de faltar ahora, 
como no faltaban en tiempos de Iriarte, quienes, 
por tener "la hinchazón por mérito y el hablar 
liso y llano por demérito," motejan de pela- 
fustán, de ignorantón y hasta de salvaje al 
que habla de manera que todos le entiendan, 
quiere quien esto escribe penetrar sencillamente 
en la materia del divorcio, para verla y 
presentarla tal y como se le ofrece, esto es, 
como síntoma inequívoco de que las mujeres 
van usurpando el puesto de los hombres, y 
viceversa. 

No como toque de erudición trasnochada, sino 
como cita indispensable para que salga claro 
lo que sigue, hay que mentarle ahora por 
segunda vez al lector el nombre del sabio que 
escribió La Decadencia de Occidente y Años 
Decisivos, obras ambas que, aun cuando menos 
conocidas y generalmente ponderadas que Los 
Diez Mandamientos y Entre la espada v la 
pared, son tan populares en el mundo de la 
erudición como éstas en el del cine. Sostiene 
Spengler, y casi puede decirse que lo pruebe, 
que todo cuanto piensan y sienten los hombres 
(al escribir los hombres, digan lo que quieran 
algunas señoras que, por ser hombres de letras, 
se consideran llamadas a renovarlo todo, in- 
clusive el idioma, va diciéndose también 
mujeres) ; que todo cuanto piensan, sienten, y 
por medio de las Letras, de las Artes o de las 
Ciencias expresan los hombres de época 
determinada, ha de considerarse, no obstante 
la diversidad de sus manifestaciones, como 
formas unidas por relación más o menos oculta, 
pero estrechísima; en entender la cual está el 
busilis para el entendimiento de la Historia. 
Porque, según lo apunta el propio don Ubaldo, 
"existe una profunda conexión formal entre el 
cálculo diferencial y el principio dinástico del 
Estado en la época de Luis XIV" y también 
"entre la música instrumental y contrapuntística 



y el sistema económico del crédito," y así de 
lo demás. O sea, que hasta cosas tan ciertas 
como las matemáticas, o tan serias como los 
negocios bancarios, no son en puridad de 
verdad sino maneras de expresión del espíritu 
de una cultura; resultados, antes que de la 
realidad de los hechos, o de la investigación 
que de ellos se haga, del modo como los 
anteojos que a los hombres les pone una cultura 
determinada presentan los hechos. 

Sin el formidable aparato erudito del 
tudesco, ni en lenguaje que, por lo menos en 
las versiones castellanas, sea todo lo formidable 
que corresponde a filosofías tan nuevas y pro- 
fundas, ya había dicho algo muy semejante 
don Ramón de Campoamor cuando puso en 
rima aquello de que 

en este mundo traidor 

nada es verdad ni mentira: 

todo es según el color 

del cristal con que se mira. 

Y don Jaime Balmes, autoridad que, huelga 
decirlo, ha de recusarse sin miramiento alguno 
a estas alturas de la civilización, dijo también 
lo propio, aunque en prosa, y no como Spengler 
para hallar en esto el germen de nueva inter- 
pretación de la Historia, ni como Campoamor 
para guasearse poéticamente con la vida, sino 
como modesto filósofo y cristiano viejo deseoso 
de advertir al lector de los errores a que se 
halla expuesto quien mira a la realidad por 
entre vidrios de colores. 

Sólo que, por no quedar definitivamente 
desacreditado en la opinión de lo más ilustrados 
de sus lectores, quien escribe estas lineas prefiere 
citar a Spengler, que se produce en alemán, y 
no a los otros dos, que hablaron en castellano. 
Bien así como, al tratar, por ejemplo, de decir 
que "la mucha confianza engendra menos- 
precio," nunca ni jamás se le ocurriría citar a 
Cervantes, sino a Shakespeare, trayéndolo, y 
en puritico inglés, en aquel lugar que dice 
"familiarity breeds contempt." Porque, es 
evidente que frasecitas tales, dejadas caer en 
lo escrito o en lo hablado, acreditan a quien 
las emplea de hombre docto, aunque en 
ocasiones expongan a Shakespeare o al que 
fuere a quedar traducido en forma semejante a 
la que, según cuenta don Rufino José Cuervo 
en sus Apuntaciones, traducía una vejezuela 
colombiana el latín de las letanías, diciendo 
"especula la justicia" en vez de "speculum 
justitiae" y "ya no hay cielo" por "janua coeli," 
sin olvidarse, por supuesto, de acompañar ambos 
despropósitos con sendos "ora pro nobis." 
Cierto es, por otra parte, que, sin pedirle a 
nadie que ruegue por ellos, ha habido quienes 
digan "capullos rotos" cuando en inglés decía 
"broken blossoms," y se queden persuadidos de 
que en castellano podían romperse, lo mismo 
que si fueran platos o cráneos, los capullos que 
hasta entonces se habían marchitado, agostado, 
secado, y vamos hasta que se hubiesen 
tronchado. 

DERO, volviendo a Jean Harlow, mejor 
dicho, al divorcio que tiene en prepa- 
ración y a una de sus causales: ¿qué nos 
está diciendo el caso de que una esposa se 
disguste y acuda al tribunal competente 
porque el esposo lea intempestivamente en la 
cama? Hasta donde alcanza a leerlo quien aquí 
lo comenta, nos está diciendo que, salvo ciertos 
pormenores de segundo plano (conviene, ya 
que la materia es cinematográfica, situarse en 
planos de séptimo arte) la mujer, que 
etimológica e históricamente había sido la 
mulier, esto es, la muelle, la blanda, la suave, 
la apacible, la dócil, se nos metamorfosea y 
viriliza (es útil el neologismo, porque salva de 
decir que se nos vuelve hombruna) ; se nos 



Pág 



I 38 



Cine-Mundial 



II 



convierte, pues, en la varona, en la esforzada, 
en la imperiosa, en la mandona, en la señora. 

A propósito de señora, viene muy a pelo una 
digresioncita fílológica. Sabido es que hoy (un 
hoy que se extiende a no menos de veinticinco 
o treinta, puede que hasta a cuarenta años 
atrás), sabido es que hoy no puede un marido, 
sin exponerse a que lo tachen de vulgar, 
referirse a su consorte diciendo "mi mujer" y 
no "mi señora." Lo cual, sin que valgan en 
contra últimas ediciones del Diccionario 
madrileño, dicho por un marido al hablar de 
su costilla, no quiere decir sino que ella ha 
dejado de ser su mujer para convertirse en 
su ama ; o, lo que es más inconcebible todavía 
. . . ¡en* su suegra! 

Claro está que la costumbre hace ley; de 
modo que, si decir "mi señora" vale hoy tanto 
como decjir "mi mujer," no hay sino que seguir 
con el uso, y en paz, si es que a domicilio no 
dan guerra. Pero, ¿no habrá sido este "mi 
señora" una especie de San Juan Bautista que 
anunciaba en el lenguaje, aun antes de que 
apareciese dondequiera en realidad, al Mesías 
de mis señoras las viragos? Ustedes lo vean. 
... Y es lástima que la consideración a los 
lectores, y más principalmente, el miedo a las 
lectoras varoniles, incline a quien esto escribe 
a jurar aquí, ahora mismo, que no se excederá, 
en una línea que fuere, de la mitad de la 
momento. Sí, es una verdadera lástima ; porque, 
cuartilla que empezará a llenar dentro de un 
¡con cuánto gusto hilvanaría varios párrafos 
más ! Quede, empero, a ustedes, lectores, pre- 
guntarse si, en tiempos en los cuales decía un 
cristiano "mi mujer" y no "mi señora," hubiera 
sido, no digamos posible, tan siquiera 
imaginable, que porque al marido le diese por 
leer a deshoras se le hubiese ocurrido a la 
mujer decirle: Fulanito, apaga, que es tarde. 
Mucho menos gritarle: ¡Fulano, apaga o 
lárgate! Y en ningún caso írseles a los jueces 
y al público en general con el cuento de que 
han de divorciarla de Fulanote porque Fulanote 
no halla cuando apagar en cogiendo un libro. 

Ciertamente; más muchísimo más, infinita- 
mente más pudiera escribirse tocante a esto. 
Pero, la mitad de la cuartilla está cerca; y los 
juramentos, cuando no sea en materia conyugal, 
se hacen para cumplirlos. De modo que . . 
¡ni una palabra más! 



La Venganza... 

{Viene de la página 95) 

un color intenso y deja pasar menos luz, este 
procedimiento no endurece la gelatina, que más 
tarde desaparece por completo al lavar la po- 
sitiva, dejando en relieve los otros dos colores. 
Estos, siendo menos intensos han penetrado el 
filtro con más fuerza, y la gelatina que haya 
recibido sus rayos queda endurecida. 

Cualquiera creería que ya el laboratorio ter- 
minaría con esto sus funciones ; pero, no. Aún 
queda la operación engorrosa de bañar estas 
tres positivas o "patrones" en sus colores com- 
plementarios. Es decir, que la que ha recibido 
el rayo rojo, se baña en verde; la del verde 
en rojo, etc., etc. La gelatina absorbe el color 
de acuerdo con su propio espesor y, como es 
natural, las partes de los "patrones" donde no 
haya gelatina, no toman el color. Por consi- 
guiente, el "patrón" del rojo, careciendo de 
gelatina, no toma el verde. Por otra parte, en 
el "patrón" verde, habiendo el rojo conservado 
la gelatina, absorbe el tinte rojo. 

Luego viene la difícil tarea de imprimir con 
estas tres "matrices" o patrones la positiva 
final, que es la que vemos en la pantalla. No 



LíU Mawná Que Se Atreve 



a hacer experimentos dando a 
8U8 niños cereales de dudoso va- 
lor, juega con la salud de sus 
pequeños. Recuerde que las cua- 
lidades de las Hojuelas de Avena 
3-Minutosnovarían nunca. Siem- 
pre "cocidas 'sin fuego' — en 
la fábrica — durante 12 horas." 
Esta es la mejor garantía de que 
conservan todo su sabor y sus 
cualidades saludables. 

Lo Mejor Para Los Niños. 



INSISTA EN EL GRAN 3 ROJO 





nos detendremos a explicar la delicada opera- 
ción para que no parezca esto un tratado de 
física o una receta de cocina. 

Ahora viene la cucaracha a vengarse de los 
actores. 

Tal como sucedió con el cine sonoro en sus 
comienzos, sucede ahora con el nuevo procedi- 
miento técnico. En aquél fué la voz la que 
decidió la suerte de muchos artistas de primera 
talla por no ser de calidad "microgénica". Hoy 
lo es el color del cabello, de los ojos, los de- 
fectos del cutis. Dificultará mucho la elección 
del reparto; porque la cámara tomavistas que 
se emplea para rodar las películas en colores 
no tolera el exceso de maquillaje que ante la 
que impresiona sólo tintes grises encubre los 
defectos o refina la perfección del cutis o de las 
facciones. Esta cámara ejerce, en los estudios, 
funciones de detective. Ninguna estrella podrá 
hacer más espesas las pestañas a fuerza de 
rimmel. Tampoco logrará agrandar los ojos 
mediante el sombreado excesivo. La cámara 
descubrirá el pastel. El cabello ha de fotogra- 
fiarse en su color natural. El teñido se verá 
en la pantalla como un estropajo. La defectiva 
de los estudios delatará toda nota artificial. 
Cambiará el tipo de belleza "standard" que la 
película corriente tiene establecido. 

Ante esta perspectiva desgraciada, los artis- 
tas se ponen a temblar. Recuerdan los que 
fracasaron a causa de la voz. ¿Qué tal reci- 
birá su imagen la nueva máquina delatora?... 

Pero los elegidos tienen también por qué 
temblar. Sufrirán el rigor de una iluminación 
más intensa, más molesta, no sólo por el vio- 
lento resplandor de lámparas y focos, sino tam- 
bién por el calor sofocante que engendran, y 
que también pone en peligro los escasos afei- 
tes que la cámara tolere. 

Dentro de las dificultades que han de expe- 
rimentar, tendrán también su premio. La nue- 
va técnica ofrece ciertas ventajas a los intér- 
pretes que sacrifique. No se verá una estrella 
obligada, por ejemplo, a ruborizarse espontá- 
neamente para mostrar agrado o desagrado 
ante un cumplido o ante una frase impúdica de 
su galán. Porque el rubor se fabrica en un 
artefacto, especie de linterna milagrosa, que 
tiene un disco de colores giratorio. Cuando la 
situación exija una nubecilla de rubor, se hace 
girar el disco hasta que aparezca el color ape- 
tecido y se enfoca con él a la agraciada. De 
igual modo se puede "fabricar" el color vio- 
láceo de la cólera, palidez pastosa de la bo- 
rrachera, o el tinte amarillento, verdoso del 
mareo. 

Todo lo cual antenúa en cierto modo la labor 
del artista y acentúa el verismo de la escena, 
pero le resta mérito a nuestra detectiva por 



no descubrirnos esta inofensiva falsedad. 

Y es de esperar que los inventores del nuevo 
procedimiento descubran algún otro medio de 
aplacar la indignación de ese insecto que se 
ha empeñado en salir de la cocina para venir 
a complicar las cosas. 



El Dinero . . . 

{Viene de la página 90) 

monedas o billetes de los Estados Unidos ni en 
la pantalla, ni en los periódicos, ni en ninguna 
parte. 

Para los efectos de las artes de reproducción 
como el cine o la imprenta, Estados Unidos no 
tiene dinero, vive como en la poca de los ro- 
manos y los cartagineses. 

¿Por qué? Estas dos palabras las he ido yo 
lanzando a los espacios por todas partes donde 
había alguien que pudiera contestarme, pero 
para los efectos es igual que si las hubiera lan- 
zado en el Sahara. Silencio por doquier. Abo- 
gados, editores, censores, policías, políticos, todo 
el mundo sabe que está prohibido reproducir 
fotográficamente billetes y monedas, pero nadie 
sabe por qué. 

¿Tendrá algo que ver con el hecho de que 
la primera moneda que se acuñó en Estados 
Unidos fue hace menos de trescientos años? ¿Es 
por temor a los falsificadores? ¿Quién prohibe 
a cualquiera en el recogimiento de su hogar, 
por entretenerse, sacar todas las fotografías que 
se le antojen de un billete de veinte dólares? 
¿Es porque parece poco serio que se haga ficción 
de la moneda del país? 

El productor con quien yo tuve la conversa- 
ción tampoco supo decírmelo. Creía que era 
por una cuestión de moral. 

— ¿Cómo de moral? 

— Cuanto menos vea la gente reproducido el 
dinero, menos ansia tendrá de poseerlo. 

— ¿Pero y la imaginación? En muchas esce- 
nas cinematográficas se observa que se paga, 
que se dan dinero, que cambian billetes. Aun- 
que ninguna de estas monedas sea verdadera, 
¿no basta para imaginársela como real? 

— Si, pero si la vieran realmente, les entraría 
más ganas de tenerla. ¡ Quién sabe si hasta se 
fomentase el número de monederos falsos! 

Volví a contemplarle con cierta desconfianza, 
porque ahora estaba seguro de que se andaba 
burlando. ¡Y luego dicen que los productores 
no tienen sentido del humor!, me explicaba yo 
a mi mismo mordiéndome la lengua. 

— Pues es una lástima — repuse en tono soca- 
rrón—que no permitan reproducir billetes en la 
pantalla, con la variedad de retratos de presi- 
dentes de los Estados Unidos que tienen foto- 



F«br«ro, 1935 



Pigina 139 



grabados. Contribuiría a hacer más interesantes 
las películas. 

— Sí, es verdad — y suspiró — me gustaría po- 
der reproducir en las películas de "gangsters" 
esos billetes de diez mil dólares y que ellos 
llaman diez mil "grand" que se cruzan en sus 
fabulosas pagos. El billete de diez mil dólares 
tiene el retrato de Chase. 

Nunca hubiera mencionado a Chase, porque 
entramos en una discusión sobre quien sería ese 
Chase. El billete de diez mil dólares, el billete 
de mayor valor que tiran los Estados Unidos, 
no tiene como todos los demás billetes el re- 
trato de un presidente. Tiene el retrato de 
Chase. En América han existido siete Chases 
que se han distinguido de los demás Chases. 
¿Cuál de estos siete Chases es el Chase de los 
billetes de diez mil dólares? 

En este particular tengo que hablar de oídas. 
Jamás he tenido un billete de diez mil dólares 
en la mano y, a menos que por equivocación 
me hagan cajero de un Banco de importancia, 
no espero tenerlo jamás. Tampoco me atrae la 
profesión de "gángster". Total, que por el re- 
trato no puedo juzgar cuál de los siete Chases 
es el Chase del billete. A ver si usted acierta. 
George Chase fue un abogado, un educador 
y un editor. No me parece suficiente para que 
ande por ahí representando diez mil dólares. 

José Cummings Chase, todavía vive, es un 
pintor que se distinguió porque mientras sus 
compatriotas mataban y se dejaban matar en 
las trincheras durante la guerra mundial, él 
se dedicaba a hacer cuadritos de la guerra y 
hasta hizo retratos al general Pershing y al 
general Foch, aunque no me parece que estuvie- 
ran para retratos por entonces. Desde luego 
este no es el Chase del billete. 

En 1775 nació Philander Chase y después de 
haber llegado a ser obispo episcopal se murió 
en 1852. La única posibilidad para que su re- 
trato apareciese en el billete de diez mil dólares 
era la circunstancia de que allá por el 1823 
recorrió Inglaterra recogiendo fondos para esta- 
blecer en América la universidad de Kenyon. 
¿El hecho de que sabía recoger dinero bastó 
para llevar su retrato al famoso billete? Yo 
voto que no. 

¿ Sabe usted quien es el autor de "Elementos 
de Meteorología"? Pliny Earle Chase, un ame- 
ricano que murió en 1886 y se dedicó a la cien- 
cia y a la enseñanza. Una vez le dieron una 
medalla de oro. Me figuro que esta medalla de 
oro no bastó para que lo llevaran al billete. 

Tomás Chase, otro de los Chases, profesor 
que fue de Filología de la universidad de Ha- 
verford. Era miembro de la compañía ameri- 
cana de revisionistas del Nuevo Testamento. 
¿Cree usted que es Tomás el Chase del billete? 
La elección está entre Salmón Chase y Samuel 
Chase. Samuel murió en 1811, fue abogado, se 
distinguió en la Revolución, se le nombró dele- 
gado al nuevo Congreso, conspiró para que los 
canadienses le hicieran la guerra a Inglaterra, 
fue uno de los que firmaron la Declaración de 
Independencia de los Estados Unidos, se fue 
al Banco de Inglaterra y pidió que restituyeran 
los fondos que se habían llevado del estado de 
Maryland, acabó siendo juez de la Corte Su- 
prema. 

Salmón Portland Chase, se murió en 1873. 
Abogado, defensor de los esclavos, fundador del 
partido Lil)ertad, senador, dos veces gobernador 
de Ohio, Secretario del Tesoro, regularizó el 
sistema monetario, consolidó el crédito nacional, 
desarrolló el sistema bancario, acabó también 
en juez de la Corte Suprema. ¿Es este el del 
billete de diez mil dólares? 

Séalo o no lo sea, lo que le importará al lec- 
tor es cómo se las arreglan en los estudios para 
sustituir el dinero de los Estados Unidos en 
las escena» en que es preciso mostrarlo. 



Por dos procedimientos; uno por chapas de 
metal y trozos de papel impresos imitando bi- 
lletes. El otro, por medio de monedas y bille- 
tes de gobiernos que ya no existen, de monar- 
quías que se han hecho repúblicas, de antiguos 
estados independientes. En las películas circu- 
lan abundantes billetes de la Rusia imperial. 

Hay un solo momento en que es preciso usar 
moneda verdadera en el cine y es cuando se 
utilizan los teléfonos públicos automáticos que 
funcionan depositando una moneda de cinco 
centavos en una rendija. Al depositar la mo- 
neda suena un timbre. Este sonido es familiar 



a todos los espectadores de cine de los Esta- 
dos Unidos, porque unos más y otros menos, 
todos han utilizado en alguna ocasión el telé- 
fono público. 

Se pensó en sustituir la moneda de cinco 
centavos por una chapa de metal del mismo ta- 
maño, pero, ¡oh realismo del cine!, se observó 
que no sonaba el timbre con la misma intensi- 
dad y exactitud que con la moneda auténtica. 
Desde entonces se hace así, con la moneda real, 
pero el momento de insertarla en el aparato 
telefónico no se ve jamás. Es lo que pudiera 
llamarse, "Escena prohibida, número uno". 



PMSUnTAVr RESPUKl 




Primer Parríifito. — Por lo pronto, con motivo del 
Número Aniversario, mi sección se quedó fuera, de 
modo que celebraremos los consabidos veinte años 
con un mes de retraso, pero no importa. Yo no soy 
tan viejo como varios (no es alusión personal) que 
en CINE-MUNDIAL colaboran. Mi pequeño rincón 
de consultas nació tres años después de fundada la re- 
vista y lo que, de entonces acá he aprendido — que no 
es poco — lo debo menos a mis investigaciones que a la 
buena voluntad de mis lectores. Sin las Preguntas, 
las Respuestas no valdrían un comino. 

Consta que poseo actualmente menos consultantes 
que en los principios de la sección; pero eso me hon- 
ra, porque demuestra que las personas están mucho 
mejor enteradas que cuando yo comencé a darles in- 
formes ... no siempre muy claros. Las palabras se 
las lleva el viento, pero los archivos quedan y el 
de CINE-MUNDIAL es elocuentísimo. 

Hasta que inauguramos este pequeño círculo de 
amistad y socorros mutuos, no existía publicación que 
dedicara sus columnas a aclarar (permítase la hi- 
pérbole) dudas cinematográficas. Ya ha llovido desde 
aquel tiempo y, ahora, lo raro es hallar periódico que 
no tenga su secciocinta por el estilo de la mía. 

Responsorís Amicus, Santiago de Chile. — Vale I Mu- 
chísimas gracias por el envío de ese número de "El 
Mercurio", honra de la prensa hispanoamericana y 
fuente, para mí y para mis colegas, de deleite y de 
instrucción. No tengo (y lo siento) forma en que 
inostrarle cuánto estimo su obsequio. 

H. C. T., Cali, Colombia. — He pasado su " carta a 
persona a la que puede interesarle y quien ya le con- 
testará oportunamente. 

Rancherita Indiscreta, Querétaro, Méjico. — Siempre 
a sus órdenes. Mojica no está enamorado de ninguna 
dama . . . por ahora. Sí son amigos él y Novarro. 
El decidir quién de ambos sea el mejor actor no me 
toca a mí. En efecto, debe haber pasado penas antes 
de llegar a cantante. Entre todos" los divos que usted 
menciona, el que más me agrada es último de su 
lista (no crea que voy a ser tan bobo de poner el 
nombre aquí). Marión Davies es soltera. En el nú- 
mero anterior salieron datos completos. Ignorando 
los nombres en inglés de las películas que usted 
menciona, no sé quiénes colaborarían con Marión en 
las mismas. La prefiero a Norma. 

Zinom, Capital Federal, Brasil. — Puede dirigirse al 
Graíólogo a la misma dirección de esta revista; pero 
si quiere consulta personal por carta, es preciso 
enviar 25 centavos en moneda norteamericana para 
gastos de franqueo y servicio. Gracias por su bella 
postal. 

I..aureano Pinto, Nirgua, Venezuela. — Bacr no tiene 
precisamente contrato . . . excepto cuando se trata 
de pugilismo. Pero recibe correspondencia en los 
talleres de M-G-M. Yo sí he oído hablar de Gibson: 
acaba de divorciarse, o mejor dicho, lo acaban de 
divorciar. Las cintas que ha filmado Weissmullcr 
son las que usted menciona nada más. 

Marcoff, V., San Juan de Puerto Rico. — Muchas 
gracias. Yo sugiero que se envíen las cartas aquí, 
porque por lo menos me consta que hay empeño 
en enviarlas a los artistas; mientras que en Holly- 
wood de donde estoy bien lejos — no me consta nada. 
Kxplíqueme qué "barbarismo" es el del cinc hispano- 
parlantc, a ver si nos ponemos de acuerdo. Y déme 
datos respecto a los articulitos esos. Sí puede hacer 



la demanda, pero sólo en el país de registro. Mae 
West, Arline Judge y Marlene Dietrich tienen más 
o menos la misma estatura: ImSS y el mismo peso: 
51 kilos. De los demás que menciona, lo siento, pero 
no tengo datos. 

Jainerita, Santo Domingo. — ¿De modo que me de- 
claras la guerra? Pues el primer disparo— la can- 
ción que copiaste — por poco me derrota de una vez. 
Pero me resucitó que rae dijeras que tienes la tez 
morena y los ojos verdes. Y me leí tu carta de cabo 
a rabo (el rabo por lo del "cielo y el infierno") de 
modo que me siento mucho mejor que antes. ¿Por 
qué no me mandas un retrato tuyo en tu yegua 
favorita? 

El Zorro, Barranquilla, Colombia.— Ni Billie Dove ni 
Norma Shearer dicen su edad (ya sabe usted cómo 
son las damas en eso de revelar los años que a 

cuestas llevan) pero ambas rondan por los trienta, 
cuando menos. Para adquirir "Santa", diríjase uste.d 
a su autor, Federico Gamboa, en la Academia Mexi- 
cana de la Lengua, México, D. F. En cuanto a 
"Hell's Angels", de protagonistas hicieron Ben Lyon, 
James Hall, Jean Harlow, Jane Winton y John 
Darrow. 

Celmes Soquita, Rio de Janeiro. — Encantado de leer 
su carta. Nuestras opiniones son sinceras. La prueba 
es que el público casi siempre las confirma, ya con 
aplauso, ya con silbas. Pero la producción española 
es algo "peliagudo" (no sé cómo dirán eso ustedes 
en portugués). Ana María Custodio está en España, 
trabajando como actriz de teatro. Mojica dice que 
se retira definitivamente, pero yo tengo mis dudas. 
Gracias por comunicarme que su "patricio" Roulien 
apareció en un pequeño papel con Barrymore en 
"State Attorney". Se lo comunico a "Chandú" de 
Santo Domingo. A sus órdenes. 

Guanina, ¿Nueva York? ¿Puerto Rico? — j Dónde 
estás? Dondes estés, feliz año nuevo. Fredric March 
tiene hechas estas cintas: "Jealousy", "The Mar- 
riage Playgtound", "Footlights and Fools", "Paris 
Bound", "The Studio Murder Case", "Ladies Love 
Brutes", "Paramount on Parade", "Sarah and Son", 
"True to the Navy", "Manslaughter", "Laughter", 
"The Royal Family", Honor Among Lovers", Night 
Ángel", "My Sin", "Dr. Jekyll and Mr. Hyde", 
"Strangers in Love", "The Affairs of Cellini", con 
Constance Bennett y "We Live Again", con Anna 
Sten. En cuanto a Gary Cooper, la última, con 
Shirley Temple y Carole Lombard, se llama "Now 
and Forever" y las anteriores hasta 1929 (porque la 
lista es larguísima) "Betrayal", "The Virginian", 
"Seven Days Leave", "Only the Brave", "Morocco" 
y "His Woman". Espero tu carta. 

Gog II, Barranquilla, Colombia. — Sí hay los núme- 
ros que usted pide, pero no sueltos, sino empastados. 
"Dcvil D'ancer" es de marca United Artists y se es- 
trenó en 1927. En ella figuraron, en primer lugar, 
Gílda Gray y además Clive Brook, Anna May Wong 
y Albert Conti. En cuanto a "After Midnight", es 
de marca Selznick y de 1921: no tengo el renartn 
respectivo. Lo siento de veras. 

Tupan, Río de Janeiro, Brasil. — Joan Blondell si es 
(le Nueva York, pero no revela su edad. Acaba de 
(lar a luz un bebe, en Hollywood. No sé su dirección 
|)arllcular. La última cinta que filmó fué "Dames". 
Si se dirige usted a Warner Brothers, 321 West 44th 
.Street, le enviarán el retrato de Kay Francis. No 
sé de ninguna estrella filatelista, pero debe haberlas 
[Reciben tantas cartas I 



P 4 g i n a 140 



Cine-Mundial 



dori, Newark. — El Director me pasó su carta. La 
cifra que usted da es un quintillón de acuerdo con el 
sistema inglés, pero el sistema francés requiere 18 
ceros después del uno para expresar la misma can- 
tidad. En números romanos, MD es simplemente 
mil quinientos. 

Horthensia, Honduras. — Voy a complacerte con mu- 
cho gusto influyendo para que salga Helen Mack en 
retrato grande. Quizá ya haya salido a estas horas. 
No he dado datos de Helen por la sencilla razón de 
que no los tengo: ignoro su edad, su estatura, sus 
detalles fisonómicos. Lo ignoro lay! todo. Perdó- 
name tú en su nombre. Si tanto te le pareces ¿ para 
qué necesitas el informe? En la traición de que has 
sido víctima de nada puede servirte mi consejo. 
Mejor pídelo a M. de Z., que los distribuye como 
si fueran confites. 

Blanca de Lara, Méjico. — jQué es eso de que yo 

padezco reumatismo? Tú estás empeñada en cubrir- 
me de alifafes. Pues no señor. Mis males son del 
espíritu. Y eso de que las nevadas traigan reuma 
es un camelo. También niego tener 50 años. ¿ Pero 
qué te has creído? A los 45 me retiro, o antes. Te 
doy mi palabra de honor. No queda pendiente "Won- 
der Bar": Ricardo Cortez y Dolores del Río son los 
actores pripcipales. ¿No te lo dije? No sacamos 
reseña de "Tarzan and His Mate" porque no la vimos 
ninguno en esta casa. De acuerdo en lo de la estu- 
pidez de la censura. Y sí adivino todo lo que me 
mandas. 

José V., Habana. — No sé cuánto gane exactamente 
Montgomery, pero ya serán mas de 500 dólares. Sí 
es Fred Astaire considerado como el mejor bailarín 
de este país en la actualidad. Colman es cuarentón. 
La dirección de Samuel Goldwyn es 729 Seventh 
Avenue, Nueva York. En quién sea la mejor artista 
y el mejor actor de cine no me meto. Las opiniones 
resultan variadísimas. 

H. A. A., Río de Janeiro. — Muchas gracias por su 
extraordinaria carta, tan atractivamente presentada. 
Deploro no poder complacerlo en lo que me pide. 
No puedo servir de intermediario. 

Nana, Cartago, Costa Rica. — El que ha quedado 
mal es el correo. No me culpes a mí. No he reci- 
bido nada. Conste. ¿Por qué no mandas el retrato 
al jefe de redacción directamente ? 

Bebo Club, el Hispano, Manzanillo, Cuba. — Pues yo 

tampoco he vuelto a ver, ni a oír hablar de Alice. 
Y lo que es peor, no tengo ni la más ligera idea de 
los antecedentes de Charlotte Henry, aunque la co- 
nozco bien: es pequeña, rubia y con aire de inocen- 
cia y . . . todavía no ha vuelto a hacer otra pelí- 
cula, pero indudablemente que en Paramount recibe 
correspondencia. Es menor de edad. 

Segundo Parrafito dé CamagUey. — Nada sé perso- 
nalmente de Roberto Rey desde que estuvimos juntos 
en una cena, hace año y pico. Indudablemente que 
continuará, en España, dedicado al teatro donde tanta 
popularidad tenía hasta que se dedicó al cine. Nove- 
lizamos los argumentos cuando el asunto se presta, 
que no es siempre (como usted, con su natural agu- 
deza, habrá podido notar). En los dos números an- 
teriores apareció material del que usted prefiere. Joan 
Crawford rio tuvo ningún hijo de Fairbanks, ni de 
nadie. Pues sí se divorció Glenda. Siento no ha- 
berlo dicho oportunamente. ¡Es tan difícil llevar 
la cuenta del estado conyugal de las estrellas! Walter 
Houston está, temporalmente, retirado del cine por 
su trabajo en el teatro; pero afirmo que volverá al 
lienzo: así me lo aseguró personalmente. Ralph y 
Frank Morgan no son hermanos ... ni parientes. 
El segundo es cincuentón. Gracias por sus felici- 
taciones, que retorno. Sin nombre en inglés, no pue- 
do dar los repartos. En "Román Scandals" los acto- 
res principales fueron Eddie Cantor y Gloria Stuart. 

Abreicadabra, Santo Domingo. — jDe modo que a 
usted le basta un mes para pasar de la adoración 
al desprecio? jAh, qué tiempos, como diría Guaítsel! 
Ida Lupino es inglesita, no ha hecho hasta ahor.i 
gran cosa en los talleres de Hollywood y la última 
vez que la vi estaba más linda que un ángel. Dick 
Powell sí es yanqui. Pero Guaitsel no es argentino. 
(Esto parece un párrafo del Manual para Aprender 
Idiomas Extranjeros.) Cada uno pone las direcciones 
de los artistas en la forma más práctica. Yo pre- 
fiero dar las de Nueva York (donde tengo relaciones 
para reclamar si se pierden las cartas y desde donde 
se contrata y paga a los actores y actrices) y no las 
de Hollywood, donde todo puede pasar. 

Curioso Imipertinente, Habana. — Aunque no conozco 
a Franceska Gaal, desde que leí la descripción que 
usted hace deseo conocerla. Pero se olvidó usted de 
darme el _ nombre de la película en que salió. Le 
agradeceré que me comunique este dato. Sí vi, en 
cambio la cinta en que trabaja Ann Neagle, que 
está de rechupete. Si le gusta Anna Sten, no deje 
de admirarla en "We Live Again", donde trabaja 
mejor que nunca ... y mejor que otras personas 
a quienes ni remotamente puedo aludir desde estas 
límpidas columnas. 

Una Canaria, Santa Cruz de Tenerife. — La mejor de 
las revistas que a usted le interesan es, a mi juicio, 
"Vogue" cuya dirección es "Graybar Building, Nueva 
York". Hay también "Pictorial Review", 222 West 
39th Street. A las órdenes de usted siempre. 

Puntos Suspensivos. — Se me quedan por contestar 
lo menos diez cartas, cuyos firmantes tendrán que 
aguardar a la edición próxima, porque — contra mi 
costumbre — me he retrasado lamentablemente en la 
correspondencia de este mes. 



¡''Desfile de Estrellas''! 




(Foto iraf.ount) 



¿Dónde vas, Shirley Temple, tan linda? 
¿Dónde vas tan de prisa. Le Roy? 

"Voy al puesto que queda en la esquina, 
pues de venta se ha puesto allí hoy 
el gran álbum "DESFILE DE ESTRELLAS'!" 
"Yo también voy por él pues jamás 
hemos visto una cosa tan bella 
como el Álbum de Cine-Mundial!" 



Bien hacen Shirley y Le Roy en irse en coche y corriendo, porque 
"DESFILE DE ESTRELLAS" se venderá como pan bendito. 

Todos sus favoritos de la pantalla, los más destacados 
entre los astros del cine contennporáneo, aparecen en 
este volumen que está de venta ... y 

A PRECIO POPULAR 

pues se vende al mismo precio de la edición corriente 
de Cine-Mundial. 

Un álbum completo, con retratos e interesantes biografías 
cortas de cuarenta y ocho estrellas, y cubierta a todo color 

AL PRECIO DE UN MACAZINE 

De venta en los puestos, cinemas, librerías y 
almacenes de todas partes. 



W 



DESFILE DE ESTRELLAS" 

EL ÁLBUM DE CINE-MUNDIAL 



Febrero, 1935 



Página 141" 



Los Estrenos... 

{Viene de la página 88) 

para dar zancadilla al amante y enamorarse 
de su legitimo consorte. Y eso es todo. 

Me agradaría saber qué impresión hacen en 
nuestros países películas como ésta, que queden 
muy bien en inglés, pero cuya intensidad 
dramática depende del diálogo . . . intraducibie. 

En esta cinta. Greta se ve much más atrac- 
tiva — aunque también bastante más flaca — que 
en otras anteriores. Sus trajes, por de contado, 
de una elegancia y de un exotismo vanguar- 
distas. Su inglés, por mejor enunciado, más 
efectista en las escenas difíciles. Su inter- 
pretación, sin falla. Los otros, sólo así así. 
— Ariza. 

"El Cantante de Ñapóles" 
(Warner Brothers) 

r ELICULA en castellano, bien 
hablada, bien cantada, bien Interpretada y con 
una trama que mantiene al espectador entre- 
tenido y, a veces, emocionado desde el principio 
hasta el epílogo. 



El argumento se desarrolla al derredor de la 
vida del hijo de un herrero (dispense el lector 
lo de erre con erre) que, contra viento y marea, 
se empeña en ser cantante famoso y, a la postre, 
lo logra: en el último acto es la primera fígura 
de la Scala de Milán. 

La producción está a cien codos por encima 
de la primera que filmó esta misma compañía 
a base de la voz de Enrico Caruso, hijo, ^ue 
esta vez también se revela como actor de facul- 
tades y de promesa. 

Aunque todos los colaboradores trabajan con 
amor y bien identificados con sus respectivos 
papeles, descuella Antonio Vidal, que personi- 
fica a un maestro de canto impecablemente. 
Conviene decirlo porque ocuire muy raras veces 
en las películas que se hacen en nuestro idioma: 
Vidal no tiene que envidiar nada en maestría 
y naturalidad a ninguno de ¡os grandes carac- 
terísticos de la escena norteamericana. 

También se luce mi amiga del alma Mona 
Maris — se luce más que en las otras cintas en 
que hasta la fecha ha figurado. 

En decoraciones y presentación, el fotodrama 
se halla a la altura a que nos tienen acostum- 
brados los producidos en inglés en Hollywood, 
y hay múltiples escenas cómicas, realmente có- 
micas, que es otra rareza cuando de filmación 



NOTAS FILATÉLICAS 



K| O cabe duda que aumenta a diario el interés 
^ en coleccionar sellos, si ha de medirse por 
la mayor suma de ventas. Estas suben, según 
informa la agencia filatélica adscrita al De- 
partamento Postal de Washington, en los Esta- 
dos Unidos, agencia que fue establecida por el 
gobierno para beneficio de los coleccionadores 
de sellos y cuya misión es suministrar los de 
nueva emisión norteamericana. 

Durante los tres meses anteriores al mes de 
septiembre del año pasado, se vendió el doble 
que en el período correspondiente a 1933. 

I I NA de las exposiciones internacionales de 
filatelia más importantes del mundo se cele- 
brará en Nueva York del 16 al 24 de mayo en 
el Gran Central Palace de esta ciudad, y ocu- 
pará dos pisos enteros del magno edificio. 

pARA celebrar el cuarto centenario de la 
fundación de Lima, Perú va a emitir siete 
nuevos sellos postales aéreos en valores de cinco 
a diez centavos. 

CHILE, por su parte, ha añadido cuatro nue- 
vos sellos a su serie de correspondencia 
aérea, de 20, 30, 40 y 50 pesos chilenos. 

ECUADOR, para allegar fondos destinados 
a la erección de un edificio dedicado a 
Correos y Telégrafos, acaba de emitir un nuevo 
sello de dos centavos, verde y de atractivo 
diseño: un símbolo de electricidad y de tele- 



grafía que, con la firma de la empresa, se 
grabó en los talleres de Harrison & Sons. 
Agradecemos al Sr. César M. Carcelén Martí- 
nez, de Guayaquil, el envío de varios de estos 
sellos de muestra. 

BRASIL, con motivo del cuarto centenario del 
cimiento de Anchieta, emitirá cuatro sellos 
postales cuyo valor es, respectivamente, de 200 
reís, pardos; de 300, violeta; de 500, azul y de 
mil, verde. En total se grabaron 300.000 de 
tales sellos. El diseño muestra al apóstol bra- 
sileño de perfil, llevando una cruz. Por en- 
cima, va el nombre, "Anchieta", y, por debajo 
las fechas 1634 y 1934. 

I AS láminas para la impresión de los sellos 
^ mejicanos "Pro-Universidad" fueron destrui- 
das oficialmente y en presencia de testigos el 7 
de septiembre próximo pasado. Sólo 1.500 se- 
llos de alto precio (20 pesos) se emitieron para 
esta serie de franqueo postal aéreo, y sólo mil 
de diez pesos para el franqueo ordinario. 

A CABA de terminarse en Washington la 
'» emisión filipina que sera puesta en venta 
in dichas islas este mes. Pocas más hermosas 
han sido grabadas en la Oficina de Impresión 
y Grabado de este país. Dichos sellos tienen 
dos formas distintas: vertical y horizontal. 
Diez de los valores son en centavos y cuatro en 
pesos. 



SELLOS DE CORREO AEREO 

El grupo más fascinador en la Filatélica 

Ofrecemos a los coleccionistas interesados el 
mejor surtido en el mundo a precios sin competencia. 

Atendemos manco-listas. Nuestra lista de precios 
U enviamos gratia a quien la solicite. 

No hacenoos canjes. 

NICOLÁS SANABRIA. INC. 
17 E. 42nd St., New York, N. Y., U. S. A. 



ESPECIALISTAS EN SELLOS 
DE CORREO AEREO 

Compramos, vendemos; catalogamos y montamos co- 
lecciones de sellos de correo aéreo — Emisiones , viejas 
y de las más recientes siempre disponibles. Pida lista 
de precios a: 

EMIL BRUECHIG 

522 FIFTH AVENUE, NEW YORK, U. S. A. 



hispanoparlante se trata. 

En pocas palabras, que de veras me gustó 
"El Cantante de Ñapóles" y que lo recomiendo 
por los cuatro costados. — Guaitsel. 

( 

"Flírtation Walk" 
(Warner Brothers) 

Los cadetes de West Point, la 
gran academia militar de donde sale la oficiali- 
dad del ejército americano, en todo su román- 
tico apogeo. Como espectáculo musical diver- 
tido y fastuoso, "Flírtation Walk" es de lo 
mejor que ha producido la Warner, especialista 
en esta clase de películas. Pat O'Brien, como 
siempre, hace una caracterización perfecta; 
Dick Powell se atreve con un papel cómico del 
que sale airoso . . . contra lo que era de pre- 
sumir entre quienes lo habían visto actuar 
antes; y Ruby Keeler, discreta y dentro de las 
exigencias de la protagonista . . . hasta que 
al director se le ocurre inducirla a cantar. Y 
entonces ... el lector me va a permitir que 
me abstenga de comentarios. Por fortuna sólo 
canta un airecito insignificante. 

Lujo, a derroche, como de costumbre en las 
producciones de esta clase y de esta marca. 
Las coraplicades evoluciones militares de los 
jóvenes de uniforme contrastan con las no 
menos enredadas de las chicas del coro. 

Hay, además, escenas en Honolulú, en China, 
en todas partes. Para halago de la vista, no 
se puede pedir más. — Ariza. 

"The President Vanishes" 
(Paramount) 



u. 



(NA de esas cintas tendenciosa! 
a las cuales se ha aludido varias veces en las 
columnas de CINE-MUNDIAL y que no hu- 
biera sido posible filmar antes de que míster 
Roosevelt se encargara del poder hace un par 
de años. El argumento es una serie de pedra- 
das cinematográficas a los conservadores, a los 
fabricantes de pertrechos de guerra, a los ban- 
queros, a los fascistas, a los grandes indus- 
triales y, en fin, a todos esos elementos que, 
hasta ayer, inspiraban reverencia ne los Esta- 
dos Unidos. 

Como el tema, y sobre todo la forma en que 
se desarrolla, es puramente norteamericano y 
localísimo, es dudoso que esta película se exhiba 
por los países de habla española. 

Pero no vaya a figurarse el lector que se 
trata de una producción de propaganda como 
hay tantas, porque ésta no tiene nada de soño- 
lienta, sino por el contrario: despierta y man- 
tiene verdadero interés, al menos entre el público 
de por acá. 

Ninguna de las grandes estrellas del cine 
figura en el reparto. Todos son segundones, 
pero todos laboran bien. — Ariza. 



Si los que escribieron y firmaron el tratado 
de Montevideo en la última Conferencia Pana- 
mericana leyeran la novela de Juan Carlos 
Moreno, llamarían a otra conferencia para po- 
ner coto a la ruinosa falta de previsión que 
caracteriza la educación y "preparación" de 
nuestras mujeres para la vida moderna, y los 
múltiples abismos que la rodean cuando aban- 
dona las aulas con el rompecabezas de sus "co- 
nocimientos" desorientados. 

Y ahora, Juan Carlos Moreno, venga otro 
libro! — J. C. de la Fuente. 



Página 142 



C I n • . M u n d í a I 




INOS hoy, hombres mañana. Ahora bien, siempre 
verá uno asi al "rey de la casa," si de él se toman foto- 
grafías. La Película Verichrome Kodak proporciona 
instantáneas brillantes, con expresión y vida. Sí: a 
pesar de los pequeños errores, muy humanos, que se 
cometan al calcular la exposición. A más de su "latitud" 
o margen de sensibilidad que parece entendiera al afi- 
cionado, la Verichrome lleva dos capas de emulsión: 
una rápida, para cuando la luz es mala, lenta la otra, 
para proteger contra sol intenso. 

Por eso la "Verichrome toma 'fotos' que fallarían 
con películas ordinarias." ¿Por qué arriesgarse? Pídase 
Verichrome por su nombre. 






La Vertebróme 
se puede identi- 
ficar por la caja amañlla con 
borde a cuadros negros y rojos, 
símbolo de buenas fotografías. 



EASTMAN KODAK COMPANY, Rochester, N. Y., E. U. A. 

Kodak Argentina, Ltda., 434 Paso 438, Buenos Aires; Kodak Brasilelra, Ltd., Calxa Postal 849, Rio de Janeiro-, Kodak Clolombiana, Ltd., Apartado 834, Barran- 
quilla; Kodak Cubana, Ltd., Zenea 236, Habana; Kodak Chilena, Ltd., Casilla 2797, Santiago; Kodak Mexicana, Ltd., San Jerónimo 24, México, D. F.; 
Kodak Panamá, Ltd., P.O. Box 5027, Ancón, Zona del Canal; Kodak Peruana, Ltd., Divorciadas 6.S0, Lima; Kodak Philippines, Ltd., Dasmarlñas 434, 

Manila; Kodak Uruguaya, Ltd., Colunia 1222, Montevideo. 




Para el desarrollo infantil, Kellogg's Corn 
Flakes es el alimento ideal — como desayuno, 
almuerzo o cena. No hay que cocerlo. Se sirve 
con leche fría. Satisface, es fácil de digerir, 
y tiene la riqueza nutritiva de dos alimentos 
naturales tan sanos como el maíz y la leche. 
Los pequeñuelos comen Kellogg's Corn Flakes 
sin hacerse de rogar. ¡Es una delicia para 
ellos triturar en la boca las suaves, doradas 
y crujientes hojuelas de maíz, tan exquisita- 
mente tostadas! 

¡Kellogg's Corn Flakes es el gran favorito de 
chicos y grandes! ¡S¡empi*e tan fresco como 
salido del horno de tostar, dentro de su bolso 
interior, hermético CERA-CERRADO. Dé 
gusto a su familia. ¡Sírvalo hoy! 



Exija el legítimo Kellogg's 
Corn Flakes. Su proveedor de 
comestibles lo tiene — en su pa- 
quete verde y rojo. 



IrCORN FLAKES 



OMF 



MARZO 
1935 





INA neuralgia, un dolor de cabeza, una jaqueca, o cual- 
quier otro malestar, no es motivo para dejar de asistir a una 
fiesta. No es razón para perder unas horas de afegría. 

dPero qué hacer en un caso semejante? Pues tomar una 
dosis de CAFIASPIRINA. En pocos minutos este famoso pro- 
ducto hace desaparecer cualquier dolor o malestar. Al mis- 
mo tiempo reanima las fuerzas y levanta el espíritu. Y lo que 
es de gran importancia también, nunca trastorna el organismo. 



(gFI/ISPIRIM 

el producto de confianza 
contra los dolores y malestares 



BAYER 



Jí!!¡!:í::';íi. 




El 



I^HILCO 

1935 

¡INCOMPARABLE DE TONO! 
¡SIN RIVAL EN CALIDAD! 

CON carta blanca para gastar en sus investigaciones, los ingenieros de 
Philco pudieron, después de larga labor, perfeccionar una naturali- 
dad de tono incomparable en los dominios radiofónicos. 
Sea cual fuere el modelo que usted elija, cada Philco es una obra 
maestra — elegantísima de aspecto y a un precio cuya moderación sólo su 
enorme producción justifica. 

De los cuatro ámbitos de la tierra vendrán a usted, con el Philco, las 
radiodifusiones internacionales . . . con la misma claridad con que las 
escucharía ahí mismo, en la estación difusora. 

Compre un Philco de 1935 y tendrá el Radio de Hoy y de Mañana. 
A Través del Mar o a Través de la Calle . . . para el Philco es igual. 

Modelos ilustrados aquí: I6B, el mejor de los "Baby Grands," de 13 a 555 metros 
(540 a 23,000 kilociclos); 45C. Su alcance es de 25-71 y de 174-555 metros (540 a 
1720 kilociclos — 4.2 a 12 megaciclos) Corriente Alterna solamente. — 66S, con un 
alcance de 19-54 y 174-555 metros (540 a 1720 kilociclos y 5.5 a 15.5 megaciclos). 

¡Escuche en su Radio PHILCO los programas de la estación EAQ de 
Madrid, en España! (9.87 en el cuadrante de PHILCO.) 

PHILCO RADIO and TELEVISIÓN CORP., Departamento de Exportación 

AMERICAN STEEL EXPORT COMPANY, Inc., 347 Madison Ave., Nueva York, E. U. A. 




66S 



Dirección Cablegráfica: "AMSTA," New York 



Marzo, 1935 



Página 147 



FEB -7 iy^3 



©CIB 253349 CA^ 






Arciga, Málaga, E^pañei. — Persona consciente de sus 
actos, que jamás hace nada a tontas y a locas, sino 
meditadamente y por reflexión. Tiene ideas originales 
y fuertes convicciones. Carácter bondadoso y fácil- 
mente adaptable a las circunstancias. Decidido para 
resolver rápidamente cualquier problema y muy buen 
mediador en toda clase de disputas. 

Negrita cJiilena, Valparaíso, Chile. — Es buena 
observadora y obra siempre con un gran espíritu de 
justicia. Tiene iniciativas y pone en todo lo que hace 
un verdadero entusiasmo. Es idealista, pero sin 
perder nunca la cabeza, y sabe mantener sus emo- 
ciones en el justo medio de la lógica. Muy afectuosa 
y de gran corazón, no puede ver lástimas a su lado. 
La otra letra denota un carácter franco y noble, un 
poco primitivo, pero de muy sinceros sentimientos, 
alegre y sencilla 

"Peüacio V. S. N.", Barbamarca, Perú. — Carácter 
pacifico, agilidad física, persona amante de la vida al 
aire libre. Mentalidad alerta e ingeniosa, pero falto 
de habilidad para ejecutar aquello que planea al pare- 
cer con seguridades de éxito. Tiene ideas perfecta- 
mente definidas sobre las cosas; pero, si se le discute 
con fundamento su punto de vista, cede fácilmente y 
sin oponer resitencia a la razón. 

Azucena, Morón, Cuba. — Su temperamento es tierno 
y apasionado, capaz de grandes afectos y también de 
grandes odios. Le encanta la vida social y desearía 
viajar y conocer tierras y personas nuevas. Ama la 
lectura y la música y tiene una potente personalidad. 
La otra letra es la de una persona sencilla, cuyas 
mayores ambiciones se cifran en la vida del hogar 
Aunque parece opuesto en sus gustos a usted, no 
dejarán de formar una pareja ideal, ya que las con- 
diciones básicas de su carácter son las mismas, en 
lo que a seriedad y moralidad se refiere. 

Contador, México City, México. — Persona de orden 
y tacto, de carácter serio en las cuestiones de negocios, 
pero muy afectuoso en la intimidad. Su talento 
natural y su preparación le capacitan para el éxito 
en la vida y para el disfrute de una posición envidiable 
y merecida. De temperamento sensible, se siente 
lastimado fácilmente con el menor desaire o insinua- 
ción, pero no guarda rencor y es incapaz de ofender 
a nadie por su parte. 

"Chata," México. — Carácter vivo y a veces irritable 
y sarcástica cuando se halla enojada. Como es usted 
plenamente feliz en su hogar, sus enojos no suelen 
durar mucho y vuelve pronto a la calma y a la sereni- 
dad de su diáfano vivir. Es ambiciosa y desea para 
lot (uyot el mayor bienestar posible, alentando con el 
ejemplo y las palabras a las personas que dependen 
de su consejo y ayuda, siempre eficaces. 

C. K., San Germán, Cuba. — Es usted una criatura 
llena de gracia y de vida, pero desorientada por com- 
pleto. No se dedique a escribir argumentos y déjese 
de literatura. Vaya al cine, diviértase y discuta de 
películas con su amigo el empresario. Es decir, pase 
el rato lo mejor posible, pero sin dedicarse a escribir 
como pasatiempo. No la escribo a mano como me 
pide porque esto no es posible. Su carácter está 
todavía en formación. Hoy es usted una muchacha 
alegre, un poco romántica y con muchos pajarillos en 
la cabeza. Es inteligente y viva, y cuando pasen dos 
o tres años será una mujercita deliciosa de hogar. 



Golondrina de vuelo trashumante, Guatemala. — 

Carácter contradictorio y un tanto pesimista. Pre- 
domina en usted la franqueza y no vacila nunca en 
expresar libremente sus opiniones, sean éstas las que 
fueren. No sabe guardar secretos y tiene poco tacto 
en las relaciones sociales, lo que a veces le ocasiona 
molestias y contrariedades. Su misma sinceridad no 
se toma bien con frecuencia y se supone que hay en 
usted un deseo de molestar a la gente, cuando en 
realidad no es así. 

Muchachita, Guatemala. — Carácter impaciente y dis- 
cutidor. Tiene el afán de salirse siempre con la suya 
y cuando le obceca no atiende a razones. Usted no 
ha nacido para obedecer, sino para mandar. Todo lo 
que sea sentir responsabilidades le encanta, y no 
podrá jamás depender de nadie, sino sentir que los 
demás dependen de usted. 

Incomprendido, Miraflores, Perú. — No está usted 
mal orientado en la vida, pues su característica más 
acentuada es la tenacidad, gracias a la cual puede y 
sabe controlar su temperamento apasionado en todas 
los órdenes. Es, más que observador, analítico, y 
como su mentalidad es la que domina, no solamente 
puede gobernarse a si mismo sino a los demás, ganán- 
dose el respeto de la gente. No le satisfacen las 
amistades banales, sino las de personas de cultura y 
refinamiento. Y aunque en la actualidad no se halla 
todavía bien establecido en la vida, por su extrema 
juventud, usted es de las personas nacidas para triun- 
far en un alto medio. 



Violetita Uenstiada, Esmeraldas, Ecuador. — Es usted 
visionaria e impráctica. Su espíritu vaga siempre por 
esferas imaginativas creando planes ilusorios. Tiene 
tendencias literarias y de acuerdo con ellas habla y 
se expresa con fluidez un poco retórica. Un senti- 
miento de honor y de justicia gobierna siempre todas 
sus acciones. 



Marco Antonio, Manila, Islas Filipinas. — Tiene usted 
un gran poder creativo combinado con energía y 
tenacidad sorprendentes, que le harán llegar muy alto. 
Personalidad magnética, gran entusiasmo para el 
trabajo, confianza en si mismo y seguridad en las 
propias ideas. No sólo "no cojea usted de ningún 
pié, sino que por el contrario pisa muy firme. Es 
tal vez egoísta, pero con egoísmo justificado que se 
basa en la convicción de que lo que hace es necesario 
para el propio bienestar, que nadie más que usted 
habría de proporcionarle. 

C C Guayaquil, Ecuador. — Si el carácter de su 
letra no me lo dijera, la elección de su pseudónimo — 
que me resisto a escribir — me demostraría que es 
usted una persona de gustos vulgares, en la que 
predomina el sentimiento material y grosero. No 
conoce usted delicadezas y es rudo en su trato, en el 
que no sabe guardar consideraciones ni respetos. Es 
trabajador y honrado, como compensación indudable- 
mente a las desagradables características que acabo 
de enumerarle. 



España, madre de dos mundos. Valencia, España. — 

Excelente pendolista, es cierto . . . pero nada más. 
Muchas letras diversas salen de su mano, pero muy 
pocas ideas de su cabeza. Ese es usted. O eso es, 
por lo menos, lo que dicen las 32 muestras de su cali- 
grafía, con rara unanimidad. No es generoso, ni fiel, 
ni reflexivo, ni estudioso, ni reservado, ni razonable. 



ni valiente, ni religioso. Tiene dominio de si mismOj 
es flemático, vanidoso, despectivo e indiferente. No 
tiene valor moral ni intelectual alguno, aunque su 
carácter e.s simpático y es lo que generalmente se 
llama un "buen muchacho". Usted verá si he acer- 
tado. Y conste que no he tenido que tomar fósforo, 
ni ponerme la lupa para descubrirle. 

Margarita, Montevideo, Uruguay.— No es usted nada 
cursi. Es sensitiva y con un espíritu refinado y un 
temperamento artístico de primer orden. Está usted 
enamorada de la vida y le atrae todo lo que es bello. 
Podria decirse que es la poesía viviente. Es mujer 
moderna con el espíritu abierto a todos los adelantos 
y a todas las ideas, y ama del pasado todo lo que en 
el pasado representó el máximun de civilización. 

Magxia, Morón, Cuba. — Temperamento pacifico y 
reservado, a pesar de lo cual tiene el don de hacer 
amigos que la respetan y la quieren. Es particular- 
mente metódica y muy cuidadosa de los pequeños 
detalles. Toma gran interés en el bienestar de las 
personas que la rodean y se preocupa de que todo 
marche en orden a su alrededor. 

Una joven vieja. Habana, Cuba. — Carácter luchador 
y tenaz, que si fracasa en la linea de conducta que 
se ha trazado, no desmayará por eso y probará otra, 
hasta encontrar el éxito. Es usted de las personas 
que luchan sin descanso hasta conseguir lo que desea. 
Ya lo creo que sirve para el estudio, y en la carrera 
de leyes haría un magnífico papel, no tanto dedicada 
a la criminología, como a los asuntos civiles. Es de 
carácter alegre y optimista, muy despierta y muy 
comprensiva. 



Tupan, Rio de Janeiro, Brasil. — Memoria retentiva y 
juicio excelente, son las características principales que 
se revelan en su grafologia. Tiene grandes ideales y 
un sentido de honor y de justicia Kobiema todas sus 
acciones. Jamás falta a una promesa, ni deja de 
cumplir un deber, aunque esto no quiere decir que no 
sea jaranero, de jovial disposición y con un gran afán 
de divertirse cuanto puede. 



L. M., Philadelphia, Estados Unidos. — No sólo no me 
molesta con su carta, sino que tengo mucho gusto en 
contestarle. Ignoro la dirección de "Benjamina," 
porque generalmente los lectores de esta sección me 
escriben con un pseudónimo, sin enviar su dirección. 
Pero si usted quiere cambiar correspondencia para 
perfeccionar su español, escriba al Instituto de las 
Españas, 435 West n7th Street, New York City, que 
tiene_ un departamento de Intercambio de Correspon- 
dencia y le podrán dar direcciones de muchachas 
españolas e hispanoamericanas, que le ayudarán en 
sus deseos. Su carta está muy bien y su español es 
casi correcto. Le felicito por ejlo y le aliento a que 
siga estudiando con afán. 



Tony, Panamá — Lo que le ocurre, casi con certeza, 
es que necesita usar lentes. Hágase ver por un ocu- 
lista bueno y no dudo que con la ayuda de los cristales 
que necesite encontrará una mejoría segura en su 
cerebro. La falta de lentes, cuando se necesitan, 
ocasiona trastornos rarísimos. Cualquier curso de 
Cultura Física que usted siga le será provechoso, 
siempre que lo comience bajo las indicaciones de un 
profesor que atienda a las más perentorias necesidades 
de su organismo. 



Ego Sum, Cochabamba, Perú.— Diríjase a la "Ameri- 
can Record Corporation", 1776 Broadway, New York 
City, o a la "Sound Apparatus Co.", 400 East 81st 
Street, New York City, que le darán los datos que 
desea y que yo ignoro. Los derechos teatrales son 
distintos en cada país, pero todo autor cobra legal- 
mente derechos en todas partes. 

Esposa coqueta, Caracas.— La misma dirección an- 
terior es la que usted necesita para resolver el pro- 
blema que la preocupa y que siendo tan joven no 
creo que sea tan serio como usted supone. No me 
parece mal su coquetería. 



CINE-MUNDIAL 

Revista Mensual Ilustrada 



Esta revista circula en todo el mundo, a los siguientes precios: 

El Ejemplar: 

I5c 



Centro y Sur América. República Domi- 
nicana, Cuba, Filipinas y Estados Unidos 



Subscripción: 

1 año $1.50 

2 años $2.50 
Moneda de EE. UU. o su equivalente 



D, w- i~ ' r^ í En la República Mexicana Plata . $0.50 1 año JIS 00 

irector: F. Garca Ortega En España y Colonias Pesetas . jlisO 1 año P 15.00 

Ui. J o J -í r • I A • f^" Puerto Rico Dólar $0.10 1 año $100 

Jefe de Redacción: Francisco J. Ama En el resto del mundo Dólar $0.20 1 año : : «ioo 

Gerente de Anuncios: William J. Reilly ^ ^=^ 

CINE-MUNDIAL. 516 Rf+h Avenue, New York 

AGENTES EN TODAS PARTES. OFICINAS AUTORIZADAS EN 
Argentina Lima, 461, Buenos Aires 

voi. XX MARZO, 1935 Núm. 3 cZ':::::::;;;;::;;::;;;;;; ;;;:;:;::;::;;:::;°"°"^"'' 'l!;;,^ V'llun^ 

México Avenida Madero 29, México, D.F. 

^^^^ España Apartado 366, Bilbao 

Kntered as second-class mattcr Octobtr 7th, 1920. at the Post OflFicc at New York, N. Y., undcr the Act of March 3rd, 1879.— March. 19.3.S, Vol XX No 3 — 
A m^/ntlily piiWi.hrd by Chalm«-8 Publishing Company at 516 Fifth Avenue, New York, N. Y.— F. García Ortega, President; Alfred J. Chalmers, Vice-Presidcnt • 

Krvín r. líall, Secrctary and Trc.Tsurer.— Subscription Price: $1.50— Singlo Copy, 15 cenU. 



P Á g i n fl 14 8 



Cine-Mundial 



PLUMA MÁGICA-ESCRIBE DE DOS MODOS 



La revolucionaria Parker Vacu- 
matic, con su punta reversible 
de platino, oro e iridio, trans- 
forma la escritura de una pesa- 
dilla en un placer — contiene 
102% más de tinta, sin aumento 
en su tamaño — Ud. puede ver 
cuando llenarla a través de sus 
rutilantes anillos de perla y 
azabache — es una regia pluma 
como regalo o para uso propio. 




MILES de personas están reempla- 
zando sus viejas plumas-fuente 
con esta novísima creación porque 
les brinda lo que ninguna otra 
pluma puede ofrecerles. Pruebe 
escribir de dos modos con su mági- 
ca punta — una punta de platino, 
oro o iridio — hecha con maestría 
sin igual y tan bien formada en 
ambos lados que se desliza sobre 
el papel aun bajo la presión de la 
mano más pesada. 

Y por sobre todas las cosas, la 
punta de la Parker Vacumatic 
escribe suave y velozmente con 
ambos lados. En posición na- 
tural, sus trazos habituales. De 



reverso, rasgos más finos y deli- 
cados — una útilísima ventaja para 
contadores, empleados, taquígra- 
fos y maestros. ¡La octava mara- 
villa en plumas-fuente! 

La Parker Vacumatic contiene 
102% más de tinta — sin aumento 
en su tamaño. Ud. ya no tiene 
porqué quedarse sin tinta mien- 
tras escribe una carta o firma 
importantes documentos. Esa do- 
ble provisión se halla siempre 
visible a través de las rutilantes 
"ventanitas misteriosas" — anillo 
sobre anillo de fulgurante perla y 
transparente ámbar. ¡He aquí la 
única pluma-fuente que es trans- 



Vea cuando llenarla. Basta con poner 
esta hermosa pluma contra la luz u al 
instante le revela la columna de tinta. 
Ya no hay porgué Quedarse sin tinta 
inesperadamente. 



párente sin parecerlo! Véala hoy 
mismo, escriba con ella, en todas 
las buenas casas del ramo. 



¿QUE PIENSA LA GENTE 
SOBRE SU ESCRITURA? 

¿Escribe Ud. en forma clara, 
legible y atractiva? Cada rasgo 
que Ud. traza, cada palabra que 
escribe, es una revelación de su 
carácter, y quizá Ud. no escribe 
en la forma que desearía porque 
su pluma actual no se lo permite. 
Adquiera una nueva Parker — y 
hágase justicia a sí mismo en sus 
cartas particulares, en su corres- 
pondencia comercial, y en su 
propia firma! 




er 



'ACVMATIP-^ 



Marzo, I 935 



P A g ! n a 149 



Donde Walt Disney 
hace triunfar a tres 
virtuosos contra un pe- 
rro sin entrañas . . . en 
su última comedia cari- 
caturesca para United 
Artists: "The Dog 
Napper." 




LOS ESTRENOS 



''El Poderoso Barnum'' 
(United Ar + ists) 

Ilustración cinematográfica 

de la biografía de uno de los empresarios de 
espectáculos más audaces del mundo y cuyos 
circos y museos de fenómenos han sobrevivido 
en este país. De protagonista principal hace 
Wallace Beery, pero le roba el estréllate 
Adolphe Menjou, que actúa aquí mejor que en 
ninguna de sus películas anteriores. . . . 
llevándose la palma. De Jenny Lind (una diva 
sueca que hizo furor por estas tierras hace más 
de medio siglo) sale Virginia Bruce; pero si 
canta de veras o no, que no me lo pregunten. 
Lo único que sé es que se oye muy 
bien. 

Lo mejor de la cinta es la fidelidad 
con que se adaptan al lienzo las 
aventuras de Barnum, que no siempre 
terminaron airosamente, y que revelan 
cómo se puede agradar y engañar al 
vulgo de modo que éste quede satis- 
fechísimo. 

Los escenarios y la presentación están 
muy bien ... y Adolphe Menjou, lo 
mismo que Beery y los demás — inclusa 
la mujer barbuda y los enanitos que 
en la cinta figuran. Recomiendo ésta 
en todos sus detalles. — Guaitsel. 



"The Li + tle Min- 
¡ s + e r " . . . (RKO-Radio) 



obstante, señalar también los méritos de la 
dirección (encomendada a Richard Wallace) y 
de los actores John Beal y el veterano Alan 
Hale, en primer lugar; y, en segundo, Donald 
Crisp, Andy Clyde y la otra veterana, Beryl 
Mercer. Entre todos debe repartirse un triunfo 
que viene menos del argumento que de los 
actores y de la dirección. — Ariza. 



es u n D O n 
(Paramount) 

Donde W. C. Fíelds, que está 
haciendo ventajosísima competencia a todos 



U 



N autor inglés, y por 
lo mismo de mucha fama por estas 
tierras, y que se llama James Barrie, 
escribió una romántica, azucarada, 
sentimental novelita en cuyo tema se 
basa esta película. El romanticismo, 
el azúcar y los ribetes sentimentales se 
conservan íntegros en la pantalla. 
Pero, interpretados los personajes del 
libro, adquieren mucho más con- 
sistencia que la que tenían en el 
original. Katharine Hepburn, en el 
papel de gitanilla retozona y bromista, 
toma por su cuenta la tarea de 
atraerse aplausos ... y lo consigue 
plenamente. Como interpretación 
fotodramática, su labor aquí es de lo 
mejor que se ha visto. Es justo, no 




los cómicos de la pantalla, hace reir de buena 
gana en una interpretación que le viene como 
anillo al dedo. Se presume que sea, en este 
caso particular, una víctima de las circunstancias 
(circunstancias que llevan faldas casi siempre) 
y de los caprichos de la suerte (la mala suerte) 
como sucede con todos los padres de familia. 
Dos formidables elementos lo dominan: su 
mujer y su botella. De lance en lance, de 
empresa en empresa y de tumbo en tumbo, pasa 
por la vida y por la película dando lamentables 
traspiés, poniéndose en evidencia, dando lustre 
a su nariz enrojecida y adquiriendo ampollas, 
chichones y magulladuras a fuerza de enfrentarse 
con la veleidosa fortuna y con el vozarrón de 
su consorte. Todo lo cual resulta en extremo 
divertido, porque Fields sabe trabajar 
y hacer gracia. En el desenlace, el 
último capricho de la suerte lo hace 
rico. Recomiendo la cinta a cuantos 
tengan gana de pasar un rato 
agradable. — Guaitsel. 



''El hombre que 
volvió por su 
cabeza''. ..(Uní 
versal) 



Ui 



Richard Cromwell, Franchot Tone y Gary Cooper 
en "Tres Lanceros de Bengala", éxito de Paramount. 



I NA película de franca 
propaganda contra los fabricantes de 
cañones, pólvora, granadas y demás 
mortíferos instrumentos. En ella 
vemos a Claude Rains (el que salió 
invisible en "El Hombre ídem" y 
últimamente con mi ahijada Margo en 
"Crimen sin Pasión"), en el papel de 
Paul Verin, uno de esos pacifistas 
convencidos que se dedican a predicar 
sus teorías caiga quien cayere. Este 
amigo de la paz es — paradójicamente 
— casado. Escribiendo anónimamente 
en cierto diario europeo, conquista tal 
popularidad con sus editoriales que el 
dueño de la empresa resulta un 
prohombre nacional (aunque, en 
realidad sea, aparte de estúpido, 
pésima persona). Asi las cosas, los 
fabricantes de dinamita y etcétera 
deciden comprar el periódico para que 
se acaben los editoriales aquellos y, 



P4g 



50 



Cine-Mundial 



Sharon Lynne, Cary Grant y Adrián 
Rosley en una escena de la 
película Paramount "Enter 
Madame." 




Cuando Vd. abusa de los placeres 
del comer y del beber ... 




i^ i Vd. suele entregarse con entusiasmo a los inefables placeres que 
proporcionan la bebida y la comida, siga el consejo de los médicos 
para evitar los desagradables efectos que sobrevienen después: 

Tome al acostarse 2 cucharadas de Leche de Magnesia de 
Phillips en un vaso de agua, y repita la misma dosis al 
levantarse. 

La Leche de Magnesia de Phillips le purifica el estómago, le disipa 
la náusea, el dolor de cabeza y esa horrible sensación de biliosidad. 
Verá qué pronto retorna el bienestar a su cuerpo y a su espíritu I 



LECHE DE 
MAGNESIA DE 



PHILLIPS 



el antiácido-laxante ideal para niños y adultos 



Mano, 1935 



Página 



John Beal y Katha- 
ñne Hepburn en 
una de las escenas 
románticas de la 
producción de RKO- 
Radio "The Little 
Minister," que se 
estrenó en Nueva 
York con sonado 
éxito. 




Defendiéndose del 
hirsuto beso de la 
mujer con barbas, 
fenómeno de su Mu- 
seo, el empresario 
{JVallace Beery) 
de "El Poderoso 
Barnum" película 
de United Artists. 



en los escenarios de Broadway. El argumento 
sigue, paso a paso, las peripecias de un 
compositor que se enamora de la hija del 
propietario de una taberna al aire libre donde 
la gente se dedica, noche tras noche, a beber 
cerveza y hacer gorgoritos. Y, como es de 
reglamento en casi todas las cintas de esta 
índole, la trama se desenvuelve, con más o 
menos lógica pero con muchos alardes coreo- 
gráficos, hasta que el galán estrena en Broad- 
way y la primera dama triunfa con su voz en 
la misma obra. 

Hay que dirigir un aplauso a Joe Cawthorne 
y Louis Calherne, que representan muy bien 
sus respectivos papeles, y que colaboran en el 
éxito — ¡otro éxito merecido! — de esta pro- 
ducción. — Ariza. 



a consecuencia de tal adquisición, viene la 
guerra ... y el amigo Verin se va a las trin- 
cheras, cargando con su pacifismo. Entonces, 
su patrón — el mala persona — no conforme con 
haberse apoderado de su cerebro, pretende qui- 
tarle a la mujer. El pacifista regresa y lo 
escabecha. 

El malo de la cinta es Lionel Atwill; la mujer 
en cuestión Joan Bennett. Rains, por su parte, 
no exagera en esta interpretación tanto como 
en otras suyas anteriores. 

Antes de terminar, conviene aludir al autor 
del argumento, que es de los nuestros, aunque 
vive desde hace muchos años en los Estados 
Unidos. Bajo el seudónimo de Jean Bart se 
oculta Maria Vilardcll, catalana y escritora 
dramática con varios éxitos rotundos en la 
escena inglesa. La obra teatral en que se basa 
esta película se sostuvo durante más de un año 
en Broadway, y su estreno dio origen a acalo- 
radas discusiones en el público y en la critica. — 
Guaitsel. 



■'Bella Adelina'' 
(Warner Brothers) 

L/ESDE hace veinte años, cuando 
los norteamericanos se emborrachan de veras 
siempre terminan la fiesta cantando "Sweet 
Adeline," cuyas estrofas destilan un senti- 
mentalismo empalagoso. Esta tonadilla hizo 
famoso al compositor Armstrong, su autor. En 
este tema se basa la última producción musical 
de Warner Brothers que acaba de estrenarse 
en Nueva York, y, caso curioso, de la célebre 
canción sólo se oye la primera estrofa del coro, 
allá al final de la obra. La cantan Donald 
Woods, el supuesto compositor, y Hugh Her- 
bert, que interpreta magistralmente un "caballo 
blanco" de hace cuatro lustros. 

El peso de la películas cae sobre los hermosos 
hombros de Irene Dunne, cuya voz sigue siendo 
de tanto alcance y tan bien cultivada como 
cuando triunfó en operetas, hace algunos años. 



Hii 



de la Natura - 

(E u r e k a 

Productions) 



I os 
e z a 



QL director no se anduvo con 
chiquitas al concebir esta película, que abarca 
el trecho de tiempo más largo que hasta la 
fecha se ha visto en la pantalla. Empieza con 
el principio del mundo — una bola de fuego 
dando tumbos por el espacio. Siguen con 
rapidez los cataclismos que nos cuenta la pre- 
historia hasta que va secándose la corteza del 
planeta; salen y en seguida empieza a pelear 
esos animales monstruosos de enormes cuernos, 
rabos y colmillos que, reproducidos en papier 
maché sobre armaduras de acero, se ven por 
los museos; y, al poco, nos sorprende la presen- 
cia de un señnor barbudo muy feo que se 
acaramela por los bosques con una dama tam- 
bién muy peluda. Son Adán y Eva. 

Aquí comienzan las complicaciones, que cul- 



Página 152 



Cine-Mundial 



No envidie dientes hermoso 




THELMA TODD 

encantadora estrella de la 
RKO- Radio, destella en su 
ultima producción "Hiiss, Hips 
Hooray" su sonrisa seductora. 





TÉNGALOS USTED TAMBIÉN 

¿Por qué no empezar hoy mismo a hacer más atractivos 
sus dientes ? Es fácil lograrlo usando un dentífrico fino 
y suave que sea capaz de eliminar eficazmente las man- 
chas, el sarro y todo descoloramiento. 

De unos años acá, más de 2,000,000 de mujeres, in- 
clusive un sinnúmero de estrellas de Hollywood, han 
adoptado la Crema Dentífrica Listerine al ver los mag- 
níficos resultados que da. Usted también se conven- 
cerá de lo buena que es, poniéndola a prueba. 

Cómprese hoy mismo un tubo y úsela por la mañana 
y por la noche durante los próximos treinta días. 
Observe cuanto más limpios lucen sus dientes— cuanto 
más firmes y saludables se encuentran sus encías. Fíjese 
igualmente en la deliciosa sensación de frescura que 
deja en la boca y el efecto vigorizante que produce, 
tan característicos del Antiséptico Listerine. No deja 
nada de desagradable sabor a jabón en la boca. Y no 
olvide lo bien que Listerine purifica el aliento. ..Una vez 
que usted haya probado la Crema Dentífrica Listerine, 
seguramente que no volverá a usar otro dentífrico. 



t^V^ 



^f^tf 






: V,^^ vvtji; r "^ ^^* 



Í^P« 



%rAi 



rema Dentífrica Listeri ne 



minan en un campamento nudista de las cer- 
canías de Nueva York. 

Pero antes, desfilan por el lienzo las danzas, 
costumbres y ceremonias exóticas de las razas 
más primitivas de la tierra. 

A fin de evitar malas interpretaciones, con- 
viene decir que esta cinta no tiene absoluta- 
mente nada pornográfico. Las escenas en el 
campamento nuduista, que forman el grueso del 
asunto, han sido tomadas con arte y discreción 
— no se ve a nadie completamente al natural — 
y son de verdadero interés porque muestran 
cómo viven, duermen, comen, ejercitan y se 
divierten las mujeres, casi todas ellas muy 
hermosas, los hombres y los niños que componen 
el grupo. 

El espectáculo es curioso y muy entretenido, 
y DO ha}' duda de que agradará a los públicos 
de la América Latina. — Hermida. 



"Ann of Green Gables 
(R-K-O) 




iy. 



A era hora! Sacada de una 
novela sentimental que hizo las delicias de los 
yanquis de la pasada generación, esta obra 
mantiene al espectador absorto y entretenido 
sin necesidad de lances picantes, ni regimientos 
de comparsas, ni costosas decoraciones, ni es- 
trellas de gran renombre, de esas que hacen 
y repiten el mismo papel, y lo vuelven a repetir 
película tras película, per in aeternam y ad 
nauseum. 

Ann Shirley, en el papel de protagonista, 
una huérfana con la cabeza llena de grillos que 
adoptan un campesino solterón y su no menos 



Un momento sentimental de "The Little 

Coronel," de Fox, que interpretan Lionel 

Barrymore y Shirley Temple. 



solterona y agresiva hermana, se revela con 
una caracterización magistral, perfecta. 

La secundan Tom Brown (el galán), y O. G. 
Higgie y Helen Yestley, dos consumados artis- 
tas característicos que, en vez dé representar, 
parecen que están viviendo la realidad. 

Un incidente curioso: la actriz principal se 
llamaba Dawn O'Day hasta hace un mes que 




se fué a un Juzgado de California y se cambió 
legalmente el nombre. Ahora, como indico 
antes, se llama Anne Shirley, lo mismo que la 
heroína de la novela y de este fotodrama. — 
— GuaitseL 



"El Hombre Olvidado" 
(Eureka Produc + ions) 



u 



N 



Mona Barrie, ac- 
triz del tipo rubio 
perfecto, que la 
Fox acaba de con- 
tratar. 



documento fidedigno de la 
guerra mundial que produjo sensación al 
estrenarse en Nueva York hace seis o siete 
meses. En la cartelera del "Rialto" estuvo 
cuatro semanas, y siete u ocho en la del 
"Criterion" — algo que no ocurre con frecuencia 
en Broadway. 

Aparte de los comentarios, y de unas cuantas 
cortas escenas distribuidas por la película en 
las que aparecen reales o supuestos veteranos 
de los distintos ejércitos (no estoy seguro de 
esto), todo el horrendo espectáculo fué tomado 
sobre los campos de batalla en Francia, Bélgica, 
Italia, Rusia, los Dardanelos y Mesopotamia. 
Hay combates en tierra, en el mar y en el 
aire. Se ven hundir barcos, destrozar ciudades, 
atacar trincheras, desbaratar aeroplanos, 
globos cautivos y un zepelín. 

En la toma de las vistas perecieron dos fotó- 
grafos. 

Hay cuadros tan horrorosos que le ponen el 
cabello de punta al espectador: soldados matán- 
dose a bayonetazos, patrullas hechas material- 
mente trizas (se ven volar por el aire brazos, 
piernas, cabezas), aviadores achicharrados, 
tripulantes de barcos, torpedeados por sub- 
marinos, en la agonía momentos antes de 
ahogarse. 

La producción despoja a la guerra del ropaje 
sensiblero y romántico con que la viste 
la historia convencional, y ha dado 
mucho que pensar en los Estados Uni- 
dos. — Ariza. 



[Continúa 
en la página 

205) 



Cine-Mundial 




• CUUDETTE COLBERT es famosa por la belleza de sus 
manos . . . ¡y su cutis no es menos encantador! En 
" Reina el Amor", de Paramount, con Paul Cavanagh. 



No Olvide que la única crema de miel y almendras 
con la fórmula genuina y original de Hinds es la 
Crema Hinds. Rehuse imitaciones. Exija la legitima. 



Marzo, 193 5 



Página 155 





La policía de Chicago atrapará a otro temible 
gángster, "enemigo público No. V\ 



profecías 
para este 

ANO DE 
GRACIA 
DE I 935 



Letra 

y monos 

de Riverón 




Con los ventanas, abiertas, y a 
la vista de todos, se casarán y 
divorciarán los artistas de cine. 




Matíos Pérez, connotado 
aviador y hombre de cien- 
cia, subirá en globo. 



Intervendrá la censura y el zar del 

Cine, pero Mae M'^est exhibirá sus 

curvas en una nueva película. 



Se creará un nuevo 
baile en Nueva York, 
mezcla de jazz, rumba, 
tango y machicha, que 
hará furor por unos 
cuantos meses. 




De la manera más natural 
del mundo, le nacerán nue- 
vos y preciosos quíntuplos a 
una señora de Hongolosongo. 




.^4 



Y como de costumbre, el Estado de Kan- 
sas, cuna de la moralidad y de la pro- 
hibición, seguirá "seco". 



Página 156 



Cine-Mund¡al 



Él 



... .^'•. .•• \^*U 




/\UN a trueque de que vuelva 
a ind¡g?harse nuestro subscritor de años 
Don Alejo Valdés, que vive en el número 28 
de la calle Escolástica, Pasay, Rizal, Islas 
Filipinas, tengo que aludir al Sr. Alejandro 
Basy, que anda por Broadway contratando 
números de variedades para los teatros del 
Soviet, y a la fórmula que adopta para 
convencer a los cómicos cuando éstos se 
enteran de que en Rusia hay una ley que 
prohibe sacar efectivo del país y comienzan 
a poner mala cara. 

— Usted se ha pasado aquí seis meses, y 
en los Estados Unidos no existe ley alguna 
que prohiba ahorrar dinero. Vamos a ver: 
¿cuánto ha ahorrado usted durante ese 
tiempo ? 

Cuando le dan la respuesta de costumbre, 
"nada," el Sr. Basy termina con el 
siguiente discurso, que es de resultado in- 
falible según un repórter del World-Tele- 
gram : "¿ Pues porqué no va usted a Rusia ? 
Allá comerá caviar y todo el mundo le 
llamará Sr. Artista; verá usted un experi- 
mento social interesantísimo, y con lo que 
le quede de su sueldo podrá comprar joyas 
imperiales auténticas en nuestro Monopolio 
Cooperativo de Joyería, que es hoy la 
segunda industria de Rusia. Además, 
cuando regrese usted, en el barco le sacarán 
una fotografía". 



También me voy a permitir indicar a 
Don Alejo que la atmósfera ha cambiado 
mucho en Norte América en estos dos 
últimos años, y que, con el tiempo, no hay 
duda de que la nueva tendencia también se 
hará sentir en el Archipiélago. En Nueva 
York ya se puede mencionar a los bolche- 
viques, a la Internacional, a Stalin, sin que 
nadie se asuste. Por eso los cito más que 
antes: porque esta sección es un reflejo. Se 
sorprendería Don Alejo si observara de 
cerca, como me tocó en suerte hacerlo un 
par de veces, las maromas que ejecutan 
algunos industriales yanquis, verdaderos 
sostenes del capitalismo, para venderles ma- 
quinaria, automóviles, zapatos, y todo lo 
imaginable a los emisarios comerciales del 
Soviet, que abundan en esta ciudad como 
los moscas en verano. 

A A 

UlCE Cineopse, la revista 
cinematográfica francesa : 

"¿Qué espectador, al salir del teatro 
Marivaux donde se proyecta "La dama de 



las camelias," se detuvo a mirar el inmueble 
que lleva el número once del Boulevard de 
la Madelaine? 

"Allí precisamente fue donde vivió la 
heroína de la obra del hijo de Alejandro 
Dumas. Ella ocupaba, en el entresuelo, un 
piso compuesto de una entrada, una sala, 
un comedor, un dormitorio y un budoir. 

"En 1847 el alquiler anual de esa pieza 
era de 1,800 francos. Hace escasament»^ 
tres años, el piso fue transformado en local 
comercial, que, sin deber nada a la memoria 
de Alphonsine Plessis, se arrendó por la 
suma de 45,000 francos anuales. 

"Así corre la bola; así se cotizan las 
glorias más o menos puras del mundo, y el 
valor del terreno parisién." 

A A 
El caso H a u p t m a n n 

t N esta época del año hace en 
Nueva York un frío intenso a las siete de la 
mañana, hora en que tuve que levantarme 
para asistir al cuarto juicio oral de la causa 
por asesinato que se le sigue a Bruno 
Richard Hauptmann en el vecino Estado 
de New Jersey. 

La poca gente por la calle va de prisa, 
con el cuello bien abrigado y la manos en 
los bolsillos. 

Al galope llegué a la estación del sub- 
terráneo: luego me apeé en la del Ferro- 
carril de Pennsylvania y allí tomé el tren 
para Flemington, o, mejor dicho, para un 
entronque cercano a ese pueblo, que está 
situado en un recodo de la vía central. 

Para evitarnos confusiones diré en se- 
guida que no fui en calidad de periodista. 
Eso hubiera sido perder el tiempo, ya que, 
o yo ando mal de la cabeza y no me enteré 
del curso que tomaban los acontecimientos, 
o el ex-soldado del Kaiser estará senten- 
ciado a muerte y en capilla cuando estas 
líneas vean la luz. 

Fui como testigo. 

Hace un par de días recibí un sobre ofi- 
cial, y, al abrirlo, me encontré con una 
orden del fiscal de New Jersey citándome 
para comparecer ante el juzgado de Fle- 
mington como testigo de cargos. 

Al pie del papel había una advertencia 
en letras más gruesas que, traducida libre- 
mente al castellano, decía: 

"Desobedezca usted 
y le costará caro." 

Luego averigüé que se trataba de un 
error inexplicable; y en el juzgado, en la 



estación de policía, y en el único hotel dr 
los alrededores, que ahora hace más negocio 
en un día que antes en un mes, nadie supo 
decirme cómo había llegado la citación a 
mis manos. 

Flemington es un pueblo apacible, muy 
limpio y muy norteamericano. Quiero 
decir que no es una de esas ciudades que 
aquí se improvisan en unos cuantos años, y 
que están llenas de judíos, griegos, irlan- 
deses, italianos, polacos y otros extranjeros 
recién llegados. Flemington se halla fuera 
de esas corrientes migratorias, y sus vecinos 
pertenecen, en gran mayoría, a familias que 
han vivido en la comarca durante genera- 
ciones. 

A los dos minutos estaba en el centro de 
la calle principal y frente al Juzgado, un 
caserón antiquísimo, entre periodistas, fotó- 
grafos, curiosos, polizontes (todos ellos 
muy bien vestidos y como endomingados) 
y los reglamentarios camiones de las dis- 
tintas empresas cinematográficas. 

Al pararme a mirar a un fotógrafo en- 
caramado como un mono sobre una cornisa 
de la fachada de la Corte, vi a un señor 
alto y corpulento, vestido de negro y con 
las narices abolladas. 

A éste lo conozco yo, me dije. 

En efecto: era Al Reich, a quien Firpo 
contrató hace diez años para pelear con él 
en Buenos Aires, y al que nosotros llama- 
mos desde estas columnas "un pugilista 
horizontal," calificativo que se hizo popu- 
lar en la Argentina. Ahora es el socio 
del excéntrico Dr. Condón, anciano ex- 
maestro de escuela y mediador en las nego- 
ciaciones para rescatar al hijo de Lindbergh. 

Me detuve a tomar una taza de café en 
la botica y a discutir el caso con el farma- 
céutico, y llegué un poco tarde a la sala del 
juicio, un local pequeño y materialmente 
abarrotado de gente. 

Al entrar, alcé los ojos y vi a Lindbergh, 
sentado al lado de la tribuna del juez, que 
contestaba las preguntas del fiscal. 

A 

Si el lector examina las fotografías en 
la página 183 de este mismo número se 
percatará de que el célebre aviador ha enve- 
jecido en estos últimos tiempos. Todavía 
conserva el aspecto y la voz de muchacho, 
pero así como de un muchacho que ha 
pasado mala noche, y aunque sonrió varias 
veces durante las cuatro o cinco horas que 
estuvo declarando el día de mi visita a 
Flemington, ni una sola vez se le vio 
aquella sonrisa abierta y juvenil que le era 



M. 



935 



Pág 



I 57 



característica. 

No es cosa nueva decir que Lindbergh es 
hombre raro. ¿ Qué mayor rareza que la 
de irse solo a Europa en aeroplano y estar 
convencido de que no le iba a pasar nada? 
Pero tiene muchas otras peculiaridades que 
se notan a simple vista o se presienten al 
oirle hablar. 

Nunca usa chaleco, ni sombrero, y muy 
de tarde en tarde se le ve con abrigo. La 
mañana del juicio a que me refiero andaba 
a cuerpo por el pueblo, y creo haber indi- 
cado antes la clase de frío que hacía 
entonces. 

Se conoce que es muy metódico, y, a la 
vez, que está dotado de bastante agilidad 
mental. A veces tardaba en contestar en 
su afán por no cometer errores; y a veces 
también tenía salidas de chispa que hu- 
bieran desconcertado a un hombre menos 
ducho que el principal abogado defensor. 



Wilentz, el fiscal del Estado de New 
Jersey, es un joven de mediana estatura, de 
cabello y ojos negros, bien parecido y muy 
alerta. Parece un latino, y es de origen 
hebreo. 

Interroga a Lindbergh con suma con- 
sideración, acentuando la nota emotiva. 

— ¿El niño era normal. Coronel? 

—Sí. 

— ¿Y era muy juguetón y de inteligencia 
viva? 

— Sí. Ya comenzaba a hablar. 

— ¿ Usted pudo identificar el cadáver sin 
dificultad ? 

—Sí. 

— ¿Tenía el cabello rubio y rizado, no 
es verdad ? 

—Sí. 

Se palpa en la sala el efecto adverso al 
reo que produce este diálogo en el Jurado, 
compuesto por ocho hombres y cuatro 
mujeres, todas ellas gruesas y una excesiva- 
mente alta además. 



El juez es un señor venerable de setenta 
y pico de años, y la cortesía personificada. 

— ¿ Ese caballero montado allá arriba 
pretende sacar fotografías? — , pregunta a 
un individuo que enfoca una cámara desde 
la pequeña galería al fondo del salón. 

El aludido abre los ojos desmesurada- 
mente y no se atreve a pronunciar palabra. 
No hay duda de que es la primera vez que 
se oye llamar "caballero" en semejantes 
condiciones, y no hay duda tampoco de que, 
en cualquier tribunal neoyorquino, un par 
de alguaciles lo hubieran sacado del local 
a estaca2W)s. 

Tres filas de asientos se han destinado a 
la prensa. Hay periodistas de ambos sexos 
y unos cuantos novelistas famosos, también 
machos y hembras. No hay una sola pe- 
riodista fea: se distinguen algunas muy 
bonitas y muy bien formadas, y casi todas 
son jóvenes. Se escribe a mano para evitar 
el ruido de las máquinas, y todas las cuar- 
tillas van a parar al cable y al telégrafo, 
cuyo cuartel general se ha establecido en 



los bajos del hotel que mencioné antes. 

Creí que había un compañero latino, 
pero luego resultó un dibujante japonés. 

Lindbergh ha vuelto a sentarse después 
de indicar con un puntero en un plano de 
su casa, colgado de la pared, el sitio en que 
se encontraba la noche del secuestro. En 
contraste con la esbeltez del resto de su 
cuerpo, el aviador tiene manos grandes y 
fuertes, manos de mecánico. 

A juzgar por la rapidez con que escriben 
los periodistas — expertos, por lo visto, en 
tretas judiciales — debe avecinarse algo 
importante. 

— Coronel — habla el fiscal — ¿ podría 
usted reconocer la voz que oyó detrás de 
la tapia del cementerio de Saint Raymond, 
en el Bronx, momentos antes de entregar 
los cincuenta mil dólares del rescate? 

— Sí, señor. 

— ¿ De quién era esa voz ? 

— La voz de Hauptmann. 

En seguida se arma un pequeño tumulto 
en los pasillos y echan a correr hacia la 
puerta los muchachos mensajeros con las 
manos llenas de papeles. 

Al hacer esta declaración, Lindbergh 
clava la vista por primera vez en el acu- 
sado, a quien, entre dos guardias, tengo a 
unos cuantos pasos. La verdad es que esto 
de que estuviera a mi lado no significa nada 
extraordinario, ni lo digo tampoco para 
que el lector vaya a figurarse que mi 
asiento era excepcional : la sala es tan 
reducida que todos estábamos en familia, 
casi unos encima de otros — juez, abogados, 
jurado, testigos, espectadores y prensa. 



A 



Si el juez era cortés, y el fiscal comedido 
y solícito, ¿qué podrá decirse del jefe de 
los abogados defensores, el famoso crimi- 
nalista de Brooklyn Edward J. Reilly? 

¡Qué finura, qué delicadeza, qué ama- 
bilidad más exquisita! 

¡Y qué trabajo debe costarle sostener 
esa poseí 

Porque conviene no perder de vista que 
Mr. Reilly ha figurado en mil y pico de 
causas criminales, defendiendo a hampones 
de todas clases y categorías, y está acostum- 
brado a intimidar y aturdir testigos, y a 
valerse de cuantas maniobras se conocen 
en esa difícil rama del derecho. 

Es hombre alto y grueso, de más de cin- 
cuenta años, de espejuelos, medio calvo, de 
ojos azules y cara de canónigo y muy 
rojiza. Viste con pulcritud y lleva un 
clavel en la solapa. Es de una serenidad 
que pasma, y tiene una voz agradable, clara 
y sonora. Sin que haga el menor esfuerzo 
se le oye hasta la más tenue inflexión. 

Escuché el interrogatorio de Lindbergh 
y el de la cocinera Mrs. Whately y un tal 
Williamson, que fue el primer guardia que 
hizo acto de presencia en casa del aviador 
la noche aciaga, y mi impresión fue que 
Mr. Reilly salió mal parado en los tres 
lances. Aunque los entendidos aseguran 
que no puede uno formarse juicio exacto 
del resultado final por esos preliminares, lo 
cierto es que lo único que saqué en limpio 
es que el abogado defensor estaba tratando 



de embrollar la pita y desviar las sospechas 
hacia la servidumbre y todos los que tuvie- 
ron algo que ver con el secuestro — todos 
menos Hauptmann. 

Poco antes de terminar el interrogatorio 
se suscita una polémica entre Mr. Reilly y 
el fiscal con motivo de una pregunta que 
este último se opone a que conteste Lind- 
bergh. 

Durante la disputa, a Reilly se le oye 
decir, dirigiéndose a uno de sus compañeros 
de defensa : 

- — Que conteste, y que se contradiga; 
eso es lo que busco. 

En efecto: Lindbergh se contradijo. Al 
principio había asentado que siempre creyó 
que una sola persona era responsable del 
secuestro; y, luego, que en otra ocasión 
llegó a suponer que los secuestradores eran 
varios. 

A 

Entre los distintos actores del drama, no 
hay duda de que el que más se destaca es 
este criminalista de Brooklyn, con su calma, 
con su voz, con sus líos e insinuaciones, 
con sus movimientos lentos y aparatosos, 
con su dominio absoluto de la escena. 



No estaba en la sala la esposa de Lind- 
bergh ni el excéntrico Dr. Condón, el 
"Jafsie" de las negociaciones que culmi- 
naron en la entrega de los cincuenta mil 
dólares, que va a pasar un mal rato cuando 
Reilly lo coja por su cuenta. 



La esposa del acusado inspira lástima, y 
es el personaje más patético en este fantás- 
tico espectáculo que se desarrolla en el 
soñoliento pueblo de Flemington. Más 
patético aún que el de la señora de Lind- 
bergh, víctima de un crimen horroroso; 
pero muy joven, de gran posición y con la 
vida por delante. En el orden espiritual, 
la Sra. de Hauptmann es un barco al 
garete. La pobre mujer, que más que 
esposa diríase la madre del acusado — tanto 
ha envejecido en estos meses — da la idea de 
un cadáver al que un médico desequilibrado 
hubiera impartido el poder de caminar. No 
exagero : eSa precisamente es la impresión 
que produce con su trajecito nuevo, su cara 
de yeso, su sonrisa de juguete mecánico, y 
sus rizos rubios medio descoloridos. 

Se mueve y habla como un autómata. 
Para ella, la trama que se va desenvolvien- 
do a su alrededor debe ser una horrible 
pesadilla. 

A 

El juicio terminó a las cuatro y veinte 
minutos de la tarde, y al salir me di cuenta 
de por qué transcurrieron dos años desde la 
noche de la tragedia hasta el momento en 
que se hizo la primera aprehensión. 

Si la policía de Flemington, metrópoli 
de aquellos contornos, es así; ¿cómo será 
la de Hopewell, la aldea donde vive Lind- 
bergh y teatro del suceso? 

{Continúa en la página 206) 



Página 158 



Cine-Mundial 



¿SABE UD. BESAR? 



D, 



Por Aurelio Pego 



E fijo habrá usted creído, lector, que 
la pregunta iba dirigida a su persona. Per- 
done la desilusión que le haya podido cau- 
sar. Comprenderá que el que usted sepa 
besar o no me deja impávido como una 
estatua romana y a los demás lectores les 
tiene p^fectamente sin cuidado. 

Pero esa interrogación fue dirigida por 
uno de los realizadores cinematográficos a 
un actor novicio. Resultaba — asómbrese 
usted — que este actor novel en el cine, cur- 
tido en la escena teatral, sabía hacerlo todo, 
menos besar. Sabía hacer el "mujic", imi- 
taba los pájaros, hacía el cojo, el manco 



películas. Contratemos a este hombre que 
sabe hacerlo todo y aunque le paguemos 
bien nos ahorrará dinero, pues siendo tanta 
su versatilidad será como si hubiéramos 
contratado a cinco o seis actores a la vez, 
se decían. 

Y un buen día lo pusieron delante de la 
cámara, del director y de las quince o 
veinte personas que presencian las escenas 
cuando se rueda alguna película. Y muy 



cerca de él, tan cerquita que parecía una 
hermana siamesa, le pusieron a una mu- 
chacha muy guapa, a Patricia EUis. 

¿Listos?, gritó el director, y a coro le 
respondieron: listos. Los "cameramen" 
empezaron a darle a la manivela de sus 
aparatos y el director y el resto del perso- 
nal clavó la vista en la pareja que iba a 
besarse. Era un film muy sentimental, muy 
dulzón, de esas cintas de amor que dejan 
el corazón como una manzana en compota. 
La escena del beso era la escena culminan- 
te, la que produciría un ramalazo de emo- 
ción entre los espectadores. Resulta que 
aquella pareja que estaba ahora tan junta 
como las hermanas siamesas, en la película 
había pasado por multitud de vicisitudes 
y había estado a punto de perder la vida, 
pero por fin, como en las películas tradi- 
cionales, el malo se cayó por un precipicio 
y ahora el bueno, lleno de amor y ansiedad, 
iba a besar a su adorada. Tenía que ser 
un beso largo, apasionado y jugoso. 

Bueno, ¿pues sabe usted donde besó a la 
muchacha guapa aquel actor que venía de 
Broadw^ay y sabía hacerlo todo, desde 
{Continúa en ¡a página 197) 




y el jorobado a la perfección, sabía andar 
a gatas como los monos y era un maestro 
en dar saltos como el canguro; lo mismo 
hacía de franciscano con una expresión que 
parecía tocado por la mano de Dios que 
representaba a un feroz criminal con el 
cuchillo en la boca y saltándosele los ojos 
de las órbitas como si fueran dos diminutas 
bolas de billar ; sabía, en suma, hacer cuan- 
to puede exigírsele al más cultivado cómico, 
pero el pobre no sabía besar. 

Si sería buen cómico que una de las más 
importantes firmas productoras, la War- 
ner, creo que era, lo contrató para hacer 



y en plena ca- 
ricia, con Carmen 
Rio, que sale en 
la misma cinta, 
el propio actor y 
cantante. 



M arto, 193 5 



Página 159 




cH ^VfTv^^''^" 



. tabaco .^.v^^" V^- 
Con ^ CH^^'^^' 



NST LUBITSCH 



CENSURA A LA CENSURA 



Q 



UERIDO lector, ten la bondad de 
comunicarme si este artículo continúa real- 
mente en la página en que se supone con- 
tinuar, o si se pierde por el camino y va 
a parar entre Los Niños o Frente al Espejo 
de la Mujer que en él se mira, o si, defi- 
nitivamente, no concluye en ninguna parte. 
Te hago esta súplica porque han ocurrido 
cosas muy extrañas con las "continuacio- 
nes" y yo, por lo menos, necesito quien me 
ayude en la empresa de enderezar tuertos. 
Se me ordenó que redujese la entrevista a 
la página que tiene asignada, sin dejar cabo 
suelto que enredase la pita, pero, la verdad, 
yo nunca supe medir mis palabras. . . . 

Apartémonos del terreno personal y de- 
diquémosnos en cuerpo y alma a una o dos 
charlas de las muchas que hay pendientes. 
Dediquémosnos, por ejemplo, a Lubitsch (a 
quien, tomando por médico, porque es doc- 
tor, le pedí, cierta vez, receta contra el 
lumbago). Lubitsch es el único director 
europeo de fuste que ha sobrevivido a los 
embates de las borrascas hollywoodenses ; 
señal de que tiene mucho talento. Y en 
efecto, escuchen ustedes. 

Este "metteur" alemán comenzó a ga- 
narse la vida en su país como actor cómico 



Po r 
Eduardo Guaitse-I 

— y no de los peores, según noticias — pero 
le confiaron la dirección de una película y 
se lanzó definitivamente por ese terreno, 
sin que, no obstante, rebasara su nombre 
las fronteras patrias . . . hasta que vino 
aquella Madame Du Barry de Pola Negri 
que consagró, simultáneamente, al director 
y a la intérprete. 

— ¿ Sufrió "La Viuda Alegre" con mo- 
tivo de la censura que priva ahora por el 
mundo del cine? — interrogué. 

— Sufrió es la palabra, señor Guaitsel. 
Todo lo intencionado, picaresco y ligerí- 
simo del tema original hubo que reducirlo, 
a tijeretazos, a la forma requerida por 
quienes se oponen a ciertas escenas. Pro- 
bablemente tienen razón en calificarlas de 
"inmorales", pero el resultado es que la 
cinta tuvo que apartarse — -como de malas 
compañías — del tema originalmente escrito 
para el teatro. 

— ; De modo que hay que ir con pies de 
plomo al filmar? 

— Sí, la censura previa de los argumen- 



tos de cine ha afectado mucho a la calidad 
de la producción. Hay temas que, censura- 
dos, pierden todo su interés o, lo que es 
peor, tergiversan la idea original de manera 
que no la reconoce nadie, y el autor menos. 

— ¿De modo que usted rechaza la cen- 
sura en los espectáculos? 

— Terminantemente y por muchos mo- 
tivos. El éxito y el fracaso de una película 
dependen casi siempre del director, es de- 
cir, del tratamiento. Muchas personas se 
empeñan en comparar al teatro con el cine 
y no entienden por qué la censura teatral 
no afecta a las obras en él presentadas y sí 
afecta a las películas. La explicación es 
sencillísima. Una obra teatral siempre va 
dirigida a un grupo selecto y pequeño; su 
autor sabe de antemano que ese grupo — 
por selecto y pequeño — tiene menos pre- 
juicios y, proporcionalmente, más capaci- 
dad mental que las grandes mayorías. Así, 
puede permitirse libertades de situación y 
de diálogo que no escandalizan más que a 
unos cuantos ñoños. ¡ Pero ay del director 
que pretenda hacer lo mismo con una pelí- 
cula! ¿Por qué? Porque el cine no tiene 
público selecto. Se dirige a las grandes 
(Continúa en la página 193) 



Pig 



I 60 



Cine-Mundial 



Miss Mary 
Ellen Bute, 
de distingui- 
da familia te- 
ja na, crea- 
dora de^ las 
cintas inter- 
pretativas de 
la harmgnía. 




Un cuadro de la película 

interpretativa del sonido 

"La danza de Anitra". 



LA geometría 
DE LA MÚSICA 

Por A. Suárez del Rivero 



CUANDO vemos en la pantalla a Greta 
Garbo, a Joan Crawford o a Jean 
Harlow, nos quedamos extáticos ante 
tan portentosa y variada geometría; ante 
ese algo que tienen y que es, ni más ni 
menos, que la base de su sex appeal. Pero 
no sólo son las estrellas las que tienen esa 
geometría cautivadora. La música que a 
veces cantan ; las mismas danzas a cuyo 
compás bailan, tiene también su forma, su 
geometría, su sex appeal. 

Que ¿no lo sabía usted? Pues ¡sí, 
señor ! Aunque parezca parodójico, he dado 
con alguien que ha logrado llevar a la pan- 
talla la geometría de la música : La percep- 
ción visual de la harmonía. (Permítaseme 
la "h" en honor a la composición musical). 

No crean ustedes que se trata de esas 
notitas que motean de modo desconcertante 
para los profanos el área del pentagrama — 
redondas, blancas, negras, corcheas, semi- 
corcheas, etcétera, etc. — No, señor. La 
música puede tener forma de cuello de 
pajarita, o de almocárabes, de escamas, de 
bezantes u otras formas de ornamentación 
arquitectónica. Puede presentársenos en 
forma de cultivo bactérico a través de un 
microscopio, o de una colección de calza- 
dores. Un do sostenido puede estar repre- 
sentado "gráficamente" por un par de vio- 
lines o un buen plato de exquisitos percebes 
galaicos. Un acorde de la mayor puede 
tener el valor geométrico de una persiana, 
de una constelación o de una botonadura 
de camisa almidonada. 

Esto, viniendo de los dominios de Yan- 
quilandia, puede antojárseles un tanto 
estrambótico. Sin embargo, yo he visto con 
mis propios ojos lo que el aparato de la 
audición llevaba, simultáneamente, a las 
reconditeces cerebrales. 

No debe de extrañarnos esta nueva mo- 
dalidad del Arte, donde existen tantas 
sociedades dedicadas a la protección y a la 
exaltación de nuestra humanidad. Cada 



día se ven más máquinas destinadas a sim- 
plificar la tarea material de los que tenemos 
que trabajar. Ahora viene una máquina a 
simplificar la tarea espiritual del pensa- 
miento. 

Dentro de poco podrán ustedes ver en la 
pantalla la forma del la bemol y del fa 
grave de los barítonos completos ; la geo- 
metría del re "de pecho" con que Lázaro 
(Hipólito, no el bíblico) sacudía al audi- 
torio del Teatro Metropolitano de la Opera 
de Nueva York. 

He visto la posibilidad muy cercana de 
todas estas cosas en una película cortísima 
— 5 minutos de duración — titulada "La 
Danza de Anitra," de la famoso obra de 
Grieg "Peer Gynt." Es la impresión 
geométrica que ha grabado en la mente de 
una artista moderna la fantástica procesión 
de pensamientos que cruzan el cerebro de 
quien escucha, con los ojos cerrados, la 
hermosa danza. La artista es una ünda 
damita de la buena sociedad tejana: Miss 
Mary Ellen Bute. 

Le he preguntado a la encantadora Miss 
Bute cómo había nacido en ella la idea de 
la representación geométrica de la música. 





Uno de los cuadros que interpretan 

"La danza macabra" en la nueva 

modalidad de la percepción visual 

de la harmonía. 



Un cuadro interpretativo 
de una ópera rusa, en el 
que se ve la influencia del 
medio moscovita. 



— Desde remotísima edad — me dice — • 
cuando Grecia era el centro cultural del 
mundo, el Arte, la Ciencia y la Filosofía, 
de común acuerdo, ya buscaban la forma 
de darle a la música percepción visual. Con 
objeto de hacer más sublime la vida, que- 
rían crear un mundo multicolor, multi- 
forme, multifónico, en el cual pudieran 
someterse los diversos elementos a un flujo 
perfectamente controlable, sujeto a cual- 
quier forma de modificación concebible. 

Habiéndose logrado el control de la luz 
por medio de la electricidad, la remota 
posibilidad de aquella época, se ha conver- 
tido en una realidad palpable. Cuando 
cursaba mis estudios en la Academia de 
Bellas Artes de Filadelfia, me cautivó la 
¡dea de la visualización cinética del Arte, 
El lienzo y las pinturas me parecieron limi- 
tadísimos para darle expresión al movi- 
miento rítmico. 

— Sólo la pintura — vuelve a decir Miss 
Bute — puede sugerirnos el ritmo, el desa- 
rrollo de los temas en contrapunto, la varie- 
dad de intensidades y volúmenes similares 
a aquéllas que se utilizan en la composición 
musical : pero en un Arte cinético visual — 
el Arte que se desarrolla ante la vista mien- 
tras el oído recoge la música — estos elemen- 
tos de composición se vuelven claras 
realidades. 

Yo he comprobado con su primera con- 
cepción cinética que el dibujo le da más 
intensidad a la composición harmónica, más 
aerodinamismo (llamémoslo así en honor a 
la modalidad de la época). Sus dos con- 
ceptos preeminentes — el harmónico, y el 
pictórico aun en su forma abstracta — están 
fundidos en uno solo. 

{Continúa en la página 195) 



Marzo, 1935 



Página 161 




Bert Wheeler y Robert Woolsey entonándose en und 

escena más o menos lírica de "Kentucky Kernels" para 

RK O -Radio. 



LETRA, MÚSICA Y 
ACOMPAÑAMIENTO 



Por Francisco J. Ari 



z a 



NO es que nos hayamos vuelto locos, 
como parece indicarlo esta página 
dedicada al verso libre ; pero, de 
todos modos, se requiere una breve expli- 
cación, mitad filosófica y mitad informa- 
tiva. 

Es axiomático que las canciones de un 
país reflejan su modo de sentir mejor que 
innumerables volúmenes o conferencias. 
Por eso los pueblos que no cantan no dejan 
rastro. . . . 

En las tonadillas populares no hay di- 
simulo, ni propaganda, ni doctrinas, ni 
motivos ulteriores. Cada estrofa es un 
espejo. Si el trovador pertenece a una 
raza triste y oprimida, sus sones destilan 
melancolía y giros trágicos, como ocurre 



con los indígenas de América; si el pueblo 
que alza la voz tiene sangre mora, ribetes 
frailunos y legendaria incontinencia, mez- 
clará, como en España, la religión con el 
amor y las puñaladas. Y si, por instinto, 
una nación lleva siglos de esconder sus 
verdaderos sentimientos, como sucede entre 
ingleses y norteamericanos, entonces habrá 
que buscar su historia y conocer sus ten- 
dencias en el único documento que las 
revela : en la expresión lírica. 

Ahora bien, las rimas que siguen son 
traducción libérrima de la canción-éxito de 
la temporada teatral neoyorquina, canción 
que constituye el atractivo por excelencia 
de la opereta "Anything Goes." 

Niña, tú eres la cumbre, el Coliseo; 



eres del Louvre el gran museo, 

eres una melodía de una sinfonía 

de Sírauss; 

un sombrero de Bendel, coqueto, 

y de Shakespeare un soneto. 
Eres "Mickey Mouse," 

eres el Nilo, la torre inclinada de Pisa; 

la sonrisa 

de la Mona Lisa . . . 

Yo soy un fracaso, un cheque falso . . • 
un pobre mozo. 

Tú, la cumbre; yo, el fondo del pozo. 

Tú eres Mahatma Ghandi, coñac 
Napoleón . . . 

Eres una noche de verano en España, la 
sin igual; 

eres la Galería Nacional; 

el sueldo de la Garbo ... el "cello- 
phane" trasparente . . . 

Eres una cena de pavo caliente, 

eres el caballo que ganó el "Derby" este 
año. 

Yo soy un globo de goma 

que un alfiler convertirá en destrozo. 

Tú la cúspide, niña. Yo, el fondo del 
pozo. 

Tú eres una copa en el Ritz, 

y de Brevi^ster un chasis; 

eres un bote que se desliza 

por la soñolienta linfa del Zuyder Zee. 

Eres una crítica teatral de Nathan, 

eres el obispo Manning, 

eres brócoli, 

eres una noche en Coney ; eres los ojos 

de Irene Bordoni. 

Yo, una muñeca rota ... de percal un 
trozo. 

Tú, la cumbre; yo, el fondo del pozo. 

Eres la cúspide, de Arrow un cuello, 

de sol un destello. 

Eres los pasos de Fred Astaire 

que sabe magia forjar con pies. 

Eres de O'Neill un drama, 

y de Whistler la "mamma". 

Eres camembert; eres la rosa. 

Eres el infierno del Dante 

y la inmensa nariz de Jimmy Durante. 

Yo, en francés, estoy de trop. 

Cumbre tú ; fondo de pozo yo. 

De Waldorf eres una ensalada 

y de Heine una sentida balada. 

Eres un cuadro de Museo, 

un camafeo. 

Eres una estepa moscovita, 

un ujier del Roxy y de levita. 

Eres, lo digo con gozo, 

la cúspide. Y yo ... el fondo del pozo. 

De Babel eres la torre, 

de Whitney el corcel que mejor corre ; 

eres el Rhin que a la luna se despereza, 

eres una botella de buena cerveza ; 

de Saks eres un traje que causa sen- 
sación ; 

eres del año entrante la contribución 

federal ; 

eres un lápiz labial. 

Eres la estratosfera, 

una fragancia en la atmósfera . . . 

Yo sov una rana que no halla leño en 
que descansar. 

Tú, niña, eres la cumbre ... de Da 
Vinci un esbozo . . . 

¡Y yo, el fondo del pozo! 

{Continúa en la páqtna 193) 



Página 162 



Cine-Mundial 





Binnie Barnes, actriz i-nglesita a quien importó (y ni 
quien proteste) la Columbia Pictures, para filmar la 
picaresca producción "La Señora no se Opone". 




^nn Sothe 

°e Columbia. 



q"e^;: :^!:'^ ^«.a^ral y ,;„,^^_ 



HOLLYWOOD 



La Sección más nutrida que se publica en el mundo ai 
margen de la actividad cinematográfica de Los Angeles. 



¿s, 



o r 



Apuesto a que nadie me encuen- 
tra una sola línea equivocada, 
dice Ann Dvorak, la linda intér- 
prete de Warner Brothers. 



'E retira Ramón Novarro? . . . Así 
lo asegura él. Pero, como en el caso de 
José Mojica, no es de esperar que tal reti- 
rada sea definitiva ni absoluta. 

Lo innegable es que Ramón, después de 
trece o catorce años de labor ininterrum- 
pida en el Cine, donde supo llegar a muy 
altas cumbres, se encuentra cansado y quién 
sabe si hasta un poco decepcionado de sí 
mismo. Porque Ramón ha conquistado ro- 
tundos triunfos, aunque no precisamente 
en sus últimas producciones, pero nunca 
llegó a ser el galán ideal, ni siquiera cuando 
le dieron la ocasión de serlo con una Greta 
Garbo. Ramón es sólo el galancete sim- 
pático y travieso, que se deja querer, por 
ser esto lo más fácil en amorosas lides. Y 
lo malo es que, para esos papeles, ya está 
muy cerca de los cuarenta. . . . 

Su obsesión ahora es dirigir. (Ya diri- 
gió, hace pocos años, en español, "Sevilla de 
mis amores".) Y ahora, si se decide a fir- 
mar un nuevo contrato con la Metro, no 
faltará una clásula que estipule su derecho 
a actuar también como director. 

Por lo pronto está filmando "The Night 
is Young", con Evelyn Laye, quedando lue- 
go libre de compromisos. ¿Aceptará una 
nueva película en los estudios de Culver 
City? ¿O se irá a Méjico para interpre- 



Marzo, 1935 



O n V • 

tar y dirigir el "Cristóbal Colón", que un 
inteligente productor americano le propone? 

La aventura de filmar ese "Cristóbal 
Colón", en serio y con Ramón, puede ser 
arriesgada. Y en Méjico, aunque abundan 
allí los buenos artistas, bien pudiera resul- 
tar que, una vez hecha la película, el públi- 
co se imaginara que desde mucho antes de 
la primera visita de Colón, ¡ ya estaban des- 
cubiertas las Indias! . . . 

Ramón, probablemente, no renunciará a 
continuar en la Metro (aunque haga a 
Méjico un breve viaje de ida y vuelta) y 
le seguiremos admirando en sus deliciosas 
interpretaciones ligeras, tan llenas de fina 
gracia. Y en cuanto a dirigir, confiemos en 
que no insista demasiado. 

Antonio Moreno padeció análoga obse- 
sión. Como Richard Dix y tantos otros, 
que siguen soñando con dejar de ser actores 
(que es lo que saben) para convertirse en 
directores . . . que no es lo mimso. 

No obstante, algunos lo llegaron a ser y 
muy brillantemente. ¿Nombres? Recor- 
demos: 

James Cruze, después de interpretar 
"The Million DoUar Mystery", tomó el 
megáfono, que aun conserva. Irving Cum- 
mings, prominente galán en la pantalla si- 
lenciosa, es director desde hace ya largos 

Página 163 



■Ve ®^ 
r,\mand° „ , \a 





docc'6n mus 



años. Frank Borzage, que actuaba en las 
películas del Oeste, dirigió "El Séptimo 
Cielo" y ya no <iejó de dirigir. Ernst Lu- 
bitsch, actor cómico, es uno de los mejores 
directores. Como Cecil B. DeMille, que 
actuaba en el Teatro con May Robson. 
Raoul Walsh trabajó con Gloria Swanson 
en "Sadie Thompson" y fué figura inolvi- 
dable en "El Nacimiento de una Nación". 

Deseemos a Ramón la misma suerte, aun- 
que no baste la suerte para que un director 
haga buenas películas. Las buenas películas 
sólo las puede hacer el buen director. 

Y esto es lo difícil. . . . 



Hollywood 
prospera 

La vuelta a la prosperidad es 
innegable. Por Po menos en lo que a la in- 
dustria cinematográfica se refiere, ya que, 
a pesar de las lógicas restricciones banca- 
rias y a pesar de la absurda censura que 
caprichosamente se impone, a más de un 
40 por 100 asciende el aumento de. los ar- 
tistas en trabajo. Lo que supone unos 13 
millones de dólares más en circulación. Y 
sigue la busca de nuevos artistas. 

Actualmente hay en Hollywood unos 150 
artistas que no ganan menos de 25.000 dó- 
lares al año. (Los que ganan mucho más 
son los diez o doce realmente excepcionales, 
que, no obstante, como es lógico, cobran 
ahora mucho menos que en el pasado.) Y 
es interesante observar que entre los artistas 
de gran sueldo son numerosos los que de 
la noche a la mañana se quedan sin con- 
trato, reemplazándoseles con otras impro- 
visadas estrellas no menos fugaces. 

Hay más de mil artistas, incluyendo a 
los escritores, que ganan de 10.000 a 12.000 
dólares al año. Los directores, que no va- 
rían mucho, siguen cobrando sus mismos 
habituales sueldos. 







P í g i n a 164 



Robert Donat, que asu- 
mirá el primer papel en 
la cinta de Paramount 
"Peter Ibbe+son". 



Cine-Mundial 



Otras dos observaciones: el 70 por 100 
de los artistas actuales son nuevos en los 
Estudios de Hollyvi^ood. Y de los escrito- 
res sólo unos +0 de los que aquí trabajaban 
hace un año siguen en sus puestos. . . . 

En los grandes Estudios también ha ha- 
bido cambios. Los de la Columbia se han 
ensanchado considerablemente. Hace un 
año apenas si llegaban a 12 los artistas per- 
manentemente contratados: hoy pasan de 
40. Y el número de escritores y directores 
se ha duplicado. La Universal también am- 
plió sus actividades. Como Fox y como 
Paramount, Y la Metro perdió a Marión 
Davits (con los millones de Hearst), que 
trasladó sus reales a la First National. 

Cuando Marión Davies se trasladó a los 
Estudios de Burbanic hizo reconstruir allí 
su famoso bungalow de Metro y ordenó 
que se lo pintasen de nuevo. ¿De qué color? 
Un directivo de la First National propuso 
ingenuamente que se pintase del mismo 
color que todos los demás edificios de aque- 
llos Estudios, para hacer juego. A lo que 
repuso la omnipotente Marión: "Para que 
hagan juego, se pintarán todos los edificios 
como mi bungalow." 

En cuanto a la producción en español, 
también aumenta para el año entrante. Fox 
tiene un programa de 12 películas, a base 
de Catalina Barcena, Rosita Moreno y Ro- 
sita Diaz, como estrellas. Continuará Raúl 
Roulién, con su inseparable Conchita Mon- 
tenegro. Reaparecerá Berta Singerman, si 
sus compromisos en Europa se lo permiten. 
Y se estrellará a Tito Coral (para reem- 
plazar a José Mojica, ¡lo que es bien difí- 
cil!), presentándole en "Cantaclaro", la 
famosa novela venezolana de Rómulo Ga- 
llegos, adaptada a la pantalla por Miguel 
de Zárraga. 

En la First National prepara Manuel 
Reachi seis películas en español y dos en 
inglés, de asunto hispano. Las dos primeras 
que se filmarán son "La Borrasca", de 
Jean Bart, adaptada también por Zárraga ; 
y "La Vida de Joaquín Murieta", en in- 
glés, cinematografiada por el propio Reachi. 



Romántico y senfimenial 
dúo entre Peter Larry y el 
íeo, aunque competente Ed- 
ward G. Robinson, para la 
película de Columbia "The 
Whole Town Is Taiking". 








p-. \':j"'. " Ñ..;:' 



Piira 



esfa 



'■•viífa. 






Mano, 1935 



Página 165 




Charles Laughfon, Charles Blclrford y Herbert 

Marsháll aul^ografiando el álbum de Marilyn 

Knowlden. Todos están con M-G-M. 



En la Universal hará Moe Sackin otra 
serie de películas, de la índole de "Tres 
amores", con la que inició la producción. 

Y a esto sólo hay que agregar lo que a 
última hora decidan la Radio y posible- 
mente la Metro. . . . 



Banton 






M. 



La 
de 



película 
C h a p I I n 



Caro 




lindas fisonomía» 



Oic. Po-li V una se., de opresivas V 



i. J« »llo P«f« \ucimio..'-' 
todo ello p j^ V/erner. 



Página 166 



DE empezó a filmar el 1 7 de 
septiembre y ya lleva casi medio año en 
producción. Lo cual no es extraordinario, 
ya que la anterior, "Luces de la Ciudad", 
comenzó a filmarse el 27 de diciembre de 
1928 y no se acabó hasta el 23 de octubre 
de 1930. Chaplin es así. 

Lo sorprendente en esta ocasión es que 
está trabajando en forma muy distinta de 
la en que trabajaba antes. Antes, elegía un 
título y se ponía a filmar la obra, que no 
escribía, limitándose a seguir un escueto 
gmón. ¡La película se improvisaba ante 
las cámaras ! 

Ahora, Chaplin tiene escrita su obra y 
le falta el título. Para él sólo es la Pro- 
ducción número 5. . . . Ya ha fotografiado 
más de 36.000 pies de película, con Paulette 
Goddard como estrella. Y no se sabe más. 

La película no será silenciosa : tendrá 
música y ruidos. Pero, ¿hablará Chaplin? 
Aunque él dice que no, pudiera suceder que 
sí. Por lo menos, en alguna escena ines- 
perada. . . . 

Alf Reeves, su íntimo amigo y agente de 
publicidad, se muestra entusiasmado con lo 
que ya ha visto de esta Producción número 
5, y confía en que para el otoño se estará 
ya exhibiendo. 

Chaplin trabaja poco y despacio. Llega 

Cine-Mundial 




muy tarde a su estudio de La Brea y Sun- 
set, y se va temprano. ¿ Para qué cansarse? 
Los que trabajan con él le adoran. ¡En 
ninguna otra película ganarían más ni más 
cómodamente ! 

¿Qué será esta misteriosa Producción 
número 5 ? Alf Reeves nos dice, confiden- 
cialmente, que sólo una comedia. ... Ni 
siquiera una sátira de la NRA, como cre- 
yeron ios que vieron filmar alguna escena. 
La acción transcurre en una fábrica, en una 
cárcel, y en el muelle de un puerto. 

¡ Ah ! Charles Chaplin canta. Tiene una 
bella voz de barítono. ¿ No será ésta una 
sorpresa que nos reserve? . . . 

Finalmente le preguntamos a Reeves qué 
hay del insistente rumor sobre la posibili- 
dad de que en este año se decida Chaplin 
a interpretar el "Napoleón". 

— Hay muchos actores que puedan hacer 
de Napoleón. Pero ninguno que pueda 
hacer de Chaplin. ... 



La Die+rich 
se emancipa 

Marlene dietrich ya 

no quiere saber nada de Josef von Stern- 
berg. En cuanto acabe la filmación de 
"Carnaval en España" (título absurdo que 
ha sustituido al primitivo y lógico de "Ca- 
pricho Español") se separarán definitiva- 
mente. Ya sólo se hablan cuando les es 
absolutamente necesario. Y el esposo de 
Marlene, Rudy Sieber, ayudante de Stern- 
berg, tuvo que dejar su puesto. 

Días pasados, al inaugurarse el servicio te- 
lefónico entre Los Angeles y el Japón, Stern- 
berg se negó a acompañar a la Dietrich, 
que, como él, estaba invitada a hablar. . . . 
Mano, 1935 




^"^- ^'zr'^:^::^^^^ofíyB.u 



,.'"'*-"te fre„,ebundo 



Frank Shields, uno 
de los mejores ten- 
nis+as del mundo, 
pasa de la pisfa al 
eme, a filmar una 
película para 
M-G-M. 




Tod. 
Oí, 



Ado/ph!°^^°'epí. 



''e Mí 



"lou 



^ ='"^3 d, 



e W, 



"•""e, G, 



^rrier 



'Gold 



Pág 



I 67 




Página 168 



Jdne+ Gaynor es 
una de las que, a 
pesar del tiempo y 
a fuerza de talento 
y simpatía, persis- 
ten con justicia en 
el cielo cinema- 
matográfico, 
• 

Cine-Mundial 



¿Qué hará en el futuro Marlene Die- 
trich? Pues, sencillamente, olvidarse de 
Josef von Sternberg y dejarse dirigir por 
Ernst Lubitsch, con el que ahora suele 
almorzar a menudo . . . para desesperación 
de Sternberg. (A Rudy Sieber no le im- 
portan estas cosas.) 

Así, pues, bien puede predecirse que la 
próxima película de la Dietrich en los Estu- 
dios de Paramount será una comedia ligera, 
muy distinta de cuanto hasta la fecha filmó 
la genial germana. 



Reivindicando 

a I g*o rdo Arbuckie 

/VlÁS vale tarde que nunca. 
Nadie ignora que una tragedia le costó la 
carrera al pobre Fatty Arbuckie, pues, 
aunque los Tribunales le absolvieron, en 
Hollywood se le siguió creyendo el causante 
directo de la muerte de una alegre mu- 
chacha con la que él y otros cuantos amigos 
se estaban divi'rtiendo en un hotel de San 
Francisco. . . . Durante varios años ningún 
estudio quiso dar trabajo al desgraciado 
artista, que tuvo hasta que cambiar de nom- 
bre para poder vivir. Al fin, cuando ya era 
demasiado tarde, le perdonaron ; pero el 
infeliz murió sin saborear ya más las mie- 
les del éxito. 

Ahora, su primera esposa, Minta Durfee, 
que estuvo casada con él durante Veintitrés 
años, ha escrito un libro vindicando la me- 
moria del popular Fatty Arbuckie y rela- 
tando la verdad de lo ocurrido aquella me- 
morable noche en que perdió la vida Vir- 
ginia Rappe. 

En aquella época ya se había separado 
Arbuckie de Minta Durfee, pero ésta, en 
cuanto se enteró de lo sucedido, volvió al 
lado de aquél, a quien todos sus amigos 
abandonaron entonces. Y con él estuvo, 
dándole ánimos, hasta que los Tribunales 
le absolvieron. 

Después, Arbuckie se casó con otra, no 
fué feliz, se enfermó, y una vez más la 
primera esposa retornó a su lado, para con- 
solarle, hasta su muerte. 

Minta Durfee, artista de teatro, que 
nunca quiso trabajar en el Cine, es un pal- 
pitante ejemplo de cómo en Hollywood, a 
pesar de su fama, hay también mujeres de 
corazón, fieles siempre, incapaces de olvidar 
al que una vez las dio su nombre. . . . 



L O s q u e 

no fracasaron 

tN Hollywood abundan los in- 
crédulos : los pesimistas que dudan de todo. 
¡Los eternos augures de ineludibles fracasos! 
No hace muchos años que Janet Gaynor, 
contratada con 50 dólares semanales en la 
Universal, no servía para nada, según los 
agoreros. Y la echaron del estudio. La in- 
feliz se fué a la calle, llorando desconsola- 

(Contiiiúa en la página 188) 
Ma rxo, 1935 




-SSü. 


i«i^ jp 


ir-'cf! 




-" 



PUnt Car;, Cl ~, ' °"" 

'"^^ ''"'WoodenLí" 



El genial estadista filipino Manuel Quezón, comiendo en Holly- 
wood con sus amigos Lionel A+will y su esposa. 



Página 169 



LO QUE VISTEN 
LAS ESTRELLAS 




Jane Hamil+on, que figura con 
Fred Astaire y Ginger Rogers en 
la cinta musical de RKO-Radio 
"Roberta", muestra el mismo mo- 
delo, de frente. El único adorno 
es el enjoyado broche que cierra 
el escote y, en la muñeca, un an- 
cho brazalete de piedras preciosas. 



A la izquierda. Jane Hamilton, 
luciendo una exquisita creación de 
etiqueta, de satén negro, cuya es- 
palda atrevidamente desnuda con- 
trasta con la larga cola en boga. 





Glenda Farrell, de Warner Brothers, 
con un sencillo pero elegante y 
novedoso vestido cuya tela negra 
da contraste al alforzado y diagonal 
cuello de tafetán blanco. 



Jane Hamilton, de RKO, viste aquí una 
creación de "crespón arcoiris", una especie 
de "plaid" multicolor que modera lo blanco 
de la blusa y lo gris del sombrero. 




Evalyn Knapp, de Columbia Pictures, con 
blusa, bolsito y sombrero (y también cin- 
turón, que aquí no se ve) con aplicaciones" 
de cuentas de las llamadas de cabeza de 
clavo. . . . Están de moda y son de vidrio. 




Fay Wray, de Universal, vistiendo un traje de 

calle azul y aplomado y de modernísimo corte. 

Los broches son de madera, pintados de azul. 

El sombrero es aplomado, pero lleva 

una pluma celeste. 



Phyllis Brooks, de la Universal, luce un traje 

de recepción de raso blanco y cuyo tenue 

y bajísimo escote sostienen leves hombros 

de canesú con lentejuelas. 



Mano, 1935 



Pá g 



I 7 I 



Leslie Howard y la hermosa actriz 

europea Merle Oberon, en una 

escena de "The Scarlet Pinnpernel" 

( United .Artists). 





Kay Francis, la beldad de Warner Brothers, 
protegida por George Brent y Warren 
William en la película "Llvlng ¡n Velvet". 



Mano, 1935 



Página 173 




Nuestra Margo se- 
gún aparece en 
"Rumba", la cinta 
de Paramount en 
que tannbién figu- 
ran conno actores 
George Raft, 
Carole Lombard y 
Monroe Owsley. 



Con+ándose cuentos de subido color, Leo 

Carrillo y Louise Fazenda, entre escena y 

escena de "The Winning Ticket", 

para M-G-M. 




' • no , 193 5 



agina 175 



Jean Gale, una de las des- 


• 


lumbrantes intérpretes de 




la producción musical de 




marca Mascot "Young 




and Beautiful". 





:>N< 



%^^i^^ 



\ 



'llMr 






. Wr 



fH,,,^ 



y 



Pi 9 i n a 17 6 



Cine-Mundial 



b^^'Z^mf^h'-m^ 



Nancy Carroll es Id pro- 
tagonista del fotodrama 
"Una Mujer Fue la Causa", 
que acaba de filmar Co- 
lumbia Pictures. Nancy 
puede ser causa de 
tantas cosas. . . . 









En mu+uo arrobamiento, Sally Blane y el 
veterano William Farnunn, filmando para 
RKO-Radio la cinta "The Silver Streak". 



P i q\ n a 17 8 



Cine-Mundial 







EL RECALO 
DEL PACHA 



Por Luis An + onio de 
(Dibujo de Sánch 

V 

/ O no me acuerdo quién fue el poeta 
árabe que dijo que los galgos de bellos ojos 
persiguen a las liebres porque tienen bellos 
los ojos también, ni de quién fué el cristiano 
que aconsejó que no se mezclara el agua con 
el vino de los vendimiadores. 

Vino de buenas vendimias de Francia so- 
bre manteles militares, vinos cristianos de 
Europa y una historia de bellos ojos árabes, 
en un paisaje de palmeras altas y de mora- 
bos que son nieve sobre el oro incontable 
del Desierto. 

El coronel, recién llegado de Siria, pre- 
Síuntó al comandante del fuerte: 

— ¿Quién es ahora pacha de este te- 
rritorio? 

— Sidi Abd-el-Kader el Gadiri. 

— ¿Vive todavía? 

— Vive, y si sus ojos apenas ven, su puño 
continúa siendo firme. Como enemigo es 
peligroso, como aliado hace que la paz reine 
en toda la comarca colocada bajo su autori- 
dad y es una garantía de que la disidencia 
no aparecerá en la palmerania. 

— Le conozco de cuando yo era gober- 
nador militar de la región. Es más, puedo 
asegurar que fué por mi culpa por lo que 
se alzó en armas contra nosotros, y para 
someterse exigió mi translado. - . . ¿ Con- 
tinúa viviendo en Dar Hamara? 

—Sí. . . . 

— ¡ Hermosa residencia ! 
Sólo una vez estuve dentro 
de su recinto, y no entré en 
ella por la puerta que mira 
al bosque de cedros, sino en- 
caramándome en una tapia. 

— ¿ Espionaje? 

— Amor. 

M« no, 193 6 




Vega 

En 1918, el 
pacha disidente 
Abd-el-Kader e 
Gadiri, en guerra 
con sus vecinos 
los bereberes, per- 
mitió la entrada 
de los franceses 
en su territorio. 
No hubo necesidad de dispa- 
rar un solo fusil. Bastó con 
que Abd-el-Kader conservara 
el mando para que la paz 
fuese estable en los territorios 
situados al sur de Khenassa. 

El pacha estaba terminando las obras 
de Dar Hamara, la casa de estilo árabe 
pero un tanto apartada de la arquitectura 
marroquí por las influencias orientales de 
sus torres afiligranadas y de sus cúpulas 
brillantes. 

Solamente los jardines eran absolutamen- 
te marroquíes. Mucho naranjo, mucho li- 
monero y reventadas rosas entre los sende- 
ros alfombrados con minúsculos mosaicos. 
Los árabes no saben nunca su edad. Con- 
tar los años es llamar a la muerte y su 
cuenta exacta no te aumentará ni dismi- 
nuirá ni siquiera un día de los que Dios 
te haya concedido. Por tanto, Abd-el-Kader 
ignoraba el número de sus años, pero por 
la blancura de sus barbas, 
por ser viejo entre los viejos 
de la kabila, no debian bajar 
de los setenta seguramente. 
Como se ignoraba el nú- 
mero de los años se ignoraba 
también el de las mujeres 
que poblaban su harén. Es- 




posas legítimas, cua- 
tro, porque Moha- 
ma no permite a los 
creyentes que reba- 
sen esta cifra; pero 

la Palmerania y la montaña pusieron sobre 
las alfombras y las colchonetas moras de 
Dar Hamara sus adolescentes más bellas, \ 
el arenoso Sur dio al pacha la ofrenda de 
las niñas de color canela con ojos profundos 
y largos. 

Los palmerales de Khenassa, medio ma- 
rroquíes, medio argelinos, tienen más in- 
fluencias orientales que las ciudades del nor- 
te y del centro del Imperio Feliz. Por esto, 
en Dar Hamara, en lugar de viejas desa- 
huciadas, cuidaban del rebaño femenino 
eunucos entrometidos y vigilantes. 

Yo, Capitán del ejército de ocupación, 
había sido nombrado Gobernador interino 
de los territorios recién intervenidos. De 
la Palmaneria lo ignoraba todo. Las cos- 
tumbres, los habitantes, la manera de vivir 
(Cüiitiniiii rii ¡n f'noina 1^1 ) 

Página 179 




En la "Canción de Cuna" del Cine Club, de izquierda a derecha, Alida Vischer, María 
Míreles, Antonio Vidal, Aura de Silva, Elena Torres, Javiera Ríos, Magdalena Molino, 
Julieta Molino, Raquel Molino, Graciela Molino, Julio Abadía y Raquel Ríos. 

EL HABITO DE SOR JUANA 



ANTE nosotros se alza la angelical 
figura de una monjita ingenua, toda 
ella espíritu, que cruza los lirios de 
sus manos en mística actitud, mientras posa 
la lucecilla de sus ojos verdes sobre los 
nuestros pecadores, indignos de mirarla. . . . 
Porque, en esta ocasión, el hombre, acos- 
tumbrado a desnudar con la vista, no debe 
en modo alguno romper el misterioso he- 
chizo. ¿Qué importa si detrás de esa llama 
de ensueño se quema de amor un alma? 
El amor es algo también divino que, si no 
lo manchan anhelos profanos, bien merece 
respeto hasta de los incrédulos. 

La monja es Sor Juana de la Cruz, y 
el hábito que lleva fué llevado antes por 
Dorothy Wieclc, la adorable germana. 
Ahora lo ostenta, con sencillez que eleva 
su innata distinción, una colombiana pro- 
cer que sólo por un benemérito sentimiento 
artístico pudo decidirse a presentarse en 
público: Aura de Silva. 

He aquí una estrella que nace y nos su- 
giere algunas observaciones de profundo 
interés para cuantos sueñan con la apari- 
ción en la pantalla. 

Cada vez que en Hollywood se decide 
/¡linar una obra en español surge este pro- 
blema: ;Con quiénes? Poro'ue los artistas 

P i g i n « 18 



P o r 
Miguel de Zárragd 

conocidos ya lo son demasiado, y los nue- 
vos no asoman. Los repartos son casi siem- 
pre los mismos. Si la estrella lo es Cata- 
lina Barcena, el galán lo ha de ser Gilbert 
Roland o Antonio Moreno. ¿Con Rosita 
Moreno? Mojica o Roulién. ¿Con Con- 
chita Montenegro? Roulién. ... ¿ Se ne- 
cesita una vampira? Mona Maris. ¿Una 
damita? Luana Alcañiz. ¿ Una señora ale- 
gre con acento extranjero? Bárbara Leo- 
nard. ¿Una ingenua pueblerina? Anita 
Campillo. ¿Un cincuentón elegante? An- 
drés de Seguróla. ¿Un villano? Alfredo 
del Diestro. ¿Un señor respetable? Anto- 
nio Vidal. ¿Un médico? Lucio Villegas. 
¿ Un criado gracioso ? Paco Moreno. ¿ Un 
criado serio ? Manolo Paris. ... Y gene- 
ralmente, no se sabe por qué, pocas veces 
se acuerdan de José Crespo, que lo hace 
todo y todo bien. 

Pero, aunque los aludidos fueran los más 
maravillosos de nuestra pantalla, el público 
se cansa de la monotonía. Quiere ver, al- 
ternando con los ya consagrados, ¡artistas 
nuevos! Otras caras, otras líneas, otros 
temperamentos. ... Lo difícil es encontrar- 



los. Entre los actores profesionales, cuan- 
do reúnen condiciones cinematográficas, 
suele ocurrir, abrumadoramente, que ni las 
primeras actrices ni los primeros galanes 
son ya jóvenes. ¡Y en el Cine no es tan 
fácil quitarse años como en el Teatro! 
Sólo en casos excepcionales, y a fuerza de 
salvar dificultades técnicas, se puede reju- 
venecer a algunas estrellas realmente ex- 
traordinarias. 

Con los simples aficionados, sin prepa- 
ración artística, no es posible contar. La 
figura no basta. Ni siquiera la buena dic- 
ción, que es indispensable. Han de saber 
moverse, alegrarse, entristecerse, indignar- 
se, escuchar. . . Hay que vivir en la pan- 
talla, como en la vida : con naturalidad, 
con espontaneidad; pero con arte. Porque 
no todas las acciones naturales, espontá- 
neas, son artísticas. El arte está en que lo 
parezcan. 

Teniendo en consideración estas obser- 
vaciones, tan elementales, se fundó en 
Hollyvv'ood el "Cine Club", formado por 
neófitos entusiastas de la juventud española 
e hispanoamericana de Los Angeles, que es 
una verdadera Escuela Práctica de Arte 
Cinefónico. Para ello se organizó un 
{Crintinúd fii la página 192) 

Cine-Mundial 




Banifo KHussolini, a cuyos ímpetus como dictador hay que añadir en justicia grandes dotes tea- 
trales, en varias características posturas durante su último discurso a los agricultores italianos. 



^A U N D I A L E S 



Gráficas de nuestros corresponsales 
y del Servicio Wide World 





a la Meca, 
como lo manda 
Corán, dos comercian- 
tes árabes hacen sus 
preces rituales en las 
dunas del Sahara. La 
escena fue tomada en 
las cercanías de Biskra. 



jada cual tiene maneras distintas 
ií tomar un baño. El Club de 

Isos Polares", por ejemplo — 
"je no son osos sino gentes — 
¡«Jsca las no tan tibias aguas del 

igo Michigan, en los Estados 
|nido$, para humedecerse a gusto. 

• rio , 193 5 



Página 181 



*t». 



^1 



^mj 



■-jt<&^!^í*>'- 



<S§¿^«-^Í^ 



'<í?"a5s, 



/Hi^'^ 



f 






X 



En Serbia, las novias tienen 
que esconderse veinficuatro 
horas detrás de un velo 
como éste antes de la 
boda para que el matri- 
monio resulte bien. Por lo 
general, los velos (tejidos 
a mano) pasan de gene- 
ración en generación. 



PWÜP'^ 



ttpip*' 



Un momento de la activa pelea entre 

el campeón Max Baer y su contrincante 

Levinsky, que este último perdió 

en la segunda vuelta. 



fc^z: 



^-^ 



''^. 



Chldulto Kashiwagi, telefonista políglota de la central 

de Tokio, que tiene a cargo los contactos entre Japón 

y el resto del mundo. 



En la peluquería, dejándose 
rapar, el almirante Keisuke 
Otada, ¡efe del gabinete 
nipón, medita acerca de 
los incidentes que marca- 
ron la primera sesión de la 
Dieta japonesa , . . que 
le sacó canas verdes. 



Joe Louis, pugilista sensacional que ha venido 

triunfando en una serie de recientes encuentros 

y que está abocado a resultar campeón. 



U 



\ ,.v 



¡Tí 



*<m.vx^ 



-Vi' 



■■^W^ 



En el Japón, los pescadores dejan que sus paja- 
rracos amaestrados atrapen las piezas, que ellos, 
luego, les extraen del gaznate. 



Pí 



g I n a 



82 



Cine-Mundial 



GRÁFICAS DEL CUARTO JUICIO ORAL CELEBRADO EN 
FLEMINGTON. ESTADO DE NEW JERSEY. PARA DECIDIR 
DE LA CULPABILIDAD DE BRUNO RICHARD HAUPTMANN. 
ACUSADO DEL SECUESTRO FATAL DEL HIJO LINDBERGH 



Servicio especial 
de Wide World 






Vista exterior del edi- 
ficio municipal en que 
se celebran las sesiones 
del jurado, durante 
una de éstas. 



Interior de la corte de justicia en el pequeño pueblo ds 
Flemington, en New Jersey, donde se celebran las sesione: 
del jurado ante quien Hauptmann se juega la vida. 




El reo, Bruno Richard Hauptmann, foto- 
grafiado en momentos en que entraba 
a la Corte que lo juzga por el secuestro 
del hijo de Lindbergh. 




El juez que preside las 
sesiones: Thomas W. 
Trenchard, veterano del 
foro de New Jersey, 
y notable por su 
ecuanimidad. 



En el centro (en la foto- 
grafía de la izquierda) el 
coronel Charles A. Lindbergh 
saliendo de la sala de sesio- 
nes del jurado de Hauptmann. 



David A. Wilentz (derecha). Fiscal que 
representa al Estado en el proceso 
seguido contra el carpintero Hauptmann. 




f 



La esposa del acusado 
Hauptmann sale de visi- 
tar a su marido en la 
cárcel de Flemington. 



Los defensores de Hauptmann, de izquierda 
derecha, Edgar Rosencrans, Edward J. Reil 
Y C. Lloyd Fisher 



« r 10 , 19 3 5 



Página 183 




Pe+er Romanoff, de quien se 

habla en el presente, verídico 

y neoyorquino ar+ículo. 




Un lince del Parque Central de Nueva York, al que 
también se alude — lo mismo que a otras bestias 
más o menos feroces— en esta singularísima página. 



En Nueva York se Matan Leones, 
Tigres y otras Fieras de la Selva 



Por LeónPoy 



EN Nueva York se encuentra de todo. 
Más que la ciudad cosmopolita es la 
ciudad-bazar del mundo. Hace unos 
días, en el corazón de Radio City, el ba- 
rrio más moderno de Nueva York, cons- 
truido no hace muchos meses, me topé con 
unos gitanos del Sacromonte. En una oca- 
sión, una señora muy distinguida y a la vez 
un poco loca me confió la misión de que le 
buscara unas ratas blancas como el armiño. 
Ella vivía en Londres y a pesar de todas 
sus pesquisas no las había podido encontrar. 
Escribió a París y tampoco se las enviaron. 
A. los quince días de escribirme le facturaba 
yo desde Nueva York dos parejas de rato- 
nes blancos que parecía que los habían traí- 
do de las regiones antarticas. 

Nueva York tiene de todo y, claro, tiene 
también fieras de la selva. Y si tiene fieras 
de lá selva, ¿qué particular es que haya 
quien las mate? No quiere decir que del 
mismo modo que dentro de la ciudad de 
Nueva York colocaron la ciudad de la Ra- 
dio, en el casco de la metrópoli o en sus 
aledaños hayan establecido para recreo de 
ncoyorkinos con dinero una selva auténtica. 
Tampoco significa que si a usted, resi- 
dente en Nueva York, se le peta armarse 
de un rifle y salir a la Quinta Avenida a 
cazar leopardos, los encontrará, y, de en- 
contrarlos, le permitirían cazarlos. La ver- 
dad, la triste verdad es que en la Quinta 
Pagina 184 



Avenida lo único que queda del leopardo 
son algunas pieles, cazadas hace ya mucho 
tiempo naturalmente y a las que no es po- 
sible volver a cazar de los establecimientos 
en que se venden como no sea con un buen 
fajo de billetes de Banco. 

En puridad, yo no conozco en Nueva 
York sino a un solo hombre que se dedica 
a matar osos, tigres, búfalos, gatos silves- 
tres y otras fieras. Y por extraño contraste, 
a pesar de sus sanguinarias aficiones, raras 
personas le conocen. Yo voy a tener el gus- 
to de presentárselo al lector. 

— Lector, he aquí al señor Romanoff. 

— Señor Romanoff, un lector de "Cine 
Mundial". 

¿Romanoff? ¿No un Romanofí de la 
ilustre casa de los Romanoff, emparentados 
con la corte imperial de Rusia ? No sé. 
Quizá porque está un tanto americanizado, 
quizá porque teme todavía a los bolchevi- 
ques, cuando se le pregunta si es de origen 
noble, señala a los animales a quienes a 
veces mata y dice: 

— Esos son los únicos nobles que yo 
conozco. 

Porque este Romanoff está encariñado 
con esos animales a quienes a veces saca la 
vida. Ama a los osos polares con la ternura 
de un primo hermano. A "Ramsés", un 
tigre feroz que está bajo su cuidado, lo sa- 
luda ceremoniosamente todas las mañanas. 



Ramsés, que no ha perdido las costumbres 
selváticas, le contesta con un gruñido que 
hace eco en doscientos metros a la redonda. 

Romanoff no es siquiera ruso. Es un 
emigrante que salió un día de Polonia rum- 
bo a Inglaterra y otro día, varios años des- 
pués, partió de Inglaterra a Nueva York. 
Y en Nueva York está hace más de veinte 
años viviendo entre leones, tigres, hipopó- 
tamos, avutardas, zebras y otros bichos. 
Vive en Nueva York, pudiera decirse que 
hipotéticamente, pues en realidad más bien 
parece que resida en el África Ecuatorial. 

Como fue marinero en Inglaterra, en 
Nueva York entró en un astillero y se puso 
a reparar yates. Vino la guerra y se aca- 
baron los yates. Se hizo chófer. Por en- 
tonces, si veía a un león corría como un de- 
sesperado. Por fortuna sólo veía a los po-. 
licias que se le acercaban si infringía alguno 
de los artículos del reglamento para la cir- 
culación pública. Y corría también al ver- 
los como si fueran leones. 

Entre los amigos que hizo Romanofí 
mientras manejaba el volante figuraba un 
mecánico que vivía próximo al Bronx Park. 
Tan cerca vivía que llegó a sus oídos la 
noticia de que necesitaban guardas para el 
parque zoológico, gente sin miedo, conoce- 
dora de la vida y costumbres de las fieras. 

Se presentó Romanoff. Habló de sus via- 
jes por el Océano Indico, contó cuitas, citó 
nombres geográficos, demostró que era un 
gran tirador y apuntó un detalle: las fieras 
no comen carne como no sea fresca, ca- 
liente, sangrante. Quedó admitido. Se le 
encargó de suministrar la carne diariamente 
a los leones, los tigres, las panteras y los 
osos. Así fue conociendo e identificándose 
con sus compañeros de trabajo. Mejor 
( Continúfi en la p/iffinn 187) 

Cine-Mundial 




Juiio GaHi-Casaiza, que 

fue hasta hace poco el ¡efe 

del Metropolitan Opera. 



DE O P E R A... 




'°^ cantantes de la el" ^ 



presa. 



L 



Por José M. Bad 



A temporada de ópera es siempre en 
Nueva York un motivo de acontecimientos 

; sociales y artísticos. En las noches de gala 
se congregan en las salas del Metropolitan 
Opera House las más rancias familias. Los 

j palcos y butacas se llenan de plutócratas y 
de personajes notables. La famosa "herra- 
dura dorada" la ocupa el smart-set new- 
yorquino, envuelto en sedas y cargado de 
joyas. En esas noches de moda, la pala- 

j bra" depresión" no asoma allí por ninguna 

I parte. . . . 

\ La temporada actual marca medio siglo 

í de vida al Metropolitan — para ser exacto, 
53 años — y 27 bajo la severa dirección 
artística del Comendador Giulio Gatti- 
Casazza, quien con el esplendor tradicional 
inaguró la actual jornada lírica el penúl- 
timo sábado de diciembre. Por un motivo, 

I quizás sentimental, el veterano director es- 
cogió para su última reapertura la opulenta 
ópera "Aída", que fué también su obra de 

j debut en 1908. Al final de esta temporada 
Gatti-Casazza, se irá a Italia a vivir sose- 
gadamente, después de haber dado sus me- 
jores energías y el prestigio artístico de que 
hoy disfruta, a la Casa Metropolina de la 
Opera. 

Precisamente esa noche se presentó por 

(j primera vez ante los neoyorquinos, el maes- 
tro argentino Ettore Panizza, que ocupa el 
puesto del maestro FuUio Serafín, actual- 
mente director del teatro La Scala, de Mi- 
lán. Desde las primeras frases del prelu- 

¡ dio de la orquesta, hasta los últimos 

I gemidos de " ¡O térra Addio!, se notó que 

f Panizza es un maestro de fuste y un mú- 
sico de exquisita sensibilidad. 
M a no , I 93 5 



Las óperas que figuran este año en el 
repertorio son las mismas de siempre : Lucia 
di Lammermoore, Rigoletto, La Traviata, 
Carmen, La Gioconda, Cavalleria Rusti- 
cana, Fausto, la Tetralogía de Wagner 
... y tres o cuatro obras de compositores 
indígenas, entre otras "Peter Ibbetson" de 
Taylor, "Emperor Jones" de Gruenberg, 
y "In the Pasha's Garden", de John Lau- 
rence Seymour, estrenada recientemente en 
el idioma vernáculo. 

La constelación de divas la forman can- 
tantes de todos los países : Yanquilandia, 
Rumania, Italia, Francia, Rusia. . . . Este 
año corresponde la supremacía a los Esta- 
dos Unidos, pues de los ochenta y tres as- 
tros, treinta y cuatro han nacido en la tierra 
del Tío Samuel. Es un personal políglota 
que igual canta en francés, italiano, español 
o alemán y que integran ventiocho sopra- 
nos, quince mezzo-sopranos y contraltos, 
diecisiete tenores, doce barítonos, diez ba- 
jos, ocho directores de orquesta y once sub- 
directores. A este número hay que sumar 
cien profesores de la orquesta, un cuerpo 
de baile que pasa de cien y un coro nutrido, 
que en algunas obras pasa de cuatrocientos. 

Este invierno han debutado seis nuevos 
cantantes. Las sopranos Helen Jepson, Kis- 
ten Flagstad, Anny Konetzni, y Mary 
Moore, bella neoyorquina de origen irlan- 
dés; las mezzo-sopranos Kathryn Meisle, 
y Myrtle Leonard, esta última californiana 
de extensa y bien timbrada voz, que de- 
butó encarnando el papel de La Cieca, en 
La Gioconda, y el tenor Diño Borgioli. 

De la pléyade española e hispanoameri- 
cana, de aquellos nombres gloriosos de hace 



m^( 







*^'-^^- 



tres lustros: Barrientos, Seguróla, Lázaro, 
Mardones, Fleta, Ballester, Zanelli, sólo 
la diva valenciana Lucrecia Bori figura en 
el elenco. Los demás han envejecido, se 
han retirado o han muerto. Lucrecia Bori 
es hoy la estrella más popular del Metro- 
politan y aun conserva la frescura de su 
voz y sus insólitas cualidades histrónicas. 
Y del grupo internacional siguen logran- 
do aplausos el veterano tenor Giovanni 
Martinclli, el barítono Giuseppe De Luca, 
{Continúa en la pagina 189) 

Página I 8 S 



REFLEJANDO LA SALUD 



Todo Hollywood sabe que el éxito de cualquier 
película depende mucho de la actividad, viveza y 
vitalidad, es decir, la perfecta salud, de los que 
en ella toman parte. 

Lo mismo ocurre en la vida cotidiana, en donde 
también impera la salud. Es por éso que el Quaker 
Oats resulta un alimento de tanta importancia 
para todos. 

El Quaker Oats abunda precisamente en los ele- 
mentos nutritivos esenciales para fortalecer el 
cuerpo, desarrollar los músculos y activar la 
mente. Repone las energías que se derrochan en 



el trabajo — en las diversiones. Nutre, revitaliza y 
vigoriza el cuerpo entero. 

Este es un alimento que beneficia a todos y cada 
uno de los miembros de la familia, debiendo for- 
mar parte de todo régimen alimenticio. Rico y 
cremoso, el Quaker Oats tiene un sabor delicioso 
que a todos encanta. Y por ser de cocimiento rá- 
pido ahorra tiempo, cociéndose en 21/2 minutos una 
vez que el agua empieza a hervir. 

Gloria Stuart, reflejando en- 
canto y salud, entre escenas 
de la producción de la Uni- 
versal "El Don de la Labia." 






m 



?!f 







^_> 









''IK- ., 




IMAGEN 
CUAQUER 
SOLO EN EL 




»••*• 



LEGITIMO 



if 



En Nueva York... 

{Viene de la página 184) 

sería decir de cautiverio; porque el que traba- 
jaba era Romanoff y no los animales. 

Con la escopeta de guarda, demostró que el 
pulso que conservaba en tiempos de pescador 
no le había fallado y donde ponía el ojo ponía 
la bala. Se le nombró entonces "matador" ofi- 
cial del parque zoológico. Desde entonces es 
él, de todos los millones de habitantes que hay 
en Nueva York, el que se puede permitir el 
lujo de matar fieras como si se dedicara a la 
caza mayor en la selva asiática. 

En los veinte años que Romanoff oficia en el 
parque zoológico del Bronx ha matado toda 
clase desanímales. Ha matado girafas, subido 
a un árbol, y puercoespines, tumbado en tierra. 
A veces se encariña con un animal y de buena 
gana, enjugar de matarlo, se lo llevaría a casa 
si se lo permitieran, pero tiene disposiciones 
rigurosas de acabar con las fieras que, enfer- 
mas y agotados todos los recursos de que se 
restablezcan, pasan los días en un eterno que- 
jido soliviantando a las demás especies. 

Porque eso sí, todas las fieras que mata Ro- 
manoñ están enfermas e incurables. Es decir: 
que Romanoff hace con los animales de la selva 
lo que muchos médicos realizan, por procedi- 
mientos más sutiles, con los seres humanos. 
Mas el hecho de que sean bichos enfermos e 
incurables no resta mérito a la acción de Ro- 
manoff. Los anímales de la selva cuando están 
enfermos o próximos a la muerte es cuando ex- 
teriorizan de modo más intempestivo su furia. 
Un león con fiebre es doblemente peligroso. Y 
una hiena que padezca del corazón es como 
para echarse a temblar. 

Una vez que los directores y consejeros del 
parque zoológico dictaminan la sentencia de 
muerte de un animal, Romanoff se encarga de 
aislarlo en una jaula independiente y despa- 
charlo de este mundo con un certero disparo en 
el cráneo. Luego se acerca al animal, penetra 
en la jaula y le dedica a modo de responso 
tiernas palabras: 

— Oíd Pop, eras un león magnífico y yo me 
sentía orgulloso de exhibirte ante las gentes. 
Te llegó tu hora. A todos nos llega, y sólo 
siento que el deber me haya obligado a antici- 
parte un poco la tuya. Pero no creas que te 
olvidamos. Cada vez que cruce ante tu jaula, 
no importa quien la ocupe, me acordaré de ti, 
Oíd Pop. 

Y pasa, con emoción, la mano por las mele- 
nas crespas del difunto. 



Los talleres Mack Sennett ya no 
llevarán más el nombre de su fundador. La 
empresa Mascot Pictures, una de las más afor- 
tunadas independientes, ha arrendado aquéllos 
por diez años y les dará el suyo. 

I OX — o, más exactamente dicho, 
John Stone — está buscando una actriz para que 
haga la "Ramona". (Dolores del Río la hizo 
silenciosa, hace ya doce años, y hace veinte que 
la estrenó Mary Pickford.) Al concedérsele la 
palabra a la heroína de Helen Hunt Jackson, 
"Ramona" parecerá nueva. Y no sé por qué se 
me figura que su intérprete lo va a ser Janet 
Gaynor. . . . 



A 



SHIRLEY TEMPLE le ha 
salido una temible rival: Jane Withers. Es mo- 
rena y tiene un par de años más que la rubia 
Shirley. En "Bright Eyes", que acaba de estre- 
narse, han puesto a ambas chiquillas freqte a 
frente, ¡y hay que verlas! 



\V\M77/ 




Con todo el burbujeo 
y el noble bouquet 
de un vino generoso 

CANADÁ DRY 

El Champagne de las Ginger Ales 
En los principales hoteles, restourants y bares 





PROTEGE 
el esmalte 

contra 

la corrosión 

ACIDA 




El pOiVO dentífrico CALOX actúa científicamente. 
Contiene el perborato de sodio que emplean los 
dentistas y médicos para el tratamiento de afec- 
ciones bucales. Al contacto con la saliva forma una 
agua calcárea que neutraliza los ácidos y protege 
los dientes contra su corrosión. Asimismo forma 
millares de burbujitas de oxígeno que quitan las 
manchas, blanquean los dientes y retardan la formación del sarro. 
CALOX es agradabilísimo y no raya el esmalte. Es doblemente más 
económico que las pastas — un bote contiene para 143 limpiezas. 



POLVO 
DENTÍFRICO 



MAS EFECTIVO, MAS ECONÓMICO 




McKESSON a ROBBINS, INC., Nueva York, E. U. de A. 

Fabricantes de productos químicos durante 101 años 



40 



Marzo, 193 5 



Página 18 7 




Sal de Fruta ENO 



I 



. . "DESFILE DE ESTRELLAS" . . . . ! 

con portada a cuatro colores ... y los más recientes retratos de todos sus 
favoritos . . . más interesantísimas biografías cortas. . . . Estará en venta este 
mes. ... El más atractivo Álbum del Cine . . . 

BUSQUELO EN PUESTOS, LIBRERÍAS Y CINEMAS DEL PAÍS . . . 
ESTARA EN VENTA EL MES PRÓXIMO. 




NEW YORK 
MILITARY ACADEMY 



ESTA famosa y antigua escuela ofrece una 
educación de mérito excepcional, preparan- 
do a sus alumnos para matricularse en las prin- 
cipales universidades. 

También se da a los alumnos de la New York 
Military Academy competente instrucción en 
actividades ajenas a las aulas propiamente 
dichas, tales como 



TIRO AL BLANCO • 
EQUITACIÓN • 



NATACIÓN 
ESGRIMA • 



• BOXEO 
BAILE 



Entre los alumnos 
de esta Academia se 
cuentan jóvenes de 
las principales fami- 
lias de la América. 




Para informes detallados, escribase al 

""Z^^lí: "^^U^GnC^^cUM D.S.M.,B.A. 
NEW YORK MILITARY ACADEMY 

Cornwall-on-Hudson Nueva York, E. U. A. 



Hollywood 

(Viene de la página 169) 

damente. Tropezó con ella Frank Borzage, ¡y 
le ofreció el papel de protagonista en "El Sép- 
timo Cielo" ! 

Cuando Helen Hayes vino a Hollywood por 
primera vez, nadie quiso hacerla caso. Y en 
los estudios de Paramount, donde ella pretendía 
que la contrataran, se negaron a concederla un 
test, por considerarla vieja y antifotogénica. . . . 
Se volvió a Nueva York, triunfó una vez más 
en el Teatro, ¡y la contrató Metro para ha- 
cerla estrella! 

En Katharine Hepburn tampoco creía nadie. 
Dijeron que era fea, insignificante, antiestética, 
¡y la bastó un pape! en "Bill of Divorcement", 
para que se la proclamase artista genial ! 

A Mae West se la auguró el más estrepitoso 
fracaso. Los maldicientes aseguraban que era 
una jamona sin gracia, y que sus curvas eran 
incompatibles con las lineas predominantes en 
Hollywood. Un papel secundario fué suficiente 
para demostrar que ella podría ser una revo- 
lución en el Cine. Y lo fué. Desde su adveni- 
miento, se acabaron los huesos. 

Y algo parecido sucedió cori la Garbo y con 
la Dietrich, cuando pisaron tierra de California. 

No es cosa, pues, de que uno se desespere, 
si no encuentra de par en par abiertas las puer- 
tas del Cine. Hay que tener paciencia. O 
suerte, como Margo, la deslumbrante mejicanita, 
que es hoy la sensación de Hollywood, donde 
acaba de filmar "Rumba" con George Raft. 

Margo (María Margarita Guadalupe Castilla 
Bolado) tuvo la oportunidad de filmar "Crimen 
sin Pasión" en Nueva York, conquistando un 
repentino triunfo, y Hollywood la ha recibido 
con los brazos abiertos. 



Centelleos . . . 



j 



ACK MULHALL, estrella de' 
Cine hace muy pocos años, y en plena juventud 
aún, hace ahora ínfimos papeles y hasta trabaja 
como extra. . . . Días pasados, interpretando un 
simple mensajero en "Reckless", película de 
Metro, recibió un telegrama comunicándole que 
su madre estaba agonizando en Nueva York. . . . 
¡Y no pudo ir a darla el último abrazo, por no 
disponer ni de un centenar de dólares para 
el viaje! 

Cablegrafían desde Praga 

que Luigi Pirandello, el dramaturgo italiano a 
quien acaban de conceder el Premio Nobel, ha 
sido contratado desde Hollywood (¿por Metro?) 
para dirigir y actuar en la adaptación cinema- 
tográfica de su popular comedia "Seis perso- 
najes en busca de un autor". Lo más intere- 
sante será que el propio Pirandello se encar- 
gará de interpretar el papel del Autor. 



R. 



OBERT DONAT, que tanto ha 
gustado encarnando al protagonista de "El 
Conde de Montecrísto", ya está contratado por 
los hermanos Warner y se dispone a filmar 
"Captain Blood". Después hará el tan discutido 
"Anthony Adverse". 



VJEORGE ARLISS va a filmar 
una nueva serie de obras históricas. Las tres 
primeras serán "El Cardenal Richelieu", "Samuel 
Pepys" y "Luis XI". Aunque para este ilustre 
actor, después de visto una vez, es igual una 
película que otra. Su personaje es siempre 
el mismo. 



P4 gl 



I 68 



C¡ne-I^und¡al 



II 



De Opera 

(Viene de la página 185) 

el sexagenario bajo francés León Rothier y mi 
homónimo el tenor Angelo Bada, todos compa- 
ñeros de Caruso y que forman parte de las 
huestes del Metropolitan desde hace venticinco 
o treinta años. 

El futuro del Metropolitan es en este momento 
un enigma. La temporada actual se realiza 
merced a una campaña que hicieron para reunir 
250,000 dólares y asegurar funciones durante 
catorce semanas, en cuya campaña entraron en 
juego donativos desde un dólar hasta cincuenta 
mil. Con los ingresos de taquilla solamente, no 
puede haber ópera. Hace falta un fondo espe- 
cial parai'hacer frente a las pérdidas. Por otra 
parte, al retirarse Gatti-Casazza, no es fácil 
nombrar substituto que satisfaga los deseos de 
todos los /niembros de la aristocracia que patro- 
cina el espectáculo. 

Ojalá el Metropolitan tenga vida perma- 
nente. Nada hay en Nueva York más intere- 
sante que esas noches de ópera a las que va- 
mos siempre entusiasmados, a oir las mismas 
cosas viejas como si fueran nuevas y con las 
que el alma se pierde en una nebulosa sutil. 



La película "Veinte dólares a la 
semana", que está filmando una compañía in- 
dependiente, tendrá la atracción de figurar en 
ella como intérpretes numerosos artistas que en 
su día gozaron de gran renombre, y entre ellos 
James Murray, Pauline Starke, Bryant Wash- 
burn, Dorothy Revier, Gwen Lee, Gloria Grey, 
Jerry Larkin, Vesie Farrell y Lou Berg. 



K. 



.ATHARINE HEPBURN filma- 
rá "Quality Street", dirigida por Philip Moeller. 
Si no deja plantados a los productores, como 
pudiera ocurrir, para volverse a Nueva York, 
donde la atrae una tentadora oferta teatral. . . . 



Irene DUNNE está desesperada 
porque su esposo, el dentista Francis Griffen, 
residente en Nueva York, no quiere trasladarse 
a Hollywood. Ante esto, ella ha decidido no 
hacer más de tres películas al año y pasarse 
anualmente seis meses a orillas del Hudson. . . . 



Los muebles, ropas y recuerdos 
familiares de Betty Compson han sido vendidos 
en subasta pública. Y, ¡cosa rara!, casi todo 
se pagó a precios casi inverosímiles. Por una 
vajilla china de cien piezas se llegó a pagar 
1.000 dólares. Una diminuta cajita mágica de 
música, en $325. Y un ajuar de sala estilo 
Luis XVI se vendió por $1.250. 



A 



RODOLFO VALENTINO no 
le dejan tranquilo ni después de muerto. Desde 
su fallecimiento, hace ya largos años, no cesa- 
ron los pleitos por su herencia, que quedó re- 
ducida a una mínima expresión. Ahora el Juez 
Walton Wood ha ordenado que el albacea 
George Ullman devuelva a los herederos la 
cantidad de 26.000 dólares que indebidamente 
retenía en su poder. La casa del finado artista, 
que estaba valorada en $100.000, ha sido ven- 
dida por $18.000 al decorador Juan Romero, 
que se la disputaba a Pola Negri. ... 





sonría sin temor 

¿Porqué vivir temiendo la piorrea, caries 
dental y encías sangrantes ? Proteja la 
Línea del Peligro y sonría de nuevo. La 
atención de un buen dentista y el uso de 
la Crema Dental Squibb le darán toda la 
protección que la ciencia puede dar. La 
Crema Dental Squibb combate la causa 
directa de la caries e irritación de las 
encías, neutralizando la Acidez Bactérica 
que se forma en la Línea del Peligi'o, 
donde se unen los dientes y encías. Por 
esto se le llama el dentífrico ANTIÁCIDO. 
No contiene sustancias irritantes o ras- 
pantes. Su sabor a menta es delicioso. Pero 
más importante que el placer de usarla es 
la sensación de seguridad que viene de 
usar un dentífrico que limpia y protege. 



CREMA C/\|||DD 
DENTAL ^IfiJlDD 

Contrarresta la ACIDEZ BACTÉRICA 



Mano, 1935 



Página 18 







Dorothy Lee, la rubia bailarina y 

cantante de RKO-Radio a punto de 

lanzarse — ¡ron el frió que hace! — al 

atjua de su piscina. 

KoMUALDO TIRADO se ha 
sentido productor, y ha filmado por su cuenta 
una graciosisima humorada que él titula "Pan- 
torrijlas al hombro". . . . Pero, como el Doctor 
Paganel, de Los Sobrinos del Capitán Grant, la 
pensó en español, ¡y la hizo en portugués! No 
es broma: en portugués. Con aficionados por- 
tugueses, y hablando él en portugués. . . . Tira- 
do aprovechó la circunstancia de haber en Cali- 
fornia una gran colonia lusitana, donde se en- 
teró de que tanto en Portugal como en Brasil 
apenas si se producen películas sonoras. . . . 
Tirado no perdió el tiempo. Como es rico (aun- 
que lo disimula) organizó una empresa, impro- 
visó un estudio, y en poco más de una semana 
produjo una comedia divertidísima, que él mis- 
mo se escribió y supervisó. 



A. 



iNDRES DE SEGURÓLA, nues- 
tro flamante amigo, ha establecido una Acade- 
mia de Declamación especialmente dedicada a 
cuantos aspiran al trabajo en el Cine. Andrés, 
maestro de maestros, les enseñará a hablar (lo 
que muy pocos saben), moverse, a maquillarse, 
¡y a cantar si es preciso! Una Academia que 
nos estaba haciendo mucha falta. . . . 



¿Si 



>E acuerdan ustedes de Reri, la 
indígena tan admirada en el "Taboo" de Mur- 
nau ? Después de su insólito éxito en aquel 
maravilloso film, desapareció de Hollywood. 
Ahora se la necesitó, y resulta que está en Polo- 
nia, fflimente casada y sin querer volver al 
('inc . . . 



CHISPAZOS 



B. 



lETTE Davis y Harmon O. Nel- 
son se casaron hace dos años, y siguen felices. 
Ella gana 1.000 dólares semanales, y él $100 
nada más. Pero comparten sus gastos equitati- 
vamente, y la razón social prospera. Bette, na- 
turalmente, se paga sus vestidos, sus sombreros, 
y hasta el chauffeur de su Packard. Harmon, a 
su vez, se compra sus propios trajes y de su 
bolsillo salieron los $19.50 (diecinueve dólares 
con cincuenta centavos) que él pagó mensual- 
mente por su Ford de segunda mano. . . . ¡Así 
viven en el mejor de los mundos! 



¡M. 



lARION NIXON es abuela ! . . . 
Aunque sigue siendo una chiquilla encantadora. 
Pero, ¿por qué se casó con Bill Seiter, padre 
de un muchacho de veintitrés años, casado tam- 
bién, y con un hijito? . . . 



B. 



lETTY COMPSON ha salido pa- 
ra China, i donde va a dirigir películas en 
chino ! Su esposo, Irving Weinberg, que está 
^'iajando por Asia desde hace algún tiempo, es 
quien le arregló el negocio. Pero, si ella no 
habla la lengua china, ¿cómo se va a entender 
con los actores? . . . ¡Van a tener que obli- 
garles a aprender el inglés! 




Las Jerezanas, hermanitas ellas y 
exponentes de las danzas de su tierra, 
que con su c/arbo y talento ponen 
rdetjria . . . de Jerez precisamente 
. . . en el nublado cielo neoyorquino. 




Conchita Moreno, discipulo de la re- 
nombrada Aurora Arriaza, y que, 
apenas llegada a Nueva York, ya ha 
lucido sit arte en bailes españoles. 
Por ahora es estrella del cabaret "El 
Gaucho". 



r ÉTER LORRE, el inolvidable in- 
térprete del protagonista de "M", la tan discu- 
tida película alemana, ha sido contratado por 
los estudios de Columbia para filmar "Casper 
Hauser", creando otro monstruoso tipo. Se tra- 
ta de la historia de un hombre que desde su 
nacimiento hasta los dieciocho años estuvo vi- 
viendo en un hórrido calabozo, sin comunica- 
ción con nadie y convertido, por lo tanto, en una 
criature salvaje. . . . Peter Lorre es húngaro. 

Irene FRANKLIN, cuyo esposo, 
Jerry Jarnagin, se suicidó hace poco, ha sido 
contratada por Walter Wangel para interpre- 
tar uno de los principales personajes de "The 
President Disappears". . . . Por cierto que el 
tema de esta película es de los interesantes. 
Se trata de un Presidente de República que 
por todos los medios quiere evitar que su pueblo 
vaya a una guerra, siempre desastrosa para 
todos, menos para los que negocian con ella, 
¡y es secuestrado misteriosamente! . . . Como 
aquí todo es posible, el asunto no parecerá a 
nadie inverosímil. 



L, L hungalonju de Mary Pickford 
en los estudios de la United Artists ha sido 
cerrado y declarado monumento histórico (?). 
. . . La exnovia de América recibió allí las visi- 
tas de los Reyes de Siam, Principe Jorge de 
Inglaterra, Principe Guillermo de Suecia, Du- 
ques de Alba, Lord Allenby, Presidente Coolidge 
y otros innumerables personajes, deseosos de 
testimoniar que en estos tiempos al Arte se le 
reconocen honores de Majestad. Auncjue este 
Arte sea el séptimo. . . . 



Pág 



90 



Cine-Mundla 



El Regalo del Pacha 

{Viene de la página 179) 

del pacha y hasta que la soberbia construcción 
de Dar Hamara, todavía no terminada, le per- 
teneciera. 

Ignoraba que, como todo los ancianos ricos 
del Islam, al perder una de sus esposas, había 
buscado para sustituirla a una adolescente que, 
en aquellos días, debía avivar los celos de las 
otras mujeres de Abd-el-Kader el Gadiri, 
quienes, por un breve espacio de tiempo, abri- 
rían una tregua en su odio común para proyec- 
tarlo contra la belleza de la adolescente. 

ERA eij el primer viernes de mes, el día único 
en que las mujeres moras pueden salir de 
sus casas. En el Sur de Khenassa, como en 
todos los países musulmanes, solamente las 
esclavas y las kabileñas pueden abandonar su 
domicilio con el rostro cubierto. El resto de las 
mujeres cuentan para sus recreos el jardín, el 
patio y la azotea; pero la calle les está vedada. 

Cada primer viernes de mes se levanta la 
prohibición y las mahometanas pueden acudir 
a los cementerios. 

Fué, pues, en el día en que la prohibición 
abre brecha en la clausura cuando, cerca de 
Dar Hamara, vi dos mujeres que se habían 
quedado rezagadas en la peregrinación feme- 
nina, vieja una y joven la otra. Las dos con 
el rostro tapado, pero, por encima del pañuelo, 
los ojos de la joven eran húmedos y largos, 
como los de las liebres, como los de los 
galgos. . . . 

Una mirada me bastó para marcarme el 
camino de todas las audacias. 

Y cuando la verja de Dar Hamara se cerró 
tras ellas, la muchacha se volvió e insistió en 
mirarme. . . . Ya ustedes saben hasta que ex- 
tremo son expresivos los ojos de las mujeres 
moras. . . . Yo no dudé un instante. El muro 
de la finca no estaba todavía terminado y me 
fué fácil saltar al jardín. 

La muchacha se había detenido un momento 
junto a la acequia. La enmarcaban los arra- 
yanes todavía jóvenes y yo avancé hacia 
ella. . . . 



— M' 



|SAH-el-ja¡r (Tarde del bien). 

El saludo salía de una boca 
encuadrada por unas largas barbas de nieve. 

— U selam alik (sobre tu cabeza la paz), — 
respondí en árabe. 

— Te encuentro en mi jardín y eres mi hués- 
ped y el huésped de Dios. ¿Qué puedo hacer 
a tu servicio? 

No sé que ventolera rara me sacudió en- 
tonces. Le contesté verazmente: 

— Sid, el Koran lo dice: dos cosas pierden al 
hombre; las mujeres y el orgullo. Una esclava 
tuya me ha hecho olvidar toda cortesía, pero 
ya los poetas árabes lo dijeron: unos ojos 
largos causan una embriaguez más fuerte que 
el vino de los cristianos. 

Los dos miramos hacia la acacia. La mu- 
chacha había abandonado la sombra de los 
arrayanes, y sus pequeños pies, con los talones 
pintados con arjeña, pisaban el último peldaño 
de la escalinata y se perdía por la boca que 
dejaba abierta el portón de cedro. 

Ni un instante quebró la cortesía musulmana. 
Abd-el-Kader el Gadiri es un noble moro y 
supo desplegar toda la cordialidad que es 
debida a los visitantes. 

La hospitalidad es norma y divisa del Islam, 
la más arraigada de las buenas pácticas civiles. 

Me paseó por el jardín, me explicó los pro- 
yectos que tenía para terminar el adorno de su 
finca y, con la excepción del harén, recorrimos 
una por una todas las habitaciones de la casa. 




Tan Vivaracha 

¡Linda Mucliacha! 

Hay que cuidar nuestro aspecto. Debemos 
evitar que la más preciada de nuestras gracias 
femeninas — la simpatía — se pierda por los efec- 
tos de un estreñimiento común. 

Manténgase saludable — regulando natural- 
mente su cuerpo por un medio tan simple como 
agradable. Basta tomar dos cucharadas diarias 
de un delicioso alimento cereal con leche fría. 
Kellogg's AU-Bran cura la mayoría de los casos 
de estreñimiento. Ejercita los intestinos, los 
tonifica, y purifica la sangre. De venta en todas 
las tiendas de comestibles. 




ALL-BRAN 

(Todo-salvado) 

El remedio benigno y natural contra 
el ESTREÑIMIENTO 




ALL-BRÁN 



W- 







Marzo, 193 5 



Página 191 



Labios Seductivos • avíveles 
EL Color Natural 

-NO LOS RECARGUE DE PINTURA 



Ahora es posi- 
ble dar á sus labios el color vivo 
y lozano que los hombres admi- 
ran ... y evitar ese repulsivo 
aspecto de los labios recargados 
de pintura con lápices ordinarios 
. . . Use Tangee. Se diferencia de 
los lápices comunes porque no es 
pintura. Está basado en un prin- 
cipio científico que le permite 
intensiñcar el color natural de 
sus labios. 

Tangee cambia de color. En la 
barrita es anaranjado; pero una 
vez en sus labios, cambia a un 
hermoso matiz grana, perfecto. 
No deja rasgo de grasa o pin- 
tura . . . Tangee, además, 
suaviza y protege. 

También en tono más 
obscuro (Tbeatrical). 



EL COSMÉTICO 
TANGEE embellece 
las cejas y pesta- 




ñas. No irrita, no tizna. No rompe 
las pestañas. Es impermeable. 



El ¿apir de Más Fama 



retoque casi siempre parecen 
marchitos y avejentan el rostro. 

PINTADOS — ¡No arriesgue us- 
ted parecer pintada I A los hom- 
bres desagrada ese aspecto. 

CON TANGEE-Se aviva el color 
natural, realza la belleza y evita 
la apariencia pintorreada. 



I EVITA ASPECTO PINTORREADO.. 



■ PIDA ESTEJUEGO DE 4 MUESTRAS 

! The George W. Luft Co., 417 Fifth Ave., 

' New York, U. S. A. Por 10c en moneda 

' americana, su equivalente en moneda de mi 

' país o sellos de correo, que incluyo, sírvanse 

' enviarme un juego miniatura con muestras 



Nombre 



Dirección 




de 4 preparaciones Tangee. 



Civdari País. 



Luego, las esclavas negras nos sirvieron el 
té y las bandejas llenas de dulces morunos. 
Encendieron los incensarios y nos perfumaron 
con sahar. 

Después, Abd-el-Kader me habló de poetas 
y poesías árabes, recitó algunas bellas kasidas 
y, por último, me acompañó hasta la puerta, 
donde me despidió diciéndome: 

— Mi casa vale más desde el momento que tú 
la has visitado. Quisiera hacerte un presente 
para que siempre tuvieras un recuerdo de la 
visita, pero por no obligarte a una larga espera 
te lo enviaré al cuartel. . . . ¡Que la paz sea 
contigo! 

— Sobre tu cabeza la paz. . . . Para recordar 
tu casa no es necesario ningún presente. No 
es fácil que olvide nunca esta visita. 

— Yo tampoco. 

— i La paz! 

— ¡La paz! 

Amanecía cuando mi asistente llamó a la 
puerta de ia habitación que me servía de 
dormitorio. 
— ¡Adelante! 
El spahi entró. 
— ¿Qué sucede? 

— Sifii-Abd-el-Kader el Gadiri ha enviado 
con uno de sus esclavos esta carta y esta caja 



de cedro, recomendando que se le entregaran a 
usted pronto. 

Cogí la carta. 

Con dificultad, porque en aquella época no 
tenía gran prática en descifrar los caracteres 
árabes, pude leer: 

"Loor al Dios Único: Sólo en El reside el 
poder. Te envío los dos objetos que más 
parecieron llamar tu atención cuando visitaste 
mi casa. El Koran lo dice: hay cosas que 
embriagan más que el vino de los cristianos. 
Que tus pies y los míos pisen siempre caminos 
derechos. Y la Paz". 

Abrí la caja de cedro. En su interior había 
dos bolitas vidriosas sanguinolentas: los ojos 
húmedos y largos de la que yo había tomado 
por esclava y que era la cuarta esposa de 
Aiul-el-Kader Gadiri. 



El Hábito de Sor Juana 

(Viene de la página 180) 

Cuadro Escénico modelo, cuyos miembros apren- 
den a aduar, interpretando obras teatrales, pe- 
ro desde un punto de vista puramente cinema- 
tográfico. Esto es, con la máxima naturalidad 
artística. Y los Estudios, muy especialmente 



los que filman producciones en español, se apre- 
suraron a mostrar su simpatía al "Cine Club," 
que con sus laudatorios esfuerzos tanto puede 
ayudar a aquéllos, creándoles artistas. . . . 

La inaugración de las actividades del "Cine 
Club" se celebró solemnemente en el aristocrá- 
tico Ebell-Wilshire Theatre. Se representó 
"Canción de Cuna," dirigida por Crespo, y el 
éxito fué algo inusitado y de fecunda trascen- 
dencia. . Los directivos de los Estudios, los 
escritores, los críticos, el selectísimo auditorio 
que llenaba el teatro, se entusiasmaron ante la 
tan delicada e inesperada labor que les brindó 
el "Cine Club," para el que prodigaron 
aplausos, felicitaciones, y, ¡lo que vale más!, 
apoyo a los noveles artistas. 

Cuando Martínez Sierra presenció esta repre- 
sentación de "Canción de Cuna" quedó grata- 
mente sorprendido y se interesó mucho por sus 
intérpretes; sobre todo por Aura de Silva, que 
encarnó con la máxima dignidad artística a la 
Sor Juana; por Magdalena Molino, panameña, 
irreprochable Vicaria; por Alida Vischer, gua- 
temalteca, deliciosa Sor Marcela; y por Raquel 
Ríos, chilena, que hizo una Teresa encantadora. 
La escena culminante entre Teresa y Sor Juana 
emocionó a todos hondamente. 

Merece mencionarse también con efusivos elo- 
gios la labor de Luz Alba, mejicana, en la 
Uriora; Raquel Molino, panameña, en la Maes- 
tra de Novicias; María Míreles, mejicana, en 
Sor María de Jesús; Elena Torres,, española, 
en Sor Sagrario; Graciela Molino, panameña, 
en la Hermana Inés; Javiera Ríos, chilena, en 
la Hermana Tornera; Julio Abadía, colombia- 
no, en Antonio; y Roberto Van Hoorde, pana- 
meño, en Un hombre de Pueblo. 

Antonio Vidal, el ¡lustre cantante de ópera, 
se dignó cooperar en la función interpretando 
magistralmente el personaje del Médico. Y 
José Crespo dijo con arte exquisito los versos 
del intermedio. 

Tal fué, en resumen, la unánime impresión 
que en Hollywood produjo esta "Canción de 
Cuna," para enaltecimiento del "Cine Club," 
presidido por esa ideal mujer que se llama 
Aura de Silva. . . . 



LRICH VON STROHEIM, el cé- 
lebre actor y director, ha sido judicialmente 
condenado por dar un cheque de 13 dólares, 
cuando en su cuenta bancaria sólo tenía $11.31. 
. . . Lo mismo le ocurrió el año pasado I La 
tragedia económica de Stroheim no es única 
en el Cine. El hombre que hizo "Greed", una 
de las más grandes películas de la época muda, 
y el mismo que dirigió luego "La Viuda Ale- 
gre", ¡que ahora no pudo superar Lubitsch!, 
está en la miseria. ¡Este es Hollywood i 



D. 



'OS obras de asunto argentino se 
están filmando: "Adiós Argentina", en los estu- 
dios de Radio, y "Bajo la luna de las Pampas", 
en los de Fox. 



Joan CRAWFORD ha cumplido 
su octavo año en los estudios de Metro y ha 
firmado un nuevo contrato por otros ocho. Y 
he aquí algo sensacional: su próxima película 
será una opereta, de Hammerstein y Kern, en 
la que ella cantará. ... Su maestro Otto Mo- 
rando nos asegura que la voz de Joan va a 
sorprendernos. 



M, 



IAURICE CHEVALIER se dis- 
pone a volverse a Europa, donde Alexander 
Corda le tiene contratado, y es muy posible 
que no regrese a Hollywood. 



P i q ; n a 192 



Cine-Mundial 



Letra, Música... 

{Viene de la pagina 162) 

£1 furor que tales estribillos han causado en 
Nueva York extiende indefinidamente el con- 
traste entre la niña-cumbre y el mozo-fondo-de- 
pozo, y a últimas fechas ya se ha triplicado el 
número de hiperbólicas comparaciones, pero la 
canción oficial es la que se ha traducido a la 
brava en las líneas precedentes. Bueno ¿y 
qué? 

Pues, sencillamente, que la filosofía y la 
información de que hablamos al principio están 
patentes en cada rima (?) porque indican 
mejor que nada qué es lo que el neoyorquino 
considera^ superior: la nariz de Durante, un 
obispo, un cuadro o un soneto clásicos, el queso 
de Cammembert, las ensaladas del Waldorf, 
los bailes de Fred Astaire . . . todo, en fin, lo 
que el trovador nombra para encumbrar a su 
dama. 

Y si eso no es informativo y filosófico, en- 
tonces sí, lector, que alguien esta loco. 



Ernst Lubitsch... 

{Viene de la página 160) 

masas ... y nadie, absolutamente nadie, puede 
pronosticar cómo recibirán una innovación, una 
situación escabrosa a un diálogo picaresco. 
Casi siempre, las opiniones se dividen; pero los 
que levantan la voz son justamente los que 
favorecen la censura. De donde resulta que 
debemos ir con pasos de plomo, si no queremos 
perder el prestigio o atraernos ataques. Y ahí 
está el dilema: o filmar asuntos que no tengan 
nada de particular, que a nadie ofendan y que 
se parezcan a otros anteriores y probados (y 
en ese caso la taquilla se resiente) o atreverse 
con algo nuevo, audaz y tendencioso ... y 
desafiar el peligro de que la película resulte 
condenada por inmoral. Ya ve usted que la 
misión del director cinematográfico no es nin- 
gún lecho de rosas . . . como dijo . . . ¿quién 
dijo eso, señor Guaitsel? 

— Si mal no recuerdo, Cuauhtemoc al rey de 
Texcoco, que estaba asándose bonitamente a su 
lado. . . . 

Y con ese truculento recuerdo histórico, puse 
puntos suspensivos — ¡ nunca continuación ! — a 
mi charla con Lubitsch. 



i\ LA 20th Century le cuesta 
200 dólares cada vez que Ronald Colman se 
peina el cabello, y $50 cada vez que Loretta 
Young se empolva la nariz. ¿Parece broma? 
Pues, calculen ustedes. La película, sin título 
aún, que ahora están filmando, cuesta un millón 
de dólares y ha de hacerse en 30 días, lo que 
supone un gasto mínimo de $33.000 diarios. 
Y como sólo se trabaja durante ocho horas al 
día, cada hora vale unos $4.000. Cada minuto, 
$66.75. Y cada segundo, más de un dólar. . . . 



U.L trasatlántico que en los estu- 
dios de Paramount se construyó hace siete años, 
para evitar las filmaciones en el mar, se utilizó 
en 37 distintas películas, habiendo costado 
SO.OOO dólares. ¡Y ahora lo han tenido que des- 
truir, para fabricar en el mismo sitio el patio 
del Castillo de Windsor, que Cecil B. De Mille 
necesita para "Las Cruzadas". 




UN SABROSO 

"BUENOS DÍAS" 



¡Helo aquí! Un tazón de Kellogg's Corn Flakes, leche fría y 
rajitas de banana. ¡Preparado en un instante! ¡Al primer 
bocado ya despertó el apetito para acumular energía hasta 
mediodía! ¡Crujientes y sutiles hojuelas de maíz, tan fáciles 
de digerir! Un magnífico alimento, tanto para el cuerpo como 
para el cerebro. 

Nada hay que cocinar con Kellogg's. Siempre listo para 
cualquier comida — crespo y fresco como si saliera del horno de 
tostar. Es tan cómodo como económico. Diez raciones en cada 
paquete. Exija el nombre Kellogg's. De venta en todas las 
tiendas de comestibles. 




CORN 
FLAKES 





CORN FLAKES 



Marzo. 1935 



Página 193 




Fíjese Ahora 
Lo Suave 
Que Corre 



c 



'UANDO su máquina 
de coser parece dar 
tirones y corre con pesadez, 
haga esto: 

1. Vierta 3-en-Uno libe- 
ralmente en todas las 
partes. 

2. Eche a correr la má- 
quina por uno o dos 
minutos. 

3. Limpie el mugre, hila- 
zas y suciedad que el 
3-en-Uno saca. 

4. Vuelva a aceitar leve- 
mente la máquina. 

No hay que molestarse en repa- 
raciones ni preocuparse por 
una nueva máquina. El 3-en- 
Uno se vende en 
todos los buenos 
establecimientos 
del ramo. 

Three-ln-One 
Oil Company 




Aceite 
3-EN-UNO 



m mí \ 

^POS * ELENA ^ DE * LA * TORR&T^ 




Seleccionando 
el menú 



AUMENTA cada día el número de cartas de 
lectoras de esta sección que piden recetas 
de cocina. Con rara unanimidad desean todas 
ellas recetas fáciles de preparar, no costosas y 
de alimentos de valor nutritivo, especialmente 
escogidos para favorecer y beneficiar a los 
niños durante la edad del crecimiento. 

Nada puede complacernos tanto como atender 
a esta demanda que entra de lleno en la cam- 
paña que desde hace varios años venimos 
haciendo desde las columnas de CINE 
MUNDIAL. 

Hay algunas reglas esenciales que toda ama 
de casa debe seguir cuando se trata de la pre- 
paración de los menús para toda la familia. 

Primera: Planear los menús para todo el día, 
y aún para varios días, mejor que para cada 
una de las comidas por separado. 

Segunda: Seleccionar las comidas a base de 
un plato fuerte, un cereal y un vegetal. 

Tercera: Incluir siempre en todo el plan de 
alimentación cosas que sirvan al sistema de 
laxantes naturales, como pan integral, cereales 
sin refinar, vegetales y frutas. 

Cuarta: Servir frutas crudas por lo menos 
una vez al día. 

Quinta: Incluir bastante leche en los menús, 
como bebida y como base o componente de 
algunos de los platos. 

Sexta: Servir dos o más vegetales diaria- 
mente y cuantos vegetales frescos y ensaladas 
sea posible. 

Y séptima: Tener siempre en cu-enta al 
planear los menús las combinaciones de color, 
forma y contraste, que satisfacen a la vista y 
al gusto. El dicho vulgar de que "se come por 
los ojos" es muy cierto, y tiene no poca impor- 
tancia en el apetito y buena digestióon. 

Con estas reglas presentes, todos los alimen- 
tos pueden clasificarse en tres diversos grupos: 

Alimentos reguladores del sistema, que son 
los que contienen materiales laxantes, minerales 
y vitaminas y que son casi siempre los que se 
dejan más en olvido. A este grupo pertenecen 
los cereales — de los que como regla general 
jamás debe faltar uno en el desayuno de niños 
y adultos — las frutas, la leche y los vegetales 
de todas clases. 

/llime7itos reconstituyentes, que son los que 
restauran el desgaste diario del organismo en 
los adultos y vigorizan los tejidos y músculos de 
los niños durante el crecimiento y el desarrollo. 
Pertenecen a este grupo las carnes, los pescados, 
los huevos, el queso, y también la leche y 
algunos cereales como los frijoles o judías secas, 
lentejas, guisantes secos, nueces, avellanas, etc. 

/alimentos combustibles, que son los que pro- 
porcionan al organismo calor y energía, y en 
cuyo grupo se hallan todos los cereales, grasas, 



aceites, frutas en conserva y en dulce y toda 
clase de pasteles, almíbares y dulces. Cuanto 
pertenece a este tercer grupo no falta, por 
regla general, en ninguna mesa, sino más bien 
sobra, sobre todo si se trata de una familia 
acomodada. 

En toda comida debe entrar siempre un plato 
perteneciente a cada uno de los grupos y de 
este modo puede tenerse la certeza de que la 
alimentación está bien equilibrada para que 
todos, niños y adultos, obtengan de ella los 
mayores beneficios. 

VAMOS a facilitar a nuestras lectoras una 
receta especial, de cada uno de los grupos 
de las recomendadas por uno de los famosos 
expertos del departamento de Economía Do- 
méstica del renombrado sanatorio norteameri- 
cano de Battle Creek. 

Del primer grupo elegiremos las "Zanahorias 
estilo Boston." Se lavan las zanahorias y se 
raspan, no se pelan, porque lo más alimenticio 
de esta legumbre es precisamente la parte que 
está más cerca de la superficie. Se cortan en 
rodajas finas y se dejan en agua unos momen- 
tos. En tanto, en una sartén se pone un poco 
de aceite de buena calidad, que cubra el fondo 
tan solo. Se fríe en el aceite, cuando está bien 
caliente, una cebolla muy picada y un poco de 
perejil, muy picado también. Cuando la cebolla 
está bien dorada se echan las zanahorias, bien 
escurridas, y se rehogan o sofríen bien. Se las 
cubre después con agua y se las deja hervir 
hasta que estén tiernas. Después, en el momento 
de ir a servirlas, se bate en una taza una yema 
de huevo o más — según la cantidad de zana- 
horias que hayan de servirse — que se aclara 
con un poco de vinagre, y ésto se añade a la 
salsa de las zanahorias cuando están ya sepa- 
radas del fuego, para que la yema del huevo 
no se cuaje. 

Del segundo grupo, daremos a las lectoras 
una receta de queso, que está clasificado como 
uno de los principales alimentos del hombre, 
hasta el punto de que en cualquier menú puede 
substituir a la carne o a los huevos, sin que 
por esto queramos decir que no puede servirse 
en una misma comida con cualquiera de los 
dos alimentos citados. Los minerales que el 
queso contiene son de los más importantes, 
siendo los principales el calcio y el fósforo, 
indispensables para los huesos y los dientes, 
así como para la sangre. El queso es uno de 
los pocos alimentos que contiene proteínas y 
que al mismo tiempo es un alcalino. Hé aquí 
la receta de unos deliciosos bollitos de queso. 
Dos cucharadas de manteca. Un cuarto de 
taz^ de azúcar. Un cuarto de taza de queso de 
crema amarillo, rallado. Un huevo. Una taza 
de leche. Una taza de salvado. Una taza de 
harina de trigo. Un cuarto de cucharada de 
sal. Tres cucharadas de polvo de hornear, de 
una marca buena. Mézclese la manteca, el 
azúcar y el queso, hasta que se haga una crema. 



Página 194 



Cine-Mundial 



Añádase el huevo y el salvado. Mézclese ea 
otro recipiente la harina pasada por el tamiz, 
el polvo de hornear y la sal. A la primera 
inezcla, váyasele añadiendo la leche, alternando 
con los ingredientes cernidos. Póngase después 
la masa en moldes, engrasados, y cuezanse en 
un horno moderado durante 20 minutos. 

En el tercer grupo (para el cual no tengo 
espacio disponible que dedicar a una receta) 
entran los pasteles de frutas, como dátiles, man- 
zanas), higos, peras, etc. 



La Geometría 

{Viene de la página 161) 

Unos compases traen a la pantalla ciertas for- 
mas plasmáticas que poco a poco adquieren 
seguro pjerfil geométrico. Un conjunto de 
adornos de balcón entran en la pantalla enla- 
zándose en una danza alegórica y al poco rato 
se esfuman en la lejanía del último plano. 
Irrumpen luego unas cuantas pulseras, unas 
cuantas burbujas que hacen mutis para que por 
el foro hagan su aparición una fila de lanzas. 
Estas danzas una vez paralelas, otras en 
ángulo, chocan y se entrechocan como fuerzas 
en vibración constante, en ágil y continua 
actividad. 

Merced a la magistral sugerencia lograda 
por Miss Bute, sus valores geométricos son en- 
carnación viva de la armonía. La trompa y 
la flauta, el violín y el 'cello y el arpa y el 
piano, en combinación con la geometría del 
sonido que emiten, coinciden y refuerzan esa 
harmonía. 

Nada tiene de confusa esta nueva creación 
artística que promete más resonantes triunfos. 
Toda nota oscura — tenebrosa para los que, 
siendo amantes de la música, la desconocemos — 
se ve representada por su equivalente geo- 
métrico. El cerebro no necesitará esforzarse 
en interpretar la composición musical a cuyo 
acompañamiento danzan en la pantalla las for- 
mas abstractas nacidas en la imaginación de su 
creadora. Y creo que pronto hemos de poder 
"ver" en el cine las obras de Listz, pintor y 
músico; las hermosas obras de Bethoven; los 
preciosos valses de Chopín, interpretados por un 
conjunto de tapones de corcho, alzacuellos, 
pendientes o anillos de boda. 

La nueva creación, es bien cierto, eliminará 
la gimnasia que nuestro cerebro necesita para 
mantenerse activo y ágil, si no es que nos 
vuelve locos rematados ; pero, por otra parte, 
nos proporcionará horas tranquilas, deliciosas, 
en los salones de concierto. Cuando toque la 
orquesta, no tendremos que contemplar a esos 
señores que cierran los ojos en actitud de 
ensueño místico para crear en la imaginación 
la escena provocada por la música. No nos 
veremos en el trance de tolerar el enojoso 
compás que nuestro vecino guarda con los pies, 
ni el vaivén vertiginoso de una cabeza calva 
que nos impide ver la energía de la melena del 
director o las violentas sacudidas de la batuta. 
Todas estas son manifestaciones exteriores de 
quienes no podemos interpretar la música "in- 
teriormente." Todo eso lo veremos en una 
pantalla, bien digerido y asimilado. 

Claro está que, cuando este Arte nuevo llegue 
a la perfección del cine hablado o de la 
"radio," cabe la posibilidad de que, mientras la 
creadora se imagina ver en un acorde de si 
menor una botella de champagne, un collar de 
brillantes o una orquídea, a mí, o a cualquier 
otro misero mortal, podría ocurrirsenos ver, 
si cerramos los ojos como en otros tiempos, una 
botella de tintorro, un collar de ajos o cebollas, 
o un par de míseras y prosaicas alpargatas. 



"Siempre tenemos leche fresca" 
''¡Se conserva sin necesidad de hielo!" 




II 



MAGÍNESE! . . . Leche pura que se 
conserva siempre fresca, sin necesi- 
dad de refrigerarla. Leche deliciosa 
y nutritiva siempre a la mano ; siempre 
lista para uso inmediato. 

Esa leche es Klim — la leche rica en cre- 
ma, ordeñada de vacas sanas, pero pulveri- 
zada. Sólo se le extrae el agua. Se conserva 
siempre fresca, en cualquier clima . . . sin 
necesidad de refrigerarla. ¡Si! . . . aún 
después de abierta la lata. 

Sabor natural y 
valor alimenticio 

Simplemente mezcle Klim con agua y 
obtendrá la mejor leche líquida imagina- 
ble, que contiene toda la crema, las vitami- 
nas, las substancias minerales y otros ele- 
mentos nutritivos ... y además 
retiene el delicioso sabor na- 
tural de la mejor leche de vaca. 

Porque Klim se deseca según 
un procedimiento patentado 
que realmente concentra la 
riqueza natural de la leche. 
Sólo se le extrae el agua — pero 
retiene en su totalidad el 12% 
de toda la riqueza de la leche, 
que es la parte sólida y va- 
liosa. 




Excelente para nenes y niños 

Este procedimiento exclusivo de pulveri- 
zación explica, además, porqué Klim es 
más digerible que las leches ordinarias. La 
desintegración de las partículas de grasa 
y caseína facilita al delicado estómago de 
los menes digerirlas. Por eso es que los 
médicos de todas partes recomiendan Klim 
con preferencia para la alimentación de 
los nenes aún más delicados, y también 
para los niños. 

Algo de igual importancia — Klim es leche 
estrictamente pura — ordeñada, pulveriza- 
da y envasada bajo las condiciones de 
higiene más rigurosas. Y se envasa con- 
tra impureza, en sus latas perfeccionadas. 



La Leche Klim es excelente 
para la alimentación infantil, 
para bebería y para cocinar — 
para todos los usos domésticos. 
Obtenga usted una lata hoy 
mismo. Si su abastecedor no 
puede proporcionársela, sírvase 
darnos su nombre y su di- 
rección. The Borden Sales Co., 
Inc., 350 Madison Avenue, 
Nueva York, E. U. A. 



La Leche que se Conserva Siempre Fresca 



Ma "O. 1935 



Página 195 



¿Recordará 
tus OJOS? 



No olvidará 
su belleza sí 
tienen 



en las 
pestañas 




Más que ningún otro 
detalle de la fisonomía, 
los ojos revelan el alma. 
Lo primero que él busca 
cuando se halla a tu lado 
son tus ojos. Si hermosos 
. y atractivos, esos ojos re- 
' cordará cuando piense en tí. 
_ Hazlos inolvidableí con 
",)ura, inofensiva MaybelUnel 
Jn poquito sólo de este insupe- 
.able cosmético y las pestañas 
aparecerán largas, obscuras y 
espesas. Los ojos se hacen encantadores, pro- 
fundos, como hechiceros estanques . .■ . brillantes, 
faK:madores, indescriptiblemente atractivos. 

Pero hay que tener la certidumbre de que se 
usa Maybellyne legitima. De lo contrario, no se 
obtiene el efecto deseado. Además, Maybelline n» 
irrita, ni la afectan las lágrimas. Este cosmético 
inofensivo ha merecido la aprobación de los 
especialistas en afeites. La hay en negro, castaño 
y ^^," ; y ^^ vende en un precioso estuche de 
metal dondequiera que se venden cosméticos. 




MAYBELLINE CO. 

5900 Ridge Ave., Chicago, III., E. U. A. 

81 NO OliTIENE UD. .MAYlíELLINE EN LA BO- 
TICA, pídala a nuestko agente en su país 

Solivia — Carlos Vlafia H., La Paz. 

Br»»ll— A. Kuoch. 8ío Paulo. 

Canary lilandt — Juan J. Fernández Marios., Las Palmas. 

Chile— Vklor Panayotll .M., SantlaKO. 

Colombia — Iloberto Yepc» 15., Armenia. Calda». 

ZVkX». Rica — E. de Mezcrvllle, San José. 

Cuba— Librado Lake. Ilahuna 

Rep. Dominicana— Freddy II. Espinal, Santo Domingo. 

Ecuador — Oul Mermo Lípcz N., Quito. 

Guatemala — Prentlce Broí. & Co., Quatcmala. 

Hendura»— «rcKorlo E. Ulvera & Co,, Kan Pedro Sula. 

México — Sanbom Brothers. .M/xIco. I>. Y. 

Nicaragua — Julio C. Laeayo. Jr., León. 

Panam:i— H'-rciildo & Co., Panamá. 

Perú— 11. .Nadal & Co., Lima. 

PhlllDpine Itlandi — John C. Hollín & Co., Manila 

Puerto Rico- A. Manuach. San Juan. 

Salvador— Hiíirhez te Co.. San Salvador. 

Spaln — Federiro lionel. Madrid. 

Uruguay— Jo«'- J. Vallarlno, Mímlcvldcn 

Venezuela- VlllaU,bo« i Cía., Caracas 








D e s 
de 



pues 

los treinta 



I AS ¡deas de la mujer con respecto a la be- 
1— lleza y a la juventud han sufrido un gran 
cambio en los últimos años. Hasta hace nueve 
o diez la mujer que alardeaba de ser bella y 
de ser joven ponía todo su empeño en adoptar 
modales y actitudes de muchacha de quince 
años — a lo que no dejaba de contribuir la mo- 
da de la falda por encima de las rodillas; y 
en los tiempos, nada remotos, de las abuelas 
de hoy, no se concebía una heroína de novela 
con más de veinte años, ni galán con más de 
veinticinco, si es que habían de parecer intere- 
santes y dignos de tomarse en cuenta. Un hom- 
bre a los treinta años era ya un señor poco me- 
nos que fuera de combate; y una mujer de 
veintiocho una jamona indigna de atención, si 
estaba casada, o una solterona condenada 
tácitamente al celibato por la pública opinión. 
De ahí el empeño constante en toda mujer 
por parecer una chiquilla y por quitarse los 
años, de manera escandalosa la mayor parte 
de las veces. 

En la actualidad, los años no importan y son 
pocas las mujeres que aún siguen poniendo un 
empeño tenaz en ocultarlos. Las más intere- 
santes mujeres, las más bellas, las de mayor 
distinción, son las de treinta, las de treinta y 
cinco, y aún las de cuarenta años. Los modelos 
más atrevidos, los peinados más vistosos, las 
fantasías más exóticas, las crean los modistos, 
peluqueros y artífices pensando en estas mujeres 
y no en las niñas de quince o de diecisiete años 
para cuya frescura y juventud nada hay más 
elegante que un peinado sencillo y un vestido 
de sport. 

Pero eso sí ; importa mucho más ahora que 
antes el cuidado del cutis, para conservar por 
el mayor tiempo posible su frescura. El rostro 
de una mujer madura no resiste un exagerado 
maquillaje con el que se puedan ocultar barros, 
peladuras y otras inconveniencias de la piel; 
y hay que preocuparse mucho más de su lim- 
pieza, de estimular los tejidos y del ejercicio 
de los músculos faciales. 

EL ejercicio de los músculos es especialmente 
importante, aunque la mayor parte de las 
mujeres se resisten a ver esta importancia. Al 
hablar, al reir, al enfadarse, y al expresar cual- 
quiera de los diversos sentimientos que animan 
al ser humano, se hace trabajar a distintos mús- 
culos. Pero como a diario no hay necesidad 
ni ocasión de poner en juego todas estas emo- 
ciones, de ahí que algunos músculos permanez- 
can inactivos y débiles. Comienzan así a seña- 
larse las arrugas, la doble barba, las patas 
de gallo. 

Es, pues, una necesidad, la de ejercitar los 
músculos al lavarse. Esto se puede hacer muy 
fácilmente al secarse con la toalla, estimulando 



después la circulación aún más con el cepillo 
del rostro, hasta que las mejillas adquieran un 
saludable tinte rosado. Un experto de belleza 
nos decía no hace mucho que la razón principal 
de porque los hombres conservan en su rostro 
un aspecto de juventud mucho más tiempo que 
las mujeres, no es otra que el ejercicio diario 
con que estimulan la piel al afeitarse. El ce- 
pillo del rostro cumple el mismo cometido con 
la mujer. Y después del ejercicio, la selección 
cuidadosa de cremas y tónicos acabará por rea- 
lizar el milagro. 

Elíjase una crema que sea absorbida rápida- 
mente por la piel y extiéndase bien por las 
comisuras de los labios, el hoyo de la garganta 
y la línea divisoria del cuello, así como por los 
párpados y las sienes. Y no se prescinda nunca 
de un tónico estimulante y astringente para 
conservar la piel clara y los poros cerrados. 

La dulzura en la expresión es de capital im- 
portancia para la apariencia juvenil del rostro. 
La suavidad del cutis puede obtenerse con un 
poco de constancia en el cuidado diario. Para 
la expresión dulce es necesaria la cooperación 
mental de la persona, que afloje los músculos 
evitando la expresión dura y la caída de los 
labios con cansancio. 

CUANDO se está muy cansada, el empleo de 
la máscara facial hará milagros. Póngase 
una de ellas y recuérdese que es absolutamente 
preciso permanecer en reposo aflojando los 
músculos del rostro mientras la máscara se seca, 
porque de lo contrario se perderán sus bene- 
ficios. 

Cualquiera de las máscaras faciales que se 
venden en los salones de belleza son buenas y 
deben aplicarse de vez en cuando. Pero si se 
prefiere, se puede hacer la máscara en la casa 
cuando se necesite, por un simple proceso. Em- 
pléense dos paquetitos de Yeast (levadura), 
disueltos en la cantidad suficiente de agua ca- 
liente para que tenga consistencia. Si se tiene 
la piel seca deberá usarse leche con bastante 
crema, en lugar de agua, para hacer esta 
máscara. 

Cuídese después del vestido y del calzado, 
usando el tacón en proporción debida para que 
sostenga bien el peso del cuerpo sin hacerle 
perder gracia al andar. El tacón llamado cu- 
bano o militar debería ser adoptado sin vacilar 
por toda mujer que tenga el firme deseo de 
conservar la gracia juvenil de sus andares. 

En el vestido, elíjase siempre la mayor sim- 
plicidad. Cuando al salir de casa se observe 
que hay algo extraño en el atavío que desen- 
tona, sin saber lo que es, no se trate nunca de 
añadir un lazo, un broche o una flor para ani- 
mar el conjunto. Por el contrario, quítese un 
collar, una pulsera, un cinturón. Es tal vez 
algo que sobra y no algo que jaita, lo que nos 
choca, sin que podamos precisar la causa de 
nuestro desagrado. 



Página 196 



Cine-Mundial 



No se usen nunca demasiados adornos de 
fantasía; ni demasiadas cosas que hagan juego; 
ni muchos lazos en el cuello, en los zapatos, en 
el talle ; ni colores mezclados caprichosamente 
para hacer contraste; ni vestidos perfectos y 
elegantes, pero inadecuados para la ocasión; ni 
estilos de moda, pero opuestos por completo al 
carácter y tipo de la persona. 

Establézcase bien la línea divisoria entre lo 
que debe hacerse y lo que no se debe hacer, y 
habremos llegado al ideal a que toda mujer 
aspira. 



¿Sabe usted...? 

*■ {Viene de la página 159) 

Hamlet al Robinson Crusoe? Le dio un beso, 
es decir rozó levemente su boca con el espacio 
que quedaba a la Patricia Ellis entre el término 
de su nariz y el labio superior. Es decir que 
a la pobre muchacha le puso de bigote un beso 
frío y anémico. 

El director se llevó las manos a la cabeza, 
luego las dirigió al cielo, llamearon sus ojos y 
ordenó que se repitiera la escena. La segunda 
vez el novel actor cinematográñco ni siquiera 
llegó a tocarla con los labios. A medio centí- 
metro de distancia de la boca roja y apetitosa 
de la Ellis se quedó cual si se viera aquejado 
de pronto por una parálisis labial. 

El director, indignado y rugiente, estaba 
como para que lo encerrasen en una jaula y lo 
enviaran al parque zoológico más próximo. 
Bramando, dando grandes zancadas, pregun- 
taba al actor que sabía hacerlo todo: "¿Sabe 
usted besar?" 

Y aquel actor de quien se contaban atrevidas 
aventuras galantes, aquel actor que había sido 
la causa de varios divorcios, confesó turbado, 
ante el general regocijo, que no sabía besar. 
Hubo que suspender la escena y alguien avanzó 
la idea de que se le buscara un "doble" para lo 
del beso. 

— Si, caballeros — argüía — del mismo modo 
que hay actores incapaces de saltar o de arro- 
jarse entre las llamas y es preciso buscarles un 
"doble," ¿por qué no hemos de buscárselo a 
este actor que tiene miedo a besar? 

No se podía admitir la ¡dea aunque parecía 
tan lógica, porque del beso es indispensable 
hacer un "cióse up," tomarlo fotográficamente 
muy cerca, y se iba a notar que la cara del 
"doble" que besaba no era exactamente la que 
unos segundos antes parecía dispuesta a dar el 
beso, y la gente creerla que nuevamente el 
hombre malo se había metido en medio compli- 
cando la trama de la película cuando estaba ya 
próxima a su fin. 

Se pensó en rescindirle el contrato. ¿Pero no 
sería un mal negocio desprenderse de un buen 
actor que sabía hacerlo todo, aunque no supiera 
besar? Claro que en el cine, mejor que hacer 
el Hamlet es preferible saber besar; mas, 
¿por qué no enseñarle? Si había aprendido a 
hacer hasta el jorobado de Notre Dame, mucho 
menos trabajo le costaría aprender a besar. 

Y pusieron manos a la obra. Es decir, 
pusieron bocas a la obra. Por una hora diaria 
... el novel actor cinematográfico, bajo la 
vigilancia de personal experto en el arte del 
ósculo, tenía que besar una y dos y veinte y 
cincuenta y doscientas veces a varias mucha- 
chas que se turnaban a medida que daban 
señales de fatiga. 

— Esto es peor que la gimnasia sueca — decía 
el hombre pasando un algodoncito con glicerina 
sobre sus labios cuarteados por tanto beso. 

Por fin aprendió y entonces se pudo terminar 
aquella película que fue uno de sus primeros y 



AAantenga Usted Hermoso su Cabello 
Visitando Regularmente al Peinador 





BeHe Davis, que aparece en "Barreras in* 
franqueables," producción de Warner Brothers. 

LAS estrellas de Hollywood no exponen la natural 
hernnosura de su pelo a ninguna contingencia, sino 
que confían a sus peinadores la tarea de mantener la 
belleza juvenil del cabello, tan esencial para el encanto. 
Larga experiencia y modernísimo equipo ponen al 
peinador de usted en condiciones de prestarle el mismo 
servicio. Millares de salones de peinado, por todo el 
mundo, cuentan con Secadores Turbinator que ayudan 
a los peinadores a suministrar dicho servicio. 
Los Turbinadores, en vez de soplar aire simplemente, 
lo hacen circular por toda la cabellera. Se envían folle- 
tos e informes adicionales a los peinadores que lo 
soliciten. 

THE MARTIN BROTHERS ELECTRIC COMPANY 



El Secador 

del Cabello 

TURBINATOR 




1858-1890 East Fortieth Street 



Cleveland. Ohio. E. U. A. 



Dirección cablegráfíca: TURBO 



legítimos éxitos. Legítimo, porque el beso cul- 
minante, lo mejor de la película, lo había lo- 
grado él con el sudor de su frente y el relaja- 
miento de sus labios. 

Besar parece cosa fácil, pero en el cine es 
una de las cosas más difíciles. Un beso bien 
dado puede salvar una película y un mal beso 
destruirla haciéndola pueril e inverosímil. El 
beso es una de las escenas en que más se fijan 
los espectadores y por eso hay que ejecutarla 
con arte y precisión. Muchas estrellas deben su 
fama al arte en el besar, y muchos galanes que 
luego produjeron desde la pantalla explosiones 
de amor en centenares de mecanógrafas han 
llegado a la cima de su carrera por el camino 
florido y hermoso de los besos bien plantados. 

Hace muchos, muchos años que Ovidio habló 
de la importancia del beso en el arte de amar. 



Hoy el cine pone en práctica aquellos consejos 
y cada director es una especie de Ovidio que 
vigila, corrige y perfecciona el beso. "El beso 
es de las cosas que más nos preocupan," ha 
dicho Keighley, uno de los directores de la 
Warner Brothers. 

Gracias al cine las mujeres de hoy saben 
besar mucho mejor que las de ayer, según dicen 
nuestros tíos, porque a mí por la edad sólo me 
han tocado las mujeres de hoy y no puedo com- 
pararlas con las de ayer. 



A. 



kNN HARDING y su ex-esposo 
Harry Bannister, que ahora se disputan la cus- 
todia de la hijita de ambos, suelen comer juntos 
una vez por semana. Pero, después de comer, 
se va cada uno por su lado. . . . 



Marzo, 193 5 



Pá gl 



97 




EL NUEVO 

KOTEX 

ULTRASUAVE 

1 Bordes acojinados con 
algodón suave y blando 
para evitar rozaduras. 

2 Conserva su forma su- 
primiendo así toda in- 
comodidad porque no 
se retuerce. 

Provistos de faja ajustadora y de 
extremos redondeados, exacta- 
mente del mismo peso y de las 
mismas dimensiones que antes. En 
elegantes cajas de diseño y colores 
modernos. 



PARA ACABAR CON 
EL ESTREÑIMIENTO 

Una combinación de productos vege- 
tales, que lo corrige eficazmente 



Un tratamiento que ha ganado preferencia 
popular en 26 países de! mundo, consiste en 
atenderse con las pildoras puramente 'vegetales 
preparadas por un famoso médico inglés, el Dr. 
Brandreth. Son pildoras tan puras como los 
alimentos que usted ingiere: contienen ingre- 
dientes naturales y obran solamente sobre el 
intestino grueso impidiendo la acumulación de 
venenos que originan tantos males. 

Seis valiosos productos naturales traídos de 
seis distintos países, han sido científicamente 
combinados en la preparación de las famosas 
Pildoras de Brandreth — que son, por esta razón, 
el remedio de confianza para corregir el estre- 
ñimiento de acuerdo con la Naturaleza. 

Pueden tomarse durante toda la vida — todas 
las noches, si necesario — sin temor de malos 
resultados. De efecto lento, suave, pero seguro 
e inocuo, las Pildoras de Brandreth obran so- 
lamente sobre el intestino grueso y así no 
afectan la digestión. Póngalas a prueba por 
dos semanas y vea los resultados. 

Gfn-37 



TESOROS Y MINAS 

Oro, minat, yacimientos y toda clase de 
riqueza oculta en la tierra, agua o muros, 
puede ser localizada con aparatos modernos 
de radio. Pida informes a: Publicaciones 
Utilidad, Apartado 159, Vigo, España. 



PETA 




R. R., Buenos Aires, Argentina. — El remedio para 
usted es el matrimonio. Lo que le ocurre es un 

fenómeno nervioso y no es a usted solo al que le pasa. 
Hay muchos hombres que padecen de esa desagradable 
complicación. Decídase a casarse. Si quiere a la 
muchacha, como dice, ponga en ella toda su confianza 
y entregúese tranquilo a este cariño, sin preocupa- 
ciones por lo que haya de ocurrir. Usted verá como 
al fin nada sucede, sino lo que es lógico. El remedio 
consiste en que usted domine sus nervios y se des- 
preocupe por completo del asunto en el momento. 

Sophy the next best thing. Habana, Cuba. — No 

pues.o menos de confesarla que su carta me ha hecho 
mucha gracia. Ante su solicitud, solté la carcajada. 

Y para complacerla, y puesto que parece que conoce 
usted tan bien a toda la familia, consulté el caso con 
mi esposa y con mi hijo. Y al llegar al mismo punto 
de la carta los dos se rieron como yo. Después, en 
consejo de familia, quedó usted .-iceptada como hija, 
tal como desea. Pero, naturalmente, ahora se encuen- 
tra usted no solo con un padre, sino con una madre y 
un hermano, como lógrica consecuencia. Tenga 
curiosidad ahora por conocerla — espero su retrato — y 
por saber como se halla usted tan bien informada de 
nuestra vida y milagros, incluso de los años que yo 
tengo. Tal vez el barrio en que usted vive en la 
Habana, muy frecuentado por nosotros, ha hecho 
posible para usted la información. Espero sus cartas. 

Y mi ciencia espiritual de médico del alma, como usted 
generosamente me califica, está a su disposición. Feliz 

año también para usted y para los suyos. 

Amazona, Quito, Ecuador, — Todas mis informaciones 
y respuestas son gratuitas para los lectores de CINE 
MUNDIAL. La aguja eléctrica para extirpar por 
completo el vello supérfluo no puede ser empleada 
sino por un experto dermatólogo, y nunca por una 
persona cualquiera en la casa. Vea usted a su médico 
para ello. El empleo de la aguja por una persona 
inexperta podría ocasionar serias complicaciones. 

Ave Vishnú, Perú, — No soy tan viejo como usted 
supone y no he vivo en la época del autor español por 
quien usted se interesa. Desconozco ese detalle de 
su muerte, pero no creo que fué así, como tampoco 
sé si fué tin desengaño émovoso el que le impulsó a 
tomar los hábitos, aunque es posible que así fuera. 
Los personajes de sus novelas son, en efecto, casi 
todos reales y muy conocidos por él, que era un 
miembro destacado de la aristocracia española. La 
información referente a las revistas que desea, es tan 
vasta, que me sería imposible facilitársela. La escri- 
tora es inglesa, pero no sé donde colabora con regu- 
laridad. De lo referente a las ediciones de autores 
franceses, puede informarse en cualquier casa editora 
del Perú, que le facilitará la información mejor de 
lo que yo pudiera hacerlo. 

L. M. M., Mayagüez, Puerto Rico. — Estoy de com- 
pleto acuerdo con usted. Aún dentro de la misma 
casa y de la misma familia debe haber cierto respeto 
entre los diversos miembros que la componen. Cuando 
usted se halle en su cuarto, deben suponer que puede 
estar haciendo algo que no quiere que sepan los 
demás, y es una cortesía elemental el que toquen a 
la puerta antes de entrar. Háblele a su esposo sobre 
ésto, pues seguramente que la mamá y hermanas no 
lo hacen por molestarla, sino validas de la confianza 
Hue suponen debe existir entre todos ustedes, y de 
la costumbre de nuestros países de considerar que 
todo lo de la casa es de todos. 

M. G. M., Valencia, España. — Para contestar acerta- 
damente a las diversas preguntas que me hace, necesi- 
taría conocer al dedillo la legislación de todos los 
países, cosa completamente imposible para mí, aparte 
de otras razones fáciles de comprender, por la falta 
material de tiempo para ello. Aún en los Estados 
Unidos, la legislación para las causas de divorcio es 
diferente en los 48 estados de la Unión. No puedo 
contestarle, por la misma razón, ni a su segunda ni 
a su tercera pregarlas. A la cuarta siento hacerlo 
en sentido negativo porque hace tiempo que se eliminó 
el asunto de intercambio de correspondencia en esta 
sección. Hay en Nueva York, en la Universidad de 
Columbia. un departamento que se ocupa de algo 
análogo, pero en el sentido cultural y de intercambio 
del idioma. Si le interesa, puede dirigirse a la Casa 
de las Españas, 43S West, 117th Street, New York 
City. Siento mucho no poderle complacer en lo que 
me pide y espero que otra vez seré más afortunado. 
Entrego las dos cartas a las secciones correpondientcs. 

Robcrt, Montevideo. — No señor. No conozco la espe- 
cialidad a que usted se sefiere en su carta y no creo 



que exista, pues de existir no habría tantos calvos por 
el mundo. Sobre Norteamérica se cuentan muchos 
infundios, pero créame que ese no le había oído hasta 
ahora. Ya ve usted mismo lo que le han dicho los 
buenos especialistas de París y Buenos Aires. Como 
ya ha probado usted de todo sin resultado, sí su calva 
no está brillante — en cuyo caso no tiene remedio — 
fricciónese diariamente, por la mañana y por la noche, 
con un cocimiento de romero y vino blanco, dándose 
un buen masaje en todo el cráneo. Tal vez esto le 
ayude a conseguir los resultados que desea. 

Un marido aburrido, Tampa, Florida.— Todo depende 

de que la neurosis de su mujer sea real o fingida. Sí 
la causa de su neurosis se debe a la intoxicación local 
de alguno de sus órganos, o a enfermedad, estoy 
seguro que ella misma hará todo lo posible por 
ponerse bien y acabará por conseguirlo. Si, por el 
contrario, su neurosis es del tipo más corriente, es 
decir: de aquellas en las que el enfermo con el achaque 
de los nervios se convierte en el tirano de toda la 
familia, resistiéndose como es consiguiente a todo 
medio de curación, — que no puede existir porque tam- 
poco existe la enfermedad, — está usted perdido, pues 
he conocido, entre otros, el caso de una señora que 
durante quince años amargó la vida de su cónyuge, 
curándose de sus males repentinamente al quedarse 
viuda. Estudie el asunto y vea si no es un látigo, en 
este segundo caso, la mejor medicina. 

Uno sin remedio, San José, Costa Rica. — Eso de que 

el amor todo lo disculpa está muy bien en teoría, pero 
no en la práctica, y menos en su caso. El que usted 
se haya sentido atraído hacia una mujer desde el 
primer instante en que la vio sin saber quien era, no 
rne extraña. Pero sí me extraña, en cambio, su per- 
sistencia cuando le ha dicho ella que es una mujer 
casada, feliz con su marido y con dos hijos. ¿Qué 
se propone usted al confesarme que piensa perseguirla 
hasta que la consiga ? Lo que posiblemente conse- 
guirá usted con su persistencia es el desprecio de 
ella. Pero en el caso contrario de que usted llegara 
a interesarla, el único resultado positivo seria el de 
que habría usted logrado destruir un hogar, y hacer 
desgraciados a cuatro individuos, con los que formaría 
usted el quinteto. Lo que tiene usted que hacer es 
ser decente y no volver a ver más a esa pobre mujer. 

Decepcionada de los hombres, Tegucisalpa, Hon- 
duras.— Que yo recuerde, esta es la primera carta que 
recibo de usted, a menos que la anterior se halle 
traspapelada entre mi correspondencia. Los problemas 
amorosos que a los 16 años parecen terribles, se con- 
vierten con el tiempo en niñerías sin importancia. 
Ahora sufre usted por la traición de su novio y de 
su amiga. Pero si sigue usted mi consejo, no volverá 
a hacer caso de ese hombre, que no merece ocupar 
un solo minuto de su pensamiento. jPara qué quiere 
usted recuperarle? jNo ve usted que si ya la ha 
traicionado una vez de manera tan injusta volvería a 
traicionarla siempre que se le antojara? ¿Qué con- 
fianza podría usted tener en él en lo sucesivo? Y no 
le digo nada del tormento que para usted seria no 
tener nunca confianza ni seguridad en él. Olvídese 
de que existe y ponga su interés en otra persona. 
Cuando pase el tiempo y se sienta de nuevo feliz y 
enamorada, la parecerá mentira haber sufrido por 
quien no lo merece. 

Rita, Perú. — Lo mejor para lavarse la cabeza es el 
jabón puro de Castilla. Como ha pasado tanto tiempo 
desde que usted me escribió, no creo que ya sea 
oportuna mi respuesta sobre lo que pregunta del dolor 
que le produjo en el ojo la gota de kerosina. Supongo 
que le ocasionó una quemadura y no dudo que a 
estas fechas o tendrá ya el ojo bien a habrá consultado 
con el médico, que es lo que debió haber hecho desde 
el primer instante. Si todavía no se ha hecho ver el 
ojo, hágase ver, no por un médico cualquiera, sino por 
un oculista, pues cualquier cosa en los ojos, y más 
una quemadura, es de la mayor importancia. 

Una madrastra-madre. El Salvador. — No es al mu- 
chacho a quien debe usted hablar, sino a su esposo. 
Dígale sencillamente que al casarse con él lo ha hecho 
por amor, queriendo también a sus tres hijos. Y que 
si los dos mayores la quieren y respetan no hay razón 
para que el tercero no la quiera y la respete lo mismo, 
puesto que usted no hace diferencia alguna entre ellos. 
Dígale también que el mal consiste en los consejos 
erróneos que la madre de su primera mujer da a la 
criatura en contra de usted, para que sea el propio 
padre el que ponga remedio a la situación. Si el 
muchacho es inteligente, como usted dice, no dudo 
que habrá de impresionarse con lo que le diga el 
padre, poniendo fin ssi a la situación tan desagradable. 



P í g i n « 19 8 



Cine-Mundial 



EN HOLLYWOOD 




Adolfo R. Aviles, conocido comenta- 
rista radio telefónico de la Radio 
Splendid de Buenos Aires, y crítico 
cinematográfico de "El Diario" , quien 
fué enviado por su radiofusora a 
Hollywood, en misión especial, con 
el objeto de documentarse en la ma- 
teria que trata. Durante una visita 
a los talleres de la Metro-Goldwyn- 
Mayer, y en compañía de la arrebata- 
dora Jean Harlow, a quien muestra la 
característica de Radio Splendid, en 
momentos en que la estrella le mani- 
festaba que le agradaría sobremanera 
conocer esta importante "broadcast- 
ing" de Sud América, que marcha a 
la cabeza del progreso radiotelefónico 
argentino. 



D, 



ESPÜES de un año de prepara- 
ción, ha comenzado a filmarse "David Copper- 
field" en ¡os estudios de Metro, bajo la direc- 
ción de George Cukor. En el reparto figuran 
Charles Laughton, Franlc Lawton, Lionel Barry- 
more, Edna May Oliver, Lewis Stone, Roland 
Young, Maureen O'Sullivan, Elizabeth Alian, 
Jessie Ralph, Basil Rathbone, Violet Kemble, 
John Bucher, Herbert Mundin, Jean Cadell, 
Lennox Pawle, Una O'Connor, Elsa Lanchester, 
Fay Chaldecott, Marilyn Knowlden y otros 
muchos, la mayoría de ellos procedentes del 
Teatro y nuevos en la Pantalla. ... Y a pro- 
pósito de "David Copperfield": sus trajes se 
hicieron nuevos, pero como habían de parecer 
muy viejos, se lavaron ocho veces, y se empa- 
paron en café (!), para darles la edad co- 
rrespondiente. . . . 

G ENERALMENTE, las cintas 
de Hollywood se presentan primero en Broad- 
way y, después, escalonándose según las dis- 
tancias, se estrenan en los diferentes países de 
la América hispana y, por último, en España 
mismo. Pero acaba de darse el caso singular 
de que "Madame Du Barry", que todavía ni 
vemos en Nueva York ni se ha anunciado como 
próximo estreno, lleva varias semanas de estar 
exhibiéndose en la ciudad de Méjico. 



CUTEX: el secreto 
para poseer UÑAS BELLAS 



r>5*^ 





u. 



CUTEX 



sted notará, en las 
reuniones sociales, que las 
más elegantes damas lucen 
sus uñas esmaltadas con 
Cutex. Sus bellos matices 
son inconfundibles. 

Bastan breves instantes 
para aplicarse el Cutex... 
pero cada aplicación dura 
mucho más que las de 
otros esmaltes — con la 
ventaja de que Cutex no 
se agrieta y su lustre se 
conserva inalterable. 

Para quitar el esmalte, 
use Quita-esmalte Oleoso 
Cutex. No contiene ace- 
tona. Posee un aceite es- 
pecial que ayuda a evitar 
que se reseque la cutícula 
y se quiebren las uñas. Eví- 
tense los dañosos efectos 
de quita -esmaltes con 
acetona. 

Pida Cutex dondequiera se 
venden artículos de tocador. 



DE ínteres para USTED 

A las múltiples razones que hacen de 

CINE-MUNDIAL 

su revista favorita, sumaremos próximamente OTRA RAZÓN MAS 
que será acogida por usted con alegría. 

Esté pendiente de las páginas de nuestra revista, donde pronto 
anunciaremos la grata nueva. 



■'OAN CRAWFORD conserva en 
un cofre de cedro las cartas de los que fueron 
sus más íntimos amigos. Todas ellas en pa- 
quetes separados, y clasificados en orden alfa- 
bético. ¡Pero ya no le caben más en el cofre, 
y ha tenido que encargar otro el doble de 
grande ! 



u, 



NA nueva estrellita mejicana: se 
llama Marta Pérez, y fué descubierta por Dud- 
ley Murphy, director de la Metro, en un cine- 
matógrafo de Encinitas, durante una función 
de aficionados. ... La muchacha canta, baila 
y hace imitaciones de estrellas. ¡Y ya está 
contratada ! 



Mano. 1935 



Pági 



I 99 



Pecas 




¿Desea Ud. Quitarlas? 

LA "Crema Bella Aurora" de Still- 
man para las Pecas blanquea su 
cutis mientras que Ud. duerme, deja 
la piel suave y blanca, la tez fresca y 
transparente^ y la cara rejuvenecida 
con la belleza del color natural. El 
primer pote demuestra su poder 



mágico. 



CREMA 



BELLA AURORA 



Quita 
las Pecas 



J^ 



Blanquea 
el cutis 



De venta en toda buena farmacia. 

Stillman Co. Fabricantes. Aurora, 111., E.U.A. 




¡Qué 
^Desencanto 

ver a una mujer ado- 
rable, afeada por barros y 
; erupciones! Aplicándose A/en- 
/Ao/<z/um a diario, pronto desa- 
parecerán las imperfecciones, 
. dejando la piel suave y tersa. 
' Igualmente eficaz para cata- 
■ rros, quemaduras, cortadas,'etc> 



Gane de $25 a $75 Semanales 
Hombres-Mujeres 

Aprenda en su casa, durant* sus 
horag Ubres, la Ondulación Perma- 
nente y otros trabajos de Peluquería 
y en corto tiempo deBempofiará. Ud. 
la profesión mas popular y mejor 
retribuida de la actualidad. Remiti- 
mos material e Instrumentos íratla 
con nuestros cursos. Precio económico. 
Solicite folleto íratla. Ofrecemos 
timbl^ curso especia] para pelu- 
guerot a muy bajo precio. Piense 
en el prestigio y renombre que 
nanarta su Halón con un Diploma 
de este Instituto. Pida precio de 
nuestra maquina de Rizado Perma- 
nente. La mejor y mia barata en 
América. 




Máquina Eléctrica 

para 
Rizado Permanente 



LATINAMERICAN INSTITUTE of BEAUTYCULTURE 

P. o. Box 39, High Bridgc Sta., N. Y.. E. U de A. 



ASISTA UD. AL 
magno "Desfile de Estrellas" . . . 
Compre el Álbum de Cine-Mundial 
que ejtá en venta en todo c! país. 



mmw 




Primer Parrafíto, que vuelve a las andadas, enume- 
rando las direcciones — todas en Nueva York — donde 
reciben correspondencia los astros de cine, según la 
compañía que los contrata. A saber: M-G-M, 1540 
Broadway; RKO-Radio y Universal, Radio City; War- 
ner Brothers y First National, 321 West 44th Street; 
Fox, 444 West S6th Street; Paramount. Paramount 
Building; United Artists y Columbia Pictures, 729 
Seventh Avenue. 

L. H. K., Santiago de Chile. — Muchísimas gracias. 
¿En qué forma puedo retornarle el favor? 

Paréntesis. — A todos cuantos me enviaron felicita- 
ciones con motivo del nuevo año, mis agradecimientos 
un tanto retardados y mis deseos por que a ellos — y 
a ellas — les sonría la vida durante 193S y . . . siempre. 

R. A., Uniápan, Méjico. — Cuántas sean las estrellas 
de cine propiamente, nadie puede determinarlo . . . 
porque ellas se creen una cosa y el público otra dis- 
tinta. Y cualquiera se mete en líos separando las 
legitimas de las postizas. Usted, tan bien como yo, 
puede decidirlo recorriendo cualquier lista. En lo 
que toca a pronunciaciones, aquí van: Anita Stuart, 
Bíli Siuard, Carmel Máiers, Dorozea Uíc, Dóris 
Dóson, Gloria Suánson, Jider Enchel, Airin Uér, CTia- 
net Guéinor, Marión Chíling, Méri Braiant, Vera 
Encheis, y las demás como se escriben (excepto tres 
o cuatro, a quienes nadie conoce por estas tierras). 

Responsoris Amicus, Santiago de Chile. — No sé si 

felicitarte por la "aproximación" o darte el pésame 
. . . por haber estado tan cerca del triunfo sin lograrlo 
completo. Seamos amigos. Si a la Fox le agrada 
algo más, indudablemente que te enterarás. Lo que 
siento es no poder corresponder a una carta tan 
interesante y tan extensa con algunos comentarios 
menos desabridos; pero el espacio de que dispongo no 
es para andar con viñetitas. Guardo, no obstante, 
todo lo que me recomiendas . . . aparte del grato 
recuerdo de tus confidencias. Los números que pides 
existen sólo entre las pastas del volumen correspon- 
diente al año respectivo: hay que comprarlos todos 
.'isi, pues los s-uellos ya se agotaron. 

Piaga, Rio de Janeiro, Brasil. — Pasé su carta al 
departamento de circulación. Buster Keaton estaba 
haciendo películas de corto metraje para una empresa 
independiente, pero hace cuando menos un año que 
no lo veo ni en la pantalla ni en lo particular. "La 
Patrulla Perdida" se estrenó aquí hace varios meses 
y presumo que, a estas horas, ya habrá sido exhibida 
en la América del Sur. 

Segtmdo Parrafíto de Cuba, Camagüey. — Me reservo 
sus comentarios para no ofender al resto de la humani- 
dad doliente. Thelma no pasa de los .^0, pera Wynne 
yo creo que sí. Ninguna de las dos da fecha de su 
nacimiento ... de modo que Su Majestad Escoja. No, 
joven, no hay miedo. Lo gue no hay son fotografías. 
Y supongo que no presumirá usted que las vamos a 
sacar nosotros con una camarita especia!. Se hace lo 
que se puede para dejar a todos complacidos . . . 
pero . . . [Ah! En este momento me encuentro con 
una carta de usted de fecha 22 de septiembre y tan 
llena de preguntas, que me produjo pánico, y la he 
vuelto a meter en la gaveta . . . para digerir como 
es debido su interrogatorio, hasta el mes que viene. 

Blanca de Lara, Méjico. — Rechazo lo de Pepe . . . 
entre otras razones porque en Nueva York resultaría 
"pipi" y eso no puede ser. Te equivocas. Anna Sten 
salió requetebién en "Resurrección." Vela a ver y 
te convencerás. Todas las actrices que mencionas 
están en completo eclipse, excepto Baclanova, que se 
dedica al teatro. Mi amiguita Guanina te manda el 
reparto de "Wonder Bar," completo, por mi conducto. 
Agradéceselo a ella: Inez, Dolores del Río; Harry, 
Ricardo Cortez; Liane, Kay Francis; Al Wonder, Al 
Tohnson; Tommy, Dick Powell; Mrs. Pratt, Louise 
Fazenda; Mr. Pratt, Hugh Herbert; Mrs. Simpson, 
Ruth Donnelly; Mr. Simpson, Guy Kibbee y los 
flem.ís: Fifi D'Orsay, Merna Kennedy, Robert Barrat, 
TTarry Kolker y Hal Leroy. 

William S., Río Jíuieiro. — Mi amiguita y colabora- 
dora Guanina le remite a usted estos datos de Henri 
Garat: nació en París y es marido de una inglesa 
llamada Bctty Rowe. Sus padres fueron actores, 
aunque pobres y no querían que el hijo siguiera el 
mismo camino, por lo que lo indujeron a dedicarse al 
comercio, pero a los ocho años ya debutaba en las 
tablas, como ohiciiclo de "T.rs Deux Gosses." Cuando 
vino la guerra, el papá se fue a las trincheras, la 
mamá a un hospital y Henri a una farmacia, en la 



que por poco deja el pellejo. Luego de firmada la 
paz, Henri buscó trabajo como electricista (no íin 
haber hecho de lavaplatos y otros oficios ingratos) 
. . . pero el teatro lo sedujo nuevamente y, aunque 
luchó inútilmente por abrirse paso, sólo_ al asociarse 
con la bailarina Gertrude Hoffman se hizo de cartel. 
A poco, triunfó completamente al lado de la Mistin- 
guette. Su primera película la filmó para un director 
alemán y el éxito fue instantáneo. Actualmente es 
uno de los intérpretes más conocidos de Europa y 
más populares de aquí. Mide 5 pies 10 pulgadas de 
altura y pesa 160 libras. Mi excelente colaboradora 
añade que sus pestañas son demasiado largas para 
un hombre. 

Mr. X, Cienhiegos, Cuba. — Mi amiguita Guanina — 
una enciclopedia en forma de mujer ¡Dios la bendiga! 
—me comunica, para tu regalo, que Elizabeth Alian 
nació en Skegness (parece nombre inventado aunque 
no lo es) en Inglaterra, un 9 de abril — año_ ignorado— 
y es legitima consorte de William J. O'Brien. 

Guanina, Donde Esté. — Mi agradecimiento, mi home- 
naje y mi amistad. 

El Curioso Impertinente, Habana. — Me alegro de 
que le hayan gustado las cintas que apunta. Ya verá 
otras hispanoparlantes que tendrán igual o mayor 
éxito. Carmen Larrabeiti (mi amiga del alma, como 
diría Guaitsel) está en España, su patria, de regreso 
en las tablas donde tantos triunfos conquistó y con- 
quista. María Alba ha hecho dos o tres papeles en 
cintas en inglés, recientemente, y sigue en Holly- 
wood. Tallulah interpreta en este momento un papel 
dramático en un teatro neoyorquino. La novela 
"Pimpinela Escarlata" es la que se va filmar ... y 
se ha filmado lo menos dos veces antes. A sus 
órdenes siempre. 

Abracadabra, Santo Domingo. — Pues no; Machado 
ya se fue con la música a Europa. Un plano de 
bolsillo de Nueva York vale diez centavos, pero cual- 
quiera lo encuentra . . . Dick Powell no es cojo. Pero 
sí lo son Herbert Marshall y Lionel Barrymore. Las 
películas sonoras se dividen en dos partes: la imagen 
y la tira de sonido. Para las caricaturas animadas, 
no hay más que sincronizar lo uno con lo otro. No 
encuentro modo más práctico ni más breve de explicar 
una cuestión técnica bastante enredada de por si. 

Cristóbal Colón, Colombia. — Mire, don Cristóbal, por 

una vez usurparé las obligaciones de "Mi Estafeta" — 
ya que su carta vino a dar a mi escritorio— ;para 
decirle que es muy sencillo saber cómo anda el aliento 
de uno mismo, lanzándolo sobre una tabla._ o un 
espejo, o cualquier superficie plana a corta distancia 
de la boca. Así averiguo yo si estoy besable cuando 
tengo una cita galante y he comido sopa de cebolla. 
No cobro por la receta. 

Isabel, Lima. — Ni una palabra supérflua. El director 
de "A Romantic Adventuress" fue Harley Knoles; 
los intérpretes, Dorothy Dalton, Charles Meredith, 
Howard Long, Augusta Anderson, Ivo Dawson, John 
Ardizoni, Robert Schable y Lewis Broughton. "Burglar 
Proof" la dirigió Maurice Campbell y la interpretaron 
Bryant Washburn, Lois Wilson, Blanche Gray, Grace 
Morse (no Moore), Emily Chichester, CHarence Geldart, 
Clarence Burton, Tom D. Bates y Hayward Mack. En 
"The Jucklins" figuraron, dirigidos por George Mel- 
ford, Mabel Julienne Scott, Monte Blue, Ruth Renick, 
Charles Ogle, Fannie Midgely, Zell Covington, Winter 
Hall, J. M. Dumont, Clarence Burton, Guy Oliver, 
Robert Brower, Jack Herbert, Jack Hull, William 
Scott, William Boyd (juy, uyl), Jack Byron, Charles 
Wildish (que quiere decir "salvajillo"). Únele Geo. 
Curry y Frank Weatherwax (que significa Cera de 
Tiempo). En "The Inside of the Cup" salieron — a las 
órdenes de Capellani — William P. Carleton, David 
Torrence, Edith Hallor, Jack Bohn, Margaret Clayton, 
Margaret Siddons, Richard Carlyle, Alberto Roccardi 
y Frank A. Lyon. En "Brewsters Millions", dirigida 
por Joseph Henabery, trabajaron El Gordito Arbuckle, 
Betty Rose Clark, Fred Huntley, Marión Skinner, 
James Corrigan, jean Acker, Charles Ogle, Neely 
Edwards, William Boyd, L, J. MacCarthy, Parker 
McConnell y John McFarland. En "The Education of 
Elizabeth" (director, Edward Dillon) filmaron Billie 
Burke (sí, la misma que viste y calza), Donald Catne- 
ron, Lumsden Haré (que significa liebre), Frederick 
Burton, Frank Goldsmith, Harold Foshay, Edith 
Shayne, Helen Dahl y Kay MacCausland. En "To 
Picase One Woman" vimos a Claire Windsor, Edith 
Kesslcr, George Hackathorne, Edward Bums, Mona 
Lisa (que se cree eso), Howard Gay, L. C. Shumway 
y Gordon Griffith, asesorados por Loís Weber. 



Página 200 



Cine-Mundial 



bibliografía 



Cuentos Cinematoéráficos, por Martín Gálvez 
García, Editorial Cultura, Buenos Aires. — La 
lectura de este interesantísimo volumen será 
una revelación para cuantos presumen de cono- 
cer el arte cinematográfico. Sólo el prólogo y la 
introducción revelan la desconcertante familia- 
ridad del señor Gálvez (de quien nada había- 
mos leído hasta ahora, y lo sentimos) con los 
trucos, prejuicios y antecedentes de Hollywood. 
Con amplitud de miras, serenidad de juicio y 
dominio completo de la materia, expone a la luz 
de su talento cosas que la mayoría ignora, que 
pocos se atreven a comentar y que cuantos en 
la pantalla se interesan debían leer. 

Y todo, como los cuentos que completan la 
obra, está escrito en límpido estilo y en forma 
tal que se echa de ver que el señor Gálvez, a 
despecho de los conocimientos cinematográficos 
de que con justicia alardea, es joven y mira 
hacia adelante. 

Nuestras más sinceras felicitaciones al colega. 
— F. J. A. 

"Romancero Colonial", Poesías de Luis An- 
tonio de Vega. Ed. Fénix, Madrid, Ptas. 3. — 
Son incontables los libros de versos que los co- 
rreos del otro lado del Bravo y de ultramar 
traen a la redacción. 

Y, como "allá en mi tierna infancia", que 
dijo uno de nuestros clásicos pinilleros, me hizo 
presa la plaga tropical del versifiqueo y hubo 
revistas que publicaron y "parnasos" que aco- 
gieron mis lamentos rimados, versos que caen 
en esta redacción son versos que tengo que 
leerme para hacer reseñas "por si Ariza nece- 
sita rellenos". 

Te imaginarás, lector, las horas agrias que 
paso las más de las veces tragando aceite de 
ricino en forma de alejandrinos y la retama 
que apuro metida en sonetos . . . ¡ con es- 
trambote ! 

Pero todo martirio tiene su recompensa. Eso 
me dijo mi confesor hace treinta años. Y hoy 
ya lo creo, porque acabo de leerme por tercera 
vez el "Romancero Colonial" de Luis Antonio 
de Vega. 

¡Bendito sea Aláh! . . . Después de 270 días 
de martirio en este año del Neiv Deal; después 
de un fanegal de elucubraciones poéticas que 
me ha hecho leer el jefe de redacción, llega 
el "Romancero Colonial" ! 

i Dios libre a Luis Antonio de Vega de las 
cimitarras y de las sombrererías españolas ! 

El buen paño en su arca se vende. ¿Para 
qué arrriesgarse a no hacerle justicia? Lee, 
lector amigo, esta muestra, y corre a comprar 
el volumen sin preocuparte de si el poeta recibe 
o no completas sus bien ganadas regalías. Bebe 
en esta fuente de verdadera inspiración y de 
arte del bien decir. Al azar, copiamos: 

Sultanita, Sultanita, 
quítate de la ventana. 
Cristales de sinagoga, 
cristales no son campanas. 
Canta el gallo mañanero, 
sultán de cresta encarnada. 
El general Don Juan Prim 
por la xudería pasa, 
le prestan largo cortejo 
las viseras charoladas. 
Una sonrisa xudía 
Se le ha enredado en la barba. 

Noche de la Timimona. 
Las mozas salen por agua. 
Revienta el río en estrellas, 
la media luna naufraga, 




p Una piel oleosa 
pronto se pone áspera 



Para una piel oleosa, EHzabeth 
Arden recomienda una mezcla, por 
partes iguales, de estos tres prepa- 
rados , . . Crema para los Poros, 
para refinar y contraer los poros; 
Aceite para los Músculos, para 
restaurar los tejidos laxos y los 
músculos flaccidos; Crema contra 
las Arrugas, para afirmar y suavizar 
el cutis. Mezcle Ud. misma esta 
Crema, Tres en Una, y aplíquela 
religiosamente todas las noches. 
Corregirá así ese estado oleoso y 
áspero, y su cutis adquirirá suavi- 
dad y lozanía. 



Si bien no hay cutis que no requiera alguna crema o tratamiento 
especial, el primer cuidado de la piel . . . ya sea áspera o delicada, 
seca u oleosa . . . consiste en limpiarla, entonarla y suavizarla a diario. 
Estos son los tres pasos esenciales para lograr un cutis terso y radiante. 



Los artículos de tocador de Eli^aheth Arden se venden en las 
ciudades principales de los siguientes países: 

ANTILLAS CHILE ECUADOR MÉXICO PUERTO RICO 

HOLANDESAS rnrnMRIA FT '^ATVADmí NirARAnriA REPÚBLICA 
ARGENTINA <-<J1.UM151A jll bALVAUUK J\JLAKAUUA DOMINICANA 

BOLIVIA COSTA RICA GUATEMALA PANAMÁ URUGUAY 

BRASIL CUBA HONDURAS PERÚ VENEZUELA 

Elizabeth Arden • 691 Fifth Ave., Nueva York, E. U. A. 
LONDRES • parís • BERLÍN • ROMA 




los romancillos xudíos 

se enredaban en las ramas: 

"Hablor namoró a Tamar 

manque era su propia hermana. 

Malos amores, mi padre, 

me trujeron estas canas." 

Iban cantando, cantando. 

Sólo callaba Sultana, 

pensando en el general 

que tiene barba galana. 

/. C. de la F. 
"Cuentos Mejicanos", por Jorge Useta, Edi- 
torial Araluce, Barcelona. — Otra vez se despren- 
de de la producción literaria mejicana — donde 
predominan la crónica ligera, las monografías, 
los esbozos históricos y, de cuando en cuando, la 
novela tendenciosa — un libro de cuentos cuyo 
sabor nacional hace resaltar, a la vez, el puro 
estilo y claro talento del autor. Esta obra de 
Jorge Useta posee, en comparación con "Es- 
pectro" — el libro precedente del mismo escritor 
— la ventaja de ofrecer dos o tres experiencias 
personales que él describe con efectismo ca- 
racterístico. 

En la vida de Méjico, tradicionalmente trá- 
gica, los temas literarios no pueden deshacerse 
de innato fatalismo; pero la ironía de Jorge 
Useta a menudo halla acomodo para tal o cual 
comentario que encienda, entre las sombras, el 
relámpago de una sonrisa. La nota, por amarga 
que sea, no deja siempre en el ánimo sabor a 
acíbar. Por eso, quizás, sus libros, aunque per- 
turben, se dejan hojear mansamente. — F. J. A. 



"Frente al Mundo", por Juan Carlos Moreno, 
Buenos Aires, 1934. — Hace dos meses que leí 
"La ocasión de vivir", novela de Juan Carlos 
Moreno. Comentándola en estas mismas co- 
lumnas, dije que en este joven autor surgía una 
promesa de nuevos valores en la ya rica lite- 
ratura argentina contemporánea. 

Juan Carlos Moreno no nos ha hecho espe- 
rar. Su segunda novela, "Frente al Mundo", 
revela a este autor decididamente como un va- 
lor indiscutible entre los novelistas de nuestra 
joven América. 

"Frente al Mundo" es un grito formidable que 
ha de sacar de su letargo a los sociólogos de 
nuestros países; un "¡alto!" a la carrera del 
feminismo suramericano y a la ciega política 
que hace la corte a ese feminismo desorientado. 
Es una protesta contra las normas que sacan 
a nuestras mujeres del hogar con el espejismo 
de una vida independiente y de pantalones, sin 
trazarles derroteros fijos para librarlas del de- 
sastre que por todos lados acecha a la mayoría 
de nuestras muchachas después de su "prepara- 
ción" en la escuela o la universidad. 

Con ese don admirable de ver las cosas y las 
situaciones y pintarlas en palabras con la ha- 
bilidad de un maestro del pincel, Juan Carlos 
Moreno revela llana y enérgicamente la aza- 
rosa vida de la hembra victima de la excesiva 
preparación profesional y comercial, que sale 
llena de esperanzas de las aulas para encontrar- 
se sola y olvidada, diploma en mano, lista para 
{Continúa en la págtna 206) 



Mano, 1935 



Página 201 




Conserve 
su bebé 
robusto 




EL alimento que Ud. le dé a 
sus niños, especialmente 
durante la tierna infancia, es 
de consecuencia importante en 
el futuro. Haga lo que muchos 
médicos han aconsejado a otras 
madres — dele a su bebé Maizena 
Duryea en abundancia. Así es- 
tará segura de que su alimento 
contiene los elementos nutri- 
tivos necesarios para formar 
huesos derechos, músculos 
fuertes y dientes firmes y blan- 
cos. Fácil de digerir hasta por 
el más delicado estómago de 
bebés de 4 meses o más, la 
Maizena Duryea se asimila de 
2 a 3 minutos. Pruebe Maizena 
Duryea hoy mismo. 




B33IB 



DURYEA 



CORN PRODUCTS REFINING CO. 

17 Battcry Place, Nueva York, E. V. A. 

Envíenme un ejemplar GRATIS de su ilustrado e 
interesante libro de recetas de cocina para preparar la 
Maizena Duryea. 

CM-3-35 

Nombre 

Calle 

Ciudad 

Pai» S.3434 







rO^ ^ ELENA * D&*LA*TO ^P 



El peligroso 
exceso de cariño 

No hay nada tan indispensable para el niño 
como el cuidado y el cariño de la madre, 
ni existe en la humana naturaleza nada que 
proporcione una mayor satisfacción que la que 
consigue la mujer con la maternidad. No es 
maravilla que el amor maternal sea considerado, 
desde que el mundo es mundo, como el ideal 
supremo en el que se encierra todo sacrificio, 
toda abnegación, todo desinterés, pero también 
toda alegría y toda ventura. 

Y no obstante, en este sentimiento tan puro, 
tal excelso, tan falto .de egoísmo, hay un peligro 
constante y tangible: el de que por exceso de 
cariño se haga la desgracia del hijo que adora- 
mos. Una desgracia tan irreparable y de tal 
magnitud, que solamente puede causarla un 
motivo tan glande y poderoso como es el amor 
de madre. 

Aunque parezca mentira, esto es lo que oca- 
siona generalmente los fracasos que hacen 
odiosa y miserable la existencia de muchos 
hombres. El exceso de cariño por parte de la 
madre, las atenciones constantes, los cuidados 
infinitos y minuciosos, crean en el adolescente 



un sentimiento de inferioridad que poco a 
poco se convierte unas veces en timidez, otras 
en cinismo, otras en temor al fracaso, otras en 
falta de confianza para tomar las decisiones 
que han de encaminarle en la vida, otras en 
pesimismo y no pocas en obsesiones, depresión 
nerviosa y desesperación tales, que conducen al 
suicidio. Cuando una madre pasa por el tor- 
mento de ver en tal estado al hijo de sus entra- 
ñas y cuando llega a perderlo de manera trá- 
gica, no puede concebir que positivamente ella 
es la causa indirecta del desastre por su amor 
mal entendido prodigado con exceso. 

El caso es mucho más serio en la relación de 
las madres hacia los hijos varones, y de suma 
gravedad cuando se trata de un hijo único. 
Con relación a las hijas suele ser distinto. 
Con las hijas es el padre el que malcría, y el 
responsable. Durante la adolescencia, la hija, 
por lo general, antagoniza con la madre, fiel 
inconscientemente al principio biológico indis- 
cutible de la innata resistencia y casi repulsión 
que tienen entre sí los miembros de un mismo 
sexo; aunque con el andar del tiempo la com- 
prensión entre madres e hijas se haga completa 
y absoluta. 

Los hijos, por el contrario, se unen más a la 
madre conforme van creciendo; en tanto que 



GRÁFICA DE CENTRO AMERICA 

AtLrxuviAs 





De izquierda a derecha, las señoritos Honduras {Matilde Montis), Nicaragua 
{Esperanza A raquistain), Costa Rica {Virginia Trejos) , El Salvador {Enriqueta 
Aran jo, electa Señorita Centro América en el concurso de belleza celebrado en 
San José el 28 de deciembre de 1934), y señorita Panamá {Cuchy Boyd). La 
instantánea fue tomada durante la recepción a esta última en le aeródromo de 
"La Sabana". Foto para CiNE-MuNDiAL del "Diario De Costa Rica". 



Página 202 



Cine-Mundiai 



ana muchacha no dejaria nunca de casarse por 
consideración a la autora de sus días, son in- 
fínitos los hombres que no van al altar por no 
dejar a ésta. 

Estos hombres, que ignoran o pretenden ig- 
norar la verdadera causa de lo que ocasiona 
su celibato, encuentran siempre disculpas que 
ofrecer : "Yo no me he casado — dice uno — porque 
no he encontrado todavía una mujer de quien 
poder enamorarme". "Yo me he enamorado 
de una muchacha — dice otro — y cuando la he 
tratado unos cuantos meses he visto que era 
imposible congeniar con ella". "Yo estoy muy 
bien en mi casa — dice un tercero — y como parece 
que las muchachas no me hacen caso, ni se in- 
teresan por mí, bien estoy así y no me preocupo 
por capibiar". 

Estos tres hombres, y otros tres mil más, si 
se les interroga uno por uno, no quieren com- 
prender que si no se casan es porque se hallan 
influenciados por una fuerza inconsciente que 
los retiene sin que ellos se den cuenta. Esta 
fuerza es en unos el egoísmo y la pereza de 
saberse atendidos y mimados en cuanto pequeño 
detalle puedan necesitar. Es en otros el haber 
llegado a un tal estado de idealismo y admira- 
ción por la madre, que les hace imaginar que 
no hay otra mujer que pueda igualársela y no 
quieren tomarse la molestia de probar por 
miedo al fracaso. 

/"OMO madre de un hijo único puedo hablar 
^ con conocimiento de causa. Pero de mi sé 
decir que si yo hubiera sospechado alguna vez 
que mi influencia podría haber llegado a estos 
extremos con mi hijo, le hubiera ocultado y 
hasta escatimado en la apariencia mi cariño, 
para darle lugar a enamorarse y a casarse. 
Todo hombre debe querer y debe tener una 
esposa, o por lo menos una novia. Tal es la 
ley de la naturaleza que no puede echarse 
abajo. Y si el hombre sufre contrariedades y 
tribulaciones en su vida doméstica, también 
ésta es ley de la naturaleza, que le habrá de 
servir para hacerse fuerte en la adversidad y 
para saber dominarla, lo cual es más provechoso 
que el tener la vida muelle y suave en el 
regazo materno. 

P N el primer ejemplo que presento, el mucha- 
*" cho se halla tan absorbido en las delicias 
del amor maternal, que nada ve fuera de él ni 
nada le interesa. En el segundo, la madre ad- 
mite francamente que ella misma ha aconse- 
jado a su hijo que deje a la muchacha porque 
no le conviene y porque con su modo de ser y de 
pensar va a hacerle desgraciado. Y se siente 
muy feliz al haber podido acudir a tiempo de 
evitar a su hijo la desgracia para toda la vida. 
En el tercer caso, la madre ha mimado tanto 
al hijo, le ha hecho la vida tan suave y tan 
cómoda, que el muchacho ha llegado a perder su 
masculinidad y no se siente con fuerzas, no 
sólo para buscar a la compañera de su vida, 
sino para conquistarla, si es preciso, como lo 
pudiera hacer el hombre de las cavernas. De 
ahí la errónea creencia, que él mismo se es- 
fuerza en mantener, de que las muchachas no le 
hacen caso. El pobre supone que son ellas las 
que deben de buscarle y conquistarle. 

El amor maternal llega en algunos casos a 
asumir unas proporciones casi desagradables, 
muy especialmente cuando se trata de una 
mujer viuda o desgraciada con el esposo, que 
se refugia en el hijo, pretendiendo que este hijo 
sea también el compañero que por una u otra 
causa la falta. 

Personalmente como madre, he procedido 
siempre a sabiendas del peligro que existe para 
el hombre cuando se le ha mimado con exceso 
en la niñez, y a veces ha sido bastante dura 
la tarea de tratar de hacer saber a mi hijo 



¡ROYAL HACE DE CADA 

BIZCOCHO UN TRIUNFO! 



No corva riesgos^ 
con polvos de hornear 
de calidad inferior 

AMAS DE CASA expertas, 
. por más de 65 años, han 
hallado en el Polvo Royal la 
garantía de bizcochos per- 
fectos. 

Vd. también hallará que es 
fácil preparar bizcochos blan- 
dos, livianos y de contextura 
uniforme con este famoso 
polvo de hornear. Royal siem- 
pre es igual, siempre de 
confianza. 

Por eso resulta un error 
correr el riesgo de perder bue- 
nos ingredientes usando polvos 
de hornear inferiores; sobre 
todo si el costo de Royal es 
tan bajo. 

Siempre insista en obtener el 
genuino Polvo Royal para 
Hornear. Viene únicamente en 
latas cerradas. 




Deleite a su familia con este sabroso 
BIZCOCHO "LUXOR" 

A % taza de yemas de huevos agregúese Va taza 
de agua tibia y % de cucharadita de soda; batiendo 
con batidor de huevo liasta que quede espumoso. 
Agregúese 1 taza de azúcar poco a poco, batiendo 
bien Añádase 1 cucharadita de extracto de vainilla. 
Ciérnanse juntos IVb tazas de harina de pastelería, 
2 cucharaditaa de Polvo Royal y Va cu- 
charadita de sal, incorpórese con cui- 
dado a la primera preparación. Póngase 
en un molde sin grasa de forma alar- 
gada y cuezase en un horno moderado 
por 45 minutos. Inviértase el molde y 
déjese enfriar. Quítese del molde y 
córtese en 3 capas. Úntese entre las 
capas el relleno de limón (Pag. 15 del 
Libro de Recetas Royal). Ctibranse la 
superficie y los lados con azucarado 
blanco (Pag. 10 Libro de Recetas Royal). 




Pan American Standard Brands, Inc., 

Depto. 335, 

595 Madison Avenue, 

Nueva York, E. U. A. 

n Sírvanse enviarme un ejemplar 

gratis del Libro de Recetas 

Royal. 

Nombre 

Dirección 

Ciudad País 



MPe Esto Depende I^a Salud MMei Bebé 



Déle a su niño siempre lo me- 
jor: Las legítimas Hojuelas de 
Avena 3-Minutos. Su proce- 
dimiento exclusivo de prepa- 
ración — "Cocidas 'sin fuego' 
— en la fábrica — durante 12 
horas" — conserva intactos sus 
_/-t elementos nutritivos— y rebaja 
el período de condimentación 
a 3 minutos. 

NO EXPONGA SU SALUD-f^i/a tas legítimas 



INSISTA EN EL GRAN 3 ROJO 



¡NO BUSQUE UD. MAS! 

Ya está vendiéinlose el Álbum de Estrellas del Cine que Ud. quería para su biblioteca. 
Acuda a cualquier librería, puesto de publicaciones, cinema o almacén y pida un 
ejemplar de 

"DESFILE de ESTRELLAS" 

el Álbum de Cine-Mundial, que se vende al mis- 
mo precio de la edición corriente de esta revista. 





Mano, 193 5 



Página 203 



UN TRIUNFO MAS EN 
ESTA ERA DE PROGRESO 




Engrampadora Hotchkiss No. 54 

He aquí el diseño sensacional que en esta 
era de progreso de la industria de máqui- 
nas enírrampadoras ha colocado a la 
cabeza a la Compañía HOTCHKISS, los 
fabricantes mas grandes y antiguos del 
mundo. Para que las engrampadoras 
armonicen con el mobiliario de su oficina 
éstas son fabricadas en varios modernlsti- 
cos colores, pudiendo en esa forma conver- 
tirse en un atractivo adorno para su 
escritorio. Engrampe sus documentos con 
una máquina HOTCHKISS. Para más de- 
talles escriba a 

THE HOTCHKISS SALES CO. 
Norwaik, Conn., U. S. A. 




'Apréndalo Oyéndolo Hablar" 

Curso rápido y fácil por medio de 
dlseos especiales de fonógrafo. En seis 
meses, o antes, hablará á Ud. ingléj 
correctamente. Instrucción individual. 
Precio económico. Enseñanza garanti- 
zada. Escriba hoy mismo solicitando 
informes y lección de prueba, gratis. 



NEW YORK COMMERCIAL INSTITUTE 

GIS North Mlaml, Fia., E. U. de A. 



ESTOMAGO 

Bi padece usted de Gas en el Estómago o los Intestinos, si 
ErucU, si siente Dlstendón Abdominal o Dispepsia como re- 
■ultado de excesos en el Comer, el Beber o el Fumar; si sufre 
de Acedías. Irritación Intestinal o Gástrica, Mareos. Mal 
Aliento e Inapetencia, mande usted pedir el libro de la Buena 
Salud del Padre Heumann, escrito en español GRATIS. Tiene 
138 páginas y 200 Ilustraciones. Vea usted, personalmente, qué 
debe hacer para corregir sus achaques digestivos. "EL LIBRO 
DE LA BUENA SALUD," se envía gratis a los residentes de 
loi Estados Unidos. Los otros deberán remitir 10 cents. 
Diríjase usted a L. Heumann & Co., Inc., Dept. 3, Sp. A, 
84 East 12th St., Nueva York, E. U. A. 




CINE SONOROS DeVry 



Tipos portátiles y Fijos para Teatros pequeños, 

medianos y grandes. Proyectores Sonoros do 16mm. J 

para particulares. Cámara Sonora para filmar. 

La antigua y afamada linca DeVry Incluyo 

Bqulpoa Clnematográflcos para todos requisitos. Hay catálogo 

en esptfiol. .... i 

Cf\ DADTICTA Distribuidor para el Extranlero 
. U. DArllOlA Kimbali Haii, Chicago, E. U. de A. 



\POR FINÍ .... 

"DESFILE de ESTRELLAS," 
el Alhum de ClNE-MuNDlAL, que 
Ud. ha estado esperando, está en 
venta por todo el país! 



lo mucho que le quiero (para que comprenda 
que puede contar conmigo como con su mejor 
amiga), sin extremar nunca mi solicitud hasta 
el punto de harcerla sensiblera. 

Conforme ha ido creciendo y se ha ido ha- 
ciendo hombre, he procurado aparecer más in- 
diferente cada día, para dejarle por completo 
a su albedrío, aún a riesgo de que pudiera 
creer que no le quería tanto como cuando- era 
pequeño y aún a riesgo de que lo creyeran los 
demás, hasta el punto de que la que más tarde 
ha sido su suegra llegó a decirme un día en 
que yo me afanaba por que él estaba enfermo: 

¡Nunca pude presumir que usted quería 

tanto a su hijo! 

Entonces me reí ante tal suposición y más 
tarde, cuando él ha podido ver de cerca las 
contrariedades de la vida, ha comprendido 
bien la intensidad de mi cariño de madre, que 
ha sabido hacerle fuerte para soportarlas. 

Lo que toda madre debe pedir a sus hijos es 
obediencia, respeto y sinceridad, en todos los 
órdenes de la vida. Para obedecer, respetar 
y confiar, hay que querer primero con toda el 
alma. Y es este cariño sin zalamerías inconve- 
nientes y sin fingidas delicadezas el que satis- 
face por completo los anhelos maternos. 

Y aunque a veces les duela un poco a las 
madres el ver como su hijos se van indepen- 
dizando y hasta se sientan un poco tristes al 
pensar que otra mujer viene a ocupar en su 
corazón el lugar privilegiado que ellas tuvieron 
durante años, deben comprender que ésta es 
ley inexorable de la naturaleza, sintiéndose 
felices al pensar que el hijo amado marcha 
seguro hacia adelante por el camino de la 
vida, solo, libre, sin la necesidad material de 
que la madre le sirva de perpetuo sostén, pero 
guiado siempre hacia la verdad por el recuerdo 
y las enseñanzas inculcadas en su espíritu por 
un cariño maternal, bien administrado. 



t? r a c e I 
eclipse 



u s c a 



O RACE MOORE ha vuelto a 
Hollywood, donde quiere filmar algo que eclipse 
a "Una noche de amor". Porque, a pesar del 
realmente extraordinario éxito de esta opereta 
cinematográfica, la Moore, que ha recorrido 
personalmente todos los Estados Unidos, se la- 
menta de no ser aún popular en parte alguna. . . . 
Creía que las gentes se volverían locas al verla 
en persona, y lo más que hicieron fué sonreír 
amablemente. ¡A poco más rompe su contrato 
con la Columbia ! Porque si los agentes de 
Publicidad no sirven para popularizar a una 
estrella, ¿para qué sirven? . . . 



Trapero 
otra vez 

CL_A última película de Griffiith? 
Es algo inusitado. Griffith vive en Laguna 
Beach. Hace unas cuantas semanas llamó a su 
puerta un tal Jesús Ortega, trapero de profesión, 
que pretendía comprarle (o venderle) trajes 
viejos, botellas vacias, ¡basural ... A Griffith, 
que estaba de charla con el escritor Horace 
Jackson, le interesó el tipo, y decidió hacer una 
película con él. Un drama en dos rollos, que, 
después de pagar espléndidamente a Jesús Or- 
tega, como protagonista, resultó haber costado 
unos 400 dólares. ... ¡ Y se lo vendieron a las 
0-G Produclions, por $7.500 ! . . . (Jesús Ortega, 
después de ser estrella unos días, ha vuelto a 
ser trapero.) 




Haga del 

Park Plaza! 

su Residencia 
en New York 

LA agradable ubicación de este 
hotel frente al Museo Americano 
de Historia Natural, cerca de una 
estación del ferrocarril elevado y dos 
estaciones subterráneas; a corta dis- 
tancia de paradas de los ómnibus del 
famoso Paseo de Riverside, y apenas 
a media cuadra del hermoso Parque 
Central, ofrece a los hispanoamerica- 
nos una residencia sin igual durante 
su visita a New York. 

Los centros mercantiles, las más 
famosas tiendas, y el distrito teatral 
de la ciudad están a la mano. Y 
por las mijltiples facilidades que 
ofrece, el Parle Plaza tiene el honor 
de albergar las oficinas principales 
del Club Automovilístico de New 
York y su Bureau del Viajero, que 
ofrecen ayuda inapreciable a cuan- 
tos viajan por los Estados Unidos. 

Habitaciones de todos los tipos: 
desde elegantes cuartos sencillos 
hasta bonitos apartamentos de dos, 
tres, cuatro y seis habitaciones, con 
refrigeración y facilidades de cocina 
privada si se requieren. 

El Park Plaza presta atenciones 
especiales a sus huéspedes hispano- 
americanos. Todos los miembros de 
la familia se sienten aquí en su casa, 
y hacemos todo lo posible para que 
su visita a New York resulte comple- 
tamente agradable. 

TARIFAS Y DETALLES 

complejos obtenibles con los siguentes 
representantes: 

HABANA: García-Ortega Hnos., Zulueta 32 
MÉXICO: A. Robles, Jr., Av. Madero 29. D.F. 
VERACRUZ: H. Pulido. Diai Mirón 129 
SAN JUAN, P.R.: Hotel Comercio. Brau 53 
RIO JANEIRO: A. Herrera. Silva II. ler. 
BUENOS AIRES: A. Manzanera. Lima 461 

o directamente del 

Hotel Park Plaza 

50-66 West Seventy-seventh Street 

NEW YORK 

A LAS PUERTAS DEL PAROUE CENTRAL 



PAq 



204 



Cine-Mundial 



En La Piscina 


Mi 


\¥ ~ -.■■■ 

m 




i:ff 


Pert Kelton, una de las poquísimas 
actrices especialistas en papeles cómi- 
cos y que posee, a la vez que talento, 
juventud y atractivo. Sus interpre- 
taciones para RKO-Radio le han dado 
justificado prestigio. 



/\ PROPOSITO de "Cali to 
Arms". Esta película ha sido la última en que 
tomó parte Lou Tellegen, ¡ que acaba de 
suicidarse, por no tener que comer! Fue rico, 
famoso, amado por centenares de mujeres, 
compañero de Sarah Bernhardt, esposo de 
Geraldine Parrar, y ha pasado años enteros sin 
trabajo, enfermo, desesperado. . . . Una úlcera 
le impulsó a quitarse la vida. Aunque, en 
realidad, el pobre Lou hace ya mucho que 
estaba muerto para todos. 



R 



,AMON NOVARRO ha vendido 
el palacete suntuoso que se construyó en Los 
Feliz Boulevard (habitado por Myrna Loy 
mientras él hizo su última tournee artística) y 
vive ahora en la casa de su familia, en la 
calle 28 de Los Angeles. Alli tiene a sus 
padres, dos hermanas y dos hermanos. Ramón, 
que no piensa en casarse, ya se cansó de vivir 
solo. Pero no echará de menos el palacete: 
en su casa paterna tiene piscina de natación, 
campo de tennis, ¡y un teatro! 



R. 



^AMON NOVARRO no se con- 
forma con trabajar en inglés como estrella. 
Ahora quiere ser autor y productor ... en 
español. Ha escrito una obra titulada "Contra 
la corriente" y se dispone a producirla y diri- 
girla en los estudios de Tiffany, para presen- 
tación de un simpático artista argentino, Cara- 
bailo, hijo del laureado autor de "La Cruz 
del Sur". 



H. 



lELEN HAYES se propone re- 
gresar a Nueva York en cuanto filme "Va- 
nessa". El Teatro la atrae. Y en todo mo- 
mento dice que prefiere Broadway a Holly- 
wood. . . . 



K 



,AY FRANCIS está pensando en 
irse a Italia ... en el mismo barco que Mau- 
rice Chevalier. ¿Creen ustedes que por una 
casual coincidencia? ¡Pues acertaron! 



Muchachas - sigan mí consejo 
si desean tener dientes blan- 
cos y seductivos^ al instante 





Usen este dentífrico especial que 
elimina las manchas amarillentas 



Ahora casi todas las personas que 
tienen los dientes amarillentos y man- 
chados y se abochornan de reírse, 
pueden limpiarlos y blanquearlos 
— pueden darles el seductivo 
brillo de las joyas finas, con Kolynos. 

Resultados Rápidos 

Una sola limpieza con Kolynos, 
según el método exclusivo Kolynos, 
y quedará usted convencida de la 
importancia de usar una crema 
dental antiséptica que destruye las 
bacterias bucales que manchan los 



dientes y causan la caries dental. 

Su dentadura adquirirá lindo brillo 
y atractivo, con sorprendente rapidez. 
Pronto se le blanqueará de modo que 
usted nunca creía fuese posible. 

Convénzase usted ahora de porqué 
Kolynos es más eficaz. ¡Empiece hoy 
mismo a usar este dentífrico admi- 
rable! 

CREMA DENTAL 

KOLYNOS 



Los Estrenos 

{Viene de la página 152) 

''Tres Lanceros de 
Bengala". ..(Paramount) 

tSTA producción, uno de los 
grandes espectáculois de la actual temporada 
neoyorquina, se basa en una novela de autor 
inglés y es una idealización, o apología, del 
sistema colonial implantado por el gobierno 
británico en la India. 

Es un tema kiplingnesco, trillado, üngoísta ; 
pero, justo es confesarlo, del agrado de la 
gran masa que habla inglés. 

¿Y porqué no decirlo? Del agrado de todos 
los públicos. El fotodrama, que se desenvuelve 
alrededor de las hazañas de un célebre regi- 
miento inglés en las fronteras de Afganistán, 
está filmado con tanta maestría que gustará y 
tendrá aceptación instantánea en todas partes. 

La presentación es fastuosa e irreprochable, 
y la interpretación a la altura de Gary Cooper, 



Franchot Tone (en un papel muy simpático), 
Richard Cromwell, Sir Guy Standing y C. 
Aubrey Smith, que llevan el peso de la trama. 

El argumento es el mismo de todas las obrat 
de este género: un militar de alta gerarquía, 
muy justiciero y tan recto que a veces parece 
cruel; el hijo de éste, un oficialito recién salido 
de la Academia que hace las calaveradas de 
costumbre; dos tenientes (Cooper y Tone), del 
pueblo el primero y aristócrata el segundo; 
dos príncipes indios, una traición, una embosca- 
da, y, al final, unos rasgos de épico heroísmo. 

El asunto, repito, se ha llevado al lienzo con 
absoluta fidelidad y sin escatimar gasto, y, 
entre otros muchos detalles notables, se destacan 
los halcones amaestrados y la cacería de 
jabalíes en los dominios de uno de los príncipes. 

Se me olvidaba un dato de interés. En la 
cinta brillan por su ausencia las escenas 
amorosas y el "sex appeal". Aparte de algunos 
bailes en grandes grupos durante la recepción 
en el palacio, allí sólo se ve una mujer (no 
recuerdo su nombre), que sale un momento, 
habla dos palabras, arma el lio consabido, y 
desaparece. — Ariza. 



Marzo, 1935 



Página 205 



SOLICITAMOS AGENTES 

En todas las partes del Mun- 
do para vender directamente 
de Fiíbrica la linea mas va- 
riada y extensa de Foto-Me- 
dallones . . Foto-Joyería. Mar- 
cos, Ampliaciones y Foto- 
Novedades. Una magniflca 
oportunidad para etablecer su 
negocio propio y obtener bue- 
nas ganancias. Escribanos 
hoy mismo pidiendo nuestros 
Catálogos o Mensaje en Es- 
pañol gratis. 

Establecidos hace 35 años en 
el mismo giro. La satisfac- 
ción de nuestro gran número 
(le Agentes es su garantía de 
ítTvicio rápido y buena fé en 
los negocios. 

Garantizamos absolutamente 
todos nuestros productos y 
REE:\IB0LSAM0S su valor si 
no satisfacen. 

THE GIBSON PHOTO JEWELRY CO,, INC. 

833 McDonald Avenue, Brookiyn, N. Y.. E. U. de A. 

La Casa de Foto-Medallones y Fodo-Novedades 

mas grande del mundo 




■^Séííí^v-k 



ni]Liii4hlllli!iTTia 




Escríbannos pidiendo detalles de 
nuestro surtido completo de apara- 
tos receptores para 1935 Hay más 
de 20 nuevos modelos. Para cuales- 
quiera corrientes y ondas. Hay ex- 
clusividades por conceder en ciertos 
territorios. Escriba o cablegrafíe 
inmediatamente. 

Dirección cablegráflca: Postalrad 



|:>eSTyil.( 

I LIBERTY ST. 



'new york.n.y. 



IPr/^ A Aditamentos Parlantes.— Am- ICPÍ^A 

IOCv.^A\ pliflcadores y Alto Parlantes UtV.^y^ 

TAMBIÉN MAQUINAS DE OTRAS MARCAS, NUEVAS 

Y RECONSTRUIDAS 



IRNATIDNAL 

364 CANAL ST. 




EQÜIPMENT C¿ji 

CCT 

NUEVA YORK 



PUEDE LLENAR LAS NECESIDADES DE SU TEATRO 
EN TODA LINEA SEA CUAL FUERE EL VOLUMEN DE 
SU PEDIDO. PIDA CATALOGO. Escriba por correo 
AEREO y le contestaremos por esa vía. 



INGLES 



CON DISCOS 
FONOGRÁFICOS 



LA ENSEÑANZA ESTA 



O UD. APRENDE 
O NO LE COSTARA NI UN CENTAVO 



INSTITUTO UNIVERSAL (80) 

-, AV6NUE NUEVA YOBK, E.U., 



ASISTA UD. AL 

magno "Desfile de Estrellas" . . . 

Compre el Álbum de Cine-Mundial 

que está en venta en todo el país. 



televisión- 
películas PARLANTES 



rnpímt-ÍJ^ SU PROPIA CASA— ;4m t/i- 
btpt ómaou n uempo Üxt u ocupando todo 
«i dcapo dapotübU. Mb tKadantts ganso 
é* $2^M í SIODOO Dli. pot Kiiiiu. S« 
■«aína ■rfw m n u m íaAvíAkm Ucn ptrpu- 
mioL U cono 10 E^wpot 6e lUdio GRATIS 
paa m bbomono prjctko aptiantoul. Ea- 
*N d oip^ jemrímtntemt, pot tai FoUcto 
CftATU, "Sm OpoRsaidida co JUdo." 




GRATIS 

Sin Costo Adicional 



'INSTITUTO DE RADIO Dept. 33Z 

'10)1 V^ b¡i,-.A-iiy, Ltrt ^Angela. Olifcrnij, K. U. de A. 

AgradoTTia me enviara tu Folleto GRATIS, "Siu Oportanidades 
en Radio." 









OKIK , 


Piglna 206 





En Broadway 

(Viene de la página 158) 

Cuatro guardias había en la esquina del 
Juzgado, y ninguno de ellos supo indi- 
carme dónde quedaba la estación del ferro- 
carril. Uno movió la cabeza en señal de 
ignorancia, otro sugerió que le preguntara 
al compañero de la motocicleta, éste me 
dijo "tire hacia la izquierda," y el último, 
a quien también me dirigí porque empezaba 
a asaltarme la duda, aseguró que el camino 
era por la derecha. 

A 

En el tren rumbo a Nueva York vino 
conmigo la sombra del carpintero alemán a 
quien el Estado de New Jersey acusa como 
autor directo y único del secuestro y asesi- 
nato del primogénito de Lindbergh. 

Es un hombre alto, delgado, nervudo, de 
pelo castaño claro, de ojos pequeños hun- 
didos, y buen tipo. El color de la piel es 
muy pálido, tal vez debido al tiempo que 
lleva en la cárcel. Debe tener los músculos 
y la cabeza de pedernal. Dicen que no se 
franquea ni con sus propios abogados, y, 
al contemplarlo, no se extraña uno de que 
así sea. Es impasible, tan impasible como 
su defensor Reilly, y revela una maravi- 
llosa sangre fría. 

En la guerra mundial fue tirador de 
ametralladora. 

Me fije bien en él cuando lo señaló Lind- 
bergh y dijo que había reconocido su voz 
en el cementerio del Bronx, aserto que lo 
coloca al borde de la silla eléctrica, y ni se 
inmutó, ni hizo el más leve movimiento, ni 
pestañeó. Un cuarto de hora más tarde, 
por mi reloj, vino a cambiar ligeramente de 
postura en su asiento. 

Durante el receso, poco antes de entrar 
el juez y comenzar la vista de la tarde, 
Hauptmann sostuvo una charla animada 
con Hannah Williams, la segunda esposa 
de Dempsey, y pude observar que se le for- 
man hoyuelos en las mejillas, y que tiene 
una sonrisa de niño, contagiosa y muy 
simpática. 

Jorge Hermida 



Bibliografía 

[Viene de la página 201) 

la brega; pero presa de la incertidumbre de su 
derrotero, sin oriente ni esperanzas, ¡porque 
el estado olvidó proveer para el adecuado de- 
sarrollo de sus facultades y el debido aprove- 
chamiento de sus conocimientos i 

Así, van esas mujeres inevitablemente al ma" 
remagnum social, huérfanas de experiencia, de 
oriente; víctimas de todas las tentaciones. O a 
perderse en la monotonía y el anonadamiento 
de una oficina comercial con sus desastrosas 
limitaciones, si no es que van a engrosar las 
filas de un proletariado intelectual, esclavas de 
sus aspiraciones sacrificadas. 

La tragedia de la maestra sin escuela; la 
joven desorientada; el desprendimiento del ho- 
gar y cuanto de bello hay en él y en la familia; 
el fracaso ; el embotamiento moral e intelectual ; 
y la feminidad, el saber y las aspiraciones sacri- 
ficados a Mamón, nunca fueron pintados con 
más realismo que en "Frente al Mundo" por 
Juan Carlos Moreno. — .1. C. de la F. 



Gl^ Jk ^pi ■ ^^ Retratos de todas las 
W< iX I I ^ Estrellas de cine, 
■ ■ ■ ■ ■ ■ ^^ y otros obsequios 

Por cada cien sellos de correo usados, de su país, le daremou 
una genuina fotografía autograflada (tamaño 5 por 7 pulgadas) 
de la estrella de cine aue desee. 25 sellos de correo aéreo 
igualan, en valor, a 100 sellos ordinarios. Los demia obse- 
quios son; 

1. Álbum con espacio para cien fotografías, GRATIS por 1000 
sellos. 2. Cámara, GRATIS, por 1200 sellos. 

3. Collar de perlas Indestructibles, GRATIS por 300 sellos. 

4. Perfume del usado en Hollywood, GRATIS por 400 sellos. 
T otros regalos más. Se mandan circulares gratis. 

Ponga Ud. siempre en agua sus sellos para desprenderlos del 

papel de carta y quitarles la goma. 

Glendale Trading Co., Dept. 35, Glendale, Callf., E. U. A 



Un Poder Decisivo 

Con la ayuda del Magnetismo 
usted podrá realizar los siguien- 
tes propósitos: 

Radiar su pensamiento a volun- 
tad — Conocer el sentir de los de- 
más — Inspirar pasiones — Curar en- 
fermedades — Adquirir riquezas y pro- 
longar la vida. Pida informes a: 

P. UTILIDAD, Box 15 Sta. D, NEW YORK, E.U.A. 




EL ABOGADO INTER- 
NACIONALISTA. EL 
JUEZ Y EL OFICIAL 
ADMINISTRATIVO 

que tiene ocasión de trami- 
tar diligencias ¡urídicas en 
ios Estados Unidos debe 
tener a la nnano el tratado 
práctico . . . 

DILIGENCIAMIENTO DE 
CARTAS ROGATORIAS 
EXTRANJERAS EN LAS 
CORTES AMERICANAS 

por Guerra Everett 

Abogado de la Corte 
Suprema de los Estados 
Unidos de América, en 
ejercicio en Nueva York. 

La obra examina la Naturaleza 
y Desarrollo de la Carta Roga- 
toria, o Exhortos, en la Legisla- 
ción Americana e Inglesa. — Las 
Clases de Acciones en que se 
Permite el Uso de Cartas Roga- 
torias en los Estados Unidos. — 
Fines para los Cuales pueden ser 
Libradas. — Fines Inaceptables en 
los Estados Unidos. — Su Forma. — 
Formalidades de su Despacho. — 
Diligenciamiento y Devolución. 

$1.00 (UN DÓLAR) 

el ejemplar, porte pagado 

'~"~~ Pídase medianfe este cupón — — — - 

CHALMERS PUBLISHING CO. 

516 Fifth Ave. New York, E. U.A. 

Acompaño $1.00 (un dólar) para que se 
sirvan enviarme un ejemplar del tratado 
práctico. 

"Diligenciamiento de Cartas Rogatorias 
Extranjeras en las Cortes Americanas" 
por Guerra Everett 

Nombre 

Dirección Postal 

Ciudad País 



Cine-Mundial 



#^5 ^^^^^í.^ 




^^*^^^^^^m^^^^ 



EASTMAN KODAK COMPANY, Rochester, N. Y., E. U. A. 

Kodak Argentina, Ltda., 434 Paso ^38, Buenos Aires; Kodak Braslleira, Ltd., Caixa Postal 849, Rio de Janeiro; Kodak C^olombiana, Ltd.. 
Apartado 834, Barranquilla; Kodak Cubana, Ltd., Zenea 236, Habana; Kodak Chilena, Ltd., Casilla 2707, Santiafto; Kodak 
Mexicana, Ltd., San Jerónimo 24, México, D. F.; Kodak Panamá, Ltd., P. O. Box .S027, Ancón, Zona del (^anal; Kodak Peruana, l.id.. 
Divorciadas 650, Lima; Kodak Philippines, Ltd., Dasmariñas 434, Manila; Kodak Uruftuaya, Ltd., Colonia 1222, Montevideo. 

_- . - II - | _ - II - i - i — II — i — — — — — - ^^1— — 



ii^MiMMüBüy 



¡LA VIDA DEL INMOETAI. ENSECO GARIISO REPRO 
DUCIDA EN LA PAUTAIiIíA POR Sü PROPIO HIJOl 





Carok £onihará y Gene Raymond en "Tíi/ Bnvc Instante" de Colnmbia Ptctures 




Al comprar Cafiaspirina 
fíjese en la Cruz Bayer 



quién no le agrada, de vez en cuan- 
do, jugar un poquito al azar? Ya sea que se 
trate de carreras de caballos, o de billetes 
de la lotería, o de un número de la ruleta. 
Al fin y al cabo, es tan humana esa afición! 

Pero cuando la salud está de por medio, 
es sumamente peligroso jugar al azar; por 
ejemplo, usando imitaciones en lugar de las 
medicinas originales y legítimas. Entonces Ud. 
debe atenerse más que nunca a lo seguro y 
digno de confianza, como la Cafiaspirina, 
fabricada por la prestigiosa CaSA Bayer. 



^^^ (BA 

Qfi/ispirin/i 

el producto de confianza 
contra los dolores y malestares 



BAYER 



' ' ' "«II II lí' 'i'iPíí iiliiVí'í't'' \ t "' ! " " " " 
I iiii I II t i¡ ti'ti'i , I , * ' ', ,1 ' I 



LA MAGIA DEL 

I^HILCO 




CON la misma facilidad con que el prestidigitador 
saca liebres de su sombrero, usted se entera, con 
el PHILCO, de cuanto ocurre en el mundo. 
Sin rival por la calidad de su tono, sin comparación 
por su diseño, el nuevo PHILCO constituye la última 
palabra en cuestión de radios. 

Creado por un insuperable cuerpo de ingenieros, a los 
que se dio carta blanca 
para hacer experiencias, 
el PHILCO ha alcanzado 
el máximo peldaño en la 
escala de la perfección. 

TENER UN PHILCO ES 
TENER LO MEJOR 



Modelos ilustrados: I6B — el mejor de los "baby grands"; once 
válvulas; 13 a 555 metros (540 a 23.000 kilociclos)— 245C—"Tri- 
Wave", 6 válvulas; alcance de 25-71 y 174-555 metros (540 a 
1720 kilociclos — 4.2 a 12 megaciclos). 66S, 5 válvulas; alcance 
de 19-54 y 174-555 metros (540 a 1720 kilociclos y 5.5 a 15.5 
megaciclos.) 

Hay, a elegir, 59 modelos de PHILCO, de toda clase de voltaje, 
longitud de onda y precios. 

PHILCO RADIO AND TELEVISIÓN CORP., Departamento de Exportación 
AMERICAN STEEL EXPORT COMPANY, INC., 347 Madison Avenue, Nueva York, E. U. A 

Dirección cablegráfica: "AMSTA", New York 
Abril, 1935 




Página 2 



IIHI\ 



©CIB 254336 



CINE-MUNDIAL 



Revista Mensu 



u s t r a d a 



Director: F. García Ortega 
Jefe de Redacción: Francisco J. Ariía 
Gerente de Anuncios: William J. Reilly 



Vol. XX 



ABRIL, 1935 



Núm. 4 



Esta revista circula en todo el mundo, a los si^uientos precios: 

Centro y Sur América. República Domi- El Ejemplar: Subscripción: 

Picana, Cuba, Filipinas y Estados Unidos 1 5c 4 "-" íicS 

¿ anos. . .$2.50 
Moneda de EE, UU. o su equivalente 

En la República Mexicana Plata 0.50 1 año 5 00 

En España y Colonias Pesetas . . .l.S« 1 año. . 15.00 

En Puerto Rico .. Dólar . . . .0.10 1 año 1.00 

En el resto del mundo D61ar 0.20 1 año 2.00 

CINE-MUNDIAL, 516 Fifth Avenue. New Yoric 

AGENTES EN TODAS PARTES. OFICINAS AUTORIZADAS EN 

Argentina Lima, 461. Buenos Aires 

B™"' Silva, 11, 1er., Rio de Janeiro 

Cuba Zulueta 32, Habana 

México Avenida Madero 29, México, D.F. 

España Apartado 366, Bilbao 



Entered as second-class matter October 7th, 1920, at the Post Office at New York, N. Y., undetr the Act of March 3rd, 1879.— April, 193S, Vol. XXt No 4 — 
A monthly publisbed by Chalmers Publishing Company at 516 Fifth Avenue, New York, N. Y.— F. García Ortega, President; Alfred J. Chalmers, Vice-Presideñt; 

Ervin L. Hall, Secretary and Treasurer. — Subscription Price: $1.50 — Single Copy, 15 cents. 
Registrado como correspondencia de segunda clase en la Administración de Correos de Guatemala el 7 de enero de 1935, bajo No. 196. 



o4 AMA^ cLe^ jk ^'(y'wns/i. 



Papirote, Santa Martei, Colombia. — Curiosa muestra 
de escritura y curioso carácter. Su carta no trae 
fecha, pero presumo que hace bastante tiempo que 
se encuentra entre el montón de correspondencia, y 
lo siento, porque me hubiera gustado contestar rápida- 
mente en su caso. Usted es una persona idealista, 
que no sigue jamás los dictados de la lógica y se deja 
guiar siempre por las propias impresiones e inspira- 
ciones, con bastante fortuna porque hay algo in- 
consciente en usted — como lo hay en todas las personas 
de 3u temperamento — que le lleva siempre por el 
•endero de la razón y de la verdad. Tiene usted una 
fuerza magnética que subyuga y que le convierte en 
leader sin que usted lo pretenda. Es artista por tem- 
peramento y siente todas las manifestaciones del_ arte, 
aunque su vida se deslice por sendas rutinarias y 
prosaicas. Tiene grandes ambiciones que se esfuerza 
en realizar, no sólo pensando en el bienestar propio 
lino en el de los suyos, por los que se interesa más 
que por si mismo. Su generosidad llega al despil- 
farro y le es completamente imposible pensar en el 
"mañana". Su defecto capital es el de ser dominante, 
pero, como antes le digo, esto es cosa que usted no 
puede evitar y los que le rodean tienen que con- 
formarse con tomarle tal como es. Tiene un deseo 
insaciable de adquirir cada dia nuevos conocimientos, 
mejorándose intelectualmente. Es muy apasionado en 
sus afectos y las mujeres le fascinan, pero sabe domi- 
nar sus impulsos y no dudo que instintivamente sabrá 
escoger para compañera la que verdaderamente le 
convenga para una vida feliz. 

B. A, G., Dlriíunba, Nicaragua. — Inquietud y afán 
de permanecer constantemente en actividad, son las 
características que se destacan de modo más acentuado 
en su escritura. Tiene un carácter alegre y un espíritu 
exuberante. Es amiga entrañable y enemiga perversa 
que no perdona. No sabe guardar para si propia sus 
rencores, y esto le ocasiona a veces contratiempos que 
podría fácilmente evitar siendo más cauta. Es ambi- 
ciosa y desearía ser rica con el afán de poder hacer 
partícipes de sus riquesas a cuantos la rodean en la 
intimidad. 

A. R. C. Andaluz, Sao Paulo, BrasiL — Muy simpá- 
tica su carta. Y muchas gracias por las postales que 
fon realmente preciosas. Si hay algo que yo deseo 
conocer es el Brasil. En esto me pasa lo que a usted 
con los árabes; vivo esperando que algún dia se realice 
mi deseo. Y vamos con el examen grafológico, que 
tiento no haya podido salir antes. Es usted una mara- 
villa de orden, de actividad y de perfección en ei 
trabajo. Ño podría usted haber encontrado ocupación 
mejor que la que desempeña, pues su caligrafía lo 
clasifica como contador o tenedor de libros perfecto. 
E» en esta labor donde podrá usted llegar a la meta 
de sus aspiraciones. Es usted persona cuidadosa y 
precisa en todo cuanto hace. Tiene un gran tacto, 
mucho método, buen instinto para los negocios y es 
económico y prudente. El puesto de gerente seria 
ideal para usted y nadie con mayor capacidad para 
(ostener un negocio floreciente y próspero. Es de 
caricter simpático y sabe hacerse de amigos en todas 
partes. No dudo que le aguarda un gran porvenir. 

Alma. S., Bogot¿, Colombia. — Temperamento artís- 
tico. Inclinacion'-s rnuíicales y poéticas que debe cul- 
tivar, huyendo de trasnochados romanticismos y estu- 
rlian'l'i lai tendenriai modernas en una y en otra cosa. 



Felizmente usted tiene buen juicio y acertada elección 
en los autores de música y literatura, por lo que podrá 
orientarse bien. Es un poco inconforme con las rutinas 
de la vida y siente a veces la necesidad de cambiar de 
ambiente. Esto suele parecer extraño a las personas 
que la rodean y no pocas la tachan de maniática. 
Tal vez tengan un poco de razón, cuando usted 
exagera las cosas demasiado. 

Fidelidcid, Moquegua, Perú. — Es usted persona en 
la que dominan la lógica y la razón, aunque parezca 
extraño dada su juventud. Tiene usted una clara visión 
de la vida y nada más acertado que el limite que pone 
a sus ambiciones. Es usted esencialmente una mujer 
de hogar y será dichosa si encuentra el hombre leal 
y bueno conque sueña. No dudo que así sea porque 
su buen juicio innato la acercará a lo que la convenga 
y la hará evitar lo inconveniente. Es culta y simpá- 
tica y tiene lo que vulgarmente se conoce como "don 
de gentes". La otra letra es la de una persona cuyo 
carácter está aún en formación. De todos modos, ya 
se inician sus tendencias indudables. Es discutidor y 
amigo de tener siempre la razón en todo. Muy im- 
pulsivo e impaciente. Es persona de iniciativas, con 
ambiciones y entusiasmos, y tiene amor al estudio y 
deseo de llegar a donde se propone. Una persona 
comprensiva, que no lo excite y enoje contradiciéndole, 
podrá ser feliz con él. 

Beba-Ann Mary, La Plata, Argentina. — Bajo lo que 
aparenta ser frivolidad, tiene usted voluntad, y fuerza 
de carácter. Su conversación es deliciosa y revela un 
gran ingenio. A veces es un poco burlona y molesta 
más de la cuenta con sus ironías. Pero en general 
es una muchacha excelente de la que vale la pena ser 
amigo. 




¡hes tengo reservada una sorpresa 
a mis amigos \ Lean lo que ofrezco 
en la página 226 de esta revista. 
Se trata de un concurso que or- 
ganizamos entre CINE - MUN- 
DIAL y yo. . . 



Nick Cárter, Barranquilla, Colombia.— Mil gracias 

por sus lineas de elogio para mi labor. Ellas me alien- 
tan a poner lo mejor de mis conocimientos y de mi 
voluntad al servicio de mis consultantes. 

Un Serntaneco, Metapán, El Salvador.— Gran capaci- 
dad para el tr,abájo fuerte y gran entusiasmo por todo 
cuanto ejecuta. Posee una extraordinaria vitaHdad y 
resistencia y es de carácter rudo, sin sentimentalismos 
ni delicadezas. Es muy franco y detesta la mentira, 
pero sus verdades amargan a veces porque las dice 
usted sin contemplaciones ni atenuantes. 

Dulcísima, Oriente, Cuba.— Dulcísima si lo es usted, 
pero nada más. Ni sirve para nada ni nada la inte- 
resa. Sus ambiciones se reducen a pasarse la vida 
cruzada de brazos en conversación con las vecinas. 
Pobre tarea para toda una vida. Es de temperamento 
muy sensual, y, sin la válvula de escape de una ocupa- 
ción, va derecha a su desgracia. ¿No le da a usted 
pena verse con esa falta de interés para los millones 
de cosas que hay interesantes en la vida; Lea, 
estudie, cosa, barra la casa. Haga cualquier cosa. 
Pero haga algo, o sino me parece que se labrará su 
propia desventura. 

Una loquita por tí, ComayagUela, Honduras.— Si los 

rasgos de su letra no me dijeran claramente que es 
usted una criatura honesta, inocente y magnífíca, 
formaría muy mala opinión por el final de su carta. 
Es de muy mal gusto lo que usted hace al dirigirse a 
una persona a la que no conoce, y que por lo que 
usted puede juzgar de ella es de cierto respeto y de 
ciertos años. Perdonada, en gracia a que lo que 
usted ha querido es eso precisamente: hacerse la 
graciosa. Pero no olvide mi consejo para el futuro. 
Y vamos con la letra. Persona impulsiva, muy sus- 
ceptible de cometer errores por el afán de hacer las 
cosas sin pensarlas. De carácter alegre y ligero, pero 
sensitiva hasta el punto de sufrir cuando estima que 
no la comprenden o que no la quieren como desea. Es 
activa, ama la vida de campo y necesita compañeros 
afines para sentirse contenta. 

Nereyda Marcelin, Habana, Cuba.— Es un poco débil 
de carácter y se deja influenciar fácilmente. De ahí 
que deba tener un gran cuidado en la selección de sus 
amistades. No vacila en hacer cualquier cosa por las 
personas de su afecto, y, aunque a veces no recibe la 
debida gratitud, no lo toma en cuenta porque su deseo 
de servir a los demás es superior en usted a todo 
otro sentimiento. 

Conchita, Maracaibo, Venezuela. — Es un poco extraña 
de carácter y muy desconfiada. No deja saber nunca 
lo que piensa y se complace en parecer enigmática. 
Otras veces adopta una actitud de frivolidad y ligere- 
za, pero bajo ella se adivina una gran firmeza de 
opinión. Es buena diplomática y no hay asunto por 
difícil que sea que no tenga arreglo en sus manos 
sí usted se lo propone. 

Juan Chapín, Guatemala. — El desarrollo intelectual y 
la asociación con personas de cultura y refinamiento, 
significan más para usted que la reputación y las 
riquezas. Es usted persona franca y de mucho tacto 
al mismo tiempo, incapaz de lastimar los lentimientos 
del prójimo. SI fracasa en una empresa,^ no ie desa- 
nima y prueba otra, y así continuará siempre hasta 
conseguir el fin determinado que se propone en la 
vida. Con un carácter como el suyo, es indudable el 
triunfo. 

R. de C. R. R., Roseu-io de Santa Fé, Argentina.— 

Carácter perseverante y metódico, muy cuidadoso de 
los pequeños detalles, que son los que constituyen el 
éxito y perfección de las cosas grandes. Memoria 
excelente y juicio acertado. La muestra de Y. M. 
C. A. denota un temperamento completarnente opuesto 
al suyo. Un espíritu Inquieto y una cierta sensibi- 
lidad morbosa que le hace pensar más en fantasías 
que en realidades. Es impulsivo y cuanto hace o dice 
no está meditado nunca, sino que obra siempre como 
se lo sugieren las circunstancias del momento. Tiene 
buena suerte, no obstante, y sabe ganarse simpatías. ' 



Página 212 



Cins-Mundlcl 




lentes tan 



e tener 



Linde 



os 




;G 



óV>íuantas veces no habrá envidiado 
usted la blancura y el brillo de los dien- 
tes de las famosas estrellas del cine — 
dientes que centellean con cada son- 
risa encantadora? No los envidie. 
Usted también puede tener dientes 
tan atractivos como ellos; todo está 
en el dentífrico que use. 

La Crema Dentífrica Listerine con- 
tiene un ingrediente especial para 
limpiar y pulir los dientes que quita 
toda mancha y descoloramiento. 



Limpia rápida y eficazmente, hacien- 
do resaltar toda la belleza y el lustre 
natural de los dientes. 

¡Y qué deliciosa sensación vigori- 
zante de frescor y limpieza deja en la 
boca! Además, purifica el aliento y 
deja firmes y sanas las encías. 

Pruebe la Crema Dentífrica Lis- 
terine durante los próximos 30 días. 
Cepíllese con ella los dientes mañana 
y noche y vea cuánto más blancos y 
brillantes le lucen. 




Crema Dentífrica Listerine 



Abril, 1935 



Página 213 



LOS ESTRENOS 



''Las 5 Gemelas'' 
(RKO-Radio) 

L/ONDE se exponen a la simple 
vista y a! endemoniado frío del Canadá (aun- 
que muy arropaditas) a las cinco gemelas de 
la familia Dione que, encantadas victimas de la 
publicidad y de la higiene, ante la cámara se 
emperifollan, comen, duermen, se bañan y 
hacen, en coro, cuanto los demás bebés hagan. 
En la película, exclusivamente tomada por 
cuenta de la RKO-Radio, el doctor Defoe, que 
es el responsable de que las niñas hayan sobre- 
vivido, explica el sistema de que él y sus 
subordinadas se sirven para lograr que las chi- 
quillas medren. Las subordinadas mismas se 
encargan, delante del espectador, de todos los 
menesteres requeridos por los bebés: alimenta- 
ción, aseo, vestido, etc. Y ahí es donde se nota 
el cuidado con ribetes científicos que la delicada 
tarea impone en el interior de la casa cons- 
truida ad-hoc para las niñas. Están engor- 
dando, tienen unos ojos expresivos y saltones 
y lloran y bostezan, cuando no se contemplan 
entre sí con inacabable sorpresa. 

A mí me parece — salvo error u omisión — 
que este espectáculo es de positivo interés hasta 
para los solterones empedernidos y a ellos y a 
los demás les recomiendo la breve cinta. — 
Guaitsel. 




Estas rubias da- 
mas, perdidas en 
en un bosque y con 
aire de esperar un 
hada — o un abrigo 
de pieles — son de 
la cinta "Mid- 
summer Night 
Dream" de War- 
ner Brothers. 




Henry Travers 
y Gene Lock- 
hart haciendo 
de marineros 
{uno de ellos, 
resfriado ) para 
la película 
"Captain Hur- 
ricane", que 
filma RKO- 
Radio. 



''Clive de la India'' 
(20fh Century) 

/\ mí me ha parecido "Clive de la 
India" como esas señoras que a pesar de sus 
alhajas y su cuidado en imitar a la grandeza 
se quedan simplemente en señoras. "Clive de la 
India," con ínfulas de película grandiosa, se 
queda sencillamente en película buena. ¿Falta 
de dirección de Boleslawski ? ¿Falta de sus 
protagonistas, Loretta Young y Roland Col- 
man.' ¿Falta de la fotografía? Yo no sabría 
precisarlo. Aisladamente la dirección parece 
acertada. Colman y la Young desempeñan con 
arte los pcr>ionaje5, la fotografía es excelente, 
pero. ... y ese pero hace que "Clive de la 
India," película de empuje, se haya quedado en 
el primer empuje y no lo haya consumado. El 
lector debe verla. En primer lugar, porque con 



tan grato motivo aprenderá unas páginas de la 
historia de Inglaterra y de la India. La pelí- 
cula sigue con fidelidad no acostumbrada en 
Hollywood la biografía de Roberto Clive, con- 
quistador y fundador del Imperio Británico de 
la India, Caballero del Baño, aunque este título 
no aparece en la película, como no aparecen 
muchos detalles interesantes de la vida de este 
conquistador inglés, arrogante, audaz, mila- 
groso. . . . Debe verla el lector para que 
observe el paralelo entre la vida exterior de un 
hombre de acción y su vida casera, dos polos 
opuestos que se atraen. Debe verla para que 
compruebe que Roland Colman, que estuvo a 
punto de desaparecer de Hollywood por 
inservible para las películas habladas según 
algunos productores, es, a pesar de todo, un 
excelente actor. Y para que vea, por último, 
cómo Loretta Young con su nariz sensual, sus 
labios sensuales, en "Clive de la India" se con- 



vierte en una mujer ingenua, casera, maternal, 
en una señora inglesa conservadora y leal ; en 
una palabra, en todo aquello para lo que no 
parece predispuesta Loretta Young por su tipo 
y por los personajes que hasta ahora ha venido 
representando. 

Y después, la moraleja. ¡Ah sí, lector, tam- 
bién esta película como las fábulas de Sama- 
niego o de Iriarte tiene su moraleja! Moraleja 
que no es de cuño californiano sino histórica. 
Como en el caso de nuestro Colón, Roberto 
Clive, termina por ser negado de todos, odiado 
de todos, execrado y acusado de estafa. Conque, 
ya ve el lector si hay razones para que con- 
temple a "Clive de la India" y quede por antici- 
pado complacido. — Pego. 



''Julieta Compra un 
Hijo'' (Fox) 

I— A séptima película (la última, 
por ahora) de Catalina Barcena en Hollywood. 
"Julieta compra un hijo" es una adaptación 
cinematográfica de la comedia que con el mismo 
título escribieron Gregorio Martínez Sierra y 
Honorio Maura para el Teatro. El asunto, 
difícil de contar en pocas palabras, se desa- 
rrolla blancamente, a pesar de su escabroso 
punto de partida. Imagínense ustedes que .|j 
Julieta, desengañada de los hombres, sólo sueña 
con un hijo. Y como para esto necesita antes 
un esposo, se casa con un despreocupado aristó- 
crata arruinado, ¡y le compra un hijo! En 
cuanto ella logre el hijo, el padre ha de irse. (| 
. . . Pero . . . Bueno, no es cosa de adelantar i 
el desenlace. Quienes vean la cinta se encanta- |l 
lán no solamente con la interpretación de Cata- i' 
lina, que está insuperable, sino también con la 
de Gilbert Roland, Luana Alcañiz, Julio Peña, 
Aníta Campillo y Antonio Vidal. — Zárraga. 



Página 214 



Cine-Mundial 



¡EL MUNDO 
ACLAMADOS 
NUEVOS ÉXITOS! 




y un elenco de estrellas 



BELLA ADELINA 

¡La Joya Musical Que Se Mantuvo 63 Se- 
manas En Broadway ! ... i Una Revelación i 



Abril, I 935 



¡PRONTO! 

Barbara STANWYCK en 
La Mujer Extraviada" 

JOE E. BROWN en 
El Campeón Ciclista" 

Página 215 




''Bordertown'' 
(Warner Bros.) 



O I los mejicanos fueran tan 
dinámicos como el protagonista de esta película, 
la vecina república sería una segunda Nor- 
teamérica. El error parte de esa interpretación, 
porque dando por supuesto que un mejicano de 
la frontera con los Estados Unidos es una 
especie de lobo suelto, todo cuanto ocurre en 
la cinta parece un tanto descabellado. "Border- 
town" es pródiga en emociones: un abogado que 
se lía a puñetazos con otro en pleno juzgado; 
una esposa casquinava que asesina, por un 
procedimiento moderno muy interesante, a su 
marido; un hombre que está a punto de ser 
condenado a la pena capital; una mujer que se 
vuelve loca, un accidente de automóvil. ... La 
película, pues, es movidísima. Y para que, a 
pesar de sus defectos, sea del agrado de los 
públicos de habla española, el protagonista se 
llama Juanito Parrada Ramírez. 

La producción no pasaría de ser una medio- 



cridad si la interpretación principal no estu- 
viera encomendada a Paul Muni. Pero donde 
está Paul Muni hay cuando menos un actor 
honrado que entraña sus papeles con tal ardor 
artístico que a veces los sobrepasa. El meji- 
cano de "Bordertown" es, sin duda, un gran 
personaje, creado por la imaginación y el entu- 
siasmo de Paul Muni, pero no es un mejicano 
ni de la frontera, ni de la ciudad de Méjico 
ni de ninguna parte. Este detalle de carencia 
de observación directa del original se mani- 
fiesta en una serie de tópicos, de lugares 
comunes, durante el metraje. La madre de 
Ramírez, que hace Soledad Jiménez, la autén- 
tica figura hispana de la película, todo se le 
vuelve besuquear y abrazar a su hijo, por esa 
zalamería extrema que nos atribuyen los del 
Norte. Sin ninguna razón y sin que cambie en 
nada el curso de los acontecimientos sale a 
relucir un cura, por aquello de que la religión 
está muy entroncada en los latinoamericanos. 
Y termina el rodaje con un absurda confesión 
en el claustro de una iglesia. 

Mas si se olvidan todos los detalles, se 




Ai Jolson tratando de conquistar a una rubia en 

una escena de "Go Into Your Ddnce" , de Warner 

Brothers. 



P& g ¡ n a 2 16 



Un rinoceronte decide em- 
bestir a los aeroplanos en 
que filmaron "Baboona 
para Fox los esposos Johnson. 



atiende a este segundo triunfo de Bette Davis 
como actriz dramática — la Bette Davis de 
"Human Bondage" — y se sigue, sin ahondar, la 
intrincada trama, el cineasta saldrá satisfecho 
después de haber visto "Bordertown." — Pego. 

"Wings ¡n the Darle" 
(Paramount) 

CaRY GRANT en papel de 
audaz aviador y Myrna Loy (tan linda como 
siempre) en papel de intrépida aviadora. El 
argumento es por todo lo alto: un vuelo de 
Rusia a los Estados Unidos, en que participan 
los dos protagonistas. No sólo participan sino 
que se hacen el amor desaforadamente y con 
la circunstancia de que él se ha quedado ciego 
y ella se va a quedar difunta . . . pero todo 
lo vence el amor — inclusive los problemas de 
aviación — y el desenlace ya pueden ustedes 
imaginar qué apoteosis reserva al excitado 
espectador. Yo, por lo menos, estaba excita- 
dísimo: entre lo que me impresiona Myrna Loy 
y lo dramático de tantos incidentes, salí de 
ahí palpitante de entusiasmo. — Guaitsel. 

"David Copperfield" 
(M-G-M) 

La adaptación cinematográfica de 
"David Copperfield" es, en la película, tan 
admirable como las páginas maravillosas de 
Dickens lo son en el libro inmortal: una su- 
prema obra de arte. Fotográficamente, no se 
hubiera podido reflejar mejor el ambiente del 
libro. Y desde el punto de vista de la interpre- 
tación tampoco hubiera sido posible lograrla 
más perfecta. W. C. Fields, Lionel Barrymore, 
Edna May Oliver, Jessie Ralph, Roland Young, 
Lennox Pawle, Maureen Sullivan, Madge 
Evans, i todos!, se destacan inolvidablemente. 
Pero sobre todos ellos debe mencionarse a 
Freddie Bartholomew que, al encarnar al pro- 
tagonista en su niñez, se has puesto magistral- 
mente a la cabeza de todos los niños artistas y 

Cine-Mundial 



ll; 



Escena de "Casino de Paris", superproducción de Warner Bros, 
en la que figuran como estrellas Al Jolson y Ruby Keeler 




Hay que gozar de la vida 

porque la vida es muy corta . . . 

^i Ud. suele entregarse con desbordante entusiasmo a los 
placeres inefables que proporcionan las bebidas, las comidas, las 
trasnochadas, etc., siga el consejo de los médicos para evitar o 
corregir los desagradables efectos que sobrevienen después: 

Al acostarse tómese dos cucharadas de Leche de 
Magnesia de Phillips en un vaso de agua, y repita 
la misma dosis al levantarse. 

En forma suave pero segura, la Leche de Magnesia de Phillips 
le limpia el tubo intestinal y le entona el estómago, haciendo 
desaparecer todo síntoma de náusea, dolor de cabeza, biliosidad. 
En otras palabras, usando oportunamente la Leche de Magnesia 
de Phillips, Ud. proteje el bienestar de su cuerpo y de su espíritu. 

Leche de Magnesia de 

PHILLIPS 




el antiácido-iaxante ideal para niños y adultos 



Abril, 1935 



Página 2 17 



con una formidable personalidad propia ante 
los artistas de todos las edades. 

En cuanto al éxito popular, bastará decir que 
la cinta ha establecido un record en el "Capitol" 
de Nueva York, manteniéndose en el cartel 
durante cinco semanas. — Zárraga. 



''La Buena 
(Universal) 



Had 



V.UANDO topa uno en la pan- 
talla con algo original, como en el caso pre- 
sente, precisa alabarlo sin reservas. Particu- 
larmente cuando los intérpretes, felices de 
figurar en una obra así, se desviven por quedar 
bien y lo logran. No sólo Frank Morgan — que 
se quedó con los honores de "Benvenuto 
Cellini" en otra ocasión — sino Margaret Sulla- 
van, superior aqui, y los insubstituibles Regi- 
nald Owen y Alan Hale. Estimulado por tan 
excelente compañía, hasta Herbert Marshall 
(que rara vez se permite gesticular) hace de 
galán en esta cinta con más efectismo que en 
cualquiera de sus anteriores. 

El argumento, que empieza como un vodevil 
francés, acaba como un cuento infantil ; pero 
tan bien hilado está que no se notan sus arti- 
ficios. Sería cruel desenredar la trama hebra 
por hebra en estas líneas. Lo mejor es explicar 
que se trata de una huérfana que, al salir del 
Asilo en que estuvo internada desde la infancia, 
no puede desprenderse de las ideas en extremo 
románticas que han venido alimentando su 
espíritu. Las consecuencias son de suponer 
apenas topa la niña con las burdas realidades 
de la vida. Lo que su buena fe y su atractivo 
producen en la existencia de un camarero de 
café, un vividor de edad y un abogado sin 
clientela — los tres caballeros mezclados en lío 
singular por culpa de la niña — da pie para 
divertidísimas escenas. 

La historia en que se basa la producción es 
de Molnar, que merece aplausos; pero sin duda 
que la actuación de los intérpretes añade 
mérito a un espectáculo ya de suyo superior. — 
Ariza. 




' ' B a b O O n a 
(Fox) 



I ODAS las películas obtenidas en 
África por Martin Johnson y su mujer tienen 
fascinación especial que las hace tan entreteni- 
das como cualquier fotodrama bien logrado, y 
aun más. Esta posee los mismos elementos de 
interés que sus antecesoras, con el añadido de 
que se filmó en aeroplano, lo cual permite 
admirar paisajes nunca antes asociados con el 
Continente Negro — volcanes nevados en plena 
zona ecuatorial y cordilleras de estilo andino — 
sin perjuicio de ponernos en contacto visual con 
la espléndida fauna africana: leones, hienas, 
monos, elefantes ... y todo ello en cantidad. 
Hay escenas en que se ven literalmente millares 
de paquidermos en manada y millones de fla- 
mencos tan apretadamente reunidos en un lago 
que, por carecer de espacio en que desplegar 




Un duelo, en que 
no se sabe quién 
está más amedren- 
tado, George Bar- 
hier o Will Rog- 
ers. Todo como 
parte de la película 
de Fox "La Vida 
Comienza a los 
Cuarenta" . 



sus alas, resisten sin alzar el vuelo el paso 
tonante del avión explorador. No faltan, tam- 
poco, ni salvajes peleas ni trágico-cómicos epi- 
sodios de la existencia primitiva de animales 
y hombres. Para solaz de quienes prefieran 
esta clase de espectáculo y de cuanto aficionado 
al cine busque novedades, esta cinta se reco- 
mienda. — Ariza. 



"The Whole Town's 
Talking''...(Columb¡a) 



Al 



Una escena más o menos romana y más o menos inten- 
cionada de la producción fonomusical de Fox "George 
IVhite's Scandals, Segunda Edición." 



.ÜNQUE explotando personajes 
y situaciones que ya conocíamos en el cine 
(bandas de bribones sin pizca de sentimientos 
y empleados honorabilísimos que resultan con 
fisonomía idéntica al del jefe de la cuadrilla) 
garantizo que esta producción, por diferente, 
gustará. Lo cual debe agradecérsele al director 
John Ford, quien con los mismos condimentos 
que otros han empleado supo hacer una salsa 
distinta. 

Hay que reconocerlo: esta empresa no tiene 
un solo director mediocre. 

Ya dije que, en la cinta, cierto empleadillo 
incapaz de matar una mosca o sacar el pie del 
plato y cuyos únicos vicios son su canario, su 
gato y la manía de escribir composiciones 
románticas, se ve de repente envuelto en una 
nube de trágicas inquietudes porque es el vivo 
retrato del criminal más temible de la ciudad, 
tras el cual centenares de policías andan. Como 
era lógico, las vidas del inocentón y del asesino 
acaban por enredarse, hasta que, en el desen- 
lace, uno de ellos — precisamente el que iba a 
ser la víctima inmolada — fallece a manos del 
otro. 

El elemento femenino lo suministra Jean 
Arthur, que actúa muy bien, y el protagonista, 
en doble papel de manso cordero y sanguinario 
lobo, es Edward K. Robinson. La película 
merece aplaudirse porque, aparte de las nove- 
dades apuntadas, tiene otra: no se ve un solo 
cadáver, un solo atentado, un solo lance trucu- 
lento (excepto al darle la puntilla al último 
sobreviviente) a pesar de que el argumento 
exige que las personas fallezcan como moscas 
a fin de acentuar la perversidad del Enemigo 
Público Número Uno. Eso indica buen gusto, 
ingenio y gana de complacer a la concurrencia. 
— Guaitsel. 



P¿g: 



2 I 8 



Cine-Mundial 



LA IMPORTANCIA DE UN ANO CINEMATOGRÁFICO 
SE MIDE POR LA DE SUS PRINCIPALES PELÍCULAS 

La aportación de la Paramount 
durante los primeros meses de 
1935 se halla representada por 






"CARNAVALESCA" ("The Devil Is A Woman"). — Marlene 
Dietrich prodiga sus sonrisas, pero guarda su corazón para el 
elegido. Dirección de Josef von Sternberg, el creador de los grandes 
éxitos de la Dietrich. Magnífico reparto con César Romero, Lionel 
Atwill, Edward Everett Horton y Alisen Skipworth. 





"EL LIRIO DORADO" (The Gilded Lily").— Claudette Coibert. 
la heroína que se ve convertida en "la mujer de quien todos hablan," 
hace gala de sus dotes de cantante y de bailarina en esta película a 
ratos corvmovedora, a ratos divertida y siempre interesantísima. 
Secundan a la Coibert, Fred MacMurray y Ray Milland. 




"RUMBA."George Raft y Coróle Lombord, los enamorados 
bailarines de "Bolero," en una dramática aventura de amor, que es 
a la vez tempestuosa, lánguida y arrebatada, como el baile cubano 
que le da nombre. Realza el reparto Margo, la nueva actriz que ha 
sido una revelación en la pantalla. 




"ALAS EN LA NOCHE" ( Wmgs in the Dark").— Myrno Ley y 
Cory Gront en la intensa película donde una aviadora cruza sola el 
Atlántico para salvar al hombre al cual sumió la fatalidad en perpetua 
noche. Nunca había presentado el cine escenas que puedan com- 
pararse siquiera con las de "Alas en la noche." 




"TRES LANCEROS DE BENGALA" ("The Lives of A Bengal 
Lancer"). — Gory Cooper, Franchot Tone, Richard CromweII, 
Sir Guy Standing y Kothleen Burke secundados por brillantísimo 
reparto en una película de la India enigmática, guerrera, voluptuosa, 
deslumbradora. ; El film que es un acontecimiento! 




"EL día que me quieras."— Carlos Gardel, con la encanta 
dora Rosita Moreno como primera actriz y notable reparto que 
incluye a Tito Lusiardo, Francisco del Campo, Celia Villa y Conchita 
Estravix ¡Miss Cuba). Gardel interpreta seis nuevas canciones. Seguirá 
a este film "Tango Bar" con Gardel y la Moreno. 




"LOS JINETES DEL REY" ("All the King's Horses").— Notabilísima 
opereta, con Cari Brisson, el actor favorito de los públicos euro- 
peos, y Mory Ellls, insigne cantante de la Opera de Nueva York. 
Acariciadoras canciones. Escenas de gran espectáculo. ¡Un regalo 
para el oído y para la vista! 



... y durante el resto del año ofrecerá 
la Paramount producciones de la ca- 
lidad de "Ruggles of Red Gap", con 
Charles Laughton, Mary Boland y 
Charlie Ruggles; "Misísipi", con Bing 
Crosby, W. C. Fields y Joan Bennett; 
"Dos en una torre" ("Two on a Tower") 
con Mary Ellis, Tullio Carminati e Ida 
Lupino - a las cuales ha de agregarse la 
grandiosa película de Cecil B. de Mille 
"Las Cruzadas", que interpretaron miles 
de actores, entre los cuales se conta- 
rán Loretta Young y Henry Wilcoxon. 



Abril, 1935 



Página 219 




UN DESCANSO BIEN GANADO.— Papá y Mamá Dionne 
— ya los conocen ustedes : los padres de las cinco gemelas — de 
vacaciones en Chicago. ¿Acaso los que trabajan no tienen derecho 

a divertirse? 



Monos del Mes 




DEL CASO HAUPTMANN.— 
— ¡Este es el único hombre que 
declaró que no estaba en el Cemen- 
terio la noche que el Dr. Condón 
pagó el rescate! 



por 



^\iñéH 





UN HOMBRE HONRADO.— Frank Greges, 

hom-bre sandwich, devolvió $42,000 en valores 

que se encontró en la vía pública. Le hicieron 

su regdlito y le dieron buenos consejos. 



LOS DISCURSOS DE MUSSO- 
LINI. — No, no es un policía de tráfico : 
es la última fotografía de Don Benito 
que han circulado las agencias mundiales. 




LA CULPA ES DEL MARIDO. 
— Véala, señor Juez, pobre hijiía 
mía, un verdadero angelito; y nunca 
había empinado el codo hasta que 
se casó con Rudy Vallee! . . . 



Página 220 



Cine-Mundial 







tN los Estados Unidos se reco- 
nocen y se cultivan un sin fin de supersti- 
ciones, como es natural que suceda donde 
existei^ tantas y tan variadas mescolanzas 
raciales. Los chinos, los africanos y los 
malayos han traído las suyas; igual que los 
puertorriqueños, los húngaros, los alemanes, 
los griegos, los sirios, los gitanos. Además, 
cada comarca de la Union cuenta con sus 
especialidades. Digo esto porque acabo de 
leer en un diario de Méjico que "en Nueva 
York, la metrópoli del Capital y del país 
más práctico de la tierra, lo único que im- 
porta es la realidad." No hay tal cosa. 
Aquí anda viendo brujas la ciudad entera. 
No existe un solo día de la semana que no 
sea de buen y mal agüero. Los hispanos 
dicen que "el martes no te cases ni te em- 
barques"; pero los rumanos se soliviatan 
los jueves, y los judíos le tienen terror 
pánico a los miércoles. Con los colores, lo 
mismo : desde el amarillo, que produce alfe- 
recías en los daneses, hasta el verde, nuestro 
color de la esperanza, que es el de la mala 
suerte entre los hebreos. 

Algo de cierto hay, sin embargo, en lo 
dicho por el periodista mejicano. 

Además de las supersticiones consagradas 
por los años, existen muchas otras en Norte- 
América de índole exclusivamente práctica 
y que han sido inventadas por el comer- 
cialismo de la época y de la nación. 

Una de ellas es la de no encender más 
de dos cigarrillos con una cerilla, obra, 
según dicen, del célebre sueco Krueger, el 
Rey de los Fósforos, que arruinó a media 
humanidad y vino a suicidarse en París hace 
año y pico. 

Otra consiste en la creencia de que es de 
mal agüero tener una casa que no esté hipo- 
tecada, y ésta no hay duda de que es invento 
de los los banqueros, que estarían muy de 
malas de eliminarse los préstamos y los 
réditos. 

Luego vienen la de comprar flores cier- 
tos días del año, original de los floristas; 
la de romper los sombreros de paja el 15 
de septiembre, tener muchos pares de zapa- 
tos, hacer regalos por navidad, comer pes- 
cado los viernes, etcétera, etcétera. 

A A 

tN los teatros neoyorquinos 
que se dedican al género "Burlesque," 
equivalente al que en nuestros países lla- 
mamos "para hombres solos," pero con la 
diferencia de que aquí también asisten mu- 
jeres, se nota una nueva tendencia — al 
menos nueva para mí hasta hace par de 



noches. 

Los coros son distintos. Antes estaban 
compuestos por jóvenes altas, colocadas al 
fondo del escenario, y por jóvenes menudi- 
tas ("ponies," en la jerga de Broadway) 
que venían al frente. 

Ahora no hay ni "ponies" ni altas, sino 
que todas son unas muchachas enormes, de 
más de cinco pies y diez pulgadas de esta- 
tura; todas muy rubias y aparentemente 
muy delgadas. 

Digo al parecer porque lo que les da el 
aspecto de flacas es la inusitada estatura: 
si se las examina con detenimiento punto 
por punto, como hizo el que subscribe, en 
seguida saltan a la vista todos los atributos 
de rigor. 

A A 
El caso H a u p t m a n n 

rUI de nuevo a Flemington 
el segundo día que estuvo declarando 
Hauptmann (el primero, su abogato sólo 
lo llamó unos minutos para acostumbrarlo 
a la escena), y en seguida pude darme 
cuenta de quién era el actor principal en 
este grotesco drama. 

Ya me lo había advertido el mes pasado 
el compañero Guaitsel cuando quise poner 
estas notas bajo el título "El caso Lind- 
bergh." 

— Ese encabezado está mal — , me dijo. 
— La estrella es Hauptmann. 

Había, no hay duda, muchos curiosos en 
Flemington durante el interrogatorio del 
aviador, pero nada comparable con el 
gentío que se fue allá con la esperanza de 
ver y oír a Hauptmann. 

No hay exageración en decir que se que- 
daron en la calle por lo menos mil personas 
— mil personas que habían venido por tren 
y en automóvil de largas distancias bien 
provistas de papeletas de entrada obtenidas 
a fuerza de dinero e influencias. 

Sorprende la cantidad de mujeres con 
abrigos de pieles, que invaden las tiendas y 
el vestíbulo del único hotel. 

Hace un frío horroroso, peor que la otra 
vez. 

Llegamos a las diez y pico, al poco de 
comenzar oficialmente el juicio oral ; pero, 
según se averigua en seguida, a las ocho de 
la mañana, y sin que nadie sepa cómo ni 
de qué manera, ya estaba abarrotada la 
sala y hasta el juez tuvo dificultad en 
abrirse paso hasta su asiento. 

En el tren, donde el calor es sofocante y 
cuesta trabajo respirar, cambio impresiones 



con una rubia que no es periodista ni tiene 
nada que ver con la causa, y que me explica 
que Flemington está dominado por unas 
cuantas familias ricas y muy conservadoras, 
que nombran alcaldes y concejales, manejan 
la política a su antojo y campean por su 
respeto en la comarca. A ellas se debe 
el que la vía central del ferrocarril no entre 
en el pueblo, en su afán por eludir todo 
contacto con la plebe que albergan las 
ciudades fabriles del Estado de Neví^ Jersey. 

Presento mi citación, la misma que me 
abrió las puertas hace un mes, y comienzan 
los líos. 

— Esto no sirve. Ya todos los testigos 
de cargos han declarado. Si quiere, vayase 
a ver al Jerife . . . allá por aquella puerta 
lateral. 

A juzgar por las cicatrices en las cejas, 
las orejas de coliflor y otros distintivos 
faciales, muchos de los guardias de New 
Jersey se dedicaron al pugilismo en otros 
tiempos. 

El jerife, un viejo enclenque con un ce- 
pillo de cerdas por bigote, me recibe como 
si trajera la peste bubónica. No hace más 
que verme y cierra la verja con llave, da 
varios pasos hacia atrás, mueve la cabeza y 
grita : 

— ¡ No, no, no ! Ese papel pasó a la 
historia. Le aconsejo que se ponga en fila 
ahora mismo y quizás logre entrar para la 
sesión de la tarde. 

"Tu abuela es la que se va a poner en 
fila," me digo, y sin más ni más me dirijo 
al hotel a preguntar a qué hora sale el 
próximo tren para Nueva York. El 
próximo tren, el único porque no hay otro, 
se viene a aparecer a las cinco de la tarde, 
de modo que no queda más remedio que 
aguantar la parada en el desgraciado 
pueblo. 

Pasa una hora larga en visitas al come- 
dor y al café del hotel, y en conferencias 
con un alguacil y varios gendarmes, que en 
New Jersey visten unos uniformes que 
traen a la memoria los de los generales 
haitianos en tiempos del gran Lili. Son 
de color azul celeste con ribetes negros y 
amarillos, y llevan además botas de montar, 
un faja adornada con balas, y una serie de 
correas que conectan los hombros con la 
cintura. La gorra se asemeja a los de los 
estudiantes alemanes. 

Tanto el alguacil como los polizontes, 
las camareras y el cantinero están conven- 
cidos de que Hauptmann es culpable y será 
sentenciado a muerte, y el que opina lo 
contrario se expone a tener un disgusto en 



Abril, 1935 



Página 221 



Flemíngton. 

Sin embargo, me aseguran que entre los 
entendidos en Xueva ^ ork las apuestas 
están a diez contra uno a favor del acusado 
en los momentos que escribo estas líneas. 

A la intemperie, y sobre la alfombra de 
diez pulgadas de hielo que cubre la calle, 
me estoy en fila desde las doce menos 
cuarto hasta las dos, hora en que regresan 
de almorzar los doce miembros del jurado, 
el juez, el fiscal (con un sombrero blanco), 
los abogados de le defensa y demás artistas 
de cartel, que entran en la Corte como 
perros en su casa. 

Uno de los jurados padece del corazón 
y está muy delicado. Lo llevan y lo traen 
como si fuera de merengue. Si le da un 
patatús y se muere o tienen que meterlo en 
cama, el juicio queda suspendido automáti- 
camente y hay que empezar de nuevo. 

El lector, aunque esté sentado a la brisa 
en Maracaibo o Barranquilla, me va a per- 
mitir que insista en lo del frío, porque, de 
no hacerlo, dejo de cumplir con el deber 
de reflejar el verdadero ambiente de Fle- 
míngton. Estamos tan apretados para 
entrar en calor, que la fila de cuatro en 
fondo parece, más que un grupo de seres 
humanos, una enorme oruga o uno de esos 
dragones que sacan los chinos el día de su 
año nuevo. El viento corta la piel y se 
hielan las piernas. Delante de mí, una 
señora que no se está quieta un momento a 
cada rato me hace cosquillas en la nariz con 
uno de esos gorritos peludos que se usan 
para patinar ; y, con la fila convertida 
en una masa compacta, es un problema 
sacar las manos de los bolsillos y levantar 
los brazos para rascarse. Al otro lado, un 
señor que despide aroma de whiskey, y, 
detrás, una mujer de cara muy joven y 
cabello canoso, que también se mueve sin 
cesar y habla hasta por los codos. 

Un fotógrafo empieza a hacer guiños 
raros, que, por su índole, barrunto que van 
dirigidos a alguna de las damas a mi alrede- 
dor. El hombre insiste y me mira. "¿Qué 
es eso?," me digo. "¿Qué pasa?" Des- 
pués de un gesto violento con el brazo que 
ya no deja lugar a dudas, salgo de la fila y 
me acerco al individuo, que resulta uno de 
mis compinches y al que no había podido 
reconocer envuelto en bufandas, abrigo, 
gorra y polainas. 



I GR la verja de la cárcel, en 
la parte posterior del Juzgado, entré en la 
sala y allí estuve recostado contra la pared 
detrás del juez y de Hauptmann, que de- 
claraba sentado en una silla. 

A 

/\QUÍ, de espaldas, con el 
dorso un poco inclinado hacia delante, y las 
manos y las piernas cruzadas, está el enigma. 

Sostienen las autoridades que un solo 
hombre ideó el secuestro del hijo de Lind- 
bergh, lo llevó a cabo, mató a la criatura, 
y luego cobró y gastó parte del dinero del 
rescate. 

Según e,sa teoría, la muerte no fué pre- 
meditada, aunque para los efectos de la 
pena que se imponga este punto carece de 



importancia en el Estado de New Jersey. 
Alega el fiscal que uno de los peldaños de 
la escalera de mano que se utilizó para 
entrar en la casa de Lindbergh se quebró 
cuando bajaba por ella el secuestrador con 
la víctima en brazos ; que ambos rodaron 
por tierra, y que, a consecuencias de la 
caída, el niño sufrió una rotura del cráneo 
que le causó la muerte instantáneamente. 

Este sujeto pálido, alto, rubiato, bien 
parecido, algo azorado, pero terco, frío e 
inconmovible, ¿habrá sido capaz de cometer 
él solo esa serie de actos que revelan una 
temeridad fantástica? 

Primero, escoger para el secuestro a 
Lindbergh, el ídolo. Luego, ya muerto el 
niño, tratar de cobrar el rescate y efectuar 
las negociaciones, que duraron semanas, 
bajo el foco de la publicidad nacional. Y, 
por último, pasar el dinero como si tal cosa 
sabiendo que los billetes estaban marcados 
y, además, que el gobierno había prohibido 
su circulación porque representaban pagos 
en oro. 

El Estado de New Jersey afirma que sí : 
que Hauptmann fué el autor único de toda 
la trama. 

Hay que oírle hablar. 

Tiene la voz gruesa, un poco gutural y 
con marcado acento alemán. Lo del homo- 
sexualismo, que han comentado algunos 
psicópatas, es un mito. Este tipo no revela 
nada de eso — ni en su aspecto, ni en sus 
modales, ni en su mirada, ni en sus movi- 
mientos, ni en nada. Más bien lo contrario. 
Fui en otros tiempos repórter policiaco, y 
todavía no he perdido la costumbre de 
reconocer a los distintos elementos del 
hampa hasta por la sombra. Todos revelan 
idénticas características. 

Además, produce buena impresión entre 
las mujeres, cuyo olfato no falla en estos 
casos. 

"Es muy simpático. . . . Me gusta este 
hombre," se les oj'e decir a menudo a las 
muchachas. 

El jefe de la policía de New Jersey lo 
viene mirando con fijeza desde el principio 
del juicio. No sé con qué objeto. Este 
funcionario no ha hecho más que armar 
líos, plantarse delante de las cámaras y 
meter la pata desde la noche del crimen. 
El acusado no le hace caso. 

De tarde en tarde, Hauptmann clava la 
vista en Lindbergh durante minutos ente- 
ros ; pero se da uno cuenta de que no lo ve 
y de que su pensamiento está muy lejos del 
padre de la víctima. 

— Un momento. No me embarulle. 

— Haga el favor de no aturdirme. 

— Aguarde un poco. Déjeme pensar. . . . 

—No. 

— Nunca. 

— No recuerdo. 

— Eso no es cierto. 

— Enfáticamente, ¡no! 

Una tras otras se suceden las negativas 
de Hauptmann. 

A veces se contradice, o confiesa haber 
mentido en otras declaraciones, o se in- 
digna, como cuando el fiscal lo asedia sin 
piedad y lo acorrala. Entonces alarga el 
brazo y estira la mano en un gesto peculiar, 
y dice: "Pare usted. No siga por ahí"; 



pero sin acalorarse, sin levantar la voz, sin 
cambiar de color, sin mostrar la más leve 
señal de miedo. Más nervioso se pone el 
carcelero detrás de su silla, que no le quita 
la vista de encima. Lo curioso es que con 
esa actitud impresiona más que si se enfure- 
ciera, y es evidente que si el lugar de la 
polémica, en vez de ser este Juzgado, fuera 
una esquina de cualquier calle por ahí, y 
de hombre a hombre, el hoy célebre Mr. 
Willentz callaría inmediatamente y pegaría 
un salto hacia atrás. 

¿ Mi impresión ? Que ya no estoy tan 
seguro como antes de que este Hauptmann 
sea el único culpable. 

A medida que se le oye y se le estudia, 
la trama se complica y no tarda uno en 
persuadirse de que toda la verdad no ha 
salido a la superficie y de que continúa 
habiendo gato encerrado en algún sitio. 

No me cabe en la cabeza que exista 
hombre dotado de tenacidad suficiente para 
mantenerse entero después de meses de mar- 
tirio mental, y físico también si es que 
conozco los métodos de la policía americana, 
con la mentira en los labios. Ese tesón, 
creo yo, tiene que basarse en algún cimiento 
de verdad. 



A 



Miércoles 



V. OMO son las diez de la 
mañana, ahora estará empezando el juez 
Trenchard a dar las últimas instrucciones 
al jurado. 

Mucho depende de lo que diga. 

Si apoya al fiscal, malo para Hauptmann, 
a quien le quedará todavía alguna espe- 
ranza si, por el contrario, se inclina hacia 
el lado de la defensa. 

Si Hauptmann no pierde la vida se lo 
deberá al resumen magistral del crimina- 
lista de Brooklyn Edward J. Reilly, que, 
sin tomar una sola nota durante el juicio, 
se estuvo halblando cuatro horas y no se 
le escapó un solo punto favorable a su 
cliente; y al discurso político, patriotero, 
personalísimo, con que terminó el fiscal 
Willentz la acusación. 

Sea como fuere, absuélvanlo o no, el pro- 
blema queda en pie porque en Flemíngton 
no se ha descifrado la incógnita. La pana- 
dería en la cual trabajaba su mujer, el de- 
pósito de gasolina donde apareció el billete 
marcado, el cementerio de Saint Raymond 
en el barrio neoyorquino del Bronx son 
parajes que resaltan con claridad y por los 
que se ve entrar y salir la figura de Haupt- 
mann ; pero al internarse por los vericuetos 
que conducen a la finca de Lindbergh, lejos 
de la carretera central ; al llegar a Hope- 
well, remoto, solitario, donde median millas 
entre casa y casa y la presencia de un auto 
extraño o de un forastero es un aconteci- 
miento, la bruma lo envuelve todo y el 
observador se pierde entre dudas y suposi- 
ciones. 

Y siempre abandona uno el lugar hacién- 
dose la misma pregunta. ¿Quién fue, 
quiénes fueron los cómplices de Haupt- 
mann? 

Jorge Hermida. 



Pagina 222 



Cine-Mundial 



i 



A> 




Comiendo con Gardel en los talleres de Paramount , de 
izquierda a derecha, Mary Spaulding, de "Carteles" ; 
Eva Ortega, F. J. Ariza, de Cine-Mundial; Alfredo 
Le Pera, Manuel Peña Rodríguez, de "La Nación" 
de Buenos Aires; Russell Spaulding, Charles Gartner, 
de la Paramount ; F. G. Ortega, de esta revista, y 
los Sres. Garzón, de "La Prensa" de Nueva York. 



REDACTOR 
Y COMPARSA 



lLGÚN día tenía que suceder que esta 
revista hiciera sus pinitos cinematográficos. 
Ya había salido, naturalmente, en brazos 
de las estrellas: Mae Murray la utilizó 
para cubrir pudorosamente sus carnes, hace 
doce o trece años, en una escenita pelicu- 
lera. Después, con explicable frecuencia, 
sus páginas de papel se trocaron en anima- 
do celuloide al ser hojeadas por cuanto ar- 
tista vive de la cinematografía. . . . Pero 
faltaba el debut en carne y hueso . . . que, 
con más de lo segundo que de lo primero, 
aportó uno de los redactores para prestar 
"atmósfera" a la producción que está fil- 
mando Carlos Gardel en los talleres de 
Paramount. 

Con otros colegas, el redactor en cuestión 
estaría en papel : como periodista que feli- 
citaba al intérprete argentino. No era, así, 
preciso, ponerse barbas postizas ni vestir 
trajes de época; y había la ventaja de que, 
sin perjuicio de sus labores como "actor", 
podría observar y tomar notas mentales 
para algún artículo alusivo, que es éste. 

Lo primero que se sacó en limpio fue 
que eso de actuar ante la cámara requiere 
dos virtudes cardinales : paciencia ... y 
madrugar. 



Rosita Moreno y Carlos 
Gardel en una escena 
de ''El Día que me 
Quieras", su próxima 
hispano parlante para 
Paramount. 



Las ocho y media de una mañana en que 
el termómetro marcaba veinte grados bajo 
cero y las calles neoyorquinas estaban tapi- 
zadas con otros tantos centímetros de hielo 
... y para llegar al "studio" en Astoria a 
tan temprana hora, precisaba levantarse 
mucho antes y desafiar los aires frígidos y 
los tumbos del auto de témpano en témpa- 
no, a través de avenidas desiertas y obscu- 
ras aún. . . . 

Aterido y desmañanado, Cine-Mundial 
se presentó en el vasto taller y se puso en 
manos de un cicerone que lo guiase por 
aquellos laberintos cuyas naves ningún ca- 
lorífero podrá nunca deshelar. 

En el cuarto de maquillaje, casi todas 
las sillas estaban ocupadas y el encargado, 
tomando al redactor por veterano, aconsejó : 

— Comience a maquillarse usted mismo, 
para ganar tiempo, mientras yo termino con 



estos otros señores. Yo le daré los "últi- 
mos toques". 

Cine-Mundial estaba perplejo. Ante 
el espejo del tocador, en una mesita baja, 
no había más que un papel con grasa color 
de ladrillo. Valientemente, metió los dedos 
ahí y se embadurnó la cara; al principio, 
con timidez, sobando la punta de la nariz 
y el lóbulo de la oreja; y luego, imitando 
a los que tenía en derredor, por la frente 
y las mejillas hasta quedar embarrado por 
completo. No se atrevió a más. confiando 
en que el perito completaría aquella obra 
de reboque. 

Afuera, mientras, tocaban la guitarra 
unos argentinos que hacían de gauchos y 
unos mejicanos que hacían de periodistas. 
{Continúa en la página 25^) 



Abril, 1935 



Página 223 



ENTRE DOS 



w 



SATÉLITES 



Por Eduardo Guaitsel 



II 





Hugh Herbert, 
uno de los carac- 
terísticos más 
populares del 
cine. 



Henry Armetta, 
cuya sola apari- 
ción en el Lienzo 
hace sonreír. 



A 



PENAS leí los "versos" que salieron 
en el número pasado, comencé a tararear mi 
canción predilecta que, si no es modernita 
ni modernista, algún día — recuérdelo la 
presente generación — se convertirá en el 
himno oficial de los cazadores. La tonada, 
que es de vaqueros téjanos, relata cómo un 
negrito sale a buscarse una liebre para el 
almuerzo ... y topa, de repente, con un 
oso. El susto le hace perder la escopeta y 
no tiene más remedio que luchar con el 
plantígrado mano a mano. En lo más recio 
de la pelea gime — y ese es el estribillo de 
la canción — "Señor Dios, si no puedes soco- 
rrerme a mí, al menos no socorras al oso." 
Volvamos, no obstante, la espalda a los 
lirismos y metámosnos en los imponentes 
dominios de la cinematografía. ¿Y qué es 
lo primero que notamos? Pues que, deslum- 
hrado por tanta estrella de primera magni- 
tud, el cntrcvistador rara vez charla con 
las estrellitas chicas, que también contri- 



buyen (y, a veces, más) al general esplen- 
dor. Por ejemplo . . . Bueno, presentemos 
dos ejemplos, ambos del género masculino 
y del género cómico, y los dos, por casuali- 
dad, al alcance de mis penetrantes gafas. 

Comencemos por Hugh Herbert — a 
quien el destino condena a interpretar bo- 
rrachínes — pero que me consta que sabe de 
todo y que, en lo particular, no prueba gota 
... de lo que no le gusta. 

— Cuénteme, — insinúo, mientras él fuma 
un tabaco descomunal y se arrellana en una 
butaca de hotel más descomunal aún — cómo 
fue a parar al cine. 

— Pues por la puerta de un teatro . . . 
del cual era yo ¡ujier! 

— Con razón conoce usted la farándula 
de un cabo a otro. . . . Pero no me explico 
que de acomodador pasara al tablado. . . . 

— Antes de representar, escribí varias 
obras cómicas, pero nunca me dio por 
actuar hasta que se enfermó un comparsa 



que hacía de hebreo ... y yo lo substituí. 
Desde entonces, no he vuelto a ponerme el 
uniforme galoneado. Pero, en mi carrera, 
que ya es larga, he hecho de todo. ¿Sabe 
usted que presté sonido al cine antes que 
nadie? ¡Sí, amigo mío! Fui, allá en los 
principios del "arte mudo," explicador de 
películas, de aquellos que se ponían tras de 
la pantalla a colocar palabras en los labios 
de las sombras. . . . 

— Un precursor, ¿eh? 

— Pero no es eso lo más curioso, sino 
que, años después, se me contrató para hacer 
la primera cinta sonora, me mandaron a 
Hollyvs^ood, me puse a trabajar ¡y la cinta 
nunca se estrenó! Los actores principales 
eran May McAvoy y Conrad Nagel, pero 
quien más hablaba era yo. Tal vez por eso 
la suprimieron. . . . 

Herbert, al relatarme todo esto, ríe 
sonoramente y sus ojos azules, que se 
pierden a cada carcajada, derraman 
picardía. 

— ¿Habla usted hebreo? — le pregunto. 

— Un poco, que le aprendí a mi mujer 
. . . pues yo, aunque nadie se lo imagina, 
nací en Escocia . . . como los hermanos 
Torrence. Tengo debilidad por lo israelita 
porque, imitando judíos y escribiendo 
saínetes de la raza, me gané la existencia 
durante varios lustros. Ahora, rara vez 
tengo que interpretar papeles así en el 
lienzo. Estoy encantado, de todas maneras 
... y me paso la vida haciendo planes. . . . 
Ahora tengo uno complicadísimo. . . . 
{Continúa en la página 257) 



Pég 



224 



M 



I 




DETRAS 

DE LA CAMA 



R A 



Por A. Suárez del Rlvero 



Frank Borzage 
ensaya a Mar- 
garet Sullavan y 
Douglas Mont- 
gomery antes de 
tomar una es- 
cena que se su- 
pone que se de- 
s arrolla en 
Alemania. 



tecario" de sonidos hubo de enviar a 
un ayudante a coleccionarlo con toda 
urgencia. Salió, pues, el "cazador" 
el campo llevando a cuestas el equipo 
valorado en la insignificante cantidad 
de treinta o cuarenta mil dólares. . . . 
{Continúa en la página 263) 



EL verdadero Rey de la Paciencia no se 
encuentra en las aulas ni en las salas 
de estudio. Si gustamos de las excur- 
siones por el campo, podemos encontrarlo 
rodeado de enigmáticos aparatos en un 
paraje solitario de California entre tristes 
y humildes margaritas, dedicado a la busca 
y captura de un grillo príncipe. Si somos 
aficionados a la caza mayor, lo hallaremos 
en las selvas africanas siguiendo las huellas 
a un león . . . aunque no sea más que 
para oírlo. 

El caballero a quien dedico estas líneas es 
aquel ser anónimo que se designa en la lista 
del personal técnico de las películas con el 
sonoro título de Director de Acústica, 
Maestro de Sonido, etc., etc. ; el que se 
encarga de suministrar al director de la 
producción la diversidad de sonidos que en 
ella entran. 

La misión principal de los micrófonos 
colocados en los escenarios es la de recoger 
el diálogo. Los sonidos suelen endilgársele 
a la película más tarde. Pero, ya hablare- 
mos de esto. Por el momento, limitemos 
también nuestra gestión a seguir al "caza- 
dor" de sonidos, para quien tanto repre- 
senta "fotografiar" el rugido de un león, 
como el candido batir de alas de una paloma 
mensajera. 

Para una película — creo que se titula en 
castellano "Sucedió una Noche" — se hizo 
necesario, con objeto de presentar la escena 
con el mayor verismo, el canto de un grillo. 
Como, hasta entonces, ningún director 
había tenido tan feliz ocurrencia, el "biblio- 

AbrH. 1935 



Aquí le están 
enseñando a Lee 
Tracy a hacer 
el amor para 
una cinta de Co- 
lumbio. 




P&gina 225 




ñqui se ve la colección de 
premios ofrecidos a los 
participantes en este con- 
curso, premios diseñados 
originalmente por Walt 
Disney, creador de Mickey 
Mouse. Los objetos que 
aquí aparecen son sólo do- 
ce (aunque las recompen- 
sas son quince) a saber: la 
muñeca "Mickey Mouse", 
la muñeca "Minnie", el 
juego de cubiertos, el re- 
lojito de pulsera, los dis- 
cos fonográficos, el des- 
pertador, el cochecito, el 
libro de figuras para re- 
cortar, la hucha, Id zama- 
rreta, el portamonedas y 
el bolsito de malla. 



Cincuenta Pa 
...Quince P 



a 
e 



b r a 
m i o 



s 
s 



I |ACE poco tiempo, Walt Disney, el 
genial progenitor de los dibujos animados 
de Mickey Mouse, decidió poner en éstos 
el color que sólo había usado antes para 
iluminar las escenas de sus otras fábulas 
caricaturescas. Esta innovación es arries- 
gada, ya que el público sólo había visto al 
ratoncillo y a sus colegas en blanco y ne- 
gro. La primera cinta que se lance a colo- 
res es "El Concierto de la Banda" y en 
ella figuran el propio Mickey, Minnie, 
Plutón, el Pato Donald, la Vaca Clara- 
bela y otros camaradas del renombrado roe- 
dor; y los matices de la película serán por 
el estilo de los empleados en "Los Tres 
Cochinitos", "Los Peculiares Pingüinos" y 
otras producciones de Disney que han dado 
la vuelta al mundo. 

Ahora bien ¿ qué efecto va a tener esta 
transformación inesperada en los devotos de 
Mickey Mouse? Al lector toca responder. 

En estas líneas, Cixe-Mundial abre 
un concurso que principia al ponerse a la 
venta el presente número de abril y que 
se cierra el 10 de mayo del corriente año. 

Los participantes deberán escribir, en 
una carta que no tenga más de cincuenta 
palabras, la contestación a la siguiente pre- 
gunta: ; Por qué le gustaría ver a Mickey 
Mouse en colores? 

Las cartas-respuestas deberán venir dirigi- 
das al "Concurso Cine-Mundial-Mickey 
Mouse, 516 Fifth Avenue, Nueva York" 
y se aceptarán cuantas hayan sido franquea- 
das en la oficina postal de origen antes de 
medianoche del 10 de mayo próximo. 



Para tomar parte en el concurso, basta 
llenar el cupón adjunto, teniendo cuidado 
de llenar todos los blancos en él indicados 
y remitirlo con la carta respectiva. 

Ho se devuelven las cartas, sean o no 
premiadas. 

Teniendo en cuenta el tiempo que tarda 
la correspondencia y el que requiere la pre- 
paración de cada número de esta revista, 
los nombres de los premiados no aparecerán 
hasta la edición de agosto del corriente año. 

Los jueces de los méritos de las cartas 
recibidas serán los señores Arthur W. 
Kelly, vicepresidente de Artistas Unidos a 
cargo de la distribución extranjera ; Kay 
Kamen, que encabeza las "Walt Disney 
Enterprises" en Nueva York y el director 
de Cine-Mundial, F. García Ortega. 

En caso de empates, recibirán premio 
cada uno de los concursantes empatados. 

Los premios (todos ellos artículos que 
hasta la fecha no pueden obtenerse en la 
América Latina) se adjudicarán a aquellas 
cartas que, por su originalidad, se conside- 
ren merecerlos. 

Este concurso se ha organizado en con- 
junción con el creador de Mickey Mouse, 
Walt Disney, y con el de la United Artists 
Corporation, que distribuye sus caricaturas 
animadas. 

Los premios son quince, a saber: 

1°. Muñeca "Mickey Mouse". 

2". Muñeca "Minnie". 

3". Proyector-juguete de cine "Mickey 
Mouse". 

4'\ Juego de cubiertos "Mickey Mouse" 



(que incluye cuchara, tenedor y cuchillo). 

5°. Reloj de pulsera "Mickey Mouse". 

6°. Discos fonográficos "Mickey Mouse". 

7°. Reloj despertador "Mickey Mouse". 

8". Cochecito "Mickey Mouse" (que es 
quien lo propulsa por los rieles). 

9°. Colección de dibujos "Mickey 
Mouse". 

10°. Libro para hacer figuras iluminadas 
"Mickey Mouse". (Los dibujos que en 
este libro aparecen son para recortarse y 
pegarse según las instrucciones respectivas, 
de modo que, puestos en un plano inclina- 
do, se mueven cómicamente.) 

11°. Alcancía "Mickey Mouse". 

12°. Zamarreta "Mickey Mouse". 

13°. Portamonedas "Mickey Mouse". 

14°. Bolsito de malla "Mickey Mouse". 

15°. Libros de dibujos iluminados de 
Mickev Mouse. 



I 



Pégi 



226 



Deseo participar en el "Concurso 
Cine-Mundial-Mickey Mouse" por 

medio de la carta adjunta. ' 

Nombre ' 

I 

Calle I 

Ciudad I 

País I 

Nombre y dirección del teatro donde i 

me agradaría ver esas películas . 

I 

__'__'__'__'_'__'_'_!_ I 
Lea usted cuidadosamente las bases del 
concurso \ y pruebe su suerte ! 

Cine-Mundial 



ll 




Be+ty Furness, que tiene 
a su cargo el romanti- 
cismo de la cinta "Grid- 
iron Flask," de RKO. 




Pág 



228 



C i n e - M u n d i a 




Abril, 193 5 



Página 229 



En campo florido y muy lejos de la cámara 
cinematográfica, Ruby Keeler, actriz-baila- 
rina de Warner, se hace un ramillete. 





*!l>iy!ii;,S?^ 



Abril, 1935 



Jack Holt, T¡m McCoy y Edmund Lowe en 
una película de ronnpe y rasga y de Colunn- 
bia, que se llama "The Best Man Wins." 



Página 231 



^ 











J' 



» 



> 



m 



i 




1^ 




Entre escena y escena de "Naughty 
Mariet+a", Jeanef+e MacDonald charla 
con el bombero de los talleres M-G-M. 




Claude Rains caracteri- 
zado para su próxima in- 
terpretación en la Uni- 
versal: "El Misterio de 
Edwin Drood". 




Antes de su vuelo desde Honolulú, Amelia 
Earhart flanqueada por Cary Granf y 
Myrna Loy, astros de la Paramount. 



Página 234 



Cine-Mundial 



} 




Hugh Williams, Tala Birell 

Tullio Carminati y Lilian Har- 

vey en "Lef$ Live Tonight", 

fotodrama de Columbia. 



HOLLYWOOD 

La sección más nutrida que se publica en el 
mundo al margen de la actividad cinematográfica 
de Los Angeles .... Por Don Q. 



LNRIQUE de rosas, el 
gran actor argentino, se encontraba casual- 
mente en Nueva York cuando recibió un 
telegrama de Hollywood ofreciéndole un 
ventajoso e inesperado contrato. Lo aceptó. 
Por telégrafo le enviaron dinero, para que 
tomara el tren sin pérdida de tiempo, y tres 
días después se apeaba en la estación de 
Los Angeles. . . . 

— ¿Qué película voy a hacer? — se apre- 
suró a preguntarnos. 

— "Angelina o el honor de un Briga- 
dier", una farsa de Jardiel Poncela. 

— ¿Qué papel? . . . 

— El del Brigadier, por supuesto. 

— ¿Con quiénes? . . . 

— Rosita Díaz, la Condesa de Ligoro, 
Ligia di Golconda. . . . 

— A Rosita la conozco y la admiro 
mucho. Pero esa Condesa de Ligoro. . . . 

— Es una muy sugestiva artista italiana. 
Abril, 1935 



que se necesita para que mterprete un pa- 
pel de italiana. . . . 

— ¡ Ah ! Y esa Ligia di Golconda, ¿ es 
italiana también? . . . 

—No. Es mejicana. Una buena actriz. 
De italiana no tiene más que el nombre, 
y esto del nombre es un misterio que no 
estamos autorizados a revelar. . . . 

— ¿Qué otras artistas? . . . 

— Aparte de la veterana María Calvo, 
que hace un papel secundario, una triple 
sorpresa: Aura de Silva, Magdalena Mo- 
lino y Raquel Ríos, los tres más destacados 
elementos del cuadro escénico del Cine 
Club, que tanto se distinguieron reciente- 
mente al representar la "Canción de Cuna ' 
de Aiartinez Sierra, han sido contratadas 
por Fox y >a figuran en el reparto de 
"Angelina". Aura de Silva es colombiana ; 
Magdalena Molino, panameña; y Raquel 
Rios, chilena. 



— ¡ Bien venidas sean ! ¿ Y ellos ? . . . 

— José Crespo, Julio Peña, Andrés de 
Seguróla, Antonio Vidal, Romualdo Tira- 
do, José Peña Pepet. . . . 

— ¿ Y cuándo empezamos a hlmar ? . . . 

— Mañana. . . . 

— ¡ Pero si yo ni siquiera conozco la 
obra! . . . 

-^La leeremos esta noche. Ahora tiene 
usted que iv a ver al sastre, al peluquero. . . . 

— ¡ ¡ ¡ Pero !!!... 

— No hay pero (¡ue valga. ¡ Hollywood 
es así ! . . . 

Y, por ser así, a las veinticuatro horas 
de llegar a Hollywood ya estaba Enrique 
de Rosas trente a las cámaras y ante los 
micrófonos. Apenas si había tenido tiempo 
de leer la obra, para enterarse de lo que 
iba a hacer, y sólo se habla estudiado bien 
las escenas que habían de filmarse en el 
(lia. Pero, como Enrique de Rasas es un 

Página 235 



gran actor, no hubo dificultades: trabajó 
para la pantalla con la misma naturalidad 
y el mismo dominio que sobre el escenario. 
¡Ya verán ustedes qué Brigadier! . . . 



P i r a n d e I I O 
empieza a 
desconcertar 

L/E un día a otro se espera en 
Hollywood al glorioso dramaturgo italiano 
Luigi Pirandello, que acaba de ser contra- 
tado para que colabore en la producción 
cinematográfica. Pero él, que revolucionó 
el Teatro, ¿podrá revolucionar el Cine? 

La respuesta sería aventurada. Mien- 
tras él no conozca lo que es Hollywood, 
no puede opinar sobre Hollywood. Las 
declaraciones que, como anticipo, se ha per- 
mitido hacer desde Checoeslovaquia no se 
le pueden tomar muy en serio. 

— Mi primera intención — ha dicho — es 
la de influir prácticamente para que en la 
dirección de toda película el pensamiento 
sea el principal factor. Hasta ahora, casi 
sin excepciones, el Cine no es más que mal 
Teatro. Y yo estoy convencido de que el 
Teatro nada tiene que ver con el Cine. 
Ni creo que el Teatro tenga nada que te- 
mer del Cine. El Cine nunca será al paso 
que lleva, un medio supremo de cultura. 
Pero, naturalmente, merece atención y 
hasta admiración. Y creo aún más. Creo 
que su salvación está en la victoria de lo 
intelectual sobre lo fotográfico. Hasta hoy 
sólo preocupó lo técnico, no interesándole 
a nadie (a casi nadie) lo espiritual. Por 
esto me apresuré a aceptar la invitación 
que se me ha hecho para ir a Hollywood. 
Yo he de intentar la renovación del Cine, 
su mejor orientación, y sólo un fracaso ro- 
tundo podrá hacerme desistir de mis aspi- 
raciones. . . . 

Comentando estas palabras de Pirandello, 
uno de los más inteligentes directores de 
los estudios de Metro, Clarence Brown, 
nos dice: 

— Pirandello no tiene ni la menor idea 
de lo que es el Cine. Si quiere contribuir 
a mejorarlo, que nos escriba buenos asun- 
tos y ya nos encargaremos nosotros de cine- 
matografiárselos. . . . Con sus buenos asun- 
tos haremos buenas películas, y él se encon- 
trará con más público, con más admira- 
dores, ¡con más dinero! . . . Aparte de 
esto, el valor educativo del Cine no se 
puede negar. Y es cierto que el 80 por 100 
de las actuales películas no son más que 
teatro malo, mejor o peor fotografiado, y 
más o menos naturalmente escrito. Pero 
esto no quiere decir que necesitemos la lle- 
gada de un escritor, tan páradógico como 
ilustre, para que nos enseñe a filmar. . . . 

El caso es que su visita ha despertado 
inusitado interés, aumentado al saberse qur 



Uno de los números músico-baÜablet que 

Fred Astalre interpreta en "Roberta", 

para RKO-Radlo y con Irene Dunne y 

Ginger Rogers. 

Página 236 




Una de las artistas de Columbia Pic- 
tures (por ahora anónima) preparán- 
dose para, salir ante la cámara tan 
linda y tan limpia. ... 



Maxine Doyle, actriz de Warner Brothers, 

echándoselas de labradora por el camino 

real. Alguien, indignado, a poco la deja 

sin pantalones. 





La pose más reciente de Dolores 
del Rio, actualmente dedicada a 
filmar para Warner Brothers y cuya 
última cinta fue "La Du Barry". 



May Robson y Alan Hale en "Grand Oíd Girl", 
de RKO-Radio. A la derecha, Arthur Hoyt deján- 
dose achicar por Edna May Oliver en "Puzzle 
of the Pepper Tree", de la misma empresa. 




en la filmación de su famosa obra "Seis 
personajes en busca de un autor", ¡el pro- 
pio Pirandello interpretará en la pantalla 
el papel del autor ! . . . 



La Garbo 
se humaniza 

Después de idiez años! de 
vivir oculta a la vista del público, rodeada 
de un bien organizado misterio, para ha- 
cerla más interesante, la enigmática sueca 
ha sido puesta en libertad. ¡ Ya se le per- 
mite que se presente delante de gente, que 
hable, que ría! . . . (Esto de la risa es 
muy importante. La Garbo era demasiado 
seria y, aunque sólo se podía observar esto 
en la pantalla, el buen* público empezaba 
a aburrirse. . . .) 

Cuando se anunció el estreno de su últi- 
ma película, "El velo pintado", pudimos 
leer en grandes cartelones: LA GARBO 
sonríe. . . . ¡Por algo se empieza! Sori- 
rió la sueca, sonrió también el público, y ya 
está roto el hielo. 

La consagración de esta inesperada mues- 
tra de confianza se celebró con honda per- 
cusión en el alegre restaurant nocturno 
Trocadero que, en pleno Sunset Boulevard, 
es hoy el lugar predilecto (y el más caro) 
de las estrellas cinematográficas y de sus 
satélites. 

A las diez y media de la noche apareció 
Greta, acompañada por un numeroso gru- 
po de amigos personales: Max Reinhardt, 
que se sentó a su derecha ; Marcel Archard, 
el director francés ; la Princesa Paley, her- 
mana del Gran Duque Dimitri de Rusia ; 
Sulka Viertel, compañera inseparable de 
la sueca ; Felixe Rollo, millonario egipcio ; 
y un hijo de Reinhardt. 

La Garbo, sencillamente vestida en traje 
sastre, con un sombrerito negro, ¡y sin 
maquillaje alguno! . . . 

En una mesa cercana estaba Marlene 
Dietrich, acompañada por el director 
Fritz Lang, uno de los amores de Greta, 
a la que hi ella ni él saludaron. . . . En 
otra mesa, Lupe Velez ¡ con Johnny Weis- 
muller!, como si entre ambos no existiese 
una segunda demanda de divorcio. ... Y 
un poco más separados, Joan Bennett co- 
mía con Gene Markey. . . . 

La presencia de Greta en el Trocadero 
desconcertó a todos los presentes, que no 
se cansaban de contemplarla. Y ella son- 
reía a unos y otros, como si esa fuera la 
consigna de Metro, fen cuyo nuevo con- 
trato acaso figure una cláusula que lo 
■imponga. 

Muchos fueron los que se atrevieron a 
acercarse a Greta para estrechar su mano, 
y entre ellos vimos a Lily Damita, Pegg>' 
Fears, Raquel Torres, Joe Brown, Ernst 
Lubitsch, y Harry Lachman, el director 
de Fox, casado con una distinguidísima 



Cari Brisson, as de "Al! the King's 
Horses" (Paramount) en gravísimo 
peligro entre una multitud de ten- 
taciones ... en su mayoría rubias. 



Pag 



23 7 





En el estreno de "David 
Copperfield", de M-G-M, 
de izquierda a derecha, 
Eliiabeth Alian (que en 
la cinta figura), con Valen- 
tín Parera, Grace Moore 
— su consorte — un caballero 
incógnito y Rosamund 
Pinchot. 



Dando audal frente a la 
luz, para que resalten los 
encantos, Jean Muir, una 
de las actrices más bellas 
Y simpáticas del elenco de 
Warner Brothers. 



dama china, a la que en Hollywood se con- 
sidera la mujer más elegante y más cau- 
tivadora. . . . 

Hasta las dos y media de la madrugada 
estuvo Greta en el Trocadero. A esa hora 
se despidió y, en compañía solamente de 
Sulka Viertel, regresó a su impenetrable 
residencia de Santa Mónica. 

¿La Garbo se humaniza? La Garbo se 
acaba, i Se irá ! . . . 



Las estrellas 

y la maternidad 

La maternidad no es un obstá- 
culo para el triunfo en la Pantalla. Se 
puede ser madre y seguir siendo encanta- 
dora, plena de sugestión, ¡ acaso más que 
nunca !, si la mujer, siempre todopoderosa, 
se lo propone. 

Marlene Dietrich, Norma Shearer, 
Gloria Swanson, Ann Harding, Joan Ben- 
nett, Arline Judge, June Collyer, ¡son 
madres! Y siguen siendo adoradas (desde 
lejos) por millares de devotos. 

Últimamente les tocó el turno a Joan 
Blondell, que a las diez semanas de nacer 
su hijito ya estaba trabajando en los estu- 
dios de la First National; Sally Eilers, 
que retornó a los de Fox un poco después ; 
y Clara Bovr, que sólo espera un buen ar- 
gumento para apresurarse a filmarlo. . . . 

Todas estas estrellas están hoy más her- 
mosas y más atrayentes que antes de ser 
madres. ¡ Ni siquiera han perdido sus res- 
pectivas líneas! (Las visibles, por lómenos.) 

Joan Blondell, la inquietante rubia, nos 
confiesa que la preocupaba mucho la ma- 
ternidad, por el temor de que, si se la estro- 
peaba la figura, iba a perder su puesto en 
el Cine. Pero ella quería ser madre, que 
los niños están de moda en HoUy^wood, y 
deseaba un hijo sano y robusto. . . . No 
hizo, pues, dieta alguna y se dejó engor- 
dar tranquilamente, hasta el momento crí- 
tico. . . . Cuando nació la criatura, Joan 
Blondell aprovechó las semanas de forzoso 
descanso en cultivar su voluntad, poniendo 
en ella su firmísimo deseo de volver a ser 
la misma de antes. . . . Sin más gimnasia 
que su propio pensamiento, se sintió reju- 
venecida, embellecida de nuevo, y con la 
misma escultural figura. . . . ¿Fué un mi- 
lagro de su voluntad? ¿De su naturaleza? 
¡ Fué un milagro ! Joan Blondell está aho- 
ra más adorable que nunca. 



Hay más 
matrimonios 

Hollywood se está re- 
generando. Durante los últimos doce me- 
ses, según la estadística oficial que acaba 



Leilo Hyams, intérprete de "Ruggles of 
Red Gap" para Paramount, adopta una 
nueva forma de peinado: "half way bob". 



Pé 



n « 2 3 8 



Cine-Mundial 



de publicarse, entre los artistas cinemato- 
gráficos que aquí residen se efectuaron 65 
nuevos matrimonios, ¡ y solamente 54 divor- 
cios! (Entre éstos pueden recordarse los 
de Pauline Frederick, Gloria Swanson, 
Katharine Hepburn, Elissa Landi, Norma 
Talmadge, Joan Crawford, • June Knight, 
Jean Harlov^, Ronald Colman, John Gil- 
bert, Conrad Nagel. . . .) 

El divorcio más sensacional, aunque es- 
perado desde hace mucho tiempo, ha sido 
el de Mary Pickford y Douglas Fairbanks, 
después de catorce años de una supuesta 
felicísima unión. Mary había estado ca- 
sada «ntes con Owen Moore, del que se 
separó para casarse con Douglas a los 
26 días. . . . 

Ahora, mientras Mary se divorciaba por 
segunda vez, Douglas se divertía en Saint 
Moritz, acompañado por la famosa Lady 
Ashley, también recientemente divorciada. 

¿ Se casará Douglas con Lady Ashley ? 
¿Se casará Mary con Charles (Buddy) 
Rogers? . . . 

Lady Ashley dice que ella no tiene prisa 
por volver a casarse y que es más intere- 
sante la vida de divorciada. 

Y Charles Rogers tampoco parece muy 
preocupado con la idea de un inmediato 
matrimonio. 

¿Para qué más complicaciones? . . . 



Los actores 
se rebelan 

Los actores de Hollywood se 
han dirigido a la NRA pidiendo que se 
regulen más equitativamente sus relaciones 
con los productores cinematográficos, que, 
según aquéllos, les menosprecian y perju- 
dican hasta lo inconcebible. 

Subscriben el documento de protesta, que 
ya fué puesto en manos de Sol Rosenblatt, 
los artistas Robert Montgomery, Claude 
King, Ralph Morgan, Kenneth Thompson 
y Richard Tucker, en representación de 
cuantos hoy actúan en el Cine. 

Acusados de ganar demasiado dinero, los 
actores declaran que el 59 por 100 de ellos, 
excluyendo los extras, han cobrado duran- 
te el año último menos de 3.000 dólares 
por cabeza. (De este 59%, el 28% ganó 
menos de $1.000; el 21% , menos de 
$2.000; y el 10%, menos de $3.000.) El 
resto, 196 artistas, ganó $50.000 o más. . . . 
63 ganaron más de $100.000. 

Pero es lo cierto que si no fuera por 
la atracción que ejercen los artistas, el 
público no llenaría los cines. 

Y es innegable también que los produc- 
tores suelen ganar bastante más que los 
artistas. En la reciente investigación del 
Senado se reveló que solamente en un estu- 
dio y entre tres de sus opulentos "ejecuti- 
vos" se distribuyó durante el año anterior 



Stan Laurel, cómico de M-G-M, con 
un imitador que le ha salido por ahí y 
que se le parece mucho: Harold Cordes. 



Abril, 1935 




Mae West, que filma "Now l'm a Lady" 

para Paramount, aparece en la película, 

por primera vei, con vestidos 

contemporáneos. 

Página 239 





Con su perro, el famoso 
Rudy Vallee, estrella d«l 
teatro, el radio y el 
cine, que ahora filma 
producciones musicales 
para Warner Brothers. 



Sally Eilers, de lo más 
doméstica y encanta- 
dora, trabajando por 
cuenta de Columbia 
Pictures en el foto- 
drama "Carnival", que 
todavía no se ha es- 
trenado en Broadway. 




la cantidad de $8.320.173: OCHO MI- 
LLONES TRESCIENTOS VEINTE 
MIL CIENTO SETENTA Y TRES 
DOLARES. . . . 



Ld protagonista 
de "La Cucarach 



OE llama Steffi Duna y es 
húngara. Su popularidad ha sido tan rá- 
pida y tan intensa, que hoy la llegan de 
todos los rincones del mundo tantas cartas 
de admiradores como a cualquiera de las 
grandes estrellas. ¡ "La Cucaracha" le bas- 
tó para su gloria! Pero la pobre Steffi está 
enferma en un hospital, y no ha vuelto a 
trabajar desde entonces. Si se restablece 
pronto, la veremos en "Private Worlds", 
la nueva película de Walter Wanger. Si 
no. . . . 

La gloria es humo. Pasa. ¡ Se olvida ! 



Centelleos 



Una deliciosa españolita, de 
16 abriles, nacida en Los Angeles, ha sido 
contratada para una importante escena de 
"El Infierno de Dante", que Harry Lach- 
man está filmando en Movietone City. La 
muchacha se llama Margarita Cansino y, 
como sus hermanos y como sus padres, es 
una deslumbrante bailarina. A los pro- 
ductores les bastó con verla en un papelito 
insignificante junto a Mojica, en "Las 
fronteras del Amor", para prendarse de 
ella. Margarita bailará en "El Infierno 
de Dante" con Gary León, a quien Rudy 
Vallee acaba de acusar de haberle robado 
el cariño de Fay Webb. ... 

CuL último Don Juan de 
Hollywood? (Ultimo, por ahora.) Rou- 
ben Mamoulian. . . . Cuando murió re- 
pentinamente Lovi^ell Sherman, que estaba 
dirigiendo "Beclcy Sharp" en colores, la 
tan anunciada película quedó sin director. 
Se creyó entonces que se eligiría a un in- 
glés, por la delicada índole de esta obra 
clásica, pero la estrella, Miriam Hopkins, 
se empeñó en que había de dirigirla Rpu- 
ben Mamoulian, que es un armenio con 
técnica rusa. ... ¿Y por que ese empeño? 
Miriam no lo dice. Pero todos recordamos 
la aventura del amigo Mamoulian con 
Greta Garbo, que se consoló con George 
Brent en cuanto se dio cuenta de que el .. 
donjuanesco armenio también coqueteaba 
con Marlene Dietrich. . . . Miriam es la 
tercera rubia de la serie. 

{Continúa en la página 254) 



Feroz encuentro entre Fred Kohier 
Richard Dix, en la cinta "West of 
the Pecos", de RKO-Rodio. 



El Retorü 
de los 
^'Thugs" 



Por Luis Antonio 
de Vega 

V^N agente enrolado en el "Indían Ser- 
vice" es una cosa perfectamente seria. La 
publicación, en lengua francesa, de los 
Bajos Fondos del Espionaje Inglés ha 
puesto sobre algunos puntos una radiación 
luminosa aunque lo cierto es que los princi- 
pales han quedado tan a oscuras como antes 
de ser publicado el famoso libro. 

Pero hay un hecho evidente. Ni lo que 
sucede en los Dominios, ni lo que se pacta 
en la misma Europa, aunque vaya directa- 
mente contra la seguridad británica, tiene 
para Inglaterra la importancia de lo que 
pueda acontecer en la India. Por esto sus 
agentes de información son, por así decir, la 
crema de su buen nutrido ejército de espías. 

Me sorprendió el que se me presentara 
uno de estos especializados en asuntos del 
Indostán, en la ciudad de las palmeras y 
las cigüeñas, en la parda Ksar-el-Kebir, no 
sólo a miles de leguas de Calcuta sino a 
trasmano de las rutas que conducen a Asia. 

Pasando por las afueras de la ciudad, a 
orillas del río Lucus en el que, entre un 
doble marco de verdura, naufragaba la 
desmesurada luna de Marruecos, me hizo 
esta pregunta extraña : 

— ¿Tiene usted noticia de que, reciente- 
mente, haya muerto alguien estrangulado 
en la zona española? 

—No. 

— Haga memoria. 

— No, no recuerdo ningún estrangula- 
miento reciente. 

— Su seguridad facilita mi labor. ¿Co- 
noce usted a algún indostano? 

— Sí. A los mercaderes de Tetuán y 
de Larache. Tal vez a alguno de Ceuta o 
de Tánger. . . . 

— ¿Qué opinión tiene de ellos? 

— Gente amable y simpática, 
comerciantes. 

— ¿ Políticamente ? 

— Jamás han causado la 
menor inquietud a las autorida- 
des españolas ni a las árabes. 

— Están muy extendidos. . . . 

— Sí. Yo he visto sus tiendas 
de sedas y de perfumes en todos 
los sitios donde estas merca- 
derías no están recargadas con 
impuestos arancelarios. En Ma- 
rruecos no habrá una sola ciu- 
dad en la que no exista, por lo 

Abril, 1935 




Buenos 



Dibujos 
de Sánchez 



menos, un comercio indio. En 
Gibraltar, la Calle Real está 
llena de tiendas indostánicas. 
Lo mismo sucede en Egipto, y 
aún en la misa Tripolitania. . . . 
— Exacto. Le veo a usted 
bien informado. Si en la zona 
española no ha habido ningún 
estrangulamiento habrá que 
buscar en otra parte. 
— ¿A quienes? 
—A los "Thugs." 
— ¿Es posible? . . . ¿Todavía 
quedan adoradores de la san- 
guinaria Diosa Kali? ¿Volve- 
mos a las novelas de Salgari? 

— No sé: pero mientras no- 
sotros revolvemos el mundo 
buscando un estrangulamiento 
que nos ponga 
sobre la pista de 
posibles fugitivos, 
el Barón Bascon- 
íield navega con 
dirección a Cal- 
cuta, a fin de 
realizar una en- 
cuesta nada ex- 
tenta de peligros. 
(Continúa en la 
página 254) 




Página 241 



LO QUE VISTEN 
LAS ESTRELLAS 




Kay Hrancis, la espléndida primera dama de Warner Brothers, 
luce aqu! un ensembie de etiqueta, de terciopelo de Lyons, 
negro. La falda, ajustada por las caderas, se amplía por la 
cintura. La chaqueta, de mangas abullonadas, se cierra con 
un broche. Las perlas resaltan al cuello. El sombrero, inmenso, 
lleva plumas de ave del paraíso. 



Pagina 242 



La misma actrii con un trefe de casa de vivos 
colores: florecillas blancas con bordes negros; la 
tela roja, de crespón. Las mangas son de pierrot, 
lo mismo que el cuello. El cinturón es anchísimo 
y de piel de antílope, con hebilla de metal. 



Mundial 



lÉ 





Kay Francis, aquí, presenta un abrigo 
de terciopelo negro, con cuello a la 
Isabel de Inglaterra, coronado por 
piel de armiño ruso. Se distingue por 
su extreníia longitud y su chic. 



Verree Teasdale, de Warner también, 
en traje de recepción, de satén lus- 
troso y cuya nota exótica dan los bol- 
sillos que rompen la línea de la ca- 
dera. El corpino es de una sola pieza. 



June Clayworth, de la Universal, vistiendo 
un traje cuya falda es del mismo ma- 
terial, escocés, que la bufanda. Sus colores 
dominantes son rojo y pardo. La blusa, de 
grandes mangas, es de un material novísimo: 
"carioca". 




Kay, otra vei (y siempre elegante) 
con un abrigo de pelo de camello. 
Es suelto, con mangas de dolmen y 
pliegues triangulares en los puños. El 
corte de cuello es de estilo sastre. 



La propia artista de Warner viste un 
ensemble de color castaño. La cha- 
queta, de mangas de doimán, se ciñe 
con un cinturón de tela, con hebilla 
de metal. Al cuello, tafetán a rayas. 



|br¡l. 



I 935 



Pá g 



243 




Iris Adrián, arfisfa de Par- 
amounf y que, como taifa 
a la visfa, no cree en el 
desnudismo . . . más 
que hasta cierto punto. 





En Nueva York se 
tolera el desnudismo 



o r 



e o n 



CADA vez el desnudismo tiene mayor 
número de adeptos. Por lo visto lo 
que se gana en sol se ahorra en trajes. 
F21 desnudista es el hombre cuya aspiración 
máxima hubiera sido haber nacido animal 
para no tener que vestirse. 

La teoría del desnudismo es que ios ani- 
males disfrutan de una excelente salud y 
la carrera de .Medicina no se conoce entre 
ellos. Por lo tanto, el hombre intelifíente 
lo que debe hacer es imitar al animal. 

PAqin» 244 



En Nueva York hay varios centenares 
que lo imitan a la perfección. Los clubs 
desnudistas crecen y no son las mujeres las 
menos reacias a ingresar en ellos. Por su- 
puesto que la mujer, sobre todo la mujer 
bien proporcionada, es la más justificada 
para practicar el desnudismo. Pero los 
hombres (¡ue acuden a los clubs desnudistas 
jamás confiesan que, entre otras cosas, van 
por admirar a las desnudistas. No, nunca. 
La difjnidad de un desnudista — porque 



aunque parezca extraño los desnudistas tam- 
bién tienen dignidad — no le permitiría tan 
grosera confesión. 

Y las desnudistas jamás declaran que 
acuden a ciertos lugares para dejarse ver 
desnudas por unos hombres en cueros. 
¡ Horror ! ¿ Por quién ha tomado usted a 
las desnudistas ? El desnudismo es una cosa 
seria, científica, racional, sanitaria, moral. 

Será muy moral, pero hasta hace poco 
cuando un policía conseguía entrar en una 
colonia desnudista, se quedaba solo. Todos 
huían. Y si quedaban algunos para acom- 
pañarle, el policía les obligaba a vestirse, 
los llevaba detenidos y los ponía, por inmo- 
rales, a la disposición del juez. 

Por lo general las colonias desnudistas 
se congregan en el verano. Es mucho más 
fácil, por científico que se sea, practicar el 
desnudismo en el verano que en el invierno. 
"La Naturaleza es sana, la Naturaleza no 
mata", dicen los desnudistas que también 
suelen llamarse naturistas ; pero la verdad 
es que tienen pavor a las pulmonías como 
cualquiera otro mortal, y, en los campos 
donde se reúnen en el verano, no se ve un 
desnudista ni para contarlo durante los 
meses invernales. 

Sin embargo, el que padece el vicio del 
desnudismo — porque para mí es un vicio 
como el del alcohol, el del rapé o el de la 
marihuana — no le es fácil vivir sin él. Y 
un vicio no puede alimentarse de tres o 
cuatro meses al año nada más. Alguien 
que sabía esto habilitó, en el corazón de 
Nueva York, una piscina de natación y un 
gimnasio para que se solazaran los desnu- 
distas. Por el módico precio de medio dólar 
y la condición indispensable de despojarse 
de toda la ropa y quedarse como Dios lo 
echó a este mundo cualquiera podía darse 
el gusto de practicar el darwinismo. Yoj 
le llamo darwinismo a este afán de versej 
unos a otros en cueros como los monos. 

El detective Luis Barr, de la policía neo-¡ 
yorquina, me contó el incidente de la dc-s 
tención. 

— Cuando llegué al "Topel's Swimming 
School", me encontré al director de la Liga 
Olímpica de Desnudistas, sentado, com- 
pletamente desnudo, ante su mesa de des* 
pacho. "Mr. Burke, le dije, no ignorará 
que está usted violando la ley. El Estado 
de Nueva York tiene leyes que impiden j 
castigan la incitación a la inmoralidad, lá 
indecencia y el escándalo. Usted está fal- 
tando a las tres cosas". 

Por respuesta, Vicente Burke, el direc- 
tor de la Liga Olímpica de Desnudistas, 
mostró al detective una circular encabezada 
con las palabras "Querido amigo" en la que 
la Liga invitaba a tomar parte en la cam- 
paña anual en favor del desnudismo. 

— ¿ Cuánto cuesta tomar parte en U 
campaña? — interrogó el detective Barr. 

— Un dólar cada señora o caballero y 
un dólar los matrimonios. i 

Se fue Barr y al poco rato volvió con [ 
Miss Anna Brady, que era también policía. 
Los dos entraron por un dólar. En el gim- 
nasio había unos diez o doce hombres, en- 
teramente desnudos, jugando a la pelota 
(Continúa en la fy/itfino 2S?>) 

Cine-Mundial 



Fernando C. Tamayo, encargado 
de la publicidad -foránea de Co- 
lunnbia Pictures, veterano de la 
producción y un gran entusiasta 
del cine hispano. 



A la derecha, una de las obras de 
arte que el invierno de los países 
del Norte gusta de exhibir apenas 
le dan ocasión: el Capitolio de 
Washington vestido de blanco, lo 
mismo que sus alrededores, du- 
rante la más reciente nevasca. En 
verano, la temperatura de la 
ciudad es de 34 para arriba. 




MUNDIALES 

Gráficas de n u e s + r o s c o r r e s p o n s a I e s 
y del Servicio Wide World 




Jáck Johnson — ex campeón de boxeo mun- 
dial — maquillándose para actuar en una 
obra de teatro, en Chicago, con su colega 
Canadá Lee. 



Abi 



Estudio — que puede o no ser revelador, pero que es interesante — de los ojos de Richara 
Hauptmann, reo del caso Lindbergh y, actualmente, ante un jurado de New Jersey. 

1935 




El púgil Barney Ross que retuvo el campeo- 
nato de "¡unior lightweight" en reñido encuen- 
tro con el californiano Frank Klick, en la 
Florida. 



Pá g 



245 



\= 



'í ^'i 



.G> 



■'m 



«fe, 



■.3ir5TÍ- 



■■""Ctííí;- 



"\« 



Mar+in Johnson y su mujer liándose con un elefan'l'e recién 
nacido durante la expedición en que filmaron la cinta 
"Baboona" para Fox. 



:¥=i^; 



Af-^ 



->* 



$J^ 



tKA 



Una prima del emperador nipón, la princesa 
Sawaka Kitashirakawa, se casa con el viz- 
conde Motobumi Higashizono y, al efecto, 
ambos visten ropas nupciales y se dejan 
fotografiar el día de la boda. 



Ni es gallo, ni es gallina, pero pertenece a la 

familia, aunque sólo se le conozca por Transil- 

vania, de donde importaron este ejemplar para 

una exposición californiana. 



Con su hijo, doña Carolina Dfaz, de la Habana, 
quien heroicamente salvó al joven y a sus otros 
compañeros de naufragio, al irse a pique el 
"Mohawk" . . . con seis mil ejemplares de 
nuestra revista. 



-J^í^- 



> 



:■' c^TJ 



::* ^ 

^ 



^ 






fc^.--*»^ 



*_"-' 



"■^•f 






Ethel Farrell, de Aílantic City, mostrando el novísimo traje 
de baño para la temporada estival ahí: es de encaje negro. 

Página 246 



Un guardia, en Roma, impide que los turistas den de comer a los pichones 

que pululan por la plaza de San Pedro, a ver si extirpan de ahí a las. avef 

que ya son una lata. 

C i no-Mundial 



m 



íil! 



m 



Un rincón del parque de recreo croado 
para los chiquillos de Battle Creek, Michi- 
gan, por W. K. Kellog, presidente de la 
Kellogg Company. 



\' 



César Rodríguez, notable comediógrafo y presidente 

de la Asociación de Repórters de la Habana, que 

acaba de publicar dos obras de éxito: "Humano 

antes que Moral" y "El Poder del Sexo". 



> 



/ 



/ 



No se fijen ustedes en los muslos, que no 
tienen nada que ver con este epígrafe. 
La liga oculta una pistold de gas, disimu- 
lada para mejor efecto, como arma de 
defensa que lleva Sally Packard ... de 
Hollywood. 



\ >^ 



£n la Exposición de Modas de Chicago, participaron tambiéli los 

chiquillos que aquí se ven, como modelos, vistiendo las ropas que 

la moda decreta para la gente menuda. - 



Abril, 1935 



La escena es en Moscou, y por los aires 
va el dirigible soviet "V-6"; pero eso 
que ven ustedes ahí sin cabeza es el 
monumento moscovita al primer impresor 
de aquellas tierras, Ivan Federov, estatua 
erigida a espaldas del famoso Hotel 
Metropole. 



iMilagrol Echándoselas de boxeador al cabo de los años, 

el renombrado bajo Chaliapin reta, en Chicago ... a 

su ayuda de cámara. 

Página 247 



EL 



J, 




RICH 



Por 

Miguel 

de Zarraga 



UNTO a Marlene Dietrich, en 
su última película titulada "Carnaval en 
España", se destaca muy brillantemente el 
galán : César Romero. 

¿César Romero? ¿Es ese su verdadero 
nombre? ¿No será un pseudónimo? . . . 
No. Ese galán se llama así en la vida pri- 
vada. Y es cubano. 

El descubrimiento es interesante, ya que 
en el Cine de lengua inglesa son muy po- 
cos los astros de procedencia hispana. En 
realidad, actualmente, casi no hay más que 
Ramón Novarro y Luis Alberni, que son 
hoy los únicos contratados por largos años. 
Aunque también trabajan, de cuando en 
cuando, Raúl Roulien, Andrés de Segu- 
róla, José Crespo, Carlos Villarías, Paul 
Eliis y algún otro. Y estrellas femeninas. 
Dolores del Río, Lupe Vélez, Conchita 
.VIontenegro, María Alba, Rosita Moreno. 

Páqin« 248 



César Romero está contratado por Cari 
Laemmle con un buen sueldo, y es un gran 
negocio para la Universal porque, siempre 
que lo necesitan en algún otro taller (y 
constantemente lo solicitan), lo prestan ¡y 
cobran por él no menos del triple de lo 
que le pagan! Es la costumbre. Un actor 
contratado no recibe nunca ni un centavo 
más de lo que estipula su contrato. Pero 
la empresa contratante puede disponer de 
sus servicios como se le antoje y tras- 
pasárselo a cualquier otra compañía por 
mucha mayor cantidad, en exclusivo be- 
neficio de aquélla. Es decir, que bien 
pudiera darse el caso de un artista que 
no llegue a trabajar ni un solo día en 
los estudios que le contrataron (pagán- 
dole éstos escrupulosamente el sueldo con- 
venido), y trabaje, en cambio, para otras 
empresas que paguen por él un enorme 



César Romero, a quien esie 

culo alude, con la Dietrich 

una escena de "Carnaval 

España", de Paramount. 



salario, que él no ha de disfrutar jamás. 

No es éste precisamente el caso de César 
Romero que, si trabaja en otros estudios, 
nó por eso deja de trabajar en los de Uni- 
versal City. . . Conste. 

Para charlar con él sobre esto y sobre 
otros no menos interesantes temas le visi- 
tamos en su camerino de Paramount, donde 
acaba de filmar "Carnaval en España", ba- 
jo la magistral dirección de Josef yon 
Sternberg. 

César Romero es un muchacho alto, más 
de seis pies de estatura, de cabello negro 
y ojos castaños. 

Miss Stroud, la amable secretaria del 
Departamento Extranjero, que nos le pre- 
senta, se apresura a darnos una notita con 
los siguientes datos: 

"Peso, 170 libras. Medida del pecho, 40 
{Cuntinúti en la pngiiKi 251) 

Cine-Mundial 




Cuando no está 

cinematográfico 

perro más inteligente del mundo 



filmando, o cantando, o haciéndole el amor 

alguna estrella, Dicit PoweII juega con "el 

. . que es suyo, claro. 



¿QUE HACEN LAS "ESTRELLAS 

LOS días de asueto? 



n 



o r 



u r e 



I i 



e g o 



LA opinión está dividida : unos piensan 
que las "estrellas" cinematográficas 
no tienen apenas que hacer y otros 
creen que realizan un trabajo abrumador. 
Yo me imagino que ninguna está en peli- 
gro de muerte por exceso de trabajo. 

Mientras la mayoría de las personas se 
figuran que trabajar en el cine es un entre- 
tenimiento, una diversión, los que actúan 
en él hablan de su trabajo como si fueran 
mineros que sacaran carbón de las entra- 
ñas de la tierra. 

— Desde las siete de la mañana que estoy 
en el "set" — dicen cuando están rodando 
alguna película, del mismo modo que los 
campesinos hablan al forastero de que es- 
tán en faena desde que sale el sol. 

Claro, como los actores y actrices cine- 
matográficos tienen una idea tan exagerada, 
abultada, de su trabajo, en cuanto eri el 
taller les conceden unos días de asueto son 
como chicos sin escuela, cada uno se en- 
trega a sus diversiones favoritas. 

¿ Cuáles son las diversiones predilectas de 
los artistas de cine? Desde luego no existe 
Abril, 1935 



un entretenimiento común a todos ellos 
como ocurre con los marineros. El recreo 
favorito de los marineros es hacer el amor. 
El lector perspicaz que observa la facili- 
dad con que la gente se casa y se divorcia 
en Hollywood, creerá sin duda que hacer 
el amor es igualmente la diversión favorita 
de los artistas de cine. Pues se engaña; no 
es una diversión, es, para los efectos de 
publicidad, parte integrante de sus deberes 
profesionales. 

Las "estrellas" y los "astros" de la pan- 
talla se entretienen cada uno a su modo. 
Yo he procurado hacer una investigación 
minuciosa, documental, y estoy decepciona- 
do. No he encontrado una sola artista que 
se divierta, por ejemplo, haciendo bolillo. 
¿Es que el encaje no es una cosa bella y 
artística? 

No hay una, ni una siquiera para mos- 
trarla como ejemplo, que siendo casada en- 
tretenga sus ocios remendando los calceti- 
nes de su marido. ¿ Es que los maridos cine- 
matográficos no gastan los calcetines ? ¿ Es 
que todos, sin excepción, cometen el des- 



pilfarro de tirarlos en cuanto se les suelta 
un punto? 

Entre los hombres mi decepción no fue 
niencr. Ni uno de ellos juega al ajedrez. 
¡ Con lo bonito, lo noble y lo estimulante 
para la paciencia que es el ajedrez! Pues 
el dominó lo tienen también completamente 
abandonado. Y ni uno solo confesó que ma- 
tara su tiempo jugando a la siete y media. 

Por esto me temo que el reportaje de 
lo que hacen los artistas de cine en días 
de asueto va a resultar de una vulgaridad 
aplastante. Yo me eximo de la responsa- 
bilidad. ¿Qué culpa puedo tener de que 
a Leslie Howard, por ejemplo, no le gus- 
te jugar a ia rana — lo que sería muy pin- 
toresco — \ prefiera invertir sus horas de 
ocio sacando instantáneas? 

¿Qué hace Ka\- Francis los días que no 
trabaja? \ o, echándomelas de psicólogo, 
me dije: "A esta le gusta montar a caballo". 
Pregunté, indagué, observé. Lo que le 
gusta es quedarse tarde en la cama. ^ 
cuando se levanta se va a pasar la tarde, 
{Conti/iúd en ¡ti pát/iiiti 252) 

Página 249 




Beldades que aparecen en el 
gran espectáculo de Warner 
Brothers, "Gold Diggers of 
1935" 



Para la higiene de su boca, siga Ud. 
el ejemplo de Hollywood 



La moderna Pasta Dentífrica Phillips es usada en 
Hollywood por la gran mayoría de las estrellas y 
expertos en belleza. Y es natural que así sea, porque 
es la única pasta dentífrica que combina en uno 
solo todos los tratamientos necesarios para la 
higiene completa de la boca: 



Blancfuea, limpia y pule los dientes; 
Estimula y m.antiene sanas las encías; 
Neutraliza los ácidos Intcales; 
Purifica el aliento y refresca la hoca. 




Contiene más de 
75% de Leche de 
Magnesia de Phillips 



Pasta Dentífrica 

PHILLIPS 



Piqina 250 



Cine-Mundial 






U zs 

<0 
III 

0¿^% 






02 -z S 



< I- 






imMí. 



30 Años de Éxito Respaldan Este Gran 

NUEVO CAMIÓN REO 




DOTADO DEL FAMOSO MOTOR 

CORONA-DORADA REO 



• Este extra fuerte camión, nuevo en 
el surtido Reo, posee las ventajas 
del atractivo aspecto y de la fina cali- 
dad, que tanto lo destacan en su cate- 
goría. Con una capacidad bruta de 
4765 kg. (10.500 Ibs.) usa el famoso 
motor-de-camión Corona Dorada, 
fabricado por la Reo. 

Este nuevo "Speedwagon" indiscuti- 
blemente representa, por su estilo, 
fuerza, velocidad, tiro, equilibrio y dura- 
ción, el autovehículo de mayor valía 



intrínseca que ha fabricado la Reo. 

Al adquirirse un Reo se consigue la 
inapreciable ventaja del Aforo de Habi- 
lidad Reo — garantía exclusiva de rendi- 
miento positivo que predice exactamente 
lo que hace el camión. Escríbanos o 
cablegrafíenos, hoy mismo, pidiendo 
detalles completos. 

Para casi todo lo transportable existe, en el 
sartiao Reo, el vehículo del tipo y tamaño 
más adecuado— desde los de trabajo ligero a los 
del servicio mas pesado — que le resulta com- 
parativamente mas conveniente por el precio. 



ALGUNAS características 

Motor de 6 cilindros, de 79 x 127 mm. 
(3-'b" X 5") y 3,78 litros i230 plgds. cub.) 
de cilindrada. ... 68 H. P. a 2800 r.p.m.; 
Gran fuerza de rotación a bajas velocidades 
motrices - Bloque al cromo níquel . . . émbo- 
los "Lo-Ex". . . Puente (eje; trasero entera- 
mente flotante, de construcción Reo . . . 
Caja de 4 velocidades, de construcción Reo. 
Frenos hidráulicos. Espacio máximo de 
carga. De 353 cm. (139") a 422 cm. (166") 
entrejes o de batalla. Aspecto perfilado. 



REO MOTOR CAR COMPANY 



LANSING, MICHIGAN, E. U. A. 

Dirección telegráfica: REOCO Lansing 



El G 



a n 



{Viene de la página 248) 

pulgadas. Cintura, 30. Cuello, 15. Zapatos, 
9 y ^."_ 

Sonreímos ante la minuciosidad de estos de- 
talles, que, por lo visto, son de una gran im- 
portancia en el Cine, y hacemos unas cuan- 
tas preguntas a Romero, que nos las contesta 
en inglés. . . . ¿En inglés? Sí, porque él, aun- 
que cubano, apenas si habla el español. . . . 

— Yo no nací en Cuba, porque mis padres 
vivían entonces en los Estados Unidos. Nací 
en Nueva York el 15 de febrero de 1907. Acabo 
de ci*mplir los 28 años. ¡ Uno menos que Gil- 
bert Roland, que presume de ser el más joven 
de los galanes cinematografieos! . . . 

-^ . . . ? 

— Todos los demás son mucho mayores. El 
público, especialmente el femenino, los pre- 
fiere así. Un hombre que no ha cumplido los 
cuarenta años apenas si interesa a las mu- 
jeres de hoy. . . . 

-¿ . . . ? 

— Mi padre, César Romero, como yo, era uno 
de los directores de la empresa de exportacio- 
nes Augustin Fuller and Company ; y mi ma- 
dre, María Montilla, bellísima cantante cubana, 
sobrina del glorioso libertador José Martí. Me 
educaron en la Collegiate School de Nueva 
York y, más tarde, en la Rosedale Country 
School en Rosedale-on-Hudson. No quise estu- 
diar en ninguna Universidad. 

-¿ . . . ? 

— Deseaba ser banquero y conseguí una colo- 
cación en el National City Bank de Nueva 
York, donde me encontraba muy a gusto cuan- 
do una noche memorable, en un. club, conocí 
a una encantadora muchacha norteamericana, 
con la que bailé ... y ya no dejé de bailar en 
mucho tiempo. Fué, desde aquella noche, mi 
inseparable pareja. Y juntos nos dedicamos a 
bailar profesionalmente. ¡Renuncié a ser ban- 
quero ! Ella, Lisbeth Higgins, me acompañó en 
mi debut teatral, hace ocho años, bailando tres 
números en la revista "Lady, Do!": un vals, 
un fox trot y un tango. . . . Por aquel tango 
se me consideró, ¡pobre de mi!, un segundo 
Valentino. (Que su venerada memoria me per- 
done.) Luego trabajamos en "Street Singer", 
y después, casualmente, sustituí a Tullio Car- 
minatti en el papel de protagonista en "Strictly 
Dishonorable", obra en la que, por aquel en- 
tonces, fué presentada como primera dama la 
hoy ya famosa Margaret Sullavan. . . . 

-¿ . . . ? 

— Mi experiencia teatral fué larga. Trabajé 
también en "Stella Brady", "All Points West", 
"Social Register", "Cobra", "Ten Minute Alibi" 
y no recuerdo qué otras obras más. . . . Con 
Blanche Yurka estrené la versión inglesa de 
la "Primavera en Otoño", de Martínez Sie- 
rra. ... Y hace dos años, al estrenarse en 
Nueva York la comedia dramática "Dinner at 
Eight", volví a trabajar con Margaret Sulla- 
van, ¡mi compañera ahora en los estudios de 
la Universal ! . . . 

-¿ . . . ? 

— ^A Hollywood llegué hace diez meses. Me 
contrataron para presentarme junto a William 
Powell en "The Thin Man", y a continuación 
hice "British Agent" con Leslie Howard. Estas 
dos películas bastaron para que Cari Laemmle 
me contratase en la Universal, donde ya he 
filmado "Strange Wives" y "The Good Fairy" 
. . . con Margaret Sullavan. ¡Pero no vayan 
ustedes a figurarse que yo tenga culpa alguna 
en su divorcio ! . . . 



Para el high-ball perfecto 




CANADÁ DRY 

El Champagne de las Ginger Ales 

En los principales hoteles, 
restaurants y bores 






NEW YORK 
MILITARY ACADEMY 



ESTA famosa y antigua escuela ofrece una 
educación de mérito excepcional, preparan- 
do a sus alumnos para matricularse en las prin- 
cipales universidades. 

También se da a los alumnos de la New York 
Military Academy competente instrucción en 
actividades ajenas a las aulas propiamente 
dichas, tales como 



TIRO AL BLANCO • 
EQUITACIÓN • 



NATACIÓN • BOXEO 
ESGRIMA • BAILE 



Entre los alumnos 
de esta Academia se 
cuentan jóvenes de 
las principales fami- 
lias de la América. 




Para informes detallados, escríbase al 



B.A. 



NEW YORK MILITARY ACADEMY 



Cornwall-on-Hudson 



Nueva York. E. U. .\. 



Abril, 1935 



Página 251 



Labios Encantadores 



POR su COLOR NATURAL 



-JAMAS "CHOCANTES" POR SU PINTURA! 



JLOS labios pinta- 
dos desagradan a los hombres . . . 
Lo que les encanta son esos la- 
bios suaves, vivos, de color natu- 
ral... un color como el que usted 
puede dar a sus labios si usa el 
lápiz que "no pinta" . . . Tangee. 

Gracias a su propiedad exclu- 
siva, Tangee cambia de matiz, e 
intensifica con tal perfección el 
color propio de sus labios, que 
aún de cerca se ven naturales . . . 
¡seductivos! 

En la barrita, Tangee es ana- 
ranjado, pero en sus labios cam- 
bia al tono grana que más armo- 
niza con su tez . . . Además sua- 
viza y protege. 

También en tono más 
obscuro (Theatrical). 

EL COLORETTE 
COMPACTO TAN- 
GEE también cam- 
bia de color armonizando con su 
cutis.— Cada estuchito contiene 
znota y espejo. Hay refacciones. 





£1 Lápiz de Más Fama 




SIN TOCAR — Los labios sin 
retoque casi siempre parecen 
marchitos y avejentan el rostro. 

PINTADOS— ¡No arriesgue us- 
ted parecerpintada! A los hom- 
bres desagrada ese aspecto. 

CON TANOEE-Se aviva el color 
natural, realza la belleza y evita 
la apariencia pintorreada. 



■■■■i ^m ^ ■ ámm gmm mam 

I EVITA ASPECTO PINTORREADO 




PIDA ESTE JUEGO DE 4 MUESTRAS 

The George W. Luft Co., 417 Fifth Ave.. 
New York, U. S. A. Por 10c en moneda 
americana, su equivalente en moneda de mi 
país o sellos de correo, que incluyo, sírvanse 
enviarme un juego miniatura con muestras 
de 4 preparaciones Tangee. CM-4-35 



Nombr 



Dirección ¡ 



Ciudad '. . . . País. 



— En los estudios de la 20/// Century he fil- 
mado con Ronald Colman un papel importante 
en "Clive of India", película sensacional, que 
acaso en todo este año no sea superada. . . . 
Y, naturalmente, lo que más me ha halagado 
ha sido el filmar ahora "Carnaval en España" 
con Marlene Dietrich. . . . Mi papel iba a ha- 
cerlo Joel McCrea, pero Josef von Sternberg 
se empeñó en que había de ser yo quien lo in- 
terpretara, ¡y muy a gusto lo interpreté! . . . 
Aunque tampoco tengo yo la culpa de que Mar- 
lene se haya peleado con Sternberg y no quiera 
volver a ser dirigida por él. . . . Yo no me 
he metido en nada. . . . Admiro a Marlene, 
me gusta Marlene, pero ni media palabra más 
acerca de Marlene. . . . Recuerden ustedes que 
está casada con Rudolph Sieber, y que éste 
es un buen amigo mío. . . . No me vengan 
luego con complicaciones; porque, si las gen- 
tes que tuvieron el mal gusto de compararme 
con Valentino se empeñan ahora en que yo he 
de hacer estragos entre las demás, ¡me he luci- 
do! Preferiría volver al Teatro, donde el am- 
biente es menos escandaloso. . . . 

— Vivo en el Alhletic Club de Hollywood. 
.Mi<i deportes favoritos son montar a caballo y 
nadar, j Ah ! He compuesto dos canciones. 



Toco el piano. Y no tengo vicios. Por lo me- 
nos, a mí no me lo parecen. ... 

Ya saben los lectores — y las lectoras — quién 
es este César Romero, de quien no tardarán 
en contarse fantásticas historias. Es un pre- 
destinado a que se hable de él apasionada- 
mente. Pero no crean ustedes todo lo que oigan. 
En Hollywood siempre se exagera. Es el clima. 



¿Qué Hacen...? 

{Viene de la página 249) 

en su automóvil, a uno de esos pequeños desier- 
tos en que abunda California. 

Jimmy Cagney, tan activo, tan inquieto, tan 
independiente, estaba seguro de que me iba 
ofrecer la sorpresa que esperaba. A este si 
que se le deben ocurrir cosas raras. Inquirí. 
He aquí la respuesta: 

— Durante el verano me paso el día que no 
tengo que trabajar bañándome en mi piscina de 
natación y tomando el sol, con lo que las pecas 
que tengo se me hacen más oscuras. Si el tiem- 
po está un poco fresco me paso las horas muer- 
tas con el bote que poseo. De tener varios días 
libres, me voy a Carmel, donde hay una colonia 



de artistas entre los que tengo varios amigos. 

Todavía conservando la esperanza traté de 
averiguar en qué invierte su tiempo libre uno 
de los grandes actores del cine y del teatro: 
Paul Muni. Se dice que Muni tiene ideas muy 
personales y confiaba que me salvaría el re- 
portaje. Ya, ya. Preferible hubiera sido po- 
nerle una vela a San Antonio. 

El inteligente y admirado Paul Muni, cuando 
no tiene que hacer sufre de querencia. La que- 
rencia consiste en un deseo irresistible de vol- 
ver al lugar donde se ha estado con frecuen- 
cia. Y allí tiene usted a Paul Muni, aunque no 
tenga que rodar ninguna película, husmeando el 
progreso que se hace en otras o examinando la 
labor de revisión en las que él mismo ha in- 
terpretado. A esta costumbre de distraer el 
tiempo en el mismo lugar en que se trabaja, 
en Estados Unidos se le conoce con el nombre 
de "fiestas de cartero", porque corre la especie 
de que la mayoría de los carteros el domingo 
salen a dar un largo paseo con su familia, como 
si el resto de la semana no hubieran andado 
un paso. 

Ya perdí las esperanzas. Y así cuando me 
dijeron que Marión Davies, en los días de ocio 
se iba a la playa a jugar al tenis, no me sor- 
prendió nada. Ni me sorprendió saber que 
Joe E. Brown, el hombre de la boca de león, 
se dedicara a jugar al fútbol o a! "baseball" 
en el campo de deportes de la Universidad de 
California. 

Barbara Stanwyck, en esos días, corre a casa 
a desempeñar otro papel. Como si no fueran 
bastantes los que le obliga a interpretar su 
labor profesional. Va a casa a jugar a la 
madre con una niña que tiene adoptada. 

Al Jolson se va a tomar el sol a Palm Springs 
como un oficinista que estuviera encerrado toda 
la semana. El color bronceado del rostro del 
famoso cantante de canciones negras puede 
que sea debido a ese afán de estar tumbado 
al sol. 

Trabajar en el jardín de su casa es la diver- 
sión de Dick Poweil. Bette Davis es otra de 
las que disfrutan con quedarse en la cama 
hasta tarde. Edward G. Robinson se va de 
compras. Las compras consisten en traer a 
casa cuadros para colgarlos de las paredes y 
juguetes para su chico. Es decir que este hom- 
bre tan terrible en las películas es el tipo, en 
casa, del perfecto papá. A Joan Blondell le 
encanta salir de merienda con su marido y su 
niña. ¿No es para desesperarse oir todas 
estas cosas? 

El tínico que se entretiene en algo fuera de 
lo vulgar es George Brent. Brent se mete en 
su aeroplano e imaginativamente le hace la 
competencia a Lindbergh. En cambio la que 
fue su mujer, Ruth Chatterton, y que en la 
pantalla parece más original, en lo único en 
que se entretiene los días libres es en salir de 
paseo en automóvil, que conduce ella misma. 

Pensé en la Garbo como mi única salvación. 
¿En que pasará los días de asueto Greta Garbo, 
la original y única? Logré enterarme del hotel 
en que se hospedaba de regreso de su país, 
en Nueva York, camino de Hollywood. Pero en 
el hotel la negaron portándose como Judas. 
Busqué otros medio de enterarme, sin resul- 
tado. Qué hace la Garbo cuando no hace 
nada es un misterio tan difícil de desentrañar 
como en qué se divierten los marcianos. 



M. 



lARY PICKFORD, escritora 
ahora, tiene ya en prensa su primera novela, 
original, titulada "Medio-Viuda." Y si el 
libro tiene éxito, lo adaptará a la pantalla para 
filmar ella la parte de protagonista. Aunque 
ella sueña más con el Teatro que con el 
Cine. . . . 



Pégino 252 



Cine-Mundial 



En Nueva York... 

{Viene de la página 244) 
Unos momentos después entraron también en 
la sala de gimnasio cuatro mujeres igualmente 
desprovistas de toda ropa. Aquello se estaba 
poniendo bueno. 

Un profesor de gimnasia dio unas palmadas 
y todos se formaron para comenzar los ejerci- 
cios. Barr y Miss Brady, vestidos aún, perma- 
necían a cierta distancia en calidad de espec- 
tadores. Entonces un desnudista anciano, cre- 
yéndose que se trataba de una pareja tímida, 
se les acercó y preguntóles por qué no se des- 
nudaban. Los dos dijeron a coro que les daba 
mucha vergüenza. El viejo desnudista estaba, 
atribiriado. ¿Por qué había de darles ver- 
güenza? ¿No veían a los otros? Desnudarse 
era como echarse al agua, pasada la primera 
impresión ni se darían cuenta de que estaban 
desnudos. Ya que insistían en permanecer arro- 
pados, que presenciaran los ejercicios gimnásti- 
cos. Les trajeron sendas sillas y cómodamente 
sentados ambos policías contemplaron durante 
veinte minutos a los desnudistas mientras 
hacían gimnasia sueca. 

Terminada la gimnasia, hombres y mujeres, 
desnudos como estaban se arrojaron a la pis- 
cina y comenzaron a nadar. En cuanto Barr 
y Miss Brady vieron a personas de ambos 
sexos, sin traje de baño alguno, dentro de la 
misma piscina, se levantaron y dieron la orden 
de que quedaban todos detenidos y tendrían 
que acompañarles a la estación de policía más 
cercana. 

De allí pasaron al juzgado acusados de "ex- 
posición indecente", "ultraje a la decencia 
pública" y de "escándalo público". 

Ante tres jueces, vista la causa, quedaron 
declarados culpables. Pero el magistrado que 
presidía hizo ciertas salvadades al dictar la 
sentencia, tales como que la exhibición del cuer- 
po desnudo, sin más, no podía considerarse 
como indecencia, y que era recomendable que 
se promulgasen nuevas leyes que acabaran con 
el desnudismo declarándolo ilegal. 

En efecto, por desnudismo, no había sido 
condenado ninguno. Para atraparlos en las 
mallas de la ley era preciso acusarlos de inmo- 
rales, de escandolosos, de indecentes. 

Los declarados culpables apelaron a una corte 
de justicia superior. La Corte Suprema de 
Apelación falló todo lo contrario y declaró 
que "en vista del testimonio aportado, creemos 
que las salvedades hechas en la sentencia esta- 
ban bien fundadas, y, por tanto, no habiendo 
cometido los acusados ningún delito, según la 
estricta interpretación de la ley, se hace nece- 
sario revocar la sentencia, archivar el caso y 
devolver el total de la multa impuesta." 

Este fallo ha sido interpretado por los des- 
nudistas en el sentido de que el Estado de 
Nueva York declara legal el desnudismo. 

El efecto ha sido inmediato. Los clubs des- 
nudistas se han visto invadidos de nuevas so- 
licitudes. Los directores de los teatros llama- 
dos "burlescos" han decidido que las coristas 
salgan de vez en cuando a escena completa- 
mente desnudas. La autoridad, mientras no 
se legisle contra el desnudismo, es impotente. 
En la actualidad las modas que imperan en 
Nueva York son las de Adán y Eva. No en 
balde dicen los modistos que todas las modas 
al cabo de los años se repiten. 



Mickey Mouse y Cine-Mundial 

invitan a Ud. a un concurso en la 

página 226. 



HA CONSERVADO 
UNA PRENDA VALIOSA 

Favorecido por la fortuna. Frente al ocaso 
de la vida, conserva todavía los dientes que 
le dio la naturaleza, fuertes, sanos, afirma- 
dos en rosadas encías. Su sonrisa es todavía 
la sonrisa juvenil. 

Esta valiosa posesión no es obra de la 
casualidad, sino de atención apropiada de 
los dientes, visitas periódicas al dentista y 
el usa diario de una buena Crema Dental. 
El procuró un dentífrico cuyo fabricante 
mereciera toda su confianza; cuya reputa- 
ción fuera siempre una garantía. Año tras 
año ha usado el producto que crearon los 
Laboratorios Squibb, una Casa que por 
más de tres cuartos de siglo se ha distin- 
guido por la extrema calidad de sus pro- 
ductos científicos. 

La Crema Dental Squibb protege y conserva 
los dientes porque neutralízala Acidez Bac- 
térica, causa de la caries dental e irritación 
de las encías. Limpia sin dañar, porque no 
contiene astringentes ni raspantes. Su uso 
es una verdadera economía y tiene un sabor 
exquisito que refresca la boca. 

Cuide bien su dentadura, insista en el den- 
tífrico de calidad y dé a sus dientes y encías 
protección científica. 



CREMA DENTAL SQUIBB 

Contrarresta la Acidez Bactérica, causa de la caries dental. 



. tnBmi«mííu!^mKr'iir aFUaüt.-. .. m.í 



Abril, 1935 



Pág; 



253 




ara 



Y LO más notable para su 
cutis! Al levantarse, an- 
tes de salir y al acostarse, fró- 
tese suavemente con un poco 
de Crema de miel y almendras 
Hinds. Es líquida. Penetra me- 
jor. Presta encantadora tersu- 
ra .. . suavidad de terciopelo 
... y, además, admi- 
rable protección al 
cutis. Es la única 
crema con la famosa 
fórmula Hinds origi- 
nal y verdadera. ¡No 
use otra! Tan buena 
para el rostro como 
para las manos. 



EXIJA LA LEGITIMA — RECHACE SUSTITUTOS 



HOLLYWOOD 



(Viene de la página 240) 

LDDIE cantor, después de un 
largo viaje de recreo por Europa, ha decidido 
disminuir cuanto le sea posible el diálogo en 
sus futuras películas. Su popularidad en el 
extranjero es tan grande como en los Estados 
Unidos y, ¡naturalmente!, desea que todos le 
entiendan, sin necesidad de dobles mejor o peor 
sincronizados. ... Y en los estudios de Metro, 
pensando como Eddie Cantor, ya se está fil- 
mando una obra de la Micronesia, titulada 
"Typee", ¡con 200 palabras de diálogo, nada 
más! El protagonista será interpretado por 
Mala, que hizo el primer galán de "Eskimo", 
y será dirigido por Phil Goldstone, preocupado 
ahora con la busca y captura de una isla tro- 
pical que aún no haya sido invadida por la 
gente blanca. . . . 



B. 



I GRIS KARLOFF usará unas 
botas del número 2+ í ! i durante la filmación 



de su próxima película "La novia de Franken- 
stein". Tan enorme calzado es necesario para 
acomodar los aparatos mecánicos que han de 
hacer aparecer a Karloff con más de siete pies 
de estatura en su monstruoso papel. Cada una 
de esas botas pesa once libras y cinco onzas. . . . 



L.UANDO se filmó, hace ya al- 
gunos años, "La fierecilla domada", de Shake- 
speare, todos los críticos se indignaron al leer 
en la pantalla: Diálogo adicional, por Saín 
Taylor. La obra la interpretaron Mary Pick- 
ford y Douglas Fairbanks, por primera y 
única vez juntos, dirigiéndola el propio Taylor. 
Ahora se está filmando el "Sueño de ima noche 
de Verano", del mismo Shakespeare, y el direc- 
tor Max Reinhardt ha encargado a Mary 
McCall y a Charles Kenyon, no sólo que escri- 
ban nuevo diálogo, sino también que intercalen 
un par de personajes más. Y muy cómicos. . . . 
Por supuesto. Amén. 



El Retorno... 

{Viene de la página 241) 

"En las orillas del Ganges se multiplican los 
atentados misteriosos y estos son de tal natu- 
raleza que, en Londres, causan mayor inquietud 
que cualquier movimiento anglófobo. La policía 
del virrey se halla pulsando un pánico que 
asciende desde la casta de los parias hasta la 
de los más nobles indios. 

"La circunstancia de que en pocos meses se 
hayan cometido treinta y cinco asesinatos es lo 
que les ha decidido a pedir el auxilio del 
Servicio de Espionaje. 

"Le resumiré algunos de ios hechos. 

"Hace seis meses un rico comerciante de 
Benarés se presentó a la policía manifestando 
que, una noche, un tronco, atravesado en la 
carretera, hizo detener su automóvil. Apenas 
hubo descendido cuando sintió un nudo co- 
rredizo alrededor de su cuello. 

"Como este mercader estaba dotado de 
fuerza hercúlea, logró desasirse y hacer huir 
a su agresor. 

"Un mes más tarde, el mismo comerciante 
fué hallado muerto en su propia casa. Junto 
al cadáver se encontró un pañuelo blanco, en 
el que se había bordado un azadón: el signo 
de los "Thugs," adoradores de la diosa Kali. 

"Los cadáveres de indios estrangulados se 
hicieron cada vez mas frecuentes, sobre todo 
en Chitpur, que es el barrio más innoble de 
Calcuta. Un intérprete holandés apareció, 
igualmente, muerto. Sobre el difunto, el 
pañuelo blanco con el azadón bordado. 

"Mister Smith, un contramaestre británico 
que dirigía una plantación de té, sintiéndose 
enfermo, confió la dirección de los trabajos a 
un ayudante, un Ski que, al presentarse en el 
hungaloiv donde su jefe se encontraba, lo halló 
muerto, con un pañuelo "thug" arrollado al 
cuello. 



//AL principio todo 
'^Los "thugs" han 



)dos se resistían a creerlo, 
lugs" han desaparecido de la India 
desde hace mas de medio siglo, y aunque nadie 
ignora que todavía quedan numerosos sectarios 
de Bhowanee, o sea Kali, la Diosa de las 
numerosas manos ensangrentadas, se creía 
haber puesto a los fanáticos en la imposibilidad 
de sacrificarle víctimas humanas. 

"De la población civil se apoderó un pánico 
terrible pero las autoridades, antes de poner 
alas a la alarma con bandos y persecuciones, 
quisieron cerciorarse de si aquellos asesinatos 
eran cometidos por verdaderos "thugs" o por 
vulgares asesinos que camuflaban sus hazañas 
bajo los signos de la secta pavorosa. 

"Con la metódica tenacidad con que el 
"Intelligence Service" obra siempre, comenza- 
ron las investigaciones. Antes de la guerra, 
en todo acto anómalo se creía entrever la mano 
de hierro de Alemania; después de Brest- 
Litowsk, cuantas agitaciones coloniales hay en 
el mundo las potencias europeas hicieron volver 
sus ojos hacia la Unión Soviética. Pero las 
pesquisas de los agentes ingleses no sólo no 
lograron descubrir manejos rusos en el asunto 
de los supuestos "thugs," sino ni siquiera probar 
la participación de ninguna de las organiza- 
ciones nacionalistas indostanas." 

VOLVIMOS de nuestro paseo por el borde 
del río, y al entrar en la ciudad caminá- 
bamos junto a las murallas de color de tierra 
que separan el pequeño barrio europeo de las 
dos grandes aglomeraciones que forman la 
población árabe de Ksar-el-Kebir. 

Por boca del agente del "Indian Service" fui 
recordando cosas que ya sabía y conociendo 
otras que ignoraba acerca de los adoradores de 
la Diosa Kali. 



Pigina 254 



Cine-Mundial 



Al principio del mundo dos potencias, crea- 
dora la una y destructora la otra, estaban en 
lucha. La creadora se dio tanta prisa en poblar 
la tierra que Kali, la Diosa Destructora, reunió 
a sus adoradores, a quienes dio el nombre de 
"thugs," confiándoles la misión de suprimir el 
mayor número de vidas humanas posible, per- 
mitiéndoles, como recompensa de sus buenos 
servicios, despojar a sus víctimas. 

Lo único que la Diosa Kali prohibe a sus 
sectarios es el derramiento de sangre. De aquí 
que los "thugs" utilizasen la estrangulación. 

El silencio es una ley a la que un "thug" no 
sabría faltar y, si alguno tiene la desgracia de 
dejarse coger vivo, debe suicidarse antes de 
revelar los secretos de las cofradías. Si el 
suicidso no le es posible, aguantará impávido 
el tormento y la muerte. 

SOB|lE la mesilla de la habitación de la 
Fonda Árabe donde suelo hospedarme los 
días que vengo a Ksar-el-Kebir estaban los 
periódicos de la zona francesa. Cogí uno de 
ellos y comencé a pasar distraídamente la 
mirada por sus páginas, hasta que encontré 
estas líneas a las que en otra ocasión, sin la 
conversación con el agente del "Indian Service," 
no hubiera concedido la menor importancia: 

"En el barrio secreto de Meknés, y en el 
lugar denominado "Pabellón Bleu" fué estran- 
gulada la indígena Fatma ben Mohamed por 
un legionario que huyó, antes de que nadie se 
diera cuenta del crimen que había cometido. 

"La policía confía en encontrar al asesino. 
Junto al cadáver de la mora había un pañuelo 
blanco, de grandes dimensiones, en el que hay 
bordado un azadón." 

Estas breves líneas de "L'Eco du Maroc" nos 
iban a poner sobre la pista de un asunto lleno 
de interés. 



NOTAS 

Como prueba de la importancia que está ad- 
quiriendo el comercio internacional, la Ameri- 
can Steel Export Company, Inc., que está a 
cargo de la distribución en el exterior de impor- 
tantísimas casas, como Philco Radio, acaba de 
enviar al extranjero a cinco connotados repre- 
sentantes. 

El presidente de la compañía, Sr. H. W. 
McAteer, partió para Londres. El Sr. N. F. 
Perkins, de la División de Automóviles, reco- 
rrerá durante cuatro meses diversos países del 
Viejo Mundo. El vicepresidente de la misma 
casa, Sr. Dempster Mclntosh irá a visitar du- 
rante la próxima temporada Brasil, Uruguay, 
Chile, Argentina y Perú. El Sr. W. J. Avery, 
otro vicepresidente de la misma empresa y que 
fue en otra época gerente de exportación de la 
Atwater Kent Company, también se halla via- 
jando por Europa en misión de acercamiento 
mercantil. El Sr. B. A. Correa, designado hace 
poco gerente de ventas en Colombia, Venezuela 
y Panamá, va a abrir una sucursal de la casa 
matriz en Bogotá. 

Es de notar que, durante el ano de 1934, la 
American Steel Export Corporation casi duplicó 
el volumen de sus negocios en comparación con 
los del año precedente y espera mejorarlos aun 
más en 1935. 



Mickey Mouse 

y su novia Minnie 

invitan a usted a participar 

en su concurso (Página 226) 




Lupe Vejez, estrella de la Mefro-Goldwyn-Mayer, 
que aparece en "Una Fiesta en Hollywood". 

Que su Salón de Peinado 

Glorifique su Cabello 

LAS ESTRELLAS de Hollywood dejan en manos de sus 
peinadores el cuidado especial que el pelo requiere 
para mantenerse ¡oven, vibrante y hermoso. Hoy en día, los 
métodos modernos ayudan al peinador o peinadora a impar- 
tir ese mismo cuidado. 

En millares de salas de peinado por todo el mundo, los 
secadores del cabello "Turbinator" mejoran el servicio de 
esos establecimientos. En vez de lanzar fuertes corrientes de 
aire caliente sobre la cara, el Secador Turbinator hace cir- 
cular una mansa corriente de aire tibio por toda la masa 
cabelluda, de modo que no sólo seca con más rapidez y 
comodidad, sino que deja el pelo suave y lustroso. 

Se envían folletos y otros informes relativos a este método 
moderno para secar a los peinadores interesados, gratuita- 
mente. 

THE MARTIN BROTHERS ELECTRIC COMPANY 

1858- 1890 East Fortieth Street Cleveland, Ohio, E. U. A. 

Dirección cablegráfjca — TURBO 




El Secador 

del Cabello 

TURBINATOR 




GRATIS 



Retratos de todas las 
Estrellas de cine, 
y otros obsequios 

Por cada cien sellos de correo usados, de su país, le daremos 
una genuina fotografía autografiada (tamaño ó por 7 pulgadas) 
de la estrella de cine que desee. 25 sellos de correo aéreo 
igualan, en valor, a 100 sellos ordinarios. Los demás obse- 
quios son; 

1. Álbum con espacio para cien fotocrafias, GRATIS por IODO 
sellos. 2. Cámara. GRATIS, por 1200 sellos. 

.3. Collar de perlas indestructibles, GRATIS for 300 sellos. 
4. Perfume del usado en Hollywood. GRATIS por 400 sellos. 
Y otros regalos m.-ís. Se mandan circulares gratis. 
Ponga Ud. siempre en agua sus sellos para desprenderlos del 
papel de carta y quitarles la goma. 
Glendale Tradíns Co., Dept. 33, Glendale, CaUf., E. U. A. 



TESOROS Y MrNAS 

Oro, minas, yacimientos y toda clase de 
riqueza oculta en la tierra, af^ua o muros, 
puede ser localizada con aparatos modernos 
de rad'o. Pida informes a: Publicaciones 
Utilidad. Apartado 159, Vigo, España. 



televisión- 
películas PARLANTES 



Ptefitse— EN SU PROPIA CAS.\— pu. cu- 
btiAi dunncc ui ocmpo Ubre u oojpando loJo 
9u óempo «lüpoftibJc. Mb caudunra gtmn 
dr 115 00 ■ }100 00 DU por xmioi. Se 
n«cuaii urgrnmnctiic individúen bien pfcpir- 
•do». U envió 10 Equipo* de R*Jio GRATIS 
p*n iu libonmrio priciko expenmenul En- 
Yie el aip<fn inmedan mente, por mi Folleto 
GRATIS, "Suj Oporiunididn en Ridio." 




GRATIS 

Sin Costo Adicional 



INSTITUTO DE RADIO Dept- 34Z 

•10.il So, Biojdway. Los Angeles, Olilornii. £. V. de A. 

Agradeícrij me cnviira su FoIlc(o GRATIS, "Sus Cporr:n¡dida 
en Radio." 



EDO o PROV . 



.ai.iD.u>_ 

-PAÍS 



Abril, 1935 



Pígina 255 



Uñas 
bien 

cuidadas 




-con 



C 



utex 



/>a.s uñas delicadamente acen- 
tuadas con cualquiera de los 
hermosos tonos Cutex, agregan 
un toque de exquisito refina- 
miento a su elegancia. Hay 
matices Cutex para armonizar 
con todos sus vestidos. 

El Cutex se aplica en breves 
instantes . . . pero dura muchos 
días sin desprenderse, ni agrie- 
tarse. Conserva su insuperable 
lustre más largamente que otros 
esmaltes. 

Exija también el Quita Esmalte 
Oleoso Cutex. Al contrario de 
qiiita-esmaltes con acetona, que 
perjudica, el Cutex tiene aceites 
que suavizan. 

CUTEX 








La 
e s 



bel 
hoy 



e z a 

un arte 






CUANDO nuestras madres y abuelas, hace 
dos o tres décadas, se atrevían a ponerse un 
poco de colorete sobre los pómulos en las me- 
jillas, y en la punta de la barbilla, para for- 
mar una especie de triángulo, todo el mundo 
estaba en el secreto de aquellos colores falsos 
que no se podían disimular y que ocasionaban 
no pocas críticas de las gentes sesudas y sen- 
satas de aquel entonces. 

En la actualidad nadie puede distinguir cuál 
es la muchacha que usa colorete sobre el rostro 
o cuál la que posee colores naturales. Y es por 
lo general esta última la que recibe censuras 
por "pintarse demasiado". El maquillaje ha 
llegado a convertirse en un arte tan perfecto 
que da la sensación de la más pura realidad. 

Hemos aprendido que cuando se tiene la 
suerte de poseer un delicado color natural, 
basta acentuarlo un poco con un colorete del 
tono exacto al propio color, extendido sobre la 
mejilla con una igualdad acabada, que muy po- 
cas veces se observa en el propio color natural 
de una piel rosada. Hemos aprendido también 
que los párpados sombreados dan vida y brillo 
a los ojos. Y como casi siempre las personas 
que tienen naturalmente sombreado el párpado, 
tienen también círculo oscuro bajo los ojos, 
que nada favorece, preferimos el sombreado 
artificial de los párpados, sin el morado con- 
siguiente de las ojeras que dan aspecto de en- 
ferma. Y hemos aprendido muchas cosas más. 

Hay algunas mujeres favorecidas por la na- 
turaleza con largas y espesas pestañas. La 
Máscara oscura puede proporcionar pestañas 
largas y espesas, o por lo menos el efecto de 
tales a todas las mujeres. Otras tienen labios 
lojos, llenos de vida. Todas pueden conseguirlos 
con el uso del lápiz rojo. La ayuda de los cos- 
méticos no se considera ya como cosa artificial, 
sino como un medio naturalisimo de dar realce 
a las facciones, para que ofrezcan así un as- 
pecto agradable y atrayente. Los labios y los 
ojos son los puntos principales para que el ros- 
tro adquiera animación y frescura, y cada día 
es mayor el consumo que hace la mujer moder- 
na de lápiz de labios y de máscara, aunque 
cada día sea menos exagerado y más perfecta- 
mente natural el aspecto que ofrece en su ma- 
quillaje. Todo gracias al arte que en él pone. 

UNA muchacha de cutis blanco, pelo castaño 
claro, ojos azules y pestañas oscuras, usará 
durante el día polvos de color crema que se 
ajusten a la tonalidad de su piel; muy poco 
colorete; lápiz de labios color frambuesa, y 
máscara castaña para los párpados, muy ligera- 
mente extendida sobre éstos. Por la noche, el 
color de los polvos será un poco más oscuro, 
el mismo colorete, aplicado en mayor cantidad, 
un lápiz de labios más brillante y máscara azul. 



Otra de cabellos negros y de piel mate oscu- 
ra, aceitunada, usará polvos ocre, colorete y 
lápiz de labios color naranja, y máscara cas- 
taño oscuro, durante el día. Por la noche, 
cuando la luz artiñcial atenúa el color aceitu- 
nado de su piel, puede usar polvos "rachel" cla- 
ros, o ligeramente rosados, lápiz rojo brillante 
y máscara negra. 

Otra de cabellos rojos y piel lechosa, usará 
polvos crema, colorete y lápiz de labios ana- 
ranjado muy claro y máscara de suave tonali- 
dad castaña. La mujer de este tipo nunca debe 
usar lápiz de labios rojo, que hace un efecto 
desastroso con la tonalidad del cabello. Por 
la noche, los mismos polvos y el mismo colo- 
rete, con el lápiz de labios de tono más fuerte 
y sombra verde oscuro para los párpados. 

Las mujeres de piel rosada no deben inten- 
tar nunca el uso del lápiz de labios en tonos 
anaranjados, ni de polvos con mezcla de ama- 
rillo. Y por el contrario, esta clase de polvos 
y de lápiz es la que más favorece a las muje- 
res de piel mate. 

A menos que la piel sea muy grasosa, o que 
se tenga la propensión a sudar fácilmente, una 
ligera capa de crema, como base para los pol- 
vos, será de resultados excelentes para el me- 
jor efecto del maquillaje. En la actualidad ya 
se fabrican las cremas de acuerdo con los 
colores de cada cutis, además de las blancas 
corrientes. 

ANTES de los polvos debe siempre de apli- 
carse el colorete, sobre todo si éste es en 
forma de pomada, extendiéndolo bien sobre 
las mejillas con las yemas de los dedos. Si el 
rostro es ancho, el colorete se aplicará directa- 
mente bajo los ojos, extendiéndolo hacia la 
línea del cabello. Para los rostros alargados, 
el rojo debe aplicarse más al centro de la 
mejilla. 

Los polvos se pondrán de abajo para arriba, 
comenzando por el cuello hacia la frente y 
bajando después por la nariz y alrededor de 
la boca. Las personas de nariz muy pronun- 
ciada atenuarán este defecto usando para ella 
polvos más oscuros que los del resto de la cara. 

Es indispensable tener siempre motas limpias 
para aplicarse los polvos, y no empolvarse nun- 
ca de nuevo sin haberse pasado por el rostro 
una toallita de papel — de las que siempre pue- 
den llevarse varias en el bolso — para quitar 
todo el polvo y suciedad anteriores. Los polvos 
deben ponerse sin restregar, siendo por esto 
preferibles las motas de pluma de cisne. 

Se tendrá también cuidado de cepillar las 
pestañas para quitar de ellas todo resto de 
polvos que hayan podido adherirse, antes de 
aplicarse la máscara. 

Hágase el maquillaje ante el tocador, senta- 
da, para sentirse descansada y cómoda, de ma- 
nera que el rostro refleje un natural resposo 
y serenidad. La luz artificial debe recibirse 
de los lados y no de la parte de arriba del 



P&gina 256 



Cine-Mundial 



espejo, para poder observar mejor el efecto de 
la sombras en el rostro. Y el espejo ha de ser 
de tres lunas para poder ver bien el perfil. 
No estará de más un espejito adicional, de au- 
mento, para extirpar los vellos superfinos, para 
perfilar las cejas y para eliminar las espinillas 
de la nariz. Téngase también bastante algodón 
hidrófilo, toallitas de papel y motas de polvos 
en cantidad. 



Entre Dos Satélites 



{Viene de la página 224) 

. Figúrese que, 



— ¿Se puede saber? 

— Casi me da vergüenza, 
en un momento de entusiasmo, decidí edificar 
una «asa en la cumbre de una montaña. . . . 

— Elevada idea. . . . 

— Precisamente. Tan elevada que ya no la 
veo ylaro. . . . Porque, aunque me compré un 
picacho estupendo y donde una residencia como 
la que proyecto quedaría preciosa, hay el in- 
conveniente de que — como no suba en globo — 
ni modo de llegar a la cúspide : no hay carretera. 

— Así es la vida — comenté filosóficamente, pa- 
ra concluir. — Un amigo mío está dispuesto a 
irse a Uruguay desde hace tres años, y cada 
vez que me lo encuentro, me dice lo mismo: 
"Ya tengo todo arreglado, absolutamente todo. 
Sólo hay una pequeña dificultad: no sé nadar." 

AQUELLA misma tarde me fui a buscar a 
Henry Armetta, otro pequeño astro que se 
encuentra uno por doquier, aunque nunca en 
las primeras líneas del reparto de una película. 
Aunque lleva un cuarto de siglo de vivir por 
estas tierras, sigue poseyendo el mismo acento 
macarrónico (nació en Palermo) que cuando 
emigró. Por eso a mí hace tanta gracia en lo 
particular como cuando representa. Procuraré 
ti aducir su relato — habla hasta por los codos y 
moviendo los brazos, las cejas, las piernas, los 
dedos y hasta la punta de la maciza nariz — 
tal y cómo él me lo hizo: 

— Mi padie era abastecedor de navios en 
Italia ... y yo siempre andaba por los muelles, 
con gran gana de embarcarme a ver mundo. 
Un día, a los doce años, me metí en un trasat- 
lántico y hasta Boston no paré. No quiero 
contarle cómo pude escapar a las iras del capi- 
tán, a bordo, y de las autoridades de inmigra- 
ción en tierra. Lo malo es que, aquí, sin 
parientes ni dinero, tenía que buscarme trabajo, 
si no quería morirme de hambre. Fui a parar 
a una barbería italiana, en calidad de aprendiz. 
¡Lo que sufrí! A mí que no me cuenten de la 
existencia de los esclavos: me la sé de memoria. 
Tuve que fugarme de nuevo y vine a Nueva 
York, como pude. Me metí de camarero y 
acabé por ayuda de cámara. . . . 

— ¿Con algún particular? — interpongo. 

— No; con una multitud de ellos: en el "Club 
de los Carneros," que es el centro más aristo- 
crático de los actores neoyorquinos, como usted 
sabe. . . . 

(Yo sí lo sé, pero hay que advertírselo al 
lector, para que no se imagine que Armetta 
andaba trasquilando ganado lanar). 

— Con el tiempo — sigue contándome el amigo 
Armetta — ^Raymond Hitchcock, que en paz 
descanse y que tanta fama y dinero ganaba 
hace quince años, me contrató como su valet 
personal. ¡ Cómo nos divertimos los dos ! 

— Por algo tenía nombre como gracioso 
profesional . . . 

— Y, además, bueno como el pan. Delante 
de extraños, invariablemente se dirigía a mi 
en francés ... y yo le respondía en el mismo 
idioma. Ni él ni yo conocíamos siquiera los 
rudimentos de dicho idioma. ¡Pero epatábamos 
a los burgueses! A fuerza de estar continúa- 
Abril, 1935 




¿QUE SABE VD. DEL ARTE 
DEL MAQUILLAJE? 




w ¿Sabe y<{. en reairdad io que es un buen maquillaje? 
Trate de contestar las siguientes preguntas y averigüe 
por sí misma: 1. ¿De que manera debe aplicarse la 
pintura de labios? 2. ¿Se ha íijado Vd. en los her- 
mosos brazos de las estrellas? ¿Como logran ese en- 
canto? 3. ¿Como pueden agrandarse los ojos pequeños? 
4. ¿Que parte del rostro debe empolvarse ultima? 5. 
¿Que producto hace invisibles las manchas y las pecas? 

¿SABE VD. LAS 
RESPUESTAS? 

• Sí no l«j jabe, puede en- 
corstrarlai tn el íollílo Max 
Factor "El Nuevo Arte del 
Maquillaje," Cada una de 
sus 48 pajinas encierra un 
valioso seaeto de belleza. 
Envíe el cupón adjunto y 
recibirá una copia, con el 
análisis personal de su cutis, 
sin costo alguno ni com 
promíso por su parte. 



Página 257 



^v#^v^^l 


H 


un 




Tvrra 


r^B^l^^^p ^^H 


K^I^^^^^S^"^ 



DOS VECES MAS ECONÓMICO 

QUE LA PASTA DENTÍFRICA 

Pruébelo y se convencerá, como muchos millares se han conven- 
cido yo. Un bote de polvo dentífrico CALOX no cuesta más que 
un tubo de posto, pero en cambio proporciona 143 limpiezas. 
Dura 4 o 5 meses, cepillándose la boca una vez al día, o DIEZ 
semanas, cepillándosela dos. Pero no es sólo por su gran economía 
que le aconsejamos este agradable dentífrico ... Su mismo 
dentista le dirá que el CALOX es un sano, eficaz, blanqueador y purl- 
ficador. Sus burbujitas de oxígeno quitan las manchas, arrojan las 
impurezas, purifican toda la boca ... y el esmalte es protegido 
contra la corrosión ácido mediante la formación de agua calcárea. 

POLVO 
DENTÍFRICO 

MÁS EFECTIVO, MÁS ECONÓMICO 

McKESSON a ROBBINS, INC., Nueva York, E. U. de A. 

Fabricantes de productos qiiimicns durante ¡01 años 




Pecas 




QUIZA SEA USTED CANDIDATO A SOCIO DE 
THE PEREGRINE CLUB 

i Es usted estudiante de inglés? ¿he interesan los 
países extranjeros? ¿Le agradaría recibir cartas de 
estudiantes de lenguas foráneas, de coleccionadores de 
sellos de correo o de socios de este club que se 
interesan en su país? Escríbanos diciéndonos de qué 
nación desea recibir correspondencia. Para informes 
adicionales, diríjase a 

THE PEREGRINE CLUB 
P. O. Box 249, Monterey, Calif., E. U. A. 



¿Desea Ud. Quitarlas? 

LA "Crema Bella Aurora" de Still- 
man para las Pecas blanquea su 
cutis mientras que Ud. duerme, deja 
la piel suave y blanca, la tez fresca y 
transparente, y la cara rejuvenecida 
con la belleza del color natural. El 
primer pote demuestra su poder 
má|{ico. 

CRE.MA 

BELLA AURORA 

Quita /^^ Hlanquea 

las Pecas u>¿/ el cutis 

De venta en toda buena farmacia. 
StUlman Co. Fabricantes, Aurora, IlL, E.U.A. 



Gl P O ^^^ DISCOS 
L. IL O FONOGRÁFICOS 

til su CASA. 
LA IHHRaHZA [STA ftAlAHTIZADA 

o UD. APRENDE 
o NO LE COSTARA NI UN CENTAVO 

INSTITUTO UNIVERSAL (80) 

( AViHUi HUIVA YO»>!. I.U.A, 



¡YA ESTA A LA 
VENTA! 

el más elegante y atractivo albunn 
de estrellas del cine que se ha 
publicado. Con los retratos y 
biografías de todos sus favoritos, 
y • • • 

¡AL MISMO PRECIO 
DE ESTA REVISTA! 

"DESFILE de ESTRELLAS" 

el Álbum de CINE - MUNDIAL 



Un Poder Decisivo 

Con la ayuda del Magnetismo 
iiNted podrá realizar los siguien- 
tes propÓRitos: 

Radiar su pensamiento a volun- 
tad — Conocer el Ncntír de los de- 
más—Inspirar pasiones — Curar en- 
fermedades — Adquirir riquezas y pro- 
lonfíar la vida. Pida informes a: 

P.UTILIDAD, BoxISSta.D.NEW YORK,E.U.A. 




mente juntos, acabó por llevarme, como barba, 
al escenario. Y, al poco tiempo, ascendí a 
corista . . . sin dejar de ser ayuda de cámara. 
Eso duró seis años. William Farnum, que 
andaba entonces de actor teatral, rae llevó 
consigo a recorrer el país, y cuando ¡hace ya 
mucho tiempo! la Fox lo contrató, yo hice tam- 
bién mi debut ante la cámara . . . como 
General "mejicano." En papelitos insignifi- 
cantes estuve trabajando sabe Dios durante 
cuánto tiempo en Hollywood . . . hasta que rae 
confiaron una interpretación semiprincipal eu 
"El Ángel de la Calle," con Janet Gaynor y 
Charles Farrell. Salí de italiano, como recor- 
dará usted ... Es decir, estuve en papel. 
Desde entonces, ha ido subiendo mi categoría 
. . . y mi sueldo. 

Con tan plausible motivo, Armetta y yo nos 
fuimos del brazo a hacerle los honores a una 
sopa de almejas al estilo de su país, sopa que 
consiste de substancia reconcentrada de ajo, 
con un montículo de mariscos encima, para 
disimular. Llevo tres días de estricta cuaren- 
tena y aun no estoy en olor de santidad por 
ninguna parte. 



C h 



I s p a z o s 



LEWIS STONE, el caballeroso 
artista, ha trabajado con Greta Garbo en siete 
películas. ¡Y nunca habló con ella, fuera ni 
dentro del estudio, más que lo escrito en su 
papel ! 



¿Qi 



UE hace Gary Cooper? Des- 
pués de su extraordinario éxito en "Tres lan- 
ceros de Bengala", hizo "Su noche de Bodas" 
con Anna Sten, ¡y se fué a cazar leones! . . . 
Cuando vuelva filmará "13 horas por aire", 
con Carole Lombard. Esta película, que trata 
de un vuelo trascontinental, se tituló en un 
principio "20 horas por el aire". Pero como 
Jimray Doolitle hizo ese vuelo en menos tiera- 
po, ¡hubo que acortar también el de la pelí- 
cula! Si los records siguen y la filraación se 
restrasa un poco, aún es posible que se titule 
"10 horas por el aire." O, por si acaso, "8 
horas por el aire". 



Di 



'ESDE el fallecimiento de Marie 
Dressler, la principal heredera de sus éxitos 
lo ha sido May Robson, que es mucho más 
actriz y a la que nadie hacía caso antes ! 
Ahora no tiene tiempo para interpretar todos 
los personajes que la ofrecen. ¡Y capaces son 
de matarla por exceso de trabajo! . . . Pero 
ya verán ustedes qué artículos necrológicos. . . . 



A, 



DOLPHE MENJOU, que tan 
brillantemente sustituyó a Louis Wolheira en 
"The Front Page", va a sustituir ahora a Lee 
Tracy en "The Milky Way". ¡Para que se 
vea córao, cuando un artista lo es de veras, 
poco importa el tipo externo ! Lo importante 
es ser actor. 



I ITO GUIZAR, tenor raejicano 
a quien ha dado fama su manera especial de 
interpretar los sonecitos de su tierra por el ra- 
dio, acaba de ser contratado por la Fox para 
filmar. Ya se instaló en Hollywood, después 
de brillante temporada radiodifusora y teatral 
en Nueva York, donde ha residido desde hace 
varios años, con su señora, la hija del cómico 
español Manuel Noriega. 



Póglna 258 



Cine-Mundiat 



Redactor y Comparsa 

{Viene de la página 223) 

El espejo reflejaba el rótulo único que había 
en el corredor: "No se permite a ninguna mujer 
la entrada en estas habitaciones". 

—Venga ahora — indicó el experto en caracte- 
rización, en cuyas manos una mota de polvo 
cubrió el barro del maquillaje. Después de 
extender éste hasta la raíz del pelo y por la 
nuca, dio los toques prometidos, rasgando unos 
ojos que nada tienen de seductores y diciendo, 
para pintar los labios, la frase de rigor (siem- 
pre la misma) : "Que se vea esa sonrisa". 

Y así quedó Cine-Mndial, un poco tieso, listo 
para las cámaras. Así se estableció también 
lo indispensable de la paciencia en un taller 
de cine. De la hora de la cita al momento en 
que, por fin, se filmó la escena, transcurrió lo 
mejor d^ una mañana. Entre ensayos, tanteos, 
esperas y vueltas a empezar, y a ensayar y a 
tantear, el tiempo corría ... y corría la grasa 
derritiéndose al calor ¡calor por fin! de los 
fanales cegantes. 

Se supone la escena en un café híbrido donde 
Gardel canta al oído de Rosita Moreno. El 
director, Reinhardt, explica qué debe hacer ca- 
da quién. Este Reinhardt es singular. Vienes, 
joven y experimentado en la filmación de cintas 
hispanoparlantes — pues tuvo a su cargo una 
gran mayoría de las hechas por la Fox con 
Catalina Barcena — desdeña la tradición: rara 
vez se sienta en el sillón dictatorial, nunca en- 
cuentra el silbato con que debe dar las señales 
(y lo substituye lanzando agudos chiflidos con 
ayuda del índice metido en la boca) y, en vez 
de andar en camisa, con pantalón corto y una 
gorra trastocada, viste igual que los demás, 
lleva el sombrero puesto y no saca las manos 
de los bolsillos más que para gesticular. En 
castellano se entiende con todos los presentes, 
animadamente. . . . 

Gardel, en traje de gaucho, lleva un cinturón 
deslumbrador, al estilo criollo: ancho, pesado 
y hecho de hileras de onzas de oro y monedas 
de plata. Debe valer un dineral. Rosita está 
de "gaucha", y tan linda como siempre; sus 
ojos brillan más que el espléndido cinturón del 
barítono; su sonrisa, más que el látigo de plata 
que empuña. 

Cine-Mundial entra en escena rodeado de 
colegas. Con característica modestia, rehusa 
el primer término: la cámara le infunde res- 
peto. Se habla, se va de un lado a otro, se 
lanzan exclamaciones; se fuma — lo cual es pri- 
vilegio precioso — y se vuelve a empezar. 

Hay un detalle chusco. Como los maquilla- 
dores no entienden español, interrumpen una 
escena para remozar a los circunstantes, en 
cuyos rostros la grasa, en gotas achocolatadas, 
se licúa ... ¡y resulta que esa escena es sólo 
para sonido, es decir, para tomar voces y no 
imágenes! Quizá, pintados, hablemos con más 
soltura. . . . 

Se acabó. Vamos a comer, que ya es tarde. 
El maquillaje, la madrugada, el frío y la no- 
vedad nos han dado un apetito de fieras. Nos 
lanzamos sobre los platos. La carne sabe a 
pasta (la pasta que llevamos en la piel). Los 
sandwiches lo mismo. Y, en las servilletas, 
todo deja huella de huevo. 

Cine-Mundial, de sobremesa, recibe las pri- 
meras "cartas de una admiradora" que lo ha 
estado observando y que dicen, más o menos: 
Zapatero, a tus zapatos. 



No deje Ud. de leer las bases del 
Concurso CiNE-MuNDiAL-Mickev Mouse. 



De cansado a 
vigoroso 




ARA quitar de su 
vocabulario las pala- 
bras "cansancio 
gano", líbrese de las toxinas 
que los causan: tómese 
cada mañana un buen vaso 
de "Sal de Fruta" ENO. 
Usted sentirá nuevo entu- 
siasmo para sus tareas, 
mayor vivacidad para los 
deportes; y adquirirá esa 
radiante, irresistible per- 
sonalidad de quien está 
físicamente bien. 



Algunas Razones para 
Preferir ENO 

Tan natural es su acción, que ENO 
puede tomarse a diario — con toda 
confianza — y no forma hábito. Está 
muy lejos de parecerse a purgantes, 
cuya drástica acción es notoriamente 
dañosa. ENO obra de acuerdo con 
la Naturaleza: mantiene en los intes- 
tinos suficiente fluido para estimular 
— suave pero seguramente — -la com- 
pleta eliminación de los residuos 
tóxicos antes que pasen a la san- 
gre y traigan primero malestar, más 
tarde enfermedades. Por eso es 
bueno tomar ENO . . . pero ha de 
ser el producto legítimo. No acepte 
imitaciones. 



La "Sal de Fruta" ENO corrige ACIDEZ, INDIGESTIÓN. 

PESADEZ, ESTREÑIMIENTO, DOLOR DE CABEZA, 

MAL ALIENTO, SED, BILIOSIDAD, 

INAPETENCIA, NERVIOSIDAD. 

• Us palabras — "Sal de Fruta" — "ENO" y "Fruit Salt" 
son marcas registradas. 






Abril, 1035 



Pá 



2 59 




'U bicicleta correrá 
como nueva si la aceita 
con 3-en-Uno. Aumenta 
su velocidad. Suaviza 
el pedal. La conserva 
libre de moho y herrum- 
bre. El 3-en-Uno limpia 
y protege a la vez que 
aceita. 

Úselo también en sus 
herramientas, máquinas 
de coser, cortadora 
de césped, 
etc. Tenga 
siempre una 
lata a la ma- 
no. De ven- 
ta en todos 
los almace- 
nes. 

Use ACEITE 
3-EN-UNO 

THREE-IN-ONE OIL CO. 








eLENA 



*LA «TORR-E-'* 



La electricidad 
como ayuda domésfíca 

LA señora X, esposa de un famoso general de 
la revolución — cualquiera de las revolucio- 
nes habidas o por haber, dá lo mismo, — en la 
república de . . . país de Hispanoamérica a 
elegir, — lo mismo puede ser Honduras que Bo- 
livia — ha vivido acostumbrada a un tren de 
lujo extremo, con cinco manejadoras, una para 
cada uno de sus hijos; dos criadas de mano, 
cocinera, jardinero, chauffeur, etc., etc. La for- 
tuna personal de la señora por un lado y la 
política por otro daban para todo eso y mucho 
más. 

Pero he aquí que de repente todo cambia. 
Primero la política, que da una vuelta comple- 
ta ; después las persecuciones, la confiscación de 
los bienes, el destierro, la expatriación durante 
años, y, a la postre, la vuelta a la patria en 
calma al fin, pero pobres, para comenzar de 
nuevo la vida. Los muchachos han crecido pero 
no están en edad de servir todavía para nada. 
Los criados se han esfumado y apenas si se 
puede sostener una sola sirvienta para todo. 
Las amigas de la señora X se compadecen de 
ésta. Es una pobre víctima de las circunstan- 
cias y no saben cómo puede soportar una vida 
tan dura. 

La señora X, sin embargo, aparece feliz. 
Sonríe siempre, asiste a fiestas, visita a las 
amigas y se permite de vez en cuando obse- 
quiar a éstas con un té o una comida deliciosa- 
mente servidos y sin esfuerzo ni fatiga apa- 
rentes por parte de la dueña de la casa. ¿Cómo 
se realiza este milagro? La señora X se di- 
vierte muchísimo manteniendo esta incógnita 
que trae locas de curiosidad a las damas de.. .. 

Por fin un día, asediada a preguntas', des- 
corre el telón que oculta su vida privada y 
ofrece a las curiosas el fruto de su experiencia 
adquirida en el destierro. 

HA pasado seis años en Nueva York, vivien- 
do sin criados en una linda y modesta ca- 
sita de White Plains, enviando a sus hijos a 
la Escuela Pública, donde se los han educado 
a maravilla y educándose a sí misma entre 
tanto en la escuela de la pobreza, pero con cier- 
tas garantías de comodidad que son las que 
actualmente ocasionan el asombro de sus com- 
patriotas. La pobreza de los ricos bien admi- 
nistrada puede hacerse muy agradabe. 

Como la señora X es joven, y es alegre, y la 
gusta divertirse, ha pensado cuerdamente que 
no es indispensable convertirse en una coci- 
nera, dejando de ser señora, por el hecho de 
que falten unos dólares para pagar a los sir- 
vientes. Ha pensado que si la mujer norteame- 
ricana, por regla general, carece de ellos y 
tiene, no obstante, tiempo para cultivar innu- 
merables actividades sociales, ella puede hacer 
lo mismo con igual éxito. Y así lo ha realizado, 
valiéndose para ello de los medios y adelantos 



que la mujer del Norte tiene a su alcance para 
poder vivir una vida cómoda y fácil. 

El aprendizaje realizado durante su estancia 
en White Plains ha servido para que la señora 
X continúe en su país el mismo plan de vida 
con excelentes resultados. 

Tropezó en los comienzos con algunos incon- 
venientes. El del agua caliente, por ejemplo, 
que no es flojo en nuestros países. En la parte 
del Este de los Estados Unidos no existe este 
problema por las enormes estufas instaladas en 
los sótanos de las casas que calientan el agua y 
la casa por igual y a todas horas. En la ciu- 
dad tropical de , donde las casas no 

tienen sótano y donde no se necesita la calefac- 
ción, la cosa es distinta. Recordó la señora X 
a tiempo un viaje a California hecho con su 
padre en años atrás y las casas californianas 
igualmente sin sótano y sin calefacción, pero 
con agua caliente. Y a estilo californiano ad- 
quirió en el acto un calentador eléctrico auto- 
mático, que sin necesidad de ocuparse jamás de 
él provee el agua caliente para todas las ne- 
cesidades de la casa al costo mínimo de un 
centavo por kilovatio. Esto con un incinerador 
portátil — de los que también se usan en todas 
las casas de California — instalado en la parte 
de atrás del huerto, donde se queman todas las 
basuras, menos botellas y latas, resolvió la par- 
te más difícil del problema doméstico. 

A RENGLÓN seguido, en el garage — la se- 
ñora X no puede permitirse por ahora el 
lujo de un automóvil — colocó la máquina de 
lavar, equipada con el nuevo "agitador de es- 
piral" que economiza jabón, electricidad y tiem- 
po, deja la ropa más limpia, y, lo que es mejor 
aún, la conserva más, por que con él no se 
estropea ni se rompe, haciendo, por añadidura, 
más fácil el trabajo. La máquina está equipada 
con un nuevo modelo de cesto en el que se 
extrae todo el agua de la ropa una vez lavada, 
sin necesidad de torcerla pieza por pieza con 
la mano, lo que al evitar las arrugas hace mu- 
cho más fácil la tarea del planchado; o con 
un exprimidor, muy cómodo y fácil de manejar, 
que no estropea ni arruga la ropa. 

En el mismo garaje está instalado lo que 
constituye el complemento de la máquina de 
lavar; la mesa de planchar automática, que 
por su aspecto exterior podría servir de mesa 
de adorno en cualquier habitación. El esfuerzo 
para planchar la ropa de esta familia nume- 
rosa no es mayor del que se requiere para ha- 
cer la costura sencilla de un vestido en una 
máquina eléctrica, que tampoco falta en la casa. 
Tomasa, la alegre criadita de la señora X, ase- 
gura que para ella el día de plancha constituye 
una diversión igual a la que tenía su antiguo 
amo, el niño José, cuando manejaba su auto- 
móvil. 

Después, en la cocina, todo marcha por elec- 
tricidad. El batidor con sus innumerables apli- 
caciones, que bate huevos, exprime frutas, pica 
carnes, pela papas, monda guisantes, abre latas, 



Páqína 260 



Cine-Mundial 



afila cuchillos o muele café. El tostador auto- 
mático, en el que no hay posibilidad de que se 
quemen las tostadas. La cafetera eléctrica. Las 
parrillas para asador y hornillos para pasteles. 
El refrigerador. Y, por último, el complemento 
de todo ello: la cocina eléctrica. 

Tal ha resultado ser el secreto de la señora 
X. Sus amigas comprenden al fin el porqué de 
su vida cómoda, tranquila, con tiempo y humor 
para todo, en medio de la modestia. 



¿Si 



)E acuerdan ustedes del gra- 
ciosísimo Charles Ray? Durante la época de 
su popularidad se fundaron en los Estados 
Unidas innumerables clubs de admiradores su- 
yos. Pero se esfumó el cine silencioso, se im- 
puso el parlante, y muchos astros de los tiem- 
pos mudos no volvieron a lucir más. . . . Entre 
ellos se eclipsó Charles Ray. Y he aquí lo 
sorprendente: no se sabe cómo ni por quien, 
en 18 de aquellos clubs que llevaban su nombre 
se ha iniciado una campaña para pedir el 
reingreso de Charles Ray en el Cine, y ya se 
han recogido más de 15.000 firmas. . . . Los 
promotores de la campaña esperan reunir no 
menos de 200.000 adhesiones. Y entonces no 
faltará estudio qu se decida a dar una nueva 
oportunidad de triunfo al simpático Charles 
Ray, uno de los actores cómicos más finos que 
tuvo el Cine. 

Una nueva estrella (¡escandinava!) ha lle- 
gado a Hollywood: Tutta Rolf, actriz y can- 
tante de ópera. . . . Pero, ¡oh, brumadora sor- 
presa !, en esta ocasión no hubo para la viajera 
recepción alguna, ni periodistas, ni fotógrafos. 
¡Ni siquiera su retrato en los diarios! . . . 
¿No es esto absurdo? Lo parece, al menos. Sin 
embargo, es lo cierto que ahora se trata de 
una verdadera artista excepcional. ¿Por qué, 
pues, no se la ha recibido como es costumbre? 
¡Precisamente por eso! Para que no se la con- 
funda con ninguna de aquellas que aquí llega- 
ron con gran estruendo de bombo y de pla- 
tillos, para hundirse luego en el fracaso. . . . 
Si Tutta Rolf vale de veras, ¡ tiempo habrá 
de aclamarla i 




Desmayada en brazos de Edward 
Arnold, la rubia Shirley Grey, y mi- 
rándolo todo sin comprender, Frankie 
Thomas, otra rubia que con ellos cola- 
bora en "Wednesday's Child" , de 
RKO-Radio. 




UN faro solitario montado en lo alto de 
un escollo desierto y cuyo único con- 
tacto con el mundo es el bote de víveres 
que, quincenalmente, toca ahí. No obstante, 
el guarda-faro y su familia beben leche 
fresca todos los días. 

¿Cómo puede ser eso? Compre usted 
Klim y tendrá la respuesta. Compre Klim 
y usted también tendrá leche cremosa, pura, 
fresca \siem.pre\ 

Porque Klim es esa clase de leche; es 
en polvo. Klim es leche de vacas sanas bien 
alimentadas y cuidadosamente examinadas. 
Se hace en polvo por medio de un procedi- 
miento que consiste sólo en 
deshidratarla ... sin añadir 
agua. Asi se mantiene fresca 
aún después de abierto el 
envase. Dura fresca semanas 
enteras. 

Nutrición y sabor 
naturales 

Es muy fácil devolver a 
Klim su consistencia líquida 




original. Basta añadir agua para obtener 
excelente leche liquida, con el sabor y 
nutrición naturales. 

De hecho, Klim es tan buena que invita 
a bebería con frecuencia. Resulta muy útil 
para toda clase de condimentos domésticos. 

Magnífica para los niños 

El método patentado por medio del cual 
Klim se hace en polvo, suaviza sus partícu- 
las y las hace más digeribles que la leche 
ordinaria. Y desde que se extrae de la 
vaca hasta que llega a manos de usted, 
Klim sufre una serie de rígidas inspeccio- 
nes. Es pura. De ahí que los médicos la 
recomienden para los niños que están cre- 
ciendo y hasta para los de- 
licados bebés. Pruebe Klim 
hoy. Si su proveedor no 
la tiene, envíenos directa- 
mente su nombre y su di- 
rección. The Borden Sales 
Co., Inc., 350 Madison Ave- 
nue, iNew York, N. Y., Esta- 
dos Unidos de América. 



La leche que se conserva 



Abril, 1935 



Página 261 




Pfüefee las 

Cremas Dagelle, 

como yo... 

y note cómo se le suaviza 

y embellece el cutis de 

día en día 

Nadie mejor que Ud. misma podrá 
ver cómo estas cremas le aclaran y 
hermosean el cutis. La Crema de Be- 
lleza Dagelle penetra más . . . limpia 
mejor . . . suaviza y nutre más satis- 
factoriamente la piel . . . que ninguna 
otra crema. Haga justicia a su tez — 
pruebe hoy mismo la Crema de Be- 
lleza Dagelle y observe los lisonjeros 
resultados. 




RAG E L lE 



Cremas y ' 

Dage 



Gane de $25 a $75 Semanales 
Hombres-Mujeres 

Aprende en su casa, durante sus 
horas libres, la Ondulación Perma- 
nente y otros trabajos de Peluquería 
y en corto tiempo desempeñará Ud, 
la profesión ma< popular y mejor 
retribuida de la aetualldad. Kemltl- 
moí material e Instrumentos gratis 
con nucstroii rur<to^. Precio económico. 
Solicite folleto iiratls. Ofrecemos 
tambK'n curso especial para pelu- 
queros a rnuy balo precio. Piense 
en el preUlicio y renombre que 
canaria su Salón con un Diploma 
de este Instituto, Pida precio de 
nuestra maquina de Rizado Perma- 
nente, La mejor y mis barata en 




Máquina Eléctrica 

para 
Rl7ado Permanente 



preiutav. Kspursi 




LATINAMERICAN INSTITUTE of BEAUTYCULTURE 

P. o. Box 39. Hitfh Bridre Sta., N. Y., E. U. de A. 



Primer Parrafito. — Cualquier día, algiJn lector 
enfurecido me va a disparar algo; pero estas ocho 
lineas preliminares ahorran espacio más adelante. 
Persisto, pues, en dar aquí las direcciones de las 
diversas empresas peliculeras, que es donde reciben 
correspondencia los artistas de cine. Paramount, 
Paramount Building; RKO-Radio Monogram Pictures 
y Universal, Radio City; Warner Brothers, 321 West 
44th Street; Fox, 444 West 56th Street; M-G-J>í, 1540 
Broadway y Columbia, 729 Seventh Avenue. Todas 
en Nueva York. 

Marcoff Volman, Seui Juan de Puerto Rico. — Todo 
lo que me dice usted en su carta está muy bien; pero 
está muy mal lo que hasta ahora se ha filmado en 
... en eso de que me habla en sus renglones. Las 
cintas en cuestión no han agradado a las grandes 
mayorías a quienes iban dirigidas, ¿Cómo van a 
agradar en China, o en Rusia ... o aun aquí mismo, 
pues no hay necesidad de ir tan lejos? 

Diana Fastidiosa, Macuto, Venezuela.— Muchas 

gracias. Entiendo que Mojíca esta actualmente 
filmando en Hollywood, pero tenia el proyecto de 
pasar una temporada en su patria. 

José V., Habana. — Ya dije que Max Baer no ha 
vuelto a filmar últimamente. La dirección de De 
Mille es la de Paramount (Primer Parrafito). No 
soy competente para decidir quién sea mejor actor, 
entre Montgomery y Gable. Loretta Young no dice 
su edad, pero juraría yo que aun no cumple treinta 
años. Gracias por el "membrete." 

El Sr. "M-G-M," de Valencia, España, me pide los 
datos que, letra por letra, copio a continuación: 
"Relación de las películas de terror, al estilo del 
"Doctor Frankenstein"; origen, antecedentes y éxitos 
alcanzados en América y Europa. Producción actual 
de estas películas. Actores del terror. — Estado y 
consideración del cine en Egipto, India, China, Japón 
y demás países occidentales. —Película o películas 
de más sentido jurídico, social e internacional. 
— Juicio crítico de Buster Keaton y Pony D'Algi. 
con alguna noticia sobre prosopografia, idiosincrasia, 
caracteres, vida familiar, etc. — Astros y estrellas 
españoles en Hollywood. — Posibilidad del retiro de 
Keaton." Yo podía salirme por la tangente, o escribir 
los libros voluminosos que algunos de dichos análisis 
requieren, o decir cuatro chistes malos para saHr del 
paso; pero iqué demonche! la honradez ante todo. A 
la primera y segunda pregunta, contesto categérica- 
mente: No sé. A la tercera, tampoco sé ... ni lo 
sabe nadie (y que no le cuenten historias, amigo 
M-G-M). A la cuarta, lo poco que podría contarle, 
no tiene interés respecto a Keaton: es un antiguo 
acróbata, de familia de cirqueros y que, lógicamente, 
perdió su popularidad al sobrevenir el cine sonoro, ya 
que la debía principalmente a su impasibilidad ante 
la cámara. Su existencia conyugal ha acabado de 
complicar lo enredado de la profesional. Esto responde 
también a la sexta pregunta. En cuanto a la quinta 
y, a riesgo de quedar mal, le daré los nombres que 
recuerdo de momento: José Crespo, Juan Torena, 
Antonio Moreno, Andrés de Seguróla. Carlos Villarías. 
Valentín Parera, Julio Peña y Romualdo Tírailo. 

Segundo Parraifito de Camagüey, Cuba. — Como no 

todas sus preguntas son contestables, permítame que 
le responda sólo a una porción de las mismas. Lillian 
Harvey pesa 102 libras ... y parece pesar menos. 
Joan y Fairbanks no tuvieron familia. De Henry 
Armetta, que sí es italiano, se habla en este mismo 
niimcro (y entre paréntesis, hágame el favor de no 
mezclar los estrenos de película con los motines de 
su tierra, que nada tiene que ver una cosa con otra. 
iO sí?). Bette Davís se llama así verdaderamente, 
nació el 5 de abril de 1908 y su última película es 
con Paul Muni (Border Town). Gene Raymond calla 
sil edad, es neoyorquino de origen y se llama en 
realidad Raymond Guión. 

Miguel A. Sardón, Arequipa, Perú. — Le redacción 
leyó y agradece el envío de usted ... y probable- 
mente lo comentará. Por mi conducto trasmite dicho 
agradecimiento. 

Vir^nia, Méjico. — El reparto de "No Soy tni Ángel" 
ya apareció en estas intricadisimas columnas, amiga 
mía; y el de "Entcr Madame" dio trabajo a Elissa 
I.andi, Cary Grant, Lynn Overman, Sharon Lynne 
fno son parientes), Richard Bonelli. Adrián Roslcy y 
.N'ina Koshctz— que es un nombre extremadamente 
raro. 



Sócrates, Seui José de Costa Rica. — Pues no me 
parece nada filosófico eso de que piense usted quitarse 
la vida por una sombra (que no_ otra cosa es para 
usted Kay Francis). Le aconsejo, con permiso de 
II. de 7... bromuro, ocho horas de sueño y paseos por 
el campo. 

Blanca de Lara, Méjico. — En efecto, por alia se 
estrenó "La Du Barry" antes que en Nueva York — 
y esta revista asentó oportunamente tan singular 
acontecimiento. Cuando la vimos aquí, la reseñamos. 
No tienen pecas (o "efélides" como tú eruditamente 
las llamas) ni (¿lara Bow, ni Janet Gaynor ni Myrna 
Loy, A la Hepburn no la conozco, de modo que no 
puedo decirlo. En cambio, a Mary Astor le noté 
varias la última vez que nos vimos. Ya sabes que 
siempre estoy a tu disposición. 

Edelia, Buenos Aires. — Ya Gardel está haciendo, 
aquí en Nueva York, su tercera película hispanopar- 
lante. Como apenas empiezan a filmarla, p.xsumo 
cjue no la estrenarán por Argentina hasta fin de año. 

La Consentida del Respondedor, Méjico. — Vamos por 

partes. Sí te permito que me tutees. Te aseguro 
que no pasa absolutamente nada. Ann Dvorak tiene 
veinticuatro años y la pronunciación de su nombre 
depende de que se hable inglés (en cuyo caso se 
enuncia como va escrito) o de si se dice en bohemio, 
y entonces suena a "Vorchac," como el del composi- 
tor. Al "güerito" que sale en El Secreto de Madame 
Blanche no lo puedo' identificar porque no sé qué 
película sea esa. Alguna colaboradora de las muchas 
que tengo te sacará de la duda ... y a mi también. 
En efecto, mis años no pasan de cien ... ni de unas 
cuantas docenas tampoco. Las cartas que más me 
gustan son precisamente las de contrabando. jY 
exijo el retrato! 

Somos Tres, Santiago de Chile. — Y conmigo, cuatro. 
Que, añadidos a la duda pendiente (pues ignoro abso- 
lutamente quién es Diana Sévery) suman exactamente 
cinco. Para un viaje así, no se necesitaban alforjas. 

Un Fanático Cineeista, Habana. — Como usted dice, 
y yo repito, "no se pueden satisfacer todos los gustos," 
en lo que toca al Desfile. En lo que toca al retrato 
de Lillian, no me mande nada. Remítale mejor 25c 
a la Fox (Primer Parrafito) y se le enviarán. Su 
dirección es la de esa empresa. En cuanto a Elissa 
Landi y Silvia Sidney, reciben correspondencia en la 
Paramount (también eche una ojeada al susodicho 
Parrafito). 

Canstante, Santa Fé, Argentina. — Como son en 
español, las cintas de Gardel se exhiben aquí en los 
teatros patrocinados por quienes dicho idioma hablan. 
Para ponerlas en Broadway, habria que adaptarlas 
con esos letreritos con que a ustedes les sirven por 
allá las películas originalmente filmadas en inglés. 
Eso no quiere decir que haya "categorías" en favor 
de unas u otras producciones, sitio simplemente que 
no resulta fácil exhibirlas dondequiera. jMe explico? 




¡IÑo dejen de tomar parte en mi con- 
curso, señoras y señores! Cada uno 
de los regalitos que en él ofrezco son 
mi vivo retrato . . . y los diseñó mi 
papá Walt Disney. Lean la página 
226. 



agina 



262 



Cine-Mundiall 



Detrás de la Cámara 

{Viene de la página 225) 

Ya tenemos a nuestro "cazador" agazapado 
cerca de la cueva a cuya entrada un grillo 
príncipe mueve rítmicamente sus élitros. Nues- 
tro hombre se aproxima sigilosamente y coloca 
sus aparatos en un punto estratégico; pero el 
grillo, que no tiene pelo de tonto, adivinando la 
proximidad del enemigo, pone repentino tér- 
mino a su canto, y vuelve grupas al "cazador." 
El Rey de la Paciencia se rasca el mentón y 
se sienta resignadamente, plácidamente, a espe- 
rar a que al grillo se le pase el susto. Aunque 
conoce todos los trucos prácticos para obligarle 
a salir de su escondrijo, no sabe ninguno que 
pueda^ obligarle a cantar. 

¿Y cuando al director se le ocurre una 
escena en que aparezca una serpiente de casca- 
bel y que emita con su apéndice córneo su 
"gritó de guerra" peculiar? El "cazador" de 
sonidos se lanza a campo traviesa a cumplir el 
encargo. Y no regresa hasta que haya "foto- 
grafiado" una o dos docenas de cascabelazos 
para escoger, o una o dos picaduritas en la piel. 

¿Que hay peligros de muerte? . . . Estamos 
de acuerdo. Pero ¿qué le importa al Rey de la 
Paciencia un ligero contratiempo? Por muchos 
peligros que su profesión encierre, el "cazador" 
de sonidos es amante del Arte. Su acendrado 
amor le da ánimos para enfrentarse con una 
docena de panteras con la misma tranquilidad 
que si tuviera que habérselas con una bandada 
de jilgueros. Para él no hay imposibles. 
Cualquier día -oirán ustedes en una película la 
risa del cocodrilo. Y entonces se figurarán 
cómo fué conseguido este efecto maravilloso. 
Es que el "cazador" ha logrado, mediante unas 
cuantas cosquillas, trocar las proverbiales lágri- 
mas en una sonora carcajada. ¡Todo lo puede 
la mística virtud de la paciencia! 

En cuanto a los sonidos "domésticos", esos ya 
son más fáciles. ¿Qué trabajo puede costarle 
al "cazador" fotografiar el canto de un gallo, 
el cacarear de una gallina, el rebuzno de un 
asno, cuando la Naturaleza se ha mostrado tan 
pródiga? Todos los sonidos corrientes como el 
cierre de una puerta, el chirrido de una cerra- 
dura o de un gozne, el crujir de una cama, el 
trote de un caballo, etc., etc., ya los tiene per- 
fectamente catalogados, de acuerdo con sus 
vibraciones y clases, el archivero de la sección 
de accesorios y sonidos. 

Por eso, con la mayoría de los sonidos que 
prestan a las escenas un matiz de realidad in- 
tachable, sucede lo mismo que con la luz de 
ciertos astros. Un rayo de luz que recibamos 
hoy del firmamento, puede venir a relatarnos 
la historia de un suceso, de una tragedia que 
haya acaecido en una estrella hace la friolera 
de uno, dos o tres mil años. O algo parecido a 
suelen llegar a 3 ó 15 días vista, 
días fecha. 

Ese portazo que ha dado Clark Gable en 
un momento de cólera, puede haber sido dado 
por un señor mucho menos romántico, que no 
tiene nada de actor y quizás más o menos de 
señor, hace dos o tres años. 

El chasquido de ese beso impolítico que han 
cambiado en un momento de amorosa debilidad 
Ronald Colman y Loretta Young, puede haber 
sido fabricado por el "cazador" de sonidos o 
cualquiera de sus ayudantes sobre su propia 
mano, o por una ama de cría entusiasmada so- 
bre las castas mejillas de un recién nacido. 

Probablemente, antes de "fotografiar" esos 
sonidos en la cinta que vemos se habrá dado, 
en beneficio del director y demás personal técni- 
co, una audición de besos hasta encontrar el 
que llevase las vibraciones — aunque yo prefiero 
llamarlas "calorías" — de que son capaces los 
labios de Loretta. 



Salen siempre felices 
y llenos de energías" 





"'indo a l'^"'" co- 
'«"miosj¿7 P"9''e 



Oats,aeVoq.^^. sabor 
Quieren. =>^ . dárselos V ^ss 

SAtsy co«P«tos. 





"Han adelantado mucho en el 
colegio, lo que deben en gran 
parte al Quaker Oats pues con 
este alimento empiezan bien el 
día. Les proporciona las energías 
que tanto requieren. Mi marido 
y yo también lo comemos. So- 
mos amigos del médico pero 
gracias a Quaker Oats raras veces 
tiene que asistirnos." 




D-J9 



Todo niño necesita tomar Quaker Oats todos los días para crecer 
fuerte y sano y reponer las energías que constantemente derrocha. 
Los adultos también encuentran que el Quaker Oats los conserv'a 
sanos — listos para todo. Es un alimento delicioso y se prepara fácil- 
mente, cociéndose en 2I2 minutos. 

LA IMAGEN DEL CUÁQUERO SOLO EN EL LEGITIMO 

Quaker Oats 



Abi 



1935 



Pá g¡ 



263 




j^iños robustos, 
derechos como 
soldados ! 



UN hijo viril, buen mozo o 
una hija esbelta y atrac- 
tiva es el supremo placer de 
todo padre. Comience a pre- 
parar a sus hijos desde la niñez 
para que mañana lleguen a 
hombres robustos o mujeres 
encantadoras. Deles abundante 
Maizena Duryea, deliciosa, de 
fácil digestión y económica; un 
alimento que les dá los ele- 
mentos nutritivos que inducen 
al desarrollo saludable, huesos 
derechos y dientes firmes. La 
Maizena Duryea se puede pre- 
parar en centenares de platos 
apetitosos. Cómprela en la bo- 
dega, hoy mismo. 




DURYEA 



CORN PRODUCTS REFINING CO. 

17 Battpry Place, Nueva York, E. U. A. 

Envíenme un ejemplar GRATIS de su ilus- 
trado c interesante libro de recetas de cocina 
para preparar la Maizena Duryea. 

CM-4-3S 

Nombre 

Calle 

Ciudad 

Paí» S-3425 

Pagina 264 







rO^* ELENA *D&*LA*TO^f 



Los problemas 
de la infancia 



EN ningún país del mundo se preocupa tanto 
el Estado por la protección y educación de los 
niños como en los Estados Unidos. En cada 
curso escolar se mejora el plan de estudios, se 
añaden clases, se adoptan nuevos métodos y se 
trabaja incesantemente para que las Escuelas 
Públicas contribuyan con su labor a instruir y 
a formar el carácter, lo que, a su vez, tiende a 
eliminar — o así se presume — las tendencias 
criminales del futuro ciudadano. 

Los pedagogos más famosos de los Estados 
Unidos (y entre ellos el Superintendente de las 
Escuelas de Indiana, Mr. Donald Dushane, 
que se especializa en el estudio de psicología 
de los niños mal inclinados) afirman que si el 
Estado gastara 50 dólares más en cada mu- 
chacho durante su niñez se evitaría con toda 
seguridad el tener que invertir más tarde miles 
de dólares en la persecución de criminales. 

De acuerdo con esta teoría, se ha creado un 
cargo especial en las Escuelas Públicas que se 
ajusta al plan para que ha sido establecido: el 
de la marstra visitante, que no sólo trabaja en 
favor de los niños en la escuela, sino también 
dentro del hogar, donde se revela plenamente 
la condición moral de las criaturas y los fac- 
tores responsables de su mejor o peor comporta- 
miento. 

La "maestra visitante" es seleccionada en 
cada escuela por afición a los niños y por su 
vocación hacia el magisterio. Tiene que ser, 
desde luego, buena conocedora de la psicología 
infantil y espíritu comprensivo que simpatice 
con los chiquillos, que los comprenda y los 
ayude, sin las violencias, quejas o enojos, -que 
tienen como sistema muchos padres, por creer 
erróneamente que éste es el modo mejor de 
educar. 

Cuando la "maestra visitante" recibe queja 
sobre alguno de los muchachos de la escuela, 
investiga inmediatamente la vida de hogar de 
éste, donde por lo general encuentra la causa 
del mal comportamiento. 

LEONOR, muchacha excelente y estudiosa du- 
rante los cuatro primeros años de escuela, 
se ha vuelto durante el quinto distraída, nunca 
sabe las lecciones y no pone interés en nada de 
cuanto hace o se le ordena. La "maestra visi- 
tante" no tarda en averiguar que la madre de 
Leonor se halla muy enferma, que el padre ha 
perdido sus ahorros en especulaciones de Bolsa, 
que la familia ha tenido que reducir los gastos 
y cambiar su modo de vida. Y todo ello se 
refleja en el carácter de Leonor, que está 
siempre preocupada con los asuntos domésticos 
y no puede dedicar la debida atención al 
estudio. 

Como resultado de esta averiguación la 
maestra de Leonor presta preferente cuidado 



por ella, se hace más paciente y la muchacha, 
poco a poco, vuelve a ser la discípula de antes. 

El problema de Josefina es distinto. Está en 
el séptimo curso. Su trabajo en la escuela es 
a veces bueno y a veces francamente malo. 
Está nerviosa e irritable y, cuando la maestra 
le hace una observación, rompe a llorar. La 
"maestra visitante" averigua en la casa que 
Josefina no tiene horas de recreo. Al volver 
de la escuela estudia violín y dibujo. Los ratos 
libres los dedica a leer. Otras veces ayuda a 
la madre en el trabajo doméstico. Para la 
autora de sus días Josefina, con sus catorce 
años, es ya una mujer y ha llegado la hora de 
que deje de jugar, para pensar en cosas más 
útiles. 

La "maestra visitante" pone fin a este estado 
de cosas. Josefina optará por la música o el 
dibujo, pero no por ambas cosas. Suprimirá 
la lectura de novelas y la madre tendrá que 
conformarse por algún tiempo con prescindir 
de su ayuda. Se consultará, además, al médico 
sobre su nerviosismo y sus lágrimas intem- 
pestivas. 

Al cabo de tres meses, Josefina ha cambiado. 
No toca el violín y dibuja ocasionalmente. El 
médico ha ordenado aire libre y deportes. Ha 
vuelto la sonrisa a los labios de la muchacha y 
el trabajo de la escuela sigue su curso normal, 
con calificaciones de aplicación y eficiencia. 

EL caso de Alfredo es casi desesperado. Tiene 
doce años y es incorregible, desaplicado, 
desobediente, irrespetuoso; fuma y no asiste a 
la escuela con frecuencia. 

La "maestra visitante" descubre que el padre 
es un enfermo, sin energías y con el único afán 
de que el muchacho deje pronto la escuela para 
ponerlo a trabajar. La madre, demasiado ocu- 
pada con los problemas domésticos, le regaña 
constantemente y le castiga, considerándole 
poco menos que como una carga y reservando 
los mimos y atenciones para el hermano mayor, 
que trabaja en una fábrica y trae un sueldo a 
la casa todas las semanas. 

Después de repetidas visitas y de haber 
entablado aparente amistad con toda la familia, 
la "maestra visitante" consigue que todos sus 
miembros cambien de conducta hacia Alfredo. 
Es necesario alentarle para que estudie, puesto 
que no ha de dejar la escuela hasta que tenga 
la edad reglamentaria. El padre y el hermano 
le repasarán las lecciones y le ayudarán en el 
estudio de la gramática y la aritmética. La 
madre le animará paciente, aunque no sea más 
que con la idea de que, habiendo estudiado, será 
el día de mañana un obrero mejor. 

Y el muchacho cumple como bueno en la 
escuela y termina sin contratiempos el curso 
empezado de modo desastroso. 

AL es el plan. Observando el carácter y 
tendencias de cada muchacho, se puede sacar 

Cine-Mundial 



de cada cual el mejor partido. Todo sin vio- 
lencias, sin altercados, sin imposiciones. 

Para comenzar, deben estimularse los buenos 
hábitos del niño empleando el mismo método 
que ahora siguen también las escuelas de los 
Estados Unidos. 

A los niños del primer grado se les entrega 
cada mes un cuadro impreso, con siete divi- 
siones para los siete días de la semana, subdi- 
vididas a su vez en cuatro divisiones por cada 
día. En esta tabla hay once reglas de salud 
alineadas de arriba a abajo por el orden 
siguiente: 1. Estoy siempre erguido, ya me 
siente o ya esté de pié. 2. Hago mis ejercicios 
al levantarme. 3. Me baño. 4. Me limpio los 
dientes por la mañana y por la noche. 5. Me 
lavo las* manos antes de cada comida. 6. Bebo 
cuatro vasos de agua al día. 7. Bebo tres 
vasos de leche. 8. Como todos los días una 
fruta y, dos legumbres. 9. No como nunca a 
deshora ni dulces ni caramelos, ni helados. 
10. Voy al excusado todos los días. 11. Duermo 
11 horas, con las ventanas abiertas. 

Los niños van marcando con una cruz todos 
los días cada una de estas cosas. No hay uno 
que se arriesgue a devolver este análisis de 
sus hábitos. Y no hay uno que se atreva a 
marcarlo indebidamente. Así adquieren el 
hábito de practicar diariamente lo que deben, 
sin trabajo para ello ni para la madre, sino 
como una diversión. 



OE murió el padre de Mae West 
la víspera del día en que ésta había de filmar 
una escena, donde tenían trabajo más de qui- 
nientos extras. . . . Emmanuel Cohén, el vice- 
presidente encargado de la producción en Para- 
mount, se apresuró a suspender la filmación por 
unos días. Pero Mae West le rogó que no 
la suspendiera, ya que eso equivalía a dejar 
sin sus tan anhelados cheques a los pobres ex- 
tras. ... Y a las nueve en punto de la mañana 
del día siguiente, mientras el cadáver de Jack 
West era embarcado para Brooklyn, donde 
habían de enterrarlo, la estrella se presentaba 
en el estudio, como si no hubiera pasado na- 
da. . . . Andrés de Seguróla, que trabajaba con 
ella ese día, se emocionó profundamente ante 
el formidable espíritu de Mae, que adoraba a 
su padre, y supo sonreír mientras lloraba por 
dentro. . . . 




Como si no tuviera otra cosa que 
hacer, May Robson enseñan a tejer 
a Mary Carlisle . . . pero es de 
mentirijillas . . . en "Grand Oíd 
Girl", cinta de RKO-Radio. 



MáOS ]%^iños Saben Diferenciarlas 



Tan pronto como el niño sa- 
borea el gusto rico, la con- 
sistencia cremosa y suave de 
esta avena, sabe que lo que 
toma son HOJUELAS DE 
AVENA 3-MINUTOS. En sa- 
bor, en elementos nutritivos 
o en preparación, no existe 
otro cereal como ellas. "Co- 
cidas 'sin fuego' — en la fábrica 
— durante 12 horas." 

lo Mejor Para Los Niños. 



INSISTA EN EL GRAN 3 ROJO 





Restablezca la BELLEZA NATURAL de 
sus Dientes.... al Instante 




Empiece usted a usar Kolynos hoy mis- 
mo. Se sorprenderá de la rapidez con que 
restablece a los dientes manchados su 
belleza natural. 

Kolynos destruye las bacterias bucales 
que manchan los dientes y causan la caries 
dental. Empiece usted a usar Kolynos, e 
inmediatamente notará la diferencia en el 
espejo. Sus amigas la notarán cada vez 
que usted se ríe. 

CREMA DENTAL 

KOLYNOS 




4 



CINES SONOROS DeVry 

Tipos portátiles y Fijos para Teatros pequeños, 

medianos y grandes. Proyectores Sonoros de 16mm. 

para particulares. Cámara Sonora para filmar. 

La antigua y afamada línea DeVry incluye 

EQUlpos Cinematográflcos para todos reduisltos. Hay catalogo 

en español. . ,. » i 

Ct\ DADTICTA Distribuidor para el Extranjero 
. U. DArlldlA KImball Hall. Chicago, E. U. d« A. 




"Apréndalo Oyéndolo Hablar" 



Curso rápido y fácil por medio de 
discos aspeclales de fonógrafo. En seis 
meses, o antes, hablará. Ud. Ingle» 
correctamente. Instrucción individual. 
Precio económico. Enseñanza garanti- 
zada. Escriba hoy mismo solicitando 
informes y lección de prueba, gratis. 



NEW YORK COMMERCIAL INSTITUTE 

GI5 North IWiaml, Fia., E. U. de A. 



ICr^A Aditamentos Parlantes.— A m- IQFf^A 

lOCVüxAN pllflcadores y Alto Parlantes l«JiUV^/-v 

TAMBIÉN {MAQUINAS DE OTRAS MARCAS. NUEVAS 

Y RECONSTRUIDAS 



; INTERNATIONAL 

_ 36* 

364 CANAL ST. 




EOUIPMENT Co^r 

ICCT 

NUEVA YORK 



PUEDE LLENAR LAS NECESIDADES DE SU TEATRO 
EN TODA LINEA SEA CUAL FUERE EL VOLUMEN DE 
SU PEDIDO. PIDA CATALOGO. Escriba por corroo 
AEREO y lo contestaremos por esa vía. 



UN TRIUNFO MAS EN 
ESTA ERA DE PROGRESO 




Engrampadora Hotchkiss No. 54 



He aquí el diseño sensacional que en esta 
era de proírreso de la Industria de máqui- 
nas ensTramoadoras ha colocado a la 
cabeza a la CompaBía HOTCHKISS. los 
fabricantes mas erandes y antiguos del 
mundo. Para que las encrampadoras 
armonicen con el mobiliario de su oficina 
éstas son fabricadas en varios modernlstl- 
cos colores, pudiendo en esa forma conver- 
tirse en un atractivo adorno para su 
escritorio. Enirrampe sus documentos con 
una máquina HOTCHKISS. Para mfts de- 
talles escriba a 

THE HOTCHKISS SALES CO. 
Norwalk, Conn^ U. S. A. 



ni]Lii;-ll:lllll!il;Tia3 



Escríbannos pidiendo detalles de 
nuestro surtido completo de 
aparatos receptores para 1935. 
Hay más de 20 nuevos modelo». 
Para cualesquiera corrientes y 
ondas. Hay exclusividades por 
conceder en ciertos territorios. 
Escriba o cable^afle inmediata- 
mente. 

Plrerrliín coblccriflca; Postalrid 



7PesT>ki.(e)R/tE)ie 

I35IT1 LIRERTYST.VX/NEW YORK.N.Y. 




Abril, I 935 



Página 265 



ir^ 




Haga del 

Park Plaza 

su Residencia 
en New York 

LA agradable ubicación de este 
hotel frente al Museo Americano 
de Historia Natural, cerca de una 
estación del ferrocarril elevado y dos 
estaciones subterráneas; a corta dis- 
tancia de paradas de los ómnibus del 
famoso Paseo de Riverside, y apenas 
a media cuadra del hermoso Parque 
Central, ofrece a los hispanoamerica- 
nos una residencia sin igual durante 
su visita a New York. 

Los centros mercantiles, las más 
famosas tiendas, y el distrito teatral 
de la ciudad están a la mano. Y 
por las múltiples facilidades que 
ofrece, el Park Plaza tiene el honor 
de albergar las oficinas principales 
del Club Automovilístico de New 
York y su Bureau del Viajero, que 
ofrecen ayuda inapreciable a cuan- 
tos viajan por los Estados Unidos. 

Habitaciones de todos los tipos: 
desde elegantes cuartos sencillos 
hasta bonitos apartamentos de dos, 
tres, cuarto y seis habitaciones, con 
refrigeración y facilidades de cocina 
privada si se requieren. 

El Park Plaza presta atenciones 
especiales a sus huéspedes hispano- 
americanos. Todos los miembros de 
la familia se sienten aquí en su casa, 
y hacemos todo lo posible para que 
su visita a New York resulte comple- 
tamente agradable. 

TARIFAS Y DETALLES 
completos obtenibles con los siguentes 

representantes: 

HABANA; García-Ortega Hnos., Zulueta 32 
MÉXICO: A. Robles, Jr., Av. Madero 29, D." 
VERACRUZ: H. Pulido, Diaz Mirón 129 
SAN JUAN, P.R.: Hotel Comercio, Brau 53 
RIO JANEIRO: A. Herrera, Silva II, ler. 
BUENOS AIRES: A. Manzanera, Lima 461 

o directamente del 

Hotel Park Plaza 

50-66 West Seventy-soventh Street 

NEW YORK 

\ A LAS PUERTAS DEL PARQUE CENTRAL 



FETA 




Impertinente, Vigo, Epaña. — El ejercicio más apro- 
piado para remediar todos sus defectos es el del remo 
en una de las llamadas "sillas de salud," que ya están 
al alcance de todas las fortunas. Son sumamente 
útiles para reformar la figura en general, haciendo 
los ejercicios diariamente con constancia. Para reducir 
el estómago, el de doblar el cuerpo por la cintura 
hasta tocar el suelo con la punta de los dedos, sin 
doblar la rodilla. Para reducir las caderas, haga el 
siguiente: coloqúese de espaldas contra la pared, bien 
derecha. Levante la pierna izquierda y, sosteniéndola 
abrazada con las dos manos por la pantorrilla, leván- 
tela todo lo posible hasta que la rodilla toque en el 
cuerpo. Repita el movimiento 10 veces y hágalo 
otras diez con la pierna derecha. 

Estudiante aprovechado. Calí, Colombia. — Mi con- 
sejo es el de que antes de venir a la Universidad 
cuente con el dinero necesario para todo el hospedaje 
y estudios del primer año, pues sino se expone a tener 
que dejarlo todo a la mitad. Es posible y fácil que 
en la misma Universidad pueda conseguir algún 
trabajo que le ayude a pagarse sus estudios. Pero 
esto en todo caso le servirá para hacer economías 
para los cursos siguientes, y hasta creo que le será 
más fácil encontrarlo si no lo necesita con apuro que 
si lo necesita urgentemente, porque la vida es así. 
Si sus notas son buenas, es posible que pueda ganar 
alguna beca. Con respecto a las ocupaciones a que 
puede dedicarse un estudiante para ganar dinero 
conque contribuir a sufragar el gasto de los estudios, 
son éstas tan múltiples, que no nos sería fácil enume- 
rarlas todas. Lo mejor es que escriba a la Universi- 
dad en que desea matricularse y le pida al Secretario 
una lista de los empleos a que suelen dedicarse los 
estudiantes, dentro y fuera de la misma Universidad. 

M. Lanzas, Puerto Limón, Costa Rica. — Muy cerca 
de usted tiene el remedio, sin necesidad de hacer el 
largo y costoso viaje a Nueva York, ya que esto es 
loque le apura. En Panamá pueden operarle con el 
mismo éxito que lo harían en los Estados Unidos. La 
ciudad de Panamá cuenta con dos buenos hospitales, 
el Hospital de Panamá y el de Santo Tomás. Este 
último, especialmente, es magnífico, consta de doce 
modernísimos edificios equipados con todos los ade- 
lantos de la ciencia, con salas especiales para toda 
clase de enfermedades y con servicio gratuito para 
los pobres de solemnidad. Su cuerpo médico está 
compuesto por especialistas notables, graduados en las 
mejores Universidades del mundo. El Hospital de 
Panamá es una institución privada, también con mag- 
níficos_ especialistas de todas las enfermedades. En 
cualquiera de los dos puede encontrar el remedio para 
su mal y bien cerca de usted. No dudo que tiene 
cura y no debe tenerle miedo a la operación en caso 
de que sea necesaria. Hoy día la cirujla es algo tan 
seguro que ya no preocupan ni aún las operaciones 
más graves. 

Un desmemoriado, Tunga, México. — Con un poco de 
voluntad creo que podrá usted vencer ese defecto que 
indudablemente le tiene que estorbar mucho para el 
éxito en la vida. Hay varios tratados y, según ellos, 
todo individuo puede desarrollar la memoria siguiendo 
algunas reglas sistemáticas y estimulándola por todos 
los medios posibles. Uno de los buenos tratados que 
conozco para el caso es el "Roth Memory Course." de 
siete lecciones. Puede usted conseguirlo escribiendo 
al señor "W. T. B.. Apt. 391, 2 Park Avenue, New 
York City." De allí le darán detalles de lo que 
cuesta este curso, que según tengo entendido es poca 
cosa. Para quitarse el vicio del tabaco alguien me 
ha hablado de un método sumamente sencillo que un 
especialista vienes recomienda a sus clientes como 
infalible. Cuando se siente el deseo de fumar, en lugar 
de hacerlo respírese fuertemente llenando los pulmones 
con la mayor cantidad de aire posible, conteniendo la 
resoiración durante cuatro segundas. Exhálese el aire 
con fuerza vaciando por completo los pulmones. 
Repítase este sencillo ejercicio seis o siete veces. Y 
al terminarlo se habrá pasado por completo el deseo 
de fumar. La persona que me habló de este "santo 
remedio," me aseguró que gracias a él habla podido 
quitarse sin esfuerzo un hábito de toda la vida, que 
le tenía seco y delgado como un esparto. Como me 
lo contaron se lo cuento. Pruebe, por si acaso, ya 
que nada se arriesga en la prueba. 

Una descorazonada. Hoyo Colorado, Cuba.— l'sted 
no puede esperar mucho con un solo mes de ejercTcios. 
Y me sorprende su pregunta de si debo continuarlos, 
ya que en todo un mes de hacerlos no ha observado 
disminución en la línea de su diafragma. Le voy a 
poner un ejemplo. Hace precisamente un mes que yo 
he sombrado en mi íiuorto im melocotón. Lo riego 
todos los días y ya tiene unas hojitas saliendo de la 



tierra. Pero como no veo trazas del fruto, tengo ganas 
de preguntarla si lo sigo regando o si lo dejo secar. 
¡Para todo se necesita tiempo, hija mía! Y si para 
tocar el piano o para pintar una acuarela son precisos 
años enteros de estudio, piense lo que será preciso 
para que una figura deformada, por el descuido y 
por los años, recobre sus lineas juveniles. No puede 
ser esto en un dos por tres y la paciencia y ¡a cons- 
tancia son los elementos principales con que tiene 
usted que contar. Para la verruga de su frente, 
pruebe a mojarla con aceite de ricino todas las noches 
al acostarse. No me cabe duda de que en tres o 
cuatro semanas desaparecerá. Yo le tengo gran fe 
al aceite de ricino como agente de belleza. 

Incógnita, Santa Clara, Cuba. — No debe hacer nada 
por su parte. Siga escribiéndole como una buena 
amiga y deje al tiempo que haga su obra. En ciertos 
asuntos soy un poco fatalista y creo que el Destino 
manda. Si está de Dios que se han de casar ustedes, 
lie nada servirán los obstáculo que unos y otros 
quieran ponerles en el camino. Y si está de Dios que 
no han de casarse, de nada servirán los esfuerzos que 
ustedes hagan. Creo que él tiene razón y que deben 
dar tiempo al tiempo, puesto que los dos son jóvenes 
y al parecer se quieren devotamente. Que él se labre 
un porvenir y entonces será la hora de hablar claro 
y de fijar el asunto en definitiva. En tanto, pueden 
ser buenos amigos y tener un mutuo apoyo con una 
correspondencia sincera, ni muy espaciada ni muy 
constante, sino lo suficiente para saber que el uno 
piensa siempre en el otro y para darse el aliento que 
ambos necesitan. 

Uni viuda alegre, Solsona, España. — Si el recuerdo 
que conserva de su marido es tan desagradable, no 
veo ningún motivo para que guarde esa platónica 
fidelidad de seguir llevando en su dedo la sortija de 
matrimonio. [Quítesela, mujer de Dios, si.n ningún 
remordimiento de conciencia, y siéntase feliz de ser 
libre 1 La cuestión de los hijos es harina de otro 
costal. No se queje tanto. Es natural que les cansen 
sus continuadas lamentaciones. El que se haya dado 
mucho no es razón suficiente para que se pretenda 
recibir mucho en cambio. Y la gente joven es por 
instinto egoísta. Tenga esto muy presente y no se 
desazone imaginando faltas de cariño y de_ respeto 
donde en realidad no hay sino un afán de vivir en los 
moldes de la vida moderna, un poco en desacuerdo si 
se quiere con la nuestra, pero sin que en ello haya 
maldad ni desamor para los viejos. _ Los tendrá 
siempre más cerca de usted si no se queja y les recibe 
siempre con los brazos abiertos y la sonrisa en los 
labios. 

Indecisa, Santiago, Cuba.— Creo que usted trata de 
ilusionarse a sí misma. Si su esposo la engañó un 
millón de veces mientras duró su matrimonio, haría 
lo mismo si después de su divorcio volvieran a 
casarse. No piense más en ello y no se recrimine. 
Hay hombres así, que no pueden remediarlo y van de 
flor en flor toda la vida como mariposones. Si ha 
encontrado ahora un hombre bueno que_ la quiere, 
cásese de nuevo y no lo piense más. Viva la vida 
ampliamente y no vuelva la vista atrás. 

Una pregimtona, Antofagasta, Chile. — Medio limón 
en agua caliente por la mañana es refrescante y bueno 
para la salud, pero no sirve en modo alguno para 
adelgazar. Fuera de las drogas que se anuncian para 
el caso y que por nada del mundo yo le recomiendo a 
nadie, no hay más que tres medios positivos para 
perder peso: reducir la alimentación eliminando de 
ella todas las féculas y dulces. Hacer ejercicio. 
Tomar laxantes. El jugo de limón no sirve como 
laxante. Pero los laxantes que se tomen para adel- 
gazar, han de ser en todo caso aconsejados por el 
médico y no tomados así a tontas y a locas. El jugo 
de limón no produce ácido en el estómago como le 
dicen. La reacción que produce en el sistema es 
precisamente la contraria. Tampoco es dañino el 
beber agua en las comidas, aunque siempre es 
preferible bebería al terminar de comer y entre horas. 

M. L. T., Antioquia, Colombia. — El matrimonio más 
viejo que conozco es uno de Los Angeles, en Cali- 
fornia, Mr. y Mrs. Frank B. Wood, que acaban de 
celebrar precisamente el 68° aniversario de sus bodas. 
Dicen los dos que la receta para ser felices toda_ la 
vida no es otra que la de ser tolerantes y la de vivir 
siempre de acuerdo con la época. Poniendo esto en 
práctica, celebraron sus noventa años dando un paseo 
en aeroplano. Como ve usted, este matrimonio aven- 
taja al de usted en 11 años. Espero y deseo que 
ustedes los vean cnmplidos y que me dé la receta de 
su felicidad doméstica para publicarla en beneficio de 
mis lectores. 



Pigina 266 



C¡ne-Mundíal 







Lo que ei ojo ve 

la KODAK 
RETINA 

lo puede retener 



JL^O último en cámaras miniatura de estilo 
europeo, la Kodak Retina es una verdadera 
"retina" fotográfica: casi todo lo que uno ve se 
puede fotografiar, tan "rápido como la vista." 

¿Movimiento? Pájaros o aeroplanos en 
pleno vuelo, carreras, retratos instantáneos en 
casa (sí, hasta de noche, con película "SS"), — 
he ahí oportunidades en que se luce la Kodak 
Retina. Su objetivo es el veloz anastigmático 
yi3.5, y su obturador es Compur-Rapid, con 
ocho instantáneas, hasta de %oo de segundo. 

El tamaño de las "fotos" es de 2.4 x 3.6 cm. 
y los negativos son tan nítidos que invitan 
ampliaciones. De hecho, todo feliz poseedor 
de una Kodak Retina tiene derecho a magnífi- 
cas ampliaciones . . . sobre todo si se toman las 
"fotos" originales en Película Panatómica, de 
graneado especialmente fino y especial para 
las cámaras miniatura. (Véase más abajo.) 

Turistas, ingenieros, doctores y demás pro- 
fesionales, todos los entusiastas han de gustar 
de esta Kodak, precisa y rápida, tan sencilla 
como completa. Donde ostentan letrero 
KODAK le enseñarán la Retina. 



-4 



Nuevo magasín, cargable a la luz del día 

ESPECIAL para la Retina, el nuevo Magasín de Película Panató- 
mica Kodak F135 contiene 36 exposiciones de 2.4 x 3.6 cm. El 
magasín se carga y descarga a la luz del día con la mayor facili- 
dad. Cada "pose" queda automáticamente en posición, sin sobre- 
ponerse una "foto" a otra. Hay también un magasín parecido 
(No. SS135) para Película Kodak Supersensitiva Pancromática. 




EASTMAN KODAK COMPANY, Rochester, N. Y., E. U. A. 

Kodak Argentina, Ltda., 434 Paso 438, Buenos Aires; Kodak Brasileira, Ltd., Caixa Postal 849, Rio de Janeiro; Kodak Colombiana. Ltd., 
Apartado 834, Barranquilla ; Kodak Cubana, Ltd., Zenea 236, Habana; Kodak Chilena. Ltd., Casilla 2797, SantiaUi); Kodak 
Mexicana, Ltd., San Jerónimo 24, México, D. F.; Kodak Panamá, Ltd., P. O. Box 5027. Ancón, Zona dol Canal; Kodak Peruana, lid.. 
Divorciadas 650, Lima; Kodak Philippines, Ltd., Dasmariñas 434, Manila; Kt>dak Iruüuaya. lid., Colonia 1222. Moniovidoo. 



UN PLATO QUE REBOSA SALUD 





Ya pasaron de moda los desayunos calientes y pesados que 
destemplaron los estómagos de nuestros abuelos. Hoy se 
come racionalmente. Las doradas, sutiles y crujientes 
hojuelas de maíz del Kellogg's Corn Flakes constituyen el 
ideal desayuno moderno. 

Es un nutritivo alimento de peso ligero. Magnífico 
también como almuerzo o cena. Siempre a punto: no hay 
que cocerlo. Kellogg's Corn Flakes — siempre fresco como 
salido del tostador, dentro de su bolso hermético CERA- 
CERRADO — se sirve directamente del paquete, con leche 
fría y azúcar a gusto de cada cual — añadiéndole cualquier 
clase de fruta para variar. Pida a su proveedor de comes- 
tibles. 

Prueben los RICE KRISPIES de Kellogg— un cereal de- 
licioso que cruje, chasquea y rechina — con leche fría o 
con crema. 




MAYO, 
1935 







¿PIERDE TODO ENCANTO SU SONRISA DEBIDO A 
DIENTES MANCHADOS — DESCOLORIDOS? 

Tal vez no use usted el dentífrico que debiera emplear. Pruebe 
la Crema Dentífrica Listerine y verá qué limpios y brillantes 
lucen sus dientes. Empiece hoy mismo a usarla y pronto se 
convencerá. 

La Crema Dentífrica Listerine, aunque muy suave en su 
acción, es eficacísima. Limpia maravillosamente los dientes, 
haciendo desaparecer las manchas que tanto afean — aún las 
de tabaco. No necesita usted darse más que unas cuantas 
cepilladas con ella para ver el resultado. 

También da a la boca esa deliciosa sensación de frescura que 
se nota usando el Antiséptico Listerine. Fortalece las encías y 
les da un precioso color rosado de salud. Cómprese un tubo de 
Crema Den líf rica Listerine, úsela mañana y noche durante los 
próximos 30 dias y no volverá a usar otro dentífrico. 

CREMA dentífrica 

LISTERINE 



I^HILCO 

UN VERDADERO RADIO 




DE LA MANO CON EL MUNDO 



I'^jUE fácil es mantener contacto íntimo con ei 
^^ orbe entero, mediante un PHILCO! 

Ningún punto resulta demasiado lejano, así se trate 
de los Círculos Polares o de la Zona Tórrida, para ser 
traído al hogar, gracias al genio y la experiencia de 
los ingenieros de PHILCO. 

Se explica por qué las perfectas cualidades sinto- 
nizadoras y la belleza de este receptor de radio — 
incorporadas en todos los modelos de PHILCO — han 
cautivado a todo el mundo. 

Usted también puede hacer girar la perilla y escu- 
char lo mejor de lo mejor en radio. 

Aquí se ilustran los siguientes modelos: 

I6B — El mayor de los "baby grands" — 10 vatios — 
I I válvulas — Zona de alcance de 1 3 a 555 metros. 

245C — Zona de alcance de 25 a 2400 metros — 
Tres ondas — 6 válvulas o tubos. 

66S — 5 válvulas — Zona de alcance de 19 a 555 
metros. 

Hay 59 modelos de PHILCO a elegir, de toda 
clase de voltaje, onda y precio. 




66 S 



PHILCO RADIO AND TELEVISIÓN CORP., Departamento de Exportación 
AMERICAN STEEL EXPORT COMPANY, INC., 347 Madison Avenue. Nueva York, 

Dirección cablegrafíes: "AMSTA," New York 



E. U. A. 



Mayo. 1935 



Página 27 



LOS ESTRENOS 




"DULCES MELODÍAS"... 
(WARNER) 

Apenas vea esta película el amable lector 
se explicará por qué Rudy Vallee lleva tantos 
años (y es fenómeno en estas tierras) en- 
señoreado de las salas de baile, los micrófonos 
de radiodifusión y el romántico espíritu de sus 
rubias compatriotas: el joven es persona 
simpatiquísima, tanto en lo particular como 
ante la cámara y ese atractivo, que se pega a 
sus canciones y a sus sonrisas domina hasta 
el grado de borrar sus deñciencias como actor 
(que nunca, entre paréntesis, ha pretendido 
ser) y, en resumidas cuentas, garantiza el 
éxito de esta producción, ya de suyo muy 
bonita. 

Además, con él trabaja la seductora Ann 
Dvorak, ante cuyos encantos nos conmovemos 
varios y que, entre Ned Sparks y un par de 
orquestas a todo trapo — por no hablar de las 
canciones y los bailes, que están de primera — 
luce su belleza y la agilidad de sus pantorrillas 
desnudas. Los músicos que aquí figuran com- 
binan su labor fílarmónica con dos o tre* peleas 
acrobáticas y varias bromas de regular gusto, 
lo cual será una novedad para el eipectador 
de países extranjeros. Como detalle, entre 
los muchos que deben mencionarse, recomiendo 
uno: fíjense mis numerosas amistades en el 
señor que, haciendo de borracho, corea a 
Vallee en la escena del cuarteto en un cafetín. 

¡ Ah, sí ! El argumento. . . . Bueno, se trata 
de un director de orquesta y cantante y de una 
bailarina que están enamorados entre sí, aunque 
se pasan la vida riñendo y de un intruso agente 
de publicidad que se interpone entre uno y 
otra. Lo demás es música, bailes, cancionei 
y soberbio entretenimiento. — Guaitsel. 



"VANESSA: HER LOVE 
STORY" (M-G-M) 

La tan discutida novela de Hugh Walpole 
(que Norma Shearer no ha fílmado por encon- 
trarse otra vez en estado interesante) sirvió 
para confirmar los extraordinarios méritos 
artísticos de Helen Hayes, que encarnó a la 
heroína con supremo acierto. El asunto, 
aunque abunda en episodios, puede referirse en 
pocas palabras. Vanessa está enamorada de 
Ben'jie (Robert Montgomery) con el que va a 
casarse, pero la boda no se efectúa por morir 
en un incendio el padre de ella (Lewis Stone) 
y creer la muchacha que el novio, pudiendo, 
no hizo nada por salvarle. Arrepentida de su 
injusto pensamiento, Vanessa, que se ha que- 
dado sola con su centenaria abuelita, personaje 
admirable del que hace una formidable creación 
May Robson, se va en busca de Benjie ¡y le 
encuentra casado con una vulgar mujer a la 
que conoció en una noche de borrachera! 
Vanessa y Benjie se quieren, pero tienen que 
separarse. Al poco tiempo, él, infeliz en su 
vida conyugal, se va como soldado a Egipto. 
Y Vanessa se casa con su primo Ellis (Otto 
Kruger), un pobre enfermo mental que la hace 
desgraciada. Vuelve Benjie de Egipto, con 
un brazo mutilado, pero libre ya, porque su 
mujer se divorció de él, y se entera de que 
Vanessa vive bajo la amenaza de su esposo, 
loco, que acaba por echarla de su lado. . . . 



Entercd as »econ<l-cla«s matter October 7th, 1920, at the Post Office at New York, N. Y., under the Act of March 3rd, 1879.-- May, 1935, Vol. XX, No 5.- 
A monthly publinhcd by ChalmerB PublUhing Company, at 516 Fiíth Avenue, New York, N. Y.-F. García Ortega, President; Alfred J. Chalmers, Vice President; 

Ervin L. Hall, Secretary and Treasurer.-Subícription Pnce: $1.50-Single Copy, 15 cents. , ■ m ,o< 

Registrado como correspondencia de segunda clase en la Administración de Correos de Guatemala el 7 de enero de IVJS, bajo JNo. 1!». 



Página 272 



Cine-Mundia 



CUATRO SOBERBIAS PRODUCCIONES 
OUE NO DEBE DEJAR DE VER 



<:7 



KAY frangís en 
"LA VIDA ES SABROSA" 

("LIVING ON VELVET") 

WARREN WILLIAM y 
GEORGE BRENT 

son dos preíendienles fascinadores. Kay tiene que 

escoger a uno de ellos. ¿Cual será el preferido? 

Dirigida por FRANK BORZAGE 



/p, 



/ i 



m 



"GOLD DIGGERS OF 1935" 

¡El Iriunfo musical del año! ¡Superior a las ediciones 
anteriores! Trescientas bellezas incomparables y un 
conjunto soberbio de estrellas capitaneado por 

DICK POWELL 

GLORIA STUART, ADOLPHE MENJOU, GLENDA 

FARRELL y HUGH HERBERT. Dirección escénica 

y coreográfica de BUSBY BERKELEY. 



Á 



.*^ 



(. 



/ 



I ^ . 



//< 



LOS DIABLOS DEL AIRE" 



con 



("DEVIL DOGS OF THE AIR") 



JAMES CAGNEY, PAT O BRIEN 
MARGARET LINDSAY 

Una producción gigantesca, hecha con la colabora- 
ción del Cuerpo de Infantena de Marina de los 
Estados Unidos. Episodios inolvidables tejidos en un 
argumento chistoso y conmovedor. 

Una Producción ^mopolitan 



RUDY VALLEE 



en 



'DULCES melodías 



// 



con 



("SWEET MUSIC") 



ANN DVORAK y 
NED SPARKS 

¡Música, arte, baile, canto, vis cómica, farándula! 
Producción repleta de sorpresas, situaciones gracio- 
sísimas, escenas de gran lujo y bellísimas toilettes. 



PRONTO-"LOS CABALLEROS NACEN" ("GENTLEMEN ARE BORN") 
/ con FRANCHOT TONE • JEAN MUIR • MARGARET LINDSAY • ANN DVORAK 




ss*.""^-'-" 



^ . lierbert en 



la 
ers. 




■ rftíOTlK'- i'i'f''» íf-FoliM B"-íe« . '" ^^^ 




£í ¿Zanco «s 



Claudette 



Fred MacMurray P"l'p„„do". «"" 



.?-:' r-íi-/" '" ''"'"""''"'■ 



Colbert en 



'El L'^^ 



Se van juntos Vanessa y Benjie, pero no son 
felices, porque las leyes de Inglaterra no le 
dan a ella el divorcio. Se agrava el loco en 
su enfermedad, y Vanessa, llamada por él, se 
va a su lado para cuidarle. Pasan tres años, 
se muere al fin el demente, y Vanessa puede 
entonces casarse con Benjie. . . . Esto es todo. 
Y cuando la película finaliza el recuerdo que 
perdura es el de May Robson, eclipsando a los 
demás intérpretes. — Zárraga. 

"GOLD DIGGERS OF 
1935". ..(WARNER BROS.) 

Gloria Stuart, Dick Powell, Grant Mitchell, 
Hugh Herbert, Joseph Cawthorn, la inimitable 
Glenda Farrell, Alice Brady haciendo una mi- 
llonaria excéntrica y Adolph Menjou en el 
papel de un empresario medio loco: el resul- 
tado es una comedia musical en la que el inte- 
rés no decae un instante. 

En la interpretación, es difícil señalar quién 
se lleva la palma entre todos estos artistas. 

Lo que si es fácil es asegurar, sin rodeo al- 
guno, cuál es el número que ha de causar ma- 
yor sensación aquí y en todas partes, y en el 
que no aparece una sola de las figuras que he 
mencionado. 

El número a que aludo se titula "La canción 
de Broadway" y lo interpreta, y lo canta, 
Winifred Shaw, que se está llevando de calle 
al público dondequiera que se exhibe la pelí- 
cula en los Estados Unidos. 

Como específico contra el aburrimiento, re- 
comiendo a mis amigos "Gold Diggers of 1935". 
— Hermida. 

"FOLIES BERGERE" 
(20TH CENTURY) 

Se supone que un cantante de café parisiense 
imita a la perfección a un renombrado y 
millonario bulevardier. Tal habilidad y su 
extraordinario parecido con el potentado 
inducen a los amigos de éste a contratar al 
cómico para que se ponga en lugar del ricachón 
durante una fiesta, con objeto de despistar a la 
gente (motivos de alta finanza, viaje rápido 
a Londres para conseguir un préstamo 
etcétera). La cosa se complica no sólo porque 
el falso banquero tiene que llevar la imitación 
hasta la alcoba de la mujer del auténtico, sino 
porque este último regresa a su domicilio 
mucho antes de lo que se presumía. Aquí es 
donde viene la parte picaresca del argumento, 
que se resuelve, al fin, a satisfacción general. 

El doble papel de cantante y financiero esta 
a cargo de Maurice Chevalier; de esposa 
perpleja y no muy segura de sí misma, Merle 
Oberon y de rubia de genio corto y mano 
larga Ann Sothern. Cada cual se luce en sus 
respectivas interpretaciones. Chevalier, por 
supuesto, canta varios aírecitos con caracterís- 
tica gracia y . . . cuando hace de banquero, 
adquiere un parecido singular ¡con Noah 
Beery! La música — porque hay música a po- 
rrillo — está muy bien y los bailes (que también 
hay, con muchas chicas bonitas y mucha 
originalidad) están presentados a todo lujo, 
particularmente uno que tiene que ver con 
la lluvia. 

Por dichas razones, la cinta se sale de lo 
común y gustará a los aficionados. — Ariza. 

"AMOR ES REY" 
(PARAMOUNT) 

Deliciosa opereta para máximo lucimiento de 
Cari Brisson, que, en cuanto se le vea en esta 
película, se va a convertir rápidamente en un 
favorito de las damas. El tema de la obra 
es insignificante. Un artista que tiene un 



Página 274 



Cine-Mundial 



Sa Jixd/. • • 



Satlvád!. • • 




'I Ud. suele entregarse con desbordante entusiasmo a los 
placeres inefables que proporcionan las bebidas, las comidas, 
las trasnochadas, etc., siga el consejo de los médicos para evitar 
o corregir los desagradables efectos que sobrevienen después: 

Al acostarse tómese dos cucharadas de Leche de 
Magnesia de Phillips en un vaso de agua, y repita 
la misma dosis al levantarse. 

En forma suave pero segura, la Leche de Magnesia de Phillips 
le limpia el tubo intestinal y le entona el estómago, haciendo 
desaparecer todo síntoma de náusea, dolor de cabeza, biliosidad. 
En otras palabras, usando oportunamente la Leche de Magnesia 
de Phillips, Ud. protege el bienestar de su cuerpo y de su espíritu. 



Leche de Magnesia de 

PHILLIPS 

el antiácido- laxante ideal para niños y adultos 



Mayo, I 935 



Página 275 



asombroso parecido con un re\', se hace pasar 
por éste, mientras el monarca, encantado de la 
libertad, pasa por el otro. ... La reina, que 
estaba muy olvidada del monarca, se encanta 
con el sustituto, creyendo que es su legítimo 
consorte, y no ocurre una catástrofe conyugal, 
porque éste vuelve oportunamente y recobra su 
puesto. Mary Ellis y Edward Everett Horton, 
en primer término, y Eugene Pallete en se- 
gundo, se reparten las carcajadas del público. — 
Zárraga. 

"DOS MONJES" 
(UNIVERSAL) 

' En una ciudad de Méjico, tal vez la misma 
capital, vivían dos jóvenes que crecieron jun- 
tos, que se querían como hermanos y que com- 
partieron todas sus pequeñas alegrías y amar- 
guras: el uno compositor, herido de muerte por 
una dolencia del pecho; el otro rico y poderoso. 
El rico se va de viaje y permanece dos años 
en el extranjero. Al volver se encuentra con 
que el amigo enfermo tiene novia y está en 



vísperas de casarse, y aquí empieza la tragedia 
que origina una muerte violenta y que al final 
los lleva a un monasterio. 

¿Hubo traición? 

¿Quién de los dos fue el culpable del desen- 
lace fatal que vino a teñir con sangre el idilio? 

Sería una lástima divulgar la trama y qui- 
tarle al lector el placer de saborear un emo- 
cionante giro dramático, que, si no es nuevo, 
lo parece. 

La fotografía, irreprochable. La acción, so- 
bria, bien llevada y bien sostenida. El interés 
aumenta en los últimos rollos, cosa rara en 
cintas de esta procedencia. La interpretación 
discreta y el argumento intrigante, con toques 
de verdadera originalidad. 

No hay una sola escena ni un solo parlamento 
cursi, cosa rara también en esta clase de foto- 
dramas. 

Por li maestría en el corte y arreglo merece 
un aplauso Juan Agell, el hombre encargado 
de esta labor en la Universal; y, por supuesto, el 
acompañamiento musical de Max Urban es una 
verdadera filigrana, como siempre. — Hermida. 



"ROBERÍA" ...{RKO-RADIOl 

Señoras, aquí tienen ustedes su película. 
Canciones románticas, "sprit" francés — francp« 
de Hollywood, por supuesto — , bailables 
modernos y sobre todo y por encima de todo 
modas. Revisión de modas. Modas para todos 
los gustos y capaces, de disgustar a lo más 
apacibles maridos. Vestidos de cazadora, de 
aviadora, de primavera, envueltos en pieles, 
trajes de baño "sintéticos," modelos ceñidos, 
modelos ampulosos, escotes hasta cerca del 
ombligo, aberturas hasta la rabadilla. Y tan 
atractivo espectáculo para las señoras adobado 
con música, elástica y cimbreante, de "jazz." 
Un éxito. Un éxito, porque después de todo la 
concurrencia a los cines es mayormente 
femenina. Vaya por ustedes. 

Fred Astaire — que por cierto baila inimitable 
y vertiginosamente — llega a París con una 
banda de "Jazz" que se denomina los "Wabash 
Indianians," y el empresario que los había 
contratado se niega a recibirlos, porque él había 
hecho arreglos para que vinieran indios y entre 
(Continúa en la página 329) 



Una de las escenas de la producción his- 

panoparlante "Dos Monjes", realizada en 

Méjico y que distribuye la Universal. 




P&glna 276 



Cine-Mundial 




ANTE él se halla una joven de excepcional 
belleza, cuyo rostro revela la más pro- 
funda agitación . . . sus azules ojos, 
bañados en lágrimas. . . . 

— Señor Chan, me encuentro en un trance 
horroroso. No hay nadie en Londres ... en el 
mundo entero, que pueda ayudarme; solamente 
usted. 

El célebre detective la mira con gesto pa- 
ternal. 

— El mundo es grande . . . yo, un humilde 
chino. 

— Pero, señor Chan, estoy desesperada. . . . 
Le imploro, de rodillas si fuere necesario, que 
me escuche. 

Charlie Chan toma una de su manos y con 
mesurada voz le dice. 

— Está usted agitada, señorita; descanse. 

Luego se vuelve al joven que la acompaña. 

— ¿Está usted enterado de lo que le ocurre 
a la señorita Gray? 

— Sí, me llamo Hov^ard . . . Neil Howard. 
La señorita Gray es mi prometida. 

— Magnífico, — dice Charlie Chan sonriendo. — 
Haga el favor de honrar con su presencia la 
habitación contigua. Sólo me quedan unos ins- 
tantes para coger mi tren. Hable usted. Le 
escucho. Principie por el mejor lugar: por el 
principio. 

— Muy bien . . . — dice Hov^ard. — Se habrá 
usted enterado por la prensa del tristemente 
notorio "Asesinato del Establo". La señorita 
Gray es hermana de Paul Gray, el único ser 
que tiene en el mundo. El crimen fué cometido 



hace tres meses en los establos de la casa sola- 
riega del señor Richmond, en el Condado de 
Retfordshire. Paul Gray era el secretario de 
Richmond. Hamilton fué el hombre a quien 
asesinaron. Un invitado. Durante el juicio, se 
presentaron indicios vehementes, abrumadores, 
en contra de Gray; pero su hermana continúa 
aferrada a la idea de que su hermano es 
¡nocente. 

— ¿Han apelado el caso? 

— Sí, pero en Inglaterra sólo es admisible 
una apelación. La de Gray fué denegada . . . 
y será ajusticiado dentro de tres días. 

— ¿De modo que para salvarlo hay que pro- 
bar que otro fué el culpable? 

— Exactamente. Y es preciso dar con él antes 
de las nueve de la mañana del viernes próximo. 

Charlie Chan medita; parece hablar con- 
sigo mismo. 

— Ahora son las cuatro de la tarde. Sólo se- 
senta y cinco horas. La fé de esa damita en la 
pericia de este servidor, de este humilde chino, 
es extraordinaria. . . . Pero los detectives no 
podemos hacer milagros. No obstante, sólo un 
milagro podrá salvar a Paul Gray. 



Novelización basada en el fotodrama 
del mismo nombre, de la Fox, cuyo 
reparfo encabeza Warner Oland, 
creador del célebre detective chino 
en el teatro y en la pantalla. 



Charlie Chan lo mira detenidamente. 

— Una pregunta, si me hace el favor . . . 
muy importante. ¿Cree usted que el hermano 
de la señorita Gray es inocente? 

Howard titubea, visiblemente contrariado. 

— ¿Qué tiene que ver lo que yo opine? — dice. 
— Pero ya que desea que hable con toda fran- 
queza ... lo considero culpable. . . . Quisiera 
poder decir lo contrario. . . . 

Un grito vino a indicarle que, mientras ha- 
blaba, se había entreabierto la puerta detrás 
de él. 

— Howard, ¿y eres capaz de decir eso? Bien 
sabes que es inocente. ¡ Mi hermano es ino- 
cente I Cómo es posible que digas lo contrario? 
¡ No quiero volverte a ver ! 

Desesperado, Howard exclama : 

— Pero Pamela, deja que te explique. Le 
estaba diciendo al señor Chan que. . . . 

La joven, airada, ya no le hace caso. 

— Señor Chan, — dice — iré esta noche a casa 
de Richmond. Sé que la clave del enigma está 
allí. ¿Querría usted acompañarme? 

El detective la contempla con verdadera 
admiración. 

— Señorita Gray, con gusto pospondré mi 
viaje de vacaciones. Quizás esa casa de campo 
me tenga reservadas aventuras sumamente in- 
teresantes. 

En los ojos de la joven se refleja la más 
profunda gratitud al oir aquellas palabras, y 
al poco abandona la estancia sin dirigir una 
sola mirada a Howard. 



Mayo, 1935 



Página 277 



Es la víspera del último día de caza en 
Hetfordshire. ... En la morada de Rich- 
mond reina el bullicio. Hay muchos invitados 
y se discuten animadamente los incidentes de 
previas cacerías, tema siempre grato entre los 
amantes de este deporte. 

Chan deja su taxi en la verja del jardín y 
camina hacia la casa observando de cerca 
cuanto le rodea. Los bien cuidados jardines. . . . 
Los muros cubiertos de hiedra de la antigua 
abadía, que eso fuera en otros tiempos la casa 
solariega de Richmond. Todo se conservaba 
en perfecto estado. En un extremo del jardín, 
los amplios establos con soberbios ejemplares 
de pura sangre. 

Los encargados de cuidarlos se alojaban en 
habitaciones construidas en los altos del edifi- 
cio. En el establo había luz ... al parecer los 
"grooms"' estaban ultimando los preparativos 
de la cacería final del día siguiente. 

Chan examinó los establos — el teatro del cri- 
men. Tal vez quedara allí algún indicio, al- 
guna pista, que solucionara el misterio. 

Sólo sesenta y cinco horas para salvar a un 
inocente de perecer en la horca. . . . De ellas, 
ya habían pasado tres desde que Chan tomara 
el tren en Londres para reunirse con Pamela 
en casa de Richmond. La joven lo aguardaba 
presa de febril impaciencia, pero confiada en 
que en manos del célebre detective chino estaba 
la salvación de su hermano. ¡Faltaban sesenta 
y dos horas ! 

Chan toca el timbre de la puerta principal, 
y, después de lo que parece una eternidad, 
viene a abrir un ayuda de cámara de duras 
facciones. 

Chan habla en voz baja: 

— Buenas noches. ¿Está aquí la señorita 
Gray? ¿La señorita Pamela Gray? 

— La señorita Gray se ha retirado. ... Si 
desea verla tendrá que regresar mañana por 
la mañana. . . . 

El aNuda de cámara se dispone a cerrar la 
puerta, pero titubea cuando Chan le dice: 

— Es de suma importancia que vea a la se- 
ñorita Gray ahora mismo. 

Ambos se miran fijamente. . . . Chan com- 
prende en seguida que aquel no es un criado 
cualquiera. El ayuda de cámara es astuto, no 
cabe duda. Chan trata de evitar que sospe- 
che de él. El hombre repite: 

— Tengo órdenes terminantes de no molestar- 
la para nada. Regrese por la mañana. 

Y le cierra la puerta en la cara. 



— Gracias mil — dice Chan. 

Y si hubiera podido observar lo que Phillip, 
que así se llamaba el ayuda de cámara, hizo 
después que le cerró la puerta, habría tenido 
motivos de sobra para alarmarse. 

Charlie Chan no era hombre acostumbrado 
a desistir de sus propósitos tan fácilmente, y 
necesitaba ver a Pamela. Comenzó a dar vuel- 
tas en derredor de la casa; el primer piso es- 
taba brillantemente iluminado ... se oían las 
voces de los que elogiaban con calor sus caba- 
llos favoritos. El detective no hizo caso a nada 
de esto. Su vista no se apartaba de las ven- 
tanas en los pisos de arriba ; y, por fin, su 
búsqueda fué recompensada. En una habita- 
ción en el segundo piso había luz. Se acercó 
cuanto pudo a las paredes y escuchó esta con- 
versación. 

— Señorita, tome una taza de té. . . . Le hará 
mucho bien. 

La voz obsecuente era sin duda alguna la 
de una sirvienta. 

— No, gracias, Perkins. . . . Por favor déjame. 

Quien así contestaba era Pamela Gray. 

Charlie Chan miró en derredor. . . . Un ár- 
bol pequeño crecía al lado del viejo torreón 
que formaba uno de los extremos de la casa. 
Comenzó a subir y no tardó en escalar un 
pequeño balcón de piedra que daba acceso a 
la habitación. Al penetrar por la ventana, se 
escuchó un grito aterrador. . . . Era la doncella, 
Perkins, la que parecía haber visto un fantas- 
ma. Pamela Gray se volvió en el acto: 

— ¡ Oh, señor Chan ! 

— Señorita, ¡no permita que la toque! — ex- 
clama la Perkins presa de terror. 

— No seas tonta, Perkins. Conozco a este 
caballero. . . . Haz el favor de marcharte y 
de no decir una sola palabra a nadie. 

La doncella, temblando, abandona la estan- 
cia. . . . Chan se aproxima a la joven. 

— Le pido mil perdones. . . . Me vi obligado 
a entrar así tan sin ceremonias porque el ayuda 
de cámara dudaba de mí. 

— ¿Pero, qué hace usted aquí? — pregunta 
Pamela. 

— He visto a su hermano — continúa Chan — y 
creo que usted tiene razón. . . . Otro es el cul- 
pable, pero hay que proceder con suma rapi- 
dez. Mis humildes esfuerzos se encaminarán 
en esa dirección, pero es preciso que usted me 
ayude. 

— Haré lo que usted quiera, con tal de salvar 
a Paul. . . . Dígame por donde debo principiar. 



— Por el principio. ¿Están aqui todos los que 
declararon durante el juicio oral? 

— Creo que sí — dijo Pamela; — el asesinato 
ocurrió al comienzo de la temporada de caza. 

— Excelente. Tenga la bondad de reunir a 
los invitados en uno de los salones. Quizás de 
todo lo que ellos sepan este humilde servidor 
deduzca algo. 

— Venga conmigo — dice Pamela indicándole 
la gran escalera que comunicaba con la biblio- 
teca. 

— Phillips, — dice al atónito ayuda de cámara 
que estaba al pie de la escalera — conduzca al 
señor Chan a la biblioteca, mientras reúno el 
resto de los invitados. 

— Muy bien, señora — responde Phillips. — Ven- 
ga por aquí. Y abre la puerta de la suntuosa 
habitación. 

— Gracias mil — dice Charlie, pero el criado 
no contesta; lo único que hace es mirar con 
mal gesto al obeso señor que tiene enfrente. 

La biblioteca tenía el techo bajo. . . . Las pa- 
redes estaban cubiertas de vitrinas con innu- 
merables tomos primorosamente encuadernados. 
Frente a una de las ventanas había un magní- 
fico escritorio sobre el cual se hallaban papeles 
cuidadosamente ordenados, así como un gran 
cartapacio de piel de Rusia. Chan, mientras 
espera a los invitados, inspecciona minuciosa- 
mente la habitación. ... Ni un solo detalle se 
escapa a su mirada. 

Pronto llegan todos, encabezados por Rich- 
mond, el anfitrión. Pamela los va presentando 
uno a uno. 

— Este es el señor Chan, célebre detective de 
quien todos hemos oído hablar. Está buscando 
algunos indicios mediante los cuales podamos 
establecer la inocencia de mi hermano Paul. 
. . . Yo le he prometido que todos nosotros le 
ayudaremos en cuanto sea posible. 

El grupo entero muestra, con un murmullo, su 
aprobación. 

• — Gracias mil, — dice Chan inclinándose cere- 
moniosamente. — Tengan la bondad de sentarse. 
Pues bien, si el señor Gray no es culpable, otro 
cometió el asesinato. El único modo de salvar 
al señor Gray es encontrando a ese otro, y 
encontrándolo pronto; en cincuenta y siete ho- 
ras. Señor Richmond: tenga la bondad de re- 
latar suscintamente los acontecimientos de 
aquella noche. 

— Bien, — comienza Richmond. — Después de la 
cena, Gray vino aquí seguido por Hamilton. , . . 

— -Dispense un momento — interrumpe Chan. 




Viendo entrar a Charlie Chan por la ventana, 
la doncella de servicio, aterrorizada, se prepctra 
a defenderse, pero su ama la retiene. . . . 



El criado ?nira a Chan con extremado recelo, 
que el detective parece no notar. ¿Por qué 
objetará contra la presencia de Charlie . . . ? 



Página 278 



Cine-Mundial 




Los invitados se dirigen a reproducir la escena del cri- 
men en el establo, bajo la dirección del detective Chaii. 



— ¿Vivían ambos aquí? 

— No. Paul era el que se ocupaba de mis 
asuntos de caza, una especie de secretario social, 
y sólo vivía aquí durante la temporada; pero 
el capitán Hamilton había venido a pasar el 
fin de semana. . . . Pertenecía a las Fuerzas 
Reales Aéreas. 

— No había nadie más aquí, — continúa Rich- 
mond, — pero se oyó un tremendo altercado. 
Fothergill, que es este caballero, dijo que fue 
una riña descomunal. Jardine los escuchó desde 
el pasillo y dice que peleaban a propósito de 
una corista, y entró aquí para poner fin a la 
pendencia antes que se enterasen las damas. 

— Muchas gracias. Señor Jardine, continúe 
usted desde este punto. . . . 

— Pues sí, — dice Jardine, — desde la puerta oí 
decir a Hamilton, "No olvide lo que le he 
dicho". Gray le contestó algo que no pude 
comprender. Luego oí que abrían y cerraban 
esas ventanas. . . . 

— Eso es — exclama Chan — ¿ Entró usted en- 
tonces ? 

— No. No cabía duda de que uno de los dos 
había salido de la biblioteca, y determiné no 
meterme en asuntos que no eran de mi incum- 
bencia. 

— Una admirable manera de proceder y muy 
inglesa por cierto. Continúe. 

Fué Richmond quien tomó la palabra en- 
tonces. 

— Uno de los caballos de Garton estaba en- 
fermo, y él y Jardine fueron a los establos a 
verlo antes de acostarse. Cuando iban para 
allí, observaron a Gray que salía en dirección 
a la casa, aunque no le dieron importancia al 
incidente. Cuando llegaron a los establos halla- 
ron a Hamilton muerto en el suelo. . . . ¡Había 
sido apuñaleado! 

Chan observa silenciosamente las paredes de 
la biblioteca. 

Sin alterarse en lo más mínimo, con típica 
calma oriental, se encamina a la ventana de 
la izquierda tras del escritorio. Al lado, hay 
un armero lleno de escopetas y cuchillos de 
caza. . . . Falta uno de ellos. 

Da la vuelta y mira al grupo, diciendo. 

— Aquí falta un cuchillo de caza exactamente 



igual a éste — e indica uno que está en su sitio. 
... La vaina del otro está vacía. 

— Sí, — contesta Richmond — el asesino empleó 
el cuchillo que falta de ahí. Está ahora en 
manos de la policía. Fué hallado al lado del 
cadáver, pero no tenía impresiones digitales. 
Se dice que Gray usó guantes. 

— Raro, — dice Chan — que un crimen pasional 
haya sido cometido con manos enguantadas. 
Un hombre acalorado no se acordaría de se- 
mejante cosa. 

— Pero — responde Richmond, — el Fiscal ale- 
gó que el crimen fué premeditado, y, desgra- 




Richmond actuó como asesino y Jardine 
como víctima . . . y el " groom" , Lake, 
bajó a aquietar al caballo en el establo. 

ciadamente para Gray, le hallaron un par de 
guantes. . . . 

— No nos adelantemos. Si el señor Gray no 
es el asesino, entonces tenemos que olvidar todo 
cuanto alegaron durante la vista de la causa. 
No nos interesan las conjeturas. La verdad es 
lo que conviene descubrir. ... Y ahora, hagan 
el favor de acompañarme todos a los establos. 

— Pero, ¿a santo de qué? — protestan varios. 

Charlie insiste firmemente. 

— Deseo reconstruir el crimen — dice. — Es un 
método francés que suele dar excelentes resul- 
tados. Y, abriendo la m.imp.nra, encabeza el 



grupo, dirigiéndose a los establos que apenas 
se distinguen en la oscuridad al fondo del 
jardín. 

Aquélla era en verdad una rara procesión. 
. . . Damas en traje de soirée. . . . Caballeros 
de etiqueta siguiendo a un diminuto y mal 
vestido chino. Al fin llegaron a la puerta de 
los establos. Richmond se adelantó y encendió 
el foco de luz eléctrica que había a la entrada. 
En la semi-oscuridad, el grupo rodeó nervio- 
samente al detective chino. . . . Charlie sonreía 
como le era habitual, y, volviéndose hacia 
Richmond, 

— Por favor, — dice — usted y Jardine, ayú- 
denme en la reconstrucción del crimen. Señor 
Richmond, haga usted de Hamilton. Señor Jar- 
dine, usted . . . del asesino. 

La cara cetrina de Jardine revela cólera. 

— Esto me parece una solemne tontería. . . . 
Un juego de niños. . . . Oiga, Richmond, ¿es 
necesario proseguir con esta farsa? 

— El señor Chan manda aquí. Sólo desea 
reconstruir. . . . 

Súbitamente se abre una ventana y una voz 
chillona demanda — ¡A ver! ¿Qué ocurre aquí? 

Los del grupo se sobresaltan violentamente, 
y, mirando hacia arriba, ven un hombre de 
muy mala catadura con los ojos desorbitados 
por el terror. 

Richmond es el primero en reponerse de la 
sorpresa.— No es más que mi primer groom, 
Lake. . . . No pasa nada, Lake, anda a acos- 
tarte. 

— Está bien, señor — refunfuña Lake y desa- 
parece. 

Los del grupo, un tanto tranquilizados, vol- 
vieron a dirigir sus miradas hacia Charlie 
Chan; éste le dio el cuchillo a Jardine, que 
exclamó con evidente alarma: ¿Qué es lo que 
hace usted, hombre? 

— No es más que el cuchillo de la biblioteca 

—dice Charlie. — Usted va a ser el asesino. 
Usted, señor Richmond, es Hamilton. Entren 
en establo. 

— Muy bien — dice Richmond y entra. 

— Ahora, señor Jardine — continúa Charlie 
Chan, tome el cuchillo, entre y pretenda dar 
el golpe tal como el Fiscal dijo que fué dado. 
Luego deje el cuchillo donde dicen que quedó 
el otro. 

Jardine toma el arma de muy mala gana 
y entra al establo seguido por los otros, que 
se muestran visiblemente afectados. Richmond 
está de pié al lado de un pesebre. Una lám- 
paar en el techo lanza una luz opaca sobre 
su cabeza. 

— Ahora — exclama Chan, — proceda con el 
asesinato. 

Apenas acaba de decir esto cuando se oye 
una conmoción infernal . . . patadas, relin- 
chos. . . . Un caballo se ha espantado y lucha 




Lake se resiste a sufrir el interroga- 
torio de Chan y parece dominado 
por el terror. 



Mayo, 193 5 



Páq 



2 79 





Charlie Chan, el sargento Thacker, Richmond , 
Garton y Jardine contemplan pasmados el ca- 
dáver del asesinado ... 



. . . pero la cartera de la víctima está repleta 

de billetes y no es posible que se haya él mismo 

dado la muerte. . . . 



por lanzarse fuera del establo. Richmond se 
aproxima a tranquilizarlo, pero el tumulto 
aumenta. 

— ¡Quieta! ¡Quieta! — grita; y luego, vol- 
viéndose a Chan, dice: 

— ¿No podríamos hacer esto en otra parte? 
Esta yegua se ha puesto excesivamente ner- 
viosa. 

Por toda contestación, Chan se aproxima ai 
pesebre. 

—¿Qué es lo que molesta al noble bruto? 

La yegua estaba ahora sumamente violenta 
y Richmond llamó al groom: 

— ¡Lake! . . . ¡Lake! . . . ¡Quieta! . , . 
¡Quieta! ¡Date prisa, Lake! 

El groom viene corriendo escaleras abajo y 
se acerca al pesebre. 

— i Ea ! ¡Alto ahí! ¿Qué tienes? — , dice con 
voz melosa. ... ¿A qué viene toda esa bulla! 

El animal se calma enseguida. 

— No volverá a espantarse. Lake puede hacer 
con ella lo que quiere. 

— El dominio de los animales por ese hu- 
milde servidor es muy interesante, — murmura 
casi para sus adentros Chan. 

— Y ahora, continuemos. ¿Estaba encendida 
esa luz cuando se descubrió el cadáver de 
Harailton? 

— ¡No! — grita Jardine, cuyos nervios están 
a punto de estallar. — Garton la encendió des- 
pués. Bueno, ¿no hay manera de poner tér- 
mino a esta farsa? 

— Tenga paciencia, haga el favor, — insiste 
Chan, — el asesinato . . . veamos como fué. 

Richmond estaba de espaldas al grupo, listo 
a recibir el supuesto golpe. 

— ¡Vamos, Jardine! — exclama Chan. 

Jardine alza el cuchillo vacilando un poco 
y lo deja caer. 

Una mujer lanza im alarido de terror y 
Richmond cae al suelo. En la oscuridad, los ojos 
de Lake, el groom, brillan felinamente y deja 
escapar un grito sordo. . . . Chan no hace caso. 

— Ahora, señor Jardine, deje caer el cuchi- 
lio donde encontró usted el otro. 

Se oye el ruido del metal al chocar contra 
el piso y luego un silencio sepulcral. . . . Chan 
mira a su alrededor y luego se inclina sobre 
Richmond, ayudándole a levantarse. 

— Siento mucho esta escena y les doy las más 
expresivas gracias. Ahora regresen a la casa. 
Los seguiré en breve; pero, antes, la última 
pregunta: 

— Señor Richmond, el señor Gray era su 
secretario. ; Tiene usted ahora otro en su 
lugar? 



— Sí — responde Richmond muy despacio. — El 
Comandante Jardine. 

— Gracias mil — dice Charlie Chan con su 
eterna sonrisa. Ahora voy a interrogar a ese 
groom. 

Y cuando los otros hubieron partido, hacien- 
do comentarios sobre los extraños acontecimien- 
tos que acababan de presenciar, Chan volvió 
al pesebre frente al cual se hallaba Lake, al 
parecer en actitud hostil. Antes que Chan pu- 
diera desplegar los labios, el groom ruda y 
altaneramente le dice: 

— ¿Qué se le ofrece? Yo no tengo tiempo para 
estar contestando preguntas. Necesito dormir, 
descansar, igual que los demás. ... Y a no- 
sotros aquí no nos gustan ios forateros. 

— Los ingleses no suelen meterse en nego- 
cios ajenos. Nosotros, los chinos, sí. 

El groom sigue enfurecido: 

— Si tiene algo que preguntarme, pregunte 
de una vez, aunque no sé si le contestaré. 

— Tres preguntas solamente y muy simples, 
— dice Chan. — La primera: ¿Estaba usted ahí 
arriba cuando se cometió el asesinato? 

— ¡No! — grita Lake — ¿Por qué no lee los 
periódicos? Andaba de paseo con mi chica, 
¿comprende? ¡Y lo puedo probar! ¿Sabe? 
¡Y lo probé! 

Chan sonríe. 

— Comprendo. Ahora, la segunda pregunta : 

— ¿Estaba aquí este animal la noche del ase- 
sinato? 




Chan explica a Richmond que es 
menester registrar la biblioteca 
para ver si hay huellas digitales. 



— Siempre está aquí. ¿Por qué? 

— La tercera pregunta, si me hace el favor: 
¿Vio usted el cadáver de Hamilton tendido ahí? 

— Le digo que no estaba aquí. Andaba de 
paseo. Era mi noche libre. ¿No le basta con 
eso? 

— Por ahora sí — dice Chan al disponerse a 
marchar; — pero, luego, quizás no. 

CHARLIE CHAN se apresuró a ir a la casa 
e inmediatamente buscó a Pamela. Cuando 
entró en su habitación, halló a la joven agita- 
dísima, en un estado de nervios espantoso. . . . 
Corrió al encuentro del detective, interrogán- 
dole: 

— Dígame señor Chan, ¿encontró algún in- 
dicio? 

— Sí, algo que no comprendo. . . . ¿Sabe usted 
si alguien en la casa oyó a la yegua la noche 
del asesinato? 

— Nadie mencionó haberla oído. ... Ni di- 
jeron nada acerca de eso durante ej juicio oral. 
Señor Chan, ¿qué significa eso? ¿Olvida usted 
que sólo nos quedan tres días? 

— Significa lo siguiente — dice Chan. — Cierta 
yegua se pone muy nerviosa y arma gran es- 
cándalo cuando se le arriman desconocidos si 
Lake no está presente; pero la noche del ase- 
sinato la yegua no hizo el menor ruido. 

— ¡Ah! — exclama la joven — y Lake no estaba 
esa noche en el establo. ¿Le ha hablado? ¿Qué 
le ha dicho? 

— Muchas palabras que carecen de impor- 
tancia, excepto que tiene miedo. . . . Un miedo 
atroz. 

— ¿Cree usted que Lake . . . ? 

Charlie Chan levanta una mano en ademán 
de silencio. 

— Los pensamientos, si no se refrenan, son 
como el noble animal. Pueden desbocarse y 
causar graves daños. Mire, señorita, ama- 
nece. Haga por descansar. Yo vuelvo al es- 
tablo. Soy de parecer que allí puedo averi- 
guar mucho aún. Lake está ahora solo con su 
conciencia. . . . Pensará. . . . Tiene miedo y 
hablará. Mientras más miedo tenga, más ha- 
blará; y mientras más hable, mejor para no- 
sotros. Hasta luego. 

El detective sale y se dirige al establo. Por 
la puerta, abierta aún, penetra resueltamente, 
asciende las escaleras, y toca en el cuarto de 
Lake. Momentos después, abre la puerta un 
tipo presuntuoso, que mira a Chan de arriba 
a abajo con mal disimulado recelo. 

(Continúa en la página 329) 



Página 280 



Cine-Mundial 



iUN TRIUNFO MUNDIAL! 



■ LA HISTORIA MAS TIERNA Y CONMOVEDORA 




Mayo, 1935 



Pig 



28 I 



N EOYORQU IN AS 



Por Francisco J. A 



riza 



EN un ascensor de esos que viajan 
verticalmente con increíble rapidez. 
Vamos hacia la primera parada — el 
piso trigésimo quinto — como alma que lleva 
el diablo. En el indicador luminoso, los 
números señalan el avance: 16, 17, 18. 
El vehículo está lleno y hay más mujeres 
que hombres. De pronto, sin motivo de 
ninguna especie, se detiene en el piso 
diecinueve. Sensación general. ¿ Qué 
pasa ? El conductor examina el mecanismo, 
mueve la palanca. . . ¡ Nada ! Estamos 
suspendidos a sesenta metros del fondo del 
pozo. Los pasajeros nos miramos inquietos. 
Una dama ríe histéricamente. El con- 
ductor desprende la bocina telefónica y 
habla en voz baja con alguien que le da 
instrucciones. Por la columna vertebral 
pasa un frígido estremecimiento. En esto, 
alza la voz un caballerete que saca varias 
hojas impresas del bolsillo y nos espeta 




una disertación acerca de la conveniencia 
de tomar pólizas de seguro contra acci- 
dentes. . . . Sus palabras suenan apocalíp- 
ticas dentro de la jaula colgada en el 
vacío. Ya va a firmar la solicitud una 
pasajera cuando el ascensor renueva de 
pronto su viaje perpendicular. 



Recibo un folleto comunista y en la pri- 
mera página me encuentro un párrafo titu- 
lado "Errata," que copio literalmente: 

"Se cometió una equivocación al em- 
paginar este folleto, de modo que, a fin de 
leerlo, precisa observar las siguientes reglas : 
de la página 3 a la 36, todo va bien ; pero 
de la 36 debe pasarse a la 42. Léase 
primero, en esta página, lo impreso patas 
arriba y, después, el resto. De ahí, léanse 
las páginas 43, 44 y 45 y continúese en la 
página 41. De ésta, vuélvase a la 37 y 
sígase hasta la 40. El texto que ahí aparece 
es el final del folleto." 



Está haciendo furor la "Noche de 
Aficionados" de cierta estación radiodi- 
fusora neoyorquina en la que se congregan 
los aspirantes a ganar dinero con su voz, 
sus chistes o sus discursos. El público que 




los escucha decide si sirven o no, dando su 
voto por teléfono. El escrutinio es a base 
de muchos millares de opiniones. Cada 
candidato revela cómo se gana la vida y eso 
permite darse cuenta de la multitud de 
empleos raros que por acá existen: escoge- 
dor de rayón, ingeniero de aguas (no 
hidráulico), especialista en ojales para 
botones, etc. El otro día se presentó una 
negra a probar como contralto, declarando 
que era "campeona de boxeo femenino 
mundial" y afirmando que la mayoría de 
sus peleas profesionales las había realizado 
en Europa y que había puesto fuera de 
combate a todas sus contrincantes, más de 
cuerenta en número. El maestro de 
ceremonias inquirió qué tenía que ver el 
pugilismo con la buena voz y ella explicó 
que "para que la dejasen cantar, por 
fuerza tuvo que aprender a usar los puños" 
... y una cosa trajo la otra. 



A propósito de radiodifusión, desde que 
los taxímetros de la ciudad instalaron re- 
ceptores en su interior, no faltan choferes 
emprendedores que, a la hora de los pro- 
gramas favorecidos por el público, colocan 
un rotulito en la vidriera del carruaje, 
diciendo más o menos: "Ruede a los 
acordes de Tal o Cual orquesta. . . ." 




En uno de los barrios aristocráticos, una 
señora desciende de un auto de alquiler y 
ve que no tiene cambio. Tampoco lo tiene 
el que la condujo a la puerta de su casa. 
El problema no parece tener solución, hasta 
que la dama descubre, en la misma acera, 
a un pordiosero. Sin duda es conocido 
suyo, porque se acerca a él, le explica la 
situación ... y el mendigo le presta, en- 
cantando, las monedas de plata necesarias. 



En el interior de un vagón del ferrocarril 
subterráneo. Entran dos personas que por 
el sólo hecho de ir juntas llaman la 
atención: un jovencito alto, rubio y buen 
mozo y, sostenido por él, un chino gordo, 
con traje a la última moda. Anda como 
un autómata, rígidos los músculos, vidriosas 
las pupilas, descubierta la dentadura en 
una sonrisa imbécil. Con grandes mira- 
mientos, el blanco compañero lo sienta, cual 
si fuera un muñeco, en una de las bancas. 
El oriental no está ebrio sino en un trance 
que, sin duda, ha provocado el opio. Ve 
sin ver; sonríe a las fantásticas imágenes 
creadas por el narcótico. Al mismo tiempo 
que los extraños pasajeros, abordó el vagón 
una mujer hermosísima, alta y de grandes 
ojos azules. Noto que, un instante, sus 
pupilas se cruzan con las del acompañante 
del chino ... y noto también que, cuando 
los dos bajan del tren, la señora (por otra 




puerta) desciende a su vez. ¿Leeré 
mañana en el periódico que un individuo 
de raza amarilla apareció misteriosamente 
despojado y sin la más vaga idea de lo 
ocurrido la víspera? 



Rotulito que veo en el parabrisas de un 
auto elegante: "Socio de la Liga para 
Salvar una Vida." Supongo que es una 
manera de indicar que el dueño conduce 
con precauciones a fin de no dejar una 
estela de atropellados. 

En eso de los rotulitos, se ven cosas ex- 
traordinarias. Por la Quinta Avenida 
sobre todo. Un gran establecimiento, a 
la altura de la 58, tenía un letrero estupen- 
do en el escaparate: "Aquí se habla inglés." 



Pígina 282 



Cine-Mundial 



Merle Oberon, Maur- 
ice Chevalier y la Prin- 
cesa Natalia Paley 
{esposa del modisto 
francés Luden Le 
Long) , entre escenas de 
"Folies Bergere". 




MISS OBERON: UN 

MIRLO CON FALDAS 



L 



Por Eduardo Guaitse 



A repugnancia que tenemos algunos a 
dejarnos achicar, frecuentemente nos pone 
en ridículo. Por ejemplo, una de mis re- 
glas es que, si un caballero me dice "Mi 
padre fue gobernador de las Molucas", 
siempre respondo: "Pues yo tuve un tío que 
era astrónomo", y la conversación cambia 
de rumbo. Ante la astronomía, que es una 
cosa tan cósmica, hasta las personas de más 
ilustre prosapia se empequeñecen; o se ca- 
llan, que es de lo que se trata. 

Cuando, al llegar a nivel de los ojos de 
Merle Oberon — unos ojos inmensos y que 
hacen pensar en las almendras almibaradas 
— le pregunté dónde los había abierto por 
primera vez, ella aclaró: "En Tasmania". 

¡Tasmania! La gente puede nacer en 
Egipto, Puntarenas y hasta el Cabo de Bue- 
na Esperanza y siempre se enterará de que 
mi tío se tuteaba con los telescopios, con las 
interferencias y con la declinación del pla- 
neta Urano; pero una isla de Oceanía ya 
es harina de otro costal. Merle me epató, 
como dicen los franceses. También dicen 
"merle" para designar al mirlo, y de este 
pajarito más o menos australiano tomó nom- 
bre la protagonista de mi historia. 

— ¿Y lo de Oberon, de dónde viene? 

— Es una variación de O'Brien — con- 
testa la actriz — pues mi verdadero nombre 
es Estela Merle O'Brien y Thompson, para 
servir a usted. 



Doblé y desdoblé el espinazo (ya voy 
mejor del lumbago) e invertí un minuto 
entero en admirar a la joven-Mirlo. 

Me la están echando a perder como qui- 
sieron echar a perder ¡y no lo lograron! a 
Myrna Loy. Cada vez que Merle filma, 
la peinan estirando el cabello hacia atrás 
y achinándole los ojos por las comisuras, 
diz que para prestarle aspecto exótico y 
oriental. Y ni Myrna ni Merle necesitan 
que nadie les mejore las respectivas fisono- 
mías: están muy bien al natural, palabra 
de honor. ¡Qué le engomen el pelo a al- 
guna rubia desabrida o que le empeque- 
ñezcan los ojos a cualquier estrella con pun- 
tos de bizca, pero que nos dejen a Myrna 
tal como es en realidad y a Merle como 
llegó a Tasmania! ¡Abajo los postizos! 

Sus ojos son azules y expresivos. Bajo 
el mismo sombrerito que los sombreaba, 
unos rizos rebeldes y color de castaña al 
fuego hacían pirueta y media. El cuerpo 
es esbelto, pero no huesudo ; breve, pero no 
no diminuto ; bien torneado, pero no esfe- 
roidal. ¿Me explico? La voz es volup- 
tuosa. Y, más que la voz, los labios. Su 
conversación tiene típico acento británico. 
Se explica: 

— Mi infancia la pasé en Bombay y en 
Calcuta, con parientes. Mi padre, que 
falleció antes de nacer yo, era oficial del 
ejército inglés. Hasta los dieciseis años no 



conocí el continente europeo ¡pero cómo me 
desquité! Empeñada en ser actriz — sólo 
por haber logrado uno que otro éxito en 
piezas de aficionados en la India — escapé a 
Londres y, después de peregrinar inútil- 
mente y de causar a mi madre no pocos 
disgustos, acabé en un café cantante . . . 
como corista ... y no de primera fila por 
cierto. 

— ¿Y luego? 

— Luego, intervino la casualidad, en la 
persona del director Korda, quien habién- 
dome visto actuar en un papelito ínfimo de 
cierta película en que yo intervenía como 
comparsa, me ofreció mejor ocasión en otra 
cinta que él tenía a su cargo en el mismo 
taller. Así debuté . . . por breves ins- 
tantes ... en "The Wedding Rehearsal" 

— Por méritos propios — interrumpí. 

— No, sino porque — eso lo supe más tarde 
— se había estrellado en un accidente auto- 
movilístico la actriz en cuyo lugar me puso 
Korda. Pero, en honor de la verdad, no 
puedo quejarme. A poco, me contrataron 
para salir en "Men of Tomorrow" y, des- 
pués, como Ana Bolena, en "Enrique Oc- 
tavo . 

— Y en "La Batalla" — interrumpo yo — 
que es la que indudablemente la llevó a 
usted derechita a la fama. . . . 

— ¿Y no le gustó a usted "La Vida. . .?" 
— ¡ No echemos a perder una entrevista que 
tan bien está resultando ! — exclamé para que 
no saliera a relucir el nombre completo de 
la película en cuestión. 

Merle comprendió sonriente. Y conste 
que es en extremo modesta y que, cuando 
habla de sus producciones, prefiere aludir 
al trabajo de quienes con ella colaboraron. 

— ¿Qué va usted a filmar ahora? 
{Continúa en la página 325) 



Mayo, 1935 



Pági 



283 



— Noj hombre, no es que esté contento 
por que vaya a casarme: es que pienso 
¡levar estas flores a mi difunta tía, 
que me dejó una herencia respetable. 








A últimos de mes, usted no 
ha cobrado y a su nena se 
le antojan unas gardenias. 





Siguió el consejo de los floristas 
yanquis: "Dígalo con flores". 
Pero . . . ¡Ella era casada/ 



El, sonríe porque se ha robado los 
primeros capullos. Ella, llora por 
que ha sentido las primeras espinas. 



Momento culminante en que usted ofrece a la 
chica que enamora un modesto ramito y se pre- 
senta un botones con un ramillete "de encargo . 



Página 284 



Cine-Mundial 



Un catedrático de la Univer- 
sidad de Harvard dice que el Cine es un 
parásítq que le chupa la sangre al Teatro 
y acabará por matarlo. Según él, el Cine 
ni crea ni perfecciona: se limita a robarle 
al teatro autores, intérpretes y directores 
tan pronto se destacan un poco — antes de 
que logren desarrollar todas sus facultades. 
Una vez apoderado de estos elementos, los 
comercializa, los embrutece y los idiotiza. 

A 

INO hay duda de que en 
materia de arte la influencia de Hollywood 
ha sido desastrosa. Muchos artistas que 
despuntaban se echaron a perder allá, como 
era lógico que ocurriera dada la forma en 
que se contratan y explotan los elencos y 
las miras con que las piezas se llevan al 
lienzo. No hay que olvidar que las 
películas se "fabrican" y que el Cine se 
vanagloria en llamarse "industria." Pero 
si en realidad es un parásito del Teatro, 
como afirma el profesor aludido, ¿de qué 
va a vivir una vez muerto éste? Porque 
los parásitos carecen de vida propia y tienen 
que arrimarse y agarrarse a algo o alguien 
para subsistir. 



A 



A 



mi juicio, el Teatro vivirá 
mientras la existencia del Cine continúe 
siendo parasitaria. El Teatro no puede 
morir hasta que el Cine so independice y 
posea vida propia, y cualquiera averigua 
cuándo sucederá eso. Si el Teatro se 
debilita, si se enferma, el Cine tendrá que 
curarlo. Porque la materia prima que pone 
en movimiento toda la fantástica maquina- 
ria del Cine nace y se cultiva en el Teatro. 
Se dará el caso de la hiedra alimentando 
al roble, que es el espectáculo insólito que 
presenciamos en el momento actual en las 
grandes capitales del mundo, donde muchas 
obras teatrales se ponen en escena, y se 
mantienen en el cartel, con capital aportado 
por las empresas cinematográficas. 

A 

OOSTIENE un especialista 
neoyorquino que el mejor remedio para 
eliminar pronto y radicalmente un resfriado 
consiste en obtener una botella de ron y 
tres pastillas de quinina: beberse luego el 
ron y tirar la quinina por la ventana. 



QL otro día traje a la oficina 
un bosquejo de Greta Garbo, con cuatro 
puntitos cerca de la nariz, que acababa de 
darme el agente de publicidad de la Metro- 
Goldwyn-Mayer. Si se fija uno en los 
puntos y después mira al cielo o a la pared, 
al poco sale allí como por milagro la 
imagen perfecta de la actriz. No se 
publicó el bosquejo porque uno de los 
redactores dijo que se trataba de una 
ilusión óptica muy conocida, pero lo curioso 
es que ya se lo he enseñado a lo menos 
veinte personas y para todas resulta una 
novedad. 

Lo menciono porque corrobora la frase 
del cómico W. C. Fields: "No hay truco 
nuevo; ni viejo tampoco." 

A A 

CN un libro recientemente 
impreso en Nueva York sobre los cam- 
pamentos que existían por el Oeste de los 
Estados Unidos hace cincuenta años, donde 
la única ley era el revólver, se cita el caso 
de un anciano minero llamado Sam 
Houston, que, poco antes de morir, mandó 
llamar al cura y a sus dos socios e hizo que 
éstos últimos se sentaran en lados opuestos 
de la cama. 

Al cabo de un silencio, uno de los socios 
dijo: 

— ¿ Nos mandaste a buscar, Sam, por 
algún motivo especial ? 

— Si — murmuró el moribundo — quiero 



A la derecha, 
el Padre Coughlin, 
oráculo del radio. 



terminar mis días como Nuestro Señor, 
entre dos ladrones. 

A A 

L N los Estados Unidos, ésta es 
la época de las imitaciones en el seno de 
la familia. No se puede ir de visita a una 
casa sin que las mamas y los papas se 
empeñen en que los chiquillos hablen o 
canten como Greta Garbo, Grace Moore 
o Clark Gable. A veces hay que aguantar 
cuartos de hora enteros oyendo estas cosas, 
porque se saben de memoria escenas com- 
pletas de las películas. 

Jimmy Durante con su voz gangosa y 
nariz descomunal es el favorito de los niños, 
aunque también les gusta la cigarra que 
aparece en una caricatura animada de 
Disney: y entre las niñas, Mae West, 
naturalmente, cuyos manerismos son fáciles 
de remedar. 

A A 

biGUEN llegando películas 
mejicanas a Nueva York, que se exhiben 
en el teatro Campoamor del barrio de 
Harlem, destinado exclusivamente a latinos, 
y sigue observándose la tendencia homicida 
y resurrectiva que ha caracterizado a mucho 
de este material desde que empezó a hacerse 
cinematógrafo en La Ciudad de los 
Palacios. 



Izquierda: Huey P. 
Long, el gran agita- 
dor político. 




Upton Sinclair, novelista 
de primera fila y batalla- 
dor político de California. 



El Dr. Townsend, autor 
del plan de los doscien- 
tos dólares mensuales. 



Mayo, 1935 



Pí q 



285 



APfi-lH35 ©ciB 256827 



CINE-MUNDIAL . . . Revista Mensual Ilustrada 
Director: F. García Ortega; Jefe de Redacción: Francisco J. Ariza; Gte. de Anuncios: Wm. J. Reilly 

Vol. XX MAYO. 1935 Núm. 5 

Esta revista circula en todo el mundo, a los siguientos precios: 



Centro y Sur América, República Dominicana, Cuba, Filipinas y 
Estados Unidos 



El Ejemplar: Subscripción: 

I C_ 1 año $1.50 

' «'^ 2 años $2.50 

Moneda de EE. UU. o su equivalente 



En la República Mexicana. 

En España y Colonias 

En Puerto Rico 

En el resto del mundo 



Plata 0.50 

Pesetas 1.50 

Dólar 0.10 

Dólar 0.20 



1 año 5.00 

1 año 15.00 

1 año 1.00 

1 año 2.00 



CINE-MUNDIAL. 516 Rfth Avenue. New York 

AGENTES EN TODAS PARTES. OFICINAS AUTORIZADAS EN 



Argentina Lima, 461, Buenos Aires 

Brasil Silva, 11, 1er., Rio de Janeiro 

España - . 



Cuba Zulueta 32, Habana 

México Avenida Madero 29, México, D.F. 

Apartado 366, Bilbao 



Por lo regular, los argumentos de nues- 
tros correligionarios de Méjico marchan 
como sobre rieles hasta allá por la mitad del 
penúltimo rollo, que es el momento en 
que empiezan a escabechar personajes a 
diestra y siniestra y aquéllo se convierte en 
una batalla campal de la que pocos se 
escapan vivos. A veces no le perdonan la 
vida ni a la heroína. 

Lo de las resurrecciones es aún más 
virulento. Esa moda la inventó mi antiguo 
y buen amigo Contreras Torres, que jamás 
se conforma con morirse en definitiva ante 
el lente. Tienen que herirlo de gravedad 
por lo menos una vez en cada uno de los 
siete primeros rollos, y al iniciarse el octavo 
comienza a fallecer y a resucitar de manera 
alarmante. ¡ Hay que verlo al final de la 
cinta! Mejor dicho: no hay quien pueda 
ni reconocerlo, son tantas las muletas y 
vendajes que el hombre lleva encima. 



A 



r OR fin se abrió el café y 
restaurant de Jack Dempsey, en un edificio 
de dos plantas construido ad hoc en la 
Octava Avenida, frente por frente al 
Madison Square Carden, 

La apertura se celebró con una cena de 
gala y los asistentes pagaron a razón de 
veinticinco dólares cada uno. 

El que subscribe estuvo allí a almorzar 
con unos amigos días después — cuando no 
había galas ni aperturas y los precios eran 
normales — y pudo cerciorarse de que el 
sitio es agradable, los mozos sirven con 
esmero y se come bien. 

Dempsey, que ahora tiene más aspecto 
de hombre fuerte que cuando era campeón 
mundial, está al lado de la caja registrado- 
ra a la puerta principal del comedor. Sa- 
luda y despide a los clientes con dos frases 
sacramentales: al entrar, "¿Cómo están 
ustedes, muchachos?"; y, al salir, "No 



dejen de volver, muchachos." 



A A 



H' 



lUBO un momento en que 
me sentí famoso durante el cocktail de 
honor que le dieron a Rudy Vallee para 
conmemorar el estreno, y el éxito, de su 

Página 286 



primera película en Broadway. Los 
periodistas americanos apuntaban hacia mi 
mesa y los fotógrafos me enfocaban a cada 
instante. Estuve emocionado hasta que 
averigüé que tenía detrás a los dos her- 
manos Beery, Wallace y Noah, que eran 
la causa de todo el alboroto. 

A A 

r OR lo visto, le han declarado 
la guerra al español. En los Estados 
Unidos, entre las escuelas y las univer- 
sidades, donde lo enseñan ; los diarios y 
revistas, los catálogos, prospectos y toda 
clase de anuncios, lo están poniendo de 
vuelta y media. Los italianos y los 
alemanes le han dado unas batidas tremen- 
das en Sud América, y en las Filipinas y 
Puerto Rico se defiende con la espalda a 
la pared. Todo sin contar las bajas 
sufridas en las distintas escaramuzas con 
el Cinematógrafo, y no sólo aludo a las 
cosas raras que en otras épocas salieron de 
Hollywood. 

Me leí tres veces un folleto de una 
escuela neoyorquina, redactado en español 
"por un experto," y no hubo forma de 
entenderlo. 

De seguir las cosas así, dentro d-e unos 
cuantos años no conocerá el idioma ni 
Castilla la Vieja, que se supone que es la 
madre de la criatura. 



A A 



¿Qi 



fUIEN ganó la pelea 
anoche? 

— ¿ Qué pelea. ? 

— La de Ambers y Fuller. 

— Pues ya ve usted : no me había en- 
terado. 

Hablaba con el moreno del ascensor, ex- 
pugilista y que hace tres o cuatro años era 
una enciclopedia en la materia. 

Así está hoy el boxeo en Nueva York. 
Pocas y malas peleas, pocas entradas, y 
poco o ningún interés. Un marasmo 
completo. 

Sin embargo, conviene apuntar que esa 
actitud no tiene nada de extraordinaria, ya 
que la afición a este deporte nunca es 
constante y viene y se va por rachas. A 



las épocas de gran entusiamo siempre les 
suceden otras de indiferencia absoluta. 

A eso obedece que el empresario Tex 
Rickard, profundo conocedor del público, 
cambiara de ciudad y de región para sus 
grandes espectáculos, que se celebraron en 
Goldfield (Gans-Nelson) ; Reno (Johnson- 
Jeífries), Jersey City (Carpentier-Demp- 
sey), Nueva York (Dempsey-Firpo), 
Filadeldia (Dempsey-Tunney) y Chicago 
(Tunney-Dempsey). Cuando quiso dar 
un segundo golpe en la misma ciudad, el 
encuentro de Tunney con Heeney en 
Nueva York, tuvo una pérdida de más de 
seiscientos mil dólares. 



A 



v,UATRO amigos de Roose- 
velt se han corvertido en enemigos peli- 
grosos durante los úutimos seis meses, y se 
cree que le van a hacer pasar un mal rato 
en las próximas elecciones, dentro de dos 
años, si no consigue atraérselos de nuevo. 

Los ataques al gobierno del Senador 
Huey Long, el Dr. Townsend, el pres- 
bítero católico Coughlin y el escritor 
Upton Sinclair, ex-candidato a gobernador 
de California, cada vez son más directos y 
enconados. 

Cada uno de ellos tiene su plan: Long, 
el de que no haya fortunas en los Estados 
Unidos de más de tres millones de dólares ; 
Townsend, el de que todos los ciudadanos 
de más de sesenta años reciban una mesada 
de doscientos dólares, con la obligación de 
gastarla íntegra durante el mes; el sacer- 
dote quiere quitarle a la alta banca el 
control sobre el dinero y las riquezas del 
país; y Sinclair aboga por entregar a los 
obreros, para que las trabajen y adminis- 
tren, todas aquellas fábricas, tiendas y 
haciendas cuyos propietarios no quieran o 
no puedan mentenerlas abiertas. 

No voy a meterme a discutir si son 
beneficiosos o descabellados estos proyectos : 
lo único que conviene citar es que sus 
autores gozan hoy de una popularidad sin 
precedente en los Estados Unidos. 

Hay quien lo abandona todo para oir 
al Reverendo Coughlin por el radio los 
domingos. Habla durante una hora justa, 
con una voz que no se cansa nunca, 
vibrante, clara y grata al oído, y la presión 
que ejerce es decisiva. 

Respecto al doctor, bastará decir que su 
plan está respaldado por veinticinco millones 
de firmas. 

La influencia de Sinclair se limita a 
California; pero Long, el político de más 
personalidad y audacia, y uno de los más 
astutos, que han dado los Estados Unidos 
desde hace muchos años, es una avispa que 
amenaza constantemente a Roosevelt y a 
todos los que le rodean. 

Estos cuatro señores proclaman que los 
que hoy mandan en Washington se han 
vendido a las clases explotadores ; y, si no 
cambian el disco en los próximos dos años, 
la reelección de Roosevelt — segura hasta 
hace poco — vendrá a engrosar las filas de 
los sucesos problemáticos. 

Jorge Hermida. 

Cine-Mundial 



1 




El 

Privado 
de Meknes 

Por Luis Antonio 



11^ 

^^ RESERVADA la entrada a los Euro 
peos". 

En lengua francesa y en caracteres ára- 
bes, está escrita esta advertencia a la en- 
trada del Pabellón Azul, del Barrio Pri- 
vado de Meknés. 

El Barrio Privado de Meknés no tiene 
la importancia de la ciudad del vicio que 
se ha construido en las afueras de Casa- 
blanca, pero, aún así, es más merecedor que 
de una descripción, de una visita. . . . 

Edificado sobre una pequeña loma, en las 
cercanías de la antigua capital de Marrue- 
cos, lo mismo de día que de noche presenta 
un aspecto fantástico. 

,La puerta, como la de un torreón, de- 
fendida por soldados árabes, prestos a acu- 
dir a poner orden cuando la sangre caliente 
de África pone desnudas las gumía y los 
puñales moros, o cuando algún legionario, 
en vena de proezas fáciles, entra, pistola 
en mano, en las pequeñas casas o en los 
grandes salones del barrio amurallado de 
las cortesanas. 

En su interior, una diferencia notable 
con el Busbir de Casablanca. En 
el Busbir, todo el recinto murado 
es cerno una posesión de las Hijas 
de la Dulzura. Las calles están 
siempre llenas de gritos y de risas 
de las chicas de Argelia, de los 
gestos desdeñosos de las Marro- 
quíes y de voces guturales que lan- 
zan las pequeñas ouleds, nacidas en 
el Desierto o a la sombra de las 
palmeras altas de los oasis. Desde 
que se entra en el Busbir, uno se 
ve asaltado por la multitud feme- 
M ayo, 1935 



nina, invitado a tomar 
té, a presenciar dan- 
zas, a verla encender 
el lampadario y a es- 
perar allí dentro de la 
casita enana, a que el 
aceite se consuma. . . . 
Imposible detener- 
se para contemplar un 
arco bien trazado o 
una perspectiva que, en la noche de África, 
recuerde las noches abolidas de Bagdad 
y Damasco. 

Las ouleds nails están allí para no deja- 
ros perder el tiempo en melancólicas con- 
templaciones. Las más versadas, las que 
oyeron discutir en su cabila a tolbas y alfa- 
kíes os dirán que Mahoma las comparó al 
agua — ¡ al agua, la amiga eterna del ára- 
be ! — de los pozos, donde los nómadas apla- 
can su sed, pero junto a los cuales no se 
debe detener mucho tiempo el ca- 
minante, pues debe dejar el sitio 
libre para los que lleguen con sed. 
— Tonto será que no te detengas, 
nómada, junto al pozo de mi casa 
— es la invitación de la pequeña 
ouled de Casablanca. 

Pero en Meknés la decoración 
cambia. Europeos y americanos 
pueden entrar en todos los luga- 
res, mientras que el africano tiene 
vedado el acceso a aquellos pabe- 
llones a los que se ha dado carácter 




de cabaret, aunque las muchachas que en 
ellos distraen el tedio de los militares y 
de los turistas sean moras. 

La calle, en el Barrio Privado de Mek- 
nés, no es de las cortesanas sino de la poli- 
cía del Sultán y si alguna ouled se aven- 
tura a salir de su liviana morada, la invi- 
tarán a que despache de prisa el asunto que 
le haya hecho poner en la calle la suela de 
sus bordadas babuchas. 

Entré en el Pabellón Azul, que ya me 
era conocido de otros días que pasé a la 
sombra de las puertas ciclópeas de la vieja 
ciudad imperial, que es una de las más 
sugestivas y evocadoras de esta África que 
se nos dispersa tristemente. 

El Pabellón Azul es uno de los lugares 
menos recomendables, y, por tanto, me ab.';- 
tengo de recomendárselo a nadie: una sala 
rectangular, colmada de alfombras y ile 
tapices. Mejíitas pequeñas y cojines. En 
los pebeteros arde continuamente el incien- 
so, y una orquesta moruna y otra europea 
(Continúa rn la páí/ina 315) 

Página 287 




Una de las escenas más 
movidas de las cintas que 
están filmándose en Holly- 
wood. Pertenece a "Black 
Fury," de Warner Brothers y 
tiene por intérpretes a Paul 
Muni y Karen Morley. 



Por distinta, por expresiva y por 
bien fotografiada se destaca 
esta escena en que participan 
Anna Sten y Gary Cooper y 
que forma parte de "La Noche 
de Bodas," producción de United 
Artists por estrenar. 




LO artístico y lo 

EXPRESIVO EN LAS 
CINTAS INÉDITAS 



Jeanette MacDonald, espléndida de atractivo, 

en un instante fotodramático de la producción 

M-G-M 'Naughty Marietta." 



Derecha, un cuadro creado para el cine en 
blanco y negro, con Marlene Dietrich y Lionel 
Atwill en 'Carnaval «n España" (Paramount). 

Páaina 288 



«fejx 






Típica escena, como mancrtida hacef para el cómico Henry 

Arme+ta. De guardia, fiace R. E. O'Connor. La cinfa es 

"Princess O'Hara," de la Universal. 



Otro éxito de expresión cinematográfica: 

Wallace Beery cantándole las cuarenta a 

Robert Young en "West Point of the Air," 

película inédita de M-G-M. 




Uno de los momentos cine- 
matográficos mejor logra- 
dos durante la presente 
temporada: es parte de la 
selecta producción de Para- 
mount "Nobleza Obliga." 
De novios hacen la come- 
dianta Mary Boland y 
el actor inglés Charles 
Laughton. 

Mayo, 1935 



Dos expresivas fisonomías pintan toda una 
escena en celuloide: Mae West y el cantata- 
actor Tito Coral en "How Am I Doinq?", 
cinta de Paramount. 



Pág 



289 



LO QUE VISTEN 





Madge Evans, de M-G-M, con un 
fraje de recepción, de redecilla negra 
lobre tafetán del mismo tono y con 
aplicaciones de organdí bordado. El 
escote es cuadrado, lo mismo por el 
frente que por detrás y por eso se 
singulariza. 



Rosalind Russell, otra artista de M-G-M, 
con un vestido de viaje, de lana liviana 
y de color beige. El modelo es origina 
de Adrián. El cinturón es de suede 
pardo y el sombrerito y los guantes 
tienen idéntico matiz. 



Madge Evans, en esta otra creación, demuestra 
que siguen en boga los trajes-sastre. El suyo es de 
dos colores: beige en la falda y azul en- la cha- 
queta. La bufanda es <je seda anaranjada. El som- 
brero es beige. Los zapatos y guantes, azul marino. 




LAS ESTRELLAS 



A la derecha, Ginger 
Rogers, estrella de 
RKO-Radio, presenta 
aquí un elegante e 
indivijjualisimo vestido 
de calle en que la 
nota chic la da el 
cuello en forma de 
gola. *La prenda es de 
dos piezas, de moaré 
negro y mangas abu- 
ilonadas. El cueilito es 
de tafetán blanco y 
los cordones que cie- 
rran el cinturón de 
seda del mismo color. 




Wondy Barrie, de Para- 
mount, con un traje de 
primavera de crespón 
de seda y cuyos vii^os 
colores y original diseño 
acentúan su sene 
' elegante. 



A la derecha, los pies de Shirley Ross, actriz de M-G-M, 
al natural (es decir, con las uñas pintabas) y calzados con 
las sandalias en boga para la playa, con altísimo tacón. 




LOLA NOS INVITA A ^ 
COMER CON CRETA 



Una escena de "In Calienfe", donde 
Dolores del Río recibe a dos caba- 
lleros sospechosos: Pat O'Brien y 
Leo Carrillo. La película es de 
Warner Bro+tiers. 



Por Miguel de Zárrága 



U 



NA voz cantarína, acari- 
ciante, nos dice por teléfono : 

— Les esperamos a comer en casa y les 
anuncio una gratísima sorpresa ; pero, 
i cuidado con las indiscreciones ! La invi- 
tación es sólo a comer, a oír, y a charlar. 
/7V(/ a escribir! Ni siquiera les recibiré 
como a periodistas. Únicamente como a 
buenos amigos. ¿Conformes? . . . 

Conformes. Y una hora después nos 
presentamos en la suntuosa residencia que 
Dolores del Río y Cedric Gibbons tienen en 
el Cañón de Santa Mónica, entre las de 
Jcsé Mojica y Leo Carrillo. ¡Un rincón 
de Méjico en California! 

Lolita está en su piscina, tomando el 
diario curso de natación que tanto la ayuda 
a conservar su ideal silueta. Apenas se 
cubre por un trajecillo blanco, que deja 
toda su espalda completamente desnuda, 
refulgiendo así esplendorosa su carne 
dorada. . . . 

Nuestra llegada, (jue no esperaba ella tan 
pronto, suspende el ejercicio, y Lolita, en 
cuanto estrechamos su mano, se aleja de 
nosotros unos instantes, para secarse y 
vestirse. 

Mientras, nos entretenemos en recorrer 
los jardines. Llegan en esto Manuel 
Página 292 



Reachi, el productor cinematográfico, y su 
esposa Carmen Figueroa. Saludos, recuer- 
dos, comentarios. . . . 

Reachi estaba en Méjico con Roberto 
Pesqueira cuando Carewe, hace ya algunos 
años, se presentó allá dispuesto a descubrir 
una estrella mejicana. Reachi le habló de 
Dolores del Río, que era entonces casi una 
chiquilla, no tan encantadora como ahora, 
pero con una personalidad avasallante: 
bailaba, cantaba, recitaba. . . . Era un 
temperamento ardiente y exaltado, difícil- 
mente contenido por una severa educación 
conventual. Se llamaba simplemente 
Lolita Asúnsolo y era hija de Don Jesús 
Asúnsolü, opulento banquero de Durango, 
donde aquélla nació. Y acababa de casarse 
con Jaime del Río, abogado y millonario. 
... La aparición de Carewe, envuelto en 
la magia del prestigio de un poderoso direc- 
toi' cinematográfico, determinó un cambio 
radical en la vida de Dolores. Carewe la 
ofreció un contrato en Hollywood, y a 
Hollywood voló la naciente estrella. La 
presentaron en -"El precio de la gloria" y 
conquistó su primer triunfo. . . . Pero su 
esposo no se sintió feliz con esto, y, renun- 
ciando a Dolores, se fué a Alemania, donde 
murió algunos años después. . . . ¡Aquello 



fué algo inevitable ! Dolores lloró sincera- 
mente la pérdida de Jaime del Río, y hasta 
Alemania marchó con el solo anhelo de 
cubrir su tumba con flores. . . . Pero, la 
Vida sigue y ella había nacido para estrella. 
. . . Filmó "Los amores de Carmen," 
"Ramona," "Evangelina," 'Resurrección," 
y, por ley natural, volvió a enamorarse : esta 
vez de Cedric Gibbons, simpático director 
de la Metro. Y reverdeció sus laureles 
filmando 'El Ave del Paraíso," "Volando 
hacia Rio de Janeiro," "Madame Du- 
barry." . . . 

Dolores reaparece ante nosotros, ya ves- 
tida. Reachi se apresura a preguntarla si 
sigue dispuesta a encarnar a la heroína de 
la adaptación cinematográfica que él mismo 
hizo de "The Squall" ("La Borrasca"), 
el famoso drama de Jean Bart, seudónimo 
detrás del cual se oculta, como ya saben 
nuestros lectores, la ilustre escritora cata- 
lena María Vilardell, residente en los 
Estados Unidos desde hace muchos años. 
. . . Ahora acaba de filmar otro intenso 
drama, "El Hombre que Volvió por su Ca- 
beza," en los estudios de la Universal. 

Lolita está encantada con "La Borrasca." 
Si los hermanos Warner se deciden, o se la 
{Continúa en la página .317) 

Cine-Mundial 




EL LENTE NO 
MIENTE. ESTAS 
INSTANTÁNEAS 
SORPRENDEN A 
LOS ASTROS DE 
CINE LEJOS DEL 
TOCADOR DE 
MAQUILIAJE Y 
AJENOS A TO- 
DA PUBLICIDAD. 



Atentos a las carreras de 
motocicletas del estadio de 
Giimore, en California, 
Clark Gable y su esposa. 
¿La conocían? 



Cerca de la pista, en el 
hipódromo de Santa Ani+a, 
California, Gilbert Roland 
y Constance Bennett, a 
quienes se ve frecuente- 
mente ¡untos. 




Maurice Chevalier toma 
lecciones de pugilismo 
como espectador . durante 
una reciente lucha pro- 
fesional celebrada en la 
Capital del Celuloide. 




Joan Blondeli y su esposo 
George Barnes van a una 
fiesta hollywoodense por 
primera vez desde que 
nació su primogénito. 



¡Nieve verdadadera y no 
como la que fabrican en 
Hollyv^ood! La recogen 
frente a los talleres de Par- 
amount en Nueva York, 
Carlos Gardel, Le Pera y 
el cómico argentino Tito 
Lusiardo. 




Por las dudas, con su abogado ^an 

Smith, la rubia Nancy Carroll cena 

en un Café en Hollvwood. 




Lupe Vélez y Johnny Weismul 
viendo, por variar, cómo pelean 
otros en una sesión de boxeo. 




Joan Crawford y su inevitable com- 
pañero dentro y fuera del Lienzo: 
Franchot Tone. 




Charlie Chaplin y Paulette Goddard 
visitan un café hollywoodense. 





SiU 


%4 


M 


p»^-- "'^é'^^^^^ -3^ 


^ ^^f 1 




Herbert Marshall y Gloria Swan- 

son — se rumora noviazgo — en el 

estreno de una película. 



En plena luna de miel y olvidados 

de las películas, hielen Mack y 

Charles Irwin. 



Llegando a la estación de Water- 
loo, en Londres, Richard Arlen, 
su muier y el hijo de ambos. 



Mayo, 1935 



Pá 



293 



MUNDIALES 




Un nuevo vagón ferroviario, con neu- 
máticos, que, hecho en Francia, te 
utsrá entro Londres y Herttordshire. 



Sr. M. Prado, de la Western Electric, el presidente 

del Perú, Sr. Osear R. Benavides, y el Sr. J. J. 

Fisher, de Warner Brothers. Instantánea tomada 

en el palacio gubernamental de Lima. 



Página 294 



El gran puente que une a la histórica 
San Francisco, en California, con su 
vecina, la pequeña ciudad de Oakiand. 

Cine-Mundial 



Gráficas de nuestros 



corresponsales y del 



Servicio Wide World 







Sammy Fuller — en la lona — durante su encuentro 

con Leu Ambers, boxeador de peso liviano, en 

Nueva York. El ¡uei es Jack Dempsey. 




Vestidos a la usanza samuraya, moial- 

betes japoneses que celebran, ante 

el altar nacional, el 2595 aniversario 

de la fundación del Japón. 



La Sitanilla, que después de lucirse 
bailando en Nueva York, emprende ahora 
una ¡ira artística por nuestra America. 



Los canguros, papá y mamá, enseñan 
al primogénito a dar los primeros 
saltos por este picaro mundo. La 
escena es en Rochester, E. U. A. 



Mayo, 1935 



g I n a 2 9 5 





Will 


iam 


S. 


H, 


art, héroe 


del 


lienzo 


y 


retirado 




por 


los 


años. 




"Hoot" Gibson, que 
tantas cintas de va- 
quero ha interpretado. 



G. M. Anderson, otro 
"vaquero" famoso, que 
pocos recuerdan ya. 



VUELVEN 
DE LOS 



LAS CINTAS 
COW-BOYS 



n 



o r 



u r e 



e g o 



LOS que no hemos llegado todavía a los 
cuarenta puede decirse que- hemos 
entrado en el cine con los "cow-boys" 
de las películas. Entrar en el cine quiere 
decir entrar para verlo. Y si las cartas de 
nuestra primera novia tienen un recuerdo 
sentimental que no podemos olvidar, tam- 
bién lo tienen las películas de "cow-boys." 
No hará mucha gracia a nuestra primera 
novia que unamos en el recuerdo sus frases 
encendidas con las patadas de los cuadrú- 
pedos de los "cow-boys," pero la vida está 
llena de contrastes. Además no sabemos 
donde está esa novia ni nos importa saberlo. 

¿ Qué ha pasado con las películas de 
"cow-boys"? ¿Es que el público se ha 
refinado y en lugar de los puñetazos que se 
asestaban aquellos bravos caballeros del 
Oeste, prefiere los que mutuamente se 
adjudican los pugilistas modernos? Sí, 
porque mientras las películas de "cow-boys" 
iban dejando de verse, aparecía un mayor 
número de cintas de boxeo. Por la pan- 
talla fueron desfilando, embellecidos, algu- 
nos con narices nuevas, los ases de la trom- 
pada: Dempsey, Carpentier, Camera, 
Baer. . . . 

Cada vmo con sus gustos Yo prefería 
los "cow-boys." ,; Y usted? lom Mix, 
Hoot Gib.son, Ken Maynard. . . . Bueno, 
de Tom Mix me gustaba más el caballo, la 
verdad. Eran buenos jinetes, buenos tipos, 
de un corazón de oro, abnegados, valientes, 
excelentes tiradores, románticos. . . . Cada 

Página 296 



"cow-bov" era en una oieza Don Quijote. 
Don Juan y Jack Dempsey. 

¿ Qué dina usted si yo le dijera que 
las películas de "cow-boys" no han 
desaparecido y hay al presente diez o 
doce estudios trabajando afanosa- 
mente en ellas? 

Diría usted que mentía, porque 
usted no ve las películas del Oeste. Y 
no las ve usted por dos poderosas 
razones: una, porque no es usted un 
niño y se hacen principalmente 
para las sesiones infantiles, de 
tarde, de los cines de las 
grandes ciudades americanas ; 
no las ve usted, porque no 
vive en el sur de los Estados 
Unidos. 



Todavía hay mucho interés por las pelícu- 
las de "cow-boys." A menos civilización, 
más demanda de este género. Las prefieren 
los chicos, porque dentro de cada mozal- 
bete hay un pequeño salvaje en proceso de 
civilización. Las exigen en el sur de 
Estados Unidos donde todavía hay puri- 
tanos y la vida es elemental. Ahora lo que 
ya no se puede explicar fácilmente es el 
predominio de que gozan en Washington. 
En Washington, sí, en la capital de los 
Estados Unidos, es uno de los lugares 
donde las películas de "cow-boys" son 
más populares. Quizá sea porque hay 
muchos senadores y representantes de los 
estados del sur. Acaso se atribuya a su 
larga población negra. ¿O son los diplo- 
máticos que, cansados de refinamiento 
social, contemplando la pericia vaquera de 
Buck Jones es como si se airearan, se 
higienizaran, se tonificaran en el cine? 

Desde luego en el Oeste es donde menos 
agradan las películas del Oeste. Es que 
allí, donde hubo y no quedan "cow-boys" 
ni para exhibirlos en los museos, no se 
pueden hacer pasar por verosímiles las 
trapisondas de las películas de vaqueros. 

Parece ser que ahora, agotados todos los 
temas en el cine, se ha descubierto que las 
películas de "cow-boys" eran todas mudas 
y haciéndolas ruidosas, que suenen los tiros, 
los besos y el galope de los caballos, es como 
si se hubieran inventado de nuevo. 

Hay compañías de cine que no hacen 
otra cosa. Se han especializado en "cow- 
boys" y obtienen un bonito rendimiento a 
fin de año. Ni los griegos que explotaron 
tantos mitos superan a estos industriales del 
nuevo mito, el "cow-boy." Porque el "cow- 
boy" como los pieles rojas, ya no 
existe sino en las películas. Todos 
se murieron de viejos 
hace muchos años, lo 
que no impide para que 
se les siga explotando 
como si gozaran de es- 
pléndida salud y hubie- 
ran encontrado la fuente 
que buscaba Ponce de 
León para conservar 
eternamente la juventud. 
Atención que voy a 
citar algunos nombres 
(Continúa en la 
págiJia 318) 





Tonn Mix, otro actor- 
cowboy, que dejó el 
lienzo por el circo. 




Art Acord, 
deslumhró 
de 



cuyo renombre 
en los albores 
i cine. 

Cine-Mundia 



KITTY CARLISLE, BRILLANTE LUMINAR DE LA PARAMOUNT 







Página 298 



Y CON CHARLES LAUGHTON EN LA MISMA CINTA 

Cine-Mundia 



Míí 




MIRIAM HOPKINS EN "BECKY SHARP", DE RKO 



Página 299 




WARNER 



Piqína 3 00 



Cine-Mundial 



Mayo, 1935 




JEAN PARKER "PEINANDO 




w 



ILL ROGERS Y STERLING HOLLOWAY EN 'LIFE BEGINS AT 40" (FOX) 



P ó q , n a 3 2 




DOS DE LOS PASOS DEL BAILE QUE PRESENTAN GEORGE RAFT 
Y CAROLE LOMBARD EN "RUMBA", PELÍCULA DE PARAMOUNT. 

Página 303 



LUISE RAINER, VIENESA Y NUEVA ESTRELLA DE M ET R O - G O L D W Y N - M A Y E R. 






'=*•*'%; 



-'^) 



./"^ 






> ■•..^'.■-■ 



•--^ ^^ ' ¡■^"^-Üf ' Vf B :J' ' ? 




L Y W O O D 



La visita de Ramón Pereda - 
Shakespeare ante el lente - El 
"as" de. los "extras" - Cómo 
ahorran las estreílas - La Garbo 
y la Dietrich - Las memorias de 
Jean Harlow - El "gángster" 
de Mae West - El último 
divorcio de Kay Francis . . . 



No son muñecas: son sus hijas geme- 
las y el primogénito. Bing Crosby, 
as de Paramouni, lleva la cuenta de 
lo que le cuesta tanta impedimenta. 



También las estrellas comen: 

en el taller de RKO-Radio, 

el tenor y actor John Boles 

charla con sus colegas, 

de sobremesa. 



i 


. -r^-% 


k_^ 




^ 


^^W^. 


f 


( ."i. "':A 


m-^i 




1. 




R 



Ann Shirley, Frankie Thomas y demás 
intérpretes (incluso el perro) de 
"Dog of Flanders", cinta de RKO- 
Radio, en animada conferencia. 

Mayo. 1935 



.AMON PEREDA, el 
más dinámico de los precursores del Cine 
Hispano, ha regresado a Hollywood, 
aunque sólo momentáneamente, después de 
dos años de residencia en Méjico. . . . 

Pereda fué, entre los nuestros, el primer 
astro cinefónico que conquistó la populari- 
dad en el medio mundo de abolengo 
español. Descubierto y contratado por los 
estudios de Paramount, hace ya cinco años, 
a él se debieron los éxitos iniciales que 
multiplicaron la producción en Hollywood, 
abriendo todos los grandes estudios a las 
películas hispanas. Fué aquélla una época 
inolvidable. En intensa fiebre productora, 
se filmaban ocho o diez obras a la vez, se 
pagaban sueldos enormes, ¡y nadie se 
imaginaba entonces que la iiúua sf pudiera 
agotar! ... La ignorancia de los produc- 



Se llama V/endy Barrie y es 

una de las numerosas beldades 

que salpican con picardía y 

encantos las producciones 

de la Paramount. 

tores y la torpeza de sus intérpretes (escri- 
tores y actores tuvieron las mismas culpas) 
precipitó el fracaso: todos los estudios — con 
la sola excepción de los de Fox — renun- 
ciaron a las